El blog de X. Pikaza

6. 12. 18 Una Constitución para la Humanidad

06.12.18 | 08:28. Archivado en Tierra, ecología, hombre, Sociedad, política, Violencia

Con todos sus valores, la Constitución de España que hoy (6. 12. 2018) celebra sus cuarenta años, sigue siendo imperfecta, pues defiende de hecho una imposición político‒militar, con injusticia económico‒social, al servicio de algunos privilegiados, en contra de los ideales más hondos de una modernidad ilustrada que quiso abrir caminos de libertad, igualdad y fraternidad entre todos los pueblos y personas de la tierra.

Un día como hoy es necesaria otra Constitución de tipo Humano, universal, que garantice e impulse los derechos y tareas de todos, empezando por los excluidos y las minorías, en línea de humanidad, sin imposición militar de unos y exclusión socio-económica y cultural de otros, en línea de “institución educadora y sanadora”, al servicio de todos.

Éste es el reto: Todos los niños nacen iguales y forman una única humanidad llamada a vivir en igualdad y comunión, en gozo y esperanza (Imagen 1). Pero después la educación nacional, económica y social separa a hombres y mujeres, a ricos y pobres, a nacionales y extranjeros... haciendo a unos buenos y a otros malos (Gal 3, 28).

El tema es complejo y no se puede simplificar, pero hay un tipo de educación nacional y clasista, utilitaria y egoísta, que en vez de madurar a los niños para la diversidad en la unidad humana compartida les educa para la división y lucha. Por eso es necesaria una maduración distinta, una educación sanadora, para la comunión y el gozo del amor sobre el mundo redondo donde por cualquier camino que tomemos encontramos otros hombres como nosotros.

Ciertamente, la Constitución Hispana de los Cuarenta Años (del 1978) tiene sus valores, pero sigue estando al servicio de un estado‒nación‒sistema que impide que todos los hombres y mujeres del mundo puedan ser y sean por un lado iguales ante la ley y el dinero (la vida), siendo por otro distintos, cada persona y cada grupo como quiera, defendiendo los dos principios básicos de la humanidad que son: (a) La universalidad, es decir, la igualdad de todos los seres humanos (varones y mujeres, etnias, culturas, personas…). (b) La protección y promoción de hecho de las minorías culturales-sociales-económica, con los excluidos actuales (extranjeros, “viudas”, huérfanos de diverso tipo…).

Sin duda, la Constitución de los Cuarenta Años quiso dejar abierto el camino para el surgimiento de un tipo de igualdad social, pero, por su misma dinámica interna y por su inserción en un mundo neo‒capitalista no ha podido lograr lo que quería, de manera que con ha crecido injusticia y se ha ratificado la desigualdad interna y externa, entre gentes, pueblos y estados, dentro y fuera de España.

Sin duda, el problema no es la Constitución, sino el tipo de personas que somos los que vivimos dentro de ella. Algún tipo de Constitución nos hace falta, pero con ella sólo no arreglamos nada, a no ser que cambiemos la forma de vida.

Tenemos que cambiar el lobo que llevamos dentro, como muestra la imagen 2, el lobo de Francisco, el lobo de Is 11. Cambiar nuestro lobo para el encuentro con otros seres humanos, pues, en contra del adagio latino (homo homini lupus), el hombre no es lobo para el hombre, sino amigo, compañero de camino.

En esa línea se sitúan los ocho principios que siguen y que trazan una especie de pre-constitución universal de la humanidad.

>> Sigue...


Migrantes de Adviento, nómadas de Dios

Migrantes somos, todos en el mismo vuelo, todos en un mismo barco, pero tendemos a olvidarlo, y por eso lo recuerda la liturgia cada año, al decirnos que volvamos al camino de los hebreos migrantes de Egipto, en busca de una tierra nueva de ley y libertad.

Y así somos, con Jesús, el hebreo, nómadas del tiempo y de la vida, como él lo fue, emigrantes sin casa fija ni morada permanente, como las aves migrantes que trazan su flecha en el cielo, pero no para volver cada año al mismo sitio (como las cigüeñas de San Morales, que ya han vuelto adelantadas para celebrar la Navidad en nuestra torre).

Ciertamente, Jesús es como un ave-cigüeña, pero no puede volver a la torre de su nido, pues no tiene nido ni torre, y así sigue caminando como aquellos que no tienen madriguera, ni una tierra donde descansar la cabeza. Así dijo Jesús a un postulante que quería utilizarle medrar y detenerse en el camino:

“Las aves del cielo tienen nido, las zorras madrigueras,
pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza” (Mt 8, 20).

