El blog de X. Pikaza

M. Legido, servidor del evangelio (1) De Múnich al Cubo de D. Sancho

Hoy se presenta en Villagarcía de Campos, en el Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de Castilla y León (imagen 2), el libro dedicado a la memoria y obra de Marcelino Legido (1935-2016),servidor del Evangelio, que ha marcado con su ejemplo toda una época de la Iglesia de España, publicado por Secretariado Trinitario, Salamanca (506 págs)

Su pobreza y entrega al servicio de la transformación de la Iglesia y de las gentes del campo de Castilla, desde los más pobres han conmovido a miles de cristianos y no cristianos, que le siguen recordando con el máximo testimonio eclesial en todas las tierras del entorno.

Su sabiduría humana y religiosa ha fascinado a miles de jóvenes,, que se han sentido llamados al evangelio y al ministerio cristiano, desde las nuevas circunstancias sociales, económica, culturales y religiosas. A cada uno de nosotros le gustaría tener su clarividencia, integridad y coherencia.

Estudió en Alemania, enseñó en la Universidad de Salamanca, y estaba llamado a la gloria de la cátedra y dealtos cargos civiles o eclesiásticos, pero se hizo ministro del evangelio entre los pobres de los pobres, volviendo a las raíces del camino de Jesús, en un contexto social condenado a la desertización y la muerte por la economía y política de turno.

Quiso y buscó una transformación radical de la Iglesia, desde abajo, sabiendo que sólo los pobres pueden convertir a los ricos, en gesto de intensa protesta frente a un tipo de sociedad e iglesia establecida, instalada en el poder, y lo hizo siempre en amor, siempre en ternura.

Su vida y obra es quizá el mejor fermento actual de Iglesia y cristianismo, de "revolución social" y utopía creyente , en los campos de Castilla y en el conjunto de los pueblos de España.

Convencidos de eso, coordinados por el Prof. Luis Ángel Peral Montes, de Palencia, y animados por el Secretariado Trinitario, un grupo de amigos le hemos dedicado este homenaje de recuerdo y compromiso, llamados a seguir su obra, con un grupo de obispos al frente (entre los que siento el hueco de Mons. Setién y Mons. González Montes, que fueron también sus amigos).

Tengo el honor de participar en este homenaje con una reflexión de base, que reproduzco hoy y en dos próximos días, en la línea de varias postales que le he dedicado ya en este blog.

Amigo Marcelino, los editores han puesto un buen título a tu libro: El Esplendor de la Misericordia. Ciertamente, tu decías siempre que misericordia es Dios, pues tú has sido y eres para nosotros un buen reflejo de ella en esta tierra.

>> Sigue...


¿Existen los ángeles? ¿Cómo existe el Diablo? Respuesta de Jesús

19.02.18 | 23:44. Archivado en Amigos, la voz de los, Ángeles y demonios

Ayer presenté una larga postal sobre los ángeles y al Diablo. Y me ha escrito Francisco, preguntándome:

Pero ¿existen de verdad los ángeles y el diablo? ¿Por qué no respondes de un modo sencillo con un sí o con un no?

Sencillamente, no puedo responder de esa manera, a pesar de que he escrito cientos de páginas sobre el tema... Tampoco Jesús respondió con un sí o con un no, sino que hizo algo mucho más profundo: Luchó contra lo demoníaco, que expresar el sentido de Dios (el sentido de lo angélico) en el mundo.

Por eso:

a. No puedo decir si los ángeles y el Diablo existen, como existe esta casa o el río Guadalquivir… o como existes tú, Francisco? No, los ángeles y el Diablo no son cosas que podamos meter dentro las coordenadas cartesianas… de un modo material, sino que forman parte de nuestra propia vida humana, en relación de presencia o ausencia de Dios, en un contexto de bien o de mal...

b. Pero tampoco puede decir que no existen, en contra de lo que algunos llaman la desmitologización racionalista. Ciertamente, existe lo angélico, espacio superior de gracia que nos inunda y desborda. Existe lo demoníaco… pero de un modo distinto.

