El blog de X. Pikaza

Dom 22.10.17. Tributo del César, "dinero" de Dios (Mt 22, 15-21)

Dom 29. Ciclo A. Jesús ha dicho que la viña del Reino es para todos.

Sobre ese fondo sitúan Marcos y Mateo la pregunta y disputa sobre el tributo del César, planteada por los mismos adversarios anteriores, que quieren tenderle una trampa.

Jesús buscaba otro tipo de economía, centrada en la comunión inmediata de bienes (campos) y familia, sin un dinero divinizado en forma de capital autónomo, valioso en sí mismo. Estrictamente hablando, su proyecto se oponía (en un nivel distinto) al orden imperial de Roma, que mantenía su poder armado sobre fundamentos de dinero.

En ese contexto se sitúa y ha de entenderse este pasaje sobre el tributo del César, que los adversarios plantean a Jesús para “cazarle” en algún tipo de contradicción y así acusarle ante el pueblo (si defiende el tributo del César) o ante la administración romana (si lo rechaza). Así lo suponen, según el evangelio de Lucas, las autoridades de Jerusalén cuando llevan a Jesús ante Pilato, acusándole de presentarse como pretendiente mesiánico y de impedir el pago de los tributos del César (Lc 23, 2).

Desde ese fondo ha planteado la Iglesia antigua el tema de la relación entre la economía de Jesús (que es el Reino: es decir, la comunión gratuita de bienes) y la economía del César, que se funda y expresa en unos tributos al servicio de la administración militar del imperio y del sostenimiento de un tipo de política, que se expresa en el dominio de los ricos.

Éste es un tema antiguo, un tema actualísimo, que nos sitúa ante el ideal de una humanidad fraterna en gratuidad (signo de Dios) y la realidad de una política y economía hecha de tributos que en principio pueden y deben ponerse al servicio de todos, pero que en realidad tienden a ser controlados por algunos.

Como verá quien siga, éste es un texto complejo, que Mateo ha tomado de Marcos, un texto que proviene históricamente de Jesús, pero que la Iglesia ha debido (y debe) ir adaptando según las circunstancias, aunque manteniendo siempre firme el ideal mesiánico de la comunión de bienes, distinguiendo de algún modo el plano del César y el de Dios.

A lo largo de los años de mi blog, he tratado del tema en muchas ocasiones, desde diversas perspectivas. Ahora lo hago de forma nueva, tomando como base el texto de mi nuevo Comentario de Mateo. Verá el lector que los que quieren "tentar" a Jesús eran (y siguen siendo) los fariseos unidos a los "herodianos", es decir aquellos que se dicen religiosos (fariseos) con los políticos realistas del poder establecido (herodianos).

Buen domingo a todos. El tema clave de religión y política sigue servido.

>> Sigue...


Jesús, un hombre llamado Iglesia

Con este título (De Jesús a la Iglesia) he publicado un largo comentario del Evangelio de Mateo, pues, en contra de lo que se dice (Jesús anunció en reino, pero vino la iglesia), debemos afirmar:

a. Jesús creó un grupo de seguidores y amigos, con los que recorrió los caminos de Galilea. No fue un hombre sólo, pensando por aislado en montañas y cuevas, sino de caminos, en compañía de hombres y mujeres, hablando, escuchando, compartiendo...buscando con ellos (desde abajo) caminos de Reino.

Ciertamente, habló del Reino que viene, y prometió su llegada... pero en el camino encontró gente, se juntó con gente, de manera que creando (=se le fueron juntando) grupos de Reino, es decir, de humanidad renovada, de esperanza y de transformación social. Por eso, en el momento de su muerte, de manera dolorosa y agradecida, sus discípulos supieron que tenían mucho en común, una herencia inmensa de así lo exploraron, creando la comunidad que supieron que él quería haber creado.

En esa línea, iglesia o comunidad de seguidores de Jesús... no nació en un momento, sino en varios, a golpe de ensayos y recuerdos compartir..., pues, en contra de lo que otros quisieron, Jesús no dejó todo atado y bien atado, sino abierto a la creatividad del Espíritu de Dios y de sus amigos... Murió sin haber acabado su proyecto, pero en el mejor momento (¡en otro sentido en el peor!), y sus discípulos supieron (sintieron) que era su deber acabarla, pues el mismo Jesús les animaba (era su alma, era fuente de su nueva vida...)

