El blog de X. Pikaza

Dom 18.11.18. No pasará esta generación: El futuro de Dios, nuestro futuro

Dom 33. Tiempo Ordinario, ciclo B. Mc 13, 24-32. Éstas son las palabras centrales del mensaje escatológico del Evangelio de Marcos, que unidas al camino de muerte y resurrección de Jesús, constituye el eje de su evangelio.

Podían decirse y se decían (o se dirán) palabras semejantes sobre la venida del Hijo del hombre en otros lugares del judaísmo de aquel tiempo, partiendo de Dan 7, 13-14 (como en la tradición de Henoc y en la de Esdras), pero sólo los cristianos identifican al Hijo del hombre con Jesús crucificado y le interpretan en ese contexto.

-No pasará esta generación... Jesús sabía que somos los últimos hombres y mujeres de la vieja humanidad; o cambiamos, y empezamos a vivir de un modo distinto, o terminamos destruyéndonos todos. La forma de anunciar ese fin es distinta en tiempos de Jesús y en nuestro tiempo, pero el tema de fondo es el mismo: Este tipo de humanidad acaba.

- El fin de la humanidad actual está vincula al mismo "equilibrio-desequilibrio" cósmico, vinculado al sol y a las estrellas, al calor, a la polución del aire y del agua, a la lucha a muerte entre los hombres.

- Pero los cristianos creemos, con Jesús, que la destrucción no es la última palabra..., no sólo porque esperamos que él venga, el hombre nuevo... sino porque le esperamos de un modo activo, en camino de esperanza y de transformación personal y social.

Este Hijo de Hombre que viene no tiene rasgos guerreros, ni vence luchando a sus enemigos. Por eso, su llegada no puede entenderse como resultado de algún tipo de guerra (de una batalla de las galaxias), sino como triunfo de la gracia sobre la violencia. Sobre nuestro potencial de destrucción hay una gracia y ternura más alta: la Vida del Hijo del Hombre, que es Jesús, que cura, sana, convierte el odio en potencial transformador de comunión... Frente al poder de muerte de los hombres, el Dios de Jesús (Hijo del Hombre) aparece como signo de Gracia.

‒ Estas palabras ofrecen el centro del mensaje final de la primera iglesia de Jesús, según san Marcos, y así exponen, en forma simbólica (de aviso y advertencia) la manifestación suprema de su poder y gloria de Dios, con la salvación de los elegidos: Jesús, Hijo del Hombre, es esperanza clave de la historia. Dios se manifiesta y viene en forma de nueva humanidad (Hijo de Hombre...): La Gloria de Dios (cielo) es que los hombres vivan, nazcan de verdad.

Estas palabras son, al mismo tiempo, muy fuertes, pues ponen un signo de interrogación sobre toda nuestra vieja historia, hecha en gran parte de mentiras e injusticias, de asesinatos y robos. Sobre este mundo injusto se anuncia y prepara la venida de Jesús, un hombre nuevo... Eso significa que serán destruidos los modelos actuales de vida, hechos de opresión y mentira, de Mamona y Violencia.... Ahora (como dice Juan....)domina la concupiscencia de los ojos (querer tener todo), la concupiscencia de la carne (querer disfrutar todo) y la soberbia de la vida (querer dominar todo..). Pues, todo eso caerá, quedarán la vida humana, los hombres que aman, perdonan y esperan (el Hijo del Hombre).

-- Son palabras de inmensa destrucción... según el modelo del profeta Isaías, que habla de la caída de las Grandes Torres... Caerán las torres soberbias del dinero que oprime, del poder que mata... Caerá nuestra "cultura de pecado y muerte", los grandes capitales reunidos para matar, los grandes estados enfrentados para poseer el mundo... Caerá toda la soberbia humana y quedaremos a ras de tierra, a ras de vida... simplemente para amar en humanidad, para esperar en comunión... Han de caer las torres (incluso algunas torres físicas, que son signo de soberbia que mata a los pobres...)

-- Esta destrucción es un favor que se hace a los soberbios... a los grandes poderes de opresión, como dice la dulce María: Derribará del trono a los potentados, elevará a los oprimidos... El mayor favor que se le puede hacer a los opresores-potentados (al sistema actual de muerte económica y política) es "voltearlo" de su altura, derribarlo, para que así caiga el sistema y se puedan "recuperar" en amor hombres y mujeres ahora cautivos de su impotencia poderosísima, de su opresión, de su caudal de muerte... Lo mejor que se le puede hacer a los hombres del sistema de poder asesino es que caiga el sistema... para que ellos puedan vivir en humanidad. Por amor a los hombres se anuncia aquí la destrucción del sistema de poder actual del mundo.

-- Éste será el gran des-astre..., que comentaré en el texto, siguiendo el evangelio de Marcos... Hasta los "astros del cielo caerán"... Esos astros son el sistema cósmico actual... Pero en sentido más concreto son los poderes del mal, que se quieren elevar como estrellas de luz y no son más que focos de muerte, agujeros negros que todo lo chupan y matan... En el contexto de la apocalíptica judía que está en el fondo de Mc 13, esos astros que caen son los poderes opresores : El poder la Banca de Tiro, del ejército de Babel (como sabe especialmente en profeta Ezequiel). No, no pensemos en demonios con rabo que caen. Todos los lectores de la Biblia saben que esos "astros caídos" (que caerán) son los poderes del dinero y del ejército que matan y destruyen a los pobres.

