El blog de X. Pikaza

Pablo VI y Francisco (2). Iglesia en camino. Contra la opresión y el desencanto

15.10.18 | 16:53. Archivado en Iglesia Instituciones, Política

Como terminaba diciendo en la postal anterior, la Iglesia ha de salir a la calle de la vida y plantar allí su tienda peregrina, no para cerrarse en sí misma, sino para ofrecer a los hombres y mujeres un testimonio personal y unos motivos de fe, es decir, de agradecimiento a la vida y de confianza en ella, en una línea de comunión y diálogo, de esperanza en el futuro.

Una iglesia en la calle, dispuesta a levantar cada día sus tiendas, y seguía caminando por la Palabra de Dios y con el pueblo, más allá del gran super-mercado de la nueva sociedad del capital. Ella no es una “empresa más” al servicio de unos bienes intimistas de consumo (en competencia con las tiendas del esoterismo, la simple auto-ayuda o las modas gnósticas de un tipo de new-age), sino que quiere ser expresión del regalo permanente de la Vida, que es el mismo Dios de nuestra vida. .

No se trata de que la Iglesia tenga más o menos éxito inmediato en ese mundo de meditaciones trascendentales y de mercados esotéricos (que en el fondo siguen estando al servicio del capital), sino de que ofrezca y transmita con su vida, cuerpo a cuerpo, una experiencia radical de fe, centrada en el Dios de Jesús.

No se trata de pasar del desencanto a un nuevo “encantamiento” sectario, sino a descubrir y cultivar una nueva dimensión de la experiencia de la vida, entendida como regalo, recibido y compartido, a partir de Jesús, a favor de (en comunión con) los más pobres del mundo.

En este contexto se sitúa el primero de los “sacramentos” de la Iglesia, que es el Bautismo, expresión de nuevo nacimiento. Bautizar a los pueblos en el nombre “del Padre, del Hijo y del Espíritu” es introducirles en el misterio de la vida como don de Dios, esa es la tarea de la Iglesia según Mt 28, 16-20. Bautizarles para compartir el pan y el camino de la vida (eucaristía). Esa es la esencia del cristianismo.

Imagen: Tres cristianos en camino, en el siglo XX: Luther King (USA), Romero (El Salvador), Bonhöffer (Alemania). Abadía de Westminster (Londres)

>> Sigue...


Pablo VI y Francisco (1). Un proyecto de Iglesia (Eccl. suam y Ev Gaudium)

14.10.18 | 08:43. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos

Esos dos encíclicas, paralelas y distintas, nos sitúan en el centro de la Iglesia (llamada a dialogar, saliendo salir de sí misma), en un momento clave de la humanidad, que corre el riesgo de destruirse, no sólo por influjo de un capital sin control, que todo lo convierte en pura mercancía, sino por cansancio de muchos, que pueden negarse a vivir dando vida. En este contexto, la tarea esencial de la Iglesia no consiste simplemente en ofrecer una pequeña ayuda a unos grupos de hombres y mujeres, sino en dialogar con todos, para defender y transmitir la vida humana, es decir, la creación de Dios.

‒ Pablo VI trazó un paradigma del diálogo.
Recién nombrado papa, si haber terminado el Vaticano II (1962-1965), Pablo VI (1963‒1978), publicó su programa en Ecclesiam Suam (1964), pidiendo a los cristianos que pasaran del paradigma de la verdad ya sabida, que se impone desde arriba, al diálogo universal y fecundo con la cultura y la vida de la humanidad.

‒ Francisco ha insistido en la nueva misión. Recién nombrado papa (el mismo 2013), Francisco publicó otra Encíclica programática, titulada, Evangelii Gaudium (2013), diciendo a la la Iglesia no sólo que dialogue con todos (como Pablo VI), sino que salga de sí misma, abriendo caminos de vida, es decir, que primeree, que abandone su lugar asegurado, que se involucre en la vida de los hombres, que les busque y acompañe, en un gesto de compromiso a favor de todos (y especialmente de los pobres).

Así quiero mostrarlo en este “programa de Iglesia” que presento en tres partes, con motivo de la canonización de Pablo VI y Oscar Romero (14, 10, 18), un acontecimiento me invitan a reflexionar sobre el don y tarea del evangelio, y en especial de la Iglesia, en este a tiempo de gracia y gran riesgo, en medio de una crisis global, que amenaza con destruirnos, no sólo en el nivel de lo político-económico, sino también de lo religioso, en un sentido personal y social.

>> Sigue...


