El blog de X. Pikaza

San Pedro de Pascua: Vidente, Convertido, Amigo

No hablo aquí del Pedro pre-pascual, a quien Jesús llamó Piedra (¿duro, vacilante, como guijarro del camino), Satanás (tentador, contrario a los pensamientos de Dios) y Negador, anunciando que le negaría (como hizo) por tres veces.

Aquí presento más bien a San Pedro Pascual (Pedro de la Pascua), el apóstol de Jesús (no el santo mercedario de ese nombre, martirizado en Granada el año 1300). Ciertamente, la Iglesia no es Pedro, sino Jesús. Pero Pedro es importante en el principio y en la historia de la Iglesia, y así quiero presentar sus tres notas más características, en el principio de la iglesia, y también en el momento actual, fijándome de un modo especial en el Papa francisco, a quien veo también (quiero ver) como el vidente, convertido y amigo.

1. Pedro es, ante todo, un "vidente", alguien que ha visto a Jesús, como dice Pablo en 1 Cor 15. Aprendió a verle de un modo distinto, en pasión interior de "afirmación", más allá de una pura "mindfulness", en transparencia radical.

2. Pedro es además un convertido: alguien que aprende a pensar de un modo distinto, en la línea de una fuerte meta-noia, de una transformación del pensamiento y de la vida. Pedro se ha dejado "dar la vuelta", como un calcetín a quien el mismo Dios pone al derecho, pata que así sea y viva al servicio de los otros, desde el Cristo.

3. Pedro es finalmente el amigo. no un amigo más en el montón, sino el amigo a quien Jesús confía una tarea y testimonio de amistad que, en lenguaje antiguo se llama cuidar a las ovejas y en lenguaje evangélico amarlas, amar a los demás, sino más oficio ni ejercicio que ese.

Videntes, convertidos, amigos... Eso hemos de ser los cristianos. En esa línea quiero retomar la experiencia pascual de Pedro, que supo ver, convertirse y amar.

Imagen 1, de Frère Yves, Jesús "lava" a Pedro, le convierte
Imagen 2,de Duccio, Jesús llama a Pedro Amigo en la barca pascual

>> Sigue...


Madurar para el amor, le educación cristiana

Hablé ayer de pastoral para el amor, en la línea del evangelio de Juan. En ese contexto, aprovechando un pequeño curso que acabo de ofrecera los profesores de religión de Palma de Mallorca (5-6 mayo 2017, cf. http://www.cesag.org/estudios/formacion-profesorado-religion-secundaria/), quiero comentar, criticar y reformular el lema del medallón más famoso de la historia de la educación hispana.

Se trata de la leyenda del medallón central de la Universidad de Salamanca (esculpido el año 1520), en torno al busto de los reyes patronos (Isabel y Fernando) con sus signos (yugo y flechas). La leyenda consta de dos frases, escritas en griego:

‒ Hoi basileis tê enkiklopaideia (los reyes para le enciclopledia, es decir, para la enseñanza universal, para la universidad)

‒ Autê tois basileusin (ésta, es decir, la enciclopedia, para los reyes). La universidad anterior (fundada hace 800 años: 1218) se situaba en un contexto eclesial (en el patio de la catedral)... Este nueva Universidad quiere ponerse al servicio de los reyes, sus patronos.

Eso supone que la Universidad (es decir la gran paideia o educación) está al servicio de la Corona (y por su parte la Corona al servicio de la enseñanza). Pues bien, en contra de eso, conforme a una visión cristiana y/o humanista de la vida, debemos responden que la Universidad o Paideia no está al servicio de los reyes (o sus equivalentes: patronos, gobernadores, mecenas capitalistas), sino de la madurez de las personas y el amor mutuo de todos:

‒ Aquellos reyes “católicos” quisieron proteger a la Universidad o Enciclopedia (enseñanza general, en el sentido de paideia, educación), no sólo con dinero, sino con su mismo prestigio real, pero no lo hicieron por altruismo, sino con el fin de que la Universidad de apoyara.

‒ En esa línea, la Universidad/Enciclopedia debería ponerse al servicio los reyes, promocionando a la Corona, sobre todo con el estudio del Derecho Civil y Eclesiástico (y formando buenos administradores reales). Ciertamente había más facultades (medicina, ciencias, teología…), pero subordinadas al Derecho, es decir, a la unión del conocimiento y de poder.