Triunfó de esa manera tras su muerte... o mejor dicho por haber muerto de esa forma. Otros otros quieren viviendo, se imponen mandando, y piensan que crean dominando... Jesús, en cambio, se dejó matar por fidelidad a su tarea y así murió... dejando abierto en manos de Dios y de sus seguidores todo su futuro.

Sus discípulos rehicieron su vida, es decir su obra, en su nombre, por él... De manera extraña, algunos que se llaman investigadores han sacado la conclusión de que no pudo existir, que fue sólo un mito condensado en forma de historia evangélica: Un faraón judaizado, un héroe griego incardinado en Galilea, la avatara palestina de un Dios indio…. Pero eso significa no valorar lo que había sucedido, lo que estaba sucediendo tras su muerte, como un fuego que él dejó encendido en varios frentes, en grupos que se reunieron en su nombre como Iglesia

En esa línea, tras veinte siglos su vida real resulta más sorprendente y rica que todas las fantasías posibles,
que todos los dogmas religiosos entendidos en forma "ontológica". Queda él, Jesús, sorprendente en su obra, que es la obra de sus seguidores.

De esa forma, él sigue siendo un rabino judío de Galilea, ajusticiado en Jerusalén en la Pascua de Primavera del 30 d. C., llamado Jesús (=Dios Salva), como Josué/Jesús, un antiguo conquistador judío, pero su nombre auténtico es Iglesia. Un rabino, un ajusticiado mayor que toda su doctrina. un hombre que se hace Vida en la vida de sus seguidores.

Desde ese fondo podemos recordar su historia: La Historia de un hombre llamado Iglesia, aquel que convoca y reune en nombre de Dios, desde los más pobres, desde los excluidos de todos los sistemas .

>> Sigue...


Viñadores 2. No matemos al "hijo", no robemos la herencia

Apareció a principios de este año el tomo V de J. P. Meier: Un judío marginal. La autenticidad de las parábolas a examen (Verbo Divino Estella 2017).

La edición inglesa (Probing the Authenticity of the Parables) había aparecido año y medio antes (enero 2016), y los más interesados pudimos estudiar, conocer y admirar su contenido.

Es una obra grande, rompedora, compleja, discutida, pero indispensable para los que quieran estudiar de un modo crítico (en sentido histórico y literario) las parábolas auténticas de Jesús, que a juicio de Meier no son más que cuatro:

1. Grano de mostaza (Mc 4,30-32 || Mt 13,31-32 || Lc 13,18-19)
2. Viñadores homicidas (Mc 12,1-11 || Mt 21,33-43 || Lc 20,9-18)
3. Gran cena (Mt 22,2-14 || Lc 14,16-24)
4. Talentos/minas (Mt 25,14-30 || 19,11-27)

En otro lugar de este blog (RD) mostré hace unos meses mi admiración y perplejidad ante esta visión de J. P. Meier, perfectamente articulada desde su perspectiva de crítica histórica, pero, a mi juicio, no totalmente probada, pues hay otros medios y caminos para descubrir los principios de la historia de Jesús, tal como se expresa en las parábolas. Mucho depende del "angular" de nuestra cámara.

Sea como fuere, coincido en este caso con su visión de esta parábola , cuyo texto más antiguo es el Mc 12, 1-8 (cf. Comentario), que no incluye en principio ninguna respuesta ya dada (fijada) de los oyentes en el texto, dejando que sean ellos los que (ya fuera del texto) decidan/definan el final (como hemos de hacer nosotros, en este otoño de 2018, con muchas herencias pendientes, muchos "hijos" muerto).

En la parábola, el hijo/heredero es asesinado, su cuerpo queda deshonrado y los asesinos en posesión de la viña. Todo nos lleva a pensar que esta parábola así compuesta es anterior a “experiencia” pascual de la Iglesia, que ha de entenderse como respuesta y re-interpretación de la misma parábola.

Con este motivo (en un mundo lleno de herederos/hijos muertos), ampliando la versión de los viñadores de este "domingo de Mateo" (8.10.17), que ayer presenté, he querido volver al origen de la parábola, en su versión de Marcos, pues ella nos sitúa en el momento crucial de la historia de Jesús, que él mismo expuso ante sus opositores, definiéndose como “hijo” a quien Dios puso al cuidado de su herencia.

