El blog de X. Pikaza

24.VI.17 Juan Bautista

23.06.17 | 22:32. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, Jesús, Nuevo Testamento, Judaísmo

Se celebra hoy, en el solsticio de verano, el nacimiento de Juan Juan Bautista, que anuncia, a los seis meses, con el solsticio de invierno, el nacimiento de Jesús.

Juan Bautista ha sido y sigue siendo (con María de Nazaret) el testigo privilegiado de Jesús, como aparece en los ábsides de las iglesias medievales. Sin pasar por el huracán de fuego que es Juan resulta difícil acoger la brisa de Jesús.

Por eso quiero ofrece hoy un compendio de su mensaje y de su vida. Buen día a todos, esta noche de San Juan.

>> Sigue...


23. 6. 17. Sagrado Corazón: Por una Iglesia que crea en el amor

Presenté el año pasado, en un día como hoy, fiesta del Sagrado Corazón una larga postal sobre el amor de Jesús desde la perspectiva de la misericordia (como nos había pedido el Papa Francisco).

Mantengo el texto del año pasado, y así podrá verlo quien quiera, pues ofrezco debajo la clave para encontrarlo. Pero he querido volver al tema desde otra perspectiva, porque estoy convencido de que los problemas actuales de la Iglesia (y del conjunto de la humanidad) nacen de la falta de amor en el sentido radical de la palabra Corazón.

De esa forma paso de la misericordia (que es también amor cordial) al amor completo, en línea personal y social, de enamoramiento y familia, de libertad y creatividad de alma, porque de una brisa de amor hemos nacido, y sólo en amor nos curaremos como sabía y decía Juan de la Cruz, en la línea de Jesús, en un tiempo en que no se celebraba todavía la fiesta del Sagrado Corazón.

(blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2016/06/02/p354167#more354167 )

La economía no habla de amor, no cree en eso, tiene otros valores que son desvalores. Por eso, los que se educan y viven conforme a la ley del Mercado no caminan en amor (no aman, y en el fondo no viven).

La política tampoco habla de amor, ni le interesa, porque no se atreve o porque el tema le parece cursi. Por eso, en general, los políticos parecen mal amados, pues no les importa el amor de la gente, sino otros programas, proyectos, poderes (en general no aman, y en el fondo tampoco viven).

Tengo la impresión de que una parte de los líderes de la Iglesia Cristiana no aman, ni creen en el amor. No creen que Jesús haya venido a querer, ni creen (eso me parece) en su poder salvador, en libertad. En general, siguen hablando de amor (¿no faltaría más), pero se les nota a las claras que no aman (no se atreven a hacerlo, tienen un corsé de normas y miedos que se lo impide).

Tengo la impresión de que esos líderes (que, por otra parte, son muy buenas personas) piensan que su oficio es cumplir, y parecen aplastados por su peso, como si les costara lo que hacen, como si no tuvieran más remedio que andar riñendo al personal (sin saber de verdad que sólo en amor es su ejercicio).

Así me parece (¡quizá me equivoque y no sepa verlo bien!), pero no les veo en libertad para amar, sino como funcionarios de un sistema de poder en decadencia (ya no hacen falta estadísticas, a ojo se nota…), son como cantores de la última elegía de una muerte anunciada.

Hoy, día del Sagrado Corazón, me atrevo a decir simplemente que, en el camino de Jesús, el amor es posible, a pesar de los cinco cardenales que juran por lo contrario, y de los muchos cristianos que viven tristes, como si tuvieran que cumplir una dura tarea y no supieran que “no tienen más oficio ni beneficio que el amor”.

Éste sería el tema que he querido retomar en este día del Sagrado Corazón: Tener la valentía de despojarme (y despojarnos) de todo lo restante, para empezar a caminar en amor, pues “quien en amor camina ni cansa ni se cansa”. En amor liberado, en amor libre… que eso significa el Sagrado Corazón.

Buen día a todos los amigos de este portal de amor que quiere ser mi blog. A ellos dedico las paradojas de amor que siguen... tras este manifiesto de Chile.

