El blog de X. Pikaza

Tarea urgentísima: Recrear los ministerios (el testimonio de Pablo)

13.03.17 | 16:32. Archivado en Iglesia Instituciones, mujer, Evangelios, Mnisterios

Anteayer publiqué una postal titulada La Novedad de Jesús, todos somos sacerdotes, partiendo de un resumen que el Prof. Benjamín Forcano había hecho de un libro que yo había publicado con el mismo título. Yo pensaba seguir de manera pacífica con ese mismo tema, en plano de principios. Pero dos cosas me han hecho descender de ese plano de principios al nivel de la vida:

a. La primera ha sido una entrevista de La Voz de Galicia donde Ch. Moreira, colega y amiga, declaraba ayer diciendo que había sido ordenada presbítero de la iglesia católica y que celebraba misa todos los domingos en una comunidad cristiana (cf. https://www.facebook.com/xabier.pikaza).

b. La segunda es el comunicado del Arzobispado de Santiago de Compostela, publicada hoy en todos los medios (cf. .periodistadigital.com/religion/espana/2017/03/13/religion-iglesia-espana-el-arzobispado-de-santiago-contra-las-mujeres-sacerdotes…) criticando y rechazando la pretensión de Ch. Moreira.

Por razones distintas me siento molesto ante los dos “comunicados”, aunque en algún sentido estoy más cerca de Ch. Moreira que del Arzobispado:

a) Acepto la pretensión de Ch. Moreira: Como cristiana, bautizada, ella puede aspirar a los ministerios (y ofrecerse a ejercerlos), a todos, sin excepción, aunque quiero hacerle tres matizaciones prácticas.

(1) Lo que importa no es que las mujeres puedan acceder a los ministerios que actualmente detentan y ejercen en exclusiva los varones, sino empezar recreando de fondo (desde su raíz) los ministerios que existen en este momento, a la luz de su experiencia femenina y de su lectura del evangelio.
(2) No me gusta que se dejen llamar o se llamen “sacerdotes” por su ministerio, pues esa palabra no responde al NT, donde todos los creyentes son sacerdotes... Prefiero que se llamen apóstoles y profetas, maestras y doctoras, presbíteras, servidoras, hermanas obispos... según la primera tradición de la iglesia.
(3) No se trata pues de ocupar el lugar de los varones, sino de re-crear la Iglesia con sus ministerios, en un momento de cambio urgente como el nuestro. No se trata pues de luchar contra los varones... sino de ocupar los grandes espacios vacíos de la iglesia actual... No se trata de hacer competencia, sino de subir de nivel personal y social, en línea de evangelio. En este campo, lo mismo que al principio de la Pascua de Jesús, la mayor esperanza está en la mujeres, como Magdalena o Salomé, que fueron las verdaderas creadoras de Iglesia.

b) Me siento y estoy en la misma Iglesia del Arzobispado de Santiago, no quiero romper con ella ni hacerle guerra, pero estoy convencido de que ella debe avanzar en línea de evangelio y de siglo XXI, en línea de libertad creadora. Por eso me han molestado algunas cosas del documento que la prensa ha titulado, quizá con mala idea, con el título de: “El Arz. de Santiago contra las mujeres sacerdotes”, también por tres razones.

(1) La forma como el documento presenta el origen de los ministerios en el NT es, al menos, sesgada, por no decir “equivocada”. Los que han escrito el documento no saben historia o “no quieren saberla”, cosa que sería peor.
(2) La forma en que el documento habla de la “transmisión del depósito revelado” es ingenua, por no decir también falsa (¿es puramente canónica y no evangélica?). El despliegue de los ministerios, desde el comienzo pascual de la iglesia hasta la segunda mitad del siglo II en que se van fijando no se puede entender en esa línea... No basta con una cita (¡y sesgada!) de Ignacio de Antioquía. No sé si se sigue tratando de ignorancia o de otra cosa.
(3) El tono del documento me suena a “aquí mandamos nosotros” y los demás a obedecer. Quizá me equivoque de "tono", pero creo que en esa línea, nuestra forma actual de iglesia va camino de perder toda relevancia, convirtiéndose en un fósil de su rico pasado. A pesar de todo eso, como he dicho, nunca he querido ni quiero luchar contra la Iglesia de Compostela, pues seguimos en el mismo barco, con la memoria de Santiago el Zebedeo.

