El blog de X. Pikaza

Semana Santa. Re-presentar, re-vivir y re-crear la historia (pasión) de Jesús

11.04.17 | 22:32. Archivado en Teólogos, Teología, Nuevo Testamento, Espiritualidad, María, Pascua

Estos tres verbos definen la Semana Santa, la celebración quizámás intensa de los misterios de Jesús, tal como se condensan y culminan en su pasión (morir de vida) y en su resurrección (vivir triunfando en la muerte):

-- La Semana Santa es una re-presentación figura y plástica de algunos momentos principales de la pasión de Jesús. Re-presentar es visibilizar, para que se vea, para que se sienta. Una parte considerable de los turistas y
curiosos de la Semana Santa no pasan de este plano. Se quedan sólo en un tipo de estética vacía de colores, formas y música con movimiento de masas.

-- Los que celebran la Semana Santa y la viven por dentro re-viven en su experiencia y destino el destino de Jesús, su entrega y sufrimiento a favor de los demás, su apuesta a favor de la justicia, su apertura al misterio de Dios que es la verdad, su compromiso a favor de los pobres y expulsados, con los que Jesús padece, expulsado, negado, condenado.

-- Finalmente, los más hondos celebrantes de la Semana Santa re-crean la historia de Jesús, su pasión por la justicia, en amor, su entrega personal por el Reino de Dios. Ciertamente, ellos pueden seguir escuchando los tambores de los penitentes, y caminan quizá siguiendo al Cristo de su devoción. Pero su verdadera procesión la llevan dentro, de manera que ellos mismos son (hemos de ser) la Semana y Vida Santa de Jesús.

>> Sigue...


J. D. G. Dunn, una obra maestra (a pesar de A. P. Laborda)

07.03.17 | 23:54. Archivado en Teólogos, Teología, Nuevo Testamento, Amigos, la voz de los

J. D. G. Dunn, exegeta y teólogo británico, de Birmingham (Inglaterra), Ministro de la Iglesia Metodista de Escocia, es uno de los exegetas e historiadores bíblicos más importantes del momento actual, reconocido incluso por una mayoría de católicos, por su forma científica y creyente de estudiar el origen del cristianismo.

Dunn es científico y creyente cristiano. No conozco a nadie que, en el momento actual, vincule con mayor solvencia estos dos rasgos. Los tres tomos de El cristianismo en sus orígenes son una obra maestra. (cf. imagen 1: https://en.wikipedia.org/wiki/James_Dunn_(theologian)

Alfonso Pérez de Laborda y Pérez de Rada (San Sebastián 1940- ) es ingeniero y filósofo, estudió Bilbao en Lovaina, y se dejó influir por la teología calvinista de K. Barth. Después formó parte de los primeros grupos hispanos de Comunión y Liberación. A su juicio, J. d. G. Dunn es un engañador, noun maestro. Semblanza de la vida y obra en Laborda en http://apl.archimadrid.com/Alfonso/biografia.htm ).

He sido colega y amigo de A. P. de Laborda (cf. Imagen 2) , en la Univ. Pontificia de Salamanca. Conozco su forma de pensar y de “juzgar” a los que él juzga contrarios. No me extraña que haya dicho lo que ha dicho de Dunn. Por eso me atrevo a contestarle.

En otras circunstancia, no se me hubiera ocurrido presentarles juntos (a Dunn y a Laborda). Pero he leído la Nota Bibliográfica que Laborda ha dedicado a Dunn en Revista Española de Teología 76 (1916) 515-530, y he pensado que necesita una aclaración, en tres partes.

(a) Presento primero a Dunn, como exegeta y pensador.
(b) Me ocupo después de Laborda, como científico y filósofo.
(c) Y termino con una nota crítica sobre la forma en que Laborda presenta y “reprende” a Dunn, a mi juicio de manera poco afortunada.

>> Sigue...


