El blog de X. Pikaza

Redimir a los cautivos. Opresión social y opresión nacional

Presenté ayer, en el contexto de la Fiesta de la Merced, una reflexión de largo alcance sobre la redención de cautivos (oprimidos, encarcelados) por causa social y nacional. No han aparecido comentarios en el blog...
pero muchos han leído el tema y bastantes me han llamado o preguntado, pidiéndome que simplifique el argumento, para que se vea claro lo que quiero decir… y así lo haré si puedo, empezando por situar el tema en línea bíblica, para acabar en Barcelona, que en este sentido es el mundo entero:

̶ Había celotas y libertarios en Jerusalén la Jerusalén sitiada (67-70 d.C.

En sus dos libros (Guerra judía y Antigüedades judías), el sacerdote judío Flavio Josefo (37-101 d.C.), primero rebelde anti-romano y luego asesor y protegido de Roma, describe la situación de Jerusalén, ciudad rebelde y sitiada por Roma, hasta ser al fin conquistada a sangre y fuego (67-70 d.C.), insiste, de un modo especial, en el conflicto de los grupos de judíos en medio de la ciudad sitiada.

a) Por un lado están los nacionalistas celotas (celosos) de línea sacerdotal a los que en el fondo Josefo defiende. Pertenecen en general a la burguesía social y religiosa, y buscan la libertad nacional (ideológica, política y religiosa) del pueblo. Como rico burgués nacionalista, F. Josefo les defiende.

b) Por otro lado están los defensores de una libertad social, en la línea de lo hoy sería un comunismo-socialismo-anarquismo. Más que la libertad nacional ellos defienden la liberación de los pobres. Se dice que utilizan la sica (espada corta) y así se les llama “sicarios”. F. Josefo les aborrece y condena de un modo despiadado (porque entre otras cosas, lo primero que hacen al tomar la ciudad es quemar los archivos de propiedad, pues todo es común…, como algunos anarquistas catalanes y aragoneses en la guerra del 36-39)


c) Los dos grupos se unen en la guerra, por odio común a los romanos, aunque entre ellos se enfrentan y luchan de formas intensa, de manera que da la impresión de que Roma (Vespasiano, Tito…) deja que se vayan matando para al fin conquistarles.

̶ Algo en parte parecido sucedió en Barcelona en la guerra española del 36-39:

a) Los nacionalistas catalanes se unieron a los socialistas (con los comunistas y anarquistas), por oposición común contra la sublevación fascista de Franco, aunque en general se odiaban y combatían entre sí.

b) Antes de la toma de Barcelona por las tropas de Franco, los dos grupos habían luchado duramente por el control de la ciudad, de forma que hubo casi una guerra civil catalana en medio de la gran guerra civil hispana.

Comparación actual (Barcelona, España, mundo: 2017)

En este momento, en la preparación del el 1.10.17 puede que esté sucediendo algo semejante, mientras muchos esperan confusamente un tipo de nueva “invasión” de los romanos, que ahora vendrían de Madrid (repitiendo la infausta entrada de los borbones el año 1714).

En este contexto quiero situar el tema clave de la redención de “cautivos”, vinculada a la figura y canto de María (Magnificat) a quien se llama “redentora de cautivos”.

¿Hay en Cataluña, y en otros lugares del mundo, oprimidos nacionales, como muchos dicen?
¿De qué manera había que defenderles, tomando incluso como símbolo a la Virgen de la Merced?

Imagen 1: Sitio y toma de Barcelona por las tropas borbonas (de la dinastía actual, el 11.9.1714)
Imagen 2: Un ángel gozoso de Guadalajara MX, ante Jaime I y la Virgen de la Merceè. ¿Podrá ser símbolo de futura felicidad para todos?

>> Sigue...


