El blog de X. Pikaza

17.2.19. Domingo de las Bienaventuranzas. El Cristo de San Valentín

Dom 6, tiempo ordinario. Ciclo C. Lc 6, 17. 20-26. Las bienaventuranzas son la expresión máxima del Amor del Reino de Dios, que está vinculado con el despliegue de la vida y con las relaciones personales, siendo así principio y signo de felicidad:

Éste es el don y la tarea de la vida, ser felices, agradeciendo de esa forma la vida al Creador. Pues bien, en este camino de felicidad, dentro de una historia muy conflictiva, se inscribe la palabra de Jesús... a quien hoy (14-2.19) he querido llamar el Cristo de la Felicidad, con la imagen 1 (un Cristo feliz) y la imagen 2 (una muchacha feliz en el amor del corazón abierto a todos):

– felices vosotros, los pobres, porque es vuestro el reino de Dios,
– felices los que ahora estáis hambrientos, porque habéis de ser saciados,
– felices los que ahora lloráis, porque vosotros reiréis (Lc 6, 20-21).

Ésta es, sin duda, la felicidad del amor. En un primer momento, estas palabras pudieran encontrarse en otros textos de aquel tiempo: en los capítulos finales de 1 Henoc, en Test XII Pat y en algunos rabínicos.

Pero es la felicidad del amor radical, allí donde no hacen falta otras cosas, sino que basta el amor, en medio de la pobreza, del hambre, del llanto... Como amor que enriquece, que sacia,que consuela... como afirmación de la vida en lo que ella tiene de más hondo radical, para ser (acoger, amarse...) y para amar a los demás, compartiendo, enriqueciendo, acompañando...

...Jesús llama felices a los pobres, especificados después como hambrientos y llorosos, no por lo que ahora son, por lo que tienen (o les falta), sino porque se encuentran en las manos del amor de Dios, que actúa ya, a través del mensaje y camino del Reino que Jesús anuncia, porque su suerte ha de cambiar.

Ésta es la felicidad del amor de Dios que cambia... Un amor de Dios que se hace nuestro, cuando nos aceptamos y amamos a los demás, enriqueciendo, alimentando, consolando... Éste es el amor "nuestro de cada día", amor que crea vida. Sólo se puede decir felices los pobres amando a los pobres, compartiendo con ellos lo que somos, amando...

Los ricos en sí no pueden ser felices, ni los en sí saciados lo pueden ser.... Sólo desde la vida más honda, en amor a los dándonos la mano y caminando juntos podemos ser felices... Como negros estanques parecemos a veces los cristianos.Sólo en el momento en que seamos felices y hagamos felices a los otros podremos ser discípulos del Cristo de la Felicidad.

Desde ese fondo se puede decir y se dice...

«Pero, ¡ay de vosotros los ricos, porque ya habéis recibido el consuelo! ¡ay de vosotros los ahora saciados..., ay de los que ahora reís!» (Lc 6, 24-25). El amor es gratuito, pero exigente.

Buen domingo a todos, con el Cristo de la Felicidad.

>> Sigue...


10.2.19. Arriésgate, Pedro. Duc in Altum: navega mar adentro, hora de pesca.

Simón y sus compañeros vuelven de haber trabajado la noche entera sin haber conseguido nada. Pero Jesús les espera en la orilla y les pide que vuelvan, que inicien la tarea mar adentro, en lugares que no habían explorado todavía. Las palabras de Jesús a Simón y a sus compañeros son significativas:

En griego epanagage eis to bathos, que significa avanzar (navegar) más al interior (en zona más profunda).

La traducción latina dice: Duc in altum: lleva el barco a más hondura-profundidad-altura. Esa palabra ha hecho fortuna y se utiliza como signo de llamada vocacional, que debería ser arriesgada.

La traducción castellana “rema mar adentro” pone de relieve el esfuerzo personal de los pescadores que se supone que “reman” (en teoría podían navegar a vela).

Sea como fuere, Simón y sus compañeros han de ser unos “tipos” arriesgados, incluso aventados por creer en Jesús y realizar su tarea. Jesús les pide un esfuerzo nuevo, les lleva a nuevos mares, y ellos asumen la tarea, y lo hacen a cuerpo, sin intermediarios.

Eran en el fondo unos hombre “aventados” (con el soplo del buen Espíritu)… como deberían hacer el Papa y sus compañeros en la actualidad. Así le digo a Pedro/Papa: Arriésgate ya.
(Y con este deseo... un buen domingo a todos).

>> Sigue...


