El blog de X. Pikaza

La fe más adulta es fe de Niño, Navidad de Dios en la nieve

30.12.18 | 22:43. Archivado en Jesús, Oración, espiritualidad, Adviento - Navidad, Familia

Mi amiga y editora Andrea Luca, que dirige la Sirena de los Vientos, me invitó en la Navidad del año pasado a prologar la edición castellana de un libro ya clásico de D. O'Murchu, titulado Fe Adulta. Crecer en sabiduría y entendimiento, de la colección Despertar (Imagen 1).

Como se podrá ver por la imagen, el libro trata del proceso evolutivo de la fe (es decir, de la vida humana), que nos lleva de la infancia de los tiempos a una vida religiosa ya bien desarrollada, con fe de adultos, no de niños, en clave de despertar interior, al Dios que nos habita, y de apertura exterior, al Dios del cosmos..., en línea de comprensión y experiencia personal de libertad, más que de imposición de unas creencias y dogmas separados de la vida (en un mundo donde la física cuántica nos ayuda a situarnos ante el misterio de la realidad).

Con algo de humor y gran amor (y con un "cuanto" de ironía), escribí el prólogo que consta de dos partes: Una recoge mi experiencia infantil de Navidad, la segunda comenta unos versillos de Juan de la Cruz sobre la Virgen Preñada de Dios. En ambas quería decir que la fe más adulta es la más niña, el despertar de la vida a la propia Navidad (que es la de Dios, dentro de mí mismo), como podrá ver quien lea el prólogo entero y, sobre todo, el libro de D. O'Murchu, que nos abre una ventana nueva para descubrir y compartir el latido divino de la realidad, en clave de experiencia, no de imposición seudo-sagrada.

Aquí presento sólo la primera parte de mi prólogo, y pues en ella quise interpretar la Fe Adulta (propia de hombres muy evolucionados) desde la experiencia radical del niño que abre sus ojos de emoción, desde la montaña de fondo (imagen 2) y en la nieve que todo lo llena (imagen 3), introduciéndose así a la infancia eterna del Dios que ha querido hacerse hombre para celebrar su Navidad con los hombres y mujeres que siendo muy adultos se hace niños en la Navidad.

Quise allí decir a los lectores adultos de O'Murchu, y a los cristianos muy "evolucionados" que la fe adulta es por principio fe de infancia, experiencia radical de inmersión y despliegue en la vida desde el Dios en quien nacemos, nos movemos y somos (Hech 17).

La fe más adulta es la más "niña": Es la vuelta madura y emocionada a la infancia, como dijo Jesús (en Niño de la Navidad): Si no os hacéis como niños..., esto es, si no volvéis a nacer, en amor más alto, nunca viviréis, habréis muerto sin saberlo (es decir, sin sabernos), volviendo al olvido de las cosas que no han sido.

Vivimos en un mundo que quiere ser rabiosamente y dominadoramente de "adultos", en una línea que tiene algunos elementos de progreso... pero que en el fondo tiende a convertido en una máquina de evasión, para olvidar lo que somos, de dónde venimos, a dónde vamos, con quien habitamos. Así la misma política se ha convertido, en gran parte, en un festival de olvidos organizados por aquellos que quieren aprovecharse de los otros, mientras les ofrecen casi sólo un pan de circo engañoso.

También la Iglesia tiende convertirse a veces en carrusel de olvidos, entre fiestas superficiales, mandamientos externos y miedos...parece estar hecha para que olvidemos lo que somos, para que no despertemos y seamos lo que somos, esto es, niños emocionados ante la vida, con la gran tarea de explorar en Dios y ser así personas.

Por eso he querido recuperar unos jirones de mi infancia, de la Navidad que llevo dentro y soy, con palabras del prólogo a O'Murchu, retomando así el nacimiento o despertar a la Vida de todos los hombres y mujeres que detrás de su caparazón más adulto siguen teniendo un corazón de fe en la Navidad, al final de este año 2018, dando gracias a Dios (y a los que me han introducido en el mundo) por poder contarlo, mientras espero la Navidad plena de la Nueva Humanidad.

Espero que D.O' Murchu, con Andrea Luca, quieran seguir aceptando las palabras de mi prólogo. No niego con esas palabras los valores adultos del cristianismo, sino todo lo contrario, quiero afirmarlo y situarlo en el espacio y tiempo del despliegue de lo divino como luz cósmica, al principio de mi fe de niño, como palabra interior en el centro de mi reflexión teológica "madura" (es decir, de recuperación transfigura y real de la infancia). Quien quiera saber más de este tema vuelva al libro entero de O'Murchu y a quizá también a mi prólogo. Su encuentro con el libro (es decir, con su fe adulta de niño) habrá merecido la pena.

Imagen 1: Libro de D. O'Murchu, Sirena de los vientos, Madrid 2018, con una portada que es buena, pero que podría también invertirse, volviendo del hombre final al primero.

imagen 2: Mi primera visión del mundo, desde la ventana del caserío de Arrugaeta, con el fondo de la Peña/Atxa de Lekanda. Es lo que sigo viendo cuando cierro los ojos, en este fin de año: La Roca de Dios, llenando el horizonte de la montaña.

Imagen 3: La nieve llenándolo todo en la Navidad de San Roque de Riomiera, sobre la cabaña de pastores de vacas, con la montaña de fondo... Una Navidad quebrada, sin padre ni madre (que andaban por ahí, por puertos y mares), pero con la tía que lo llenaba todo de su amor y su cuidado, con la nieve rompiendo y llenando horizontes, para que Dios hablara en ella como Nacimiento a la vida.

>> Sigue...


Adiós 2018. Sobre el calendario judío y cristiano (occidental)

29.12.18 | 23:09. Archivado en Iglesia Instituciones, Judaísmo, América Hispana, Liturgia

Estamos ante el fin del año según el calendario juliano-gregoriano, utilizado por la liturgia cristiana (en su cómputo de fiestas) y por la mayor parte del mundo actual (aunque siguen en vigor otros calendarios como el judío, el musulmán, el chino etc.)