Esta parábola nos vuelve a recordar que todos somos sanedritas, que tengamos cuidado, que no tomemos por fuerza la herencia, que no matemos al hijo heredero. Así lo mostraré, retomando básicamente mi comentario de Marcos.

>> Sigue...


4.10.17. Con Macu y Mabel, en la Montaña del Amado. Contemplación cristiana

Es una audacia dejar todo (¡esto y esotro!) y subir a la Montaña del Amado, para escuchar lo Inefable, y decir lo Indecible, sabiendo que allí no hay camino, pues el justo para sí se es ley (camino) (Juan de la Cruz).

Y, sin embargo, eso es lo que quieren prometer y prometen Macu y Mabel este día, 4 de Octubre del 2017, fiesta de San Francisco de Asís, bajo la protección de la Madre del Carmelo, preñada de Dios, que les guía a la Montaña del Jardín de Dios (Carmelo), para entrar en su templo y con-templar al Amado (¡ojos tiene el amor, que el puro saber no tiene!).

Así lo confirma la invitación que adjuntamos con la imagen y la “leyenda”:

La Comunidad del Carmelo Seglar de Salamanca
os invita a celebrar y compartir
el rito de admisión de Mabel y la promesa definitiva de Macu.

Ésta es vuestra fiesta (Macu y Mabel), y a ella nos invitáis, y nos invita la comunidad del Carmelo Seglar. Es fiesta de la Iglesia entera, fundada por Jesús para guiar a los hombres y mujeres por las sendas que llevan al Amante (¡a dónde te escondiste...").

Una fiesta en la que Jesús os sigue diciendo y dice a todos, como un día a sus Doce, con sus amigas mujeres: Llamad y se os abrirá, buscad y seréis hallados, pedid y se os dará antes de que lo hayáis pedido. Vosotras os habéis comprometido ya, y nos animáis a seguiros en vuestro camino.

Es una audacia, como he dicho, penetrar de la mano de María en la espesura del Amadodel Carmelo, huerto y viña de Dios, más allá de todos los caminos, sobre toda ley, pues allí solo habita el Amor (que es Amante y Amado), como supieron Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, y de un modo especial Teresa de Liseux, vuestros evangelistas y testigos, este día de gozo y compromiso de ascenso y subida (dejarse subir) al Carmelo del Jardín de Dios.

Éste es un día bueno para que los lectores del blog reflexionen con vosotras y con vuestros familiares y amigos, sobre la contemplación cristiana, que no es más que abrir los ojos y ver,dejarse ver, pudiendo conocer como sois conocidas (2 Cor 13).

Por eso quiero ofreceros, con los amigos de este blog, unos reflexiones que vengo recogiendo hace ya tiempo, en algún lugar de mi corazón, con Jesús que es Amante/Amado, con Juan de la Cruz buen guía, con Teresa de Lisieux, testigo del mejor camino.

>> Sigue...


No habría votado dependencia ni independencia, sino humanidad...

02.10.17 | 06:46. Archivado en Santos, Jesús, Nuevo Testamento, Amigos, la voz de los

Jesús no habría votado dependencia, como dicen algunos, pero tampoco independencia como responden otros, sino algo distinto, en un plano más alto, de humanidad y "reino" como seguirá viendo quien lea.

Muchos subieron en aquel tiempo a Jerusalén, buscando su independencia (pero no en burro y desarmados como Jesús,imagen), pero murieron (fueron asesinados), pues los policías romanos no andaban con bromas.

Otros optaron por la dependencia de Roma, pues les parecía más conforme con sus intereses sociales y económicos, y así pactaron con el poder central

Pero Jesús no buscó la dependencia ni la independencia, sino algo más profundo en línea de gratuidad humana y de comunicación generosa. A pesar de ello los poderes establecidos pensaron que su actitud pacífica (la única entre todas) era peligrosa, pues preferían la guerra o la represión, ya que les resultaba rentable para su propaganda, y así le condenaron a muerte (imperiales y nativos).