24.9.17. María de Merced: Princesa de Barcelona, protegiu nostra ciutat (con Magnificat)

24.9.2017. María de la Mercè, princesa de Barcelona, Redentora de Cautivos.

Malos tiempos corrían para Barcelona, peores que los actuales, cuando el año 1218, según la tradición se apareció la Madre de Jesús a San Pedro Nolasco, con el Rey don Jaume a la izquierda y San Raimundo de Peñafort a su derecha. Malos tiempos, pues andaban los “moros” por la costa, y las disensiones sociales al interior de la “casa catalana” y aragonesa.

En malos tiempos como aquellos (y los de ahora) para Barcelona y su gente hacen falta grandes soluciones. No sé lo que pasará este año, pero aquel se apareció la Virgen María, la Cantora del Magnificat, pidiendo a Pedro Nolasco acción comprometida, a Peñafort consejo de ley (¡pues era el mayor jurista de la cristiandad!) y a Jaume firmeza.

Así muestra este espléndido mural de la sacristía de la Merced de Guadalajara MX, de donde vengo, una de las obras pictóricas más importante de aquel tiempo, con estilo hispano, criollo y francés, imposible de captar en mis reproducciones. A mi amigo y consejero artístico M. Alonso Aguado le pido otro día un comentario histórico y pictórico de aquel mural. Hoy, en momentos fuertes para la cristiandad y para Barcelona y su entorno (en medio de las fiestas de la Merced/Mercè) una reflexión bíblica, que es lo que me toda.

El canto de la Virgen de la Merced es el Magnificat (aunque hay uno que no es malo de M. Jacinto Verdaguer: Princesa de Barcelona protegiu nostra ciutat…), y así quiero comentarlo en este día, para ver que la raíz del problema es de tipo nacional (moros y cristianos), pero sobre todo económico.

Buen día de la Merced/Mercè a todos los de Barcelona, y a los catalanes por extensión, y también a los mercedarios y mercedarias, de corazón, desde San Morales donde ahora estoy (tras salir del terremoto de México). Muchas veces he comentado otros rasgos del día de la Merced, hoy quiero comentar el tema político/social de fondo, desde el Magnificat.

No sé si la interpretación que ofrezco cale al 100%... pero me parece apropiada en estos días. Expongo, como verá el lector, los problemas económico-sociales de fuera (vinculados al imperio), pero también los de dentro, distinguiendo entre celotas/nacionalistas y sicarios/revolucionarios de tipo social. Verá el tema quien siga leyendo. Ilumina el pasado de María, y también la situación del siglo XIII en Barcelona, y quizá la de hoy día.

(Presento el trabajo en forma esencial, sin notas críticas. Quien quiera apoyarse en notas críticas deberá apoyarse en algún libro mío sobre el tema).

>> Sigue...


2.8.17. Virgen de la Sangre, Merced de los cautivos

Según la tradición, un dos de agosto del 1218 (el año próximo serán 800 años) la Virgen María se apareció a un comerciante de Barcelona diciéndole que ella había dado su sangre por Jesús y que la seguía dando por aquellos que más sufren en el mundo.

Por eso he querido llamarla Virgen de la Sangre, Merced de los cautivos. Sangre significa "vida", dar la sangre es entregar la vida, ponerla al servicio de los demás. Merced significa en este caso "gracia", gratuidad liberadora.

Sobre el año y día exacto de aquel acontecimiento discuten aún los historiadores, y también discuten sobre la naturaleza de aquella experiencia: ¿Fue una visión interior, una aparición externa, una descensión pascual de María…?

También discuten también sobre el destinatario: ¿Estaba sólo Pedro Nolasco, comerciante/redentor de cautivos, o estaba con él un jurista llamado Raimundo de Peñafort y el joven rey Jaime I de Aragón?