Éstas son las palabras fundamentales del “otoño cristiano” (en el hemisferio norte). A la caída de la tarde, os examinarán de amor, pues viene el Hijo del hombre... Y en ese examen no quedarán salvadas las estrellas (los grandes poderes de opresión del mundo). Caerán y su caída será causa de gozo para los justos... y causa de posible salvación para todos, pues Dios es de todos...

-- ¿Cuándo? Ya, ahora.. Está sucediendo ahora, está viniendo el Hijo del Hombre... Y vendrá plenamente en el futuro, un futuro que está abierto a la nueva humanidad reconciliada... cuando Dios quiera, cuando los hombres sean transformados... Esta esperanza nos mantiene en movimiento. Es la esperanza de la nueva humanidad, del Hijo del Hombre.

He presentado extensamente este pasaje, con notas eruditas, en mi Comentario de Marcos. Aquí ofrezco un resumen exegético... para aquellos que sigan teniendo aún tiempo. Buen fin de semana a todos.

>> Sigue...


María y J. I. López Vigil, San Pablo y María Magdalena frente a frente

Como anuncia RD, mañana 15 de noviembre, a las 7 de la tarde, se presenta en el Colegio M. U. Chaminade,Paseo Juan XXIII,Madrid el nuevo libro de los hermanos López Vigil sobre Pablo y María Magdalena, con el que reasumen y completan su serie de libros radiofónicos sobre Jesús, sobre Dios y sobre el principio de la Iglesia.

Un tal Jesús

José Ignacio y María López Vigil publicaron una radio-novela y un libro de titulado Un tal Jesús. La Buena Noticia, contada al pueblo de América Latina .
Los libretos, escritos de un modo provocador, popular, interpelante fueron hasta 144, si no me equivoco, y se publicaron en 33 casetes que circularon, se vendieron, se piratearon y se escucharon por doquier, en radios de América Latina, por cientos y miles de grupos, familias y personas que quisieron conocer de un modo impactante quién era, qué decía y cómo se portaba, en su tiempo y en el nuestro, “un tal Jesús”, el moreno de Nazaret.

La cosa empezó el año 1977, las grabaciones se extendieron desde el 1979… El año 1981 empezó la distribución del libro, que se publicó entero (casi dos mil páginas) en Ediciones Lóguez, Salamanca/España, 1982 (aunque hay otras ediciones, unas más legales, otras más pirateadas). Los casetes se pueden encontrar ahora en forma de PDF, tanto bajo pago como gratis…

Cierta jerarquía católica se sintió molesta (aunque no en todas partes), y en algunos lugares de América el libro no recibió el imprimátur canónico, siendo objeto de amenazas y condenas de diverso tipo. Por lo que yo sé, tuvo mejor suerte en España donde recibió el imprimátur de la diócesis de Madrid, firmado por Mons. Martín Patino SJ, Vicario de la Diócesis.

Escuchado por radio o leído como, Un tal Jesús… fue uno de los últimos fenómenos de masas de la “catequesis” católica en general (y en especial de la catequesis de la liberación).

Paro la obra de los hermanos L. Vigil no ha terminado con ese libro, sino que han seguido en estos últimos años dos libros: Otro Dios es Posible y San Pablo y María Magdalena.

>> Sigue...


Pascua Riojana. Mensaje Conf. Episcopal Argentina ante beatificación Mons. Angelelli y mártires de la Rioja

Con el título “Pascua Riojana, alegría de la Iglesia”, los obispos argentinos reunidos en la 116° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina compartieron a través de un mensaje “la gran alegría de la próxima beatificación del Obispo Enrique Ángel Angelelli, de Fray Carlos de Dios Murias, del Presbítero Gabriel Roger Longueville y del laico Wenceslao Pedernera. Será el 27 de abril de 2019”.

“Agradecemos de corazón al Papa Francisco, que así recoge el discernimiento de la Iglesia y nos alienta a gastar la vida en el servicio”, expresaron.

En su carta destacan la figura de monseñor Angelelli, obispo de La Rioja entre 1968 y 1976,
quien “sabía que su muerte era inminente y estaba dispuesto a dar la vida”. Al mismo tiempo, señalan los obispos, sostenía que lo vivía “con una gran paz interior y esperanza cristiana”. Recuerdan además que “no ocultaba su temor pero se aferraba a la fortaleza que Dios le regalaba. De ese modo se sentía unido a la entrega de Cristo hasta el fin”.

“Como buen pastor, cuando se disponía a dar la vida, experimentaba que su pueblo sufría y de algún modo moría en él y con él. El papa Francisco quiso valorar especialmente esos casos en que se verificó ‘un ofrecimiento de la propia vida por los demás, sostenido hasta la muerte’, porque ‘esa ofrenda expresa una imitación ejemplar de Cristo, y es digna de la admiración de los fieles’”, aclaran.

(Anotación X. Pikaza:
He recogido en otro lugar de este blog (cf. RD 10.06.18; 05.07.14)mi temprano recuerdo de Mons. Angelelli, el año 1978, a los dos años de su "martirio", cuando mi amigo y hermano Mons. Fray Ramón Iribarne, también de la Rioja, me contó su vida y la forme en que fue asesinado.