Una Iglesia tartamuda. Effeta: La curación de Mc 7,31-37 (A. Casas Ramírez)

Juan Alberto Casas Ramírez ha presentado en la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia un valioso trabajo sobre curación del tartamudo de Mc 7, 31-37. Es un texto al que yo he dedicado mucha atención en mi Comentario de Marcos (imagen), como A. Casas ha puesto de relieve en su trabajo. Por eso he querido destacarlo en una entrada de este Blog.

El trabajo de A Casas se sitúa en un nivel de especialidad académica, como podrá ver quisn siga su argumento, dialogando con los mejores exegetas del momento actual, para iluminar y actualizar de esa manera la visión del evangelio.

Pero en el fondo del trabajo late y se expresa un problema clave de la Iglesia de Marcos, y más aún de nuestra iglesia 2019. Nos hallamos ante una iglesia tartamuda, por un lado sorda (incapaz de escuchar de un modo radical el mensaje de Jesús: por otro vacilante en su palabra, incapaz de enhebrar un lenguaje coherente, que llegue de verdad a las personas, que las turbe y emocione, para así ponerlas en camino...

Éste es para Marcos un milagro petrino, es decir, un milagro que él aplica a la Iglesia de Pedro, que ha perdido la palabra, que da vueltas y repite siempre el mismo argumento, sin lograr aclararse, ni decir nada coherente a la iglesia que espera...

Por eso es necesario que Jesús repita y diga con autoridad su gran palabra: Effeta (effatha...), que significa ábrete... Se trata de abrir los oídos, para que los hombres y mujeres sean lo que son (oyentes de la Palabra...). Se treta de desatar la lengua, para que ellos, todos, varones y mujeres, puedan proclamar la palabra y camino de Jesús.

Me parece importante destacar el texto y comentario, porque nos sitúa en el principio de la experiencia sacramental de la Iglesia, cuya tarea fundamental es dar palabra, abriendo los labios y la lengua de todos los creyentes, a fin de que puedan conocer y hablar y decidir en la Iglesia, que no tiene más Señor ni más Espíritu que el Cristo Palabra y el Espíritu santo.

Cierta iglesia posterior parece que ha reservado la palabra a ciertos ministros de la Iglesia, en contra de Jesús que ofrecer y ofreció la palabra a todos.

Todo lo que sigue es de a. Casas Ramírez: Doctor en Teología, Magíster en Teología y Licenciado en Ciencias Religiosas de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá-Colombia. Profesor e investigador de tiempo completo en el área de Teología Bíblica, Facultad de Teología, de la misma Universidad; miembro del grupo de investigación Didaskalia, reconocido por Colciencias.

El texto completo de la investigación de A. Casas puede encontrarse en www.redalyc.org/jatsRepo/3435/343546050006/html/index.html). Aquí ofrezco sólo un compendio de su texto (sin notas a pie de página)... Pero lo que importa de verdad no es el texto de A. Casas, ni mi comentario,sino el pasaje del evangelio de Marcos, quien aparece aquí como primer gran "logoterapeuta" de los evanelio.

>> Sigue...


03.02.19. Disputa de Nazaret: Sólo para los nuestros o mesías para todos

Domingo 4 tiempo ordinario. Ciclo C. Lc 4, 21-30. El evangelio del domingo anterior presentaba el comienzo del Sermón de Jesús en Nazaret. Éste sigue presentando la disputa posterior. Como buen hijo de José, Jesús tendría que haberse preocupado sólo de sus paisanos “nazoreos” (judíos mesiánicos nacionalistas, como se supone que era José). Pero él supera la visión "ortodoxa" de su padre y ofrece su buena nueva a todos los necesitados (como los antiguos profetas "galileos": Elías y Eliseo). Por eso nace la disputa.

‒ Insiste en la liberación de los pobres, poniendo como lema de su misión la apertura a los necesitados, y no el triunfo nacional israelita.‒ Deja a un lado el tema de la venganza (la victoria sobre los enemigos), presentando así implícitamente un programa de liberación para todos los pueblos.


Sus paisanos de Nazaret le acusan de ello y quieren lincharle. El discurso de Jesús, proclamado en el centro neurálgico del mesianismo judío en Galilea (ante sus paisanos nazarenos/nazoreos, defensores de una política fuerte de defensa nacional) va en contra de los intereses de su gente. Por eso, ellos rompen con él....y Jesús tiene que “romper” con ellos.

Ésta es la primera gran disputa de Jesús, y ella nos sitúa ante un tema todavía no resuelto: la relación de Jesús (y del cristianismo) con el judaísmo nacional , con los intereses de una Iglesia establecida.

Éste es el problema actual sangrante de la buena sociedad actual... que defiende sus intereses de grupos.., expulsando (dejando fuera) a millones y millones de personas de otros pueblos, de otros grupos sociales, extranjeros y distintos.