-Decimos adiós a un ciclo solar y empieza otro. Es quizá un buen tiempo para pensar en los calendarios, como haré brevemente, presentando primero el judío y después el romano/cristiano (en su versión juliana y gregoriana).

-La fijación del calendario ha tenido básicamente tres fines, que pueden vincularse y se han vinculado entre sí:

- Fin astronómico: para conocer y fijar el ritmo de movimiento de los astros, básicamente del sol, de la tierra y de la luna (en esa línea destacan los calendarios mesopotamios antiguos y el calendario azteca, imagen final). Nos seguimos rigiendo por el ciclo de movimientos astrales.

- Fin laboral, agrícola, para fijar los trabajos de cada vez, con las fases de la luna, la siembra la cosecha (cf. Imagen 2, Basílica de S. Isidoro, León). En esta línea se siguen editando famosos calendario en los que se fijan los trabajos de la agricultura (entre ellos, en España, ha sido importante el Zaragozano)

- Fin religioso, para calcular las fiestas y las grandes celebraciones, vinculadas básicamente al ritmo del sol y de la luna. La vida del hombre ante Dios (o ante su destino) está marcada por el ciclo de los meses y los años.

Calendario judío, romano y cristiano

El calendario judío era en principio de tipo lunar, de manera que el comienzo de año solía fijarse en en la primera luna llena de primavera (o en la primera de otoño).

El calendario romano-cristiano (el actual) es de tipo solar, de forma que el comienzo de año se sitúa en el solsticio de invierno y los meses no corresponden ya a los ciclos de la luna.

Más abajo señalo las equivalencias entre los meses del calendario judío y cristiano... sin olvidar que entre los judíos han existido, al menos, dos calendarios distintos. Prescindo aquí de otros calendarios muy importante, como el maya, el mexicano o el chino.

El texto que sigue está tomado del Diccionario de las Tres Religiones (Verbo Divino, Estella 2009), donde se presenta y estudia también el calendario musulmán.

Imagen 1. Calendario judío del mosaico de una sinagoga del siglo 6° en Beit Alfa, Israel. Los signos del Zodíaco rodean a la carroza del Sol en el centro, mientras que las esquinas aparecen los "4 puntos de retorno" ("tekufot") del año, los solsticios y equinoccios, cada uno nombrado por el mes en el que ocurren: tekufah de Tishrey, de Tevet, de Nisan y de Tamuz.

Imagen 2. Calendario de los trabajos de los meses del año, de la Basílica de San Isidoro de León, del siglo XII d. C.

Imagen 3 Calendario azteca, prehispano. Es con los calendario mayas quizá el más preciso que se ha elaborado hasta el momento en perspectiva simbólica-laboral y festiva.
Buen día de preparación de fin de año para todos.

>> Sigue...


30.12.18. No se perdió, vino a enseñar familia al templo

Sagrada Familia. Lc 2, 41-52. En el centro de la Navidad, la iglesia dedica este domingo último del año a la Familia de Jesús, que son José y María, con sus hermanos de Nazaret, los judíos de Galilea, cristianos de la Iglesia, y todos los hombres y mujeres de la tierra, , en especial los excluidos de todas las familias del mundo.

Con palabra piadosa, la tradición cristiana y el "5º misterio gozoso" del Rosario Católico suelen hablar del Niño perdido y hallado en el templo. Pero Jesús no se perdió por casualidad, sino que quiso quedar de propósito al templo (es decir, en la "gran iglesia"), para "enseñar allí familia" a los grandes doctores, que se creían expertos en leyes de familia, pero vacíos de humanidad.

Para cumplir su tarea de niño liberado (12 años), al servicio de la nueva familia de Dios (que son todos los hombres, y en especial los niños "perdidos"), Jesús dejó a sus padres (¿o saltó con su madre el muro?: cf. imagen 2, tomada de la Vanguardia: 27, 12, 18), dirigiéndose al templo.

No se “perdió”, como digo, sino que quiso proclamar precisamente allí, tras los muros del gran santuario protegido para los privilegiados del sistema, un proyecto y camino distinto de comunión y solidaridad de vida, debiendo romper para ello con un tipo de familia anterior.

Por eso empezó su misión de Mesías de Familia discutiendo con los doctores de la "iglesia", tras los grandes muros del templo, donde quiso enseñar a los doctores, si fueran capaces de aprender y cambiar. Años más tarde volverá Jesús al templo a enseñar lo mismo, queriendo limpiar su comercio..., pero entonces, al fin, le mataron los protectores imperiales de aquel templo de Jerusalén.

Éste es un hondo tema importante de la Biblia, desde su primera página:

- El mismo Adán dice en Gen 2, 21-23, al mirar sorprendido y gozoso a la mujer, que todo hombre o mujer al crecer deja a sus padres para unirse a su mujer (o a su hombre), creando una familia diferente, de carne y vida, en línea genealógica, que puede tender a cerrarse en sí misma

- Pues bien, el hijo Jesús de Lc 2 abandona a sus padres, pero no para crear otra familia igual (y conflictiva), a fin de que todo siga como antes, sino para crear una distinta, de hijos de Dios Padre, empezando por el templo, que es el lugar más necesitado de buena familia y enseñanza , tanto en aquel tiempo, en Jerusalén, como ahora, a lo largo y ancho de la tierra.

Éste es el día de la familia de Dios, que son todos los hombres ... un día en que muchos cantan complacidos la buena familia de Iglesia, donde los amores son (=deberían ser) siempre limpios, puros y universales (=crear familia para todos los niños del mundo), aunque han olvidado quizá que el estilo de familia de Jesús fue conflictivo, y que fue conflictiva relación que él mantuvo con sus padres y hermanos... porque venía a reunir en familia a los expulsados, dispersos y oprimidos de la tierra.

En esa línea deberá cambiar mucho nuestra sociedad, para que podamos sentirnos y ser hermanos y hermanas, familia de Jesús en comunión con todos los expulsados de la familia humana.

