El blog de X. Pikaza

Dejar sitio. Reflexión sobre la muerte (con P. Zabala)

Hace unos días me ha enviado P. Zabala una bella reflexión sobre la muerte, en la que insistía en su aspecto doloroso, pero insistiendo en que ella ha de entenderse también como un gesto de generosidad: Morir es dejar un lugar para los otros.

Llevo mucho tiempo vengo pensando sobre el tema. Morir en este mundo es doloroso, pero mucho más doloroso sería no morir, seguir viviendo de un modo indefinido, en la forma actual, sobre esta tierra pequeño, finita, en la que no cabríamos todo.

¿Se imagina alguien lo que sería que de pronto resucitaran en su forma antigua todos los hombres y mujeres que han vivido en una ciudad poblada desde antiguo, como Roma, Constantinopla o París? Sería imposible encontrar un lugar para todos... Por eso es bueno que acabado el curso de la vida nos vayamos, dejando un lugar para los buenos, los que vienen.

Pero el tema es mucho más complejo, de manera que exige un largo y detallado estudio, una larga experiencia, que hoy quiero asentar sobre la tierra sagrada (un tema del que vengo hablando estos días), para superarlo, desde una perspectiva de interioridad humana y de historia.

Comienzo ofreciendo la reflexión de P. Zabala (gracias como siempre, Pedro), para exponer después mi visión introductoria sobre el tema, en clave filosófica y de religión en general, sin entrar en lo específico del cristianismo. Ésta es una reflexión, una palabra que viene acompañando desde antiguo. Buen día, buena semana a todos.

>> Sigue...


Respuesta de A. Álvarez a obispos de Paraguay: ¡Jesús os ama!

En diversas ocasiones he tratado en este blog del pensamiento de mi amigo Ariel Álvarez Valdés, y quien tenga interés y paciencia podrá encontrar los textos.Varias veces he publicado trabajos suyos, que yo le había pedido o que él generosamente me había cedido, sobre temas como la resurrección, las apariciones de la Virgen o el amor al prójimo.

Conocen mis lectores las dificultades que Ariel Álvarez ha tenido, a causa de la “actitud” personal del Cardenal Bertone (cuya “historia” sigue aún viva, por razón de unos dineros empleados en la construcción de un Ático en el Vaticano)… y de algún obispo argentino, que le acusaba de herejías peregrinas sobre Adán y Job, los ángeles y las apariciones.

Se trataba al parecer de una cuestión de “poder”, esto es, del deseo de tener atados a un tipo de ministros de la iglesia. En este caso, el intento resultó al final fallido, por dos razones fundamentales:

1. Porque el Papa Francisco escribió a Ariel Álvarez, de su puño y letra, diciéndole que no existía (o no quedaba) ninguna acusación o causa en contra de él en el Vaticano.

2. Porque el mismo quiso retirarse de toda disputa por el poder. A fin de tener más libertad en el estudio y presentación de temas teológico, Ariel Álvarez renunció a su condición de presbítero en la Iglesia, pues como simple creyente podía tenér más autonomía para pensar y exponer lo pensado, sin implicar en ello a la jerarquía.

Y eso es lo que hace, de un modo personal y apasionado, fuera de todos los círculos de poder externo de la Iglesia. Este es su oficio: Ariel Álvarez sigue dedicando generosa y austeramente su vida al estudio de la Biblia, preparando trabajos, publicando libros, dictando conferencias, actualizando una nueva traducción de la Biblia al castellano, con una entrega espartana, sin otra satisfacción que el servicio desinteresado a la Iglesia (al conocimiento de la palabra de Dios). Soy testigo de su entrega y trabajo, en un gesto admirable de compromiso creyente.