Dejemos que discutan de ello y de otras cosas más o menos significativas, pues lo que importa no es el carácter externo de aquella experiencia, sino que lo que significó entonces y lo que sigue significando ahora, para la Iglesia y para el conjunto de la humanidad, desde una perspectiva materna, femenina, desde el mismo centro "mariano" de la Iglesia

Lo cierto es que se dio por entonces, hace 800 años, una revelación “mariana” que ha marcado la vida posterior de la Iglesia, pues ella, la madre de Jesús (¡Madre de Dios!) “dijo” que ella había engendrado con su sangre no sólo a Jesús, sino que sigue engendrando de un modo especial a los cautivos-oprimidos, de quienes se ocupa

Así lo destacó hacia el año 1450 Fray Nadal Gaver, que recogió y transmitió de forma clásica aquella experiencia de Pedro Nolasco, contando la Descensión o bajada liberadora de María de la Merced, en un relato ejemplar donde que recoge la inspiración liberadora que está al fondo de los diversos grupos mercedarios.

Hoy 2.8.17, cuando comienzan los ochocientos años de aquella "revelación" del dolor y compromiso liberador de María, la Virgen de la Sangre, quiero traducir y resumir aquel relato de la experiencia mariana.

Buen día dos de Agosto a todos los amigos de la Merced.

>> Sigue...


J. G. Jofré (1417-2017): Una Teología y una Virgen de los Locos (Desamparats)

Esta historia de la Virgen y los Locos empezó en Valencia. No es que allí hubiera más locos (dementes, inocentes, prostitutas y desamparados) que en otras ciudades, pero hubo alguien que quiso acogerles y ayudarles mejor, creando para ellos el primer hospital (casa de acogida y de posible curación) del mundo occidental: el P. Juan Gilabert Jofré (1350-1417), de la Orden de la Merced, cuyo sexto centenario se está celebrando estos días (y cuya beatificación/canonización se celebrará muy pronto, si mis noticias no son equivocadas).

Entre los trabajos dedicados de divulgación que he visto con este motivo, cf.
-- You-tube: El P. Jofré y la caridad en Valencia: https://www.youtube.com/watch?v=T19zVVSf8Fk
-- Rdo. Dom. J.M. Bausset, RD: periodistadigital.com/religion/opinion/2017/05/18/religion-iglesia-opinion-josep-miquel-bausset


J. G. Jofré fue un valenciano ejemplar, profesor y predicador ambulante (en compañía de San Francisco Ferrer), redentor de cautivos (mercedario) y hombre de iglesia, cuyo recuerdo está vinculado, sobre todo, a la fundación del primer hospital psiquiátrico del mundo cristiano, el de los desamparats de Valencia, una obra a favor de condenados a muerte (para enterrarles con honra) y de las prostitutas, niños abandonados e inocentes (locos), para quienes quiso crear un hospital para vivir.

El pintor valenciano Joaquín Sorolla (1863-1923) supo captar en un cuadro famoso la inspiración y el momento de la fundación del hospital para los locos, en un cuadro pintado el año 1887, titulado El padre Jofré defendiendo a un loco. (Diputación de Valencia).

‒ Imagen 1: Visión general del cuadro
‒ Imagen 2: Un detalle, El P. Jofré defendiendo al “loco”.

>> Sigue...


No hay justicia sin pan a los hambrientos, acogida a los extranjeros, cuidado a los encarcelados...

... Y sin bebida para los pobres, vestido para los desnudos y curación para los enfermos. Así lo proclama Mt 25,31-46 :

Este pasaje expone las seis tareas principales de la justicia, pues el evangelio no les llama "obras de misericordia", como hará la tradición posterior, sino de justicia, en el sentido estricto de la palabra, como seguiré indicando:

Mt 25, 31-46 ofrece así la primera tabla de justicia social (universal), con los derechos y deberes de lo hombres, como indicaré de manera programática, exponiendo luego su sentido:

‒ No hay justicia si los hambrientos no comen… El derecho del hambriento a la comida es anterior a todas las leyes concretas. Un Estado que no se comprometa a alimentar a todos los que tienen hambre no es justo.