c. Quizá la misma palabra realidad (de res, cosa) y la palabra exsistencia (de estar fuera…) son al fin muy problemáticas. Quizá esos «seres» (ángeles, demonio) no tengan realidad cósmica, no sean eso que algunos han llamado «entes a la mano» (utensilios) o «entes a los ojos» (ideas). En este campo la teología no ha dado todavía sus pasos decisivos.

d. Por otra parte, debo añadir que resulta plenamente ambiguo, por no decir equivocado, empeñarse en llamar a los ángeles y al Diablo realidades personales. Es difícil que podamos llamarles personas, en el sentido en que decimos que Dios es personal, o que somos personas los seres humanos…. Pienso que acaba siendo una osadía el decir que los ángeles y el Diablo son personas.

Lo más que podríamos hacer es situar a los ángeles en el ámbito de lo personal (personalizante) y concluir en el Diablo (lo demoníaco) existe en el plano de lo antipersonal. Unos y otros, ángeles y Diablo, “son”, en un sentido extenso: Ellos forman parte del gran drama de la historia de Dios con los hombres. Con esto nos basta. El sentido más exacto de su realidad o existencia suscita tales dificultades y preguntas que aquí no podemos ni siquiera plantearlas.

Por eso, en vez de decir si los ángeles y el diablo existen… quiero volver a presentar lo que dice de ellos Jesús, en los evangelios sinópticos y en el evangelio de Juan

Imagen 1. Ángeles niños de Rafael Sanzio (de la Madonna Sixtina, 1513/4)
Imagen 2: R. Bellver, el Ángel Caído, parque del Retiro, Madrid (1877)

>> Sigue...


Tentado por Satán, servido por Ángeles. Qué son y qué hacen ellos en el NT

El evangelio de este domingo (1º de cuaresma) que ayer he comentado decía de forma lapidaria que Jesús:
-- estuvo en el desierto cuarenta días,
-- siendo tentado por Satanás;
-- y vivía con las fieras (theriôn),
---y los ángeles le servían
(Mc 1, 12-13)

Este es un relato simbólico, de intenso contenido existencial, que ha de entenderse bien, pues indica la hondura abismal y la tarea de la vida de Jesús (y de los que en él creen/creemos), en términos de fondo sagrado y de intenso compromiso, como ayer mostraba.

Sigo dejando a un lado el tema de las "fieras", que pueden ser los animales con los que Adán y Eva convivían en el paraíso "ecológico" del principio... pero también las "bestias" destructoras de la apocalíptica judía (empezando por Dan 7).

También dejo a un lado el tema del desierto, que es el signo de la vida originaria, antes que el Dios de Gen 2 convirtiera la "adamáh" desierta en huerto cultivado, para centrarme en los ángeles y el Diablo (Satán).

Como nuevo Eva-Adam se sitúa Jesús en el principio, para retomar (rehacer) de raíz el camino de lo humano, con Satán a un lado, los ángeles a otro, asumiendo de esa forma la tarea intensa de la vida humana sobre el mundo.

Pues bien, varios lectores del blog me han pedido que precise mejor el sentido del Satán (que en griego se dice Diablo/Tentador) y de los Ángeles, cosa que hago con gusto, retomando parte de un material que publiqué en colaboración (Ángeles y Demonios, 73-116) que publiqué hace tiempo, con J. M. Velasco y J. R. Busto, en la Fundación Santa María y, especialmente, en dos entradas de mi Gran Diccionario de la Biblia (págs. 67-72; 314-315), donde remito a los que quieran leer "de primera mano" el tema.

Buen domingo y comienzo de semana a todos. Os dejo con Jesús, como hace Marcos, entre los ángeles y el Diablo, en el origen de lo humano.

>> Sigue...


Soldados derrotados de una causa invencible: Pedro Casaldáliga

Celebramos (16.2.18), los noventa años de Pedro Casaldáliga, y quiero hacerlo comentando con la Biblia una palabra antigua que se le atribuye, y que se repite con frecuencia como suya:

Nosotros, los cristianos, somos (=debemos ser) soldados derrotados de una causa invencible, la causa de la justicia y la personal, de los derechos humanos y de la ayuda a los pobres, la causa de Dios, que la vida de los hombres.