Ciertamente, los tiempos de ese medallón (1520) con su doble lema han cambiado, pero la estructura de fondo de la educación al servicio del poder ha pervivido hasta tiempos muy recientes, y sigue dominando todavía. Así, poniendo un ejemplo, podemos decir que han cambiado muchas cosas, tanto en un plano religioso como político, pero continúa vivo el debate sobre las asignaturas que han de estar dedicadas a la educación social (para la Ciudadanía, para la Ética o la comunión religiosa).

Pues bien, en contra de toda manipulación, al servicio del poder, la educación en sí no puede estar al servicio de otra cosa, ni de los reyes (que a principios del siglo XVI eran Isabel y Fernando), ni de una religión determinada, ni de un sistema económico… sino de la libertad de cada uno y de la vida, de la igualdad y comunión humana.

Siguiendo en esa línea, he de añadir que la finalidad de la educación no es tampoco la Iglesia en sí, ni siquiera el cristianismo, ni la religión en general, sino la vida en concordia (=amor) entre hombres y mujeres, entre pueblos y pueblos, es decir, la convivencia al servicio de la nueva humanidad en amor, como indica con toda claridad el Evangelio
(he tomado el tema de mi libro Jesús educador, Khaf, Madrid 2017).

>> Sigue...


La pascua del pastor. Pedro ¿Me amas?

El seervicio de pascua es, ante todo, una experiencia de amor, como Jesús ha pedido a Pedro, el "primer papa". En esa línea quiero ampliar y completar el comentario bíblico de ayer sobre "el Buen Pastor" (Dom 4 de Pascua, Jn 10, 1-10), a partir de tres principios.

-- No está está el rebaño al servicio del pastor, sino el pastor al servicio del rebaño. El pastor bíblico y cristiano no vive del rebaño, sino para el rebaño, en gesto de amor que no es imposición sino experiencia de vida compartida.

-- El pastor bíblico/cristiano no es jefe, sino amigo. Conoce a las "ovejas", que son sus amigas (las conozco, me conocen...). Por eso dice: "No os llamo siervas, sino amigas..." porque es digo todo lo que sé (que es amar).

-- En esa línea, como sabe San Juan de la Cruz, el pastor dice: !Ya no guardo ganado, que ya sólo en amar es mi ejercicio! (Cántico). Ésta que así dice no es pastor, sino pastora, hombre y/o mujer que ama.

En esa línea se entiende la Pascua, como descubrimiento de aquello que Dios nos ha dado en Jesús y que nosotros podemos podemos darle, como ha puesto de relieve el evangelio del amor de Pedro, a quien Jesús le dice sin rubor (de hombre a hombre, o de mujer a mujer etc): Pedro ¿me amas? (Jn 21).


Pedro y los otros discípulos de Jesús pensaban que con la resurrección se resolvería todo. Pero descubren que la resurrección es una tarea de amor. Ser capaces de acoger el amor y responder amando, eso es resucitar.

Así lo ha fijado el evangelio de Juan en la figura de Pedro, que ha sido un hombre especial, pero que es, al mismo tiempo, el signo de todos los cristianos. Conforme a esta visión, todos somos "papas", es decir, todos somos Pedro: podemos amar porque somos amados, asumiendo así con Pedro la tarea del amor.

En esa línea, como diré mañana, aplicando el tema a la escuela (comentando la segunda imagen), todos los cristianos hemos de ser "profesores de amor". Hemos "profesado" en amor, no en la línea de los profesionales que realizan un oficio externo, sino como los amigos verdaderos que son lo que enseñan y enseñan lo que son. Buen fin de semana de Pascua para todos

>> Sigue...


Dom 7.5.17.Buen Pastor, una imagen bella e inquietante

03.05.17 | 20:00. Archivado en Jesús, Nuevo Testamento, Domingo, dia de la Palabra, Pascua

Domingo 4º de Pascua, el Buen Pastor. El argumento pascual de este domingo no es una aparición de Jesús resucitado a las mujeres o discípulos, sino la experiencia de Jesús-Pastor que dirige y guarda, anima y protege a sus amigos que, conforme a un símbolo usual del oriente, aparecen como ovejas.

No voy a comentar de un modo completo el evangelio (Jn 10,1-10), ni tampoco la segunda lectura ( 1 Pedro 2, 20b-25), sino el tema de Jesús pastor y de los "ministros" de su evangelio quienes, según Jesús, deberían ser "buenos pastores", poniendo su vida al servicio de las ovejas.