>> Sigue...


Haceos itinerantes (Ev Tomás 42)

Me han vuelto a decir que en la iglesia son necesarios los itinerantes, los liberados para el Reino de Dios, como en el principio del proyecto y camino de Jesús, que les mandó por los caminos y los pueblos, sin más estructura que el corazón dispuesto a querer, sin más riqueza que un fermento de nueva humanidad.

En ese contexto he recordado una sentencia del Evangelio de Tomás (que retoma el mensaje del envío de Mc 6, Mt 10 etc.), y he puesto. ¡Sed itinerantes, haceos transeuntes! pues de paso vamos, pero en camino podemos y debemos encontrarnos y ayudarnos, animarnos. Así, con un grupo de mujeres y hombres, de niños y mayores, como transhumante del Reino, voluntario del amor, rico de vida y mendicante de esperanza, empezó Jesús su campaña de Dios.

Les sacó de sus sedes estables, de sus simples redes de orilla de mar, y les hizo itinerantes por los anchos caminos y los mares, para así encontrarse con los caminantes, los perdidos y expulsados, para iniciar con ellos la gran Marcha de la Vida.

Así empezó Jesús, así empezaron los grandes cristianos como Francisco de Asís e Ignacio de Loyola, Juan de la Cruz... y tantos otros que han sabido volver y vuelven hoy (año 2017) a los caminos de la vida para acompañar a los que vagan, acoger a los perdidos, animar y dejarse animar por todos.

De esos itinerantes de Jesús, antiguos y nuevos, quiero hablar hoy, en medio de este ya duro verano de una Europa recalentada y sin savia de vida, de iglesias vacías, de sedes mortecinas en las que nadie puede sentarse para descansar de verdad....De esos itinerantes primeros quiero tratar, recordando que todos vamos de camino y que debemos ir ligeros de equipaje,, para escuchar y acompañar a cuantos vagan, como decían los poetas, porque vamos llenos de Dios, libres para el amor y la esperanza, preñados de futuro...

Así quería Jesús que fuéramos los suyos, siempre en camino, en todas partes en casa, en todas las casas de paso, dispuestos a parar y conversar, prontos al encuentro y la solidaridad con todos los que van y vienen por la vida. Iba Jesús de elecciones de Reino, es decir, de elección y opción de Vida, a favor de los expulsados, cansados, derrotados...

>> Sigue...


Corpus. Al atardecer nace la Vida

Jesús no ha sido profeta de ayunos, sino de pan y vino compartindo con los marginados de su pueblo, de pan y de peces ofrecidos en el campo abierto a todos los que van y vienen, como han destacado los evangelios en los diversos relatos de las “multiplicaciones”, que debemos entender como comidas mesiánicas de Jesús, a cielo abierto, con todos los que vienen (cf. Mc 6,30-44; (, 1-10 par).

En ese fondo se sitúa su manera de asumir la muerte, conforme a la tradición antigua de la iglesia. Sintiéndose amenazado, Jesús quiso beber con sus amigos el vino de fiesta final, prometiendo que la próxima vez lo bebería con ellos en el Reino. De esa forma quiso despedirse de amigos y de amigas, con el fino de la promesa del Reino en la mano.

Por eso, es normal que las iglesias de Jerusalén y Antioquía (representadas por los textos de la institución eucarística) y luego todas las iglesias hayan recreado litúrgicamente las palabras de la última cena sobre el pan y el vino como expresión radical de la entrega y esperanza de Jesús (uniéndolas a la palabra sobre el pan), como seguiremos indicando.

Al atardecer de su entrega por el Reino, desde el borde del fracaso, confiando en el Dios de la Vida, Jesús ofreció a los suyos su señal de vida: el pan y el vino, su mismo Cuerpo de amor y de entrega por todos. Buena fiesta de Corpus.

>> Sigue...


Dios a cuerpo: Eucaristía

En diversas ocasiones he tratado en este Blog de la Fiesta del Cuerpo de Cristo, como podrá ver quien se moleste manejando el buscador de RD, por estas fechas de Junio.

