El blog de X. Pikaza

Resurrección: para morir, para vivir (cristianismo, judaísmo, islam)

He venido evocando algunos rasgos de la Resurrección, desde la perspectiva del documento vaticano sobre las cenizas de los muertos... y desde la experiencia de este mes de noviembre que es para los católicos del hemisferio norte mes de muerte y de resurrección.

Mi postal tendrá tres partes distintas, y de algún modo contrapuestas, dos más extensas (sobre cristianismo e Islam) y una más breve (judaísmo).

Desde ellas se entiende mejor la gran disputa actual de judíos, musulmanes y cristianos sobre el presente y futuro de la historia, con el tema del Estado de Israel e incluso con el motivo sangriengo de algunos los mártires musulmanes de la llamada "guerra santa".

--1, Visión general cristiana sobre la resurrección,
vinculada al despliegue de la historia, que es de compromiso con la creación, de entrega de la vida y de culminación mesiánica.

La resurrección recoge y reafirma en Jesús el despliegue de la historia humana, el valor de cada uno de los muertos... Los cristianos (los hombres) resucitan en y con Jesús, como humanidad culminada.

La resurrección se concibe así como una historia ampliada de Dios en Jesús, como ratificación del valor de los hombres, desde los más pequeños. Así podemos decir en el fondo que la Resurrección es Cristo, es decir, la humanidad que se abre y expresa como vida de Dios en Jesús, asumiendo en su gloria a todos los muertos.

2. Visión judía,

vinculada a la historia del pueblo. La fe en la resurrección ha comenzado expresándose como expresión de la esperanza de los mártires del pueblo. En el fondo, los que resucitan son los fieles del pueblo de Israel, a quienes se les vinculan los justos de otros pueblos, aunque también se ha dado en Israel la experiencia de Justos que se saben en manos de Dios, como resucitados de algún modo en la misma historia.

3. Islam, solo Dios
A modo de contrapunto, presento la visión musulmana de la resurrección que en el fondo niega la historia, y acaba negando la misma realidad humana, reasumida en Allah. La resurrección es Allah, la única realidad.

Desde ese fondo puede entenderse mejor la experiencia de los mártires musulmanes, que entregan su vida porque sólo importa la vida de Allah, como si la existencia individual y separada en este mundo fuera un espejismo.

La resurrección es Allah, sólo Allah, como si no existiera vida humana, como si no hubiera más que Dios, de forma abrumadora, desbordada. El sometimiento de los hombres a Dios, eso es la resurrección.

>> Sigue...


Testigos de la Vida: Jesús, Kolbe, Francisco... (miles de judíos)

Este imagen recoge un momento clave del testimonio de Francisco en la habitación de Maximiliano Kolbe, en Polonia:

El papa Francisco, sentado y a oscuras, reza en silencio, en la celda que ocupó San Maximiliano Kolbe, en el campo de exterminio de Auschwitz...

San Maximiliano Kolbe, hermano de Francisco de Asís, dio testimonio de su fe, regalando su vida a un compañero, como Jesús, que regaló su vida a todos los hombres, siendo así testigo de Dios, que es Vida que se da gratuitamente.

Junto a esa habitación de Kolbe, están los barracones y las cámaras donde miles y miles de Judíos y de otros perseguidos por los nazis fueron testigos de la Vida de Dios, de la gracia de la vida. No puedo citar nombres de judíos (de cristianos, comunistas, anarquistas, gitanos...). La mayoría fueron judíos, por eso les quiero hoy recordar, con M. Kolbe, con el Papa Francisco.

Éste es para los auténticos cristianos, judíos y musulmanes, el más hondo testimonio de la Verdad: El Don de la Vida, como signo de Dios, para que otros vivan.

>> Sigue...


Je suis le prêtre. Mucho más que el asesinato de un cura

27.07.16 | 10:23. Archivado en Dios, Jesús, Amor, Islam, Violencia, Celebración eucarística

El asesinato de Jacques Hamel, en una iglesia de Normandía, mientras celebraba la eucaristía, rodeado por un pequeño grupo de cristianos, no ha sido un gesto absurdo, como algunos han podido pensar y decir, sino un acontecimiento de máxima racionalidad social y religiosa.