Modesto Berciano Villalibre (1933-2017). Recuerdo y despedida

19.02.17 | 00:09. Archivado en Teólogos, Teología, Amigos, la voz de los

Nació en Destriana, León, e ingresó de joven en la Congregación Salesiana. Se doctoró en Filosofía y Teología, y fue uno de los pensadores jóvenes más representativos del Ateneo Salesiano de Roma, donde enseño al lado de Giulio Girardi, que fue expulsado de la docencia el año 1969, acusado de libertad de pensamiento, de marxismo y de acercamiento a las comunidades de base.
A consecuencia de ello, también Modesto Berciano,que sólo tenía por entonces 36 años, tuvo que dejar la Universidad Salesiana, siendo trasladado al Teologado Salesiano de Salamanca, donde enseñó varios años. Fuimos compañeros entre el 1973 y 1976. Le recuerdo con gratitud y admiración, por su sencillez, su hondura filosófica, su entrega ejemplar a la verdad. Ese año 1976 me regaló su tesis doctoral en teología, Kairós: tiempo humano e histórico-salvífico en Clemente de Alejandría (Aldecoa, Burgos 1976).

Yo dejé por entonces de enseñar en el Teologado Salesiano, que se trasladó además de Salamanca, por divisiones internas y falta de alumnos. Él, por parte, sin lugar donde enseñar dentro de una institución católia, rehízo su vida, dejando la Congregación Salesiana, recibiendo la dispensa del presbiterado y optando por el matrimonio. Entonces se presentó a la Cátedra de Metafísica en la Universidad de Oviedo, donde ha enseñado hasta su jubilación, junto a Prof. Gustavo Bueno, de tendencias religiosas y sociales muy distinta.

Modesto Berciano ha sido un profesor y filósofo ejemplar, hombre de inmensa dignidad, de profundo respeto cristiano, dispuesto a colaborar siempre con las obras y tareas de la Iglesia y, en general, del cristianismo. Así nos hemos visto, por ejemplo, en el tribunal de varias tesis doctorales (como la de Macario Ofilada, sobre San Juan de la Cruz, en la Universidad de Salamanca: con Mariano Álvarez Gómez, José Damián Gaitán de Rojas, María del Carmen Paredes Martín y Juan Acosta Rodríguez).
Desde mi vuelta a Salamanca (el año 2006) le he encontrado muchas veces en actos de Iglesia, como en un Sermón de las Siete Palabras, imagen, en el centro de la foto), y en diversos tipos de cursillos, especialmente en la iglesia del Carmen Descalzo de la Calle Zamora, donde ha dirigido cursos de catequesis y formación filosófica y cristiana.

Ha vivido siempre, todos estos años, al servicio de la Iglesia, desde su lugar de cristiano comprometido, siempre al servicio de la verdad, con la nostalgia de no poder realizar una labor más intensa al servicio del evangelio, por dificultades obvias de tipo canónico.

(Sermón de las 7 Palabras, Salamanca. Modesto es el 3º por la izquierda; un servidor el quinto)
Ha sido un caballero, nunca le he oído hablar mal de nadie, a todos ha tratado con inmenso respeto, empezando por aquellos que le acusaron de marxista y le expulsaron de la Universidad Salesiana.

Ha sido un gran conocedor de la historia de la filosofía, especialista en Kant y en Heidegger, a quienes ha valorado siempre desde la búsqueda de la verdad, en una línea paulina, desde una perspectiva de apertura racional hacia una verdad que desborda los límites de la razón.

Hace mes y medio nos encontramos en el Carmen de la Calle Zamora. Me contó sus proyectos, sus nuevo trabajo de filosofía para Sapientia Fidei, sus inquietudes sociales y religiosas... Pero a los pocos días le llegó la hora de la enfermedad final. Murió ayer en Salamanca, hoy han celebrado su funeral en la Iglesia de María Auxiliadora, su parroquia salesiana y han trasladado su cuerpo al cementerio de su pueblo, en Destriana, León.

Adiós, Modesto. Un último abrazo, desde esta página.

>> Sigue...


Ejercicio de amor. Recorrido por el "Cántico Espiritual"

Hace 425 años (14.12.16),murió San Juan de la Cruz (=SJC), quizá el mayor poeta de la literatura castellana,el cristiano "católico" más radical e influyente en la Edad Moderna (con Ignacio de Loyola) .

En este blog he presentado varias veces una semblanza de su vida y obra (con el comentario de algunas canciones de su Cántico Espiritual). Hoy quiero presentar mi nuevo libro, entendido como un Recorrido por el Cántico Espiritual, la aventura más alta de su vida, desde los casi nueve meses de cárcel de Toledo, tragado por una ballena como el dice en una carta dirigida a su amiga Catalina de Jesús: 6.7.1581), hasta su muerte en Úbeda, tras haber recorrido el más alto camino de amor, como ejercicio supremo de vida cristiana.