Pablo VI (1963‒1978). Santo de altar, un Papa grande y discutido

08.10.18 | 12:52. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, Papa, obispos

El próximo 14 le canonizan en Roma, en fiesta sonada, junto a San Osar Romero (y a otros cuatro menos conocidos). Trataré mañana de O. Romero, hoy me ocupo de Montini.

Fue sin duda un hombre de Dios, tomó la carga del Vaticano II (1962-1965), y la llevó adelante, tras la muerte de Juan XXIII, con sabiduría y prudencia, con decisión, como sólo él pudo hacerlo en aquel momento fuerte de la historia de la Iglesia.

Muchos le ven más como Papa discutido y grande que como santo, pues santo es aquel en quien el pueblo descubre el brillo de la gloria y la misericordia de Dios, desde abajo, y le venera, de un modo agradecido y gozoso, como mediador y guía ante el misterio, pudiendo así orar con él y como él, ante el don y tarea deslumbrante del Dios de la vida.

Pero habían "santificado" antes que él a Juan XXIII (santo en persona, más que Papa) y Juan Pablo II (santo por papa más que como persona) y resultaba chocante que le dejaran en medio sin hacerle, sin halo de gloria celeste

Se trata, en algún sentido, de una canonización de política eclesial, y así debe ser en este mundo. Pero, siendo política, me parece buena y positiva para la iglesia, que debe retomar las buenas riendas del Concilio Vaticano II, como quiere el Papa Francisco, imitando las buenas cosas de Pablo VI y enderezando las que dejó medio cortadas o torcidas.

J. B. Montini (1897-1978) fue un hombre culto, de hondo humanismo, con un sentido fuerte de la libertad y la grandeza de la vida, de manera que hubiera pasado a la historia incluso si no hubiera sido Papa, pero lo fue, y fue Papa creyente . Quiso ser fiel al Concilio, quiso fiel al evangelio, pero tuvo quizá miedo a sus posibles consecuencias, en un mundo cambiante.

Quizá nadie podría haberlo hecho como él (como el Papa Montini), en aquel momento, aunque algunos le tildábamos entonces de miedoso, en varios asuntos que han continuado en el centro de la atención (del dolor y de la esperanza) de la Iglesia hasta el momento actual, de manera que en esa línea hablaré de los pros y los contras de su pontificado.

Desde una perspectiva más “provinciana” (es decir, española), fue un Papa providencial, pero rechazado por muchos. Con su ayuda e impulso pudo darse la apertura de la iglesia española a los valores y a la libertad del evangelio, aunque él como papa chocó de frente con un tipo de política franquista y de nacional‒catolicismo entonces imperante (¿y ahora?)

El autócrata hispano, que se tildaba de católico, no atendió a muchas de sus peticiones de nombrar obispos "nuevos"... (y de no fusilar, por ejemplo, a los condenados del proceso de Burgos). Muchos “católicos hispanos” de la vieja guardia le odiaban (y le han seguido odiando hasta el día de hoy), diciendo incluso que no era cristiano.

Sea como fuere, me alegro de su canonización recordando las veces que le vi (incluso una vez estuve con él, el año 1974, en un Capítulo General de la Merced, y quise sonreírle con aire de complicidad, pero él miraba hacia otro lugar, como si estuviera más allá, parecía no mirar…), dando a Dios gracias por su vida y obra, quiero recordar aquí (desde mi perspectiva) algunos pros y contras de su pontificado.

>> Sigue...


7.10.18. Los Niños son la Iglesia

05.10.18 | 07:54. Archivado en Iglesia Instituciones, Nuevo Testamento, Hijos

El evangelio del domingo pasado (7.10.18) tenía dos partes: (a) Dios y el matrimonio (Mc 10, 2‒12). (b) Los niños y la iglesia. (Mc 2, 13‒16). De la primera he tratado ya. Ahora lo haré de la segunda, que se formula así:

Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: "Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él." Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.

No es la Iglesia para los Niños, sino que los Niños son la Iglesia, son el Reino de Dios, revelación suprema del don y tarea de la vida.