Yo me atrevería a decir que, mirado desde el occidente, de pasado cristiana, ésta ha sido, hasta el momento, la más significativa y provocadora de todas batallas de Isis. Sólo quedaría por delante el asesinato de un grupo de obispos o del mismo Papa.

Ciertamente, no es el comienzo de una tercera guerra mundial, en el sentido convencional del término (las armas de Isis no son por ahora las de USA, Rusia o China…), pero es el signo de un tercer tipo de guerra, cuyas marcas están apareciendo por doquier, desde USA hasta China, pasando por Oriente Medio, África Central o Europa… No es una guerra de religiones como tales, es la Guerra de la Religión.

Ha sido un salto cualitativo, en la guerra de ISIS contra un tipo de occidente:

-- Tras el ataque contra cierta prensa satírica (Ye suis Hebdo…),
-- contra una Sala Profana de Fiestas (Paris),
-- contra la gente que celebra la fiesta de Francia (Niza)...
-- Tras el ataque contra judíos,

ha llegado, al fin, este atentado directo contra un símbolo máximo del cristianismo francés y europeo: El asesinato ritual de un cura celebrando la eucaristía. Por eso debemos responder los que nos sintamos agredidos: Je suis le Prêtre, yo soy aquel presbítero anciano, al que han matado simplemente por serlo.

>> Sigue...


Tras el camión homicida de Niza ¿En nombre de Allah? (J. L. Suárez)

No es sólo eso (violencia), pero es también eso, allí donde el gozo del Dios Clemente y Misericordioso se cierra y se vela en sí mismo, dejando que se expresa y triunfe el odio contra todo lo distinto.

Ciertamente, el Islam es descubrimiento del Allah, Dios absoluto, y sumisión a su presencia creadora... pero puede volverse violencia, allí donde algunos quieren imponer a la fuerza su culto, apelando a la muerte.

El Islam tiene una larga historia de creatividad cultural y espiritual, con diversas formas de tolerancia respetuosa, pero algunos tipos de Islam, retomando y absolutizando elementos que también han podido darse en ciertas formas de judaísmo y cristianismo, han apelado y apelan a una visión guerrera de la santa violencia para imponer lo que a su juicio es la grandeza de Dios, Allah Akbar.

Hay un fantasma de violencia islámica que está recorriendo el mundo, desde las Torres Gemelas hasta Afganistán, desde Paris a Niza, desde el Daesh hasta Nigeria... Es un fantasma que nos "coge" desprevenidos a un tipo de occidentales que nos creíamos seguros en nuestra indiferencia religiosa y en nuestra "seguridad económica".

Ese fantasma con un fondo islámico ha golpeado de nuevo la fiesta de una gente de paz que paseaba junto al mar de Niza, con un camión homicida, llevando por delante la vida de 84 personas.

Todos sabemos que ese camión no es el Islam sin más... pero si no surge una fuerte reacción social y religiosa, corremos el riesgo de que el Islam termine siendo el camión homicida de Niza.

Ese fantasma del camión que irrumpe en la noche del Paseo de los Inglesas ha venido para "quedarse", al menos durante unos decenios, un riesgo que sólo se puede "curar" con tres medicinas:

-- La medicina interna del mismo Islam, que vuelva a sus raíces místicas, a su experiencia positiva y misericordiosa de Allah, al deseo fuerte de una Paz o Shalam universal, hecha de respeto y tolerancia creadora.

-- La medicina co-relativa de las otras religiones, en especial del judaísmo y del Cristianismo (en perspectiva occidental), que rehagan (rehagamos) nuestro camino de paz, buscando en nuestras tradiciones las raíces de la esperanza activa, del amor que vence al odio, de la comunión compasiva, del respeto absoluto a los otros.

-- La medicina socio-cultural de un mundo donde se extienda la justicia económica, el conocimiento de los valores de la vida... Sin esta transformación no será posible una paz mundial.