He seguido su trayectoria, he leído sus poemas, he compartido sus proyectos y ahora, a sus cuarenta años, quiero comentar de nuevo esa frase como expresión y sentido de su fecunda vida. Es evidente que él lleva en su cuerpo las huellas de muchas derrotas, pero su causa es invencible, como fue la de Pablo:

Estamos atribulados en todo, mas no angustiados;
en apuros, mas no desesperados;
perseguidos, mas no desamparados;
derribados, pero no destruidos;
llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús,
para que también su Vida se despliegue en nuestra Vida (cf. 2 Cor, 4-8)

Por Navidad nos ponemos unas letras, alguna vez me ha escrito más largo, como indicará la carta al final de esta reflexión, de la que empiezo recogiendo ahora un par de frases:

Estimulados por el testimonio de tantos testigos que entre nosotros se han sumado a la herencia martirial de aquellos días primeros urge ahora que nuestra Iglesia se vaya haciendo cada vez más Iglesia de los Pobres, Iglesia de los Mártires. Actualizando con respuestas eficaces la inspiración del Pacto (de las Catacumbas).

No podemos perder en el vacío la carga inmensa de estímulos que nos demandan fidelidad de praxis, dialogo plural, la alegría del Evangelio.Yo digo que hoy la consigna es: Todo es Gracia, Todo es Pascua, Todo es Reino, en el seguimiento de Jesús.

Recordando esas palabras (y otras que me dijo) quiero comentar a sus 90 años, para él, desde la Biblia, algunos elementos de ese lema: Soldados invencibles de un ejército vencido....precisamente porque estamos dispuestos a ser derrotados por amor, para amar, junto a los humillados y vencidos de esta tierra.

Así debemos asumir con Jesús la causa de los perdedores, de aquellos que no quieren ganar pisando a los demás, sino que están dispuestos a sufrir (e incluso a morir) a favor de la verdad y la justicia, de los pobres y expulsados, como el siervo de Yahvé, el justo sufriente de Isaías, con los mártires actuales de la causa invencible de Cristo

>> Sigue...


14.2.18. Religión de cuaresma, tres pilares: Limosna, oración, ayuno

Este año 2018 (ciclo b), el Miércoles de Ceniza se proclama el evangelio de Mateo 6,1-18, que trata de los tres pilares de la justicia/religión, que son: limosna/justicia (6, 2-4), oración (6, 5-6) y ayuno (6, 16-18,sin la inclusión del Padrenuestro (6, 6-15),

Estos tres pilares provienen de la tradición judía (2 Cron, Tob, principios del rabinismo: cf. Abot I, 2.18) y siguen definiendo la identidad del Islam, que les ha dado máxima importancia, añadiendo uno de introducción (confesión de fe) y otro de conclusión (peregrinación). Ellos marcan la identidad “práctica” de las religiones proféticas, que es la limosna/justicia (apertura al prójimo), la oración (descubrimiento del misterio más hondo de la vida) y el ayuno (purificación interior, para el servicio a los demás en Dios).

Ésta es la “religión de cuaresma, que se proclama este Miércoles de Ceniza, como programa de vida alternativa:

1. Una religión/justicia universal, que vincula a judíos, musulmanes y cristianos, en un mismo gesto de justicia/solidaridad, abierto al misterio “divino” de la vida (sin una confesión de fe particular, como la musulmana) y a la experiencia de una transformación interior (ayuno). En esta plano se vinculan no sólo las tres religiones proféticas, sino el budismo e hinduismo, con toda la experiencia religiosa de la humanidad.

2. Una experiencia y tarea de solidaridad humana, donde la religión se identifica ante todo con la “justicia”, es decir, con la limosna entendida en sentido bíblico radical. Se abre así un programa de encuentro religioso en profundidad, donde la limosna (¡que es justicia: que todos vivan!) expresa la hondura divina de la vida (oración) y la experiencia de la intensa entrega humana (ayuno).