Este pasaje resulta hoy “caliente”, es decir, conflictivo y escandaloso, pues muchos acusan a un tipo de iglesia de haber “tolerado” (algunos dicen “creado”) un caldo de cultivo clerical para manipular a niños): pederastia. En ese contexto, para marcar la importancia del tema, quiero recordar las dos novedades principales que Hanna Arendt, quizá la mayor antropóloga judía del siglo XX (1905‒1976) atribuía al cristianismo (sobre o desde el judaísmo anterior):

‒‒ El perdón, para superar del círculo de violencia que amenaza con romper la vida humana: “El descubridor del papel del perdón en la esfera de los asuntos humanos fue Jesús de Nazaret. El hecho de que hiciera este descubrimiento en un contexto religioso y lo articulara en un lenguaje religioso no es razón para tomarlo con menos seriedad en un sentido estrictamente secular” (La condición humana, Paidós, Barcelona 1993, 258).

‒‒ La natalidad, esto es, la importancia de los niños, pues los hombres no están hecho o son fabricados como cosas, sino que nacen del cuidado (amor, palabra) de otros seres humanos, en un tipo de “Navidad” universal: “Sin la articulación de la natalidad estaríamos condenados a girar para siempre en el repetido ciclo del llegar a ser, sin la facultad para deshacer lo que hemos hechos y controlar parcialmente los procesos que hemos desencadenado (Ibid 265)

Según ella, el cristianismo es “pascua” (perdón) y es “navidad” (fiesta de cada niño que nace como Dios en la tierra). Somos seres humanos y podremos vivir en el futuro si perdonarnos y “cuidamos” (educamos vida a los niños).

Desde ese fondo quiero ocuparme ahora de los niños en la iglesia o, mejor dicho, de los niños como verdadera iglesia, conforme a dos textos del evangelio de Marcos, el de este domingo y otro anterior, poniendo así de relieve que los niños son el mayor don de la humanidad, pero pueden convertirse convertirse también en su mayor pecado,, que es en especial pecado de la Iglesia, pero también, y en medida aún más honda, pecado de la humanidad , un pecado que Jesús llama imperdonable, a pesar de que su Dios perdona todos los pecados.

>> Sigue...


7.10.18. Serán una sola carne: matrimonio (Mc 10, 2-9 par)

Dom 27, tiempo ordinario. Mc 10, 2-9La Palabra de Dios se ha encarnado no sólo en Jesús (Jn 1,4), sino en todo matrimonio, que es “palabra de Dios”, siendo palabra de dos, un hombre,una mujer, dos personas, que descubren uno en otro y con el otro sentido más hondo de su vida, y deciden compartirla, en comunión de amor, sobre toda ley particular, como alianza permanente, “matrimonio”.

La palabra matrimonio significa etimológicamente munus o tarea de madre, al servicio de la gestación y educación de los hijos. Pero según el evangelio de Jesús el matrimonio es algo anterior: es la “matriz” o fuente común de vida donde dos personal (en general un varón y una mujer)con‒viviendo y existen co‒existiendo.

Significativamente, al referirse al matrimonio, Jesús ha puesto de relieve la fidelidad o comunión de dos personas, que son al con‒vivir, por humanidad, antes de toda ley positiva de poder de uno sobre otro (en este caso del marido).

Este evangelio plantea la gracia original del matrimonio rechazando la pregunta de poder, según ley, del fariseo: ¿Puede el hombre despedir a la mujer? (Mc 10, 2). Ésta es una pregunta patriarcal que se plantea desde el poder del hombre sobre la mujer, poder que Jesús rechaza, con palabras de la misma tradición israelita (Gen 1, 27; 2, 24-25).

Ésta era la pregunta que por entonces planteaban ciertos grupos, más interesados por resolver el tema en clave de ley, con superioridad del varón (como en ciertos lugares "cristianos" de la actualidad), que por descubrir y potenciar el principio superior de vida en comunión, en línea de fidelidad personal y de igualdad en la tarea de hacerse personas, uno al otro y en el otro.

‒‒ Los fariseos (Mc 10, 1-2) suscribían un tipo de “ley” (Dt 24, 1-3) que concede a los varones el poder de expulsar a las mujeres (divorciarse de ellas) con la condición de darles un documento (libelo) de repudio, pues para ellos el matrimonio es una relación de poder y conveniencia, no de Reino de Dios. Así defendían un tipo de patriarcalismo, aunque “moderado por ley” (la mujer tenía el derecho de exigir un documento de libertad, al ser expulsada)

‒‒ Jesús relativiza esa ley, al entenderlo como una concesión («por la dureza de vuestro corazón... »), apelando a la palabra originaria del Génesis que vincula de forma radical a los esposos, declarando que el varón no tiene poder para expulsar a su mujer según ley (ni viceversa), pues el matrimonio como toda relación radicalmente humana va más allá de toda forma de dominio de unos sobre otros (patriarcalismo) o de un tipo de ley que se impone sobre todos.