No estoy hablando de la situación de Barcelona tras el 1.10, sino de Jerusalén, en torno al año 30 d.C. (cuarenta años antes de la Gran Guerra), aunque un amigo me ha dicho que no hay remedio, pues muchos de Madrid parecen fascistas y otros de Barcelona parecen haber perdido el seny

Me dirán algunos que las situaciones no son comparables, ni en Madrid ni en Barcelona, ni en Jerusalén ni en Cataluña. Ya lo sé. Pero, a pesar de ello, pueden hacerse muchas comparaciones, como seguirá viendo quien lea.

Trato pues de la "votación" (más bien "entrada" provocadora) de Jesús en Jerusalén, siguiendo algunas páginas de un libro que escribí hace algunos años sobre la historia de Jesús. Ni dependencia ni independencia política, en un plano de mercado y cálculo político/militar, como él dijo con enorme clarividencia en Lc 14,31 (texto que comentaré otro día...)...

Jesús buscó y propuso otra cosa mucho más arraigada y exigente, en línea de superación de este tipo de poder económico-militar, pues quien quiera ser mi discípulo debe renunciar a todos sus "bienes" (en gratuidad generosa, buscando los bienes de los otros, de los más pobres).

Buen lunes a todos, buena semana. Queda un tiempo largo de negociaciones y verdades, tiempo que es deseo bueno a todos

>> Sigue...


Dom 01.10.17. Publicanos y prostitutas os preceden en el Reino

Domingo 26. Mt 21, 28-32. Evangelio escandaloso, consolador. exigente:

-- Jesús no dice “os precederán” (en el cielo futuro), sino que os están precediendo ya (en este mundo), en el camino concreto de Jerusalén, para instaurar el Reino, abriendo con Jesús el camino de la nueva humanidad (libertad, justicia), desde su sufrimiento y opresión, no los grandes "gurús" (sacerdotes) y los diputados (presidentes de reinos o repúblicas)

-- Jesús no dice esta palabra a la gente de la calle en general , que bastante tienen con vivir, sino a los "sumos sacerdotes y ancianos/senadores"(Mt 21, 23), que son las autoridades religiosas y civiles. A diferencia de esos sacerdotes/senadores, enrocados en su verdad parcial (y en el fondo falsa), "ellas y ellos", en pareja de hecho, prostitutas y publicanos, pueden toman y toman el camino de la nueva humanidad liberada, porque sufren y "creen", y pueden convertirse al amor.

-- Jesús viene de "discutir" con sacerdotes y políticos (senadores), y ha visto que no cambian, no pueden cambiar, de manera que (al menos por ahora) les ve irrecuperables, en Roma y Samarcanda,en Madrid y Barcelona, para iniciar con ellos el camino de la nueva humanidad. Han tomado "sus puestos de mando" y no los dejan. Navegan sin vacilación hacia el desastre. Por eso inicia el camino con publicanos y prostitutas, que tienen al menos un resquicio de amor, una bocanada de esperanza.

-- En este momento (1.10.17) muchos "sacerdotes/senadores" de Madrid y Barcelona hablan de justicia, legalidad y futuro... pero nuestro Jesús de publicanos y prostitutas, tras haber discutido mucho con ellos, descubre que no pueden cambiar, están enrocados en su pequeña verdad falsa, no quieren que haya una para todos. Quizá se puedan salvar para el cielo futuro, pero en ese mundo no tienen ya nada que hacer, bien lo han demostrado.

Ciertamente, hay otros poderes importantes, civiles y/o religiosos, empresarios y gente del "teatro", jueces y soldados del imperio que hace lo que saben y pueden en su campo. Pues bien, tampoco en ellos confía Jesús para cambiar la humanidad y crear el Reino... Al contrario, él escoge como primeras en el camino, como compañeras y colaboradoras a las prostitutas (con los publicanos).

Texto para temblar, texto para saltar de alegría. Si no estuviera en el evangelio habría que inventarlo, pues nos habla de los verdaderos constructores del "reino", es decir, de la nueva humanidad, ya aquí, en ese mundo.

Hombres como M. Foucault (Historia de la sexualidad), han comprendido esta palabra de Jesús mejor que miles de eclesiásticos. Miles de prostitutas (prostituidas, víctimas sexuales, utilizadas y expulsadas de la buena sociedad...) han sido y son el punto de partida y centro del camino de Reino de Jesús. No sé si lograré decir algo de lo que quiso afirmar Jesús, que sabía bien.

Como en días anteriores, tomo la base del texto de mi Comentario al Evangelio de Mateo. Buen día a todos, día alegre, porque si nos preceden puede haber también lugar para nosotros.

