El blog de X. Pikaza

Una silla vacía. El "poder" de los ministerios

Terminó ayer (25.1.17), fiesta de la "vocación" de Pablo de Tarso (más que de su conversión), el octavario por la Unidad de las Iglesias, y en ese contexto quiero hablar de los ministerios cristianos como servicio a la utopía de amor y a la comunión, en la línea de Mt 23, donde Jesús (¡buen judío!) dice que nadie ocupe la primera cátedra, ni se llame "padre", ni quiera ser dirigente de los otros.

Este es un tema judío: ¡Siempre una silla vacía, pues el que impulsa de verdad la vida (sin poder de imposición, como autoridad creadora) es el Espíritu Santo! para que venga él y se siente, para que se siente y coma el pobre, como enseñanza Rabbi Nachaman (imagen).Por eso, en las buenas reuniones judías (como quería Mt 18 y 23) no hay nadie que ocupe la primera cátedra, sino que es cátedra queda para el Espíritu Santo y para el pobre (para Elías...).

Este motivo de la silla vacía (¡no tomar el poder, siendo autoridad...!) está en el centro de toda la nueva búsqueda política y social, desde las conversaciones de paz de Colombia, hasta las grandes utopías políticos-sociales de la actualidad.

Este ha sido el tema del Papa Francisco en el octavario por la unidad de las Iglesias... Que la silla vacía la ocupe el Espíritu de Dios, que la ocupe el pobre... Con cierta frecuencia, un tipo de Iglesia Católica ha olvidado este principio esencial del buen judaísmo y de Jesús... y ha querido ocupar enseguida la primera cátedra, diciendo "que a mí se me ha dado", que yo la ocupo bien..., mejor que los otros, destruyendo de esa forma el evangelio, la autoridad del Espíritu de Dios, es decir, de los más pobres.

En ese sentido se puede y debe afirmar (con algunos de los mejores sociólogos cristianos) que en la iglesia existe una "silla de autoridad", pero sabiendo que nadie puede sentarse en ella, pues en ella se sienta sólo el Padre Dios, el Cristo hermano,

Así lo he puesto de relieve en mi Comentario a Mateo (Verbo Divino, Estella 2017), sí lo indicaré brevemente en este decálogo de la autoridad cristiana

>> Sigue...


¿Tras las Tinieblas la Luz? Lutero y el Protestantismo en la balanza

Presenté ayer la figura y propuesta de Lutero (año 1517), con sus elementos teológicos, sociales y eclesiales.

Sobre esa base quiero desarrollar algunos elementos e implicaciones de la Reforma, tomando como base el lema más antiguo de la Ciudad de Ginebra, adaptado después como programa de la Reforma Protestante: Post Tenebras Lux, tras las tinieblas medievales de una edad oscura de la Iglesia de Roma, llegó la luz de los grandes reformadores.

Así aparecen ellos, como hombres luminosos (?) en el monumento a la Reforma, construido sobre las antiguas murallas de la ciudad cada uno con la Biblia del pueblo en la mano:

Imagen I: reformadores principales de la ciudad: Farel, Calvino, Beza y Knox.
Imagen 2: lema de la Reforma: Llegó la luz tras la tinieblas, con la fecha clave de 1517.

La Reforma fue una gran luz, pero no la única..., con sus tinieblas propias... Fue una luz esencial para el despliegue de Europa y del mismo cristianismo, como ayer dije, y como seguiré indicando, en línea más extensa, por ahora, con dos postales de tipo programático:

-- Hoy presento el proyecto social de la Reforma Protestante, partiendo del contexto anterior de la Unidad Católica de Europa Occidental (Imagen III: mapa de Europa en el año 1500), simbolizada por el Papa. Éste es un tema complejo, y sólo atendiendo a su complejidad puede entenderse algo mejor, destacado los rasgos principales del intento de Lutero, pero poniendo a su lado a Calvino (con otros reformadores: Imagen IV) y al Anglicanismo, con sus luces y sombras, con sus excesos políticos e incluso "religiosos".