En este pasaje ofrece Jesús su palabra originaria sobre el matrimonio, oponiéndose al poder que los maridos sobre las mujeres, insistiendo en el don y tarea de la fidelidad personal dentro de su proyecto de familia mesiánica, abierta a los pobres y extendida hasta abarcar cien madres-hermanos-hijos (tema central del evangelio de Marcos en todo lo que sigue: Mc 10‒11).

Al final quedan pendientes muchos temas, que el Papa Francisco ha planteado en parte en su ministerio pastoral (y en su documento sobre la familia: Amoris Laetitia, 2016...), con escándalo y rechazo de algunos, que indica la importancia, y la belleza, la novedad y dificultad de la propuesta de Jesús.

Antes de seguir comentando el texto (a la luz de algunas cosas que he escrito sobre el tema) he de volver a recordar que Jesús no trata (en este contexto) de los hijos, que son importantes, pero vienen más tarde. El tema son los mismos esposos: la capacidad que tienen de fundar y desplegar una vida de fidelidad y unión definitiva, desde la igualdad y libertad de ambos.
Imagen 1: matrimonio judío,una puerta abierta y misteriosa, otra cerrada
Imagen 2: ante el riesgo de la ley, un anillo en el aire
Imagen 3: una palabra del papa Francisco.

>> Sigue...


Notas para una reforma de la Iglesia

01.10.18 | 19:44. Archivado en Iglesia Instituciones, Teólogos, Nuevo Testamento

Dicen algunos que debemos re-fundar la iglesia: volver al fundamento, de‒construir lo construido, y empezar de nuevo desde principio, como hizo Jesús e hicieron de formas distintas sus primeros seguidores.

Dicen otros que más que refundar hay que re‒formar, pues la fundación ha sido buena, en Cristo y sus primeros seguidores, las mujeres de la pascua y luego Pedro y Pablo, el Discípulo Amado y Mateo, con los otros hombres y mujeres cuya voz ha sido menos recogida en la Escritura (pero luego ha sido con frecuencia de-formada). No está en forma hoy la Iglesia, por eso hace falta reformarla.

-- De re-forma hablaron hace cinco siglos Lutero (imagen 1: 1517) y otros muchos, apelando con frecuencia a los soldados y a las inquisiciones, terminando la "jugada" a tablas (es decir, imposiciones políticas), tras la guerra de los treinta años (1618-1648), con gran desventaja hispana y de los austrias.

La "re-construcción" de la Iglesia (empezando por el templo derruido de San Damían: Imagen 2) lleno la vida de Francisco, que quiso volver al evangelio sin más (ni menos), sin glosas, con amor fraterno a todas las creaturas.

Actualmente (2018) debemos reformar mucho, trans-formar así la Iglesia, las iglesias, unos y otros(católicos y protestantes con los ortodoxos y los de otras confesiones), para así recuperar el "aliento" de evangelio, en un mundo que corre el riesgo de quedar sin alma y sin aliento, discutiendo muchas veces sobre temas secundarios (¡son galgos, son podencos!), mientras olvidamos lo importante, que según Mt 23, 23 es la justicia, la misericordia, la fidelidad...

Es importante la "fumata papal" (imagen 3), que puso en el Vaticano a Francisco. Pero la fumata no basta, ni vale el Vaticano en su forma actual, sino que necesita una re-forma, que ha de hacerse desde el evangelio, aunque sin olvidar la historia, , en este nuevo contexto de capitalismo, dentro de un sistema económico‒social que tiende a convertirlo todo en objeto de mercado (religión y amor, el conocimiento y la misma vida humana)

Ciertamente, los problemas "urgentes" siguen estando ahí (un tipo de poder eclesial, la organización del Vaticano y de las diócesis, escándalos sexuales...), pero lo que más importa son las cuestiones verdaderamente importantes, que están vinculadas a la oposición entre un sistema de poder económico-social (regulado por el dinero) y el mundo de la vida, que se expresa de un modo importante (¡no único!) por el evangelio.

>> Sigue...


30.9.18. Si tu mano escandaliza... Una sociedad e iglesia de escándalo

Dom 26. Mc 9, 38-48. Dejo a un lado el tema del exorcista no comunitario, para centrarme en el tema del escándalo de los pequeños:

-- Está en el fondo el motivo de una sociedad e iglesia de fuertes, que se creen capaces de utilizar (escandalizar: hacer caer) a los pequeños, es decir, a los más débiles, los pobres, los niños, en un plano religioso y social, afectivo e incluso sexual.