Como nuevo Job, salió Juan de la cárcel de la ballena de Toledo, pero no para anunciar el fin de Nínive, sino para iniciar y recorrer con sus amigos un hondo ejercicio de amor, tal como él mismo lo había anunciado y programado en las canciones más bellas y exigentes del Cántico Espiritual, que siguen siendo fuente de inspiración y asombro para todos aquellos que quieran acompañarle, haciendo el camino de Jesús .

Como se verá en la imagen de la portada, hemos querido que la firma verdadera sea la de Fray Juan de la Cruz . Él quiere y debe abrir la puerta de nuestra cárcel (como abrió lade Toledo, para lanzarse al vacío de su nueva experiencia de amor).

Se lanzó casi desnudo,...pero llevaba en su memoria y corazón (y quizá en un cuadernillo) treinta canciones para realizar con ellas el más fascinante ejercicio de amor que Jamás se haya pensado en el cristianismo.

Así podemos y debemos lanzarnos nosotros, con su ayuda (con el testimonio y guía de amor de sus canciones), en estos tiempos fascinantes y duros del 2017.

En esta postal presento el argumento y recorrido de su ejercicio de amor, como verá quien siga leyendo. Sólo me queda dar graciasa Ediciones San Pablo (y en especial a su directora M. Ángeles L. Romero) por haber aceptado en su catálogo este libro...

Éste no es un libro para pensar, ni siquiera para "rezar" en sentido intimista, sino para ejercitarse en amor, recorriendo el camino de Juan de la Cruz, desde Toledo, por toda Andalucia, hasta la patria de la vida que es el mismo Amor-Dios en Cristo. Verá el lector que hasta el final la portada de otro libro que presenta a San Juan de la Cruz como liberado de la ballena.
Buen día a todos.

>> Sigue...


G. Puente Ojea (1924-2017). Ateo militante, historiador del cristianismo

Acaba de morir don Gonzalo Puente Ojea, y siento no haberle despedido, quizá por timidez, pues su compañera de Getxo, donde vivía hace ya tiempo, me había insistido en que fuera, sabiendo que mi conversación le interesaba.

Ha sido quizá el ateo más notorio y militante de los últimos decenios, en lengua castellana. Fue cristiano militante de joven, y siguió siendo militante ateo de mayor, materialista dialéctico, embajador de España ante la Santa Sede, conversador infatigable, autor de libros notables sobre los evangelios y el origen del cristianismo.

Quien quiera noticias de su vida vaya a los periódicos. RD ha publicado, esta misma tarde (11.1.17) una semblanza básica de su vida y obra, como pensador, diplomático y defensor de un materialismo laico, consciente de la importancia del cristianismo. No voy a repetir datos que se pueden encontrar en otros lugares, ni valoraciones intelectuales más precisas de su obra, sino recordar mis encuentros con él.

Le he visto más veces, pero recuerdo en especial las tres que siguen, pues recogen aspectos importantes de su vida y obra.

Y así me despido de ti, don Gonzalo, esperando el cuarto encuentro, ya definitivo.
Que la Verdad que buscaste apasionado te acoja en su seno, una Verdad que yo entiendo de mayúscula, que tú querías entender con una minúscula especial, vinculada a tu experiencia apasionada (a favor y en contra) del cristianismo. Al final ofrezco una reseña bio-bibliográfica de tu obra, publicada en Diccionario de pensadores cristianos. (Perdona que te llame cristiano).

Imagen tomada de un programa de TV3, que compartimos, en la Clave del año 1992.

Para subir el you-tube I-II del programa:
Los Nombres de Dios (Parte 2). La Clave. Balbín
La Clave. Balbin. Los nombres de Dios

>> Sigue...


Los 500 años de M. Lutero: Testigo del evangelio, una tarea abierta

Así lo saben desde hace tiempo muchos teólogos y cristianos, lo mismo católicos que luteranos, cuando afirman que la tarea de Lutero sigue abierta, tanto para los católicos como para los mismos luteranos. Este año 2017 es tiempo bueno para retomarla y culminarla.

Así lo puso relieve el Papa Francisco, cuando el pasado 31 de octubre asistió en Lund, Suecia, a la conmemoración del 500 aniversario de la Reforma Luterana, ante Antje Jackelén, mujer Arzobispo de Uppsala, y ante Munib Yunan, Presidente de la Federación Mundial Luterana, que firmaron una declaración conjunta en línea de mutuo respeto y colaboración, comprometiéndose a trabajar a favor de una nueva comunión ecuménica entre católicos y luteranos.