He insistido casi siempre en los tres momentos de la celebración:

-- El Cuerpo de Cristo es Eucaristía que significa Acción de Gracias, reconocimiento del don de la vida como bendición.

-- El Cuerpo de Cristo es Anámnesis, que significa presencia de de Dios, un Dios a Cuerpo, vida a vida, por Jesús, algo que la tradición latina ha consagrado con la palabra filosófica de trans-substanciación.

-- El Cuerpo de Cristo es Epíclesis o invocación dirigida al Espíritu Santo, siempre con los signos del pan y de vida, que son vida compartida de Dios con los hombres.

Para insistir en la identidad cercana del cuerpo eucarístico (en línea de madre, enamorada,amigo, carne de Dios en Cristo...) quiero hoy comentar las palabras más significativas de la celebración, "ésto es mi cuerpo", tomando como referencia unas páginas finales de mi libro Fiesta del pan, fiesta del vino (Verbo Divino, Estella 2006).

Porque el tema de fondo es la Fiesta de Dios, como dicen los franceses (Fête-Dieu), el mismo Dios es Fiesta. No es que nosotros celebremos a Dios, sino que Dios nos celebra a nosotros. De esa forma quiero hoy ver a Jesús, viniendo él mismo como cuerpo, avanzando al frente de la Iglesia, somo signo y principio de nueva Humanidad, espiritual y carnal, de tierra y cielo.

Buena fiesta del Corpus a todos los amigos, con el gran signo del Cristo hecho cuerpo compartido y encarnado en el pan y el vino de la celebración de la vida,

>> Sigue...


Tres Iconos de la Trinidad: Roublev, El Greco, Cartuja de Miraflores

Cuando era profesor del Tratado de Dios Uno y Trino, solía dedicar algunas clases a los iconos e imágenes trinitarias de la tradición de Oriente y Occidente, siguiendo el esquema las Bibliae Pauperum (Biblias Ilustradas de los siglos XIV-XV), que eran catequesis en Imágenes con explicaciones oportunas.

Mi amigo Gerardo Sánchez Cruz, dibujó las figuras y así preparamos un libro titulado Nueva Biblia de los pobres: Catequesis bíblica en imágenes (333 págs.), Desclée de Brouwer, Bilbao 1991.Más que "trinitario", el tema de la portada es "mosáico" (con Dios Padre haciendo que emerja Moisés con el Libro de la Ley). Esta "trinidad mosaica" estaría formada por Dios Yahvé, Moisés su revelador y el Libro (en lugar del Espíritu Santo).

Aquel libro (de Gerardo y un servidor), con sus más de cincuenta trinidades, que me gustaría recuperar... tuvo una suerte desigual. Creo que no se vendió mucho, pero se hicieron ediciones pirata, entre ellas la del Movimiento Cultural Cristiano, cuyos ejemplares pueden aún verse en librerías de viejo... Así aparece también en http://www.seraporlibros.net/207301/Nueva-biblia-de-los-pobres.

Retoco con el motivo de la próxima fiesta de la Trinidad esta postal que publiqué hace tiempo... pero me la han pedido de nuevo, y así bajo el texto (lo pirateo yo mismo), conservando los comentarios antiguos, con un comentario a los tres tipos de imágenes trinitarias que solía comentar en otro tiempo. Recojo aquí el sentido de tres "imágenes trinitarias":

a. El Icono de Roublev, icono "oficial" de la Trinidad angélica (los tres visitantes de Moisés).

b. El icono más "occidental" del Dios Padre que recoge en sus brazos al Cristo Muerto, con el Espíritu de Vida. Es más conocida la imagen del Greco, pero hay cientos y miles del tema las iglesias (católicas y protestantes) de occidente.

c. El icono/imagen de la Cartuja de Miraflores de Burgos... Una maravilla. Quizá lo más hermoso y teológico que se ha representado sobre el Dios de Cristo en Occidente, como verá quien siga leyendo.

Un saludo a todos los amigos.

>> Sigue...


Una lectura obligada. Jesús y su sombra (M. Navarro).