3. Una religión de transparencia: Que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha… (Contra la religión espectáculo). Estas palabras de Jesús invierten la tendencia normal de la religión que se hace espectáculo: Templo de Jerusalén, San Pedro del Vaticano, Kaaba de la Meca. La vida misma en justicia y solidaridad, en profundidad, es religión, contra todo espectáculo

Es imposible desarrollar todos los rasgos de este programa de religión/justicia de Mateo en el centro del Sermón de la Montaña, pero es bueno evocarlos, al comienzo de la cuaresma fijando el sentido de estos tres pilares, tal como han sido reinterpretados y aplicados por el evangelio de Mateo, desde la perspectiva de Jesús.

(Imágenes: Son buenas y catequéticas..., pero las tres rompen el esquema del evangelio, puna línea que Mateo ha evitado cuidadosamente, como ha mostrado en 5, 23-24 y como verá quien siga leyendo).

El texto que sigue ha sido desarrollado extensamente en Comentario a Mateo Buena cuaresma a todos.

>> Sigue...


"Preñados de Dios", la religión más grande. Con O`Murchu y Juan de la Cruz

He venido presentando el libro de D. O`Murchu, Fe Adulta, para el que escribí un prólogo, cuya primera parte he presentado en RD, el pasado día 6, con el título: Un Dios cada vez más grande, invirtiendo el título de un trabajo de A. Yelo,Un Dios cada vez más pequeño.

Dios pequeño era el antiguo de muchos, Dios-a-la-mano, encerrado en un mundo bello pero limitadísimo: Un arco de cielo cerrado sobre nosotros (como un horno), quizá con siete círculos de techos, un sol una luna,unas estrellas a la vista de los ojos, con siete planetas contados, cada uno en su círculo.

Dios más pequeño era un tipo de Dios antiguo, encerrado en un tipo de Iglesia que se creía a veces capaz de administrar su finca (cf. Mc 12, 1-12).... Ciertamente, los grandes cristianos, desde Jesús a San Agustín, desde D. O'Murchu a Juan de la Cruz han sabido que no es así, y que a Dios no podemos administrarle como si fuéramos mayordomos de su finca (en esa línea escribí Ejercicio de Amor (Juan de la Cruz) San Pablo, Madrid 2017.

Ciertamente, en un sentido, estamos despidiendo al Dios pequeño (¡y eso es bueno!), pero no lo hacemos para negarle y así negarnos a nosotros mismos, sino para engolfarnos en la inmensidad siempre mayor de su presencia amorosa, como sabía Teresa de Jesús, desde en la inmensidad del cosmos infinito de millones de galaxias, con millones de años luz, con estrellas y planetas sin cuento, hasta la inmensidad de nuestra vida interior, y del amor a los demás (pues un abismo llama a otro abismo: Sal 42, 7).

Salimos finalmente del sistema cerrado del mundo de los "tolomeos", para sentir en el alma el temblor gozoso de su infinitud, abierta al descubrimiento interior de la propia vida y a la tarea emocionada de la comunión de vida entre todos los hombres y mujeres, para fundar de esa manera una nueva Iglesia, la de Jesús, la del Dios creador que habita en la entraña los hombres.

En esa línea, estamos descubriendo al Dios que nace dentro de nosotros, y así venimos preñados de Dios, que ha "concebido" en nuestro "seno" su Palabra de Vida infinita, en cada uno de nosotros, que somos, como decía Juan de la Cruz: "virgen preñada del Verbo divino".


Esta es la segunda experiencia de mi vida, que he querido presentar en el prólogo del libro de D. O'Murchu. Siga leyendo quien quiera presentir lo que implica esa vivencia suprema del Dios infinito del cosmos (¡lo más grande!) latiendo y haciéndose presente (¡encarnándose!) en lo más pequeño, que es mi conciencia de amor y mi vida de humano "habitado" (inhabitado) por el mismo Dios.

Quien piense que esto es sólo un ensueño visionario, lea la última página de la obra clave del más "racionalista" de los pensadores de la modernidad: Kant, Crítica de la Razón Práctica. Él dice allí, en otras palabras y otro tono, lo que yo me atrevo a decir en lo que sigue. Buen día de Dios a todos.

>> Sigue...


