El blog de X. Pikaza

CAMBIAR DE AMOS (Pedro Zabala)

02.01.19 | 16:12. Archivado en Amigos, la voz de los, Pobreza, Sociedad, política

Un conocido me preguntaba mi opinión sobre las próximas elecciones, a todos los niveles, que tendremos durante 2019. Quizá los años le estén volviendo a uno, si no más escéptico, sí más realista. ¿Estará mi juicio equivocado?.

Con ser la democracia que actualmente -disfrutamos o padecemos, según se mire- mejor que la anterior dictadura, todavía está lejos de una auténtica democracia, según la clásica definición, gobierno del pueblo y para el pueblo.

Lo que tenemos es simplemente un régimen de partitocracia. Gobierno de partidos que asumen la cacareada soberanía nacional. Sus cúpulas controlan la gestión pública, aunque en algunos se dan timoratas elecciones primarias para elegir a sus candidatos.

Cuando llegan unas elecciones, nos piden cheques en blanco para hacer lo que quieran (?), aunque tenga poco que ver con su programa electoral.

Por eso, una democracia así, reducida a votar cada cierto tiempo entre candidatos postulados por sus partidos, es simplemente preguntarnos si queremos continuar con los mismos amos o cambiarlos.

Porque, dejando de lado algunos matices y la diferencia de sus slóganes, ¿no coinciden todos en el mantenimiento del sistema socioeconómico en el que estamos instalados?.

Podremos cambiar la cara de los amos aparentes, pero...

¿No están detrás de ellos, a los que manejan como títeres, los auténticos mandamases?. Estos ocultan sus rostros. Son los detentadores del gran capital, los beneficiarios del sistema, Sus grandes instrumentos son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, sus tratados de Libre (?) Comercio, la Unión Europea…

¡Pobre del país que se atreva a salirse de sus reglas!. Marcan lo que es la ortodoxia económica, límites rígidos de déficit, privatizaciones, reducción de impuestos y de gastos sociales…

Si, a consecuencia de ello, aumentan los pobres, deducciones a quienes ejerzan obras de filantropía que alivien su miseria. Y, sobre todo, mucha policía, más multas y más cárceles para frenar las protestas de los descontentos.

Algunos ilusos piensan que reforzando la soberanía nacional y saliéndose de algunos de esos organismos, se solucionará el problema. El Brexit británico es un ejemplo de esa falsa vía de escape.

Para mantenernos sumisos, el sistema neoliberal emplea medios muy eficaces. La trampa del consumismo compulsivo es el primero. Quieren hacernos creer que la felicidad viene del tener más. Y allá vamos como borregos para no ser menos que nuestros vecinos y adquirir productos, muchas veces inútiles y con una obsolescencia programada.

Otro es presentarnos a ciertos chivos expiatorios como culpables de esos males que nos aquejan. Los pobres, los emigrantes, son el gran enemigo. Alimentar y fomentar el odio hacia ellos es el motor de los populismos que recorren el mundo. Son el neo fascismo del siglo XXI. Aunque digan defender la democracia y se aprovechen de ella. ¿No llegó Hitler al poder tras unas elecciones populares?.

Emplear la nación como ídolo al que adorar y tras el cual usar la cabeza para embestir y no para pensar críticamente, es otro medio que emplea el sistema. En nuestra vieja piel del toro, la pugna entre nacionalistas centrípetos y periféricos obtiene sus réditos electorales.

¿Hasta cuándo dejaremos que nos engañen impunemente?. ¿Estamos dispuestos a despertar, a decir NO a esos mentiras que nos quieren presentar envueltas en medias verdades?. ¿Sabremos asumir nuestra reponsabilidad con las generaciones futuras y la Casa Común?.

Podremos cambiar la cara de los amos aparentes. ¿No están detrás de ellos, a los que manejan como títeres, los auténticos mandamases?. Estos ocultan sus rostros. Son los detentadores del gran capital, los beneficiarios del sistema, Sus grandes instrumentos son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, sus tratados de Libre (?) Comercio, la Unión Europea…

¡Pobre del país que se atreva a salirse de sus reglas!. Marcan lo que es la ortodoxia económica, límites rígidos de déficit, privatizaciones, reducción de impuestos y de gastos sociales…

Si, a consecuencia de ello, aumentan los pobres, deducciones a quienes ejerzan obras de filantropía que alivien su miseria. Y, sobre todo, mucha policía, más multas y más cárceles para frenar las protestas de los descontentos.

Algunos ilusos piensan que reforzando la soberanía nacional y saliéndose de algunos de esos organismos, se solucionará el problema. El Brexit británico es un ejemplo de esa falsa vía de escape.

Para mantenernos sumisos, el sistema neoliberal emplea medios muy eficaces. La trampa del consumismo compulsivo es el primero. Quieren hacernos creer que la felicidad viene del tener más. Y allá vamos como borregos para no ser menos que nuestros vecinos y adquirir productos, muchas veces inútiles y con una obsolescencia programada.

Otro es presentarnos a ciertos chivos expiatorios como culpables de esos males que nos aquejan. Los pobres, los emigrantes, son el gran enemigo. Alimentar y fomentar el odio hacia ellos es el motor de los populismos que recorren el mundo. Son el neo fascismo del siglo XXI. Aunque digan defender la democracia y se aprovechen de ella. ¿No llegó Hitler al poder tras unas elecciones populares?.

Emplear la nación como ídolo al que adorar y tras el cual usar la cabeza para embestir y no para pensar críticamente, es otro medio que emplea el sistema. En nuestra vieja piel del toro, la pugna entre nacionalistas centrípetos y periféricos obtiene sus réditos electorales.

¿Hasta cuándo dejaremos que nos engañen impunemente?. ¿Estamos dispuestos a despertar, a decir NO a esos mentiras que nos quieren presentar envueltas en medias verdades?. ¿Sabremos asumir nuestra reponsabilidad con las generaciones futuras y la Casa Común?.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 17 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728