Pero algunos obispos, como los de Paraguay, no han sabido reconocerlo, ni se han dado por enterados y, a pesar de la declaración del Papa Francisco (y de la entrega pastoral de Ariel Álvareza), siguen impidiéndole ejercer su ministerio de enseñanza bíblico, como ha señalado hoy mimo RD: http://www.periodistadigital.com/religion/america/2017/07/15/obispos-del-paraguay-prohiben-curso-biblico-de-ariel-alvarez-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml

Al obrar así no hacen daño a Ariel Álvarez (que tiene y tendrá otros trabajos), sino que se hacen daño a sí mismos, echando piedras contra el tejado agrietado de sus iglesias, a las que impiden un acceso más hondo y comprometido a la Palabra de Dios en la Escritura.

Esto significa que algunas aguas de la Iglesia siguen menos claras pues algunos obispos que no se han enterado de la actitud y talante del Papa Francisco (y del mismo. Monseñor L. Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que, siendo secretario de ella, no aceptó acusaciones contra Ariel Álvarez).

Esperamos que éste sea un caso aislado, y que el Prof. Ariel Álvarez, de cuya amistad me honro (nos honramos, Mabel y yo, con otros muchos) siga realizando su misión bíblica, con libertad y radicalidad cristiana. Esperamos que no se reproduzcan otros casos como este, sabiendo que el conocimiento de la Biblia exige estudio, libertad y creatividad, en un camino fuerte en el son importantes y necesarias las hipótesis y los procesos de búsqueda creadora, dentro de una comunión de fondo (¡multiforme!) con la misma Iglesia.

No he querido reproducir hoy ningún texto teológico de Ariel Álvarez (ni ninguna reflexión más amplia sobre su obra), pero quiero recogeruna palabras que Mabel y yo le pedimos para una amiga, que en aquel momento, a primeros del año 2010, se hallaba un poco deprimida. Ariel habló con ella, y le animó a vivir inmersa en el amor de Jesús. Esa amiga, que falleció más tarde, quedó animada por la conversación con Ariel y con la carta que le escribió a través nuestro.

Hoy me atrevo a pensar que Ariel dirigiría (dirigirá) las mismas o semejantes palabras a los obispos de Paraguay que, quizá por miedo o depresión, no se atreven a dejarle dirigir este curso en Paraguay, como acaba de publicar RD Me gustaría que esos obispos leyeran estas palabras Ariel escribió para nuestra amiga, escritas en un “argentino” coloquial que ellos entenderán bien.

Ánimo, Ariel. Un abrazo grande. Hay dificultades, esto significa que caminamos. Mabel te saluda también. No sé si recordarás esta carta que nos mandaste para nuestra amiga Carmen. Hoy la he sacado de mi archivo para decirles a los obispos de Paraguay, que no tengan miedo, pues Dios nos ama. Esto es lo que Ariel les diría, estoy seguro, a pesar de que ellos quizá no se hayan enterado plenamente.

>> Sigue...


Primera palabra: la tierra

La Editorial PPC quiso lanzar el año 1995 una gran colección de testimonios cristianos, bajo el título y formato de siete palabras.

Cada autor debía ofrecer su experiencia y tarea eclesial partiendo de siete palabras que fuera claves en su vida.

En la colección participaron personas bien conocidas, con aportaciones que siguen siendo fundamentales 22 años después. Entre ellas recuerdo las sietes palabras de:

Mons. R. Buxarrais y Mercedes Navarro,
J. M. Castillo y Mons. A. Iniesta,
José I. González Faus y Raul Berzosa,
Mons. Nicolás Castellanos y C. G. Vallés...

Hubo alguno más, pero no logro recordarlos... Fue una colección espléndida, y empezó pisando fuerte. Pudo haber sido el retrato vivo de la iglesia española de aquellos momentos pero se desinfló pronto, porque su director, D. José María (q.e.p.d.) encontró dificultades en conectar con obispos que quisieran colaborar (además de los citados: Buxarrais, Iniestra y Castellanos; por entonces Berzona no lo era)... y tampoco quisieron hacerlo otros personajes significativos a quienes se lo propuso (quizá tenían miedo a decir su vida en público).

No fue posible ofrecer una radiografía significativo de los hombres y mujeres de la Iglesia española del fin de siglo. Fue una pena, porque era un tiempo rico en realidades y promesas... pero había empezado a entrar el miedo, y muchos no querían decir lo que vivían y sentían.