Entre O'Murchu y A. Yelo 1. Un Dios cada vez más grande

06.02.18 | 09:27. Archivado en Sobre el autor, Dios, Amigos, la voz de los

Presenté hace unos días dos postales sobre el pensamiento y obra de D. O'Murchu, destacando su esfuerzo por sacar a Dios de un tipo de iglesia cerrada de monjas bajo llave de una jerarquía alicorta, en un tipo de clausura impositiva, para respirar al aire libre con el Cristo de la libertad interior y de la comunión con el cosmos sagrado.

He leído ayer un trabajo sugerente de A.Yelo, analista social de Murcia y del mundo entero, titulado Un Dios cada vez más pequeño (cf. http://www.jotdown.es/2018/02/un-dios-cada-vez-mas-pequeno/), que empieza así:

"Dios se ha dulcificado. El dios que adoran la mayoría de occidentales se disgusta de vez en cuando por el aborto o el matrimonio homosexual, pero es un blandengue comparado con el Yahvé de la Biblia hebrea, un dios guerrero salvajemente tribal, profundamente inseguro de su estatus y dispuesto a perpetrar asesinatos en masa para alardear de su poder" (cita de P. Bloom).

La tesis de A. Yelo es que el Dios de la Iglesia católica (un Dios que casi se identifica socialmente con el Papa) está perdiendo su dureza y su seguridad antigua, replegado a las luchas intestinas de la Curia Vaticana, para convertirse en una especie de blanda excitación interior, un dios light, de budistas o católicos suaves y pequeños, al estilo de P. D'Ors (perdona Pablo, A. Yelo no te entiende).
No es malo el trabajo de A. Yelo, es más, lo recomiendo, es uno de los mejores que he leído en su plano en los últimos años (¿por qué no lo ha recogido RD?). Pero creo que, en un sentido periodístico, dice todo, menos lo más importante.

Y lo importante es que Dios tiene otro ser, otro sentido, otras funciones, que no son las de encerrar a monjas en clausura externa (con O'Murchu), ni las de hacerse cada vez más pequeño y desaparecer un día de viejo sentimental y blando (como dice quizá Yelo y como dijeron hace tiempo Jean Paul y F. Nietzsche).


En esa línea, me atrevo a precisar que Dios, siendo el más pequeño (se esconde en todo, no se impone por la fuerza) es cada vez más grande. Eso es lo que quise decir y dije en el prólogo que escribí para el libro de D. O'Murchu, Fe Adulta, Sirena de los Vientos, Madrid 2018,11-21,del que aquí presento la primera parte. Buen día a todos.
(Imagen 1: foto del papa, que encabeza el trabajo de A. Yelo.
2: panorama que veía cada mañana desde el basherri de Arrugaeta
3: paisaje que vi en San Roque, con noche, nieve y luna, la Navidad del 1948)

>> Sigue...


Historia de Dios en la Biblia: Padre-madre, varón y mujer

Éste es un tema que sigue apasionando y dividiendo a estudiosos y gente de la calle, a clérigos y laicos, creyente sy no creyentes...

Si hay "algo" que se parece a Dios (que en cierto sentido "es" Dios) es el ser humano: Varón y mujer, madre y padre, hermana y hermano, amiga y amigo, adulto y niño etc. etc.

Así lo ha "sentido" y lo ha dicho la Biblia en un camino apasionante de experiencia y búsqueda que no ha terminado todavía.

Muchos han banalizado el tema, como si Dios fuera "espíritu puro" (sin rasgos de madre y de padre, sin cuerpo y sin "cristo", sin pobres...", creando así una religión desencarnada, contraria a la confesión de Jn 1, 14 y del mismo concilio de Calcedonia.

Otros muchos (y entre ellos cierta jerarquía de la Iglesia Católica) no se han querido enterar, y muestran bien que no han leído la Biblia (nos lo dijo de forma apasionada K. Rahner, nada sospechoso de anticatólico), por su forma de entender los ministerios masculinos (y negar los femeninos...).

Otros, en fin, siguen abiertos a las experiencias y preguntas abiertas por la historia de Dios en la Biblia, y entre ellos quiero contarme, y así lo he puesto de relieve en este libro.