‒ No hay justicia si los sedientos no beben… Un Estado que (teniendo medios) no garantiza el agua a todos los ciudadanos no es un Estado de derecho, sino una asociación de delincuentes, al servicio del aprovechamiento social de algunos.

‒ No hay justicia si no se acoge y defiende a los extranjeros. Las formas concretas de hacerlo pueden variar... Pero si un estado no acoge y protege a los extranjeros deja de ser Estado de Derecho, para convertirse, a lo más, a una asociación de egoísmo compartido.

‒ No hay justicia si no se ofrece vestido (dignidad) a todos. También aquí pueden variar las formas de hacerlo, pero un Estado que no respeta y ofrece dignidad a desnudos (a los disidentes y distintos, a las minorías) termina convirtiéndose en una masa de delincuentes legalizados.

‒ No hay justicia si no se visita-cuida a los enfermos. Si el Estado no toma como prioridad el cuidado de los enfermos deja de ser Estado de Derecho y se convierte en una especie de nazismo más o menos barnizado de racionalidad, que se siente capaz de abandonar o expulsar a los menos fuertes.

‒ No hay justicia si no se visita, cuida y ayuda (re-educa) a los encarcelados. Frente a la ley del talión o la venganza que sigue imperando en muchos estados (y en la conciencia de muchos ciudadanos), un Estado que no es justo con los encarcelados, en línea de acogida y ayuda no es Estado de derecho.

Desde eso fondo he querido desarrollar aquí el argumento principal de mi conferencia en el CMU de Chaminade, Madrid, de la que hablé inicialmente ayer.

>> Sigue...


Eijo Garay y Bienvenido Lahoz. Dos vidas encontradas

Ha salido hoy la noticia en RD (29.11.16): El Ayuntamiento de Madrid retira la medalla de oro de la ciudad al obispo Leopoldo Eijo y Garay… Lea en RD quien guste, o busque en google quién era Mons. Eijo Garay, obispo de Madrid durante cuarenta años, uno de los puntales del nacional-catolicismo, un hombre que se sentía alcaide y y gobernador de la unidad de fe y de pensamiento en España.

Le conocí muy bien por muchas referencias en mis tiempos de estudiante, y ahora quiero recordarle como dirigente político-eclesial, no en sentido político, ni siquiera eclesiástico (no entro en su labor de Obispo-Patriarca de las Indias Occidentales), sino como “intelectual orgánico”, opuesto a los intelectuales libres, como Bienvenido Lahoz, cuya semblanza adjunto al final de esta reflexión

Conocí a B. Lahoz el año 1963, y le he dedicado en este blog alguna postal (08.05.08 http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2008/05/08/p163951#more163951).

Era yo estudiante de teología en Poio, y me interesaba mucho el pensamiento moderno, en una línea que iba de Descartes a Kant, y de los críticos sociales del XIX (entre ellos K. Marx) a los existencialistas. Él nos dirigió un cursillo (con ejercicios espirituales) y tuvimos ocasión de hablar mucho, de manera que incluso me escribió unos cuadernillos con su doctrina sobre Dios, la libertad, la introspección y el compromiso social con los encarcelados (situado todo a la luz del Evangelio y de la Modernidad, en la línea de la Revolución Francesa).

Vio a Dios como verdad interior, garantía y sentido del propio pensamiento. Y le vio, al mismo tiempo, como fuente de comunión o, mejor dicho, de comunicación universal, partiendo de la Trinidad (que es comunión, en la que nadie está fuera) y de Jesús, que está presente en los expulsados y encarcelados (Mt 25, 31-46). No le dejaron enseñar, le expulsaron de las instituciones docentes… y así fue a extender su “filosofía” (su visión de Dios) en la Cárcel Modelo de Barcelona, donde fue capellán muchos años, desde el 1939… hasta casi su muerte (en 1970. Buscó a Dios en la cárcel, porque allí estaba Dios, en los condenados a muerte.