La iglesia posterior sigue empleando la imagen del pastor, y así habla de la pastoral, como expresión de servicio o gobierno cristiano. En esa línea, los protestantes han abandonado en general el tema del sacerdocio , pues sólo Jesús es para ellos sacerdote, y así presentan a sus ministros como pastores de las comunidades.

Éste ha de ser el sentido del "mando cristiano": Un ejercicio de pastoreo, al servicio de las ovejas (con olor a oveja como dice Francisco), pues, en sentido evangélico, no son las ovejas para el pastor, sino el pastor para las ovejas.

-- Esta es una imagen bella, propia del entorno del Mediterráneo y de otros lugares, donde puede hablarse de diversos tipos de pastores (cabreros y ovejeros, boyeros y vaqueros, camelleros etc).

-- Pero es, al mismo tiempo, una imagen inquietante, que puede hallarse en gran parte superada, siendo ya anacrónica (el mundo de los viejos pastores está terminando...). En el mundo moderno, los pastores han perdido (o están perdiendo) su vinculación personal con las ovejas (o las cabras, las vacas y los cerdos...), para convertirse en sueños superiores, que se imponen y dirigen a sus animales con medios técnicos...

-- Y puede ser también una imagen injusta, pues los fieles (los cristianos) no son ovejas ni cabras, animales que han de ser pastoreados (llevados a sus pastos...), sino personas libres, como sabe el mismo Jesús cuando dice "ya no os llamo siervos, ni ovejas ovejas, sino que os llamo amigos", pues he querido compartir con vosotros todo lo que Dios me ha dado, todo lo que tengo.

Ésta acaba siendo la gran paradoja del pastor del evangelio, que no manda ni se impone desde arriba sobre las ovejas, sino que las conoce por su nombre y las quiere con amor, de un modo inmediato... dando la vida por ellas. Por eso, lo que importa no son los pastores, sino las ovejas, a cuyo servicio han de ponerse los pastores.

(Por eso una imagen de pastores vestidos gala..., como si estuvieran ocupados de sí mismos, acaba siendo para muchos extraña y contraproducente).

En ese sentido, el buen pastor no manda sobre las ovejas, sino que son las ovejas las que mandan sobre el pastor, que debe someterse a ellas (esto es, ponerse al servicio de ellas).


Este inversión (no son ovejas para el pastor, sino el pastor para las ovejas...) define la tarea de la "pastoral cristiana", que nos sitúa en el centro de la experiencia cristiana de la actualidad, dentro de la gran crisis política y social, en un mundo donde parecemos gobernador por lobos (imagen).

En otro tiempo, reyes y obispos, podían aparecer como "pastores", de manera que ellos tenían autoridad sobre las ovejas, y quizá lo hacían bien. Per ¿quién se atrevería a llamar hoy "pastores" a los reyes y políticos de turno (Rajoy o Trump, Iglesias, Isabel II o a Putin...?

Pues bien, muchos "pastores cristianos" (obispos, presbíteros...) no se han dado cuenta de este cambio evangélico... y piensan que son ellos los que mandan sobre las ovejas, y no es así: ¡No son los pastores los que mandan sobre las ovejas, sino ellas, las ovejas, las que mandan sobre los pastoes.

El tema de fondo de esta imagen del pastor y de rebaño.... es luminoso, pero está necesitado de un tratamiento serio. Por eso he querido volver a sus orígenes bíblicos, para que cada lector lo replantee. Buen domingo a todos. Seguimos en Pascua... la pascua de los pastores.

>> Sigue...


Quinientos hermanos. Somos Pascua de Jesús, una Fiesta de Vida

Según los evangelios, la Pascua ha comenzado siendo la experiencia de unas pocas mujeres amigas que han buscado a Jesús en la tumba, y han encontrado la tumba y vacía, descubriendo que su amigo, Jesús, ha resucitado, no está allí, no es muerto de tumba:

No está aquí, ha resucitado, no es muerto de tumba;
no está aquí, ha resucitado, y vive en vuestra vida.
Vosotras mismos sois la pascua de Jesús, su vida nueva.

Ellas, las mujeres amigas, que le aman por encima de la muerte, son la Resurrección de Jesús. La pascua es encuentro personal, la presencia de Jesús crucificado por amor en el amor de aquellos que le aman. Y viven por él, descubriendo de esa forma Dios, como aquel que le ha resucitado de los muertos.