La edición castellana apareció hace unos meses (primavera 2017, en PPC, Madrid: Imagen 2). Este mes se publica la edición italiana (imagen 1), con un título quizá más ajustado, en una prestigiosa editorial: Queriniana, de Brescia, en la colección GDT, Giornale di teologia 405.

Dios aparece en la portada como zarza ardiente, el Señor Yahvé, que no puede decirse ni nombrarse, pero que abre un camino de luz para la vida de los hombres y mujeres, como padre-madre, varón-mujer, comunión de vida.

Sigo poniendo en esta postal parte del prólogo de la edición castellana, con el texto de la contraportada y solapas de la edición italiana. Buen día a todos, con el Dios padre-madre.

>> Sigue...


Dom 8.2.18. Jesús cura. Simón monta una oficina religiosa

Dom 5 tiempo ordinario, ciclo b. Sigue el texto anterior de Marcos en el que vimos a Jesús curando en la sinagoga (Mc 1, 21-27). Hoy realiza un gesto esencial, en tres momentos:

(1) En pleno día, entra en casa de Simón y cura a la suegra, que que empieza a servirles, en día de sábado, apareciendo así como la primera seguidora agradecida y sabia de Jesús.

(2) Al comienzo de la noche, acabado el sábado ritual en que no podían venir a buscarle, Jesús sale ante la puerta de la casa y cura a todos los enfermos y posesos que se acercan, suplicándole una ayuda.

(3) Al amanecer del día siguiente, marcha al campo abiertopara orar, e inicia un camino de evangelio por todas la aldeas del entorno, en contra de Simón que le quería convertir en curandero a su servicio, abriendo ante su casa una oficina de poder sagrado.

Marcos nos sitúa así ante el Jesús cercano y lejano de este tríptico de amor y de servicio, al favor de la vida. Éstas son las cosas que cuenta Marcos desde su perspectiva, componiendo un relato que recoge el corazón del evangelio, con Jesús y Simón como protagonistas y antagonistas.

Simón aparece ya como signo de una autoridad que se quiere servir del evangelio para así alcanzar poder sobre los otros.

Buen domingo a todos. Sigo tomando (adaptando) el texto de mi comentario de Marcos

>> Sigue...


Diarmuid O'Murchu, un condenado que vuelve

Presenté ayer su nueva obra traducida al castellano Fe adulta. Crecer en Sabiduría y Entendimiento, que evoca, como dice el título, el crecimiento integral de Jesús cuando deja el templo de Jerusalén y vuelve con sus padres a Nazaret (Lc 2, 52).

Diarmuid no viene sin más, sino que vuelve, pues estuvo ya hace dieciocho año en el centro del interés religioso de miles y miles de lectores de lengua castellana con su libre pero leí con pasión admirada su libro Rehacer la vida religiosa (Ediciones Claretianas, Madrid 2001; original: Reframing Religious Life. 1995).

Aquel fue un libro krack, un verdadero "rompedor", que puso ante los ojos de miles y miles de cristianos, y especialmente de religiosos y religiosas, el don y la tarea de la experiencia de Dios, desde la perspectiva de Jesús, en línea de contemplación liberada y creadora, personal y solidaria, del misterio.

Diarmuid se "limitaba" a decir que más que una institución canónica, al servicio de la jerarquía, la vida religiosa y, en general, la vida creyente era una experiencia de renacimiento interior en el espíritu sagrado de la realidad, entendida como “palabra” (energía, presencia divina) tal como se expresa no sólo en el cristianismo, sino en otras tradiciones religiosas.

La Conferencia Episcopal Española, sin entender quizá el tema, y por miedo, publicó una dura nota crítica (Boletín CEE, 8.7.2002, 49-55) ratificada por la edición castellana del Osservatore Romano, 17.3. 2006), condenando la visión y camino de O'Murchu, en la línea más reactiva, miedosa y condenatoria del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Dominus Iesus, 2000), firmado por el Card. Ratzinger.

