El blog de X. Pikaza

¿Una iglesia que no quiere ser pequeña? Domingo del grano de mostaza

Hay una iglesia que quiere ser Basílica (gran casa del Rey) o Catedral (cátedra de todas las sabidurías...). Una iglesia que se eleva como principio de poder espiritual sobre todos los poderes, olvidando quizá que Jesús ha querido compararla con un grano de mostaza.

Les propuso otra parábola diciendo: El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre siembra en su campo; 32 aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, de manera que vienen los pájaros del cielo y anidan en sus ramas (Mt 13 31).

Éste es, con el pasaje de la mujer con levadura, que ayer comenté, el centro del evangelio de este domingo (23.7.17). Los dos símbolos parábolicos nos permiten entender el tema más extenso de este domingo de la siembra (del trigo la cizaña: Mt 13, 14-43):

-- La Iglesia del Reino es levadura de mujer, que fermenta y transforma toda la masa. No es masa (la masa existe, es la vida entera, la humanidad en su conjunto). Ser fermento, no para sí misma, sino para toda la masa, esa es la tarea silenciosa y abnegada de la Iglesia del Reino.


-- La Iglesia del Reino es un grano de mostaza, no es un gran edificio, un árbol inmenso,no es una institución de poder... es un granito, un fermento de vida en la tierra.

En ese contexto, siguiendo en la línea de ayer, quiero hablar hoy de la "parábola" del grano de mostaza, en un contexto en que muchos quisieran que la Iglesia fuera ya un árbol inmenso, una ciudad dominadora, un imperio espiritual.

Frente a ese mesianismo del Gran Poder eclesial, ofrece esta parábola el signo del grano de mostaza, y nos sitúa ante la gran tarea de ser de verdad ese grano, promesa de vida que crece.

Imágenes: He presentado en mi FB (Xabier Pikaza) varias imágenes de la iglesia, preguntando cuál de ellas parece más apropiada como signo del "grano de mostaza".Sigo ofreciendo algunas de esas imágenes, aunque aquí he querido empezar con un sepulcro vacío, verdadero grano de mostaza... Juzgue el lector y vea que imagen le parece más adecuada.

Buen fin de semana a todos.

>> Sigue...


22.7.17 Jesús resucitó en el amor de María Magdalena

Ciertamente, Jesús ha resucitado en Dios; pero, al mismo tiempo, de un modo inseparable, él ha resucitado en el amor de María Magdalena, cuyo recuerdo hace que él (Jesús) siga viviendo en la historia de los hombres y mujeres, de un modo real. En otras palabras:

Jesús resucitado se mantiene y despliega en el recuerdo de María y de todos los cristianos, a lo largo de la historia, manteniéndose en el Memoria (Zikkaron) que es Dios. Así lo exige el dogma:

-- Jesús es verdadero Dios, siendo hombre verdadero (que vive y actúa en el amor de las mujeres y los hombres que le acogen, y que viven en él, con él y por él, tras su muerte).

En ese sentido, Jesús sólo ha podido resucitar como “hombre” (ser humano), allí donde otros hombres (varones y mujeres) le han acogido y viven por él (con él), de un modo más alto, en amor permanente, superando de esa forma el olvido sin fin de la muerte.

Icono 1: Magdalena con el pomo del perfume de la unción... (Mc 14, 3-9) Ese perfume de mujer que ama mantiene la memoria de Jesús (Y Jesús resucitado hace posible el amor permanente de María Magralena)
Icono 2: Magdalena testigo de Jesús resucitado. Le busca en la tumba, pero la tumba está abierta, y Jesús se muestre como jardinero de amor en el huerto.

-- Pero, al mismo tiempo, decimos que estos hombres y mujeres pascuales, empezando por María, viven en amor (en mutación mesiánica)porque el mismo Jesús-Mesías está presente en ellos, como Recuerdo de Dios. ¿Por qué buscar al Vivo entre los muertos? Hay que buscarle y encontrarle en sus amigos, en aquellos que viven de su Vida y por su Vida.