Entre los libros de aquella colección estaba el mío... que conservo (hace tiempo agotado), con mucho cariño. Verá el lector las palabras que escogí en aquel momento:

Tierra, libertad, libro, mesías,
palabra, comunidad, carne.

Volveré quizá en algún momento a las palabras de ese libro, y quizá a otras nuevas, entre las que deberán estar iglesia, Mabel, ternura... No sé si será posible encontrar el tono y el humor/amor de aquel momento, pues el tiempo se ha vuelto para muchos más duro, la iglesia más triste.

Aquí me complace recoger la primera palabra, que es tierra (a la que seguirá libro), por si alguien quiere acompañarme y leer lo que digo, en clave personal, teológica, ecológica. Hablé de libro el otro día, al referirme al árbol de la vida. Aquí recojo (al pie de la letra, sin cambiar palabra) mi experiencia y perspectiva de la tierra, tal como la ofrecí el año 1995, con una foto introductoria de lo que se vería desde el balcón del caserío, sobre el valle alto de Orozko, de San Martín a la Peña de Lekanda (del Gorbea).

Quien quiera puede entender el tema en clave de religión (tierra sagrada, dioses de la tierra) o de ecología (como ha hecho el Papa Francisco en Laudato si). Quise que la tierra mi primera palabra, y así quiero señalarlo ahora, recogiendo también una de las imágenes más bellas de la tierra que he podido contemplar, en la llamada Tierra Santa, con Maqueronte en primer plano, y el Desierto de Moab (y de Judá) al fondo.

Gracias a todos los que quieran seguir leyendo.

>> Sigue...


Gebira,en el comienzo de la Mariología (para A. Piñero)

09.07.17 | 06:36. Archivado en Amigos, la voz de los, María, Evangelios

Varias veces he tratado en este portal de la obra de Antonio Piñero, colega y amigo, a quien quiero mostrar de nuevo mi más profunda admiración y agradecimiento por la obra histórica, literaria y filológica que viene realizando en torno los evangelios y a los principios del cristianismo.

Todos los lectores de RD conocen y muchísimos siguen las aportaciones filológicas e históricas que Antonio Piñero viene ofreciendo a los lectores, en gesto generoso e impagable de comunicación científica de su labor universitaria.

Este ha sido su último curso en la Universidad Complutense de Madrid, y con esa ocasión (y con la ocasión de sus años), amigos y colegas le hemos ofrecido nuestro homenaje en un libro titulado In mari via tua. Philological Studies in Honour of Antonio Piñero (Almendo, Córdoba 2015), donde colaboré con el trabajo que aquí reproduzco (págs. 617-630).

Vaya aquí de nuevo mi homenaje de admiración y gratitud, por lo que escrito y publicando, por lo que ha enseñado y sigue enseñando en su página webb y en RD.
(cf. http://www.tendencias21.net/crist/In-Mari-Via-Tua-Homenaje-10-de-mayo-de-2016_a2200.html).

Me ha parecido bueno ofrecerle, con esta ocasión, las primicias de un trabajo que vengo realizando sobre "el comienzo de la mariología", es decir, sobre el fundamento histórico de la reflexión cristiana sobre la madre de Jesús, a quien algunas iglesias (en especial la de Jerusalén) han reconocido y honrado como gebira, es decir, como madre del Crucificado.


Este reconocimiento de María como gebira forma parte de la cultura y de la vida de los pueblos de oriente (que han reconocido y siguen reconociendo) el valor de una mujer que ha sido y es madre de un hombre de cierta importante , y en especial después que ese hombre ha muerto.Pienso que está visión de la madre de Jesús como Gebira esté en el fondo de la escena de la Visitación (cf. Lc 1, 43).

Tengo la impresión de que la Iglesia posterior ha olvidado este humilde y profundo reconocimiento de la madre de Jesús como gebira, un signo que está en la base del inmenso edificio mariológico posterior de la teología y devoción de los fieles cristianos, un edificio que pierde su fundamento si se olvida de esta base.