Publiqué además, en El Pacto de las Catacumbas (Verbo Divino, Estella 2015), una nota de Luis Baronetto sobre la vida, martirio y proceso de beatificación de Angelelli; le agradezco además el envío de este mensaje..

Siento ahora la alegría de publicar en mi blog la nota que la Conferencia Episcopal Argentina publicó ayer,7 del 10 del 2018 sobre su beatificación, con los otros mártires riojanos.

Para texto con notas, cf:///C:/Users/Equipo/Downloads/Pascua%20riojana%20(1).pdf

Pascua riojana, alegría de toda la Iglesia

1. Los Obispos argentinos queremos compartir con todos la gran alegría de la próxima beatificación del Obispo Enrique Ángel Angelelli, de Fray Carlos de Dios Murias, del Presbítero Gabriel Roger Longueville y del laico Wenceslao Pedernera. Será el 27 de abril de 2019. Agradecemos de corazón al Papa Francisco, que así recoge el discernimiento de la Iglesia y nos alienta a gastar la vida en el servicio.

2. Angelelli, quien fue Obispo de La Rioja entre 1968 y 1976, sabía que su muerte era inminente y estaba dispuesto a dar la vida. En una de sus últimas cartas informaba al Nuncio Apostólico: “Estamos permanentemente obstaculizados para cumplir con la misión de la Iglesia. Personalmente, los sacerdotes y las religiosas somos humillados, requisados y allanados por la policía con orden del ejército. Ya no es fácil hacer una reunión con los catequistas, con los sacerdotes o con las religiosas. Las celebraciones patronales son impedidas y obstaculizadas… Nuevamente he sido amenazado”.

3. Al mismo tiempo sostenía que lo vivía “con una gran paz interior y esperanza cristiana”.3 No ocultaba su temor pero se aferraba a la fortaleza que Dios le regalaba. De ese modo se sentía unido a la entrega de Cristo hasta el fin. Este convencimiento de que en el sufrimiento y en la muerte se refleja la vida nueva de Jesucristo, está bellamente expresado en la homilía del entierro de Gabriel y Carlos, donde decía: “La Iglesia se goza y bendice a Dios, porque ha sido elegida para vivir este misterio de la Cruz y de la Pascua del Señor, y ha venido a compartir la Eucaristía con dos hermanos que ya están junto al Señor… Toda la fuerza que está ahí se hace Eucaristía, se hace martirio, se hace testimonio de vida, se hace oración, se hace plegaria”

4. Como buen pastor, cuando se disponía a dar la vida, experimentaba que su pueblo sufría y de algún modo moría en él y con él. El Papa Francisco quiso valorar especialmente esos casos en que se verificó “un ofrecimiento de la propia vida por los demás, sostenido hasta la muerte”, porque “esa ofrenda expresa una imitación ejemplar de Cristo, y es digna de la admiración de los fieles”.

5. El Santo Padre también nos recordó que “la santificación es un camino comunitario, de dos en dos. Así lo reflejan algunas comunidades santas”. . Angelelli no estuvo solo en su martirio. Eran cuatro los que, unidos en su entrega, nos estimulan “en contra de la tendencia al individualismo consumista que termina aislándonos en la búsqueda del bienestar al margen de los demás”. Nos conmueve recordar que, la noche del secuestro, cuando algunas personas que se decían policías fueron a buscar a fray Carlos, el padre Gabriel le dijo resueltamente: “¡No te dejo solo. Voy con vos!”. Y murió con él. 1 Ellos se suman a otros mártires latinoamericanos, entre los que queremos destacar a San Óscar Romero, recientemente canonizado.

6. La muerte de Angelelli y la forma como murió son una clara coronación de una vida consecuente con sus convicciones y con la misión del pastor de dar la vida por su rebaño. Así selló con su sangre su compromiso por la paz, la justicia y la dignidad integral de la persona humana, por amor a Cristo y a los pobres, en plena coherencia con el Evangelio.
7. Su muerte (en agosto de 1976) se inscribe dentro del contexto martirial de la Iglesia de La Rioja, de la que son expresiones inobjetables la muerte de Murias, Longueville y Pedernera (en julio de 1976). También confirma la coherencia testimonial de vida, pensamiento y opción pastoral del mismo Angelelli. Él fue testigo del Reino de Dios y de su justicia en una Iglesia perseguida, obstaculizada y martirizada en sus sacerdotes, religiosos y laicos. Esa fue su identidad más genuina, la básica, la que fundamentó y orientó toda su existencia hasta la consecuencia lógica de demostrar el mayor amor: dar la vida por su pueblo y ser instrumento de la luz del Evangelio. Carlos Murias decía: “Podrán callar la voz del Obispo, podrán callar la voz del padre Carlos, pero nunca podrán callar la voz del Evangelio”.

8 Angelelli, como fiel intérprete del Concilio Vaticano II, era un vigía atento a recibir las señales de Dios en su Palabra y en la voz de su pueblo, mirando desde la fe la historia donde el Señor se manifiesta. Era un enamorado de la fe de los pobres y del testimonio de los más sencillos. Era un pastor que cuidaba a los últimos y les acercaba el consuelo de Dios.