-- Esta resurrección total responde a la más honda realidad de la historia humana (que ha buscado a Dios en la Vida que vence a la muerte).
-- Pero, según los cristianos, ella se ha expresado plenamente, de una vez y para siempre, empezando por María de Magdala, la amiga de Jesús Nazareo, en quien comienza la mutación pascual de la historia humana.

Por eso digo que él ha resucitado en el amor de María Magdalena.

Icono 3 (final): Magdalena apóstol de los apóstoles

>> Sigue...


Respuesta de A. Álvarez a obispos de Paraguay: ¡Jesús os ama!

En diversas ocasiones he tratado en este blog del pensamiento de mi amigo Ariel Álvarez Valdés, y quien tenga interés y paciencia podrá encontrar los textos.Varias veces he publicado trabajos suyos, que yo le había pedido o que él generosamente me había cedido, sobre temas como la resurrección, las apariciones de la Virgen o el amor al prójimo.

Conocen mis lectores las dificultades que Ariel Álvarez ha tenido, a causa de la “actitud” personal del Cardenal Bertone (cuya “historia” sigue aún viva, por razón de unos dineros empleados en la construcción de un Ático en el Vaticano)… y de algún obispo argentino, que le acusaba de herejías peregrinas sobre Adán y Job, los ángeles y las apariciones.

Se trataba al parecer de una cuestión de “poder”, esto es, del deseo de tener atados a un tipo de ministros de la iglesia. En este caso, el intento resultó al final fallido, por dos razones fundamentales:

1. Porque el Papa Francisco escribió a Ariel Álvarez, de su puño y letra, diciéndole que no existía (o no quedaba) ninguna acusación o causa en contra de él en el Vaticano.

2. Porque el mismo quiso retirarse de toda disputa por el poder. A fin de tener más libertad en el estudio y presentación de temas teológico, Ariel Álvarez renunció a su condición de presbítero en la Iglesia, pues como simple creyente podía tenér más autonomía para pensar y exponer lo pensado, sin implicar en ello a la jerarquía.

Y eso es lo que hace, de un modo personal y apasionado, fuera de todos los círculos de poder externo de la Iglesia. Este es su oficio: Ariel Álvarez sigue dedicando generosa y austeramente su vida al estudio de la Biblia, preparando trabajos, publicando libros, dictando conferencias, actualizando una nueva traducción de la Biblia al castellano, con una entrega espartana, sin otra satisfacción que el servicio desinteresado a la Iglesia (al conocimiento de la palabra de Dios). Soy testigo de su entrega y trabajo, en un gesto admirable de compromiso creyente.

Pero algunos obispos, como los de Paraguay, no han sabido reconocerlo, ni se han dado por enterados y, a pesar de la declaración del Papa Francisco (y de la entrega pastoral de Ariel Álvareza), siguen impidiéndole ejercer su ministerio de enseñanza bíblico, como ha señalado hoy mimo RD: http://www.periodistadigital.com/religion/america/2017/07/15/obispos-del-paraguay-prohiben-curso-biblico-de-ariel-alvarez-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml

Al obrar así no hacen daño a Ariel Álvarez (que tiene y tendrá otros trabajos), sino que se hacen daño a sí mismos, echando piedras contra el tejado agrietado de sus iglesias, a las que impiden un acceso más hondo y comprometido a la Palabra de Dios en la Escritura.

Esto significa que algunas aguas de la Iglesia siguen menos claras pues algunos obispos que no se han enterado de la actitud y talante del Papa Francisco (y del mismo. Monseñor L. Ladaria, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que, siendo secretario de ella, no aceptó acusaciones contra Ariel Álvarez).

Esperamos que éste sea un caso aislado, y que el Prof. Ariel Álvarez, de cuya amistad me honro (nos honramos, Mabel y yo, con otros muchos) siga realizando su misión bíblica, con libertad y radicalidad cristiana. Esperamos que no se reproduzcan otros casos como este, sabiendo que el conocimiento de la Biblia exige estudio, libertad y creatividad, en un camino fuerte en el son importantes y necesarias las hipótesis y los procesos de búsqueda creadora, dentro de una comunión de fondo (¡multiforme!) con la misma Iglesia.