El término “Hijo del hombre” tiene aquí un sentido extenso, se aplica a Jesús y a todos los que quieren hacer su camino, a los que no tienen más que su simple humanidad, hombres y mujeres del camino, sin necesidad de hacerse pobres porque lo son, sin nido, ni madriguera, ni piedra fija en el mundo:

Jesús supo y nos dijo que la humanidad en su conjunto es una especie migrante, que vuela o navega a su propio futuro que es la misma humanidad, hecha ya Reino, como pájaros del cielo formando una flecha en las nubes, pero no para volver a los nidos de antaño, sino para buscar y encontrar nuevas primaveras de fraternidad.

Así dijo Jesús al que quería aprovecharse de su "religión" para medrar a costa de los otros: "Las aves tienen nido, las zorrar madriguera... pero nosotros, caminantes no tenemos madriguera, ni piedra para construir una casa, ni siquiera nido...

Pero podemos caminar en Adviento, porque Alguien muy por dentro, muy en todos, nos impulsa, nos promueve, para hacer de esa manera el camino de Dios en el tiempo, a los que habíamos perdido todos los caminos, como decía el profeta Juan Bautista...

Así estamos de nuevo este Adviento, como viajeros ante el último tren, como aves en flecha ante la última migración, como zorros a los que han quemado todas las madrigueras. Y así, impulsados por una esperanza mayor que nosotros, seguimos caminando, porque el Adviento es Dios y somos nosotros.

Así nos habla Jesús, que no tuvo siquiera una piedra donde reclinar la cabeza la cabeza, pero abriendo así un camino nuevo, volando, navegando todos...

Nos llama Jesús para que seamos con él camino, pero muchos hemos excavado cuevas donde nos guarecemos, como malos zorros,, para no caminar; hemos cerrado murallas de piedra o de ejércitos armados, para impedir e otros caminen, y vengan a nosotros, como emigrantes de la vida, hemos creado iglesias fijas que a veces defendemos no sólo dogmas fijados, sino incluso con ejércitos... olvidando que así terminamos en manos de la muerte que viene siempre, sin necesidad de documentación.

No queremos caminar, no dejamos que otros vuelen... y así no volamos nosotros, ni ellos pueden hacerlo, y muchos penan y mueren en mares y campos adversos llamando a nuestra puerta cerrada, como si no fuéramos todos Adviento.
(varias imágenes son de mi amigo A. Furlani, de Córdoba, RA. Gracias, Alfredo)

>> Sigue...


Vida humana: Una voz y un camino en el riesgo

17.11.18 | 20:22. Archivado en Dios, Justicia, Biblia, Tierra, ecología

Comenté hace dos días el evangelio de mañana (18.11.18, domingo 33), tomado de Mc 13, 24, donde Jesús ofrece una reflexiones fuertes sobre el riesgo de destrucción de la vida del hombre en el mundo, un tema que la Biblia planteó con toda fuerza hace unos 2500 años:

Pongo delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal. Si amas a Dios (si amas la vida), vivirás y crecerás y tu Dios te bendecirá en la tierra. Pero si tu corazón se aparta y buscas otros dioses de cierto que perecerás años (cf. Dt 30, 15-18).

Ese texto no habla de la muerte eterna, sino de la muerte en este mundo, como humanidad. Hoy comenzamos a entenderlo.

O cuidamos la tierra (nos cuidamos a nosotros mismos, a través de un desarrollo y de una educación distinta) o nos destruimos para siempre.

>> Sigue...


El infierno de la Biblia y la "fiesta" mercantil del halloween

Han venido los días pasados los niños vestidos de muerte y de infierna, en la fiestas comerciales del halloween, dentro de un mercado en el que todo se compra y vende, incluso las imágenes del diablo, eso sí, domesticado, según uso del dinero.

En ese contexto he querido retomar algunos temas del infierno de la Biblia, que muchos han dejado a un lado (por obra de la banalización presente de todo lo que pueda situarnos ante un compromiso y amenaza seria de la vida). Es otoño en el hemisferio norte, ha llegado el viento frío, y es tiempo de pensar sobre los temas "eternos", sobre el bien y el mal, sobre el riesgo de perversión de una cultura que tiende a vivir de la muerte...