-- Mañana insistiré en la inmensa oleada de creatividad pero también de violencia promovida por la Reforma y la Contra-Reforma, expresada sobre todo en la Guerra de los Treinta Años, que ofrece de algún modo el acta de nacimiento de la Europa Moderna, hasta el día de hoy.

Si el tema sigue interesando presentaré en días sucesivos otros rasgos conseguidos (y sufridos) y aún pendientes de la Reforma Protestante y de la Contra-Reforma católica, en un situación totalmente distinta a la de entonces (1517) como la nuestra, en este año 2017.

Digo que la situación es muy distinta (no estamos en el año 1517), ni sería hoy posible un Lutero como el de entonces (ni unos papas como los de aquel tiempo), ni un Calvino de Ginebra... pero de aquel tiempo y de aquellas personas seguimos viviendo, por lo menos hasta hoy 2017.

Para cambiar aquella historia y no repetir los errores pasados (manteniendo sus buenos impulsos) es necesario conocerla. En esa línea ofrezco esta postal, quizá para recordar que todos (católicos y protestantes) estamos llamados a realizar una Reforma más intensa, desde la raíz del evangelio.

Éste es un momento oportuno para repensar la identidad del cristianismo, y de un modo especial la de Europa,vinculada de un modo esencial a la Reforma Protestante, de modo positivo y negativo, con su fe en el Dios de Cristo, pero también con sus guerras opresoras, con su forma de querer dominar el mundo de un modo muy poco evangélico.

>> Sigue...


Leónidas Proaño, 28 años. Una gran fe, una llamada al compromiso

Murió un día como hoy, hace 28 años (el 31.8.1988), uno de los de los grandes testigos del evangelio del siglo XX, Leónidas N. Proaño (1910-1988), Obispo de Riobamba, Ecuador (1954-1985), amigo de Dios, defensor de la justicia, promotor de los derechos de los campesinos y los pobres, candidato al premio Nobel de la paz…

Proaño sigue siendo un testimonio de fe, su voz resuena como denuncia fuerte, desde el fondo del evangelio, como una gran llamada al Cristo de la justicia, el Cristo de los pobres (cf. imagen 2, el gran mural de P. Esquivel, donde aparece Proaño, mural que vuelve estos días a ponerse en la catedral de Riobamba. ¿Quién logra distinguirle? Lo pondré con más detalle el próximo día).

Publiqué una semblanza emocionada de la vida y obra de Proaño, obra de una de sus colaboradoras, en El Pacto de las Catacumbas, pacto que él firmó al final del Vaticano II, el 17 de diciembre de 1966. La publicaré en este blog dentro de tres días, en este mismo portal, como recuerdo emocionado de su vida y obra, de la inmensa tarea de la Iglesia en América Latina, como recuerdo y homenaje a un amigo que ha sido misionero en la línea de Proaño, en el macizo de los Andes (J. Meana), y que acaba de morir.

Hoy quiero recoger unas palabras suyas, de Proaño, sobre la cuaresma de la iglesia, como tiempo de transformación personal y social. Su legado sigue siendo uno de los grandes tesoros de la Iglesia, una palabra y ejemplo que nos sigue enriqueciendo y provocando desde Riobamba, su ciudad.

Me llevaron a verle desde Ambato, donde yo dirigiía un pequeño curso de teología. Así viajamos, con la nieve de los volcanes en el alma, hasta llegar a Riobamba, su ciudad, uno de los lugares más vivos de la Iglesia católica, en un momento (¡ay dolor!) en que había grandes obispos, creadores de comunidades, hombres libres, desde el evangelio.

Así quiero recordarle hoy, pasados treinta y seis años, cuando apenas recuerdo obispos como aquellos, hombres de cercanía personal, de compromiso por los más pobres, de comunión liberadora. Deseo que este comienzo del año escolar 2016/2017 esté presidida en mi blog por su figura (imagen 1 y 3) y por su llamada a la conversión.

>> Sigue...


Testigos de la Vida: Jesús, Kolbe, Francisco... (miles de judíos)

Este imagen recoge un momento clave del testimonio de Francisco en la habitación de Maximiliano Kolbe, en Polonia:

El papa Francisco, sentado y a oscuras, reza en silencio, en la celda que ocupó San Maximiliano Kolbe, en el campo de exterminio de Auschwitz...