No he querido reproducir hoy ningún texto teológico de Ariel Álvarez (ni ninguna reflexión más amplia sobre su obra), pero quiero recogeruna palabras que Mabel y yo le pedimos para una amiga, que en aquel momento, a primeros del año 2010, se hallaba un poco deprimida. Ariel habló con ella, y le animó a vivir inmersa en el amor de Jesús. Esa amiga, que falleció más tarde, quedó animada por la conversación con Ariel y con la carta que le escribió a través nuestro.

Hoy me atrevo a pensar que Ariel dirigiría (dirigirá) las mismas o semejantes palabras a los obispos de Paraguay que, quizá por miedo o depresión, no se atreven a dejarle dirigir este curso en Paraguay, como acaba de publicar RD Me gustaría que esos obispos leyeran estas palabras Ariel escribió para nuestra amiga, escritas en un “argentino” coloquial que ellos entenderán bien.

Ánimo, Ariel. Un abrazo grande. Hay dificultades, esto significa que caminamos. Mabel te saluda también. No sé si recordarás esta carta que nos mandaste para nuestra amiga Carmen. Hoy la he sacado de mi archivo para decirles a los obispos de Paraguay, que no tengan miedo, pues Dios nos ama. Esto es lo que Ariel les diría, estoy seguro, a pesar de que ellos quizá no se hayan enterado plenamente.

>> Sigue...


Dom 16.7.07 Palabra sembrada en la tierra de Dios, historia humana

Dom 15. Tiempo ordinario. El evangelio de este domingo (Mt 13, 1-23), tomado básicamente de Mc 4, 1-20, presenta la historia de los hombres como siembra de Dios y consta de tres partes:

a. Parábola de la semilla y las tierras, que Jesús proclama ante la muchedumbre (Mt 13, 3b-9), presentando el camino del Reino como siembra del mismo Dios, que se arriesga a introducir su vida en la tierra de los hombres.

b. Una teoría detallada sobre la enseñanza de Jesús en parábolas (Mt 13, 10-17) y sobre la dureza de oídos y corazón de muchos que no quieren escuchar ni entender su palabra.

c. Una explicación posterior de esa parábola a sus discípulos (13, 18-23). Es una especie de interpretación teológica del tema, distinguiendo las tierras, es decir, la respuesta de los hombres a la siembra de Dios.

Estas tres partes, miradas de un modo unitario definen la esencia parabólica del evangelio, que no es un simple modo de hablar, ni un recurso literario, sino la verdad del Reino, entendido como siembra de vida en Cristo y como apertura del hombre a la Palabra, en clave de diálogo con Dios y de comunicación interhumana.

Presenté ayer el tema de la tierra, como experiencia y lugar de sacralidad, desde la perspectiva de mi propia vida. Hoy hablo más bien de la tierra como lugar de siembra de la Palabra de Dios, en la historia humana, según el evangelio Se conecta así esta postal con la de ayer, y con la que presentaré un próximo día sobre la Palabra.

En la reflexión que ahora sigue voy a prescindir del intermedio (Mt 13,10-17), que desarrollaré en mi comentario de Mateo, para detenerme sólo en la parte primera y en la última. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Ev. Tomás 12: Acudid a Santiago, por quien se hicieron el cielo y la tierra

05.07.17 | 13:49. Archivado en Iglesia Instituciones, Espiritualidad, Amor

El Evangelio de Tomas tiene una importancia inmensa en la historia de la Iglesia, pero no ha sido aceptado en el canon (quizá por el versículo que comentaremos):

Este Evangelio —al que algunos llaman Evangelio copto p gnóstico de Tomás — es un apócrifo que contiene 114 dichos atribuidos a Jesús, conservado en un papiro copto, descubierto en 1945 en Nag Hammadi (Egipto). Se discute su origen y sus tradiciones... Pienso que es posterior a los sinópticos (de principio del siglo II d.C.), aunque contiene dichos valiosísimos para conocer la tradición de Jesús. Aquí sólo me interesa su visión del "principio" de la Iglesia.