Así lo ha resaltado sobre todo el documento conjunto, titulado DEL CONFLICTO A LA COMUNIÓN (Octubre 2016), elaborado por la Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontificio para la Unión de los cristianos, al celebrar los 500 años de la reforma luterana.

Ese documento compara en el fondo y pone en un plano semejante a los reformadores protestantes (como Martín Lutero, Ulrico Zuinglio y Juan Calvino) y a los testigos de la fe católica (como Ignacio de Loyola, Francisco de Sales y Carlos Borromeo ¿por qué no Juan de la Cruz?), diciendo que se esforzaron por la renovación de la Iglesia. Ese documento incluye, además, dos números muy significativos sobre Lutero:

A la luz de la evidente renovación de la teología católica en el Concilio Vaticano II, los católicos pueden apreciar hoy las inquietudes reformadoras de Martín Lutero y considerarlas con más apertura de lo que era posible anteriormente (28)

Un acercamiento implícito a las preocupaciones de Lutero ha conducido a una nueva evaluación de su catolicidad, que se dio en el contexto del reconocimiento de que su intención era reformar y no dividir a la iglesia. Esto surge claramente de las afirmaciones hechas por el cardenal Johannes Willebrands y por el Papa Juan Pablo II. El redescubrimiento de estas dos características centrales de su persona y de su teología llevó a un nuevo entendimiento ecuménico de Lutero como un «testigo del evangelio» (29).

Estoy convencido de que la figura y obra de Lutero sigue siendo una cuestión pendiente para católicos y evangélicos, llamados a reescribir en comunión su historia. Lutero es un patrimonio de la Reforma universal Cristiana. Por eso quiero presentarle como un testigo del evangelio que no ha terminado aún su tarea, somos nosotros los que estamos llamados a hacerlo.

>> Sigue...


Veinte años sin Eliseo Tourón, primer decano de Teología de San Dámaso

Eliseo Tourón del Pie (1934-1966).Fue amigo antes que teólogo , murió hace veinte años. Dejó en mi vida un hueco que nadie como él ha vuelto a llenar de esa manera, de amistad y humanidad, de iglesia y teologìa.

Fue mi amigo y el de muchos a los que quiso y que le quisimos. Pero fue también un gran teólogo, aunque muchos no se lo quisieron reconocer, en la Facultad de Teología de San Dámaso, de la Diócesis de Madrid, de la que fue el primer Decano, quizá el mejor de todos.

Murió a los sesenta y dos años, en plena madurez, rodeado del amor de muchos alumnos y amigos, amargado por la envidia unos pocos, que no es momento de citar, aunque fácilmente se pueden imaginar, en el entorno de la nueva teología y de la nueva que estaba triunfando en su entorno, que antes había sido espacio de libertad.

Murió de cáncer de hígado (y de cáncer de tristeza, porque algunos le hicieron la vida imposible). Era un hombre sincero y sencillo, sin vueltas en el alma, un hombre abierto, ensanchado, sin maldades ni arrugas en el corazón... pero murió encogido por la prepotencia de algunos que no que hubiera espacio para hombres como él. Por eso es buen tiempo recordarle, a los treinta años, pues murió siendo el primer decano de la Facultad de Teología de Madrid (tan importante en otros planos).
Publiqué su bio-bibliografía en la revista Estudios y en la Revista Española de Teología (en los primeros números del 1997). La recojo aquí de nuevo, tras veinte años, después de haber publicado en los días pasados su introducción al Magnificat de Lutero. Lo hago hoy, 28 de Septiembre, un día después de la fecha de su muerte.

Imagen. No me atrevo a colgar su foto, quiero llevarla en el alma. Prefiero poner el cruceiro gallego, sobre el mar de las rías de Pontevedra, donde él fue mi profesor, luego mi colega y amigo. Al pie de ese cruceiro y de otros, frente al mar ancho y familiar hice (¡hicimos!) la mejor teología. Allí te recuerdo, Eliseo, allí quiero ir a visitarte este verano, a la beira del mal de Poio, con la imagen de María en tu Diccionario, el mejor que existe todavía.

>> Sigue...