-- Vivimos en una sociedad de escándalo..., que utiliza y destruye a los pequeños... Hay un escándalos de gastos militares, de mentiras políticas generalizadas, de riqueza ostentosa que atrae y destruye a los más pequeños... El escándalo de una sociedad espectáculo, hecha para escandalizar... con su resultado de pateras perdidas en los mares, de fronteras cerradas, de miles de muertos.

-- vivimos en una iglesia de poder social y religioso de escándalo, que se establece desde arriba, en línea jerárquica y "patriarcalista" de dominio, donde los que se creen dotados de un poder legítimo (superiores) utilizan a los más pequeños (los de abajo) en línea económica, afectiva y religiosa y, sobre todo, de "conciencia", apareciendo y actuando a veces como "terroristas mentales", diciendo a los demás lo que son y han de ser, utilizando para ello un tipo de "poder de conciencia".

-- En ese contexto sitúa el evangelio el gran pecado que consiste en "escandalizar" (utilizar, hacer caer, pervertir) en un plano social y sexual, económico y religioso a los más pequeños, como en un "imperio establecido por la fuerza...". En ese contexto introduce Jes´s la referencia simbólica a la mano, al pie o al ojo que escandaliza o destruye a los otros, añadiendo que el buen creyente ha de ser capaz de cortar la mano o pie o de arrancar el ojo, a fin de conservarse así “entero” para el Reino (de no destruir a los demás). En esa línea se puede situar el "pecado de la pederastia" que no es sólo de tipo sexual, sino también afectivo y de dominio de vidas y conciencias.

Hay, sin duda, un escándalo individual, propio del “cristiano” autosuficiente, que se justifica y exalta a sí mismo, pero destruye a los otros. Ese cristiano debe, sin duda, cortarse simbólicamcante la mano, el ojo o el pie que escandaliza a los demás (y que le destruye a sí mismo), para seguir de esa manera a Jesús y para hace bien a los pequeños.

Ciertamente, es duro un tipo de pequeño escándalo sexual, con niños, con personas menores... Pero el escándalo al que alude Jesús es también social y de Iglesia. La Iglesia en su conjunto ha de mirarse y ver cémo escandaliza (hace caer) a los pequeños, no sólo dentro de ella, sino fuera (en su entorno social), pues, para ser verdadera, ella ha de estar dispuesta a “arrancarse” muchas de las cosas que parecen muy valiosas:

¿Qué debe cortar la Iglesia para no ser escándalo? Jesús habla de mano, pie, ojo (genitales…), en sentido radical, pero no físico (pues esa mutilación no sería radical, iría en contra de Mc 7, 14-23)? Otras cosas tiene que cortar la iglesia en línea de poder opresor de conciencias, de riqueza escandalosa, de falta de humanidad y de evangelio? Dejo ahora la respuesta para los lectores.

De esa Iglesia que se “automutila” y se vuelve "pequeña" para acompañar y ayudar a los pequeños, haciéndose evangelio y abriendo así un camino de comunión y ayuda mutua con los menores y los pobres (pequeños, alejados), quiere hablar esta postal.

Esta es la iglesia de Jesús que, en vez de "comportarse como un Dios más alto", utilizando a su servicio a los demás, se hizo pobre entre los pobres, encarnándose en la vida y el camino de los más pequeños, para compartir con ellos el camino y la esperanza del Reino. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Merced, mercado y dinero de gratuidad

23.09.18 | 09:02. Archivado en Iglesia Instituciones, Merced-libertad, María

Se celebra mañana (24, 9. 18) el día de la Merced, vinculado a una advocación mariana (Virgen de la Merced), una institución cristiana (Orden de la Merced) y una obra social (liberación o redención por Merced o gracia).

Esa palabra “merced” tiene por tanto un doble sentido, paradójico y bivalente, para indicar que el mercado-mercancia donde todo se compre y vende para opresión de los pobres puede convertirse en merced-gracia, pues todo se regala, para vida de los hombres y mujeres... de manera que el mercenario que se vende para destruir a otros se vuelve mercedario para liberarlos

(a) En una línea, merced va en la línea del “mercado de intereses”, en el que todo se compra y se vende al servicio del Capital, en una empresa que produce sólo para ganar (no para bien de las personas). No es signo del mercado de las cosas buenas se intercambian, para bien de todos, sino un negocio donde siempre y para siempre gana sólo el capital: Dinero que crea dinero y más dinero, esclavizando a los hombres y mujeres (a los dueños del dinero, que se hacen esclavos de sí mismo, y a los vendidos por dinero, que se hacen y son esclavos de los otros, aunque en su interior pueden conservar la libertad).