-- Ev. Tomás no puede aceptar la palabra de Mt 16, 17-19, en la que Jesús "funda" su iglesia en Mateo... Por eso responde diciendo que su fundador y "papa" esa Santiago, el buen gnóstico.

-- Ev. Tomás no puede aceptar tampoco el magisterio y ministerio de Pablo, tal como ha sido ratificado por Efesios, pues le parece que es un magisterio "carnal", que no ha penetrado en el misterio de la realidad.

E. Tomás está cerca del Ev. Juan, pero tampoco acepta su palabra clave, aquella donde se dice que la Palabra se hizo carne (Jn 1, 14)..., ni acepta el pacto entre el Discípulo amado y Pedro.

El evangelio de Tomás apela a la figura y testimonio de Santiago, el hermano del Señor (que en el fondo es el mismo Tomás) a quien interpreta ya en línea gnóstica, más que "legal". De esa manera, ya a principios del siglo II d. C., se establece y ratifica una Iglesia de tendencia gnóstica, cuyo evangelio no ha sido aceptado por la Gran iglesia.

>> Sigue...


Evangelio de Juan, iglesia fundada en el Discípulo Amado

Al principio no hubo una iglesia, sino varias, cada una con su autoridad fundacional (Santiago, Pedro, Pablo, Discípulo Amado). Pudo haber otras (entre ellas quizá una dirigida o animada por mujeres), pero no se conserva apenas su memoria.

Entre aquellas cuya memoria se mantiene, junto a la de Pablo (cuya memoria he recogido el 30.6.17, según la carta a los Efesios) y la de Pedro (cuya memoria he recogido también el 39.6.17, siguiendo el evangelio de Mateo), destaca la del Discípulo Amado, con el grupo de sus seguidores, amigos de Jesús.

El Discípulo amado fue, sin duda, un personaje histórico, a quien llamaron así (discípulo amado de Jesús, cf. Jn 21, 24), aunque él no quiso imponer su autoridad, sino la del Espíritu Santo, que Jesús había prometido y ofrecido (cf. Jn 14, 16; 15, 16; 16, 13).

Pues bien, hacia el final del siglo I dC, esos «amigos de Jesús», los creyentes de esta comunidad animada por el Discípulo Amado, corrieron el riesgo de perder su identidad, entre disputas internas y tensiones de tipo gnóstico (impulsadas por un espiritualismo que podría separarles del Jesús de la historia), y para evitarlo algunos de ellos (quizá una mayoría) se integraron en la Gran Iglesia, donde la memoria de Pedro, era garantía de fidelidad cristiana y unidad eclesial, pero sin olvidar ni negar la la autoridad fundadora del Discípulo Amado, que cumple así una función semejante a la de Pablo en Efesios y a la de Pedro en Mateo.

>> Sigue...


30.6.17. San Pablo, fundador de la Iglesia universal (Carta a los Efesios)

30.06.17 | 11:14. Archivado en Iglesia Instituciones, Nuevo Testamento

Hablé ayer de la autoridad de Pedro según el evangelio de Mateo. Hoy quiero hablar de la de Pablo, que se presenta a sí mismo, al lado de Pedro, en el centro de una gran disputa con los cristianos de Corinto:

Porque he sido informado acerca de vosotros, mis hermanos, a través de de Cloe, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: "Yo soy de Pablo", "Yo, de Apolo", "Yo, de Cefas" o "Yo, de Cristo". ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo (1 Cor 1, 11-14).

La disputa principal se ha establecido entre partidarios de Pablo (cuyo mensaje se centraba más en la sabiduría de la cruz) y seguidores de Apolo, misionero experto en un tipo de sabiduría más interesada por el conocimiento de los misterios sagrados. En ese contexto añade Pablo la referencia a Cefas (Pedro), quizá porque el mismo Pedro ha podido pasar por Corinto, creando allí un grupo eclesial (cosa que parece menos verosímil), o porque algunos miembros de la comunidad que conocen las disputas que han surgido en Antioquía entre Pedro y Pablo (cf. Gal 2-3; Hch 15) se decantan a favor de Pedro.