La Pascua es Jesús vivo en los que viven con/por él, y así podemos hablar de los diversos protagonistas de su resurrección: Magdalena, Pedro, los Doce, Santiago, Pablo…. Ellos son la resurrección de Jesús, fiesta de amigos, de quinientos hermanos y hermanas, que cantan y bailan, con él y por él (cf. 1 Cor 15).

Así lo dice dice Pablo, a los veinticinco años de la muerte de Jesús, afirmando que él se mostró (se hizo visible) en quinientos hermanos, es decir, al conjunto de la Iglesia, representada por ellos. En esa línea, todo el Nuevo Testamento sabe que la pascua ha sido y sigue siendo una experiencia eclesial, abierta al conjunto de la comunidad, es decir, a todos los cristianos, que "ven" a Jesús y al verle viven.

En esa línea podemos definir a los cristianos como aquellos que han visto a Jesús, es decir, que han descubierto su presencia pascual en el mismo despliegue de la nueva comunidad, en la comunión de los hermanos que le recuerdan y continúan realizando su obra de Reino. Los cristianos son (somos) por tanto experiencia de resurrección.

a) Resurrección es "ver" a Jesús, sabiendo que él vive en nuestra vida, superando así la muerte. Es un modo total de descubrir, comprender y rehacer la vida de Jesús en nuestra vida, como palabra de Dios…. No es ver a otro, sino al mismo Jesús, de otra manera: Es descubrir su identidad (superando la muerte, en el fondo de la muerte)
b) Resurrección es responder a Jesús: Acoger a Jesús resucitado y dejarnos transformar por él, rehaciendo de esa forma la Vida de Dios en nuestra vida, por medio de Jesús:
-- Nosotros mismos somos la resurrección de Jesús. Somos en algún sentido el
mismo Jesús resucitado
-- La resurrección es en algún sentido Dios: La vida que nace de la muerte...La
resurrección es Jesús (Yo soy la resurrección y la vida. La resurrección
somos nosotros, viendo a Jesús La Pascua es la transformación de la propia

>> Sigue...


1.5.17. San Jesús Obrero. Trabajador de pico y pala, con riesgo de paro

Jesús no fue dueño de tierras, un hombre que se valora y eleva por su trabajo digno,en tierra propia, quizá con siervos y empleados a su servicio.

Tampoco fue dueño de un taller de construcción, un autónomo con medios propios para producir unos bienes importantes de consumo, en el campo de la construcción (albañil, herrero, carpintero...), quizá también con ayudantes y siervos.

Jesús fue un trabajador eventual, al servicio ajeno, obrero de pico y pala preparando tierras para la construcción... al servicio de los dueños, que eran entonces los gobernadores, sacerdotes y nuevos enriquecidos, en una agricultura que se ponía al servicio del gran comercio.

En un sentido muy profundo, Jesús fue un líder obrero, al servicio de la nueva conciencia de la "clase" de los dominados y prescindibles, a quienes él ofreció dignidad, como hijos de Dios, como personas... Su mensaje y proyecto se sitúa en el contexto de los obreros eventuales... que dependen del mercado del trabajo, en un mundo dominando por los nuevos reyes/cortesanos, dueños de grandes terrenos y comerciantes, a principios del siglo I de nuestra era, en Palestina.

La fiesta del trabajo de Jesús (Uno de Mayo) ha de situarse en este contexto de las clases” sociales más significativas de su entorno . Él no aprendió su doctrina estudiando la Escritura o en un entorno elitista (como el de F. Josefo, escritor, político y sacerdote de su tiempo), sino en el taller del trabajo eventual y de las contradicciones laborales y sociales de su tiempo.

Así lo indica Mc 6, 3 al decir que es tekton (artesano) y lo ratifica Mc 13, 55 al añadir que es “hijo de artesano”. En ese trasfondo se debe situar su conocimiento, tal como ha destacado Mc 6, 3: «¿Qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿No es éste el carpintero?». He desarrollado extensamente el tema en Historia de Jesús (VD, Estella 2015)

>> Sigue...


30.4.17. Emaús, catequesis de Pascua. El retorno de Jesús

29.04.17 | 20:08. Archivado en Nuevo Testamento, Domingo, dia de la Palabra, Amor, Pascua

Dom 3 de Pascua. Lc 24, 13-35. Este relato puede tener un fondo histórico, pero el evangelio lo ha convertido en catequesis de pascua, una de las más hermosas narraciones de vida y presencia del Resucitado.