En este contexto quiero recoger el capítulo 9 del libro de mi amigo José Luis Suárez Rodríguez: Alegato contra el Fanatismo Religioso, que forma parte del Círculo de la Teología del Sentido Común (apisediciones@hotmal.com, Cartagena 126, 28002, Madrid). Gracias por tu reflexión, José Luis; la pongo ante el juicio crítico de mis lectores, no para aceptarla sin más, sin para reflexionar a partir de ella. Todo lo que sigue es tuyo

>> Sigue...


Dios judío, cristiano, musulmán.... Un Dios migrante

07.07.16 | 11:00. Archivado en Dios, Israel, religión-religiones, Islam

Ayer comenté la experiencia de las migraciones, antiguas y nuevas, con ocasión del próximo Congreso de Aveiro, apelando de un modo especial a la Biblia.

Hoy quiero retomar ese motivo desde Dios a quien presento como Dios Migrante, no sólo porque camina con los hombres, sino porque él mismo es camino, en las tres grandes versiones del monoteísmo profético (dejo a un lado las religiones de Oriente)

La experiencia israelita de Dios (¡Yo soy!, Soy el que soy), está en la base de gran parte de las interpretaciones posteriores de Dios, como indican las reflexiones que ahora siguen. Por un lado, Dios no es judío, ni cristiano, ni musulmán: Es el que Es. Por otro lado, es Dios de los judíos, cristianos y musulmanes (y de todos los hombres).

Pues bien, ese Dios israelita que dice "soy el que soy", como si no caminara se ha vuelto caminante en nuestra historia... de manera que podemos afirmar que somos una migración de Dios. Se esa forma, su nombre se ha vuelto, como en el Éxodo de Egipto: Yo soy el que camino con vosotros.

El yo más profundo de los emigrantes que somos, eso es Dios, y así quiero contar con brevedad su historia en estas reflexiones, que se inscriben dentro del diálogo y discusión que vengo manteniendo en este blog sobre el tema de las migraciones, desde una perspectiva cristiana... que quisiera ser europea, aunque ya no está tan claro si Europa quiere ser un lugar de migraciones abierto al encuentro de los pueblos

>> Sigue...


Guerra y paz por una piedra: Templo, Mezquita, Roca de Cristo

Hablé ayer de la piedra de Pedro y la Roca de la Iglesia, comentando el texto de Jesús (Mateo 16, 16-19). Alguien me ha dicho que baje a la tierra, es decir, a la "piedra" de Jerusalén, que es una roca muy discutida, y así lo haré evocando el templo y/o mezquita de Jerusalén, con la Roca de Cristo, según Pedro.

-- Esta misma semana algunos integristas musulmanes han tomado la Roca de la Roca de Jerusalén , a la que Jesús alude, han querido atrincherarse a su vida, y han vuelto a surgir los disturbios en la ciudad y entre las religiones.

-- Los judíos han dicho que la roca es suya, y esperan el momento de tomarla de nueva, para hacerla signo de un sionismo universal, centrado en la Roca de Sión; mientras tanto, los soldados han tomado le explanada del templo/mezquita de la Roca.

Los musulmanes, no sólo los de Isis, están dispuestos a defender su Roca, con la Mezquita que allí se construyó para cubrirla..., y muchos han jurado inmolar sus vidas (en Estambul o Nueva York) hasta conseguirlo.

Miles de voluntarios musulmanes han querido tomar la La Mezquita de la Roca... (inmolarse por una roca desnuda, cubierto por la más bella mezquita del mundo).
Cientos de soldados judíos han respondido tomando la explanada con las armas "mejores" del mundo... El tema es claro: ¡Guerra por una Roca!

El tema es, pues, la roca... que Jesús evocó cuando dijo "sobre esta roca" edificaré mi iglesia. Es evidente que está aludiendo a la Roca de Jerusalén, pero no se refiere ya directamente a esa "roca" (ciudad, templo, pedrusco), sino a la doctrina de la comunión universal fundada en el Sermón de la Montaña, que no está ya en Jerusalén, sino en Galilea.