De todas formas, resulta más probable que haya sido el mismo Pablo el que, con ocasión de sus diferencias con Apolo, haya querido referirse a Pedro, retomando la disputa que ambos mantuvieron en Antioquía, según Hch 15 y Gal 1-2. Sea como fuere, es evidente que ya desde el comienzo de la misión cristiana, a los veinte años de la muerte de Jesús, se planteaba el tema de la oposición (y relación) entre Pedro y Pablo, a quienes se añade, en este contexto Apolo, como representante de una Iglesia centrada en la sabiduría helenista (quizá en la línea de lo que después será la gnosis).

En ese contexto, Pablo no descalifica a Pedro, ni niega el valor de Apolo, ni el suyo, pero los sitúa (y se sitúa) en un segundo plano, pues no quiere fundar la Iglesia sobre ninguno de ellos, sino sobre la muerte de Cristo (crucificado), y en el bautismo en su nombre, conforme a su evangelio (1 Cor 1, 17-25).

Siguiendo en esa línea, resulta absolutamente significativa la reflexión posterior de la carta a los Efesios, que presenta a Pablo como “fundador” de la Iglesia (=misión) universal, desde una perspectiva distinta a la de Pedro.
Imagen: Pedro ante la Basílica del Vaticano, haciendo juego con Pedro

>> Sigue...


29.6.17. San Pedro, Roca de la Iglesia (Mateo 16)

28.06.17 | 14:56. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, Amigos, la voz de los

Tras la caída de Jerusalén y muerte de los líderes, que fueron sobre todo Pedro y Pablo, Santiago y el Discípulo Amado (tras el 70 d.C.), las iglesias cristianas sintieron la necesidad de fundar su visión de la Iglesia en alguno de ellos.

‒ Así, las iglesias paulinas tomaron como norma y sentido de la interpretación cristiana de Jesús a Pablo (como veré en la postal que sigue).

La tradición del Evangelio de Tomás tomó como referencia a Santiago, y la del Cuarto Evangelio al Discípulo amado (como indicaré en los próximos días).

La tradición de Mateo, asumida como referencia básica por la Iglesia Católica, ha insistido en la autoridad de Pedro, como hoy mostraré, con ocasión de su fiesta.

El evangelio de Mateo asume la historia de Jesús de Marcos (y, en el fondo, incluso la teología universal de Pablo), pero las integra y recrea en una comunidad de herencia judeo-cristiana.

-- Para ello universaliza el mensaje nacional (moral) de los judeocristianos (como hizo en otra línea la carta de Santiago), recuperando la historia del Cristo Jesús.

-- Al mismo tiempo apela a la autoridad y patrocinio de Pedro (Mt 16, 16-19), que aparece así como garante de la verdad del evangelio y del conjunto de Iglesia, entendida ya de un modo universal.

Este Pedro del evangelio de Mateo, que es un San Pedro de la fe, aunque fundado en el Cefas/Pedro de la historia de Jesús, forma parte no sólo de nuestra gran visión de la iglesia católica, sino de nuestro imaginario más cordial de creyentes.

Así quiero mostrarlo en este día de su fiesta, retomando un motivo de mi Comentario de Mateo (cuya posible portada adelanto). Buen día a todos los amigos "pedros", con sus variantes: Peru, Pietro, Kepa, Peter, Pierre... A todos mi saludo... y con Pedro/Francisco, obispo de Roma, mi mejor deseo de comunión eclesial.

>> Sigue...


Dom 25. 6. 17. No tengáis miedo: El testimonio de Jeremías

Domingo 12. Ciclo a. Jeremías 20, 10-13 y Mateo 10, 26-33. Éste es para mí el domingo de Jeremías, uno de los profetas que ha iluminado la vida de Jesús y que sigue iluminando la nuestra, quizá el hombre mejor conocido de la historia antigua, entre el siglo VII y VI, en el momento clave del paso de una cultura opresión social a una cultura la libertad interior y de experiencia personal de Dios.