En ese sentido, los hombres y mujeres del puro mercado serían “mercenarios”, gente que es capaz de matar por dinero y que así lo hace, alistándose bajo la bandera de la muerte (el capital que destruye al volverse Señor de la Vida). En algún sentido, todos corremos el riesgo de volvernos “mercenarios”, soldados inflexibles al servicio de dinero/capital que va sembrando muerte (por dinero).

(b) En otro sentido, la palabra Merced significa “mercado de gracia”, es decir, de un Banco de comunión, una Caja de tesoros superiores donde todo se presta y regala, gratuitamente. Esa palabra (Banco y Capital de Merced) marca la línea de la gran inversión económica y humana del evangelio, encarnado en "hombres de merced", al servicio de la gratuidad.

Este servicio y mercado de libertad puede simbolizarse en una plaza de encuentro en donde los hombres y mujeres se reúnen no sólo para orar todos al Padre, como quería Jesús al referirse al nuevo templo de la nueva Jerusalén como casa de oración para todos los pueblos..., sino como espacio de encuentro común, animado por la "madre de merced", para regalarse unos a otros, en en libertad, en un mundo donde el amor todo lo transforma (cf. 1 Cor 13), incluso el mismo dinero que podría in-transformable, soldada de muerte.

Ésta es la reflexión de fondo para la fiesta de mañana, fiesta de mujer que redime (Virgen de la Merced), de institución cristiana al servicio de la libertad (Orden de la Merced) y de compromiso cristiano de liberación y redención del dinero y por dinero.

>> Sigue...


23.9.12. Y abrazando al niño, les dijo... Un programa de iglesia

Mc 9, 33-37. Dom 25. Este evangelio recoge un tema clave de la vida y proyecto de Jesús: La prioridad del niño, en sentido social, afectivo y administrativo, y puede así centrarse en tres rasgos:

1. Un proyecto y camino social, abierto de un modo gratuito y poderoso a los últimos del mundo, en especial hacia los más pequeños y necesitados, que son los niños, carentes de abrazo. Sin solidaridad y afecto a hacia los más necesitados no existe evangelio.

2. Un proyecto afectivo, de aprendizaje de abrazo. El evangelio es un "modo de querer", un compromiso de amor generoso. No basta la ayuda social externa, es necesario el encuentro afecto que se expresa, de un modo privilegiado en el abrazo dirigido al niño (no para utilizarle de un modo sexual, pederasta), sino para comunicarle, cuerpo a cuerpo, el cariño más hondo, haciéndole así capaz de amor

3. Un compromiso organizativo, servidores de los niños y los necesitados.. Los elementos anteriores (proyecto social, abrazo) resultan inseparables del compromiso "militante" de aquellos que quieren seguir a Jesús, que han de renunciar a todo poder de imposición, para servidores sociales y afectivos de los más pobres, siendo en especial "amigos" y maestros de amor de los niños.

Este evangelio ofrece un intenso programa social de justicia afectiva (de abrazo) y organizativa (de servicio), en gesto de entrega de la vida, no de poder y de utilización social y sexual de los otros, sino de regalo de amor concreto, para que ellos (en especial los niños) puedan sentirse amados, acogidos... y crecer en libertad y esperanza de vida . Ésta es la raíz de toda anti-pederastia: que es interés y compromiso personal de amor, superando así (por elevación, no por negación) toda utilización de los niños.

Por eso, los cristianos, seguidores de Jesús, han de ser mujeres y hombres de justicia, de madurez afectiva desbordante (de abrazo) y de compromiso concreto a favor de los demás, desde el poder de la vida (que es el poder del evangelio), no desde el dominio de unos sobre otros.


Jesús resuelve el tema de un modo teórico (diciendo que quien quiera ser primero ha de hacerse servidor de todo), pero sobre todo de un modo práctico: Poniendo en el centro a los niños y añadiendo que el Reino de Dios sólo es posible allí donde los importantes son los niños.

1. Éste es un evangelio de justicia, que debe sonar como dinamita en un mundo como el nuestro donde cada día mueren docenas de miles de niños de hambre, porque nosotros (los grandes) seguimos discutiendo sobre quiénes son (somos, hemos de ser), para mantenernos de esa forma los primeros (que nuestra economía sea la más poderosa del mundo).