Este gesto de Jesús, que abandona a su familia y queda tres días y tres noches en el templo (como si no pensara en el dolor que causaba a sus padres) resulta tan conflictivo y contra-cultural que pone las carnes de gallina a quien lo piense, en una sociedad como la nuestra que, por una parte, abandona a los niños y por otra se muestra super-protectora con ellos.

El evangelio de hoy nos sitúa así ante una increíble ruptura familiar, que comienza con un niño de doce años..., al hacerse mayor de edad ante la Ley (es decir, ante Dios, en el entorno de la fiesta de la fiesta de la Bar Mitzvah), para decir su primera palabra de "mayor" y abrir el templo (lugar de Dios) para el abrazo y la vida de todos los niños del mundo.

Por eso, una familia que no posibilite (y en algún sentido no promueva) la independencia creadora de sus hijos (Jerusalén), al servicio de todos los niños del mundo, no responde al evangelio .

Este Jesús que “deja” con ese fin a sus padres es un signo esencial de la nueva iglesia, un signo que nos hace recordar a los millones de niños perdidos (abandonados) en lugares que debían ser "templos"para ellos,muriéndose cada día en campos de concentración, pasando vallas prohibidos...

Según eso, en un momento dado, el niño-joven, para ser buen joven, como Jesús (al celebrar su mayoría de edad ante la ley de Dios), ha de superar un tipo de padre y madre para dedicarse a la búsqueda y creación de una nueva familia, porque las "cosas de mi Padre" son las cosas de todos los niños del mundo, en el templo de la vida que ha de abrirse para todos.

En ese sentido debemos recordar que los niños nos precederán en el Reino de Dios... Si ellos no empiezan, si no nos cambiar, no tendrá salida nuestra forma de vida y familia actual. Buen domingo a todos. Siga leyendo quien quiere vivir por dentro este evangelio.

Las imágenes son fáciles de entender, unas más tradicionales..., otras más nuevas, como la del niño que mira sorprendido y expectante por la mirilla del templo (o de la alla), y otra con el niño que salta con la madre (¿María de Nazaret?) la valla prohibida de las leyes de los grandes doctores del "templo".

Buen domingo a todos, con esa madre la valla con su hijo, para para compartir familia con todos los marginados del templo y de la tierra, los de un lado o los de otros. Lo que sigue es un comentario de Lc 2,41-52 (tomado en parte de mi Diccionario de la Biblia).

>> Sigue...


La sabiduría de los años. Papa Francisco y amigos (La Navidad de los Ancianos)

Este libro, preparado por A. Spadaro, Director de la Civiltà Cattolica y editado en inglés por R. Lane y T. McGrath, recoge el testimonio de 31 ancianos de los cinco continentes, que exponen la experiencia básica de su vida, con la respuesta del Papa Francisco, que comenta como anciano y pastor, el sentido y alcance de esos testimonios, mirados desde una perspectiva creyente de amor.

El libro (editado en España por Mensajero-Loyola, Bilbao 2018), tiene 176 páginas, a gran formato, con abundancia de fotografías. Es un regalo de “nacimiento” a la vida desde la sabiduría de los años, un regalo para ancianos y jóvenes , un lujo para ver, un placer para sentir, un mensaje para meditar, en este tiempo de Navidad, cuando son precisamente los ancianos los que más celebran la llegada del Niño Dios.

Este libro ha sido comentado en diversos medios, de forma que quien quiera conocer su contenido puede buscar en google, poniendo simplemente La Sabiduría de los Años, y podrá encontrar el testimonio que más le interesa (en la imagen siguiente comienzo de la presentación del P. Spadaro, SJ).

He dejado pasar un tiempo desde su aparición, para recomendarlo en RD, ahora que es Navidad, siguiendo la indicación de Francisco que en su prólogo (pag. 12) alude a los dos ancianos de la primera Navidad (Simeón y Ana) que reciben a Jesús en Jerusalén para acogerle y ofrecerle su sabiduría de años. Ellos son con María y José, los pastores y los magos, los mejores evangelistas de la Navidad.

Presentaré pues la palabra de estos dos ancianos, para fijarme después, de un modo especial, en la aportación del P. Ángel, uno de los cuatro “sabios de años” españoles que colaboran con su experiencia en el libro, con Chus Landáburu, 62 años, jugador de fútbol; María Dolores de Guevara, 80 años, de Campo Naraya, León, y Miguel Boronat, 69 años de edad, psiquiatra jubilado.

>> Sigue...


Cinco Fiestas en una. Navidad es Dios, son ellos, somos nosotros

Navidad es una cena de familia en la que abuelos, hijos y nietos quieren recuperar su amor y su unión ante la Vida. Pero, además de esa cena, son muchos los cristianos que quieren celebrar (y celebramos) una “misa” de familia más grande: El nacimiento de Dios que ha sido en Belén y que sigue siendo entre nosotros.

Desde ese fondo quiero poner de relieve cinco fiestas de Navidad, para que cada lector pueda destacar una de ellas… No hace falta leer todas estas navidades seguidas, pero cada una de ellas puede ofrecer un destello de esperanza ante el misterio de nuestro camino por la vida.

1. La Navidad es Belén, una historia de la Biblia... algo que pasó en otro tiempo, con María y José... Por eso he querido poner como imagen 2 una foto de la gruta tradicional de Belén, para decir que nosotros (tú, yo, todos) también Navidad.

2. La Navidad son los pastores, los marginados y fugitivos del mundo, los más pobres, los niños de la periferia. La Navidad son esta mujer y hombre que quieren "pasar al niño" al otro lado de la valla (imagen uno), para que pueda vivir, simplemente vivir, en un mundo que será también de riesgo

3. La Navidad es Dios, Dios que ha querido nacer entre los hombres. no para dominarles desde arriba, sino para ser en ellos y con ellos

4. Navidad es la Iglesia que da testimonio del nacimiento de Dios en el conjunto de la historia, la comunidad de los creyentes hecha carne palpitante de amor, para el amor

5. Navidad eres tú, somos nosotros, Dios que nace en nuestra vida… (imagen 4) Tú mismo eres Belén y los Pastores, y la Virgen María...Eres nacimiento, una puerta de Dios entre en el gran universo y en la historia.