Las cuatro naves de Dios: Condescendencia, ternura, trascendencia y presencia

09.12.16 | 10:41. Archivado en Dios, Teólogos, Teología, Espiritualidad, Amigos, la voz de los

Son las cuatro naves del libro de José Vicente Rodríguez, que presenté hace dos días, evocando su lubro:

-- Son naves de una Iglesia basilical, divididas por tres filas de columnas, como una Trinidad abierta a la cuaternidad del Misterio que no puede decirse, pero es la verdad de todo lo que existe.

-- Son laterales de una plaza, como la de Salamanca, que abren un espacio cuadrado para la conversación y encuentro, lugar del que nacen todos los caminos, como en Salamanca, su pueblo.

-- Son cuatro naves/navíos que surcan los mares en todas las direcciones, de la ruta de los vientos, los puntos cardinales de la geografía de Dios que es nuestra vida.

-- Son como las cuatro virtudes, Dios mismo es la virtudes, en las que el hombre se asienta y vive, porque es el mismo Dios quién vive en él, y alienta, y se levanta y resucita con los hombres.

-- Los cuatro nombres del misterio de Dios y de la Vida, que con-desciende (habita y comparte el camino), que es tierno (en cariño), es trascendente (subido, más elevado que todo lo que puede elevarse), presente para que el alma...

Dice San Juan de la Cruz en el diagrama del Monte de la Perfección que por allí no hay camino ni ley, "porque el justo para sí mismo es ley"... una sentencia digna de San Pablo y de Juan Evangelista, con Agustín y Lutero... Una sentencia cristiana... (que los editores de San Juan de la Cruz borraron por miedo a la Inquisición)...

Pues bien, por esos lugares de la gran montaña sin camino de Dios nos ha querido llevar el P. José Vicente Rodríguez, como he indicado en el prólogo que he tenido el gusto y honor de escribirle. Ésta es su tercera parte, con ella termino. Hasta pronto, José Vicente. Buena víspera de la Inmaculada, amigos del blog.

(Imagen 1: En vez del diagrama del Monte de S. Juan de la Cruz he querido poner una imagen judía y cristiana de M. Chagall, con la nave-viviente de cielo que lleva a su gloria a los enamorados del Cantar, el libro más perfecto de los nombres de Dios).

>> Sigue...


Los cuatro nombres de Dios (Para el P. José Vicente Rodríguez)

04.12.16 | 20:21. Archivado en Dios, Teólogos, Teología, Amigos, la voz de los

Presenté hace dos días la figura y obra intelectual del P. José Vicente Rodríguez, fijándome de un modo especial en sus dos grandes biografías: La de Unamuno (BAC) y la de San Juan de la Cruz (San Pablo).

Hoy quiero detenerme en su último libro, titulado Los cuatro nombres de Dios, que acaba de ser editado en San Pablo, Madrid. José Vicente me ha hecho el honor de pedirme un prólogo, y así lo he escrito, como verá quien quiera aproximarse al libro.

Quiso José Vicente que el libro se titulara Cuatrilogía, los cuatro nombres, que definen al Dios cristiano, en la línea de los libros clásicos de espiritualidad y teología que se titulaban De divinis nominibus, De los Nombres de Dios, que para él son los siguienes:

CONDESCENDENCIA,
TERNURA MATERNAL,
TRASCENDENCIA
PRESENCIA MÚLTIPLE

No he querido comentarlos, hubiera sido como una provocación. Dejo que estén ahí, en su libro, donde va recogiendo el autor una serie de textos y de reflexiones que explican el sentido de esos nombres, en la línea de la teología clásica y de la experiencia actual.

Pero he pensado que podría ofrecerle una reflexión introductoria sobre los cuatro nombres del Dios bíblico que se llama Misericordia. Estos son, a mi juicio, los cuatro nombres de la misericordia:

Rehhem: Amor materno
Hen, gratuidad
Hesed, fidelidad al pacto
Emunah, verdad, firmeza

Así es Dios, así he querido presentar, para ofrecer así una especie de pequeño pórtico para el gran libro del P. José Vicente.Venga al pórtico quien esté interesado por entrar luego en el gran templo de la obra de José Vicente. Mañana o pasado terminaré esta reflexión, deseando a mis lectores (los lectores de la obra de José Vicente una buena semana.

>> Sigue...