9. Amó a la Iglesia. La sintió su familia, su lugar de discernimiento, su púlpito a la hora de anunciar la Buena Noticia y el grito de dolor del pueblo riojano. Nunca incitaba al rencor, a pesar del clima de violencia que se vivía. En el entierro de Gabriel y Carlos decía: “¡Qué difícil es ser cristiano, porque al cristiano se le exige perdonar!... El cristiano tiene que perdonar a todos”. Con la misma convicción, el laico Wenceslao, que fue acribillado en la puerta de su casa delante de su esposa y tres pequeñas hijas, y sufrió una agonía de varias horas, no sólo perdonó a sus asesinos, sino que pidió a su esposa e hijas que no guardaran odio.

10 Creemos que lo mejor es concluir esta carta con las preciosas palabras del entonces Cardenal Bergoglio: “El recuerdo de Wenceslao, Carlos, Gabriel y el obispo Enrique no es una simple memoria encapsulada, es un desafío que hoy nos interpela a que miremos el camino de ellos, hombres que solamente miraron el Evangelio, hombres que recibieron el Evangelio y con libertad. Así nos quiere hoy la Patria, hombres y mujeres libres de prejuicios, libres de componendas, libres de ambiciones, libres de ideologías; hombres y mujeres de Evangelio, sólo el Evangelio, y, a lo más, podemos añadir un comentario, el que añadieron Carlos, Gabriel, Wenceslao y el obispo Enrique: el comentario de la propia vida”.

116° Asamblea Plenaria de la
Conferencia Episcopal Argentina
Pilar, 07 de noviembre de 2018


Hebreo: un pueblo, una lengua, una Biblia

28.10.18 | 22:51. Archivado en Biblia, Israel, América Hispana

La palabra hebreo/a tiene básicamente tres sentidos:

-- Se refiere a un pueblo (especialmente en el comienzo de la historia israelita).;

-- Se aplica a una lengua que se hablaba en la tierra de Canaán, antes de la "entrada" de los hebreos..., siendo después adoptada por los israelitas.

-- Se refiere finalmente a un libro, la Biblia Hebrea, escrito en esa lengua, y considerado canónico o sagrado por los judíos, y también por los musulmanes.

Trataré en lo que sigue de los tres sentidos de la palabra, vinculándolos entre sí, presentando algunas imágenes sobre cursos y estudios de hebreo bíblico.

Hebreo: Un pueblo.

Etimológicamente, hibrí o hebreo parece relacionarse con heber, que significa “el que (o lo que) está al otro lado” de una frontera; en ese sentido, los hebreos son en principio los “extranjeros”, aquellos que a la tierra desde fuera. Por extensión, ellos aparecen casi siempre como “siervos” o sometidos.

Conforme a la genealogía bíblica, Heber (padre/antepasado epónimo de los hebreos) era descendiente de Sem y antepasado de Abraham (cf. Gen 10, 21-24; 11, 14-17) y su nombre puede aplicarse a varios pueblos o grupos humanos, entres los que suelen citarse en especial los antepasados de los israelitas.

Es posible que la palabra esté relacionada con los habiru o apiru, emigrantes pobres, mercenarios inquietos y/o campesinos turbulentos que amenazan con romper el equilibrio feudal de Egipto y de las ciudades cananeas, entre el XV y el XII a. C. Aparecen citados en numerosas fuentes orientales, pero sobre todo en los textos egipcios de El-Amarna (siglo XIV a.C.), con el sentido de “gente de paso”, seminómadas pobres, que constituyen una amenaza en las fronteras orientales del país.


Podemos pensar que los “hebreos” del principio de Israel, formaban parte de esos “habiru”
y que ellos salieron de Egipto entre el siglo XIII-XII a.C. Lógicamente, la palabra tuvo (y puede seguir teniendo) un sentido despectivo, aplicada a grupos de emigrantes, a menudo pobres, sin tierra fija.

Se suele supone que algunos grupos de aquelloa hebreos antiguos, de emigrantes pobres y a menudo peligrososw, salieron de Egipto entre el siglo XIII y XII a. de C. Muchos les han seguido presentando como un proletariado social y militar: grupos de personas dislocadas, que pueden venderse al mejor postor o que toman la justicia por su mano. Ellos debieron tener una experiencia especial de Dios (de lo sagrado) en el camino de de éxodo o salida de Egipto.

Los hebreos formaron según eso grupos de antepasados de Israel. Posteriormente, la Biblia no emplea, en general, esa palabra para hablar de los "israelitas", es decir, los componentes del pacto de tribus que forman el pueblo de Dios, asentado ya en Israel. De todas formas, esa palabra puede seguir empleándose para grupos de pobres o emigrantes del entorno de Israel.
Imágenes:
1. Gramática hebrea de Martín. M. de Cantalapiedra (1519-1579), de los hebraistas acusados a la inquisición, en la Univ. de Salamanca
2. Texto moderno de Hebreo
3-4. Dos profesores y cursos de hebreo en la actualidad

>> Sigue...


28.10.18. Los ojos de Bartimeo


28.10.18. Dom 30, tiempo ordinario. Mc 10, 46-52
Los peregrinos que venían de Galilea caminaban por tres o cuatro día… y aprovechaban el Sábado para descansar el Jericó, antes de iniciar la etapa final de ascenso a Jerusalén, con más de 1.200 metros de desnivel.