Pienso que en este lugar donde la Madre de Jesús aparece evocada como gebira podemos encontrarnos filólogos y teólogos, desde diversas perspectivas de historia, de cultura y de creencia

>> Sigue...


Dom 9.7.17. Venid a mí todos los que estáis agobiados y agotados

Dom 14, tiempo ordinario. Este pasaje (Mt 11, 25-30) proviene del Q (cf. Lc 10, 21-22) y tiene profundas resonancias joánicas, de forma que a veces se le ha visto como un aerolito caído del horizonte o entorno del cuarto evangelio e introducido en la tradición sinóptica.

De todas formas, es un texto bien entroncado en la tradición de Mateo, que ha insistido en la revelación de Dios a los pequeños, por encima de la pretendida grandeza de las ciudades galileas y de los maestros rabínicos. Mateo la introduce tras el envío de los discípulos a Galilea (Mt 10) y tras la condena de las tres ciudades (Corozaín, Betsaida, Cafarnaum...: Mt 11, 20-24), que han querido elevarse sobre el cielo, rechazando a Jesús y a sus enviados.

Éste es un pasaje clave, que pone de relieve la gran inversión del evangelio y de una Iglesia que se ha querido hacer cosa de sabios y entendidos, de prudentes y nobles... Pues bien, en contra de eso, Jesús apela aquí a la iglesia de los pequeños:

-- Los que no quieren hacerse grandes por encima de los otros, dominando de forma religiosa o social sobre los demás.

-- Los que saben dejarse amar y aman, cuerpo a cuerpo, vida a vida,, sabiendo que la verdad de Dios en Cristo se despliega de esa forma, como un camino de amor.

Feliz día a todos los que se sienten identificados con esta iglesia de Jesús, que es nuestra iglesia, por la que Jesús bendice a Dios, con la que se identifica.

>> Sigue...


Evangelio de Juan, iglesia fundada en el Discípulo Amado

Al principio no hubo una iglesia, sino varias, cada una con su autoridad fundacional (Santiago, Pedro, Pablo, Discípulo Amado). Pudo haber otras (entre ellas quizá una dirigida o animada por mujeres), pero no se conserva apenas su memoria.

Entre aquellas cuya memoria se mantiene, junto a la de Pablo (cuya memoria he recogido el 30.6.17, según la carta a los Efesios) y la de Pedro (cuya memoria he recogido también el 39.6.17, siguiendo el evangelio de Mateo), destaca la del Discípulo Amado, con el grupo de sus seguidores, amigos de Jesús.

El Discípulo amado fue, sin duda, un personaje histórico, a quien llamaron así (discípulo amado de Jesús, cf. Jn 21, 24), aunque él no quiso imponer su autoridad, sino la del Espíritu Santo, que Jesús había prometido y ofrecido (cf. Jn 14, 16; 15, 16; 16, 13).

Pues bien, hacia el final del siglo I dC, esos «amigos de Jesús», los creyentes de esta comunidad animada por el Discípulo Amado, corrieron el riesgo de perder su identidad, entre disputas internas y tensiones de tipo gnóstico (impulsadas por un espiritualismo que podría separarles del Jesús de la historia), y para evitarlo algunos de ellos (quizá una mayoría) se integraron en la Gran Iglesia, donde la memoria de Pedro, era garantía de fidelidad cristiana y unidad eclesial, pero sin olvidar ni negar la la autoridad fundadora del Discípulo Amado, que cumple así una función semejante a la de Pablo en Efesios y a la de Pedro en Mateo.

>> Sigue...


29.6.17. San Pedro, Roca de la Iglesia (Mateo 16)

28.06.17 | 14:56. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, Amigos, la voz de los

Tras la caída de Jerusalén y muerte de los líderes, que fueron sobre todo Pedro y Pablo, Santiago y el Discípulo Amado (tras el 70 d.C.), las iglesias cristianas sintieron la necesidad de fundar su visión de la Iglesia en alguno de ellos.

‒ Así, las iglesias paulinas tomaron como norma y sentido de la interpretación cristiana de Jesús a Pablo (como veré en la postal que sigue).