04.06.17 | 12:17. Archivado en Jesús, Nuevo Testamento, Amigos, la voz de los, Evangelios

Mercedes Navarro, Jesús y su sombra. El mal, las sombras, lo desconocido y amenazante en el evangelio de Marcos, Estudios Bíblicos, Verbo Divino, Estella 2017, 360 págs.

De un tema semejante trató un libro famoso de G. Theissen (La sombra del galileo: las investigaciones históricas sobre Jesús traducidas a un relato, Sígueme, Salamanca 1987), pero en clave histórico-sociológica.

Un informante judío iba diciendo a Pilato lo que descubría de Jesús, no en sí mismo, sino a través de aquellos que de alguna forma le acompañaban, le seguian o le rechazaban. Era un buen trabajo, una especie de novela, que se leyó mucho y nos sigue enseñando cosas sobre Jesús. La sombra era una especie de hueco de inquietud, sorpresa y asombro que el paso de Jesús iba dejando en la vida de algunos que había entrado en contacto con él.

Pero este nuevo libro de M. Navarro es distinto y más profundo que el Theissen, pues trata no sólo de la “sombra” que Jesús va proyectando fuera (en aquellos que reciben el impacto de su vida), sino de la sombra interna del mismo Jesús, mucho más inquietante y poderosa que la externa.

Esa sombre forma parte de la vida y obra de Jesús y de aquellos que interactúan con él, conforme al relato de Marcos, empezando por Dios, siguiendo por “Satanás” y acabando en sus discípulos, amigos y oponentes... hasta llegar a nosotros mismos que formamos parte de esa sombra viva de Jesús.

M. Navarro ha pasado así del campo histórico-social de Theissen al análisis narratológico de Marcos, y a la lectura psicológica (antropológica) de los personajes de su evangelio, no para mirar desde fuera lo que pasa, como pura sombra que escapa y no es, sino como sombra que forma parte de la luz del personaje, como proyección viva de su vida.

Nunca, nadie, que sepamos, había escrito un libro como éste, que he empezado a describir como "indispensable". A veces, cierta Iglesia (y muchos cristianos sin relieve...) vamos llevando en la mano y en los labios un Jesús sin sombra, sin relieve... un Jesús dogmatizado y plano en el mal sentido de la palabra.

Una vez más, M. Navarro ha elevado con este libro su voz de aviso, viniendo a presentarse como pionera en el campo de los "doctores de la Iglesia", por su método de estudio, y por su mismo estudio de Jesús y de los personajes que forman (formamos) parte de su trama.
.

>> Sigue...


4.6.17 Pentecostés, patria de todos los pueblos: Persas, medos, elamitas...

En este Pentecostés, fiesta del Espíritu de Cristo que alienta en nuestra vida, quiero destacar el comienzo múltiple del cristianismo, en la Plaza del Espíritu Santo de Jerusalén, donde había perss/partos, medos, elamitas, gentes de todas las tribus, lenguas y naciones, empezando por Oriente, conforme al relato “oficial” y litúrgico de Hch 2, 1-13, que anticipa el carácter multiforme de las iglesias posteriores.

Según ese relato, en el comienzo está el único Espíritu de Dios, que, siendo uno mismo (como Dios), alienta a modo de viento huracanado y arde en forma de múltiples llamas/lenguas de fuego, que se posan sobre los discípulos, varones y mujeres (unos ciento veinte, dice el texto anterior Hch 1, 15), haciéndoles capaces de hablar en muchas formas, según los "idiomas" y culturas de todos los pueblos reunidos en la “babel” de aquel momento.

Este Espíritu de Dios es la misma fuerza sagrada del Comos, que mantiene vinculado en amor el universo infinito de estrellas..., todo Dios hecho presencia y vida entre nosotros (con, por nosotros) en Cristo.

El relato es conocido, no hace falta comentarlo por extenso, pero hay unos motivos que conviene recordar, conforme a la liturgia de este día, empezando por el tema intrigante y fecundo de la Plaza de Todos los Pueblos, un lugar que sustituye al viejo Templo de Jerusalén, una plaza abiertas (pura calle) donde vienen a juntarse gentes de muchas naciones y nacionalidades, de pueblos y autonomías, pero de manera que todos se entendieron, sin que unos dominaran a los otros.