>> Sigue...


Merced y Guadalupe: dos signos, un proyecto de libertad

Vengo de México donde, entre otras cosas, he podido comparar (distinguir y vincular) el mensaje de María de la Merced (redentora de cautivos-oprimidos) y el la Virgen de Guadalupe, en su vertiente mexicana (liberadora también de oprimidos, madre y hermana de indígenas y sometidos sociales), impulsora de libertad.

-- La Virgen de Guadalupe fue el alma de la independencia mexicana, inspiradora y patrona después de "cristeros", marginados al fin por las autoridades políticas e incluso religiosas. Ella sigue siendo el alma profunda de los pueblos de América, con su herencia religiosa autóctona, con la aportación cristiana, con la utopía de un futuro de fraternidad.

-- Pero la inspiración telúrica y astral, apocalíptica y materna de Guadalupe puede y quizá ser potenciada desde la fuerte urgencia bíblica de liberación de la Virgen de la Merced en su vertiente radical de impulsora de una revolución de libertad. No es que la Merced sustituye a Guadalupe, aquí no hay sustituciones ni contiendas, pero la gran herencia redentora de la Merced, nacida con los movimientos de liberación del siglo XIII, ha de fecundar la savia intensa de la devoción de Guadalupe.

Tengo preparados desde hace tiempo unos apuntes más extensos sobre el tema, desde la perspectiva de la Vble. María del Refugio Aguilar, fundadora de las religiosas Mercedarias del Santísimo Sacramento.

‒ Conforme a la más honda y venerable de tradición mercedaria, el año 1218, Pedro Nolasco se hallaba afligido en Barcelona; crecía la cautividad de los cristianos y no existía ya remedio a tantos males; pues bien, la Madre de Jesús se le mostró diciendo que ella misma padecía, llevando en sus entrañas el dolor de sus hijos oprimidos; por eso le ofrecía su ayuda y le invitaba a redimirlos, dando así principio y nombre a su tarea: ella misma se llamaría y sería Madre de la Merced, liberadora de cautivos ; él, Pedro Nolasco, comerciante de otras mercancías, debía convertir su dinero en principio de libertad.

-- En circunstancias semejantes se hallaba Juan Diego en 1531, llevando en su entraña el dolor de todo un pueblo amenazado de indígenas mexicanos; crecía la muerte, aumentaba el dolor, no existía respuesta a tantos males; pues bien, la Reina de los cielos le ofreció su ayuda, diciendo que ella misma (la Madre de Jesús) era la madre y protectora de todos los sufrientes de la tierra; esta palabra de vida, expresada de algún modo en el precioso icono de la Virgen de Guadalupe, ofreció un camino de consuelo y fraternidad, de justicia y esperanza a los pobres de México y de toda América Latina.

Así decían aquellos apuntes, pero no sé si están preparados para publicarlos de forma completa en un blog como éste. Por eso prefiero detenerme hoy, pasada la fiesta de la Merced, en su sentido más profundo, como inspiradora de un proyecto de libertad, que está vinculado, en su sentido más profundo, al mensaje y devoción mexicana de la Virgen de Gudalupe.

Imagen 1. Virgen de la Merced, imagen devocional de la escuela quiteña (aparece protegiendo más a obispos y señores que a cautivos).

Imagen 2. Me dejo fotografiar bajo un texto de un libro antiguo en el que estudio la espiritualidad de la M. Refugio Aguilar, que quiso unir la devoción de Guadalupe con la de la Virgen de la Merced.

Imagen 3 (al final del texto). El 16.9.16 quise fotografiarme con unas amigas y hermanas de la Merced, bajo los signos de México, sus colores, su bandera, como homenaje a la vida profunda de México, tierra abierta al futuro de la libertad anunciado y simbolizado por la Merced y Guadalupe.

>> Sigue...