En esa línea, Jeremías es uno de los primeros hombres "modernos" de la historia de occidente. La tradición del evangelio le presenta como precursor de Jesús. Así, cuando él pregunta a la gente ¿quién dicen que soy? le responden: «unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que eres Elías; y otros, que eres Jeremías o uno de los profetas» (Mt 16, 14; véase también Mt 2, 17; 27, 9).

En sentido estricto, Jeremías pertenece a la historia de Jesús , de manera que sin él (sin su pensamiento y su experiencia) es muy difícil que pudiera haberse hablado de Jesús. De esa manera, él que puede venir a convertirse en uno de los testigos básicos de nuestro tiempo, un tiepo hecho de derrumbamientos y miedos, pero también de nuevas fortalezas y esperanzas.

Jeremías es el hombres que se atrevió a plantarse sobre el templo de Jerusalén, acusando a sus sacerdotes de haberlo convertido en "una cueva de bandidos", lo mismo que hará más tarde Jesús (cf. 11, 15-17). De esa manera, la historia de Jeremías se convierte así en modelo de nuestra historia (como fue modelo de la historia de Jesús).

Jeremías aparece en el centro de la historia de Israel como impulsor de la esperanza de Dios y de la Vida, en miedo del derrumbamiento de su Ciudad (Jerusalén)... de manera que su mensaje puede convertirse para nosotros en libro de cabecera y guía de camino en medio del derrumbamiento de nuestra ciudad religiosa, en este año 2017 (mundo actual). Por eso quiero evocar hoy su figura con la liturgia de este domingo, y presentarle, al lado de Jesús, como testigo y garante de esperanza, en medio de los tiempos convulsos que vivimos.

Superar el miedo en medio de un mundo que se derrumba, eso es creer en Dios, como Jeremías. En esa línea queremos situarnos. Buen domingo a odos

>> Sigue...


24.VI.17 Juan Bautista

23.06.17 | 22:32. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, Jesús, Nuevo Testamento, Judaísmo

Se celebra hoy, en el solsticio de verano, el nacimiento de Juan Juan Bautista, que anuncia, a los seis meses, con el solsticio de invierno, el nacimiento de Jesús.

Juan Bautista ha sido y sigue siendo (con María de Nazaret) el testigo privilegiado de Jesús, como aparece en los ábsides de las iglesias medievales. Sin pasar por el huracán de fuego que es Juan resulta difícil acoger la brisa de Jesús.

Por eso quiero ofrece hoy un compendio de su mensaje y de su vida. Buen día a todos, esta noche de San Juan.

>> Sigue...


23. 6. 17. Sagrado Corazón: Por una Iglesia que crea en el amor

Presenté el año pasado, en un día como hoy, fiesta del Sagrado Corazón una larga postal sobre el amor de Jesús desde la perspectiva de la misericordia (como nos había pedido el Papa Francisco).

Mantengo el texto del año pasado, y así podrá verlo quien quiera, pues ofrezco debajo la clave para encontrarlo. Pero he querido volver al tema desde otra perspectiva, porque estoy convencido de que los problemas actuales de la Iglesia (y del conjunto de la humanidad) nacen de la falta de amor en el sentido radical de la palabra Corazón.

De esa forma paso de la misericordia (que es también amor cordial) al amor completo, en línea personal y social, de enamoramiento y familia, de libertad y creatividad de alma, porque de una brisa de amor hemos nacido, y sólo en amor nos curaremos como sabía y decía Juan de la Cruz, en la línea de Jesús, en un tiempo en que no se celebraba todavía la fiesta del Sagrado Corazón.

(blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2016/06/02/p354167#more354167 )

La economía no habla de amor, no cree en eso, tiene otros valores que son desvalores. Por eso, los que se educan y viven conforme a la ley del Mercado no caminan en amor (no aman, y en el fondo no viven).

La política tampoco habla de amor, ni le interesa, porque no se atreve o porque el tema le parece cursi. Por eso, en general, los políticos parecen mal amados, pues no les importa el amor de la gente, sino otros programas, proyectos, poderes (en general no aman, y en el fondo tampoco viven).