El resultado de esta disputa de Jesús con los nazoreos/nazareos y en el fondo con José sigue definiendo la esencia del cristianismo, aunque es posible que muchos (que seguimos leyendo el pasaje de forma "piadosa") tenemos dificultad en entenderlo.

-- Imagen 3: Una escena normal de linchamiento, en contra de un "negro", alguien que rompe la unidad social de los "buenos" en la "vieja" USA
Buen domingo a todos.

>> Sigue...


27.01.19. Evangelio de Lucas: Me ha enviado a ofrecer libertad a los pobres

Dom 3. Tiempo ord. Ciclo c. Comienza el año de Lucas (2019). He comentado en días anteriores los otros dos textos de la misa de este domingo: 1 Cor 12 (el cuerpo de la Iglesia) y Neh 8 (expulsión de las mujeres). He dejado para hoy, terminando ya el domingo, el pasaje central del evangelio de Lc: 1, 1-4 (introducción del evangelio) y 4, 14-21 (discurso de investidura en Nazaret, que es la carta magna de la liberación de los pobres). .

La Introducción de Lucas (Lc 1, 1-4) presenta la finalidad de su evangelio, que aparece así como el primer texto literario programático del NT, escrito según los cánones de la literatura de su tiempo.

El discurso de investidura de Nazaret (Lc 4, 14-21) anuncia y expone el proyecto de Jesús, como programa de liberación de los cautivos, jubileo definitivo de los pobres.

Ambos pasajes unidos nos ofrecen una visión de conjunto de la experiencia cristiana, desde la perspectiva literaria y social del evangelio de Lucas.

El tema de fondo es el contenido del mensaje de Jesús en Nazaret. - ¿Podemos decir que ese mensaje sigue siendo el programa de vida y compromiso de la Iglesia, o queda como simple escudo heráldico, para ponerlo a la entrada de la casa, como algo que se dice, pero sin deseo eficaz de cumplirlo? ¿Podría repetir la Iglesia actual, en su conjunto, con verdad, ese programa de investidura de Jesús?

Se abre así, con esta lectura, el año de Lucas en la liturgia de la Iglesia 2019. Buen día a todos.

Imagen 2: de Greg Olsen (*1958, Idaho USA), Jesús en la sinagoga. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Semana de Unidad: A la Iglesia de Roma, que preside en el amor... (1Cor 13)

21.01.19 | 16:10. Archivado en Teología, Nuevo Testamento, Espiritualidad, Amor, Papa, obispos

Seguimos celebrando la "semana de unidad" de los cristianos, como preparación para la fiesta de la Conversión o, mejor dicho, de Vocación de Pablo, que se sintió llamado por Dios para proclamar el evangelio o buena nueva de la comunión de todos los pueblos, en el amor de Cristo, en gratuidad, en libertad, no por ley, sino por Revelación de Amor, como indicaré comentando el texto clave de 1 Cor 13.

1 Cor 13 no niega en modo algunos los problemas que había en la comunidad cristiana de Corinto, más fuertes que todos los enfrentamientos que hoy (2019) se dice que existen en la comunidad cristiana de Roma: Luchas de poder, visiones enfrentadas de la Iglesia, formas distintas de entender la organización de los creyentes...

Pues bien, como respuesta a esos problemas ofreció 1 Cor 13 un programa de amor, entendido como ágape (poder de Vida que impulsa y unifica a los creyentes). En ese contexto, como iglesia primada de la cristiandad, la Iglesia de Roma ha de ser, ante todo, un iglesia "amoroso": Que sepa amar y ser amado

Así lo dice de forma ejemplar la primera noticia intensa que encontramos sobre el orden y sentido de la Iglesia de Roma, hacia el año 110/120 d.C. (o un poco más tarde), el "obispo" Ignacio de Antioquía de Siria (imagen 2), en una carta apasionada escrita a los Romanos cuando le llevan allí atado para "echarle a los leones" (así, al pie de la letra).

Da la impresión de que en ese momento no existía todavía un obispo (papa) en Roma, pues la Iglesia estaba regida por un Colegio de Presbíteros, es decir de hombres de cierto prestigio, como supone la la Primera Carta de Pedro (es decir, escrita por un hombre que asume la herencia de Pedro, hacia el final del siglo I d.C.). Los obispos y los papas vendrán después. Entonces no existían todavía, pero había una iglesia importante.

Pues bien, en ese contexto, Ignacio escribe a la Iglesia de Roma (no a su obispo o papa, que no existía) una carta impresionante de humanidad, de compromiso cristiano cristiano en el amor ...diciendo en su encabezado unas famosas palabras:

Ignacio... a la Iglesia que,
conforme al amor de Jesucristo, nuestro Dios,
preside (=se asienta) en la región de los romanos...
que preside (=prokathêmê...) en el amor (=agapê)...