No, no quiero apelar en modo alguno al miedo del infierno para mantener sometido algún tipo de rebaño (eclesial o social). Pero pienso que es preciso (bueno y conveniente) recordar los riesgos de infierno de este mundo, para insistir en los valores de la vida y la necesidad de un cambio fuerte, personal y social, económico, político y religioso, para que este mundo no sea más infierno.

Entendido así, el infierno es un tema simbólico de gran envergadura, o si se prefiere un tema “mítico” en el sentido más fuerte de la palabra, y así lo he venido presentado en algunos de mis libros, como Gran Diccionario de la Biblia (Verbo Divino, Estella 2015)y Amtropología bíblica (Sígueme, Salamanca 2006)

>> Sigue...


Mes de Santiago: Peregrinos somos, al Fin de la Tierra (Fisterra) caminamos

Allá en el Alto San Roque del Río Miera, donde viví de niño (con mi madre sancionada y mis hermanos), no se decía Julio,sino Mes de Santiago .

Patrono del mes no era Julio,llamado el César o, promotor del calendario "juliano", guerrero y soñador de imperios, a quien asesinaron en Roma, su ciudad (el 44 aC), sus enemigos tachándole de "imperialista".

El patrono del julio pasiego era el Señor Santiago , peregrino del fin de occidente, buscador de Dios en la frontera de la tierra (Fisterra, Finisterra, sobre un campo de estrellas (etimología popular de Compostela)... A Santiago también le asesinaron, en Jerusalén, ciudad del "reino de Jesús" (en torno al 44 d.C.), y lo hizo precisamente Agripa un reyezuelo judío-palestino al que había dado el trono un heredero político de Julio César.

En ese contexto, con dos peregrinos vieira (mosaico de Poio, junto a Compostela), quiero reflexionar hoy, uno del mes de Julio César o Santiago Zebedeo, sobre el posible fin del mundo, en una tierra en trance de acabar, no en línea zebedea, por revelación de Dios o por misión cristiana (llevando hasta el fin de la tierra el evangelio), sino en línea juliana, por guerra y destrucción interna.

En ontra de una etimología popular, Compostela no significa Campus Stellae (campo de la estrella), sino más bien tierra quemada, o campo de cenizas (cementerio, cf.http://xacopedia.com/Compostela_1 )

En ese sentido, podemos convertir (y estamos convirtiendo) el Camino de Compostela (lugar de la estrella) en una vía de muerte, una peregrinación hacia el fin de la historia, al campo de los cementerios.

Desde ese fondo, en el centro del año (faltan seis meses para el 2019), ofrezco en esta postal una meditación sobre el camino del fin de la tierra , con un Santiago convertido en profeta del fin de los tiempos.

Peregrinos somos; será bueno que nos entendamos a lo largo del camino , a fin de que no muramos todos, es decir, que nos matemos, al fin de las tres bombas que nos amenazan (con las que nosotros amenazamos al mismo mundo de Dios).

>> Sigue...


¿Por qué arde Galicia? Un largo, largo incendio

Una vez más, tras otro cálido verano, en Galicia (con el norte de Portugal y parte de Asturias) se ha quemado más bosque, especialmente de eucaliptus y pinos.

Ciertamente, el pino y el eucalipto arde porque ha sido un duro, caliente, verano, que no acaba de terminar. Arde Galicia porque el calor, el eucalipto y el viento son un caldo de cultivo de los incendios... Pero arde también, al menos en parte, porque hay muchos "incendiarios", que son de dos tipos:

-- Unos los que ponen el mechero o la cerilla... y quieren que arda este monte que les parece injusto... (algunos quieren que arda para comprar más barata la madera chamuscada y recalificar quizá algunos terrenos).

-- También pueden llamarse incendiarios... los que no han querido que el monte sea lugar de vida y riqueza para todos, como a lo largo de los siglos. El monte de anaño (la fraga) era vida y fuente de riqueza para los campesinos (os labregos...). Pero este monte de ahora se ha vuelto extraño para muchos, que han podido pensar que es bueno quemarlo.

No quiero justificar en modo algunos los incendios. En el momento actual, quemar un bosque o monte de pino/eucalipto es un delito ecológico (¡contra la tierra!), un "pecado económico" (contra la riqueza del país)... y puede ser (y es) incluso un homicidio. Quede eso claro.

Pero no basta la condena... Hace falta seguir pensando sobre la razón de los incendios, en buena parte provocados...

-- Hay que ver si la repoblación con pino-eucalipto ha sido ecológicamente buena, y sobre todo justa: Si ha favorecido de verdad a los pobres... o si ha sido una forma de destruir la riqueza ecológica de Galicia y la fuente de economía demuchos campesinos/labregos.