Virgen de la Merced, un regalo de Dios

He sido muchos años mercedario “intra-muros”, ahora lo soy “extra-muros”. Por eso quiero celebrar este día, 24 de Septiembre, la fiesta de la Virgen de la Merced, felicitando a todos mis amigos mercedarios y mercedarias.

Con este motivo quiero ofrecer un texto especial, preparado con ocasión de los ochocientos años de la Fundación de la Merced, que celebraremos el próximo año 2018. Es un texto un poco largo, quizá para leerlo en varios tiempos .

Una vez más, dedico estas reflexiones a mis hermanos y hermanas mercedarias, con mi agradecimiento, con mis mejores deseos, con mi felicitación más cordial (La imagen es un cuadro muy famoso de Vicente López donde aparece la Virgen de la Merced con cautivos y/o encarcelados).

Dedico esta "postal" a las Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento, con las que he compartido los primeros días de la Novena de la Merced, en su comunidad central de Coyoacán, México. En la imagen final, una foto con las novicias, tomada el pasado día 17. Gracias a todas.

>> Sigue...


No tengáis miedo a la libertad:Ver, juzgar y actuar

Estamos asistiendo (abril-mayo 2016) a un nuevo asalto a toda regla contra la raíz del Evangelio, que el Papa Francisco quiere ofrecer, exponer y animar con su ejemplo y doctrina como Papa:

Un Evangelio sin glosa, como decía en el siglo XIII Francisco de Asís... Un evangelio de libertad cristiana

Éste es un “asalto de ley”, pero no de la buena (de eso que se llama “oro de ley”), sino de la peor; un asalto orquestado por cardenales de Curia y por “nuevos curiales” ultramontanos que han empezado a decir cosas como éstas:

-- que este Papa no sabe teología (¡sabe evangelio!),
-- que está rompiendo la Ley Natural (¡la que ellos creen de su naturaleza!),
-- que está destruyendo la Iglesia, de forma que hay que esperar que muera...

Y lo dicen apelando al rechazo presente (no obedecer) y al juicio futuro (que muera pronto para volver al buen rumbo del barco petrino…)... con un libro en la mano (mirando al libro, no a la vida, como parece hacer el cardenal de la imagen 3, en una biblioteca, no en la calle)

‒ Éste es un un asalto que proviene de la ley del miedo, propia de aquellos que no creen de verdad en el evangelio de la con-versión, de la nueva forma de pensar y de hacer de Jesús (Mt 1, 14-15), y se refugian en un tipo de presunta “esencia” de las cosas, tanto en el plano del amor sin amor (imposición externa) y del fortalecimiento de un tipo de institución eclesial. Tienen miedo de la libertad de Jesús, y por eso se siguen aferrando a seguridades e imposiciones exteriores.

‒ Éste es el asalto de aquellos que tienen miedo de su propia libertad, de su responsabilidad personal, a flor de vida (¡a favor de su propia vida!) y, por eso, para asegurarse a sí mismos imponen sobre los demás las cargas que ellos son incapaces de llevar sobre sus hombres (Lc 11, 46). Para liberarse de su miedo (¡sin poder lograrlo!) imponen duras obligaciones legales sobre los demás, en un nivel de relaciones personales, de eucaristía sin eucaristía…

Buscan la ley del “corral” cerrado, controlado, pues temen que los cristianos sean libres y exploren la verdad de la vida según el evangelio, de manera que ellos, los “controladores de Iglesia” pierdan su función, queden en la calle de la vida (de donde no debían haber salido).

‒ En ese contexto, el nuevo Papa Francisco, como el Hermano de Asís, ha querido volver al “evangelio sin glosa”, es decir, sin metafísicas doctrinarias a su medida, sin interpretaciones que cierren de nuevo a los creyentes en un tipo de “baúl de normar exteriores”…

Ha querido ofrecer un programa de restauración de la Iglesia caída, como el de Francisco de Asís, cuando empezó reconstruyendo los muros de San Damián (imagen 2), para reconstruir después y recrear toda la Iglesia, desde el evangelio sin glosa, en libertad, fraternidad y pobreza (que es riqueza compartida).