>> Sigue...


24.12.18 Mabel y yo os deseamos Feliz Navidad

A los lectores del blog, a todos los familiares y amigos,
Mabel y yo os anunciamos y os deseamos FELIZ NAVIDAD,
con el icono de la Basílica del Monte Sion y con la Oración del Pino, atribuida al Papa Francisco

Anuncio, con el Icono del Monte Sion

Os anunciamos la mejor noticia de este fin de año 2018: Hay Dios y Él ha nacido y sigue naciendo entre nosotros, como niño, el más niño de todos, en Belén de Judá, y en cada familia de la Tierra entera, para vivir y crecer en nosotros, pues todos somos Navidad, si le acogemos, nos dejamos amar y le amamos.

Ésta la Buena Noticia, la más grande: Que somos y seamos verdadera Navidad, Dios hecho presente por amor, en el amor que nos damos unos a los otros. No busquemos la Navidad fuera, en las luces de la calle y en la fiesta externa:

Navidad somos nosotros al juntarnos, al mirarnos a los ojos y al amarnos, siempre que seamos hogar para aquellos que no tienen hogar, pan para los hambrientos, familia y acogida para los solitarios, turbados, angustiados, oprimidos, de forma que todo el mundo pueda ser Navidad.

Éste es el Evangelio o Buena Nueva: Dios ha querido ser niño en nosotros, en tiempos de César Augusto, y en este tiempo de todos los césares grandes y pequeños que se esfuerzan por imponer su anti-navidad sobre la tierra. Jesús de Belén no nos quiere ni puede imponer nada, pero nos pide con sus ojos y manos abiertas queramos vivir y que le queramos al amarnos unos a los otros.

− Es la buena noticia del Nacimiento de Dios.… que se repite de un modo misterioso en cada uno de los nacimientos de los hombres y mujeres, pues cada por sí mismo, y todos unidos, somos Navidad, con el Dios que nace tembloroso de amor, necesitado, abierto a la esperanza de una vida llena de misterio.

Deseo, con el Pino de Francisco

− Ésta es (ha de ser) la Buena Noticia de la iglesia portadora de Dios, a pesar de todas sus resistencias y sus manchas. Hay otros signos externos: Belenes, árboles de Navidad, con el Papa Noel y el reno, con el Olentzero o luces de la calle, la cena. Pero el signo principal de Navidad ha de ser es la Iglesia. Por eso pedimos a Dios que ella puda se y sea Navidad.

− Por eso deseamos que cada cristiano, cada ser humano sea nacimiento de Dios , nuevo Cristo sobre el mundo. Por eso, celebrar la Navidad es celebrar nuestro nacimiento y nuestra vida, como don de Dios. Yo nací en Belén, yo mismo, cada uno de nosotros, porque la Navidad de Dios es mi Nacimiento.

Así lo desea este año la Oración del Pino, atribuida al Papa Francisco, que dice:

Navidad de Dios eres tú, cuando decides nacer cada día… El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso… cuando llamas y congregas… cuando alumbras con tu vida… (y sigue leyendo el Pino de Francisco)


Vigilia de Navidad: Romance del Dios Peregrino de Adviento

Hay cuatro peregrinaciones:

1. Peregrinación exterior, a santuarios como Jerusalén o Compostela
2. Peregrinación interior... Hombres que buscan dentro a Dios
3. Peregrinación de amor: La de unos hombres que buscan a otros hombres
4. Peregrinación de Dios... que buscan en amor a los hombres.

Esa 4ª peregrinación es la de Adviento, y sobre ella escribió Juan de la Cruz el más bello de todos los romances, que algunos llaman Romance de la Trinidad (porque empieza así hablando del Dios Trinidad) pero que en sentido estricto es el Romance el Dios peregrino de la Navidad.

A esa peregrinación de Dios dedico esta Vigilia. Si tienes prisa, deja el tema aquí. Si puedes parar un momento,deja que este Romance te anime y alumbre por dentro. Habrá merecido la pena.

>> Sigue...


23.12.18. La madre de mi Señor

22.12.18 | 00:24. Archivado en María, Domingo, dia de la Palabra

Dom 4. Adviento. Lc 1, 39-45.¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

El evangelio de Lucas esté recogiendo aquí un título judeocristiano de María, venerada en la iglesia primitiva de Jerusalén como madre del rey mesiánico, es decir, del Kyrios, en claves que deben formularse desde el AT (desde el contexto judío antiguo).

Dentro de la cultura israelita antigua, una mujer se vuelve importante al hacerse madre.

Como esposa, la mujer está a merced de su marido, no tiene autoridad propia, puede ser siempre expulsada de la casa, conforme a una ley de divorcio ratificada por Dt 24, 1-4 (aunque rechazada por el evangelio).


Sólo al volverse madre, y madre de un hombre importante, una mujer empieza a tener verdadera autoridad en la cultura israelita antigua... sobre todo si muere ese hijo importante, quedando de algún modo como su representante, una especie de Reina Madre en funciones.

Así sucede con María, la madre de Jesús, tras la muerte de su hijo. Allí donde se verena a Jesús como Kyrios (Señor, rey mesiánico), ella aparece como Madre del Rey, es decir, como Reina-Madre, Gebira.

Así la saluda Isabel en el texto clave de ese evangelio, que está aplicando a María en la visitación el título posterior que le ha dado la Iglesia de Jerusalén, tras la muerte de su hijo.

De esa forma, la palabra de Isabel en 1, 43, reconociendo a María como Madre del Kyrios nos sitúa dentro de la iglesia primitiva. Una vez que los cristianos empiezan a venerar a Jesús como kyrios en línea mesiánica, su madre empieza a ser Madre del Kyrios y sus hermanos se llamarán hermanos del kyrios (como muestran las cartas de Pablo).

Así podemos y debemos suponer que la madre de Jesús ha sido recibida y honrada en la comunidad judeocristiana de Jerusalén como Gebira, madre del rey mesías.