>> Sigue...


17.9.17 Setenta veces siempre

Dom 24. Tiempo. Mt 18, 21-35. La sociedad en general no perdona. Queremos que los terroristas paguen lo que han hecho, que los ladrones se pudran en la cárcel... Estamos prontos a la venganza, y le llamamos justicia. Más cárcel queremos, más castigo, en general. Pues bien, en contra de eso, en otro plano, nos sitúa este evangelio que nos pide que perdonemos setenta veces siete, es decir, setenta veces siempre.

No quiero aquí tratar de justicia social según el Código de Turno, ni de política del terror invertido o la venganza, pues lugares han donde se trata de ello, sino del perdón cristiano, según el Evangelio:

a. Éste es un perdón exigente, vinculado a la experiencia de una iglesia que puede y debe decir al «pecador» que no rompa la unidad de los hermanos. Un perdón exigente, pues el que no perdona queda en manos de su propia, se destruye a sí mismo (cf. Mt 18, 15-20 y la parábola que sigue).

b. Es un perdón sin limitaciones de número o de forma, en plano eclesial, tal como lo expresa en la respuesta de Jesús a Pedro que le pregunta cuántas veces debe perdonar: «¡No te digo siete veces, sino setenta veces siete!, es decir, siempre» (Mt 18, 21-22).

En este contexto ha recogido y citado Mateo la parábola del rey que perdona a su deudor una deuda inmensa, esperando que el deudor perdone también a quien le debe algo (Mt 18, 23-35). Ese perdón gratuito (¡Dios lo ofrece siempre!) se convierte en principio de la exigencia más fuerte, del riesgo más grande: El que no perdona se destruye a sí mismo.

Éste es un perdón gratuito, pero no es barato, sino todo lo contrario: Lo barato es desentenderse o castigar y dejar se pudran los pretendidos delincuentes. Por el contrario, el perdón es lo más caro, pues implica un compromiso radical en aquellos que perdonan, y exige una transformación radical en los perdonados. Buen domingo a todos... y que Dios nos coja perdonados (que eso de confesados sería más fácil y menos exigente).

>> Sigue...


La posibilidad de lo imposible. Reflexión sobre el infierno

Conforme a una visión total del evangelio, la historia no se encuentra dirigida hacia dos metas simétricas: por un lado, cielo; al otro, infierno; por un lado, gloria; por otro, la condena, sino que sólo hay una meta que es la gloria:

el brillo y plenitud de Dios que ama, llenando de su gracia a todos los salvados;

el banquete de la mesa y hermandad que nunca acaba, con Dios Padre y con su Hijo Jesucristo;

las bodas del Cordero de Dios que ama a los hombres como a esposa, según ApJn 21-22;

la luz plena, el total conocimiento de Dios, la Trinidad como espacio de vida donde todos comparten el encuentro del Padre con el Hijo en el Espíritu.

Por todo lo ya dicho, queda claro que Dios no ha creado a los hombres para el bien o para el mal, no les prepara al mismo tiempo para el cielo o el infierno. Dios es solamente bueno y ha creado las cosas para el bien. Por eso marca un camino de plenitud y gozo positivo para todos los humanos, de manea que el único camino posible para Dios es el Reino.

>> Sigue...


Suicidio de Judas ¿una muerte digna? (Mt 27, 3-10).

11.09.17 | 20:54. Archivado en Jesús, personajes, Pascua

En las dos semanas pasadas he tratado tres veces del suicidio, con amplia y variada respuesta de amigos, colegas y lectores. El tema suscita divisiones, y es bueno que las haya, pues sólo tengo una palabra de “fe” (de mi fe y de mi esperanza cristiana) sobre el tema, sin sentar cátedra ninguna.

Algo más he trabajado sobre el suicidio de Judas, pues he debido estudiar el texto de Mateo (y el paralelo/contrario del libro de los Hechos) en mis largos años de enseñanza de Biblia, y en la preparación de mi Comentario de Mateo (Verbo Divino, Estella 2017) que anda ya por lo mercados de las librerías.

