El blog de X. Pikaza

Herodes, Rey-Molok. Jesús, Rey-Niño. La fiesta de los Magos


Hay un “complejo (un mito y ritual) de Molok, que consiste en sacrificar a los niños (los propios hijos), para reinar así de un modo perverso .

Ha habido y sigue habiendo muchos Rey-Molok, y más Molok que no son reyes en sentido antiguo, pero exigen el sacrificio de niños, matándoles de un modo externo (especialmente por hambre), o utilizándoles en un plano sexual, laboral... Entre ellos, ll más importante en la Biblia y en la memoria de occidente ha sido Herodes, rey de Judá (que mató a los niños de Belén para asegurar su trono, aunque no pudo matar a Jesús).

Nuestra cultura (nuestra política y economía, e incluso a veces nuestra religión) es molokita, pues sacrifica (=deja morir) o utiliza cada día varias decenas de miles niños para seguir triunfando

Pero ese mito de Molok se expresa y configura de un modo especial en las culturas semitas del antiguo oriente (fenicios, sirios, cananeos…), donde el rey (Melek/Molok), y los grandes del reino, debían sacrificar a su hijos primogénitos al Melek/Molok divino, que sólo así les ofrecía su asistencia.

Conforme a ese “mito” (o complejo), sólo aquel que sea capaz de “pasar” sobre su propio hijo (es decir, de sacrificarle) tiene el temple y fuerza suficiente para reinar. Todo rey (Dios) fuerte impera y se impone sobre los demás costa de la vida de sus hijos. Si alguien no puede matar a esos hijos (los débiles…) no puede reinar de verdad.

Pues bien, los judíos antiguos de la Biblia descubrieron, al menos en principio, que esa adoración de Molok (con sacrificio de los hijos) era la perversión suprema de la tierra, el mayor pecado. Ellos vieron que los reyes (y los personajes importantes) de los pueblos vecinos (moabitas, amorreos, fenicios…) sacrificaban a sus hijos a Molok para reinar, sin que temblaran las manos (como en caso del Rey Mesha de Moab).

De todas formas, aún sabiendo eso, muchos reyes judíos, durante largo tiempo, han tendido que matar a sus hijos, para así imponerse (sin miedo, sin piedad, sin vacilación…), como sabe y dice bien la historia de los libros de los Reyes y la profecía de Ezequiel, donde se afirma que el mayor pecado de Israel ha sido “matar a sus hijos”, sacrificar a sus propios Molok ante Molok (a pesar de que el mismo Dios hubiera dicho a Abrahán que no matara a su hijo, en Gen 22).


En una página desgarrada y fuerte, el profeta Ezequiel (Ez 20) afirma que también los judíos, en su deseo de poder, han caído en la mayor de las perversiones,
como si el mismo Dios les hubiera abandonado, fascinado, pervertido… haciéndoles capaces de “pasar por el fuego” (matar y luego quemar) a sus primogénitos. Esa es la perversión suprema: Creer que podemos (y quizá debemos) dejar dejar que mueran miles y millones de inocentes (sobre todo niños) para que nuestra gran cultura homicida,filicida, siga adelante.

Ésta es una historia (una experiencia) que está en el fondo de la fiesta de los “magos” de Mt 2, una fiesta radicalmente antimonárquica (en el sentido normal de la monarquía filicida)… un texto de revelación del gran misterio de la perversidad (reinar matando a los niños) y de la gracia de la salvación (Jesús es rey niño).

En ese contexto se entiende la escena de Mt 2, la fiesta de los magos (no reyes) qu vienen corriendo a Belén:

‒ Los magos de oriente no son reyes que matan a niños para reinar, sino sabios que ponen su vida al servicio del Niño (de los niños).

‒ El único “rey” del texto es Herodes (¡signo del Imperio romano!) que quiere matar y mata a los niños (los sacrifica a Molok, el Dios del puro poder), para seguir reinando.