Por la Roca del Templo/Mezquita de Jerusalén puede llegar la guerra final de la historia... Por la Roca del mensaje de Jesús puede y debe venir la paz sobe la tierra...Se trata de entender, de vivir, de crear "iglesia", es decir, comunión de creyentes que en el fondo buscan lo mismo...

(Y en el fondo un tipo de turismo de capitalismo universal, al que da lo mismo templo, mezquita o roca..., sólo el triunfo propio y el dinero).

Imágenes:
La Roca del antiguo Templo de Jerusalén, con la Mezquita de la roca y su soldado...Lugar de máxima riqueza y conflicto religioso...Tema desarrollado en varias perspectivas en Diccionario de las Tres Religiones

>> Sigue...


La Palabra danza en las culturas. Una Biblia compartida

¡Quien pudiera tener alas y volar a Buenos Aires, para estar presente en el Coloquio de Raspanti sobre La Palabra danza en las Culturas, danzando y aprendiendo de esa forma con vosotros!.

Tiene el lector en un programa del curso, y la invitación que sus directores, mis amigos Graciela Dibo, Nélida Sinzhato y Ovaldo Napoli, formulan como sigue:

Tenemos el agrado de invitar a estudiantes y docentes de su Institución a participar en este Coloquio Internacional de Estudios Bíblicos, a realizarse en nuestro Salón del Bicentenario del Instituto, durante los días 7 al 10 de julio de 2016.

Este Coloquio, “La Palabra danza en las culturas”, quiere redescubrir y actualizar el dinamismo de la Palabra /Dabar en la pluralidad de las culturas y su inspiración para la fe y la esperanza de los pueblos que la acogen y la encarnan. El subtítulo, “Pluralidad y diversidad en la Biblia y en su interpretaciones,” motiva a leer en interpretar los textos bíblicos desde la riqueza de la complejidad de nuestros contextos culturales, siguiendo el método de interpretación bíblica latinoamericano: VIDA-TEXTO-VIDA. Acompañan como facilitadores:
Marcelo González (Argentina) Dr. en teología
Maricel Mena (Colombia) Dra. En Ciencias de la religión y estudios bíblicos
Larry José Madrigal (El Salvador)Lic. En teología. Terapeuta

(cf. http://raspanti.edu.ar/Coloquio2016/ ).

No estaré este año con vosotros, amigos, pero quiero enviaros unas palabras que he preparado para vosotros sobre el tema, desde una perspectiva bíblica, que es más lo mío.

Si Dios quiere seguiré reflexionando y os mandará otra aportación, sobre el Baile de Dios en su Trinidad (Perijóresis) y en la historia de la Biblia, recordando siempre la danza de culturas que define vuestro pueblo americano.

Desde San Morales de Castilla hasta Haedo-Morón del Gran Buenos Aires, mi saludo. Os envío mi lectura de la Biblia cristiana, en danza con la Biblia escrito o hablada de otros pueblos y cultura, una danza en la que quiero aprender a caminar y vivir con vosotros.

>> Sigue...


Ayuno de Ramadán, uno de los pilares del Islam

Entre hoy y mañana (5-6 VI 2016), comienza el Ramadán, mes de ayuno de los musulmanes, una institución que forma parte de los cinco grandes pilares de la religión, que son los siguientes:

1. La Sahada o confesión de fe. Musulmán es un hombre o mujer que se confiesa sometido a Dios, y así lo proclama con la Sahada (sólo Allah es Dios, y Muhammad su profeta). Esto es lo primero, lo más importante: El reconocimiento absoluto de Dios, la sumisión a su voluntad creadora, a la Vida que es su vida.

2. Azalá, oración. La comunidad se funda en la plegaria, que los fieles deben repetir cinco veces al día (amanecer, mañana, mediodía, tarde y noche), inclinándose ante el Dios poderoso. Cada uno ante Dios, sometido a su Poder, todos juntos, en filas, con los pies descalzos, ante la absoluta Majestad.