En ese contexto y desde ese fondo de estudio de Judas he debido preparar con cierta seriedad el tema, y así lo presento, no para definir ni zanjar algún tipo de disputa, sino para situarnos mejor ante el misterio de la libertad humana y del posible pecado, en unas circunstancias en que la mayoría de los curiosos actuales abogaría por Judas y no por Jesús, pues podía tratarse de un caso de terrorismo y es necesario delatar a los sospechosos antes las autoridades.

Siga quien quiera situarse quizá algo mejor ante el tema. Evidentemente, no adelanto conclusiones. Podrá verlas quien siga hasta el final.

>> Sigue...


Dom 3.8.17. El Reino de Dios no se conquista con guerra

Domingo 22 tiempo ordinario. Ciclo A. Mt 16, 21-27. En días pasados he ofrecido un comentario al evangelio anterior (Mt, 16, 13-20), destacando la promesa de Jesús que dice a Simón: ¡Tú eres Petros/Piedra y sobre esa Petra/Roma edificaré mi Iglesia!

Pero la historia sigue con el evangelio de hoy (Mt 16, 21-27), y el mismo Simón cuya palabra y compromiso aparecía Roca de Cimiento (Papa, Padre) viene a presentarse ahora como Piedra de Tropiezo (Satanás, tentador/tentación, en el sentido original de “skandalon”: lo que hace caer). Estamos pues ante dos “pedros” que son uno:

-- Roca de fundamento de la Iglesia, signo de las iglesia
-- Piedra de escándalo (Satán), riesgo para todas las iglesias

Marcos 8 sólo citaba el primer rasgo, como si Pedro no hubiera cumplido todavía sus “deberes” de Piedra/Roma (cf. Mc 16, 7-8). Mateo 16 los une de forma sorprendente:

Entre lo más alto (ser roca de cimiento) y lo más bajo (ser piedra de escándalo satánico, riesgo de caída para el edificio) se ha dado y sigue dándose una intensa conexión que nos sitúa ante el principio, la historia y la actualidad de la Iglesia:

a. Principio. Tanto en la historia de Jesús como en el nacimiento de la Iglesia Pedro ha sido una figura ambivalente. Histórico ha sido su destino de “piedra”, pero también es histórico el “escándalo” asociado a su figura, según dice Pablo en Gal 1-2. A pesar de ello (o quizá por ello), Pedro ha sido venerado en principio de la Iglesia, como signo de humanidad ambigua al servicio del evangelio.

b. Historia. A lo largo de los tiempos, la Iglesia de Roma (no así la ortodoxa ni la protestante) ha tendido a silenciar el rasgo escandaloso de Pedro, vinculado al deseo de Poder(es decir de “no sufrir”). Por eso, ella ha destacado su función de Piedra Firme… olvidando a veces que ella ha podido convertirse en “escándalo”, haciendo tropezar y caer a otros.

c. En la actualidad nos hallamos ante los dos rasgos de Pedro, tanto del Pedro histórico como de su "sucesor", que según la Iglesia católica es el Papa, como obispo de Roma, que habría sido la sede final de Pedro (tras Jerusalén y Antioquía). El Papa actual, llamado Francisco, obispo de Roma, es un hombre privilegiado.

a. Francisco sigue siendo roca de cimiento de la Iglesia, y así le vemos muchos, no sólo entre los católicos, sino también entre los no católicos.

b. Pero, Francisco, como Papa de Roma, sigue formando parte del "escándalo" de la Iglesia, que se mantiene dividida. Es normal, también Jesús fue piedra de escándalo para muchos (como sabe Jn 8)

Ambas cosas a la vez ha sido Pedro (y puede ser actualmente Francisco de Roma), según el evangelio que vamos a leer. Ambas funciones ha cumplido en la historia, aunque una (la del Escándalo) debería desaparecer, para que podamos seguir bendiciendo a Dios por Pedro, y hoy por Francisco.

Quiero hoy rogar por el Papa de Roma, a fin de que pueda seguir siendo un signo de evangelio, de la Buena Nueva de Jesús, no sólo dentro de la Iglesia Católica, sino ante todas las iglesias y ante el mundo entero. En esa línea quieren moverse, en un plano más histórico-exegético las reflexiones que siguen. Buen domingo a todos
.

>> Sigue...


Mándala, icono, ideograma. Para una oración inter-religiosa

Hace unos días murió mi amigo Santiago Guerra, experto en signos y caminos del diálogo inter-religioso, que se expresa desde antiguo en los mándalas, que marcan el camino hacia nuestra verdad interior, representada por Buda, Vishnu o un tipo de Tao.