-- Tras condenar los incendios... hay que ver si es necesario un nuevo "pacto", un compromiso común a favor de la historia secular de Galicia, con sus montes autóctonos y sus campesinos, que han vivido en parte del monte (de donde se saca la leña, donde pace el gado/ganado).

Es hora de pensar mejor las cosas entre todos... y de hacer un pacto pacto "por el bosque", teniendo en cuenta los factores ecológicos y económicos, sociales... y de crecimiento sostenible... Se trata de lograr que ese "pacto" por el bosque sea comprendido y acepado básicamente por todos, porque es favorable a todos, invirtiendo lo necesario en "limpiar" los montes, prevenir incendios... y de lograr que sea (como puede ser) económicamente rentable.

-- Todavía podemos impedir los incendios... para los próximos decenios, pero eso sólo será posible con ese pacto que digo..., que sea creíble incluso para los labregos galegos... que tienen razones para desconfiar... con una ley muy dura contra los queman por intereses de madera... Es necesario un pacto ecológico, económico... y sobre todo social, un pacto inteligente, bien pensado, bien presentado...

En ese fondo se entiende la historia que contaré, una historia antigua, de hace más de 50 años, pero ella sigue siendo válida ahora, en la nueva Galicia que pugna por nacer de nuevo.

Mi recuerdo y reflexión no explica todo... Hay otras perspectivas, otros puntos de vida... Pero estoy convencido de que mi versión sirve para entender un elemento de esos incendios en Galicia, como nos lo contaba una sabia anciana (velliña) do lugar do Sartal, no conceio de Poio.

Buen día a todos, con el deseo de que acaben los incendios y se resuelvan los temas sociales y administrativos del lugar, deseando lo mejor para aldeanos y bomberos, para todos los gallegos (con portugueses y asturianos).

>> Sigue...


Los ángeles movieron mi cama. Dominación, pobreza y terremoto en México.

Así escribí a un amigo el pasado día ocho, desde CDMX, es decir, desde la Ciudad de México (el entiguo México DF): "Los ángeles han movido esta noche mi cama...".

Yo estaba bien dormido en un hotel, al lado de la Universidad Iberoamericana, donde me habían invitado a impartir un ciclo de conferencias sobre Violencia, dominación y dinero en la Biblia.Terminaba ese día el curso, y descansaba tranquilo porque los temas iban desarrollándose con normalidad y todos parecían muy interesados en los temas antiguos de la Biblia, que yo quería explicarles desde la situación actual de Cataluña y Euskadi, de España, México y USA, con el mundo entero.

Además había aprendido a moverme de nuevo por el barrio, que conocía bien, desde los años ochenta del siglo pasado cuando, recién inaugurada la nueva Iberoamericana me invitaba Bárbara Andrade (Q.E.P.D.)... un barrio que era casi un basurero, en las colinas de Santa Fe, carretera de Toluca.

Dormía tranquilo, sin más conciencia profunda que la luz lejana de los rascacielos del entorno (imagen 1), en el centro de una inmensa villa financiera, presidida por la carísima iglesia de San José María Escribá (imágenes 2 y 3), donde había ido esa tarde a mirar y a rezar, visitando al patrono de la Gran Ciudad del Dinero.

Parecía todo perfecto, grandes rascacielos, seis o siete hoteles de lujo... y un tren rápido, elevado sobre grandes pontones, que cruzaría el barrio, entre la tierra y el cielo, separado de las chabolas de de Tacuba y Santa Fe.

Era una Nueva Ciudad, un centro financiero y una Universidad elevada en las colinas antisísmicas tras el gran terremoto del año 1985, que había matado a casi 40.000 personas, derribando de raíz la vieja universidad IBERO...

>> Sigue...


Manifiesto ecológico 2. Convivir con el Gran Riesgo

El riesgo somos nosotros, como ha puesto de relieve el Papa Francisco, en el Mensaje que Acaba de publicar (1.9.17) con motivo del Día Ecuménico del Cuidado de la creación.

Somos el riesgo, como supo ya el autor del Génesis (cf. Gen 2, 17) cuando dijo que "el día en que comáis del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal"..., el día en que rompáis el equilibrio de la vida moriréis, pero no solamente vosotros, sino que mataréis también la vida del mundo.