La tradición del Evangelio de Tomás tomó como referencia a Santiago, y la del Cuarto Evangelio al Discípulo amado (como indicaré en los próximos días).

La tradición de Mateo, asumida como referencia básica por la Iglesia Católica, ha insistido en la autoridad de Pedro, como hoy mostraré, con ocasión de su fiesta.

El evangelio de Mateo asume la historia de Jesús de Marcos (y, en el fondo, incluso la teología universal de Pablo), pero las integra y recrea en una comunidad de herencia judeo-cristiana.

-- Para ello universaliza el mensaje nacional (moral) de los judeocristianos (como hizo en otra línea la carta de Santiago), recuperando la historia del Cristo Jesús.

-- Al mismo tiempo apela a la autoridad y patrocinio de Pedro (Mt 16, 16-19), que aparece así como garante de la verdad del evangelio y del conjunto de Iglesia, entendida ya de un modo universal.

Este Pedro del evangelio de Mateo, que es un San Pedro de la fe, aunque fundado en el Cefas/Pedro de la historia de Jesús, forma parte no sólo de nuestra gran visión de la iglesia católica, sino de nuestro imaginario más cordial de creyentes.

Así quiero mostrarlo en este día de su fiesta, retomando un motivo de mi Comentario de Mateo (cuya posible portada adelanto). Buen día a todos los amigos "pedros", con sus variantes: Peru, Pietro, Kepa, Peter, Pierre... A todos mi saludo... y con Pedro/Francisco, obispo de Roma, mi mejor deseo de comunión eclesial.

>> Sigue...


Gocémonos amado. Un programa de verano

Estas palabras centrales del "ejercicio de amor", que he comentado en mi estudio sobre San Juan de la Cruz,responden al gozo de Dios, que vio que todas las cosas eran buenas, gozándose en ellas (Gen 1), y nos invitan a su vez a que gocemos unos de y con otros.

Estas palabras expresan el momento del gran fiat, es decir, del hágase de la persona humana que acepta y agradece el don de Dios, y que amorosamente le responde. De esa forma, el “hágase tu voluntad” del Padrenuestro (cf.. Mc 14, 36; Mt 6, 10), se convierte en un hagamos y gocemos, es decir, gocémonos amado.

El más poderoso pensador de occidente, el hispano/judío B. Espinosa, dijo que el mundo el deseo e decisión de ser (conatus), abriendo un camino que conduce a la voluntad de poder (Nietzsche) y a la real gana (Unamuno).

El más poderoso testigo de amor de occidente, el hispano/árabe Juan de la Cruz, nos dice en este verso que el mundo y la vida es deseo de gozo, amor de amante y amado, abriendo así un camino que aún no ha sido explorado en plenitud por los cristianos.

En este contexto he querido ofrecer ante todo la imagen y el libro de mi amiga, Daniela Repetto, que está ofreciendo el testimonio de su amor/gozo carmelitano en Argentina, su tierra origen, y en Salamanca su tierra elegida.

En la dedicatoria del libro, ella me dice que le he ayudado a entender a San Juan de la Cruz... Los dos nos hemos enseñado y estamos aprendiendo. Gracias, Daniela, por estar ahí, por acompañarnos. Quiero dedicarte con Mabel esta postal, en estos momentos duros en los que Dios muestra su amor a los tuyos, que son los nuestros.

Estas palabras (gocémonos amado...) se encuentran en el culmen de la mística de San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual [CB] 36, y nos llevan de la experiencia del mundo transfigurado a la mística del gozo.

>> Sigue...


23. 6. 17. Sagrado Corazón: Por una Iglesia que crea en el amor

Presenté el año pasado, en un día como hoy, fiesta del Sagrado Corazón una larga postal sobre el amor de Jesús desde la perspectiva de la misericordia (como nos había pedido el Papa Francisco).

Mantengo el texto del año pasado, y así podrá verlo quien quiera, pues ofrezco debajo la clave para encontrarlo. Pero he querido volver al tema desde otra perspectiva, porque estoy convencido de que los problemas actuales de la Iglesia (y del conjunto de la humanidad) nacen de la falta de amor en el sentido radical de la palabra Corazón.