Éste es un evangelio tierno, emocionante… pero suena como trompeta apocalíptica en un mundo (una Iglesia) donde seguimos utilizando a los niños en función de ideales sociales o sagrados, a través de diversos tipos de pederastias o paido-fobias, construyendo un mundo en el que millones de niños no podrán vivir en comunión afectiva, en esperanza de vida.

3. Este es un evangelio de transformación organizativa de la iglesia,, un evangelio dirigido a los que gobiernan las comunidades, que tienen la tentación de imponer su poder religioso sobre los demás... Pues bien, en contra de eso, en el principio de la Iglesia, Jesús nos ofrece este de transformación de la autoridad, para convertirla en servicio de justicia y de amor hacia los niños.

Buen bien de semana. Siga quien quiera entrar en tema lea el texto de Marcos, y si quiere siga después con mi comentario.

>> Sigue...


Saltar el muro, caminar de nuevo. Contra el desencanto.

En gran parte de los países europeos y en amplias capas sociales, sobre todo urbanas, de América Latina (por hablar de dos continentes antaño "cristianos") se está produciendo una fuerte ruptura, un gran desencanto frente a un tipo de modernidad y de cristianismo:

1) Los grandes ideales de las revoluciones (sociales, económicas y culturales) no han llegado a cumplirse y los hombres deambulan sin esperanza. Por otra parte, la fe religiosa que sostenía la vida de grandes capas de la población parece apagarse, y muchos (desde diversas perspectivas) afirman que ya no hay remedio, ni emancipación, ni redención posible.

2) Una parte de la Iglesia católica corre también el riesgo de hundirse en un sordo y estéril desencanto... Es como si un tipo de iglesia nos hubiera engañado: La estructura y los dogmas impuestos, una jerarquía poderosa pero sin verdadero corazón, un infantilismo personal y social... Es como si despertáramos de un sueño "dogmático", tras perder la ilusión cristiana... y lo malo es que muchos no tienen ya esperanza de cambiar, están asentados en su desencanto.

3) Las revoluciones de occidente las guerras de liberación de los países de América Latina, hace dos siglos, trajeron muchos bienes, pero no han logrado mantener sus ideales, ni producir aquella intensa libertad que buscaban sus inspiradores, de manera que, en los mismos países que se dicen liberados de la opresión anterior muchos hombres y mujeres (y pueblos enteros) se sienten hoy sometidos a un Dios-Capital y/o a una fatalidad económica que les oprime a veces tanto como los colonizadores antiguos, aunque de otra manera.

4) Tampoco han logrado cumplir sus promesas los anuncios e impulsos del Concilio Vaticano II, hace ya más de medio siglo… Por su parte, la teología de la liberación (por las causas que fuere) no ha logrado transformar la conciencia y la vida de las comunidades cristianas de América Latina y del mundo, de manera que ahora (año 2018) parece crecer un tipo de sordo desencanto, que presentaré y desarrollaré de forma esquemática en lo que sigue, ofreciendo una especie ce manifiesto humano y cristiano en contra del desencanto , y en especial contra un tipo de sensación de impotencia clerical.

>> Sigue...


Una Iglesia "rica": Vende lo que tienes, dáselo a los pobres...

15.09.18 | 09:34. Archivado en Iglesia Instituciones, Nuevo Testamento, Pobreza

Ante el tema de las "inmatriculaciones", discutido en estos días en España, ha de recordarse la palabra de Jesús al rico Mc 10, 17-21 (y paralelos), que quiere seguir a Jesús y alcanzar la vida eterna, pero con dinero.

Esa "palabra" forma parte de una parábola central del camino de Jesús, de manera que el "hombre" (en Mateo el joven) que quiere seguir a Jesús con dinero es un signo de la Iglesia, que ha mantenido en su evangelio este pasaje, pero aplicándolo sólo a un tipo de elegidos o pefectos (que serían los eremitas antiguos).

Habría por tanto dos tipos de personas y de situaciones.

(a) Iglesia rica: en general, ella ha optado por el dinero y el poder para extender el evangelio (una iglesia de propieddes de tierra, con edificios particulares y catedrales ricas...).
(b) Algunos cristianos pobres... Pero, al mismo tiempo, en otra línea, esa misma Iglesia ha querido que algunos dentro de ella sea pobres, diciéndoles además que ellos son bienaventurados, porque tienen a Dios (pero sin pedir/exigir que se comparta entre todos los creyentes (y los hombres) la riqueza, en forma de comunión real, de la palabra y de la vida).