‒ Ciertamente, Jesús aparece como “rey de los judíos”, pero de una forma “antimonárquica”… Es Rey como niños perseguido

Éste es un tema central de nuestra historia… pues el poder de este mundo sigue triunfando sobre los cadáveres de los niños… Ciertamente, ya no sacrificamos los niños ofreciéndolos por el fuego a un Dios Molok/Rey sagrado, pero hacemos algo peor… Para que el mundo siga en su marcha “real” tienen que morir cada día unos 40.000 niños. La historia perversa de Moloc continúa, como verá quien siga leyendo.

1ª imagen: Los magos, mosaico de S. Apolinar, Ravenna (siglo VI
2ª imagen: Horno de Molok donde se quemaban los niños sacrificados.
3ª imagen: Códice de Roda (Huesca, siglo X)

>> Sigue...


5/6.1.17. Nosotros, los mayores... Despertemos al mago que llevamos dento

03.01.17 | 12:36. Archivado en Jesús, religión-religiones, Amor, Adviento - Navidad, Hijos

Así quiero empezar esta reflexión de "epifanía", fiesta del ángel que despierta a los magos dormidos, los tres en una cama.

Ésta es la representación más común de esta fiesta, que aparece desde Georgia hasta Etiopía, desde Inglaterra y Francia (Autun) hasta España (Ávila), a lo largo de la Edad Antigua y Media: El mismo ángel de Dios despierta a tres hombres dormidos en una misma cama... para que vayan a ofrecer su magia y su vida Jesús, el Niño recién nacido.Así lo siguen reproduciendo de forma admirables las Hermanas de la Asunción y de Belén

Esta es la fiesta de la “revelaciòn de Dios”, su manifiestación suprema, en la vida de Jesús, un hombre-niño que nace para “alumbrar” a otros hombres mayores, que siguen dormidos por siglos. Ha sido durante más de mil años la fiesta principal de la Navidad, mejor dicho, la Navidad en sí, como expresión de la Luz de Dios que alumbra a los hombres.

Es una fiesta de ilusión creadora, pues los “reyes” no son reyes, sino buscadores de Dios, hombres atentos a la voz de la estrellas (pero dormidos en una cama, a la vera del camino)… Tampoco son “magos” en sentido vulgar, sino visitanes que vienen de lejos queriendo encontrar (y compartir) la verdad… Ellos nos preguntan. Podemos y debemos responderles.

Esta es fiesta de los hombres y mujeres ya mayores, que están mal dormidos, y que debemos despertar al conocimiento completo de la venida de Dios, al servicio de la paz de los niños. Los que deben despertar en la noche para recibir el regalo de Dios no son los niños, somos nosotros, los mayores, para buscar al Niño (a los niños), para crear un mundo de paz y comunión para todos ellos.

Es una fiesta que se ha concretado en general en una ilusión de niños la fiesta de la Cabalgata de los Magos de la Paz, que quieren que el Niño Dios viva, que todos los niños vivan y tengan ilusiones y regalos, fantasía y gozo que inunda también a los varones. Pero lo ilusión de los niños es que nosotros seamos como los magos de oriente, que hagamos el camino de la paz para ellos, en un mundo donde los nuevos y viejos herodes siguen matando niños.

Pero a fin de que la fiesta "sea" han de despertar los hombres dormidos, tres o tres mil millones, despertar a la gracia de la vida, que es la gratuidad, el amor gratuito, el compromiso de andar (y andar juntos) todos los caminos, para que haya paz para los niños....

Es la fiesta de los tres (que pueden ser como he dicho tres mil...), que vienen según la tradición de las tres partes del mundo (¿quien ha dicho que hay cuatro parte? ¡La Biblia al principio dijo que eran tres: Un mago del Oriente total/Persia hasta China, otro de Occidente Sur/África, otro del Occidente Norte/Europa, América...

Son ellos, somos nosotros, los tres dormidos, los que tenemos que despertarnos y seguir a la Estrella, y buscar la paz. Pero eso significa que tenemos despertarnos, tenemos que dejar su cama, escuchar la palabra del ángel, ponernos en camino...