Entendida así, la pascua significa un retorno a Jesús, un redescubrimiento de su historia, es decir, del valor permanente de su vida.Ésta es quizá la experiencia de Cleofás y María (cf. Jn 19, 29), que podrían ser el primer matrimonio expresamente cristiano de los comienzos de la Iglesia. Pero puede ser también la experiencia de dos hombres (dos amigos), que vuelven a la rutina normal de su pueblo, una vez que la "aventura" de Jesús ha terminado.

Vuelven con la tristeza del fracaso de Jesús, pero hay algo, una voz, que les sacude en las entrañas... la voz y recuerdo de Jesús, que les interpela, les llama y enriquece

Ésta puede ser nuestra historia, pues nosotros somos Cleofás, nosotros somos su mujer (o su hermano/amigo o hermana), en un camino de tristeza, que se vuelve (se puede volver) experiencia de pascua .

>> Sigue...


Pasó el Amor ante la puerta de su Cárcel. San Juan de la Cruz, nuevamente en Ávila

28.04.17 | 08:22. Archivado en Sobre el autor, Teología, Santos, Amigos, la voz de los, Amor

No sabemos lo que hubiera sido el resto de su vida sin esa cárcel, cómo hubiera seguido y culminado la aventura de reforma del Carmelo que la Madre Teresa le había propuesto casi diez años atrás (1568) en Medina del Campo.

Posiblemente hubiera sido un buen poeta y pensador, pero no el Maestro de las Canciones, el adelantado y guía de un Ejercicio de Amor que él empezó a poner en marcha desde aquella cárcel de Toledo (1578), que fue en un sentido desgraciada (¡mejor si no hubiera existido!), pero que en otro le permitió iniciar un proyecto de vida y de Iglesia en el momento clave del comienzo de la modernidad.

Pero pasó el amor y entró en su cárcel....... y de esa forma despertó a la vida más alta. Y así surgieron las estrofas del Cántico Espiritual, que son las de un enfermo, emparedado en un antro de Toledo (dos metros y medio de largo, metro medio de ancho…), que era al mismo tiempo las del hombre más sano de todo el entorno, porque según él mismo dice la salud de un hombre es el amor (CB 11, 10).

Allí le habían llevado, vendados los ojos, para que no supiera dónde estaba, sin apenas ver, ni poder moverse. Allí le encerraron tras el juicio, donde estuvo casi al borde de la muerte. Pues bien, en esa situación recibió la visita sorprendente del Amado, de aquel a quien él decide dar su vida, su esposo Cristo, que abrió sus oídos, iluminó ojos y despertó su corazón para amarle.Así escribió unas canciones de enfermo curado de Amor.

Vino su Amado para curarle, pero se fue luego (o, al menos, así lo pareció), para que él, Juan Yepes pudiera iniciar su Ejercicio de Amor. Ciertamente, en el juicio le ofrecieron el perdón, si es que se retractaba, tentándole como Jesús le tentaba el Diablo de Mt 4 y Lc 4, con dinero/pan, poder y seguridad religiosa (¡milagro!). Pero él prefirió la celda del penal, donde apenas podía moverse, porque allí pudo vivir la experiencia del Amor sin medida.

Sólo por esta visita de amor (esto es, de Amado) pudo mantenerse SJC, como se mantienen los condenados a muerte, que sin embargo resisten por un ideal, y así comenzó la aventura de su vida despierta, un camino que alumbró su imaginación, su vida entera, de tal forma que decidió caminar, diciendo: buscando mis amores iré por esos montes y riberas…, precisamente él, que estaba encerrado en una oscuridad casi perpetua, entre dos cortas paredes, sin anchura alguna.

Para descubrir de nuevo y presentar este "paso de Amor" se reúnen hoy, de nuevo en Ávila (de donde llevaron preso a San Juan de la Cruz) algunos de los mayores especialistas para comentar, partiendo del libro de X. Pikaza, el Camino de Amor de San Juan de la Cruz.

Precisamente allí (en Ávila) de donde le llevaron preso a Toledo comenzó la historia de amor de Juan de la Cruz. Para entender mejor y rehacer ese camino puedes encontrarnos hoy en el CITES, a las ocho de la tarde.

>> Sigue...