Allí habría descansado Jesús, cumpliendo el precepto legal, con los demás peregrinos, pues nadie subía por el camino de Jerusalén en Sábado, aunque el evangelio de Marcos (a diferencia del de Lucas) no dice nada del descanso en Jericó, en casa de Jairo.

El caso es que salen de Jericó, y a la misma salida encuentran al ciego, sentado al borde del camino, pidiendo limosna.

No hay nada más triste en el mundo que no ver a Jesús cuando pasa..
. y por eso el ciego pide un milagro para verle. Quiere que Jesús sea su faro en el camino, su camino en la roca, su meta. Por eso, está dispuesto a todo, y llama a Jesús. Nada más triste que los ojos de Bartimeo, a no ser que venga Jesús, para abrir sus ojos...

>> Sigue...


¿Quién mató al arzobispo? Fuenteovejuna, todos a una

La pregunta de Lope de Vega en Fuenteovejuna era quién mato al Comendador, y la respuestaa todos a una.
La pregunta de hoy es quién mató al Arzobispo San Romero, y así la sigue planteando la prensa (25.10.18).

‒ El cardenal Rosa Chávez, de El Salvador, ha pedido que se abra de nuevo el caso de su asesinato.
‒‒ Un tribunal de El Salvador ha ordenado la detención del capitán Álvaro Saravia Merino, uno de los dos responsables directos del asesinato” (el otro, bien conocido por los medios parece haber muerto hace algún tiempo).

El tema me interesa y quiero que se llegue hasta el final, pero sólo si el juicio se abre sin limitaciones, citando y buscando, a todos los responsables de la muerte de Romero, cuyo caso he comparado con la muerte de un Comendador avieso y cruel, llamado Hernán Perez, a quien mataron en tiempo de los Reyes Católico, todos los vecinos de Fuenteovejuna (en Córdoba de España), cuya historia llevó al teatro Lope de Vega.

Vino la justicia para condenar a los culpables, pero nadie en el pueblo quiso dar nombre, ni apellido, respondiendo siempre a la pregunta del juez “le mató Fuenteovejuna, es decir, Todos‒a‒Una”. Fue según Lope de Vega una muerte necesaria, un asesinato justiciero, un tiranicidio, admitido por entonces por muchos jesuitas.

El caso de Fuente-ovejuna era claro. El de Romero es mucho más complejo, y me parece muy difícil que haya un juez que se atreva a desentrañarlo hoy por hoy , a pesar de que en Roma le han canonizado.

Quisiera que su caso de desentrañe, pero no para clamar venganza contra posible culpables particulares, sino para que su muerte pueda significar el comienzo de cambio económico y social, religioso y humana… pues aquí, como en el drama de Fuenteovejuna todos fueron (y en algún sentido somos culpables, si nos aprovechamos de la economía y política actual) culpables de la muerte del Arzobispo.

Imágenes de la tumba de Romero, en la cripta de la Catedral de San Salvador. Allí la vi el año 2006. No me parece la mejor tumba posible para un hombre como, encargada y realizada en Italia... ideada por alguien que no parece haber entendido y querido a Monseñor (como me decía una anciana que puso una pequeña flor en el suelo, con lágrimas en los ojos). ¡Parece como si quisieran haber querido matarle de nuevo, me dijo!

>> Sigue...


DOMUND 2018. La mujer del pozo de Siquem: Nueva misión, primera misionera

Presenté ayer una postal sobre la misión hoy , en la línea del DOMUND 2018 y de la migración religiosa y social de nuestro tiempo, aprovechando unos “papeles” de los Misioneros del Verbo Divino, de la Universidad de Sankt Augustin (Alemania).

Hoy retomo ese motivo desde la perspectiva del encuentro de Jesús con la mujer del Pozo de Siquem, que es la primera misionera cristiana según el Evangelio de Juan (antes que Pedro y Pablo, antes que toda la iglesia jerárquica posterior).

Muchos de nosotros, hombres y mujeres que venimos de mediados del siglo XX, nos seguimos creyendo misioneros, pero tras años de migraciones culturales, sociales y eclesiales, nos encontramos de nuevo con Jesús ante un pozo, como el de Siquem, donde viene con el cubo por agua una mujer samaritana, teniendo que aprender de nuevo, con ella, lo más simple: Un hombre y una mujer (como al principio de la historia, Gen 1‒3), dialogando sobre la vida, contándose sus vida, ante un misterioso manantial de agua.

El tema es bien conocido, aunque será bueno empezar leyendo el texto (Juan 4, 5-42), donde se dice que Jesús se sentó junto cansado ante un pozo, cavado por Jacob, en tiempo antiguo, que debía tener agua abundante, pero sin saber cómo sacar el aguar, sin cuerda ni cubo, esperando que llegue la samaritana con cuerda, con cubo, para dialogar con ella.

Así estamos muchos de nosotros, ante un pozo misterioso, con siglos de agua reposada, remansada, pero sin poder sacarla y compartirla con los nuevos samaritanos de la vida. Nos habíamos pensado dueños (administradores y ministros) de un inmenso manantial, pero somos incapaces de sacar al agua, de ofrecer viva… hasta que llega ella, la samaritana.