El recuerdo y veneración de los parientes de Jesús como Hermanos del Kyrios (sobre todo en el caso de Santiago) sólo tiene sentido si a su lado, como autoridad genealógica, María aparece como Gebira, la Madre del Kyrios.

Santiago y los “hermanos” de Jerusalén necesitan a María, la Madre, para fundar su autoridad en la Iglesia de Jerusalén, y en esa perspectiva se entiende el saludo de Isabel, que llama a María Madre de mi Señor, dentro de una teología judeocristiana arcaizante como la que aquí ofrece Lucas.

María aparece así como madre del Kyrios, en una antigua, en clave judíos.

Lucas 1, 42 la llamaba bendita por el fruto de su vientre (bendita tú... y bendito el fruto de tu vientre).;
Lucas 1, 43 ha dado un paso más y la presenta como madre del Señor, es decir, como la Reina Madre.

En esa línea judía, es claro que María puede presentarse como Gebira y realizar (simbolizar) un tipo de autoridad dentro de la iglesia.

Aquí estamos tocando los principios de la iglesia de Jerusalén, que ha debido buscar en clave israelita (de monarquía judía) los elementos fundamentales de la realeza de Jesús.

Los datos del NT permiten suponer que María ha ejercido una autoridad importante dentro de la primera comunidad cristiana. En su calidad de madre de Jesus (madre del Señor) ha sido discutida (combatida y aceptada) por los diversos grupos cristianos, en una historia apasionante que, a mi juicio, aún no ha sido suficientemente estudiada. Los datos dispersos (en Pablo y Juan, en Mc y Mt, en Lucas y Hech) resultan significativos en esta perspectiva. Es evidente que no podemos estudiarlos por extenso. Pero podemos y debemos, al menos, situar algunos de ellos, en el trasfondo de la simbología anterior de Lucas 1, 42-43.
Imagen 1: María lleva en su vientre a Jesús,rey niño
Imagen 2: María Gebîra, lleva en su "seno" la iglesia de Jesús
Imagen 3: María, un corazon de esperanza abierta al universo


23.12.18. Madre de mi Señor (Gebîra): el primer canto a María

Dom 4 Adviento, Lc 1, 39‒45. Este pasaje presenta la reunión y conversación de dos mujeres (María de Nazaret e Isabel de Ain‒Karem, su “prima”) como acontecimiento clave de la historia de la salvación. Ellas, la madre de Juan Bautista y la madre de Jesús Mesías, proclaman la más alta palabra de Dios, cuando llega el cumplimiento de la promesa cristiana.

Quedan a un lado los “altos” varones (reyes, sacerdotes, hijos de David…), y emergen en su lugar dos mujeres que conocen y expresan el secreto de Vida de Dios, y así lo proclaman en su encuentro final de preparación de Navidad.

El manifiesto final del encuentro es el Magníficat de María (que algunos MS atribuyen también a Isabel), canto de liberación, dirigido a Dios y a todos los pobres‒excluidos (Lc 1, 46‒55). Pero vienen antes las palabras que Isabel dirige a María, como continuación de las del Ángel de Nazaret (cf. Lc 1, 26‒38), recogiendo y proclamando la primera “mariología de la Iglesia”, como canto a la Madre del Señor, que así aparece como “mujer fuerte” , en hebreo Gebîra, quizá el título más hondo que le ofrece la Biblia.

Ciertamente, este “encuentro de mujeres” y las palabras que Isabel dice a María pueden tener y tienen un fondo histórico antiguo, pero tomadas como las presenta el evangelio de Lucas constituyen un reflejo y testimonio de la fe eclesial, a finales del siglo I d.C., una confesión teológico‒literaria del puesto y función de María, Madre de Jesús, y de su relación Isabel (con Juan Bautista) en el comienzo de la Iglesia.

Al final del Adviento, al comienzo de la Iglesia sigue estando el testimonio de estas dos mujeres. Cuando todos los demás guardan silencio, ellas hablan, como ministros más altos de la Iglesia, haciendo así creíble lo increíble.

Siga leyendo quien conocer mejor la visión que la iglesia de Lucas tenía de María, insertándolas en el centro de la escena de la Presentación. El texto que sigue es algo técnico, pero espero que ayude a entender mejor el sentido y tarea de María, mujer liberada y madre de Jesús, al principio del Adviento. Feliz preparación de Navidad a todos.

>> Sigue...


Voz de Adviento: Hospedar al Verbo de Dios, acoger al extranjero

La fiesta popular más entrañable de espera de Navidad en México y Centro-América se llama Fiesta de las Posadas.
Durante nueve días de vigilia gozosa pasan un hombre y una mujer con niño en su entraña, casi siempre con un asno, pidiendo Posada en las casas.

Son José y María, que busca hogar en Belén (Jerusalén), para dar a luz al Niño de la vida y no la encuentran (Lc 1), porque el Verbo de Dios vino a los suyos y los suyos no le recibieron (Jn 1).

Así se representa la escena, que recoge el drama de la humanidad, llena de peregrinos y extranjeros en busca de posada que no encuentran en Europa o en América, en el mundo entero.

Esta es la espera de la Navidad. Pasan, digo, José y María... y pronto se suman los niños, con gentes mayores, con luces y cantos, para acompañar a los buscadores de posada.Esta fiesta del Hospedaje de Dios o de las Posadas pervive en América. Pero quizá comenzó en España, pues se dice que Juan de la Cruz la celebraba con sus frailes en Granada, y que para ello escribió los versos más hondo que seguiré comentando.

Es una fiesta entrañable: Una pareja pobre pidiendo posada, con el mismo Dios que viene a los suyos... y los suyos muchas veces no le recibieron (como dice Jn 1, 11-13). Es la celebración más honda de la Navidad en México, al menos tal como yo la he sentido

Es una fiesta dura: Vienen pidiendo albergue miles de personas hambrientas, a veces con niño, y no les recibimos . Y mientras tanto, desentendidos de Dios y de los pobres, se encienden de luces paganas de nuestras calles, para comprar, para olvidar... pero no recibimos ni damos posada a los que vienen de verdad con Jesús, como Jesús con María y José.