De esa forma paso de la misericordia (que es también amor cordial) al amor completo, en línea personal y social, de enamoramiento y familia, de libertad y creatividad de alma, porque de una brisa de amor hemos nacido, y sólo en amor nos curaremos como sabía y decía Juan de la Cruz, en la línea de Jesús, en un tiempo en que no se celebraba todavía la fiesta del Sagrado Corazón.

(blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2016/06/02/p354167#more354167 )

La economía no habla de amor, no cree en eso, tiene otros valores que son desvalores. Por eso, los que se educan y viven conforme a la ley del Mercado no caminan en amor (no aman, y en el fondo no viven).

La política tampoco habla de amor, ni le interesa, porque no se atreve o porque el tema le parece cursi. Por eso, en general, los políticos parecen mal amados, pues no les importa el amor de la gente, sino otros programas, proyectos, poderes (en general no aman, y en el fondo tampoco viven).

Tengo la impresión de que una parte de los líderes de la Iglesia Cristiana no aman, ni creen en el amor. No creen que Jesús haya venido a querer, ni creen (eso me parece) en su poder salvador, en libertad. En general, siguen hablando de amor (¿no faltaría más), pero se les nota a las claras que no aman (no se atreven a hacerlo, tienen un corsé de normas y miedos que se lo impide).

Tengo la impresión de que esos líderes (que, por otra parte, son muy buenas personas) piensan que su oficio es cumplir, y parecen aplastados por su peso, como si les costara lo que hacen, como si no tuvieran más remedio que andar riñendo al personal (sin saber de verdad que sólo en amor es su ejercicio).

Así me parece (¡quizá me equivoque y no sepa verlo bien!), pero no les veo en libertad para amar, sino como funcionarios de un sistema de poder en decadencia (ya no hacen falta estadísticas, a ojo se nota…), son como cantores de la última elegía de una muerte anunciada.

Hoy, día del Sagrado Corazón, me atrevo a decir simplemente que, en el camino de Jesús, el amor es posible, a pesar de los cinco cardenales que juran por lo contrario, y de los muchos cristianos que viven tristes, como si tuvieran que cumplir una dura tarea y no supieran que “no tienen más oficio ni beneficio que el amor”.

Éste sería el tema que he querido retomar en este día del Sagrado Corazón: Tener la valentía de despojarme (y despojarnos) de todo lo restante, para empezar a caminar en amor, pues “quien en amor camina ni cansa ni se cansa”. En amor liberado, en amor libre… que eso significa el Sagrado Corazón.

Buen día a todos los amigos de este portal de amor que quiere ser mi blog. A ellos dedico las paradojas de amor que siguen... tras este manifiesto de Chile.

>> Sigue...


Saborear a Dios, intimidad desbordada (José Chamorro)

Con estas palabras presento este 21.6.17 el libro de mi amigo y colega José Chamorro, unas Claves para saborear la vida. Experiencias desde una intimidada desbordada (San Pablo, Madrid 2017).

Porque Dios es olor y color, es tacto y toque, palabra que se escucha en el silencio y que se dice y siente, a la vez, con voz de trueno sobre el Sinaí, siendo silencio de brisa en el Horeb. Por eso, a Dios se le escucha a saborearle (es decir, al saberle), y de esa forma se le dice (Él mismo se dice en nosotros) por encima de todo discurso racional, como han sabido y dicho profetas y poetas.

José Chamorro, pedagogo experto en enseñanza religiosa, mistagogo en la línea de Juan de la Cruz, nos ha querido ofrecer en este libro su latido de intimidad hecha colores y sabores frescos de verano, para sentir a Dios como le sienten los niños cuando permitimos que la voz de silencio que ellos llevan siempre dentro les aflore, como los colores de papel de la portada, como el sabor de helado escondido tras la tapa (si entras en el libro lo sentirás).