Jesucristo y Buda, no violencia y pacificación: Nuevo texto del Vaticano

El Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, presidido por el cardenal Taurán, ha publicado un mensaje dirigido a los budistas con motivo de la festividad de Vesakh/Hanamatsuri (
press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2017/04/22/ves.html), poniendo de relieve las fuertes conexiones entre budismo y cristianismo, en el compromiso a favor de la justicia social y de la paz.

Es un documento novedoso y sorprendente, pues felicita a los budistas por su fiesta, orando por ellos, con el deseo de colaborar de un modo fraterno en el camino que lleva a la reconciliación por la paz

Éstas son algunas de las afirmaciones principales del mensaje (que reproducimos íntegro al final de esta postal):

Núm. 1. Felicitación... Enviamos nuestros mejores saludos, buenos deseos y oraciones para Vesakh. ¡Que esta fiesta traiga alegría y paz a todos vosotros, a vuestras familias, comunidades y naciones!

3. Jesucristo y Buda promovieron la no violencia y fueron constructores de paz. «Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia» (Papa Francisco).

4. Vuestro fundador, Buda también anunció un mensaje de no violencia y paz, exhortando a todos a «vencer al que está enojado con el no enojarse, al malvado con la bondad, al mísero con la generosidad y al mentiroso con la verdad» (Dhammapada, n. XVII, 3).

6.Estamos llamados a una empresa conjunta: estudiar las causas de la violencia; enseñar a nuestros respectivos seguidores a luchar contra el mal en sus corazones; librar del mal tanto a las víctimas como a los autores de la violencia; formar los corazones y las mentes de todos, especialmente de los niños, a amar y vivir en paz con todo el mundo y el medio ambiente; enseñar que no hay paz sin justicia, ni verdadera justicia sin perdón…

Un documento controvertido


No todos han aceptado bien este mensaje, que responde a la inspiración más honda del pontificado de Francisco, pero que, según algunos católicos, va en contra de la tradición cristiana y de la singularidad divina de Jesús:

1. Así hace por ejemplo el “portal” Catholicus:

(http://catholicvs.blogspot.com.es/2017/04/de-mal-en-peor-nuevo-mensaje-del.html), en un trabajo: De mal en peor: nuevo mensaje del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso equipara a Buda con Nuestro Señor Jesucristo y promueve la no-violencia medio ambiental y otros disparates.Evidentemente, para ese portal, la línea y doctrina de S. S. Francisco, expuesta en este documento, es no sólo un “disparate” religioso, sino también social… en un camino que va del mal en peor.

2). Por su parte, Infocatólica (http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=29192 )

presenta de un modo neutral la noticia y el texto del Consejo Pontificio, pero lo interpreta (lo matiza y refuta) después con un trabajo Bruno M. titulado Budismo y cristianismo, como la noche y el día, en el que se dice en el fondo lo contrario a lo que quiere la Comisión Pontificia.

3. A juicio de estos y otros autores, este documento que retoma el espíritu del Papa Francisco nos sitúa ante un caso claro de sustitución, más que de simple “reinterpretación” doctrinal. Estaríamos ante un cambio de postura de la Iglesia Católica que se sitúa en una línea peligrosa de nivelación de las religiones, promoviendo gestos que parecen buenos, de comunión social y de opción a favor de los más pobres, pero que olvidan la singularidad divina de Jesús y la verdad especial del Cristianismo (como en el fondo cristianismo y budismo dieran lo mismo).

En vez de querer convertir a los budistas... se les felicita por lo que son:

El año 2000, la Congregación por la Doctrina de la Fe, presidida por el Card. J. Ratzinger una Declaración titulada Dominus Iesus (http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000806_dominus-iesus_sp.html ), en el que insistía en la gran diferencia “dogmática” entre Budismo y Cristianismo, con afirmaciones que llegaron a causar enfado en ciertos círculos budistas.

Ahora, el año 2017, sin ir externamente en contra de aquella Declaración, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso ha enviado a los budistas un mensaje de Felicitación y Solidaridad, poniendo de relieve las fuertes conexiones prácticas entre budismo y cristianismo. Se pasa así del plano de de la “diferenciación dogmática” (que ha de estudiarse en otro nivel) al plano de la colaboración práctica, en el campo de la justicia social, de la preocupación por los pobres y de la búsqueda de la paz.

En ese contexto quiero ofrecer una reflexión sobre el sentido de la búsqueda de la paz en el budismo, en comparación con el cristianismo, recogiendo después, como anejo, el Documento del Consejo Pontificio.