Así la celebraba Juan de la Cruz con sus frailes, en procesión por el claustro o por las calles, cantando la llegada del Verbo de Dios, y pidiendo para él posada (hospedaje) entre los hombres, como verá quien siga leyendo.

Imagen 1: Jerusalén con nieve, quizá no reciba a Jesús
Imagen 2: Jesús viniendo a pedir posada
Imagen 3-5: Escenas populares de la fiesta de las Posadas en México.

>> Sigue...


Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ESE es el problema (Laura)

18.12.18 | 11:15. Archivado en Jesús, mujer, Sociedad, política

Éste es un mensaje que nos deja Laura Luelmo, asesinada por ir sola, por un sitio “oscuro”, a campo abierto, junto a Campillo de Huelva.

Quiso ser ella misma, y no tener miedo, en contra de la enseñanza que le habían impartido, por libertad, por confianza en la vida, ella que era maestra, con el ideal de enseñar a los monstruos a no serlo. Pero salió del matorral uno de esos monstruos no enseñados, no educados, no humanizados.

El resto lo sabe y dice toda la prensa de España, entristecida por Laura, enfurecida con el monstruo de Campillo, este día de vísperas de Navidad. El tema es “enseñar a los monstruos a no serlo”, es decir, educar en humanidad y respeto, mostrando que los “límites de la vida” (no matar, no violar, no robar…) son sus valores más grandes, los signos de su verdadera libertad, de un gozo más alto. Gracias, Laura, por haber vivido, por haber enseñado, por decirnos que hay que seguir "enseñando" a los monstruos.

>> Sigue...


La conciencia humana es opaca a misma, a no ser en lo absoluto (F. Mateo y/2)

Presenté ayer la primera parte del trabajo de F. Mateo sobre el absoluto. Sigo hoy y termino, poniendo de relieve diversas formas de experimentar (o imaginar) al Absoluto desde una conciencia filosófica moderna que, en general, ha perdido toda referencia absoluta.

Pongo dos ejemplos paralelos:

‒‒ El otro día leí en un periódico de Barcelona que segñun los políticos nacionales de Madrid no había más presupuesto ni absoluto que la unidad del estado español, concebido como una realidad ontológica, casi en la línea de una definición que aprendí de niño y que decía “España: unidad de Destino en lo Universal” (es decir, revelación de Dios).

‒‒ Poco después oí por radio la versión opuesta: Decía un político de Madrid que no se podía dialogar con los nacionalistas catalanes pues ellos habían concebido a Cataluña (sic) como su Dios, un absoluto, en línea de nacionalismo religioso, mientras que ellos (los de Madrid) tenían otro de tipo constitucional y dialogante.

No sé si su forma de aludir al Absoluto en ambos bandos era pertinente, ni sé si una era mejor que la otra, ni si era viable, pues, conforme a la visión de la mejor filosofía (en este caso, la de F. Mateo) el absoluto es otra realidad muy diferente, que, de compararse con algo, debía compararse con el Capital, en la línea de Jesús (no podéis servir a Dios y a la Mammona), como podrá ver quien siga leyendo.

Es normal que algunos políticos hayan querido desterrar del estudio académico la filosofía, pues ellos se creen suficientes para pensar y decir lo que ha ha de ser el absoluto, a través de algún tipo de imposición.

Pero F. Mateo nos habla del absoluto en otro plano, en una dimensión más radicalmente humana, sin imposición de unos y/u otros, sino por iluminación originaria.

Gracias, Paco, por tu aportación. Es hermosa la foto que me has mandado. Todo lo que sigue es tuyo.

>> Sigue...


Devolver al Absoluto su realidad para restituir al Hombre la suya (F. Mateo)

16.12.18 | 18:36. Archivado en Dios, Amigos, la voz de los

Desde hace muchos años vengo dialogando con F. Mateo sobre el Absoluto. No hemos llegado a un acuerdo, como es normal, pero seguimos en ello, colocados a veces ante un postre y una copa de café (imagen).

Yo debo estar dictando una lección de Absoluto, de pie, como conviene y él mira sentado, con amplia sonrisa bondadosa, aunque reserva su opinión. Le he pedida que la escriba, y así lo ha hecho, mandándome unos folios que recojo en mi blog. Hoy publico la primera parte.

Dicen muchos (y dice especialmente la Iglesia católica) que hemos arrojado por la borda al Absoluto y que así nos va: Hemos agilizado la navegación, pero hemos perdido norte y rumbo rumbo.
Responden otros que no es claro lo que significa en Absoluto (si es que existe), dentro de un pensamiento débil, donde todo es relativo, y vale únicamente en la medida en que se vende y puede producir unos dineros.

Fuerte es el tema, y esencial. Por eso le he pedido a F. Mateo que lo explique para mis lectores, y así lo hace, en las reflexiones que siguen, en un plano filosófico, más que religioso. A su juicio, el hombre ha querido usurpar su realidad al Absoluto, y de esa forma está corriendo el riesgo de perder la suya. Si no devuelve su realidad al absoluto (devolver a Dios lo que es de Dos, decía Jesús), el hombre no podrá recuperar la suya (aunque F. Mateo dirá que el Absoluto no es Dios sin más...). Pero de eso trata la postal. Todo lo que sigue es tuyo, Paco.

>> Sigue...


Un musulmán y un cristiano comentan 40 evangelios de misa

Un cristiano y un musulmán presentan y comentan los evangelios de la Liturgia de la Misa de 40 fiestas importantes del Año Litúrgico de la Iglesia Católica.

Y lo hacen de un modo sencillo, sobrio, acudiendo al idioma de los textos (Hebreo y Griego) y al lenguaje de Jesús (Arameo), poniendo de relieve la hondura y actualidad de su mensaje, para saber (saborear y entender) su contenido.

Los 40 textos corresponden a las lecturas fiestas muy significativas el año litúrgico : 14 son del ciclo de Navidad; 9 del ciclo de Pasión y Pascua; 10 del ciclo de Pentecostés y del tiempo ordinario; 6 de las fiestas de María y de los santos; una de la fiesta de Cristo Rey.