Este es un tema que desarrollé con toda fuera hace vente años (1997), cuando escribía un libro titulado Sistema, libertad, iglesia, las Instituciones del Nuevo Testamento… (Yo era por entonces Catedrático de la Univ. Pontificia de Salamanca y Presbítero de la Iglesia, en la Orden de la Merced). Es un tema al que he vuelto una y otra vez, desde perspectivas distintas, en varios escritos, y en especial en mis comentarios a los libros del Nuevo Testamento (Apocalipsis, Mateo, Marcos...).

La cuestión no es ir en contra de nada, como podía parecer en otro tiempo… No es una ciestión de crítica, pues la caída actual de “un orden sacerdotal jerárquico” de la Iglesia nos produce a la mayoría de los antiguos una gran pena. No vamos contra nada, sino a favor de una Iglesia evangélica, recreada desde Jesús y sus primeras comunidades, en el siglo XXI.

Éste es en el fondo un tema de agradecimiento y amor:

a. Se trata de agradecer a la Iglesia Clerical de varones lo que ha hecho a favor del evangelio, pero añadiendo que su tiempo exclusivo (y de poder) ha terminado.
b. Se trata de amor a los jerarcas actuales... pero de un amor activo, sabiendo que su tiempo ha terminado y que empieza una etapa nueva, que hemos de crear entre todos en resistencia y amor, en respeto y deseo de transformación (a pesar de que algunos lógicamente lo sufran....)

Por eso resulta absolutamente esencial la creación, re-creación de los ministerios, desde el mensaje pascual de Jesús, desde la raíz sacerdotal de la Iglesia. Estamos en un momento clave, ante la tarea de recrear los ministerios, algo que parece estar en el fondo del proyecto de Ch. Moreira (con sus posibles limitaciones), algo que no advierto ni de lejos en el comunicado del Arzobispado de Santiago, apoyándose en una doctrina más reactiva que positiva de Juan Pablo II, una doctrina que no es infalible en modo alguno (por más que algunos nostálgicos lo quieran) y que no está siendo “recibida” en el conjunto de la Iglesia.

En el fondo no se trata de mujeres sacerdotes, si o no, un tema que no es simplemente secundario, sino incluso ridículo (sí, he dicho ridículo). El tema es el de recrear los ministerios cristianos, desde el nuevo "sacerdocio laical" de Cristo, en la línea de Pablo o de Hebreos, en la linea del mismo evangelio "petrino" de Mateo.

En esa línea me atrevo a retomar el motivo y tema de ayer, desde la nueva perspectiva abierta por la entrevista de Ch. Moreira y por la respuesta del Arzobispado de Santiago. Comienzo hoy con Pablo, con el deseo de contribuir al surgimiento de unos ministerios que, recogiendo y trascendiendo veinte siglos de historia, puedan seguir siendo "cristianos".

>> Sigue...


Dom 12.3.17. Transfiguración, una señal de Dios en la montaña

Domingo de la Transfiguración, 2º de Cuaresma, ciclo A. Mt 17, 1-9. Una señal de Dios, señal de vida, como las primeras flores de la primavera en el hemisferio norte, anuncio y promesa de verano. Un signo de presencia divina y de futuro humano, un baile de amor (imagen 1) mientras subimos al monte los tres de Jesús (¡Pedro, Santiago, Juan! Todos y todas) donde parecía aguardarnos sin cesar la muerte.

Así debe entenderse este relato de la Transfiguración. Jesús ha dicho a los suyos que van a morir (Mt 16,21-28), pero después, para interpretar el sentido de esa muerte, les lleva a la Montaña, para que escuchen allí la voz de Dios, descubriendo con él a los testigos de la gran Promesa, que son así tres (Moisés y Elías con Jesús), como evoca el gran icono de la “Metamorfosis” (imagen 2).

El tema es “subir”, con Jesús, con otros dos (Santiago y Juan), hasta la cima de un monte grande, no como Sísifo, para bajar de nuevo, desesperados, porque la piedra rueda, vuelve al hondo del valle y debemos subirlas otra vez y otra vez por eternidad de eternidades de infierno creado por los hombres (imagen 3a y 3b: dos versiones del sísifo). No, arriba está Dios, con sus amigos antiguos, y está Jesús transfigurado, con sus nuevos amigos (empezando por Pedro, Santiago y Juan). Por eso queremos subir, pues la vida es un ascenso de gloria acompañada.