San Maximiliano Kolbe, hermano de Francisco de Asís, dio testimonio de su fe, regalando su vida a un compañero, como Jesús, que regaló su vida a todos los hombres, siendo así testigo de Dios, que es Vida que se da gratuitamente.

Junto a esa habitación de Kolbe, están los barracones y las cámaras donde miles y miles de Judíos y de otros perseguidos por los nazis fueron testigos de la Vida de Dios, de la gracia de la vida. No puedo citar nombres de judíos (de cristianos, comunistas, anarquistas, gitanos...). La mayoría fueron judíos, por eso les quiero hoy recordar, con M. Kolbe, con el Papa Francisco.

Éste es para los auténticos cristianos, judíos y musulmanes, el más hondo testimonio de la Verdad: El Don de la Vida, como signo de Dios, para que otros vivan.

>> Sigue...


San Pedro, más que piedra... Sobre esta Roca edificaré mi iglesia

El evangelio de esta fiesta de San Pedro (29.6.16), escrito en la cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano (Tú eres Pedro. tu es Petrus), constituye de alguna forma el centro de la confesión católica.

Como se ha dicho a veces, con cierto humor: Cristo ha hecho a Pedro (y a los papas que le siguen) la Roca de la Iglesia, y les ha dado así todo el poder para que se las arreglen luego por sí mismo.

Pero el sentido del texto de la Confesión de Pedro (Mt 16, 13-19) y de su Institución como Autoridad Suprema de la Iglesia resulta mucho más rico y complejo, como saben los expertos, católicos,protestantes, ortodoxos o agnósticos, con sus diferencias:

-- No queda claro si Pedro/Piedra se identifica con la Roca sobre la que Cristo edifica su iglesia, pues las palabras petros/petra (en masculino y femenino tienen sentidos diferentes).

-- Tampoco queda claro si Jesús le dice Simón ¡tú eres Pedro! (en sentido personal) o si le dice más bien ¡tú eres un simple piedra de camino!, con la diferencia que eso implica (y la riqueza que supone).

-- Queda pendiente la forma en que Pedro en persona o su confesión de fe (o el mismo Jesús) es la roca de la Iglesia, abriendo unas cuestiones fascinantes para el presente y futuro de la Iglesia


Estoy convencido de que merece la pena comprender bien ese texto, como lo exige la liturgia de este día, y eso es lo que quiero hacer con cierta calma.

Resulta imposible aclarar todas sus cuestiones, pero es buen plantearlas. Tampoco se resuelve todo desde el estudio de la Biblia, hay que precisar también las tradiciones de la iglesia;
pero este pasaje de la Biblia de Mateo resulta esencial para situarnos bien ante el tema.

Éste no es un tema de teoría, pues hay una comisión de cardenales encargados de plantear los temas que se refieren al Vaticano (vinculados en principio con este evangelio de la fiesta de San Pedro). Por eso he querido estudiarlo.

La solución no está a mi juicio en hacerse protestante (u ortodoxo), pues ortodoxos y protestantes han leído este pasaje de un modo algo distinto, sino en estudiarlo todos, buscando desde diversas perspectivas la voz y la tarea esencial del evangelio.

Me postal es algo teórica, unas páginas de esquema para un libro que preparo sobre el evangelio de Mateo. Pero estoy seguro de que puede interesar a muchos, pues está en juego un elemento fundamental de la Iglesia.

>> Sigue...


Habrá mujeres diaconisas (si la cosa no se tuerce)

13.05.16 | 09:47. Archivado en mujer, Papa, obispos, Mnisterios


El Papa ha sorprendido a las mujeres de UISG (Unión General de Superioras Generales), diciéndoles que el tema está en estudio

La noticia había sido adelantada, de un modo no oficial, por el Cardenal Lehmann, uno de los grandes cerebros de la Iglesia Católica, teólogo alemán, ya jubilado (nació en 1936), pero con gran autoridad, en la línea del Papa Francisco. Este Lehmann pidió hace unos días que se concediera el diaconado a las mujeres, diciendo que la “cosa” responde no sólo a la praxis de la Iglesia antigua, sino a las necesidades actuales de los cristianos.