Se trata de una mujer problemática como gran parte de nuestra cultura (mujer de varios hombres, buscando por sí mismo el agua del pozo de Jacob, que es (representa, contiene) toda la Biblia israelita. Los puristas judíos se escandalizan al verla y saber lo que hace, negándose a dirigirle la palabra. Pero Jesús habla con ella, capacitándole para que descubra y acepte su verdad… para convertirse de esa forma en la primera misionera cristiana.

Ni Pedro ni Juan Zebedeo le habían conseguido, no habían transformado el corazón de nadie. Más aún, ellos, todos los Doce, critican a Jesús porque está hablando junto al pozo con una mujer dudosa… Pues bien, esa mujer y sólo ella podrá ser y será (como sigue diciendo el texto) la primera misionera cristiana.

Su recuerdo y testimonio nos guiará en la nueva misión cristiana, de nuevo ante el pozo de la vida, en diálogo personal. Ella, esa mujer del pozo de Siquem, es garantía de futuro para el evangelio, por encima de todas las reuniones y congresos clericales de los Doce (que se han ido de compras, mientras Jesús habla con ella).

Nueva misión significa relacionarse con hombres y mujeres de varias culturas, para compartir con ellos el sentido de la vida. Para eso no se necesita un arte o conocimiento extraordinario, sino mantener abiertos los ojos y los oídos, allí donde los hombres viven y trabajan, allí donde se mueven: en los mercados y en las zonas peatonales, a la orilla del mar… y en los brocales de los "pozos", donde se reúnen para conversar y conocerse hombres y mujere.

>> Sigue...


21.10.18. DOMUND: MIGRACIÓN Y MISIÓN

En otro tiempo, el DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones) era una jornada de afirmación de la propia verdad cristiana (que otros no tenían, de forma que podían irse al infierno) y de recogida de dinero, en huchas especiales, con caras de negros, indios o amarillos, a los que debían ayudar con su presencia y su palabras los misioneros cristianos.

Esa imagen de huchas y colectas de dinero, con el canto a la obra religiosa de los misioneros y a la necesidad de colaborar con ellos, forma un elemento clave de nuestra antigua conciencia católica. Han pasado los años y las misiones continúan, y muchísimos misioneros y misioneras realizan una de las obras sociales, culturales y religiosas más importantes no sólo entre cristianos, sino en el conjunto de la humanidad.

Pero, al mismo tiempo, el concepto y tarea de la misión cristiana ha cambiado poderosamente. Ya no se ven huchas de colecta como aquellas, ni son tantos los religiosos y religiosas que van de misión…, de manera que incluso se ven misioneros (sacerdotes, religiosos/as) que, haciendo el camino inverso, vienen de África o América a poblar nuestros conventos, a regir nuestras parroquias, a compartir nuestros cultos, dándose la circunstancia de que en algunas iglesias de Alemania o Francia, de Italia y España se ven más emigrantes extranjeros que europeos.

En este contexto advertimos que la misión cristiana se encuentra internamente vinculada con una nueva oleada de migración, entendida como un tema no sólo laboral y social, sino también cultural y religiosa. Quizá llega el momento de hablar no sólo de las consecuencias religiosas de un tipo de migración que en sí sería neutral sino de entender la migración como fenómeno esencialmente religioso, al menos en perspectiva cristiana, conforme a la palabra de Jesús: Era extranjero y me (o no me) recibisteis.

El extranjero se ha vuelto signo de Jesús (de la nueva humanidad) y el cristiano, por su parte, empieza a definirse como un hombre o mujer que acoge al extranjero.

Antes daba la impresión de que el Cristiano era un hombre "que estaba en casa" (que había encontrado su hogar) y que salía fuera (a la misión) como de paseo, para dar una vuelta por el mundo, sabiendo que tenía su casa asegurada en su iglesia o comunidad de origen.

Ahora, sabemos que el cristiano es un hombre que no tiene casa previa, sino que hace casa (se hace casa) estando en camino, acogiendo a los que vienen y/o buscando a los que están en otros partes, para así aprender juntos, compartiendo el don y aventura misionera de la vida.

No hacemos misión, somos misión, no sólo yendo a otros lugares, sino recibiendo a los que vienen de ellos..., pues (a diferencia de zorros o pájaros) el hombre o mujer como Cristo no tiene donde reclinar la cabeza (Mt 8, 20)

Se abre así un tema esencial de misión entendida como migración, en el sentido doble de salida y de acogida, como ha vuelto a decir el Papa Francisco (Iglesia en salida...). Aquí no puedo ofrecer un desarrollo conjunto del tema, pues no sé si ha sido expuesto todavía de un modo consecuente, pero quiero y puedo esbozar algunas reflexiones de tipo introductorio, tomando como base unos esquemas expuestos ya el año 2006 por los Misioneros del Verbo Divino, en la Universidad de Sankt Augustin (junto a Colonia, en Alemania).

>> Sigue...


24.9.18. María de la Merced: De la Catedral al cautiverio

Celebra hoy la Iglesia la fiesta de María de la Merced, Redentora de Cautivos, la memoria de Jesús, que es signo y principio de libertad para todos los hombres.