El tema es subir, como quiso San Juan de la Cruz, que interpretó este monte de la Transfiguración como el Carmelo, Jardín de Dios, donde crecen las plantas de la vida, realizando el recorrido del gran Cántico, como he querido mostrar en mi libro de San Juan de la Cruz transfigurada (imagen 4).


En medio del camino de la vida, en una larga Cuaresma sin luces, tiene que haber un momento de Ascenso a la Transfiguración, con Jesús, con sus amigos… para descubrir así en la altura la Gran Luz de Dios que nos dice “Este es mi Hijo”, vosotros sois mis hijos. Sin un momento de ascenso, de amor, la vida humana pierde su sentido.

Una vez más, en este domingo de la Transfiguración, en medio de la Gran Cuaresma, quiero y debo comentar este gran pasaje, según el evangelio de Mateo (cuyo comentario estoy preparando para la imprenta). Esta escena, este relato, esconde otros temas y misterios. Estos son los que quiero destacar esta mañana. Buen domingo a todos, buen comienzo de primavera en ese hemisferio norte.

>> Sigue...


Le mataron porque decia ser Rey ¿Cómo habría reinado?

La Iglesia Católica ha celebrado ayer, 20.11.16, último domingo del Año Litúrgico, la fiesta de Cristo Rey, y presenté ayer con esa ocasión una nota sobre el sentido de su reinado, a partir de la propuesta del Diablo, en línea "negativa": No habría tomado el dinero, ni el poder político, ni el religioso.

Ésa es la paradoja, éste el atrevimiento de Jesús: Proclamarse rey sin tomar el Capital, ni por conquista militar como los emperadores romanos, ni por elecciones como Trump, ni por herencia de "familia" como Don Felipe de España, ni por estrategia de partido, como el presidente de China.

Este es el tema, esta la propuesta: Ser Rey sin tomar el poder, sin ejercerlo con fuerza de las armas, ni por algún tipo de justicia legal, no por dinero... Ésta es la tarea de la nueva humanidad, la promesa de un Reino del conocimiento verdadero, de la igualdad y la justicia, de la fraternidad y no violencia...,sin un rey en el centro de la baraja, para que todos sean reyes, en el sentido radical de la palabra.

Así he contado varias veces la historia de Jesús, que no subió a Jerusalén para morir, sino para instaurar el Reino..., pero sin ejército o dinero, aunque (=porque= tenía un programa bien preciso, anunciado por la profecía de Israel y preparado por él mismo en años de misión en Galilea.

Los políticos actuales preparan sus consignas y estrategias de Reino... Así llevamos en Europa decenios de "propaganda real (¡no regia!)". Parece que todos los días se vota en algún sitio para decidir quien manda, pero lo más importante (¡el dominio del dinero!) no se vota. Así cambian y giran y acaban los reinos, con sus autonomías chiquitas, pero el dinero permanece para siempre.

Pero volvamos al tema de Jesús. Las cosas “salieron” de un modo distinto, como suele suceder. No logró reinar como quería, porque le mataron. Pero reinó de otra manera, precisamente a través de su muerte (pero sin negar su programa anterior), como debe ir concretando la Iglesia de sus seguidores.
corona

La Iglesia de Jesús no es el Reino, pero ha de estar al servicio del Reino, aunque con cierta frecuencia se le olvida… Ella debe actualizar, de un modo imaginativo y creador el programa de Jesús... teniendo en cuenta su elementos personales y sociales, económicos y políticos... y así quiero presentarlos una vez más en este blog, tomando como base lo que digo en mi Historia de Jesús.

Éstos son los rasgos de su programa real, de su Campaña de Reino, que habrá que actualizar desde la perspectiva actual de la Iglesia. Buena semana de Cristo Rey a todos.

Imágenes 1 y 2. De M.Chagall (Jesús, amor y pasión), no necesitan comentario
Imagen 3. Título del libro del que tomo estas reflexiones

>> Sigue...