En esa línea, este pasado 12 de Mayo del 2016, el Papa ha sorprendido a las mujeres de UISG (Unión General de Superioras Generales), diciéndoles que el tema está en estudio, y que sería bueno crear una comisión oficial para estudiarlo, desde el punto de vista bíblico, histórico etc.

Con toda intención, el Papa se lo ha dicho a unas monjas, pues ellas serían las primeras destinatarias del diaconado femenino, ya que muchas están mejor formadas que los miembros del clero masculino y realizan las funciones de servicio (es decir, de diaconía) más importantes de la Iglesia.

Con la autoridad que él tiene, el Papa podría haber resuelto el tema por sí mismo, por decreto ley (Motu Proprio), promulgando hoy mismo, un documento en esa línea. Pero bastantes problemas tiene el Papa con su Curia Vaticana para añadir uno más, y por eso ha decidido crear una comisión, que deberá tratar cuatro o cinco temas(texto publicado en http://www.elespanol.com/mundo/20160513/124487557_0.html).
:

>> Sigue...


13-15. 5. 2016. Lodato si. Vigilia Ecológica de Pentecostés (El Pardo)

Celebra la Iglesia el próximo 15 la Fiesta de Pentecostés, el día de la gran creación ecológica:

En el principio creó Dios el Cielo y la Tierra,
y la Tierra era un caos, un abismo de agua y fuego,
devorando todo lo que existe...
Pero el Espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas,
y dijo Dios: ¡Hágase la luz! (cf. Gen 1, 1-2).

Y Dios no descansó al fin de los seis días de la creación, sino que dejó que los hombres la continuaran, haciendo que la tierra fuera humana. Y fue esta creación del séptimo día, nuestro día, mucho más difícil para Dios, pues antes lo hacía el solo, como jugando con la tierra (libro de los Proverbios). Pero después, ahora, tuvo que hacerlo y crear a través de los hombres, que ponían (ponemos) en riesgo la vida de la creación.

Pero Dios se ha arriesgado y ha querido crear por medio de nosotros, con nosotros... Y por eso ha enviado a su Hijo, por eso nos envía su Espíritu Santo, este día de Pentecostés.

Para evocar y preparar este misterio creador del Espíritu Santo han organizado los Capuchinos de El Escorial y la Familia Franciscana esta gran vigilia ecológica de Pentecostés, una preparación y un compromiso al servicio de la venida del Espíritu Santo, expresada en forma de Nueva Creación.

Con esta ocasión ofrezco primero un programa de los actos de la Gran Vigilia Ecológica de Pentecostés, para presentar después el comienzo de mi intervención.

Buena Vigilia Ecológica de Pentecostés, a los que vamos al Pardo... y a todos.

>> Sigue...


No tengáis miedo a la libertad:Ver, juzgar y actuar

Estamos asistiendo (abril-mayo 2016) a un nuevo asalto a toda regla contra la raíz del Evangelio, que el Papa Francisco quiere ofrecer, exponer y animar con su ejemplo y doctrina como Papa:

Un Evangelio sin glosa, como decía en el siglo XIII Francisco de Asís... Un evangelio de libertad cristiana

Éste es un “asalto de ley”, pero no de la buena (de eso que se llama “oro de ley”), sino de la peor; un asalto orquestado por cardenales de Curia y por “nuevos curiales” ultramontanos que han empezado a decir cosas como éstas:

-- que este Papa no sabe teología (¡sabe evangelio!),
-- que está rompiendo la Ley Natural (¡la que ellos creen de su naturaleza!),
-- que está destruyendo la Iglesia, de forma que hay que esperar que muera...