>> Sigue...


-Tolerancia cero, juicio claro/justo y perdón que recrea

Según noticia oficial del pasado 20.4.17,

“el R. P. Pedro M. L. A. (ex-general de su Orden Religiosa), por decreto emanado de S.S. Francisco, ha sido dimitido del estado clerical y de la Congregación religiosa, por lo tanto ya no es más sacerdote ni religioso de la Orden. Esta decisión, que es inapelable, apenas conocida ha sido informada al ex sacerdote y se ha decretado después de un atento estudio del caso denunciado el año 2013, dado el grave daño a la dignidad sacerdotal y a los compromisos religiosos” (http://noticias.iglesia.cl/noticia.php?id=33506).

Se trata de una noticia importante, pues el R. P. M. L. A. ha sido General de su Orden y hombre significativo de la Iglesia de Chile (postulado en su tiempo como obispo de Calama).

El caso y sentencia se produce en una Iglesia “ejemplar”, donde siguen pendientes (noticia casi diaria de prensa) varios casos de ese tipo. Su “condena” puede servir así de ejemplo (para bien y para mal) de otros pendientes, en los que se está poniendo en juego la misma viabilidad (pecado, justicia y capacidad recreadora) de la Iglesia Católica en cuento institución clerical.


El caso me afecta en especial porque el R. P. Pedro M. L. A. ha sido mi amigo y superior, y se comportó siempre conmigo de un modo exquisito, en justicia, humanidad y comprensión. Parece claro que tuvo en su juventud unos “deslices” fuertes por los que ahora, pasados más de decenios, ha sido juzgado y condenado, conforme a un tipo de tolerancia cero, pero con un juicio que no me parece claro y sin apertura al perdón personal y a la rehabilitación del agresor (en este caso el R. P. Pedro M. L. A.).

Por eso apelo a la triple doctrina TJP: Tolerancia cero, juicio claro y perdón que recrea no sólo a las víctimas, sino también al agresor, que en este caso es amigo mío. En vez de esa doctrina, la sentencia apela de forma altisonante “al grave daño a la dignidad sacerdotal y a los compromisos religiosos”, de un modo que me parece poco humano (¡parece que el Sábado importa más que el Hombre) y poco evangélico, pues en el evangelio importan los hombres (víctimas y también los agresores, que en otro plano son víctimas) y no la “dignidad sacerdotal etc.”.

Este “decreto de condena” (sin claridad judicial, ni perdón y rehabilitación de víctimas y agresores…) se atribuya a SS Francisco. No sé si el Papa Francisco lo sabe y se ha enterado del caso, o si le han hecho firmar “por rutina”. Sea como fuere, me parece una sentencia deplorable (¡yo la deploro!), por lo poco clara (no ha habido juicio público) y su nula finalidad evangélica (que debe ser siempre el perdón y la recreación de las personas).

Ciertamente, me parece esencial la T (=tolerancia cero), pero esa T sólo tiene sentido humano y cristiano con la J (juicio claro, con defensa de la víctima y consideración de las circunstancias) y con el P (perdón como proceso de recreación personal y eclesial). He estudiado el caso con cierta detención, partiendo del evangelio de Mateo y Juan (que son los que más insisten en el tema) y no desde el CIC. Siga leyendo caso quien lo crea importante.

>> Sigue...


Sólo un cambio de modelo educativo logrará salvar la humanidad (B. Pérez Andreo)

Así condensa Bernardo Pérez Andreo el argumento de mi libro Jesús Educador. La escuela cristiana (Khaf, Madrid 2017) en el último número de Iglesia Viva, donde le dedica un trabajo titulado La Iglesia, una nueva Galilea: Para extender el proyecto de nueva humanidad desde Jesús educador (Iglesia Viva 269 (2017) 138-140; on line: http://iviva.org/getFile.php).

Conforme a la incisiva lectura que B. Pérez Andreo ha realizado mi libro, se han venido dando en los últimos siglos (decenios) otras revoluciones importantes, más o menos fracasadas, de tipo racional y social (político, económico, ecológico, militar...), pero sólo una verdadera y honda revolución educativa podrá ofrecer una nueva oportunidad a la vida de los hombres en la tierra.

B. Pérez Andreo, uno de los máximos valores del pensamiento social, de orientación cristiana, en el mundo de lengua castellana, ha sabido leer no sólo lo que digo expresamente en mi libro, sino lo que en el fondo quiero decir, adelantándose así a mi pensamiento.