Dom 16.10.16. Viuda (¿iglesia?) indignada: El poder de los impotentes

Dom 29 Tiempo ordinario. Ciclo C. Lc 18, 1-8. En una de las páginas más hondas de la filosofía del siglo XX (Totalidad e Infinito), E. Levinas, judío curtido en opresiones, nos habló de la eficacia del “rostro suplicante”, es decir, del argumento de los indignados que gritan con su rostro, exigiendo justicia.

El mayor poder del mundo no es la Bomba, ni el Gran Capital, ni un Estado pretendidamente soberano, ni una Iglesia triunfante, sino el rostro impotente del huérfano, la viuda y extranjero…, el rostro que sufre y se indigna, que mira y suplica, pues lleva en el fondo toda la energía de Dios ; éste es el poder más hondo, el grito de los indignados.

En esa línea se sitúa hoy el testimonio de la viuda del evangelio, sin más ley ni derecho que su rostro indignado y su grito suplicante para exigir justicia, siendo así capaz de cambiar incluso al juez inicuo.

Las viudas son para la Biblia judía y cristiana el prototipo de los necesitados: Son personas sin derechos familiares, sin padre que pueda acogerlas en su casa, sin marido que les ofrezca protección, sin hijos que puedan defenderlas.

Éstas son las viudas, es decir, las mujeres en estado puro, dentro de una sociedad donde el único derecho es la fuerza de los hombres. Pues bien, por encima de ese derecho de la fuerza está el grito de las viudas, de los huérfanos y extranjeros indignados, pidiendo justicia.

Las mujeres viudas se concebían entonces (en el AT, en el tiempo de Jesús) como un bien mostrenco, bajo la amenaza económica, social y sexual de los hombres, bajo el riesgo de ser utilizadas, vendidas, sometidas. Pues bien, tradición bíblica las vincula, en el corazón del Pentateuco y en los profetas, con los huérfanos (niños sin protección) y con los extranjeros (hombres y/o mujeres sin amparo legal).

El grito indignado y exigente de viudas, huérfanos y extranjeros constituye el más hondo de todos los poderes, como sabe el AT, como sabe el evanelio de hoy. Desde ese fondo quiero ofrecer primero una visión general del AT, para detenerme después en el evangelio de este día, la viuda suplicante. Buen domingo.

Imágenes: 1-2. Dos versiones del cuadro famoso del grito, de Edvard Munch (1863-1944), que pueden ayudarnos a entender el tema (con viuda, con huérfano).

Imágenes 3-4: Unamuno se refugia en el coche,en Salamanca, tras el discurso académico/político de protesta (12.10.1936), en contra de la guerra, pidiendo que nadie venciera... sino que convencieran. A su lado (¿a favor, en contra?) el obispo Plá i Deniel, con falangistas dispuestos a lincharle. Muere a los pocos días, queda su grito indignado, ochenta años después.

>> Sigue...


2.9.16. Ángeles custodios: de los niños y oprimidos,excluidos, humillados y negados

02.10.16 | 12:56. Archivado en Ángeles y demonios, Sociedad, política, Evangelios

Solemos hablar del ángel de la guarda de los niños, y por extensión del “ángel custodio” de los niños, conforme a una tradición que viene del Antiguo Testamento, y que he puesto de relieve el pasado 29 (fiesta de los Grandes Arcángeles: Miguel, Rafael y Gabriel).

Pues bien, hoy celebra la iglesia la fiesta de los ángeles de la guarda, que simbolizan y expresan la protección que Dios dispensa de un modo especial a los pequeños y a los pobres, a los excluidos y expulsados. El texto clave es Mt 18, 10:

Tened cuidado, no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Éstos son los ángeles de los excluidos, de los expulsados, de los encarcelados y enfermos, de los emigrantes… Éstos son los ángeles de los que vienen en pateras, de los que no tienen casa… ni protección.

Ellos, los expulsados, tienen al mismo Dios como garante y patrono del valor de sus vidas. Por eso es bueno recordar hoy la fiesta de los ángeles custodios.

>> Sigue...


Juan Cabo Meana CMF (1953-2916), misionero, hombre de Dios

Simplemente un misionero, simplemente un cristiano. Ha fallecido, en plena madurez, tras cuatro días de enfermedad, en Gijón, su tierra, hace una semana, el 27 de agosto pasado. Había ido de Ferrol, donde ejercía como párroco de varias parroquias rurales y como superior de la comunidad de Misioneros Claretianos, para visitar a su madre.