Ésta es una fiesta en la que pueden hacerse reflexiones infinitas. Aquí me contentaré con presentar el texto de la Biblia y ofrecer una breve evocación , de tipo erudito, evocando en este fondo la misión de la iglesia , que está llamada a ofrecer a todos los pueblos el don de Dios que es Jesús (el amor de la vida, la vida de amor), desde la tradición del judaísmo, conforme a la visión del evangelio de Mateo. (Sigue tras la imagen de la Iglesia de San Vicente de Avila mi reflexión sobre los magos. Buen día a todos).

>> Sigue...


Dos padres para un niño. Matrimonio homosexual y paternidad

Reportaje de Marta Martínez, Deia, 9.10. 2016
http://www.deia.com/2016/10/09/sociedad/euskadi/mucho-mas-que-un-vientre

Cada vez más parejas, especialmente homosexuales, acuden a la gestación subrogada para tener hijos, como han hecho Xabier y Urko, padres de Jon y Lea, en USA y asentados en Bilbao, su pueblo, con las dificultades, retos y tareas que implica un gesto vital de ese tipo.

Así lo ha planteado M. Martínez, en el periódico Deia, en un trabajo escrito con seriedad y respeto, y como parte interesada, por teología cristiana y familia, he querido recogerlo en este blog.

El hecho plantea grandes interrogantes de tipo jurídico, moral, social y religioso, en una sociedad como la nuestra, y así quiero presentarlas en la segunda parte de esta postal:

Claro es el derecho de que los hijos, una vez nacidos, tienen a ser queridos y cuidados. Ellos son ante todo los protagonistas, una bendición de Dios, una promesa social.

Puede discutirse y se discute el matrimonio homosexual, con la maternidad subrogada, como seguirá viendo el lector. Pero allí donde ese matrimonio está al servicio de la estabilidad afectiva y personal de los esposos, y al servicio del despliegue de la vida (hijos) ha de ser respetado y reconocido.

Estamos ante un hecho, no ante una teoría... Están los padres formando un matrimonio, están los hijos como principio y promesa de vida. Quiero que mi reflexión sirva para orientar a los lectores en un tema apasionante y difícil de vida, con sus implicaciones sociales y personales, jurídicas y religiosas. Siga leyendo quien quiera conocer mejor el tema y opinar con madurez.

Como es lógico, no todos estarán de acuerdo, pero a todos se pide un respeto. He retomado así, en forma nueva, un tema que colgué en el blog hace cinco días .

>> Sigue...


Emilio Pinto (1965-2016), navegante de la fe, en la derrota de Dios

11.09.16 | 09:00. Archivado en Sobre el autor, hombre, Amigos, la voz de los, Familia, Hijos

Tomo la palabra derrota en su sentido clásico marino de “rumbo o derrotero”.

Se pone rumbo al barco, se traza la derrota, y al cabo de unos días, incluso de una horas, hay que revisar el rumbo, fijar de nuevo la derrota, pues los vientos, corrientes y mareas lo perturban y cambian: Había puesto la proa hacia Escila, te acercas a Caribdis. Habías puesto una derrota de mundo, desembarcas en Dios. Esa ha sido tu historia, Emilio.

Emilio ha sido un hombre de cambio de rumbos, siempre para mejor, siempre hacia el Norte del Amor, que es la verdad, que es la esencia de la vida. Por amor dejó el seminario, por amor creó y tuvo al fin que dejar su fundación O'Belen para educación de niños, buscó un camino en la política, pero cambió también de rumbo, le cambiaron.

Fue educador de iglesia, escribió un precioso libro Navegantes de la Fe, pero los obispos no le dejaron presentarlo y defender su contenido en Oviedo, en unas jornadas memorables de Educación Cristiana… Cambió de rumbo en el amor de familia, tras un primer matrimonio, del que ha dejado dos hijos mayores… Buscó apasionadamente el amor en su segundo matrimonio, del que ha dejado dos hijos (de siete y tres años, sus amores…).

Ha debido dejarlo todo y se ha ido, en silencio, tras larga agonía de amor, en un duro rumbo de vida y de muerte, con la proa hacia la Vida tal como aparece todavía hoy (9.9.16) en su Facebook (https://www.facebook.com/emilio.pinto.520?fref=ts)... con la vela de un barco en su portada.