José Vicente Rodríguez, una semblanza (Con Unamuno y San Juan de la Cruz)

02.12.16 | 10:35. Archivado en Dios, Teólogos, Teología, Espiritualidad, Amigos, la voz de los

En su plena madurez, el P. José Vicente Rodríguez, bien cumplidos ya los noventa años, ha tenido el detalle de ofrecernos una espléndida cuatrilogía con los cuatro nombres de Dios que yo me atrevo a presentar como sus cuatro puntos cardinales, o, quizá mejor, como los Cuatro Caminos que suben a su Monte Carmelo.

José Vicente, tú sabes bien que allá arriba no hay más caminos ni montes distintos, pues todo es Amor Entrañable, pero también sabes que esta mundo es siempre camino, y así nos animas a subir (a que Dios mismos nos suba) por las cuatro caras de su monte, por los cuatro lados de su misterio.Y así lo has querido hacer en este libro. presentándolo ahora de un modo agradecido y admirado en este Adviento del año 2017, culminado el año de la misericordia.

Los caminos de Dios, tus caminos, son por una parte duros, hay que escalar la Montaña que es Dios. Pero, al mismo tiempo, son lo más fácil, pues Dios con-desciende y baja para así subirnos, como madre de ternura que nos toma en sus brazos, para introducirnos en su trascendencia infinita, haciéndose presencia de Vida en nuestra vida.

Éstos son tus cuatros nombres (condescendencia, ternura, trascendencia, inmanencia), las cuatro laderas y caminos de la Montaña de Dios, en cuyas cavernas de luz has querido introducirnos para descubrir así el Misterio y descubrirnos a nosotros mismos en la Luz. Padre José Vicente, tu atrevimiento ha sido grande, tu libro muy profundo y muy hermoso: ¿Quién puede atreverse a definir de alguna forma a Dios?

Pero, al mismo tiempo, tu libro ha querido ser un relato gozoso y sencillo, de bendita esperanza, como la voz de un niño que dice en la noche, antes de cerrar los ojos “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos guardan mi alma”.

De esos cuatro “angelitos”, que son los nombres de Dios que es condescendencia y ternura, trascendencia y presencia, has querido hablarnos, para que hagamos también nosotros el camino y no desmayemos ante la Montaña que en un momento puede parecernos imposible, insalvable.

Gracias, José Vicente, por haber escrito este libro, como cartilla de oración para niños y por enseñarnos a rezar de nuevo, pues ante Dios seguimos siendo ese niño que se adentra confiado en su noche de luz, ante la cama caliente que su madre ha preparado para él… siendo al mismo tiempo escaladores de la más alta Montaña.

Mañana presentaré esos cuatro nombres de Dios, hoy quiero recordar en general, la vida y obra del P. José Vicente, evocando de un modo especial sus dos últimos grandes libros, sus dos inmensas biografías (que aparecen en las imágenes):

-- Una es la Vida y Obra de Unamuno, nave siempre dirigida a Dios, desde Bilbao a Salamanca, desde Salamanca al futuro de la nueva humanidad.

-- Otra es la Vida de San Juan de la Cruz (¡la biografía, así se atreve a llamarla), un libro inmenso, cuya tercera edición (no la segunda de la imagen) acaba de salir estos días, todo un tesoro de Adviento para los amigos de Dios, que son amigos de la vida.

Unamuno y San Juan de la Cruz, dos "estudiantes" de Salamanca, dos hombres clave de la cultura hispana, dos amigos del camino de Dios, cada uno por su lado. Gracias por hablarnos de ellos, José Vicente, y hasta mañana, que entraré en tu novísimo libro de los nombres de Dios.

Permite que hoy te presente. La biografía tuya que hoy ofrezco no es científica y larga, como las que tú has hecho de Unamuno y de San Juan de la Cruz, pero es cordial y agradecida, por tu vida generosa.

>> Sigue...


Eijo Garay y Bienvenido Lahoz. Dos vidas encontradas

Ha salido hoy la noticia en RD (29.11.16): El Ayuntamiento de Madrid retira la medalla de oro de la ciudad al obispo Leopoldo Eijo y Garay… Lea en RD quien guste, o busque en google quién era Mons. Eijo Garay, obispo de Madrid durante cuarenta años, uno de los puntales del nacional-catolicismo, un hombre que se sentía alcaide y y gobernador de la unidad de fe y de pensamiento en España.