Que yo sepa, no existía un libro semejante, y muchos nos decían que eran además imposible e inútil escribirlo: ¿Qué pueden decir un musulmán y un cristiano sobre unos mismos evangelios de misa? Pero lo hemos escritos, y estamos contentos de haberlo hecho

Piensa en lo que significa este libro:

- Es como si al llegar uno de esos días de fiesta fueras a misa y predicara primero “clérigo cristiano” y luego un musulmán, los dos yendo al grano del tema, sin enfrentarse uno con otro, al servicio de todos ¿que te parece?

-Es como si fueras un gran día a la mezquita y se levantaran dos para comentar el texto del Corán, primero un musulmán, luego un cristiano, sin acusarse ni juzgarse, simplemente para dejar que el texto resuene en sus entrañas.

¿Es posible un libro así? No sabíamos si lo era, pero lo hemos intentado, y ha salido, y una editorial católica lo ha recibido y editado bellamente, y ahora puedes tenerlo en tu mano. No pienses mucho más si era posible. Nos parecía imposible, contrario a la visión de muchos cristianos y de muchos musulmanes, que prefieren cerrarse en lo suyo...y por eso lo hemos escrito. Dinos si ha merecido la pena.

Como he dicho, 14 primeros texto corresponden a la liturgia de Navidad... Puede ser una buena ocasión para descubrir y celebrar con ellos el sentido humano y religioso de la fiesta de Dios encarnado. Buena ocasión además para saber lo que un musulmán piensa de ella, dedicando este libro a su madre cristiana.

A continuación presento simplemente los textos comentados, y la misa de domingo o fiesta a la que pertenecen. La imagen del principio, con un niño llevando en sus manos la media luna del Islam y la cruz de los cristianos, puede ofrecer una buena introducción para entender su contenido.

>> Sigue...


14.12.18. Adviento con Juan de la ╬: Cuatro noches de Amor


Hoy celebra la Iglesia la fiesta de Juan de la Cruz, a quien con María de Nazaret y Juan Bautista considero mi santo de Adviento, para preparar con él la Navidad.

En este contexto he querido poner de relieve, utilizando sus poemas de amor, las cuatro noches oscuras de la fe que se hace amor, en un camino de Adviento. Estrictamente hablando, para Juan de la Cruz son tres noche, pero he querido añadir una cuarta, en su misma línea, dedicando a cada una de ellas una estrofa o poema de sus cantos, para comentarlo en clave de Adviento

Así le veo este día de Adviento (con la primera estrofa que voy a comentar), disfrazado de sí mismo (en un mundo en el que casi todos nos disfrazamos de otros), saliendo por una escala secreta, por un boquete del muro, más allá del convento toledano donde le habían encerrado para que fuera "bueno"... pero él no quería ser bueno de esa forma, quería ser él mismo.

Salió de la ciudad de los honores sagrados de otros, para ser él mismo en amor, en cuatro noches de fe, sobre el ancho campo de la vida, como había salido Pablo (bajando las murallas de Damasco, en una espuerta...), como había salido Jesús, cuando quisieron encerrarle en su buena casa (cf. Mc 3).

Salió Juan de la Cruz, para habitar en el interior de Dios, en una noche oscura del amor más hondo, sin otra luz ni guía que la del amor de Dios, abierto a todos, para descubrir y recorrer así caminos y aventuras nuevas, como indican las cuatro estrofas de sus poemas que he escogido para trazar con ellas su itinerario espiritual.

Muchos de mis lectores se identificarán con con estas cuatro estrofas, que son como los cuatro domingos de Adviento, las etapas de un itinerario que lleva al Monte Carmelo que es la gruta de Belén, el nacimiento. A ellos dedico este recuerdo de camino de Juan de la ╬, que salió hacia su libertad, por la secreta escala disfrazada (=disfrazado...). Buen día a todos.

>> Sigue...


Dom 16.12.18. La Revolución de Juan, con Hacienda y Ejército

Dom 3 Adviento. Ciclo C. Lucas 3, 10-18. Fue una revolución de túnicas compartidas, como "chalecos" de carretera: ¡quien tenga dos que dé una! Una revolución que debía empezar uno a uno, hombre a hombre, con ollas de comida para todos... abriéndose después al Ministerio de Hacienda (publicanos) y al Ejército (soldados), una inversión económico-militar de la humanidad, a partir de las mujeres, que preparan las túnicas y realizan el servicio de las ollas compartidas.

Por iniciar esa revolución mataron a Juan Bautista: Fue ajusticiado porque su misma pobreza radical, se expresó como protesta radical, contra la acumulación de algunos (los privilegiados de Hacienda) y contra la prepotencia de otros (soldados), unida a su anuncio de juicio contra un mundo injusto. Pero su vida y mensaje fue recreado de diversas formas, y de un modo especial en los evangelios cristianos, en perspectiva de Adviento, es decir, de preparación de la venida del Cristo.

En esa línea se sitúa la interpretación del Evangelio de Lucas que toma a Juan Bautista como un "revolucionario de dentro" (en línea de hogar universal, de mujer de túnicas y panes) , que transforma el orden económico invirtiendo una economía al servicio de la Hacienda de algunos y del ejército de los prepotentes que viven de chantajear y oprimir a los otros. .

Lucas ha reinterpretado de esa forma el mensaje escatológico de Juan Bautista en una línea de revolución moral, de tipo económico, empezando por todos, y siguiendo por el "ministerio de hacienda" (publicanos) y por el ejército (soldados).El Adviento de Jesús se identifica según eso con la revolución del Bautista.

Ciertamente, Juan sigue apareciendo como profeta que anuncia la gran amenazada del fin de este sistema: ¡ya está cayendo el hacha contra la raíz del árbol…! (cf. Lc 3, 7-9 en una línea de inversión económica, comparable a Magníficat (Lc 1, 45-56), pero en este nuevo contexto el Evangelio de Ludas (de este dominto 3º de Adviento) ha interpretado esa amenaza escatológica en forma mensaje de “organización ética del mundo”, de manera que todos (empezando por la Hacienda y el Ejército) se pongan al servicio de una Humanidad que se define en forma de túnicas y panes compartidos.