Conforme a estas palabras, Ignacio concede a la Iglesia de Roma un primado o presidencia en el amor. No es una presidencia de puro honor, pero tampoco de organización política, sino un tipo de "la primacía en el amor", de forma que ella (la Iglesia de Roma está (ha de estar) a la cabeza en la caridad(agape) entre las iglesias.

Ésta es la primera y la más importante de todas las palabras que el obispo de una iglesia que era por entonces quizá la más importante del mundo (Antioquía de Siria) dirige a la comunidad de Roma, a la que reconoce y concede una primacía en el amor...

No le da una primacía de jurisdicción según Derecho, ni una primacía de organización o de poder (como han pretenden todavía los obispos de Roma), sino un primado de ejemplo y testimonio en el amor.

Esto ha de ser, por tanto, el Papa, que ha sido después (desde el siglo III) el obispo de la Iglesia de Roma: Un Primado personal en el amor, no para dominar sobre las restantes iglesias, sino para ofrecerles su testimonio de amor, que nunca se impone o exige por derecho, sino que se ofrece en gesto de solidaridad.

Éste ha de ser el sentido no sólo de la Iglesia de Roma, sino de su obispo, cuando exista (hoy es Francisco): Una iglesia, un hombre, que sepa "presidir" a las iglesias, un hombre o mujer que sea ejemplo y testimonio de amor entre los Romanos.

Así lo quiero recordar en esta "semana de la unidad de las iglesias", recordando la función importante de primacía de amor que Ignacio de Antioquía concedió en su tiempo a la Iglesia de Roma, en un momento en que aún no había papa en Roma... una primacía de amor que queremos que Roma siga ofreciendo en solidaridad cristiana a todas las iglesias.

El sentido de esta primacía en el amor (es decir, de la primacía de Roma entre las iglesias) ha de entenderse a la luz del gran canto de de Pablo (1 Cor 13), un canto que quizá no es original de Pablo (como he dicho), pero ha sido incluido en su carta (¡quizá en la misma Antioquía de Ignacio), y ahora forma parte de su memoria en la Iglesia.

>> Sigue...


Dom 20.1.19.María quiere vino: Las bodas de la Iglesia

Dom 2, Ciclo 3. Jn 2, 1-11. El texto de las Bodas de Caná de Galilea ofrece el tema final de la Navidad (es decir, de la Epifanía de Jesús), con los oros dos motivos anteriores: Adoración de los Magos y Bautismo de Jesús.

Es un evangelio rico en motivos históricos, cristológicos, eclesiales y marianos, que deberían exponerse con más cuidado. Yo lo he titulado María (=la madre de Jesús), quiere vino, no para ella, sino para la Iglesia, para todos los que buscan y quieren a Jesús, para todos los hombres y mujeres de la tierra.

-- Hay ciertamente un recuerdo de Jesús participando en bodas, hombre de vida, al servicio del amor y de la vida.. Éste es el Jesús verdadero, iniciador de bodas, hombre de amor y de vino, promotor de una esperanza de paz (shalom), simbolizada en la Biblia con buenas bodas.

-- Hay un matiz de Iglesia, es decir, de humanidad: Debemos pasar de las bodas de agua y purificación (mucha ley, muchas normas, piedra a piedra, gran pobreza) a las bodas del vino . Que todos los hombres y mujeres de la tierra, todas las casas, tengan lo necesario para vivir (pan, agua, casa...), pero también algo de vino, que es el gozo de la vida, algo que sobra para el regalo, para el amor, para las bodas...

-- Hay un recuerdo de la Madre de Jesús, que es persona concreta y signo de Israel, una mujer festera, promesa de vino y de amor para hombres cargados de leyes, de miedos y normas frustradas (los cántaros de piedra para las purificaciones).


a. Santa María de las bodas

La Madre de Jesús se sitúa ante las bodas humanas (antes judías, hoy cristianas) y descubre en ellas mucha mucha ley (agua de purificaciones, normas bien aseguradas…), pero sin vino de vida, que es la alegría de los novios que se irradia y expande a todos los invitados. Por eso critica las bodas antiguas (de Israel, quizá de gran parte de las bodas de nuestras Iglesias, cargadas de leyes y normas de piedra y agua, con poco vino de vida.

La Virgen de muchas "apariciones marianas" habla más de penitencia que de vino; ella puede ser piadora, pero no es la Virgen de Caná de Galilea, iniciadora de evangelio, de vino y de bodas, de alegría esperanzada (es decir, cristiana).

b. San Jesús del Vino

Jesús se manifiesta en Cana para dar vino y "marcha" de vida (esperanza, alegría) a las bodas de la historia humana, pasando de la pura ley (cántaras de agua de purificaciones) a la vida intensa, al vino abundante, sobrado, bueno, de la fiesta, con María su Madre (que es signo del paso, de camino que se debe hacer para ir del Antiguo al Nuevo Testamento).