Poco servicio prestó la Dominus Iesus o, al menos, sus lectores menos generosos y abiertos al misterio de la realidad, y menos servicio prestó la condena de O'Murchu, que impidió que su libro siguiera publicándose en castellano, aunque proliferaron las fotocopias y lecturas clandestinas de la obra.

Ahora, 18 años después, 0'Murchu aparece de nuevo en lengua castellana, con nuevas obras, pero ya no en una editorial de tipo eclesiástico, sino en una de tipo espiritual, de conocimiento interior y de experiencia contemplativa, abierta desde y con el cristianismo a todas las religiones, como indiqué en mi postal de ayer.

Publiqué hace tiempo mi visión del tema en una postal de periodistadigital.com/xpikaza.php/2009/06/06/p236270#more236270 y, sobre todo, en el Diccionario de pensadores cristianos (Verbo Divino, Estella 2010,572-675), donde muestro mi gran interés por el autor y el tema.

En una próxima postal de RD ofreceré mi "saludo" a Diarmuid, recreando su visión espiritual desde mi propia perspectiva. Hoy me limito a presentar su obra y su "condena" hispana, retomando la entrada de mi diccionario. Como suele decirse, quisieron "echarle por la ventana, pero vuelve por la puerta". Buen día,Diarmuid. Buen día a todos mis lectores.

>> Sigue...


Diarmuid O'Murchu, Fe Adulta (Sirena de los Vientos)

D. O'Murchu es un religioso irlandés, presbítero católico, de la Congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón, autor de un libro famoso titulado Rehacer la vida Religiosa (Ediciones Claretianas, Madrid 2001), que tuvo el "honor" de ser criticado por la Comisión de la Doctrina de la Fe de la CEE (como indicaré en la próxima postal).

Pues bien, ahora, pasados casi 20 años, la editorial Sirena de los vientos, dirigida por Andrea Luca (cf. http://www.sirenadelosvientos.es/, fb Editorial Sirena de los Vientos, calle Hortaleza, Madrid) está ofreciendo una serie de libros esenciales sobre el despliegue de la vida y el despertar de la conciencia, en clave de espiritualidad abierta a la totalidad de lo divino.

Entre ellos, con un gran criterio intelectual, espiritual y editorial, A. Luca acaba de publicar ahora un segundo libro de D. O'Murchu (para el que me ha pedido un prólogo), libro que seguiré comentando en los próximos días (con una semblanza intelectual de su autor). Hoy me limito a presentar en general el libro, agradecido por mi segundo encuentro con Diarmuid O'Murchu, y por haber conocido a Andrea Luca, y por poder colaborar con ella.

>> Sigue...


Oración de ricos. ¿Jesús en el Foro Económico de Davos?

Se celebra estos días en un rico complejo turístico de Davos (Alpes Suizos) un foro económico, que canta las grandezas del sistema.

-- Ha estado el rey Felipe VI entonando el himno del buen camino de la economía capitalista de España.
-- Acaba de andar por allí M. D. Trump, presidente de USA, diciendo que las cosas van por el mejor camino para los ricos, que pueden invertir en su país con seguridad.
-- La "buena" prensa canta este domingo el buen hacer de los ricos de Davos, que organizan a su aire el orden económico del mundo... Así por ejemplo El País, de Madrid, que se muestra hoy eufórico.

Para que nada falta, el mismo País y otros medios ponen fotos de la gente que va allí a rezar (o reza de mañana) para tranquilizar el espíritu, para sentir el soplo de la divinidad del dinero, y fundirse de esa forma con (en) el aura sagrada del Dios Mammón de los Alpes.

No veo en la foto a los antes citados, pero quizá están en la esquina. No sé si el que dirige la oración es él o ella, si es cristiano (quizá no) o del un hinduismo light al uso. De todas formas, Jesús tenía otra visión de la economía, y no empezó acudiendo a Davos, sino a las plazas, barrios, esquinas y suburbios de los pobres. En este contexto me atrevo a presentar una breve reflexión sobre su viejo proyecto, que es plenamente actual en este siglo de Davos.

Ciertamente, Jesús no está en la foto. No es de los que rezaban allí. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Viernes, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728