3. Limosna y/o justicia social. En el principio del movimiento del Islam está la condena profética de Muhammad contra la injusticia de los ricos comerciantes de la Meca. Por eso, él situó en el centro de su proyecto religioso una fuerte exigencia de participación social, un mandamiento de 'limosna' o tributo social en favor de los necesitados.

4. Ayuno. Más que de ayuno en sentido ascético, es mes de recreación social y encuentro con Dios: cesan las actividades ordinarias, de día se duerme u ora; de noche se celebra el misterio de la vida (relaciones afectivas y familiares, comida compartida...). . "Durante el ayuno os es lícito por la noche uniros a vuestras mujeres: son vestidura para vosotros y vosotros lo sois para ellas... Comed y bebed hasta que a la alborada pueda distinguirse un hilo blanco de uno negro. Luego observad un ayuno riguroso hasta la caída de la noche" (Corán 2, 183.185.187).

Largos años he enseñado el Islam en una facultad de Teología Católica, y en la facultad de Periodismo... Siempre he destacado la importancia de un mes de "ruptura" cada año, un mes para la interioridad, el descubrimiento de la fragilidad de la vida, y la comunicación de amor en la noche... Si el Ramadán es difícil en una cultura "moderna" (activa, implacable...) como la nuestra, ello se debe quizá a la falla de nuestra cultura, no al carácter "primitivo" del Islam.


5. Peregrinación. Muhammad empezó mirando a Jerusalén como ciudad sagrada, pero luego destacó la importancia de la Casa o Caaba de la Meca, que Dios mismo había ordenado construir a Abrahán y su hijo Ismael. Allí debía mantenerse su recuerdo, la memoria de la fe monoteísta (cf. 2, 124-125). Por eso, cuando culminó la Hégira y conquistó la Meca (el 630 EC), purificó la Caaba, como lugar de memoria y encuentro con Dios, organizando la peregrinación, especialmente la Grande, una vez a la vida, para así retomar el principio de la experiencia sagrada.

Hoy quiero fijarme de un modo especial en el ayuno de Ramán, como ha sido expuesto en el Diccionario de las Tres Religiones, por A. Aya y J.F. Durán. Todo lo que sigue es de ellos:

>> Sigue...


Ante Bruselas y Lahore. Si no cambiáis, todos igualmente pereceréis (Lc 13, 1-3)

Así respondió Jesús ante la masacre causada por el Gobernador Pilato, cuando mató en el templo de Jerusalén a un grupo de presuntos terroristas galileos. Los discípulos le preguntaron quién tenía la culpa, y él respondió:

Cambiad de forma de pensar (mata-noêite), pues de lo contrario
todos igualmente pereceréis (moriréis, os mataréis).

El mundo había entrado en una dinámica de violencia imparable (con emperadores y reyes, sacerdotes y juristas…) y Jesús sabía que no había ya remedio: O cambiamos todos, aprendiendo a vivir de otra manera, o todos moriremos.

Esas palabras nos ayudan a entender los últimos acontecimientos. Estamos consternados ante la masacre de Bruselas (22.3.16) y la de Lahore, la tarde de Pascua (24.3.16), dirigida por unos fanáticos musulmanes, en un caso contra un tipo de Europa, en otro caso contra los cristianos de Pakistán.

En nombre de Dios (del Islam), como Pilato lo había hecho en hombre del Dios de Roma, unos perversos han vuelto a derramar sangre humana, creando el terror, para así extender más terror al servicio de su presunta causa.

Sobre ese tema, siguiendo en la línea de otras postales de este blog, quiero ofrecer unas simples reflexiones, comentando la palabra de Jesús: O cambiamos de mente todo, o de lo contrario todos pereceremos, acabaremos matándonos sin remedio, pues la enfermedad de los “talibanes” es como un cáncer que puede extenderse al mundo entero, comenzando por razones religiosas.

>> Sigue...


Navidad, celebración total: Ocho fiestas en una

La Navidad es una fiesta cristiana, celebración del nacimiento de Jesús, pero es también, por impulso del pueblo, una fiesta universal, que se celebra en casi todo el mundo, con matices distintos, pero con elementos comunes.