Éste es el día de la comunión por el Espíritu de Dios, es decir, por el amor y la palabra, no por el puro dinero, ni por poderío militar, ni por el engaño... El mismo Espíritu de Dios, encarnado por Cristo en la historia de los hombres, es principio de unidad y comunión en la diferencia.

Por eso, Pentecostés es el día de la comunión de amor, como una luz que arde en la vida de los hombres y les hace comprenderse, una luz en miles y miles de luces, de manera que unos y otros se dan la mano y pueden caminar juntos, sin luchar unos contra otros...

Este es el día de la comunión, que según ese pasaje empieza de algún modo en oriente, con los partos-medos-elamitas, que según la "mitología" de algunos dirigentes del mundo occidental son el mismo demonio en persona (el eje del mal...). Allí tenemos que empezar precisamente, según este relato.

Es el día de la comunión concreta de los pueblos de la tierra, que Lucas, el autor del libro de los Hechos, ha vuelto a contar y presentar, como al principio de la historia israelita, abierta a todas las naciones (cf. Gen 11). No hay un pueblo superior, ni Roma ni Grecia, ni Israel ni Egipto... Todos los pueblos aparecen en línea de igualdad, empezando por oriente (partos/persas, medos/iranios...), recorriendo el mundo entero, como círculo y espiral de vida, en torno al Espíritu, sin un pueblo sobre otros, sin guerra de conquista, ni dominio, sin más principio de unidad que el amor de Dios, revelado en Cristo.

Éste es el día de la comunión de las iglesias de Oriente y Occidente, que aparecen ahora en la mañana de Pentecostés, a eso de las nueve, al soplo (a la intemperie) del Espíritu de dios en Jerusalén. Desde allí, desde la Plaza Jesús por el Espíritu, salimos en esperanza de amor al mundo entero.

Por eso, siendo un don de amor y de concordia, Pentecostés viene a presentarse en forma de Tarea, de Misión Universal de vida. Ésta es la verdadera globalización del amor y de la vida, sin dinero en medio, si armas por arriba, mano a mano, palabra a palabra, corazón a corazón, en apertura al Universo Entero, pues el Espíritu de Dios sigue planeando sobre el abismo del caos, para que todo sea y tenga vida, pues en el amor de Jesús somos, nos vemos y existimos.

Buen día del Espíritu a todos.

>> Sigue...


28.5.17. Ascensión. La Montaña y la Cruz de la Presencia

Ascensión del Señor. Mt 28, 16-20. Culmina el tiempo de pascua con la fiesta de la Ascensión, que solía celebrarse en jueves, a los cuarenta días del domingo de resurrección, pero que se ha pasado ahora, en casi todas las iglesias, al domingo siguiente.

Culmina así el tiempo litúrgico de Pascua...Y aprovecho así la ocasión para desear a todos mis lectores y amigos un feliz final de resurrección. Hoy desarrollo el tema del evangelio del día, indicando que según Mt 18, 16-20 no hay ascensión propiamente dicha, sino revelación y presencia del Señor Jesús en la Montaña del Amor cumplido, la montaña de la Presencia y del Envío, unida a la cruz de la vida que es el amor concreto de aquellos que saben que su misma vida es cielo.

Imagen 1: He estado el jueves 25 en Durango y Abadiño, bajo el Amboto. He hablado a mis "amigos" de infancia de la vida y Ascensión de Jesús, bajo la montaña des Amboto, un símbolo de vida. Ese símbolo de la montaña envuelta abre un horizonte de infinito hecho presente cada día, cada hora, en la vida de los hombres que se aman

Imagen 2. Cruz de Kurutziaga... del finales del XV, como yo la veía de niño todos los días, pasando por delante de los Jesuitas, al ir a estudiar a la Academia. El pasado 25 hablé de Jesús precisamente en el colegio de los Jesuitas... donde estaba antes la cruz, como en esta imagen antigua. Ahora la han llevado al Museo y Ermita de la Vera-Cruz para resguardarla.