Le dio tiempo de verla, de darle un abrazo y despedirla. No pudo más. Un dolor fuerte le llevó al hospital, donde murió a los tres días, hace como digo una semana, de pancreatitis aguda, de fuerte infección que venía incubando desde los años fuertes de su vida misionera en la selva del Perú, donde seguía viviendo, pues “más vive al alma donde ama que donde anima” (San Juan de la Cruz).

Era de la raza de los grandes misioneros claretianos, que he podido encontrar desde Argentina hasta Guatemala, desde Brasil hasta México, hombres que han dado su vida por la Vida de los otros, compartiendo, animando, ofreciendo caminos de esperanza, a ras de tierra, con la gente, a ras de cielo, con la palabra siempre dispuesta a la escucha, al diálogo, a la sorpresa del amor que brilla y llama en Cristo.

Había nacido en Nació en Castiello, Berneueces, (Asturias), el 31 de marzo de 1953. Creció en su tierra, creció “en el mundo”, para ingresar ya maduro y formado en la Congregación Claretiana, donde emitió sus votos perpetuos el año 1982, partiendo ese mismo año para Perú, como misionero.

Fue misionero en Perú de costa a selva, en cuerpo y alma, durante 22 años (1982-2004). No fue con todo aprendido...
Fue a dar y aprender, y aprendió mucho..., con la formación más amplia de España, de América, del mundo, siempre desde el evangelio

En Perú estudió teología, allí aprendió a ser presbítero de la Iglesia, al lado de los más pobres, de todos, no como privilegio o dignidad, sino como servicio.

Tuvo siempre una palabra humana de compensión, una actitud cristiana de perdón, una tarea evangélica de solidaridad. Era un alma, todo alma: Ojos abiertos a la sorpresa de la vida, corazón dispuesto a la solidaridad.
Las dos fotos son de él... ¿La del centro?


>> Sigue...


Asunción de María. El Misterio de Elche

La Biblia dice que María, la Madre de Jesús, estuvo ante su Cruz, como testigo de la fe, con la mujeres y el Discípulo amado (Jn 19, 25-27), añadiendo que ella formó parte del principio de la Iglesia (Hech 1, 13-14).

Pasado el tiempo, muchos cristianos afirmaron (y afirmamos) que ella, culminado el transcurso de su vida subió al cielo con su Hijo Jesucristo (Ascensión), siendo allí Reina con el Rey Celeste, así lo celebra la Iglesia Católica en la fiesta de la Asunción (=fue subida), que se une a la fiesta de la Ascensión (=subió) de Jesús.

Así lo dramatiza de un modo espectacular el Misteri de Elx (Elche), siguiendo el texto del último de los grandes apócrifos marianos, y ofreciendo todavía, cada año, la primera gran ópera dramática y musical, representada de Europa desde la Edad Media, en la Basílica de la ciudad, en Elche (Alicante, Reino de Valencia).

Desde el siglo V-VI, los cristianos comenzaron a celebrar el Tránsito/Triunfo/Asunción de María , antes que el Papa (Pio XII) declarara el dogma (1950), confirmando lo que habían dicho los apócrifos asuncionistas en griego y latín, copto y siríaco, árabe y eslavo... y finalmente en catalán/valenciano.

Sobre esa base, en toda la Edad Media se fueron celebrando en oriente y occidente grandes fiestas de Asunción, con representaciones dramáticas y musicales (=Misterios). Esas fiestas fueron prohibidas por el Concilio de Trento (siglo XVI), porque no se ajustaban a la liturgia oficial. Pues bien, entre ellas sobresalía la de Elche (Valencia, España), que se canta y celebra en catalán/valenciano, a pesar de las antiguas prohibiciones papales.


Esa "liturgia" (la más antigua “ópera” musical viva de Europa), llamada Misteri de Elx (Misterio de Elche) se sigue representando cada año hoy y mañana (14/15 de Agosto), en la Basílica de la Asunción. Los protagonistas (apóstoles y María, Dios y judíos...) cantan y representan el triunfo pascual (muerte y resurrección) de la Madre de Jesús, como culmen de la historia de la salvación.