Y lo dicen apelando al rechazo presente (no obedecer) y al juicio futuro (que muera pronto para volver al buen rumbo del barco petrino…)... con un libro en la mano (mirando al libro, no a la vida, como parece hacer el cardenal de la imagen 3, en una biblioteca, no en la calle)

‒ Éste es un un asalto que proviene de la ley del miedo, propia de aquellos que no creen de verdad en el evangelio de la con-versión, de la nueva forma de pensar y de hacer de Jesús (Mt 1, 14-15), y se refugian en un tipo de presunta “esencia” de las cosas, tanto en el plano del amor sin amor (imposición externa) y del fortalecimiento de un tipo de institución eclesial. Tienen miedo de la libertad de Jesús, y por eso se siguen aferrando a seguridades e imposiciones exteriores.

‒ Éste es el asalto de aquellos que tienen miedo de su propia libertad, de su responsabilidad personal, a flor de vida (¡a favor de su propia vida!) y, por eso, para asegurarse a sí mismos imponen sobre los demás las cargas que ellos son incapaces de llevar sobre sus hombres (Lc 11, 46). Para liberarse de su miedo (¡sin poder lograrlo!) imponen duras obligaciones legales sobre los demás, en un nivel de relaciones personales, de eucaristía sin eucaristía…

Buscan la ley del “corral” cerrado, controlado, pues temen que los cristianos sean libres y exploren la verdad de la vida según el evangelio, de manera que ellos, los “controladores de Iglesia” pierdan su función, queden en la calle de la vida (de donde no debían haber salido).

‒ En ese contexto, el nuevo Papa Francisco, como el Hermano de Asís, ha querido volver al “evangelio sin glosa”, es decir, sin metafísicas doctrinarias a su medida, sin interpretaciones que cierren de nuevo a los creyentes en un tipo de “baúl de normar exteriores”…

Ha querido ofrecer un programa de restauración de la Iglesia caída, como el de Francisco de Asís, cuando empezó reconstruyendo los muros de San Damián (imagen 2), para reconstruir después y recrear toda la Iglesia, desde el evangelio sin glosa, en libertad, fraternidad y pobreza (que es riqueza compartida).

Desde ese fondo de evangelio, Francisco ha querido ofrecer humildemente, sin estridencias ni condenas, un programa de educación evangélica, que puede condensarse en tres momentos, como en los esquemas de formación de los comprometidos del evangelio, para el ver, juzgar y actuar.

>> Sigue...


Todos somos Lesbos: extranjeros, desnudos...

El Papa Francisco ha ido a Lesbos, para decir que aquella isla, que antaño fue patria de amor (de allí fue Safo), se ha convertido en un inmenso basurero…

Ha ido para decir que aquella gente es su gente, y para decirnos así que todos nosotros tenemos dos patrias, la propia y la de Lesbos (todos los Lesbos del mundo….).ç

Jesús quiso crear un “pueblo nuevo” (el Reino de Dios), a partir de los pobre y expulsados de las aldeas de Galilea, que habían perdido sus tierras y campos, en manos de los nuevos conquistadores romanos y de otros terratenientes judíos.
Jesús era de aquel Lesbos de Galilea, donde fue (donde estuvo) para quedarse y para iniciar desde allí un camino de transformación y de acogida. Por eso, el mismo Jesús resucitado pudo decir y dice (confirmando así que aquellos de Lesbos son su pueblo…):

«Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui extranjero/emigrante y me acogisteis; estaba desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí».

Jesús compartió el hambre de Lesbos, la sed de su gente… Fue extranjero en Lesbos, allí estuvo desnudo, enfermo, encarcelado.

>> Sigue...


Ser cristiano y homosexual. Una forma de amar (Amoris Laetitia 250-251)

Para muchos ha sido difícil ser homosexual y católico a la vez, especialmente en estos últimos decenios (desde un documento de la Cong. de la Doctrina de la Fe, 1975), en los que había parecido encenderse en la Jerarquía una especie de Cruzada contra de la homosexualidad.

Pues bien, la Exhortación Postsinodal del Papa Francisco (AL: Amoris Laetitia 250-251) nos permite abrir una puerta (un gran arco iris) de amor homosexual en línea de evangelio.

Se han escritos muchos libros titulados Teología de las Realidades Terrestres, Teología del Matrimonio etc. ¿Por que no un libro que dijera Teología de la homosexualidad?

.