Ayer (6.8-2017) hemos celebrado el día de la oración de Jesús, de su ascenso al Tabor, cuyo icono de la trans-figuración es quizá el más importante de toda la historia de la oración cristiana.

En ese contexto he querido recordar también el ideograma orante de San Juan de la Cruz, con la subida al Monte Carmelo, que es quizá el más significativo de la tradición occidental (Un tema que he desarrollado de manera extensa en la última parte de mi Ejercicio de Amor. El Cántico Espiritual de S. Juan de la Cruz, San Pablo, Madrid 201) (Imagen más adelante)
.

Son millones los creyentes que acuden a estos signos (mándalas, iconos, ideogramas…) para recorrer su camino de oración. Son distintos, pero pueden y deben completarse, como verá quien siga leyendo, desde la perspectiva del diálogo inter-religioso que es unos los dones, retos y tareas fundamentales de este siglo XXI.

Que no siga leyendo quien no sepa gustar los símbolos religiosos, quien no sepa o no quiera saber lo que significa orar con los "Mándalas" (con Vishnú o Buda como signos de profundidad sagrada)...

Evidentemente no es lo mismo un Mándala de Buda que un icono de la Transfiguración... o que el ideograma de San Juan de la Cruz, y así quiero marcar la diferencia, pero no para oponer unos signos a otros, sino para saber que hay diversos caminos que son buenos, y que, entre ellos, algunos de nosotros (los cristianos), nos sentimos más a gusto con el Cristo del Tabor de Oriente... o con el Dios de la Montaña del Carmelo de Juan de la Cruz.

Aquí me ocupo básicamente de la semejanza y diferencia entre el icono de Subida al Tabor (con bajada incluida) del Icono de la Transfiguración.... y el ideograma de la Subida (sin bajada) del Monte Carmelo... Acepto los dos desde su propia perspectiva, ero sin negar nunca el valor de los mándalas de Oriente, sin dejar de acudir a ellos para abrir así un camino de profundización orante.


>> Sigue...


Dom 6.8.17. Transfiguración de Jesús, con un general judío que también veía a Moisés y Elías

La iglesia celebra, aunque es domingo, la fiesta de la Transfiguración del Señor (San Salvador), una de las más significativas de la tradición cristiana, por su fondo histórico-simbólico y por la importancia que ha tenido y sigue teniendo, como icono esencial de la experiencia pascual y de la oración de la Iglesia (especialmente en la tradición ortodoxa).

Éste es el icono por excelencia, con la unión del Antiguo y del Nuevo Testamento (Jesús con Moisés y Elías), ésta es la visión orante en la montaña, la experiencia clave de la Resurrección de Jesús, y del camino que con él realizan los cristianos, en visión anticipada de la gloria, en tarea concreta de seguimiento, dando la vida con (como Jesús) al servicio de la vida de los otros.

Éste es el primer retablo del misterio cristiano, tal como lo han "escrito/pintado" desde antiguo iconógrafos, monjes y simples creyentes de oriente y occidente, el icono del camino que sube a (y baja de) la montaña (en unión con el otro gran icono de los Ángeles de la Trinidad: visión de Abraham, "escrita" por Rublev).


Su versión más antigua aparece en Mc 9, 2-8 y la más reciente en 2 Pedro 1, 16-18. Es un prodigio de concisión y riqueza evocadora, un canto de oración y pascua, de historia de Jesús y de esperanza escatológico. Este año la Iglesia utiliza el relato de Mateo (aunque no voy a insistir hoy en la diferencia entre los evangelios sinópticos).

Varias veces he comentado este pasaje en mi blog. Hoy quiero hacerlo de nuevo, en una línea antigua, recogiendo el ritmo y sentido del relato... e interpretándolo al fin desde la perspectiva de un oficial del ejército judío que seguía viendo en su oración a Moisés y Elías (como les había visto Jesús en la montaña), aunque su interpretación era distinta(aunque no opuesa a la cristiana), como seguirá viendo quien lea.

Buen domingo a todos los amigos. Las dos primeras imágenes recogen iconos de la tradición oriental de la Iglesia. El tercero está tomado de un famoso cuadro de Rafael Sanzio

>> Sigue...


Sábado, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031