Pues bien, esa distinción entre iglesia rica-poderosa y algunos cristianos pobres-impotentes va en contra del evangelio. La primera que debe "vender" sus bienes, quedándose sin nada propio y comprtiendo el camino de los pobres del mundo, ha de ser la Iglesia entera.

Éste es un tema de fondo, que puede ayudarnos a entender el tema de las inmatriculaciones. La riqueza verdadera de la Iglesia no son unas propieddes de tierras y fincas, de edificios y de catedrales/museos. La riqueza de la Iglesia es su generosidad (vende lo que tienes...) y su solidaridad (dáselo a los pobres), en clave de experiencia más alta de gratuidad y misterio (ven y sigueme), en la línea del "ciento por unos", en familias y amigos, casas y campos... como verá quien lea lo que sigue.

>> Sigue...


14.9.18. Recuperar a Pedro. Ante la tarea de Francisco

Dom 24, tiempo ordinario. Mc 8, 27-33.

Éste es un pasaje enigmáticos del evangelio de Marcos, silenciado por Lucas, corregido por Mateo… un pasaje esencial de la Biblia, en el que Pedro dice a Jesús tú eres el Crito, y Jesús le responde (Mc 8: ¡Apártate de mí, Satanás, pues vas en contra de Dios…).

Ha existido un Pedro que ha querido convertir a Jesús en Cristo Político, con todo el poder social sobre la tierra, un Pedro que puede terminar siendo peligroso, pues va en contra del evangelio.

Por eso, Jesús ha tenido que corregir a ese Pedro, exigiéndole que retorno al buencamino (el de Jesús), que abandone la línea de poder, ques es la de Satanás.

La iglesia católica, en general, ha olvidado este pasaje de Marcos, en el que Jesús critica al deseo de poder de Pedro llamándole "Satanás"... Esa Igiesia ha insistido en una interpretación bastante triunfalista del pasaje queriéndose apoyar en un Pedro-Papa lleno de poder sobre la tierra.

Éste año 2018 es un buen momento para retomar este evangelio, después de haber escuchado y leído la carta de Mons. Viganó que acusa al Papa Francisco de conocer y no condenar ciertos males de la iglesia, pidiéndole que se "aparte", es decir, que renuncie al "poder papal", dejando abierto el paso para un Papa verdadero (en la línea de Mons. Viganó y de aquellos que están de su parte.

Estamos en un momento duro fuerte, cuando cardenales y obispos cristican abiertamene al Papa, cosa que es sí nos parece muy buena, pues un Papa al que no se pudiera criticar no sería Papa verdadero, signo de unidad en la diversidad de las Iglesia.

Pienso, sin embargo, que la crítica de Viganó no ha sido clara, no sirve en verdad para avanzar en solidaridad, buscando juntos caminos de evangelio... transformando la institución clerical-

En ese contexto de la crítica de Vigano y del "silencio activo" del Papa, dejando que los temas se aclaren dede su mismo fondo, tras haber convocado a los presidentes de las conferencias episcopales para tratar juntos del tema, quiero leer una vez más este pasaje de Marcos, utilizando elementos de mi Comentario a su libro, en solidaridad intensa con el Papa Francisco, no para que no puedan darse y disentir personas como Viganó, sino para que la disensión sea camino más alto de comunión en pluralidad de evangelio, al servicio de los máss indefensos, como son los niños (en el caso de fondo de una prepotencia clerical que unida a veces a un tipo de inmadurez afectiva y de deseo de poder ha podido desembocar en formas de pederastia).

Ha pasado el año 2017, los quinientos años de Lutero, que criticó al Papa/Poder a partir de este pasaje de Mc 8… Un Lutero que no quiso (o no pudo) llegar al Pedro de Mt 16… En ese camino que va de Mc 8 (Pedro satánico) a Mt 16 (Pedro piedra de la Iglesia) se sitúa toda la tradición critiana: Católicos, ortodoxos, protestantes…

Por eso es bueno que entremos hoy en este pasaje de Mc 8, sabiendo que este pasaje no es todo el NT (ni toda la Biblia, ni toda la historia cristiana…), pero es fundamental. Olvidar este pasaje es renunciar a la catolicidad cristiana. Así voy a indicarlo (retomando algunos elementos de mi comentario de Mc), en una postal algo larga, dividida en dos partes.

Esta postal quiere ser un ejercicio escolar (y dramático) de lectura de la Biblia, en este momento de la Iglesia. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Martes, 16 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031