Esa cruz misteriosa, con una cara de dolor y otra de gloria... ha sido para mi por años un signo especial de esperanza en la resurrección, entendida ya como deseo de cielo en la tierra... Un símbolo de muerte, símbolo de vida, el cielo entero en la muerte de Jesús y en el amor de sus amigos.

>> Sigue...


25. 5. 17. Ascensión. El cielo eres tú, Jesús, para nosotros

25.05.17 | 11:38. Archivado en Jesús, Nuevo Testamento, Domingo, dia de la Palabra

El credo dice: subió a los cielos y está sentado a la Derecha del Padre... Se trata, evidentemente, de un lenguaje simbólico (alguien diría incluso mítico), para indicar la culminación de la historia de Jesús, con palabras paradójicas, pues subir significa penetrar en el corazón de los hombres, que lo alto es lo más profundo... La misma Biblia evoca el tema/misterio con imágenes distintas, que son complementarias:

Jesús no se va, sino que queda en la montaña desde la que envía a sus seguidores y les acompaña y asiste hasta el día de la consumación del mundo: Yo estoy con vosotros… Éste Jesús aparece así como el “Dios con los hombres” que aparece en la tradición de la alianza israelita. Esta nueva forma de ser y de estar presente define su compromiso mesiánico, ya culminado en un sentido en la Pascua(Mt 28, 20).

Jesús no se va, sino que está con sus amigos y con todos los hombres, como cabeza que sostiene y vitaliza el cuerpo de la iglesia (tradición paulina), como vida y luz que alumbra a los creyentes (Juan)... No hay según eso Ascensión, sino profundización pascual, una nueva forma de ser y de actuar, en medio de los hombres

– Pues bien, al lado de esas perspectivas, la dogmática cristiana ha resaltado de manera constante y uniforme una visión que, enraizada en el AT (Sal 110, 1), supone que el Kyrios o Señor está sentado, a la Derecha de Dios Padre, en ámbito de cielo, culminada la historia, enviando su Espíritu. Esa es la tradición que aparece al final del Evangelio de Lucas y al principio del libro de los Hechos, la que se ha vuelto dominante en la tradición del “credo” de la Iglesia que dice:

a. Subió a los cielos
b. Y está sentado a la Derecha de Dios Padre

Pero la derecha de Dios es el corazón de los hombres. Pero eso digo que el cielo eres tú, Jesús, para nosotros:

El cielo eres tú... es decir, aquellos en los que vivimos, pues más vive el hombre donde ama que allí donde mora físicamente

El cielo has querido hacerlo tú, en nosotros... Por eso nos has dicho "así en el cielo como en la tierra"... en una tierra convertida en Cielo...

Desde ese fondo quiero hacer una pequeña "exégesis" del dogma de la Ascensión. Buen jueves a todos.

Imagen. 1: Templete de la Ascensión en el Monte de los Olivos de Jerusalén
Imagen 2. Galileos mirando a un cielo soñado de Jesús...

>> Sigue...


J. J. Hernández Alonso, Jesús de Nazaret. Sus palabras y las nuestras

23.05.17 | 11:10. Archivado en Iglesia Instituciones, libros, Jesús, Amigos, la voz de los

Juan José Hernández Alonso, Jesús de Nazaret. Sus palabras y las nuestras, Presencia Teológica 244, Sal Terrae, Santander, 632 págs.

Es como si hubiera estado esperando este libro cuarenta años, desde la publicación del anterior (La nueva creación. Teología de la Iglesia del Señor, 1976). Culmina así en mi memoria académica una larga generación de teología, todo un inmenso postconcilio de tramas eclesiales y desiertos académicos.

Juan José Hernández Alonso (=Juanjo) publicó aquel libro para obtener la cátedra de Eclesiología de la Universidad Pontificia de Salamanca (el año 1976), pero ese mismo año tuvo que abandonar la Universidad, por los bandazos de aquella universidad… y de la teología dominante hispana.