Hemos manipulado a Jesús (hemos manipulado a su Madre), muchas veces, para seguir teniendo a la puerta de nuestras iglesias las seis cántaras de agua de las purificaciones (prohibiciones, normas...). Jesús, en cambio, ha venido y su madre le ha "presentado" para que sea fuente de vino, es decir, de amor, de bodas para el conjunto de la humanidad. Éste es el mensaje del evangelio de hoy.

Todo eso y mucho más está latente en este texto prodigioso, que comentaré en tres partes:

a) Comentario básico
b) Manifiesto del vino
c) Observaciones finales

Imágenes Son normales todas... menos la segunda: Una Fiesta de Bodas del pintor judío M. Chagall... Parece Caná de Galilea, bullicio de fiesta, con Jesús en algún lado, con la Madre, con los novios... y todos con sus ánforas de vino. Es la mejor representación moderna que conozco de las Bodas de Caná.

Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Dios o el dinero (Mt 6, 24). Opción personal y bomba de relojería

Ha aparecido ya en varios lugares la "propaganda" de mi libro: Dios o el dinero. Economía y teología (Sal Terrae, Santander 2019). El Grupo de Comunicación Loyola lo presenta el 9.1.19 de forma "exagerada" con la imagen primera y unas letras que dicen:

¿Estás preparado/a para elegir? ¿Dios o el dinero? El grandísimo teólogo Xabier Pikaza nos descubre en su libro 'Dios o el dinero', la historia más sorprendente, fascinante, arriesgada (actual y futura) de la Biblia en perspectiva de dinero.¡No te lo pierdas!
(cf. /www.facebook.com/LoyolaGC/?)

Por su parte, A. Aradillas, buen periodista, pero también exagerado, me ha canonizado hoy (14.1.19) en RD, antes de tiempo, presentando generosamente este libro para decir después (no se si tendrá acceso a los secretos de Dios, él, que es gran maestros de periodistas):

Quienes lo seguimos y conocemos limpia y generosamente, y con capacidad suficiente para el asombro, me limito a referir que Xabier es ante todo, una buena persona, intachable cristiano, con los pies en el suelo, es decir, en el cielo, nada partidario de la Iglesia "oficial", jerarquizada y burócrata, pobre entre los pobres, ferviente amigo de RD y de otras siglas post- conciliares y sagradamente "franciscanas", ex padre descalzo en Órdenes redentoras de cautivos en tierras de misiones

Ése debo ser yo y así me veo y río. De todas formas, gracias a ti, y/o a los responsables de RD por poner de portada la imagen de un "tipo" muy puesto, pensando y dudando entre Dios y/o el dinero, como opción personal (espiritual).

Pero Natxo, comercial, con experiencia en los cinco continentes, me ha mandado una tercera imagen que define el tema de fondo del texto de Mt 6,26 (¡no podéis servir a Dios y a Mammón!) como bomba de relojería.

Esta imagen de J. Lozano (cf. FB, Paintings and Comics) pinta a los pobres como bomba programada por un Diablo astuto, para que estalle muy pronto la humanidad entera, si no cambiamos todos, especialmente los ricos (que son los que convierten a los pobres en bomba programada de muerte).

Este Lozano es, a mi juicio, quien mejor ha visto el tema del evangelio y de mi libro. No sé si veis a los pobres de esa forma... Pero así los ha visto Jesús en el evangelio, al insistir en la oposición entre Dios que es la Vida... y Mammón que es principio de muerte... cuando anuncia con toda seriedad el estallido y fin de este mundo de violencia y opresión, de muertos de hambre, de pobreza, si es que no dejamos de adorar a Mammón.

¿Quiénes han convertido a los pobres en bomba? ¿Serán los pobres? ¡No, ellos quieren vivir, por eso piden... ¿Será Dios? Evidentemente no, pues el Dios del evangelio hace a los pobres promesa de vida. ¿Serán los ricos, las instituciones de poder del mundo?

Con esas preguntas, leyendo el evangelio y el conjunto de la Biblia, analizando todos (o casi todos) los pasajes de dinero, he escrito este libro, que otro día presentaré de un modo más concreto. Hoy me limito a resumir aquí unas páginas centrales del libro sobre el tema (cf. 253-280).

Dios o el dinero: ¿opción personal? ¿bomba de relojería? Siga leyendo quien quiera situarse ante el tema. Buen día a todos, y gracias a los editores de Sal Terrae, con Aradillas, y los amigos de RD.

>> Sigue...