Verás, Bernardo, que he querido publicar tu recensión en este humilde blog, precisamente en el día del libro (23.4.17), porque el libro forma una parte importante (y quizá esencial) en esa revolución educativa que me atribuyes, en línea de nuevo conocimiento y nuevo corazón.

Gracias por haber dedicado tu atención a mi obra, en esta revista que tú empiezas a coordinar con mano de maestro. Al servicio de esa revolución por la palabra (y por el libro) quiero seguir estando, queremos seguir estando los dos. Gracias por recordármelo. Sigue aquí tu recensión de mi libro.

Imagen 1: La alquimia del libro, una revolución que hace del hombre un ser humano.
Imagen 2. Bernardo Pérez Andreo, entre los libros de su biblioteca
.

>> Sigue...


23.4.17. Jesús es la Biblia. La Pascua del Libro

22.04.17 | 08:13. Archivado en Iglesia Instituciones, Teología, Biblia, Jesús, Pascua

Mañana, 23 de Abril, se celebra en muchos países de lenguas hispanas el día de San Jorge, matador de dragones, patrono de doncellas, pero también el Día del Libro (es decir, de la Biblia y de Cervantes, por citar dos textos significativos). En esa línea quiero hablar de la Pascua del Libro, presentando a Jesús como aquel que ha resucitado en el Libro (entendido de forma universal, humana...).

Para las religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo, Islam) el libro ha venido a ser signo de Dios, de manera que algunos han podido decir que el mismo Jesús ha resucitado en el Libro, como "rollo" escrito de forma duradera, en forma de llamada a la conciencia personal y a la libertad, libro testimonio y enseñanza. Por eso, Jesús aparece como "icono" llevando en la mano el libro.

Así pasamos del rollo cerrado de bronce o de plomo, de algunos testimonios antiguos... al Cristo Jesús, que es libro abiertol... Jesús mismo es el libro. En esa línea, el libro del evangelio ha venido a convertirse en signo y testimonio de Jesús resucitado. Por eso, ellos pueden afirmar, de alguna forma, que Jesús ha resucitado en el Libro, es decir, en la Palabra Compartida que se lee y se convierte en principio de maduración, de convivencia

Por eso, ha podido y se puede decir que Jesús es la Biblia, el mismo Dios hecho palabra de llamada y comunión para los hombres, una carta de amor.

En un sentido el libro escrito (copiado en piedra, ladrillo o manuscrito, y más el libro impreso) puede tener los días contados, pues forma parte de un momento muy particular de la historia de algunos pueblos, pues no tiene más que unos pocos milenios, y puede desaparecer.

Pero en libro en sí, como testimonio de la Palabra que se proclama y escucha, se comparte y se transmite... forma un elemento esencial de la revelación de Dios y/o de la historia humana. En ese sentido, las religiones han hablado y hablan de un libro eterno de Dios (que para los cristiano está vinculado a Jesucrito).

Dios no es espada que mata, ni es pura vida inconsciente de estrellas o plantas, sino que se hace libro, Gran Palabra que llama e invita a la vida, para crecer en forma dialogada, para compartir los saberes y los amores, para caminar hacia el futuro del conocimiento pleno.

No es un libro que se cierra en sí mismo para imponerse desde fuera, como poder de los letrados contra los iletrados, sino que se abre por dentro de un modo universal, de forma que seamos libro abierto los unos para los otros, como flor de belleza y misterio de llamada. Ese es el libro que Jesús lleva en la mano (=que Jesús "es" en todos los iconos de oriente.

Por eso, en la liturgia de Jesús se colocan y abren dos mesas: la mesa del pan (la eucaristía, de la que he tratado más en este blog) y la mesa de la palabra (de la que hablamos hoy, con ocasión de la Fiesta del Libro).

En un día como hoy, los catalanes de Barcelona ofrecen en la calle un libro con una rosa... y los cristianos de todo el mundo quieren ofrecer y compartir el Libro de la Pascua con el Pan de Jesús.

Yo también quiero ofrecer este día mi pequeño testimonio del libro, pues esa ha sido en gran parte mi tarea en la sociedad y en la iglesia ... Con un libro tomado casi al azar de aquellos que he venido escribiendo quiero felicitar a todos mis amigos en este día del libro, que sigue siendo para mí el Dia de la resurrección de Jesús.

>> Sigue...


Martes, 23 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031