Participé una vez en ese gran drama, exponiendo su sentido (cf. X. Pikaza, Salves nº 5, Misterio de Elche, Elche/Basílica 1994 y ahora quiero recoger lo que entonces dije, siguiendo los motivos y temas populares de esta fiesta que la UNESCO ha declarado patrimonio de la humanidad (2001), para meditación y gozo de creyentes y amigos del arte (música,historia), traduciendo los textos catalanes.
Imágenes: (1) Representación antigua de la Asunción de Elche. (2) El pueblo celebra la Asunción de María. (3) María sube al cielo en la Palmera, que es el signo supremo de Elche: María-Palmera

>> Sigue...


Dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia (Lc 12, 13)

Así comienza el evangelio del domingo pasado (Dom 18 C), planteando el tema eterno del padre y de la herencia que debe repartirse entre sus hijos, los hermanos:

‒ ¿A todos lo mismo, pues hijos somos del mismo Padre Dios y de la misma especie humana? ¿Lo mismo para el chino y el pigmeo, el hijo de “buena familia” y el “don nadie” de la calle?

‒ ¿Y qué pasa si un hermano ha trabajado y el otro malgastado? ¿Qué pasa con la propiedad particular de cada uno? ¿Tendrá que haber una propiedad común, repartida por igual a todos, en Castilla y Finlandia, en Siria y Argentina? Éstos algunos de los problemas que recuerda el Eclesiástés: Uno se ha matado trabajando y su herencia se la lleva otro... Éste es el tema de la parábola del evangelio: Uno se ha hecho rico y cuando va a organizar su inmensa fortuna se muere ¿para quién será todo ello?

‒ En el fondo, ésta es la historia de los primeros hermanos (Caín y Abel), que se mataron por un tipo de herencia, y la parábola del Hijo Pródigo que malgastó la herencia y luego quiso tener la de su hermano…

Según este evangelio, parece que Jesús empieza por desentenderse (¿quién me ha nombrado juez de herencias entre vosotros…?)… pero después para plantea y resuelve el tema en un plano más alto, conforme a tres principios básicos:

1. Principio de desprendimiento: ¡Que nadie viva simplemente para tener, aumentando sus “graneros”, pues la vida es más que posesión, el hombre es más que lo que tiene!

2. Principio de responsabilidad. No es lo mismo trabajar que no trabajar.. Tampoco es justo repartirlo todo por igual en sentido material, pues no todos somos iguales...¿A cada uno según sus necesidades, como dice el libro de los Hechos? Pero ¿cuales son las verdaderas necesidades y donde empieza el "vicio"? ¿Y qué hacer con la envidia y los ladrones...?

3. Principio de comunión: Que todos puedan tener para compartir, enriqueciéndose así los unos a los otros. De esa manera la herencia particular puede convertirse en principio de enriquecimiento mutuo en plano personal y social, económico y político, cultural y religioso.

>> Sigue...


22.7.16. Apostolorum Apostola, Santa María Magdalena

22.07.16 | 11:32. Archivado en Iglesia Instituciones, mujer, Cristología, Evangelios, Mnisterios

La Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, por deseo expreso del Papa Francisco, ha elevado la memoria de santa María Magdalena a la categoría de fiesta en el Calendario Romano General (22 de julio), creando para ello, por deseo del mismo papa, un prefacio propio titulado Apostolorum Apostola (Apóstol de los apóstoles), donde se dice que ella ha sido la iniciadora de la misión cristiana, realizando una tarea superior (y anterior) a la de los mismos apóstoles. Cf. texto vaticano, en latín, con el antiguo y nuevo título de Magdalena como apóstol de los apóstoles, en
https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2016/06/10/magdala.html:

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, aclamarte siempre, Padre todopoderoso,de quien la misericordia no es menor que el poder, por Cristo, Señor nuestro.

El cual se apareció visiblemente en el huerto a María Magdalena, pues ella lo había amado en vida, lo había visto morir en la cruz, lo buscaba yacente en el sepulcro, y fue la primera en adorarlo resucitado de entre los muertos; y él la honró ante los apóstoles con el oficio del apostolado para que la buena noticia de la vida nueva llegase hasta los confines del mundo.