Dos pascuas: Navidad y Resurrección, la misión cristiana

08.01.19 | 16:57. Archivado en Nuevo Testamento, historia, Cristología, Adviento - Navidad

Estrictamente hablando, en principio, sólo hay una pascua cristiana, que es la resurrección de Jesús. Pero, en sentido más extenso, el sentido de la pascua, como paso y presencia de Dios, se puede aplicar también al nacimiento de Jesús, y así lo ha comprendido la liturgia al poner de relieve las dos fiestas pascuales de la Iglesia, que son el Nacimiento y la Muerte/Resurrección de Jesús.

No ha sido mucho, a mi juicio, lo que se ha dicho entre nosotros sobre el entronque (unidad y distinción) de estas dos fiestas o ciclos litúrgicos, aunque el tema ha sido muy reoresebtado por los iconos orientales, con sus dos variantes.

1. Los iconos de la Navidad presentan a Jesús niño en una Cuna en forma de Sepulcro, indicando así que el verdadero nacimiento culmina allí donde el Hombre-Dios entrega su vida en amor, muriendo para que puedan renacer los hombres.

2. Hay muchos iconos de la Cruz que enmarcan el motivo de la crucifixión con escenas de Navidad, para recordar de esa manera que la muerte de Jesús implica su nuevo nacimiento pascual, como ha puesto siempre de relieve el Evangelio de Jua.

Por eso, acabando ya las celebraciones de la Navidad, me ha parecido conveniente vincular el nacimiento de Jesús con la ya próxima celebración de la Muerte y resurrección de Jesús. Éste es el motivo central de la postal que sigue

Así lo haré, de forma esquemática, desde una perspectiva bíblica y teológica, pastoral y litúrgica, retomando el motivo y argumento de las palabras de Jesús al maestro judío, Nicodemo (Jn 3, 3): “Si no nacéis de nuevo (de arriba) no podréis ver el Reino de Dios”.

Aprovecho esta ocasión para hablar de la primera y segunda “hominización”, es decir, es decir, del despliegue y nacimiento humano en línea de “naturaleza”, y del nacimiento en línea de gracia (esto es, de resurrección y de Reino de Dios).
Presento desde ese fondo cuatro imágenes-icono, dos del nacimiento de Jesús y dos de su muerte, vinculado así el motivos de las dos pascuas. Buen día a todos.

>> Sigue...


5.1.19: Carta a los Magos (Jesús), con cinco peticiones por la Iglesia

Al comienzo de este 2019, que, según los “augures” de turno, será dramático para la Iglesia, removida en sus cimientos por un tsunami múltiple de acusaciones, cansancios y rechazos, en la línea de aquello que los niños escriben a los Magos, quiero escribir cinco peticiones al Niño.

Lo hago en forma de carta, para los magos la lean a Jesús, por su iglesia, como aquellas que muchos escribíamos de niño, en un día como éste, para ponerla en los zapatos bien lustrado, pidiendo juguetes.

Lo más importante lo escribí ayer aquí en RD con la imagen de un niño con muchos juguetes añadiendo ¡me pido un abrazo!, es decir, más amor... Ciertamente, sigo pidiendo el abrazo de todos, pero pido también obras, como la pedía en su carta de "reyes" Santiago, el hermano de Jesús.

En esa línea me atrevo a presentar esta vigilia de Reyes cinco peticiones de reforma, pues llevamos un tiempo largo de obras, sin que se note mucho el resultado.

Pedir es tomar conciencia de una necesidad, y compartirla con Dios, y comprometerse a resolverla en lo posible. De esa forma escribo esta noche a los magos, y por ellos a Jesús, cinco peticiones, para que el Niño anime a su iglesia que está un poco entristecida, para ver si me comprometo (nos comprometemos) con su ayuda en aquello que pedimos.

Los niños como Jesús siguen creyendo que es posible lo imposible. Por eso le pide que nos ayude a ser generosos en la "obra".
Buena fiesta de "reyes" a todos.

>> Sigue...


Uno de Enero 2019, Día del Sol. Fiesta de Dios Padre y de María Madre

01.01.19 | 10:11. Archivado en Dios, Nuevo Testamento, María, Amor, Adviento - Navidad

Nació Jesús según la tradición del hemisferio norte el 25 de Diciembre, solsticio de invierno, cuando empezaba a celebrarse la fiesta del Sol, que dejaba de menguar, tras haber declinado a lo largo de otoño.