Según una larga tradición, hace 800 años, el Obispo y los representantes de la ciudad, con rey de la Corona de Aragón-Cataluña, crearon en la Catedral de Barcelona, bajo el patrocinio de la Virgen de la Merced, por compromiso de Pedro Nolasco y María de Cervelló, una orden dedicada a la Redención de Cautivos.

Para recordar y actualizar aquel compromiso y tarea, el día de ayer, 23.9.18, se reunieron en aquella misma catedral (imagen) el obispo-cardenal de la ciudad, con 15 obispos y docenas de religiosos y religiosas de la moderna Merced y otros cristianos y amigos, con el fin de ratificar aquel gesto y compromiso de liberación, que hoy se renueva en la Basílica de la Merced, junto al mar de Barcelona, abierto a todas las cautividades del mundo, en medio de una ciudad en Fiestas de Mercé, que celebra en las calles y en los círculos políticos, pero no sabe ya casi de qué se trata.

Pero la fiesta verdadera de Merced consiste es “salir” de la Gran Catedral y de las mismas calles y plazas de una humanidad cerrada en sí misma, para volver al “mercado” de los cautivos, donde iban Pedro Nolasco y María de Cervelló, a un mundo donde todo se compra y vende, en especial “cuerpos y almas de hombres, mujeres y niños” (como sabe Ap 18, 13 que presenta a la vieja Roma y al mundo entero como mercado opresor, que compra, vende y cautiva o destruye a los hombres).

Pues bien, en el nuevo mercado de (para) la libertad que es la nueva Merced hace falta dinero (como en la imagen), pero sobre todo se requiere humanidad. Hace falta "merced", es decir, gratuidad y entrega de la vida, convirtiendo el dinero de muerte en fuente de liberación (como indiqué en la postal de ayeer).

Desde ese fondo, retomando el motivo básico de 800 años de Merced, con el espíritu del Papa Francisco, que viene proclamando la necesidad de un Evangelio el Salida, para libertad de descartados y excluidos (cf. Francisco, Evangelii Gaudium 24), quiero evocar otra vez (siguiendo la postal de ayer) el espíritu y sentido de esta fiesta y tarea de la Virgen de la Merced.


Se trata pues de “salir” de la Catedral hermosa y de cielo, la misma de la antigua y "cristiana" Barcelona (con 15 obispos y cientos de venerables mercedarios y mercedarias de una larga y santa historia antigua) a las “cárceles” modernas de este primer mundo y del tercero, donde los hombres y mujeres se siguen comprando y vendiendo, un mundo de excluidos de la vida, de los cautivos y encarcelados, de oprimidos y condenados a la muerte (cf. Lc 4, 18-19).

Sigue bailando hoy 24 de septiembre la rica Barcelona, el rico mundo, en fiestas de "merced" que se manifiestan en forma de dinero al servicio del puro gozo de la vida. Mientras tanto, los verdaderos hombres y mujeres de Merced, de Barcelona y de toda tierra cristiana, han de salir una vez más a los lugares de cautiverio del mundo, para primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar... como dirá el Papa Francisco al fin del esta postal.

>> Sigue...


Saltar el muro, caminar de nuevo. Contra el desencanto.

En gran parte de los países europeos y en amplias capas sociales, sobre todo urbanas, de América Latina (por hablar de dos continentes antaño "cristianos") se está produciendo una fuerte ruptura, un gran desencanto frente a un tipo de modernidad y de cristianismo:

1) Los grandes ideales de las revoluciones (sociales, económicas y culturales) no han llegado a cumplirse y los hombres deambulan sin esperanza. Por otra parte, la fe religiosa que sostenía la vida de grandes capas de la población parece apagarse, y muchos (desde diversas perspectivas) afirman que ya no hay remedio, ni emancipación, ni redención posible.

2) Una parte de la Iglesia católica corre también el riesgo de hundirse en un sordo y estéril desencanto... Es como si un tipo de iglesia nos hubiera engañado: La estructura y los dogmas impuestos, una jerarquía poderosa pero sin verdadero corazón, un infantilismo personal y social... Es como si despertáramos de un sueño "dogmático", tras perder la ilusión cristiana... y lo malo es que muchos no tienen ya esperanza de cambiar, están asentados en su desencanto.

3) Las revoluciones de occidente las guerras de liberación de los países de América Latina, hace dos siglos, trajeron muchos bienes, pero no han logrado mantener sus ideales, ni producir aquella intensa libertad que buscaban sus inspiradores, de manera que, en los mismos países que se dicen liberados de la opresión anterior muchos hombres y mujeres (y pueblos enteros) se sienten hoy sometidos a un Dios-Capital y/o a una fatalidad económica que les oprime a veces tanto como los colonizadores antiguos, aunque de otra manera.

4) Tampoco han logrado cumplir sus promesas los anuncios e impulsos del Concilio Vaticano II, hace ya más de medio siglo… Por su parte, la teología de la liberación (por las causas que fuere) no ha logrado transformar la conciencia y la vida de las comunidades cristianas de América Latina y del mundo, de manera que ahora (año 2018) parece crecer un tipo de sordo desencanto, que presentaré y desarrollaré de forma esquemática en lo que sigue, ofreciendo una especie ce manifiesto humano y cristiano en contra del desencanto , y en especial contra un tipo de sensación de impotencia clerical.

>> Sigue...