Pienso que ha llegado el momento de hacerlo y , para ello, hay que abrir la puerta (con el Papa Francisco) y pasar al otro lado, superando los cuarenta duros años de Cruzada Anti-homosexual, propuesta por el Documento de 1975 (Cong. de la Fe, Sobre algunas cuestiones de ética sexual), y el Catecismo de la Iglesia Católica (1983), que parecían fundarse en dos pseudo-razones:

(a) El deseo de mantener un tipo “control” sexual (de la Iglesia) sobre el conjunto de los cristianos precisamente cuando había comenzado a el cambio acelerado de los tiempos y de las actitudes, por lo menos en la cultura de Occidente.

(b) La problemática del mismo clero católico, integrado por una cantidad muy grande de homosexuales en general muy honrados pero amedrentados, a los que se acusaba de un tipo pederastia, que estaría vinculada con la homosexualidad.


Muchos esperaban que la nueva Exhortación Apostólica del Papa Francisco, cambiaría radicalmente las cosas, en un nivel externo; pero no ha sido así, como puse de relieve en mi postal de hace dos días (09.04.14). Las cosas de palacio van despacio… La iglesia católica no cambia a bandazos, sino con mucha paciencia, para ver y decidir las cosas en la línea anterior, pero cambiándolo en otra línea todo.

Más aún, en un sentido parece que nada ha cambiado, como han dicho, con un grito enfadado, algunos cardenales, poco amigos del Papa Francisco, indicando que todo sigue igual. Pues bien, precisamente ese grito es una prueba de que las cosas han cambiado.

Con toda inteligencia, el Papa Francisco ha preferido abrir una puerta, para indicar que las cosas se puedan ver también del otro lado, como intentaré mostrar en lo que sigue.

-- En un plano, desde un nivel externo, se podría decir que las cosas siguen como estaban, y así lo dicen muchos
-- Pero en otro plano todo puede ser diferente, pues el Papa nos ha dado instrumentos e impulsos para pensar y actuar de un modo distinto.

El que quiera puede hacerlo, como indicaré en lo que sigue, de un modo minucioso comentando esos dos números de la Exhortación.

-- Empezaré con una nota personal (con el testimonio de un homosexual y cristiano ejemplar, que se llama Antonio);
-- presentaré después los dos números, y los comentaré a partir de los documentos ya citados, la Declaración del 1975 y el Catecismo de 1983;
-- y sacaré, al fin, algunas consecuencias del documento de Francisco.

Imagen 1: Arco y camino de arco iris, en torno a Salamanca
Imagen 2: Logotipo de Cristianos.Madrid.Homosexuales (CrisMHom)
Imagen 2: Un Cristo que es de todos

>> Sigue...


Amoris Laetitia (Alegría de amor). El Papa abre una puerta

09.04.16 | 09:30. Archivado en Biblia, Papa, obispos, Matrimonio

Nada más, pero nada menos que eso.

Ésta es la impresión que ha recibido tras la lectura de la Exhortación Postsinodal, Amoris Laetitia, del Papa Francisco sobre la familia, firmada 19 de marzo y presentada ayer (8.4.16),después de tres años de preparación y dos de Sínodo.

No me ha defraudado, aunque tampoco ha llegado a entusiasmarme como la Evangelii Gaudium, ni a removerme como Laudato Sí. Pero la puerta queda abierta, removidos los obstáculos principales que la jerarquía de la Iglesia había puesto ante el tema, para que pasen los que quieran al otro lado del amor.

La cuestión queda ahora en manos del conjunto de las iglesias y de los cristianos, que tienen la oportunidad de replegarse, quedando en lo que había (con el miedo y las prohibiciones), diciendo que para ellos todo sigue igual, pero también la de un paso en adelante, un paso al amor, para cruzar la puerta, y situarse en el gran campo de la alegría del evangelio, en gesto de libertad creadora, en este momento esencial de la vida de la humanidad.

No me ha defraudado, pues el Papa nos dice que la puerta queda abierta, que podemos pasar al otro lado, pero tampoco me ha hecho saltar de alegría, pues los grandes problemas quedan aún pendientes. Es un texto inteligente, escrito con muchísimo cuidado, quizá más importante por lo que no dice que por aquello lo que dice.