Tras una semana en que el Sol apenas se había elevado en el horizonte, siete días de frío y poca luz, el sol comenzaba (¡ha comenzado a elevarse!) de manera que se puede celebrar ya el Año Nuevo, tres fiestas en una, este día en que Sol ha empezado a crecer, añadiendo unos minutos a los días:

1. Hoy, Uno de Eneero, es la fiesta del año nuevo del Sol (imagen 2: Sol niño en el vientre de María Madre), que con su luz y calor ofrece a la tierra un nuevo ciclo de vida. No olvidemos hoy al Sol, que es la luz de nuestra tierra, primer signo del Cristo, a quien los cristianos celebraron desde antiguo como Sol Naciente, no sol de imperios que dominan e imponen su norma sobre el mundo, sino sol de amor, plantas que crecen, otra vez la Vida. No olvidemos que esta fiesta es una celebración compartida, con todos aquellos que dan gracias por el Sol, en oriente y occidente.

2. Ésta es la fiesta del año nuevo de María, la Madre de Dios, la Virgen de Enero (que significa Tiempo de la puerta, ianua, puerta abierta a la vida, a quien muchos cristianos católicos celebran hoy como "madre de la vida" (Imagen 2: María madre del año niño), como signo y recuerdo de la gran maternidad del cosmos, que se enciende de rojo de amor, como esta mañana de frío en Castilla, alumbrando el horizonte. Con ella decimos hoy Dios es Madre, y celebramos la fiesta universal de María... Pero ésta no es sólo una Fiesta de Cristianos, sino de todos los hombres y mujeres que celebran y honran a sus madres, que son con el sol el principio de la vida (como decían los medievales).

3. Es finalmente la fiesta del año nuevo del Padre Dios, y así quiero recordarlo en especial esta mañana, recordando que es la Fiesta del Dios Padre. Cuando le preguntó Moisés un día como hoy en la montaña de la Zarza Ardiendo quién era, Dios le respondió soy el que soy (=Yahvé), sin darle mas respuesta. Pero Jesús vino a decirnos que no tengamos miedo en llamarle Abba, Aitá: Dios es Padre. Esta es la fiesta de los padres que se oponen a las madres, sino que comparten con ellas el camino de la vida que se ofrece, se regala, se celebra.

De esa manera, hoy, Uno de Enero, acabado el solsticio de invierno del hemisferio norte, podemos declarar comenzado el Año Nuevo del Sol, simbolizado por la Madre Universal, Naría, Fiesta del Padre Dios y de todos los padres.

Definitivamente, el sol se eleva, empieza a recorrer la marcha del año 2019 de la era cristiana, animado por el Dios que es Padre y Madre, con el Sol de Jesús, a la semana de su nacimiento, quiero deseas felicidades, 375 días de felicidad 2019, a todos los amigos del blog, a los familiares y los lectores.

Se ha cumplido el tiempo, no podemos seguir en la violencia y el odio. Llega, tiene que llegar el Reino del Sol hijo de Dios, la nueva creación, con ese Dios de Miguel Ángel (imagen 3), que abraza con la izquierda a la Mujer Sabiduría, tocando con los dedos de su mano derecha nuestros dedos (¡todos somos Adán!), mientras nos dice: ¡Feliz Año, levantaos ya, vivid sin miedo, pues yo estoy con vosotros!

Llega el Reino de la Humanidad fraterna, tiene que llegar, porque Dios es Padre/Madre y podemos re-nacer y re-novarnos (buscar la paz, vivir en ella) porque somos sus hijos .

Con esta fe en el Dios creador, Padre de los años, Padre/Madre quiero saludar a todos los amigos y comentaristas del blog al comienzo de este Año Nuevo de la Era Cristiana (era común), 2019.

Imágenes: Del altar del Santa María del Sol Niño que nace, según un modelo bizantino, del año 1460, Virgen del Adviento (en la catedral de Córdoba, España, en el recinto de la Mezquita), y del Dios Creador de Miguel Ángel (Capilla Sixtina,Vaticano).

>> Sigue...


30.12.18. No se perdió, vino a enseñar familia al templo

Sagrada Familia. Lc 2, 41-52. En el centro de la Navidad, la iglesia dedica este domingo último del año a la Familia de Jesús, que son José y María, con sus hermanos de Nazaret, los judíos de Galilea, cristianos de la Iglesia, y todos los hombres y mujeres de la tierra, , en especial los excluidos de todas las familias del mundo.

Con palabra piadosa, la tradición cristiana y el "5º misterio gozoso" del Rosario Católico suelen hablar del Niño perdido y hallado en el templo. Pero Jesús no se perdió por casualidad, sino que quiso quedar de propósito al templo (es decir, en la "gran iglesia"), para "enseñar allí familia" a los grandes doctores, que se creían expertos en leyes de familia, pero vacíos de humanidad.