Esta celebración de Jesús, unida al solsticio del invierno (verano del hemisferio sur), es quizá la mayor aportación del Cristianismo a la Fiesta Universal de la Vida, vinculada al nacimiento de los niños (¡el hombre, un ser natal!).

Algunos nostálgicos podemos lamentar un cierto olvido de Jesús en las fiestas actuales (año 2015), pero en otro sentido debemos alegrarnos pues esta Navidad universal (con elementos de paganismo y de otras religiones) puede llevarnos a entender mejor la novedad del evangelio cristiano.

En ese sentido quiero hablar de las ocho cuentas del collar o pulsera de la Navidad, indicando que se trata, en algún sentido, de ocho fiestas en una.

Cada lector destacará un aspecto, un motivo, pero todos ellos pueden engarzarse para componer así las ocho cuentas o perlas de este “collar” de Navidad, como indicaré en esta postal. No hace falta leer de seguido todo lo que sigue. Bastará con hacerse una idea de conjunto. Fíjese pues cada uno en aquello que le parece principal, después de haberse parado en esta imagen del paso de peatones por donde quieren pasar José y María, en medio de una fiesta de puros regalos comerciales.


-- Ésto es lo que mostraré primero en forma de resumen, luego como desarrollo mas detenido, comentando de un modo unitaria el sentido de las ocho perlas de la Navidad universal, con ocasión del fin del año, el nuevo Ano 2016 d.C.

--Me alegro de poder ofrecer así el sentido de conjunto y los detalles de esta universal (humana) de la Navidad Cristiana, tal como ha venido siendo expuesta desde antiguo por creyentes y estudiosos.

Las ocho cuentas de esta Navidad son buenas, siempre que no nos ahogue el puro egoísmo del deseo y deseo de cosas, sin tiempo para pararnos aunque sea en un paso de peatones para entender y recorrer mejor la marcha de la vida, haciendo en ella un lugar para los otros.

>> Sigue...


Pregón del Año Santo. Jubileo de la Misericordia (1)

El Papa Francisco proclamó con su Bula “El Rostro de la Misericordia” (=MV,11.4.2015) un Jubileo Extraordinario, que empezará el próximo día de la Inmaculada, 8.12.2015, y se extenderá a lo largo del 2016, como tiempo propicio para que la Iglesia haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.


“El Año Santo se abrirá el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción. Esta fiesta litúrgica indica el modo de obrar de Dios desde los albores de nuestra historia... Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona. En la fiesta de la Inmaculada Concepción tendré la alegría de abrir la Puerta Santa. En esta ocasión será una Puerta de la Misericordia, a través de la cual cualquiera que entrará podrá experimentar el amor de Dios que consuela, que perdona y ofrece esperanza” (Francisco, MV 3).

Con esta ocasión, retomando y recreando unos textos que he venido preparando para el Gran Diccionario de la Biblia, y un trabajo más centrado en el tema, que publicaré pronto con el título de Amor Entrañable. Las obras de misericordia, quiero ofrecer, para este día de la Inmaculada y los que siguen, un pregón bíblico, teológico y pastoral sobre la misericordia.

Desarrollaré de esa manera un pequeño Tratado de la Misericordia, en un tiempo que parece amenazado por la intolerancia y dureza de millones de seres humanos.

Como reza el subtítulo quiero empezar con una referencia al tema de la misericordia en las religiones (ampliando lo que dice Francisco en MV 23), siguiendo con una visión de conjunto de la misericordia en el AT y en el NT. Buen día de la Inmaculada a todos, comenzando un año de misericordia.
Un amigo (L.V. Cárdenas) me manda: https://www.youtube.com/watch?v=bgQCQLrrbOk&feature=youtu.be

>> Sigue...


Allâhu Akbar

Algunos terroristas de la noche negra de Paris (13.11.15) han matado y han muerto gritando Allâ-hu Akbar, Allah es el Más Grande, profanando así el Nombre Santo de Dios y la hermandad de los hombres, sus creaturas.