Tengo la impresión de que una parte de los líderes de la Iglesia Cristiana no aman, ni creen en el amor. No creen que Jesús haya venido a querer, ni creen (eso me parece) en su poder salvador, en libertad. En general, siguen hablando de amor (¿no faltaría más), pero se les nota a las claras que no aman (no se atreven a hacerlo, tienen un corsé de normas y miedos que se lo impide).

Tengo la impresión de que esos líderes (que, por otra parte, son muy buenas personas) piensan que su oficio es cumplir, y parecen aplastados por su peso, como si les costara lo que hacen, como si no tuvieran más remedio que andar riñendo al personal (sin saber de verdad que sólo en amor es su ejercicio).

Así me parece (¡quizá me equivoque y no sepa verlo bien!), pero no les veo en libertad para amar, sino como funcionarios de un sistema de poder en decadencia (ya no hacen falta estadísticas, a ojo se nota…), son como cantores de la última elegía de una muerte anunciada.

Hoy, día del Sagrado Corazón, me atrevo a decir simplemente que, en el camino de Jesús, el amor es posible, a pesar de los cinco cardenales que juran por lo contrario, y de los muchos cristianos que viven tristes, como si tuvieran que cumplir una dura tarea y no supieran que “no tienen más oficio ni beneficio que el amor”.

Éste sería el tema que he querido retomar en este día del Sagrado Corazón: Tener la valentía de despojarme (y despojarnos) de todo lo restante, para empezar a caminar en amor, pues “quien en amor camina ni cansa ni se cansa”. En amor liberado, en amor libre… que eso significa el Sagrado Corazón.

Buen día a todos los amigos de este portal de amor que quiere ser mi blog. A ellos dedico las paradojas de amor que siguen... tras este manifiesto de Chile.

>> Sigue...


Haceos itinerantes (Ev Tomás 42)

Me han vuelto a decir que en la iglesia son necesarios los itinerantes, los liberados para el Reino de Dios, como en el principio del proyecto y camino de Jesús, que les mandó por los caminos y los pueblos, sin más estructura que el corazón dispuesto a querer, sin más riqueza que un fermento de nueva humanidad.

En ese contexto he recordado una sentencia del Evangelio de Tomás (que retoma el mensaje del envío de Mc 6, Mt 10 etc.), y he puesto. ¡Sed itinerantes, haceos transeuntes! pues de paso vamos, pero en camino podemos y debemos encontrarnos y ayudarnos, animarnos. Así, con un grupo de mujeres y hombres, de niños y mayores, como transhumante del Reino, voluntario del amor, rico de vida y mendicante de esperanza, empezó Jesús su campaña de Dios.

Les sacó de sus sedes estables, de sus simples redes de orilla de mar, y les hizo itinerantes por los anchos caminos y los mares, para así encontrarse con los caminantes, los perdidos y expulsados, para iniciar con ellos la gran Marcha de la Vida.

Así empezó Jesús, así empezaron los grandes cristianos como Francisco de Asís e Ignacio de Loyola, Juan de la Cruz... y tantos otros que han sabido volver y vuelven hoy (año 2017) a los caminos de la vida para acompañar a los que vagan, acoger a los perdidos, animar y dejarse animar por todos.

De esos itinerantes de Jesús, antiguos y nuevos, quiero hablar hoy, en medio de este ya duro verano de una Europa recalentada y sin savia de vida, de iglesias vacías, de sedes mortecinas en las que nadie puede sentarse para descansar de verdad....De esos itinerantes primeros quiero tratar, recordando que todos vamos de camino y que debemos ir ligeros de equipaje,, para escuchar y acompañar a cuantos vagan, como decían los poetas, porque vamos llenos de Dios, libres para el amor y la esperanza, preñados de futuro...

Así quería Jesús que fuéramos los suyos, siempre en camino, en todas partes en casa, en todas las casas de paso, dispuestos a parar y conversar, prontos al encuentro y la solidaridad con todos los que van y vienen por la vida. Iba Jesús de elecciones de Reino, es decir, de elección y opción de Vida, a favor de los expulsados, cansados, derrotados...

>> Sigue...


Martes, 25 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31