‒ Por un lado, parece aceptar (y acepta, en un plano más alto) todo lo que ha dicho el Magisterio en los últimos cincuenta años, desde la Humanae Vitae del Papa Pablo VI, 1969, hasta Juan Pablo II y Benedicto XVI… Los que quieran leer desde el pasado pueden quedarse si quieren, aferrados a la letra de un pasado triste de mucha ley, de poca libertad cristiana.

‒ Pero, al mismo tiempo, este nuevo Documento, lo sitúa todo (o casi todo) en otra perspectiva, tras la línea divisoria de las aguas, para que vayamos en otra dirección, al otro lado, sin acusaciones ni pecados, en línea de madurez personal y responsabilidad. No lo resuelve todo, quedan los grandes problemas (la valoración de la mujer, la homosexualidad, un tipo de celibato…), pero el Papa nos ha dicho que por encima de todo está la libertad cristiana, en gesto de amor.

El Papa ha hecho lo que ha podido (lo que le han dejado hacer…). Ha sido prudente, no ha querido quemar las naves, ni condenar a los que piensan de otras formas… Somos ahora nosotros los que debemos cruzar la puerta y pasar al otro lado, al lado del Evangelio, que es Amoris Laetitia, alegría de amor.

Desde ese fondo quiero ofrecer algunas rápidas reflexiones, a partir de aquello que vengo diciendo sobre el tema, al que he dedicado un largo libro titulado La Familia en la Biblia (Verbo Divino, Estella 2014).

>> Sigue...


Respuesta a H. Küng: Quien sea infalible en clave de poder se equivoca siempre

Hans Küng, el último de los teólogos vivos del Concilio Vaticano II, que cumple ahora 88 años, ha pedido al Papa Francisco que revise el tema de la infalibilidad papal, no que lo niegue, sin más, sino que lo revise, estudiando a fondo su sentido y sus implicaciones, no sólo para el mejor conocimiento de la Iglesia Católica, sino para que pueda retomarse el diálogo ecuménico, entre las iglesias cristianas y las diversas religiones, que elevan también grandes pretensiones de verdad.

Hans Küng publicó el año 1970 un libro titulado 'Infalible?, una pregunta' y el papa Juan Pablo II le retiró después (año 1979) la licencia eclesiástica para enseñar como teólogo católico, una licencia que no le ha sido concedida de nuevo hasta el momento actual, aunque son muchos los teólogos y pensadores cristianos que se lo han pedido al Papa Francisco.

En este momento, la prensa de diversos países ha publicado una carta del mismo Hans Küng, en la que le pide al Papa que revise el caso de la infalibilidad, para bien de la Iglesia, en línea de evangelio y de renovación cristiana:

Seguramente comprenderá que, llegado al final de mis días y movido por una profunda simpatía hacia usted, quiera, ahora que todavía estoy a tiempo, hacerle llegar mi ruego de que se proceda a una discusión libre y seria sobre la infalibilidad

Cf. http://elpais.com/elpais/2016/02/26/opinion/1456503103_530587.html
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2016/03/09/hans-kung

Somos muchos los que venimos pensando desde hace algún tiempo sobre el tema, y en esa línea quiero y pudo ofrecer yo también mi reflexión.

Como verá quien siga leyendo, no niego la infalibilidad, pero la interpreto en una línea evangélica y eclesial, algo distinta de la que propone H. Küng, aunque no contraria a ella.

Pienso que la infalibilidad del Papa (es decir, de la Iglesia o, mejor dicho, del Evangelio) es importante y debe entenderse y revisarse en línea cristiana, desde el don de Dios, desde la salvación de los más pobres, en línea de gratuidad y diálogo, no de poder del Papa como persona y ni de la Iglesia como institución.

Así lo hago, ofreciendo aquí un pequeño homenaje a H. Küng, a quien conocí hace tiempo y a quien sigo estimando siempre, por su fecundo pensamiento y su honda libertad cristiana. Juzgará el lector la posible pertinencia de mi respuesta.

>> Sigue...


Viernes, 31 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031