Para cumplir su tarea de niño liberado (12 años), al servicio de la nueva familia de Dios (que son todos los hombres, y en especial los niños "perdidos"), Jesús dejó a sus padres (¿o saltó con su madre el muro?: cf. imagen 2, tomada de la Vanguardia: 27, 12, 18), dirigiéndose al templo.

No se “perdió”, como digo, sino que quiso proclamar precisamente allí, tras los muros del gran santuario protegido para los privilegiados del sistema, un proyecto y camino distinto de comunión y solidaridad de vida, debiendo romper para ello con un tipo de familia anterior.

Por eso empezó su misión de Mesías de Familia discutiendo con los doctores de la "iglesia", tras los grandes muros del templo, donde quiso enseñar a los doctores, si fueran capaces de aprender y cambiar. Años más tarde volverá Jesús al templo a enseñar lo mismo, queriendo limpiar su comercio..., pero entonces, al fin, le mataron los protectores imperiales de aquel templo de Jerusalén.

Éste es un hondo tema importante de la Biblia, desde su primera página:

- El mismo Adán dice en Gen 2, 21-23, al mirar sorprendido y gozoso a la mujer, que todo hombre o mujer al crecer deja a sus padres para unirse a su mujer (o a su hombre), creando una familia diferente, de carne y vida, en línea genealógica, que puede tender a cerrarse en sí misma

- Pues bien, el hijo Jesús de Lc 2 abandona a sus padres, pero no para crear otra familia igual (y conflictiva), a fin de que todo siga como antes, sino para crear una distinta, de hijos de Dios Padre, empezando por el templo, que es el lugar más necesitado de buena familia y enseñanza , tanto en aquel tiempo, en Jerusalén, como ahora, a lo largo y ancho de la tierra.

Éste es el día de la familia de Dios, que son todos los hombres ... un día en que muchos cantan complacidos la buena familia de Iglesia, donde los amores son (=deberían ser) siempre limpios, puros y universales (=crear familia para todos los niños del mundo), aunque han olvidado quizá que el estilo de familia de Jesús fue conflictivo, y que fue conflictiva relación que él mantuvo con sus padres y hermanos... porque venía a reunir en familia a los expulsados, dispersos y oprimidos de la tierra.

En esa línea deberá cambiar mucho nuestra sociedad, para que podamos sentirnos y ser hermanos y hermanas, familia de Jesús en comunión con todos los expulsados de la familia humana.

Este gesto de Jesús, que abandona a su familia y queda tres días y tres noches en el templo (como si no pensara en el dolor que causaba a sus padres) resulta tan conflictivo y contra-cultural que pone las carnes de gallina a quien lo piense, en una sociedad como la nuestra que, por una parte, abandona a los niños y por otra se muestra super-protectora con ellos.

El evangelio de hoy nos sitúa así ante una increíble ruptura familiar, que comienza con un niño de doce años..., al hacerse mayor de edad ante la Ley (es decir, ante Dios, en el entorno de la fiesta de la fiesta de la Bar Mitzvah), para decir su primera palabra de "mayor" y abrir el templo (lugar de Dios) para el abrazo y la vida de todos los niños del mundo.

Por eso, una familia que no posibilite (y en algún sentido no promueva) la independencia creadora de sus hijos (Jerusalén), al servicio de todos los niños del mundo, no responde al evangelio .

Este Jesús que “deja” con ese fin a sus padres es un signo esencial de la nueva iglesia, un signo que nos hace recordar a los millones de niños perdidos (abandonados) en lugares que debían ser "templos"para ellos,muriéndose cada día en campos de concentración, pasando vallas prohibidos...

Según eso, en un momento dado, el niño-joven, para ser buen joven, como Jesús (al celebrar su mayoría de edad ante la ley de Dios), ha de superar un tipo de padre y madre para dedicarse a la búsqueda y creación de una nueva familia, porque las "cosas de mi Padre" son las cosas de todos los niños del mundo, en el templo de la vida que ha de abrirse para todos.

En ese sentido debemos recordar que los niños nos precederán en el Reino de Dios... Si ellos no empiezan, si no nos cambiar, no tendrá salida nuestra forma de vida y familia actual. Buen domingo a todos. Siga leyendo quien quiere vivir por dentro este evangelio.

Las imágenes son fáciles de entender, unas más tradicionales..., otras más nuevas, como la del niño que mira sorprendido y expectante por la mirilla del templo (o de la alla), y otra con el niño que salta con la madre (¿María de Nazaret?) la valla prohibida de las leyes de los grandes doctores del "templo".

Buen domingo a todos, con esa madre la valla con su hijo, para para compartir familia con todos los marginados del templo y de la tierra, los de un lado o los de otros. Lo que sigue es un comentario de Lc 2,41-52 (tomado en parte de mi Diccionario de la Biblia).

>> Sigue...


Martes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728