Ahora, tras una larga travesía al exterior de la academia teológica salmantina, Juanjo ha vuelto con esta nueva obra, que le ha llevado (y nos ha llevado) de la Iglesia a Jesús, fundador y alma de la Iglesia, cuarenta años después (2016), ni uno más ni uno menos.

El año 1976 nos habló de la Iglesia del Señor, pero la academia teológica de Salamanca no escuchó su palabra, y así tuvo que emigrar... durante cuarenta años, por desiertos de filología y cultura inglesa, fértiles en otro plano, pero alejados de su tierra teológica.

El año 2016, jubilado ya de su docencia inglesa, ha vuelto a escribir sobre experiencia viva de Jesús, ya fuera de la academia teológica de Salamanca, pero dentro del éxodo pascual de la Iglesia, en el camino de la Nueva Creación, que es su camino.

Una historia y una vida digna de contarse.
Imagen 1. Libro
Imagen 2. Presentación en Ciudad Rodrigo. Juanjo en el centro. A su derecha: D. José Sánchez (obispo emérito) y E. Yildiz,Fac. de Letras de Salamanca. Izquierda: D. Raúl Berzona (obispo de C. Rodrigo) y J. C. Sánchez, Director del Centro Teológico.
3. Libro de eclesiología
4. Presentación en el Casino de Salamanca

>> Sigue...


Dom 21.5.17. Se acerca Pentecostés. Experiencia y teología del Espíritu Santo

19.05.17 | 09:59. Archivado en Dios, Jesús, Espiritualidad, Domingo, dia de la Palabra, Amor, Pascua

Domingo 6º de Pascua. Juan 14,15-21. El evangelio de hoy presenta la Pascua de Jesús como promesa y Esperanza del Espíritu Santo:

Yo rogaré al Padre y os enviará otro Defensor”, es decir, el “paráclito de Dios”, Dios mismo como Amado compañero, Consolador y defensor de los hombres.

Nos acercamos a la Ascensión del Señor, nos acercamos a Pentecostés. En esa línea quiero presentar mi reflexión dominical...que en este día tendrá dos partes bien diferenciadas:

-- (1) Un comentario exegético del evangelio, centrado como he dicho en la promesa del Espíritu Santo, analizando las palabras del evangelio, con la promesa del Paráclito, desde sus diversas perspectivas Puede servir de meditación personal o de guión para una predicación dominical.

La Pascua viene a presentarse en este contexto como experiencia de intimidad orante, Dios en nosotros. Ésta es la promesa que sostiene el camino de la historia tantas veces oscura y angustiosa de los hombres: Llega el Espíritu de Dios, la verdad auténtica, la nueva humanidad

(2) En la segunda parte quiero presentar una teología del Espíritu Santo, comentando dos obras fundamentales de H. Mühlen, que fue a finales del siglo XX el gran pensador alemán que renovó el estudio de la "Vida de Dios", hecha fuente de vida en la existencia de los hombres.

H. Mühlen fue un gran teólogo... un carismático. De esa forma pasó de la cátedra (sin dejarla) a las comunidades pentecostales católica, apostando por una renovación vivencial de la Iglesia.

Las dos partes (experiencia y teología) se vinculan. Las dos nos ayudan a pentrar en la vida de Dios que es su Espíritu. Buen domingo a todos.

Imagen 1. Un signo del Espíritu Santo. El fuego de Dios, hecho paloma...
Imagen 2. El lugar tradicional del Cenáculo y de Pentecostés en Jerusalén...

Es una estancia gótica del siglo XIV, un lugar entrañable, signo del Espíritu Dios, en la Jerusalén dividida: Al lado está el gran templo cristiano de Sión, debajo el "cenotafio" de David, revestido de negro y copado por nacionalistas judíos... y este salón del Cenáculo (construído por los franciscanos el año 1342, es ahora propiedad de un musulmán, que deja entrar a los devotos y rezar en privado, pero no celebrar liturgias...).

Buen domingo, buena espera del Espíritu Santo a todos, que buena falta nos hace.
.

>> Sigue...


Jueves, 29 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930