Evangelio, un dia-logo de vida. Los doce dia-logismos o pecados de la Iglesia

Si alguien mira desde fuera los temas discutidos de la vida de la Iglesia dirá que estamos locos o que hemos olvidado la raíz del evangelio:

-- Leemos o escuchamos cada domingo el evangelio, con sus temas de Vida (libertad interior, amor mutuo, solidaridad universal... y... y sus verdaderos riesgos de muerte (que el evangelio llama dia-logismo), en embargo, parece que sólo nos preocupan los temas de la periferia de un cristianismo de poder: Organización piramidal, normas de vida exterior, poder y/o escándalo de algunos clérigos,.

-- Alguien que escuchara o leyera esteportal de religión (RD) diría que todo parecido con el evangelio es mera casualidad. Frente al diá-logo de amor personal y social que propone Jesús parece que sólo nos importan cierto tipo de "pecados de estructura", pero apenas llegamos a la raíz de esos pecados que brotan de un mal corazón, (deseo de poder, imposición sacral, ansia engañosa de placer...), tal como se expresan en los doce dia-logismos o pecados capitales de la Iglesia (es decir, de un mal cristianismo, de una mala humanidad).

Así lo pone por ejemplo de relieve el evangelio de este día (2.9.19), que he comentado ya en conjunto en la postal de ayer, destacando el riesgo de "los malos pensamientos (dia-logismos)", y de los doce malos frutos que derivan de ellos.

En esa línea quiero seguir avanzar, insistiendo en la disputa de Mc 7, sobre la identidad y principio de vida de la Iglesia, con los riesgos de pecado que pueden derivarse de su misma raíz, que es un mal corazón, un dia-logismo o pensamiento malo (7, 20-22):

1. El tema cristiano no es Papa, ni el celibato de los curas, ni el poder de la Iglesia, sino el surgimiento de un "buen corazón", el dia-logo de vida con Dios y/o entre nosotros. Que los hombres tengan (desplieguen) un pensamiento bueno, en intimidad y despliegue de vida.

2. El gran riesgo es un mal corazón, es decir, un dia-logismo malo. Esa palabra dia-logismo (la inversión del auténtico diá-logo) significa deliberación pervertida, de tipo personal y social (comunitaria). El proyecto de Jesús, la tarea de la Iglesia, consiste en promover un buen dia-logo (personal, social y familiar, con uno mismo, en Dios, ante los otros) para que los hombres y mujeres vivan en creatividad positiva.

3. El origen de todo pecado es ese dia-logismo perverso, es decir, un mal pensamiento (mal deseo, mal corazón)... que puede entender en forma personal y familiar. Ese mal pensamiento-deseo estalla y se expresa en forma destrucción humana.

De eso trataré en lo que sigue, retomando los motivos principales del tema de hace dos días, en línea de análisis del principio de las iglesia y de los riesgos de pecado de los hombres, en la línea del mal dia-logismo (deliberación o pensamiento malo).

>> Sigue...


Trinidad León (1953-2018).Facultad de Teología de Granada, una Iglesia de mujeres

Trinidad León Martín, de Órgiva (Alpujarras de Granada), escritora, teóloga, autora de una propuesta de "iglesias de mujeres", acaba de morir en Granada, dejando una estela de luz en su partida:

‒ Ingresó en la Congregación de Mercedarias de la Caridad, por comunión faterna (sororidad) y por compromiso cristiano de servicio liberador.

‒ Fue “misionera” ocho años en Perú y dos en Argentina, realizando una obra social de encarnación y presencia animadora radical, entre mujeres.

‒ Volvió para “formarse” mejor, y algunos le dijimos que quizá su vocación podía pasar por la teología. Yo tuve la audacia amistosa de decirle que escogiera el tema de fondo más fuerte (la antropología integral de X. Zubiri), ofreciéndole materiales entonces inéditos. Presentó la mejor tesis de ese tema en la Gregoriana y de inmediato le ofrecieron una cátedra (Dios Uno, Mariología) en la Facultad de Teología de Granada

‒ Ha escrito muchas obras de narrativa literaria y social, pero sobre todo un libro de memoria y utopía eclesial titulado "La Comunidad de Magdala" EFETA-Arcibel, Sevilla, 2007, en la que propone una visión muy sugerente y rompedora sobre el origen esencia femenina de la iglesia, con una tesis de fondo que ella me quiso resumir de esta manera:

‒ O el conjunto de la Iglesia acepta y despliega el principio femenino del evangelio, en todos sus planos (espiritual y social, organizativo y ministerial), con sus exigencias, dones y tares… o esta iglesia actual (con su estructura dominante) dejará pronto de existir, por agotamiento interno…

‒ Morirá esta iglesia clerical de jerarquía por vieja y poco evangélica, pero nacerá por obra de mujeres, herederas de María de Magdala, una iglesia más cercana a lo que quiso y puso en marcha Jesús.

Algo así lo ha dicho y dice mucha gente… Pero no es fácil encontrar personas que lo digan y escriban con la autoridad de Trini León, de la Facultad de Teología de Granada, que nurió ayer a la mañana (28-7-17) tras una larga enfermedad, vivida con envidiable y santa entereza. Descansa Trini querida. Mabel se siente cerca de ti y te “reza”, yo estoy conmocionado, pero quiero escribir algo de tu vida y obra.

>> Sigue...


Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930