Dicen algunos que todo se puede hacer por dinero... No sé si eso es cierto, pero lo cierto es que el mundo se puede matar por dinero, por aquello que Mt 6, 24 llama Mamón, un tipo de capital absolutizado... Por tener más capital, por hacerse dueños del mundo (del bien y del mal), los hombres pueden destruir la vida del planeta, como muchos dicen estamos (=están) empezando a hacer ya los grandes "poderes" fácticos, empezando por el "famoso" presidente USA.

Por eso es necesario aprender a vivir ante el gran riesgo, y de eso tratan las reflexiones que siguen, que retoman el trabajo cuya primera parte presenté hace dos días. Buen domingo a todos. Me gustaría ofrecerles mejores noticias, manjares más suaves. Pero esto es lo que hay. De nuevo buen día.

Imagen: Esta gran bomba lleva el nombre de Moab, el gran enemigo de Israel (que es para muchos en USA el símbolo del "enemigo" musulmán que pone bombas en USA, Francia o Barcelona...). Esta bomba quiere matar a los malos terroristas "islámicos", y de paso puede matarnos a todos, para así defendernos de futuros ataques).

>> Sigue...


El cuidado de la Creación I. Un manifiesto ecológico

Hoy, 1 del IX del 2017, se celebra La Jornada Mundial del Cuidado por la Creación, y el Papa Francisco ha publicado un mensaje titulado Usemos misericordia con nuestra casa común (cf. w2.vatican.va... papa-francesco_20160901_messaggio-giornata-cura-creato.html) en el que pone de relieve la exigencia de un cambio global de actitud ante el mundo, con palabras de gran fuerza:

El planeta continúa a calentarse, en parte a causa de la actividad humana: el 2015 ha sido el año más caluroso jamás registrado y probablemente el 2016 lo será aún más. Esto provoca sequía, inundaciones, incendios y fenómenos meteorológicos extremos cada vez más graves. Los cambios climáticos contribuyen también a la dolorosa crisis de los emigrantes forzosos. Los pobres del mundo, que son los menos responsables de los cambios climáticos, son los más vulnerables y sufren ya los efectos. (Num 1).

Esta jornada quiere ser ecuménica, y así se celebrará mañana sábado en Madrid, con asistencia del Arzobispo católico y representantes de diversas Iglesia. En ese contexto quiero recoter un texto que lleva el título de "Manifiesto ecológico" (Paradigma tecnocrático y crisis ecológica), que presenté en el Congreso de Ecología del Pardo, Madrid (13-15 mayo 2016) y que acaba de ser publicado por la Revista Teológica de los Hermanos Capuchinos.

>> Sigue...


15. 8. 17. Ascensión al cielo, encarnación en la historia: Dorothy Day

Celebramos hoy la fiesta de la Ascensión/Asunción de María, Madre de Jesús, al cielo, y muchos han pensado que se trata de una salida, de una especie de abandono.

Ella, la Santa Virgen, deja de la tierra, supera la lucha y dolor de la historia, y sube radiante al cielo azul de la pura belleza, de la absoluta transparencia. Así la hemos pintado y sentido muchas veces.

Pero he recibido hace unos días esta foto de Dorothy Day, defendiendo la paz y la justicia social, en medio de unos duros defensores de un tipo de orden de la tierra. Ciertamente, ella ha subido al cielo, pero lo ha hecho "bajando" a la historia de la lucha social, de la batalla más dura por la vida, precisamente en USA, territorio duro de riqueza a injusticia.

Dorothy Day es para mí el símbolo mayor de la Iglesia Católica de Estados Unidos, como ha recordado el Papa Francisco, una Iglesia que a veces parece vendida a la mamona, pero que tiene en sus raíces un fuerte testimonio de servicio a favor de los necesitados.

En medio de sus debilidades y problemas, esa iglesia sigue siendo una comunidad ejemplar de creyentes que pueden ofrecer y ofrecerán una semilla de evangelio y esperanza en este mundo cambiante y paradójico en el que viven.