Desde ese fondo de evangelio, Francisco ha querido ofrecer humildemente, sin estridencias ni condenas, un programa de educación evangélica, que puede condensarse en tres momentos, como en los esquemas de formación de los comprometidos del evangelio, para el ver, juzgar y actuar.

>> Sigue...


6.5.16 San Pedro Nolasco. 800 años de libertad

Faltan dos, pues la fundación oficial de la Orden de la Merced o de la Libertad fue el 2018 (tras un tiempo largo de experiencia y compromiso a favor de los cautivos).

Pero podemos celebrar ya los ochocientos: es un día bueno para ello, porque es la fiesta de San Pedro Nolasco (6.5.16), y con esa ocasión quiero retomar el argumento del mensaje de los mercedarios del Capítulo General de México (1992), que empecé a presentar hace dos días, pues recoge los principios de la historia y compromiso mercedario de San Pedro Nolasco.

Retomo ese argumento, recordando los cuatro grandes problemas de la Iglesia en el siglo XIII (y en el XVI, y en la actualidad):

-- Un problema graves es el dinero injusto (la Mamona), con la pobreza de las grandes masas: por eso la respuesta de la Iglesia debía ir en la línea del testimonio de pobreza y de la fraternidad entre los hombres y mujeres (Francisco de Asís).

-- Otro gran problema era y es la falta de conocimiento y de verdad: lógicamente, la Iglesia quiso y quiere responder con la predicación de la palabra y la búsqueda del verdadero conocimiento, en línea de predicación, estudio comunicación de los saberes (Domingo de Guzmán).

-- Otros pensaron más tarde, en el siglo XVI, que el mayor problema era la falta de apostolado de la Iglesia: por eso piensan que es preciso fundar y promover grupos que extiendan y defiendan la doctrina verdadera y la práctica religiosa (en una línea que suele atribuirse a Ignacio de Loyola).


-- Pues bien, Pedro Nolasco (igual que Juan de Mata, fundador de los Trinitarios) pensaba, a principios del siglo XIII, que hay un problema aún más profundo: la falta de libertad entre los hombres: por eso promovió un mensaje y camino de liberación socia y personal, pues la libertad es la base de todos los valores y virtudes. Se trataba de una libertad religiosa y económica, social y personal. Ésta fue su obra de Merced o misericordia.

De esa forma creó una "orden", es decir, una institución social y religiosas al servicio de la libertad, pero no en general, sino en concreto: es decir, de la liberación económica, social y personal de los cautivos y oprimidos.

El año 2018 se cumplirán ochocientos años de la gran obra de San Pedro Nolasco que, unida a la de San Juan de Mata, forma uno de los momentos fundamentales de la historia de la libertad en Occidente. Su programa de liberación sigue siendo una tarea esencial dentro de la Iglesia y de la sociedad:

-- Se trata de poner el dinero al servicio de la libertad de los hombres y mujeres, no de su esclavizamiento (imagen 1)

-- Se trata de poner la libertad de las personas por encima del poder de los estados y de las iglesias, de las civilización y religiones (imagen 2).

Por eso lo recordamos hoy, en el día de su fiesta, retomando los números centrales del Documento: Los mercedarios y la Nueva Evangelización (México 1992).

Felicidades a todos los amigos y hermanos mercedarios. Buen día para todos, en especial para los que están reunidos en Capítulo General y elegirán presumiblemente, en este mismo día, un General para dirigir la obra de San Pedro Nolasco..., en diálogo y comunión con la obra de San Juan de Mata (imagen 3). Ambos siguen siendo los iconos fundamentales de la historia de la libertad activa en la Iglesia de Occidente-

Son importantes los bienes compartidos, es fundamental la búsqueda y testimonio de la verdad, resulta muy valioso el compromiso religioso de la Iglesia... Pero en el principio de todos los bienes y tareas de los hombres y mujeres está el testimonio y la búsqueda de la libertad.