Por eso, Señor, nosotros, llenos de alegría, te aclamamos con los ángeles y con todos los santos, diciendo: Santo, Santo, Santo…

Este prefacio papal pone a María Magdalena por encima de presbíteros, obispos y apóstoles. Según el famoso adagio lex orandi lex credendi (la oración es el principio de fe de la Iglesia), este prefacio ha de tener grandes consecuencias en la visión de la mujer en la Iglesia y en los ministerios de la comunidad. En ese contexto, este día (22.7.16), quiero recordar la obra y figura de M. Magdalena.

(Imagen y 3. Icono tradicional de Magdalena como apóstol de los apóstoles, enseñado a Pedro con los Doce
Imagen 2: María Magdalena, patrona de los dominicos estudiantes; escalera principal del convento de S. Esteban, Salamanca).

>> Sigue...


Éste es mi Hijo. No quedéis en las tiendas, seguidle

Presenté anteayer (19.2.16) una versión del evangelio del domingo 2 Cuaresma, que es la Transfiguración según Lucas, poniendo de relieve la importancia del rostro luminoso del Cristo, presente en los marginados de la tierra. Pero el relato de Lucas ofrece otros aspectos que hoy quiero desarrollar: Entre ellos las tres tiendas y la palabra del Dios de la Nube que dice:¡Ese es mi hijo!

Jesús quiso que tres discípulos (Pedro, Santiago, Juan) supieran mejor quién era, y por eso les subió en solitario a la montaña más alta, para enfrentarles allí con la realidad del mundo (¡todo se ve desde la montaña!) y con la propia historia. Le bastó con tres, dejó a los nueve restantes en el llano, discutiendo con escribas.

Tres eran y son suficientes para rehacer el camino de su Reino, tres que vieran, que entendieran y se comprometieran en el monte. Bastaban tres como hoy (año 2016) para rehacer la Iglesia.

Pues bien, esos tres descubrieron allí en la montaña de la absoluta soledad y plenitud ante el misterio, que Jesús dialogaba con Moisés y Elías, con la ley y los profetas, y vieron que su rostro se volvía luminoso, pues la misma luz de Dios le iluminaba desde centro, saliendo de la niebla impenetrable.

Pedro, en nombre de los otros, se sintió aturdido y pensó que habían llegado ya la hora final de la ley, del mundo y de la historia y dijo ¡hagamos tres tiendas! Tiendas para que acampemos y para así quedar custodiando el brillo de Dios por siempre, tiendas de campaña que se vuelven luego inmensos monasterios, catedrales, vaticanos, basílicas gloriosas, para descansar, para admirar.

Pero la cuestión verdadera siguió (y sigue) abierta. Hay un Pedro que sigue soñando con la iglesia-tienda, mientras Jesús seguía dialogando en medio de la nube, con Moisés y Elías sobre la forma de subir a Jerusalén, realizando el gran ´”éxodo”, el camino que conduce a la nueva humanidad.

En ese fondo vuelvo a presentar el texto de Lucas, para que así nosotros podamos hacer también, con la mente, el corazón y la voluntad, el mismo camino de ascenso a la montaña, para saber quién es Jesús, para abandonar nuestras tiendas ilusorias, para seguirle, sabiendo que el brillo divino de su rostro está presente en todos los hombres y mujeres, y en especial en los marginados y explotados.

>> Sigue...


Dom 21.2.16. Transfiguración. Dios no tiene rostro, su rostro son los hombres

Dom 2 cuaresma, Ciclo C. Lc 9, 28-36. Este evangelio (Lc 9, 28-36) recuerda el signo de Jesús en el monte (el Tabor de la vida), cara a cara, ante Dios y ante sus tres amigos, revelando así su rostro ante ellos. Quiere que le vean, que todos le veamos (con Moisés y Elías), descubriendo así el rostro del Dios invisible en el rostro de los hombres, para compartir con ellos vida y conversación.

El evangelio de Marcos insiste en el campo de color y fulgor de los vestidos de Jesús, como si no se atreviera a ponernos ante su figura.

Por el contrario, el evangelio de Lucas insiste en su rostro. Su misma cara cambia, se ilumina y aparece como revelación de Dios.