En ese contexto he querido recordar unidas a María de Nazaret y a Dorothy Day, este día de la Ascensión:

a) Porque María subíó al cielo, pero subió diciendo que "Dios derriba del trono a los potentados, y eleva a los oprimidos, colma de bienes a los hambrientos y a los ricos los despide vacíos..." (Lc 1). Sube bajando a la injusticia de la historia, sube protestando contra la opresión, sube afimándo el derecho de los pobres, sube pisando a la serpiente (queriendo destruis, con Dios, por Jesús, los poderes de injusticia de la historia.

b) Por su parte Dorothy Day ha bajado al infierno de la injusticia, desde una vida dura de periodista, mujer engañada, madre frustrada..., símbolo de las grandes luchadoras feministas o, mejor decir, humanas del siglo XX, al servicio de los obreros con trabajo y especialmente de los obreros sin trabajo en tiempos de la Gran Depresión

Ha bajado para convertir el infierno USA de los años 30-40 en camino de cielo. Su vida ha sido una Ascensión... en manos de Dios, como la de María, una Asunción: Por Dios en Cristo ha querido subir hasta el cielo de la vida a los pobres del mundo. Por eso quiero recordarla hoy, día de María de Nazaret, su amiga, en medio de tantas diferencias que no son para separar, sino para unir.

>> Sigue...


Dejar sitio. Reflexión sobre la muerte (con P. Zabala)

Hace unos días me ha enviado P. Zabala una bella reflexión sobre la muerte, en la que insistía en su aspecto doloroso, pero insistiendo en que ella ha de entenderse también como un gesto de generosidad: Morir es dejar un lugar para los otros.

Llevo mucho tiempo vengo pensando sobre el tema. Morir en este mundo es doloroso, pero mucho más doloroso sería no morir, seguir viviendo de un modo indefinido, en la forma actual, sobre esta tierra pequeño, finita, en la que no cabríamos todo.

¿Se imagina alguien lo que sería que de pronto resucitaran en su forma antigua todos los hombres y mujeres que han vivido en una ciudad poblada desde antiguo, como Roma, Constantinopla o París? Sería imposible encontrar un lugar para todos... Por eso es bueno que acabado el curso de la vida nos vayamos, dejando un lugar para los buenos, los que vienen.

Pero el tema es mucho más complejo, de manera que exige un largo y detallado estudio, una larga experiencia, que hoy quiero asentar sobre la tierra sagrada (un tema del que vengo hablando estos días), para superarlo, desde una perspectiva de interioridad humana y de historia.

Comienzo ofreciendo la reflexión de P. Zabala (gracias como siempre, Pedro), para exponer después mi visión introductoria sobre el tema, en clave filosófica y de religión en general, sin entrar en lo específico del cristianismo. Ésta es una reflexión, una palabra que viene acompañando desde antiguo. Buen día, buena semana a todos.

>> Sigue...


Dios está en el árbol. Una reflexión sobre la tierra y la cultura escrita

10.07.17 | 17:25. Archivado en Justicia, Biblia, Tierra, ecología, religión-religiones

El tema de los árboles ha sido replanteado por el gran incendios de un bosque Portugal, desde su dimensión económica y social, ecológica y jurídica.

En ese contexto me han preguntado y me pregunto qué significan los árboles en nuestra memorial social, en nuestra religión y pensamiento, y he querido responder partiendo de mi propia experiencia de hombre de arbolado.

Imagen 1. Un haya de mi tierra en el otoño encendido, bien anclada en el suelo, arraigada, sustraiekin (con raíces hondas). Esta es la visión mágica más honda, que tuve de niño en la landa de Arrugaeta.

Imagen 2. Un árbol flotante y sagrado que escogimos (mi editor y un servidor) para un libro de texto que escribí por encargo de la Universidad de la Experiencia, de la Universidad Pontificia de Salamanca).

Esos dos árboles han guiado en parte mi vida..., una historia vinculada al árbol-tierra, que ha sido y sigue siendo signo de Dios, como sabe y dice muy bien Francisco (en su encíclica Laudato sí, Alabado seas, mi Señor, por la hermana madre tierra.. Mi historia está vinculada también al árbol-libro, como diré en una próxima postal.

Algunos podrán moverse en otra línea, y dirán que el árbol tiene menos importancia en su cultura y en su economía, como puede suceder en los hielos polares y en algunas zonas del desierto.

Otros responderán desde de llanura donde el único árbol es el cereal...o la roca, o el mar sin más arboladura que las de los barcos de mástil velero de antaño.

Yo quiero reflexionar y responder desde mi tierra (marcada por el árbol) y desde mi Biblia (donde el árbol es también un elemento religioso), retomando unas notas que he desarrollado en el Gran Diccionario de la Biblia (Verbo Divino, Estella, 2015) donde además de esta entrada general hay otras dedicadas a unos árboles concretos.

En días siguientes quiere volver a los principios de mi teología, evocando la experiencia de la tierra (religión telúrica) y del libro (religión de una cultura escrita).
.

>> Sigue...


Sábado, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031