He tenido el privilegio de leer este libro por anticipado, en testimonio de amistad, atreviéndome a escribir un pequeño prólogo, de tinte algo erudito,sobre profetas y poetas. Espero que no desentone, porque lo que importa de verdad es el sabor y el color del libro, tema a tema, letra a letra, para ponernos así en sintonía con el olor de Dios (¡y corran sus olores, decía Juan de la Cruz), como los niños del colegio donde José enseña sin enseñar, dejando que ellos mismos escuchen y sepan y puedan decir lo que oyen.

Gracias, José, por este nuevo libro. Gracias a la Editorial San Pablo por hacernos el favor de publicarlo. Con mi mejor deseo, vuelvo a decir aquí lo que digo en el prólogo, para que no se quedé aquí el lector, sino que siga y entre "a su saber", como dice San Juan de la Cruz.

>> Sigue...


Corpus. Al atardecer nace la Vida

Jesús no ha sido profeta de ayunos, sino de pan y vino compartindo con los marginados de su pueblo, de pan y de peces ofrecidos en el campo abierto a todos los que van y vienen, como han destacado los evangelios en los diversos relatos de las “multiplicaciones”, que debemos entender como comidas mesiánicas de Jesús, a cielo abierto, con todos los que vienen (cf. Mc 6,30-44; (, 1-10 par).

En ese fondo se sitúa su manera de asumir la muerte, conforme a la tradición antigua de la iglesia. Sintiéndose amenazado, Jesús quiso beber con sus amigos el vino de fiesta final, prometiendo que la próxima vez lo bebería con ellos en el Reino. De esa forma quiso despedirse de amigos y de amigas, con el fino de la promesa del Reino en la mano.

Por eso, es normal que las iglesias de Jerusalén y Antioquía (representadas por los textos de la institución eucarística) y luego todas las iglesias hayan recreado litúrgicamente las palabras de la última cena sobre el pan y el vino como expresión radical de la entrega y esperanza de Jesús (uniéndolas a la palabra sobre el pan), como seguiremos indicando.

Al atardecer de su entrega por el Reino, desde el borde del fracaso, confiando en el Dios de la Vida, Jesús ofreció a los suyos su señal de vida: el pan y el vino, su mismo Cuerpo de amor y de entrega por todos. Buena fiesta de Corpus.

>> Sigue...


Dios a cuerpo: Eucaristía

En diversas ocasiones he tratado en este Blog de la Fiesta del Cuerpo de Cristo, como podrá ver quien se moleste manejando el buscador de RD, por estas fechas de Junio.

He insistido casi siempre en los tres momentos de la celebración:

-- El Cuerpo de Cristo es Eucaristía que significa Acción de Gracias, reconocimiento del don de la vida como bendición.

-- El Cuerpo de Cristo es Anámnesis, que significa presencia de de Dios, un Dios a Cuerpo, vida a vida, por Jesús, algo que la tradición latina ha consagrado con la palabra filosófica de trans-substanciación.

-- El Cuerpo de Cristo es Epíclesis o invocación dirigida al Espíritu Santo, siempre con los signos del pan y de vida, que son vida compartida de Dios con los hombres.

Para insistir en la identidad cercana del cuerpo eucarístico (en línea de madre, enamorada,amigo, carne de Dios en Cristo...) quiero hoy comentar las palabras más significativas de la celebración, "ésto es mi cuerpo", tomando como referencia unas páginas finales de mi libro Fiesta del pan, fiesta del vino (Verbo Divino, Estella 2006).

Porque el tema de fondo es la Fiesta de Dios, como dicen los franceses (Fête-Dieu), el mismo Dios es Fiesta. No es que nosotros celebremos a Dios, sino que Dios nos celebra a nosotros. De esa forma quiero hoy ver a Jesús, viniendo él mismo como cuerpo, avanzando al frente de la Iglesia, somo signo y principio de nueva Humanidad, espiritual y carnal, de tierra y cielo.

Buena fiesta del Corpus a todos los amigos, con el gran signo del Cristo hecho cuerpo compartido y encarnado en el pan y el vino de la celebración de la vida,

>> Sigue...


Martes, 25 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31