>> Sigue...


Memoria y profecía en las periferias de la libertad (Papa Francisco, Orden de la Merced)

04.05.16 | 08:29. Archivado en Merced-libertad, Amigos, la voz de los, América Hispana

El Papa Francisco ha recibido en el Vaticano a los participantes del Capítulo General de la Orden de la Merced (RD 2 de mayo de 2016) y les ha dirigido un un discurso en el que ha puesto de relieve su experiencia y tarea al servicio de la libertad. Éstas son sus palabras más significativas:

Este recuerdo no debe limitarse a una exposición del pasado, sino que ha de ser un acto sereno y consciente que nos permita evaluar nuestros logros, sin olvidar nuestros límites y, sobre todo, afrontar los desafíos que la humanidad nos plantea.

Ser profeta es prestar nuestra voz humana a la Palabra eterna, olvidarnos de nosotros mismos para que sea Dios quien manifieste su omnipotencia en nuestra debilidad. El profeta es un enviado… para una misión que es una obra de misericordia: seguir a Cristo llevando la buena noticia del Evangelio a los pobres y la liberación a los cautivos (cf. Lc 4,18).

El profeta sabe ir a las periferias, a las que hay que acercarse ligero de equipaje. El Espíritu es un viento ligero que nos impulsa hacia adelante. .. Y esto un día y otro, en perseverancia, en el silencio de una vida entregada libre y generosamente… Para liberar, debemos hacernos pequeños, unirnos al cautivo, en la certeza que así no sólo cumpliremos nuestro propósito de redimir, sino que encontramos nosotros también la verdadera libertad, pues en el pobre y el cautivo reconocemos presente a nuestro Redentor.

No dejen de «proclamar el año de gracia del Señor» a todos aquellos a los que son enviados:
a los perseguidos por causa de su fe,
a los privados de libertad,
a las víctimas de la trata…

Con ocasión de estas palabras de Francisco Papa quiero recoger hoy y mañana el texto de la “carta magna” del nuevo compromiso mercedario, formulado por Mensaje del Capítulo General de México (1992), donde se planteaba el tema desde la perspectiva de la Nueva evangelización.

>> Sigue...


María es Misericordia (y 3) La gran inversión (revolución) mesiánica

Hablé anteayer del canto mariano de la Iglesia, en línea de misericordia íntima, piadosa, personal: La Salve. Ese canto de la Salve ha de ser profundizado, retomando el espíritu del Magnificar, como empecé viendo ayer.

Pues bien, en esa línea, el verdadero “culto de María” ha de expresarse en forma de compromiso social de liberación, retomando los motivos fundamentales de la gran inversión (revolución) mesiánica, que ella ha canto:

María puede llamarse bienaventurada cuando con ella y por ella se elevan y pueden vivir los oprimidos, y los pobres se sacian.

Ella ha dialogado con Dios, en gesto misterioso y personal que ha culminado en la palabra de su «fiat». Sin esta fidelidad interior, sin esa entrega personal, carece de sentido su tarea.

Pero, al mismo tiempo, enriquecida por Dios, ella ha promovido la gran revolución de los pobres, retomando la inspiración de las grandes profetisas y cantoras de la historia israelita: Myriam (Ex 15), Débora (Jue 5), Ana (1 Sam 2), Judit... .

Más aún, María ha anticipado (desde su perspectiva de Madre Israelita) el gran camino de transformación mesiánica de Jesús. Así lo mostraré, empezando con el Benedictus de Zacarías (que es aún un canto israelita de tipo nacional) para pasar al Magnificat, que es ya un canto israelita y universal, proclama de Salvación para todos los pobres y humillados del mundo.

>> Sigue...


Miércoles, 22 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930