Sin duda, éste es un grito de guerra y victoria sagrada, que los voluntarios del Islam han cantado al entrar el combate, un grito de lucha que puede ser violentísima, contra los "adversarios de lo divino". Por eso es normal que muchos de los no musulmanes sintamos miedo al escucharlo.

Pero es, ante todo, un grito de intenso sometimiento religioso, como indica la reflexión que sigue, escrita por Abdelmumin Aya, y publicada en nuestro Diccionario de las tres religiones, donde aparecen también otros muchos temas y cantos de experiencia musulmana. No es es un grito contra nadie, sino a favor de Dios; no es un grito de violencia homicida, sino de reconocimiento del misterio; no es un grito de matanza de los enemigos, sino de fraternidad de todos los hombres ante el Misterio.

Este es también un principio filosófico supremo: Allah es el más grande, no hay nada más grande que Allah... Sobre este principio razonó y escribió una de las obras más impresionantes de filosofía y teología cristiana san Anselmo de Aosta y Canterbury, trazando desde aquí un camino monacal, racional y místico (pacífico en sentido radical) de apertura y presencia de un misterio que conocemos al no conocerlo. Por eso pido a los musulmanes que piensen, como hizo Anselmo, como han hecho miles de pensadores judíos, cristianos y musulmanes... que piensen junto al servicio de la vida de Dios, el Más Grande.

-- Dejemos, pues a los musulmanes que griten y recen diciendo Allâhu-Akbar, pero no para matar en París o Damasco, ni para crear un Estado Asesino, en nombre de un falso Allah, sino para reconocer en todas partes el misterio divino, Lo Más Grande, dando la mano a los hermanos, que quieren decir lo mismo, de un modo o de otros, pues hay varios modos de decirlo (como son infinitos, más de 99 los nombres de Dios...

-- Dejemos a los cristianos o postcristianos de Occidente que digan Grande es Dios o Grande la Razón y la Democracia, pero que no utilicen un tipo de razón para dominar sobre el mundo, sino para abrir caminos de igualdad, libertad y fraternidad entre todos los hombres.

Quitemos esta palabra Allâh es Grande a los mal llamados guerreros del llamado Estado Islámico, quitémosela a todos los violentos homicidas de guante blanco o de negra bomba, para que todos podamos decir ¡ciertamente, Dios es Grande, Grande y Sagrada es la vida de cada uno de los hombres de la tierra, en justicia, en fraternidad, en libertad!

Digamos eso, empecemos ya, en Paris y la Meca, cambiando lo que haya que cambiar, estados sagrados, sagrados capitales... para que quede al fin la humanidad de los hijos/servidores/amigos de Dios, es decir, de todos los seres humanos.

Recemos de esa forma, con esa misma confesión de fe, también nosotros, los cristianos (porque esta palabra:¡Dios, el Más Grande! es también cristiana y musulmana). Pero pidamos ya a los musulmanes que no la profanen matando a cristianos o infieles de París... ¡Que no destruyan el Islam, por favor! Y pidamos a cristianos y judíos que digan, digamos también, Dios es Grande en Misericordia: Dios clemente y misericordioso, lento a la ira, rico en piedad y fidelidad, es decir, en verdad (Ex 34, 6-7)

Allah es el más grande, yo también quiero decirlo, Yahvé es el Dios supremo... El Padre de Nuestro Señor Jesucristo es el más grandes... Son tres confesiones convergentes, con una sola fe verdadera, al servicio del Shalom/Shalam, de la Paz de Yahvé, que es paz de Jesucristo.

¿Por qué no nos damos la mano, y proclamamos en alto esta confesión, para que no la profanen los asesinos de Paria, matando no sólo a otros, y matándose a sí mismo, sino ensuciando el Nombre de Dios y destruyendo así su humanidad?.

Allâhu Akbar... Que no nos quiten, que no profanen esta palabra... para que la podamos decir dándonos la mano, pensando como hacían y hacen los grandes pensadores de la paz, judíos, cristianos, musulmanes... ¡Que no nos quiten esta Palabra, por favor!.
Todo lo que sigue es de mi amigo A. Aya, en nuestro diccionario.

>> Sigue...


Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930