Se ha ido, le ha llevado el barco de Dios, acaba de morir (de Vivir), en su ciudad de Siguenza, el miércoles 31 de agosto de este año 2016.

Imágenes: Portada de su libro, sobre la Navegación (su vida), imagen de su libro del sargento..., de su face-book, de su casa (un detalle: ¿está él tras su ventana, en Siguenza? La próxima vez que vaya a su pueblo, irá a ver al Doncel, iré a verle tras su ventana, como ángel bueno que ha sido...

La ruta de su vida está escrita en el blog personal que mantuvo largos años, y en los programas de su agencia de viajes Ainkarem (https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=ain+karen+viajes ) desde la que ha organizado navegaciones de fe, caminos de amor y de vida, especialmente a Tierra Santa, tierra de Jesús… y a otros lugares de memoria cristiana, desde Armenia a Etiopía, desde los santuarios franceses o italianos hasta los de Polonia y Turquía.

>> Sigue...


San José, gran patrono

San Jose ha sido y sigue siendo en la Iglesia , un gran patrono. Así le recordamos como:

-- Patrono de padres, físicos o adoptivos, de aquellos que saben que la vida es para darla en amor, y para acompañar y guiar el hijo (ver cuadro del Greco, con Toledo al fondo) Felicidades

-- Patrono de maridos respetuosos, que se fían de sus mujeres, que aceptan el misterio de Dios en ellas, que las aman y comparten la vida con ellas... Felicidades.

-- Patrono de trabajadores artesanos, sin tierra propia: Así aparece el 1 Mayo, un Día llamado de José Operario, así en la Biblia como obrero

-- Patrono de novios…. de todos aquellos que buscan mujer buena y que por eso le florece la Vara del amor (ver imagen 2, según tradición oriental, de las Hermanas de Belén)

-- Patrono de las monjas a las que protege, hombre de la casa que ellas necesitan (así le vio Santa Teresa)

-- Patrono de la Buena Muerte: así le han visto y rezado nuestro abuelos, porque murió, en manos de Jesús y de María y protege en la muerte a los que le invocan

-- Patrono de niños sin padre, pues lo fue del Hijo de Dios, que nació sin protección el mundo... como los niños perdidos y abandonados (recogió al hijo de Dios, recogiendo y reconociendo como suyo al hijo de María)

-- Patrono de la Iglesia, familia de Jesús, que él ha de proteger, como protegió a Jesús (como declaró el Papa León XIII)

-- Patrono de “seminaristas”: jóvenes que se preparan para hacer un oficio también vinculado a Jesús…, en clave de familia o celibato, siempre a ras de tierra, como José.

-- Patrono de emigrantes y forasteros... Así aparece buscando refugio en Egipto, burlando para ello a la policía de Herodes y a las autoridades del nuevo país (que parecen mejores que la de Europa hoy en día, que no dejan pasan a José con su muer y su hijo...)

-- Patrono de viudos, pues una tradición (apócrifa) dice que era viudo y que acogió a María abandonada, con su Niño, Hijo de Dios...

Se podrían añadir otros patronazgos, pero voy a limitarme al Nuevo Testamento sabe que es "padre" personal de Jesús (cf. Mt 1-2; Lc 2,1, 26–2, 52; Jn 1, 45; 6, 42) y como fiel ejecutor de la obra de Dios. La tradición católica ha destacado su importancia como “padre humano” (no simplemente biológico) del Hijo de Dios, vinculándole de un modo especial a María, su esposa.

Basta lo dicho... este día de San José. Pueden quedarse aquí todos los que quieran detenerse este día de José en algunos signos de su figura y recuerdo en
la Iglesia, con las dos figuras que presento...

Las reflexiones que siguen recogen una meditación básica sobre el sentido bíblico de Jesús, desde la perspectiva de los evangelios de Lucas y, sobre todo, de Mateo. El texto está tomado básicamente de Historia de Jesús, Verbo Divino, Estella 2013). Buen día de san José a todos.

>> Sigue...


Lunes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031