Le conocí muy bien por muchas referencias en mis tiempos de estudiante, y ahora quiero recordarle como dirigente político-eclesial, no en sentido político, ni siquiera eclesiástico (no entro en su labor de Obispo-Patriarca de las Indias Occidentales), sino como “intelectual orgánico”, opuesto a los intelectuales libres, como Bienvenido Lahoz, cuya semblanza adjunto al final de esta reflexión

Conocí a B. Lahoz el año 1963, y le he dedicado en este blog alguna postal (08.05.08 http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2008/05/08/p163951#more163951).

Era yo estudiante de teología en Poio, y me interesaba mucho el pensamiento moderno, en una línea que iba de Descartes a Kant, y de los críticos sociales del XIX (entre ellos K. Marx) a los existencialistas. Él nos dirigió un cursillo (con ejercicios espirituales) y tuvimos ocasión de hablar mucho, de manera que incluso me escribió unos cuadernillos con su doctrina sobre Dios, la libertad, la introspección y el compromiso social con los encarcelados (situado todo a la luz del Evangelio y de la Modernidad, en la línea de la Revolución Francesa).

Vio a Dios como verdad interior, garantía y sentido del propio pensamiento. Y le vio, al mismo tiempo, como fuente de comunión o, mejor dicho, de comunicación universal, partiendo de la Trinidad (que es comunión, en la que nadie está fuera) y de Jesús, que está presente en los expulsados y encarcelados (Mt 25, 31-46). No le dejaron enseñar, le expulsaron de las instituciones docentes… y así fue a extender su “filosofía” (su visión de Dios) en la Cárcel Modelo de Barcelona, donde fue capellán muchos años, desde el 1939… hasta casi su muerte (en 1970. Buscó a Dios en la cárcel, porque allí estaba Dios, en los condenados a muerte.

>> Sigue...


Lutero y la Virgen María, el Magnificat (con E. Tourón)

25.10.16 | 00:12. Archivado en Teólogos, mujer, Amigos, la voz de los, María

Quiero recordar, con cierta anticipación, dos fechas importantes en mi vida. (a) Una es la muerte de mi amigo y colega Eliseo Touron del Pie, hace 20 años. (b) Otra es el quinto centenario del comienzo de la Era Protestante, con M.Lutero (hace quinientos años). Ambas se vinculan en María, y más en concreto en el Magnificat.

1. Eliseo Tourón del Pie falleció el 27 de diciembre de 1996, en plena madurez, siendo decano de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid, tras unos años de sufrimiento de enfermedad y teología, el que tuve la suerte y privilegio de acompañarle con gran intimidad.

2. Martín Lutero, que era monje agustino, publicó el año 1517 sus famosas tesis la justificación, las indulgencias y la reforma de la Iglesia. Fueron en un plano desafortunadas, por la ruptura que surgió tras ellas. Fueron en otro muy afortunadas, porque abrieron y siguen abriendo un camino de reflexión y reforma para las iglesias (incluso, y en especial, para las de tipo luterano).

Anticipándome a las fechas, quiero recoger hoy un trabajo de Eliseo Tourón sobre El Magnificat en Lutero (Ephemerides Mariologicae 44 (1994) 371-390). Le acompañé a pensarlo e incluso a perfilarlo, de manera que lo considero mío (siendo totalmente suyo). Conservo un borrador texto y así lo quiero publicar (sin notas eruditas), por tres motivos:

a) Por recordar al entrañable amigo y profesor Tourón del Pie, ahora que van a cumplirse los veinte años de su muerte, tras una vida rica en docencia y humanidad en Roma, Poio, Salamanca y Madrid (San Dámaso).

-- (b) Por anticipar las celebración conjunta de los 500 años de la Reforma Protestante, que no ha culminado todavía, no ha cumplido todas sus promesas, ni ha logrado conducirnos a un diálogo más fuerte, a un compromiso más sincero de todos los cristianos.

(c) Por retomar con Lutero y Tourón el signo de María, la primer cristiana de la historia. Tourón fue amigo del alma, estudioso de María. Lutero sigue siendo profeta en teología, y así quiero recordarle con Tourón, retomando su comentario al Magnificat de María,Madre de Jesús, el canto de los pequeños que aman a Dios y creen en el poder de su brazo.

Todo lo que sigue es básicamente de Eliseo Tourón de Pie, todo ello quiere ser un recuerdo y homenaje de Lutero. El trabajo es algo complejo, en sus dos primeras partes. El lector menor interesado puede pasarlas por alto, para ir a la tercera donde se expone más cordialmente el "calor mariano" del comentario de Lutero.

>> Sigue...


Martes, 30 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031