Jesús nos sube al monte y se transfigura (se desnuda y reviste de gloria), nos muestra su rostro, para que le veamos, le miremos, de forma que sepamos quién es, y podamos dialogar con él. Pues bien, ese rostro de Dios que se ilumina en Jesús sobre la montaña se despliega y encarna para los cristianos en el rostro de cada uno de los hombres que están necesitados.

De esa forma Jesús, identifica la estética (belleza del rostro) con la ética: Nos lleva a descubrir el rostro del otros, acogerle y dialogar con él. Así lo mostrará esta postal de domingo que tiene una introducción (los textos) y dos partes:

1- El relato, lectura de los textos. Jesús nos sube a su monte para que descubramos su rostro y podamos dialogar con él, en admiración, belleza y compromiso de seguimiento evangélico.

2. La llamada del rostro. Retomando el motivo del num. 500 de “Imágenes de la fe”, donde he presentado al Dios que no tiene rostro, porque se revela en el rostro del hombre, quiero mostrar que la “estética cristiana” se identifica con la ética: Descubrir a Dios en el rostro de los demás, dejarnos interpelar por cada uno de ellos (enfermo, encarcelado, extranjero), pues ellos son en Cristo (sobre el Tabor de la historia) la belleza y presencia suprema de Dios.

Buen domingo a todos, con la portada de Imágenes de la fe 500 (1. 2. 2016) y una imagen tomada de Cerezo Barredo.

>> Sigue...


Gonzalo Haya: Volver al Jesús de Galilea, Comentario de Marcos

Volver al Jesús de Galilea. Comentario y exégesis al Evangelio de Marcos, Parte I. Mc 1-8,26. Fe Adulta, Madrid 263 páginas.

Este libro ofrece una selecta traducción del evangelio de Marcos, un comentario a los versículos y una encomiable labor de recopilación y divulgación de la obra más especializadas de tres reconocidos exégetas (Juan Mateos, J. Gnilka y un servidor), con la ayuda de otros autores significativos como J.A. Pagola, Ulrich Luz o Fitzmyer (con sus comentarios a Mt y Lc)

“Quien quiera conocer hoy de un modo riguroso el pensamiento y camino de Marcos puede confiar en este comentario. Gracias Gonzalo, porque has sabido captar la la raíz del evangelio y presentarla con enorme claridad” (Prólogo de X. Pikaza).

Este libro forma parte de la colección Exégesis Fe Adulta, que está realizando ya una encomiable labor de investigación y magisterio en el campo del estudio de la Biblia y de la Teología. Pocos podrían hacerlo mejor que Gonzalo Haya, a quien conocen ya los lectores de mi blog.

Volved a Galilea es el mensaje final que el evangelio de Marcos dirige a los lectores de entonces y de ahora (Mc 16,7). Después del Cristo glorioso de Pablo era necesario volver a la vida diaria de Jesús por los caminos de Galilea. Del templo –del que nunca nadie jamás coma sus frutos (Mc 11,14)– había que volver a las curaciones de aldeanos enfermos y enajenados mentales. Este libro quiere volver a ese Jesús de Marcos, en un lenguaje sencillo –Comentario– pero a la luz de la crítica actual –Exégesis– con la mirada de una fe adulta.


Gonzalo Haya Prats nació en Sevilla. Se licenció en filosofía en la Universidad Complutense y de teología en Granada y se doctoró en Roma en la Universidad Gregoriana.

Ha enseñado y trabajado en Chile, España y Mozambique. Ha publicado “Impulsados por el Espíritu”, sobre el Espíritu Santo, (S. Trinitario, Salamanca) traducida al francés y al inglés. Desde su jubilación colabora en proyectos de Cruz Roja para la integración de los inmigrantes.

Colabora en www.feadulta.com y otras webs de carácter humanista y religioso, donde publicado en “Lo que creo que creo” y en “Inteligencia Espiritual, Espiritualidad y Religión” (Fe Adulta, Madrid).

He tenido el honor de escribir el prólogo de este libro, que ofrezco a continuación. Gracias, Gonzalo, por tu amistad y por confiar en mi Comentario de Marcos (Ver Divino, Estella 2012), que tú has sabido entender y condensar mejor de lo que yo pudiera haber hecho.

Esperamos ya el próximo volumen de tu obra, la mejor síntesis de conjunto que hoy existe en castellano sobre el Evangelio de Marcos.

>> Sigue...


Jueves, 30 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031