Este evangelio presenta así a Juan como profeta cristianizado (o, quizá mejor) universa-lizado, en la línea de una moral judeo-helenista (90-100 d.C.)que buscaba la reconciliación de la humanidad, empezando por la Hacienda y el Ejército.

Juan Bautista emerge así como predicador de un Adviento universal, maestro sabio, promotor de un orden mundial de revolución económica y de sabiduría,, como querían muchos muchos judeo-helenistas y pensadores griegos de su tiempo, que pregonan un tipo de sabiduría social para todos los hombres.

La Gran Revolución (¡está cayendo el hacha de la justicia...!) se expresa en la pequeña revolución de cada día, abierta a cada uno de los hombres y mujeres, pero expresada de un modo especial en "publicanos" (funcionarios de Hacienda) y el soldados (representantes del Imperio). Cristianizar la Hacienda (economía mundial), humanizar el Ejército (al servicio de la paz, que es el bien común). Éste es el Adviento de Juan Bautista.
Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Palabras originarias para entender a Jesús

11.12.18 | 23:03. Archivado en Biblia, Jesús, Nuevo Testamento, Islam, Liturgia, Evangelios

X. Pikaza Ibarrondo y V. Haya Segovia, Palabras originarias para entender a Jesús. Comentarios evangélicos desde el griego, el hebreo y el arameo a las principales festividades del año, Colección Fuente, Editorial San Pablo, Madrir 2018, 392 págs.

Jesús hablaba arameo, pero leía y citaba la Torá en hebreo, y sus palabras nos han llegado en griego. Estas tres lenguas tienen, por tanto, mucho que decirnos acerca de él.

X. Pikaza y V. Haya, pensadores y amigos, han querido escribir un libro distinto en el que han dado un papel importante las “tres lenguas de Jesús”, para ello han seleccionado cuarenta palabras/sentencias de Jesús expuestas y comentadas a partir del texto oficial (griego) de los evangelios, interpretado desde el fondo hebreo y recreado desde el arameo, en un contexto semita más amplio en el que también se contempla el idioma árabe, para que se conozca mejor a Jesús.

Este libro ofrece así una lectura abierta y plural «a cuatro manos» (cuatro lenguas), proponiendo a los lectores y amigos una versión universal y sorprendente de lo más esencial del Evangelio. Es un libro que los autores dedican a sus madres, la de Pikaza ya difunta, la de Haya aún viva (a.D.g.), para ofrecerles su testimonio de amor a Jesús, comentando los evangelios más significativos de los domingos y fiestas más importantes del años.

Son evangelios que ellas (las madres) han sabido y saboreado año tras año, y que ahora, sus hijos, filólogos y creyentes, ofrecen a sus amigos y lectores, comentando los textos desde la sabiduría originaria del hebreo y el griego, del arameo y del árabe, no sólo para entender, sino también para "amar" a Jesús, dando así testimonio de su profecía mesiánica en un mundo donde el aliento de Dios vincula a judíos, cristianos y musulmanes.

No es un libro sobre ecumenismo, sino un libro ecuménico; no trata del diálogo, es diálogo; no habla del amor de Dios, es un libro de amor,amigos, para amigos de Jesús.Hace uno años, V. Haya y X. Pikaza habían escrito un Diccionario de las Religiones Monoteístas. Ahora, con la sabiduría de fondo de aquel diccionario, abren juntos un camino de entendimiento y compromiso de vida, con unos comentarios evangélicos a las principales festividades del año Cristiano. Sigue el prólogo del libro.

>> Sigue...


11.12.18. La Cruz de los Derechos Humanos

10.12.18 | 21:27. Archivado en Justicia, Nuevo Testamento, Pobreza, Utopía, esperanza, Política

Ayer , a los 70 años de la Declaración del 10.12.1948 presenté la cara oficial de los Derechos Humanoos. Hoy,pasado un día, presento la cruz real, es decir, la noche implacable la falta de Derechos Derechos en una parte considerable del mundo.

Ciertamente, en un sentido, ha crecido la solidaridad, y son muchos los grupos y personas que quieren cumplir los derechos humanos, insistiendo sobre todo en los pobres y excluidos, los extranjeros y los niños, las mujeres y los emigrantes etc. Pero...

-- Pereo, creciendo la conciencia de esos derechos ha crecido también en ciertos lugares y espacios la más honda inconsciencia, como si no importaran en concreto los derechos "supremos" de cada hombre y mujer, pues siempre se encuentra o defiende un derecho "superior" de los estados y la necesidad de incontrolada de mantener la libertad del Capital al servicio de algunos, en contra de muchos.

-- Es difícil hablar de Derechos Humanos allí donde millones de pobres mueren de hambre en un mundo donde sobran alimentos. Parece un sarcasmo hablar en ese contexto de derechos humanos, si no se garantiza el primero, que es el de la vida de los hombres concretos, por encima de cada Estado (España o USA) y de todo el Capital.

-- Es difícil hablar de derechos humanos allí donde cientos de miles de documentados indocumentados vagan sin patria bu pales, por túneles hambre, en busca de pan... mientras se cierran las fronteras de los estados ricos...

No, ciertamente no es fácil resolver el tema, pero es evidente ni el Capital ni los Estados Soberanos creen en los Derechos Humanos de todos. Precisamente porque el tema es difícil es preciso afrontarlo y resolverlo. En ese sentido se puede hablar (cf. las imagenes) de un noche triste y roja de derechos humanos. Noche triste....

Hace unos días, la misma A. Merkel ha declarado que ahora, 70 años después, muchos Estados que firmaron la declaración Universal de los Derechos Humanos no la firmarían.

No interesan los Derechos de los hombres concretos, sino los del Capital libre y los de los Estados soberanos, con las instituciones de poder (incluso con algunas iglesias y religiones). El hombre como tal no importa, sus derechos son papel mojado. Siga leyendo quien tenga humor y tiempo las reflexiones tristes que siguen, en esta triste noche, 70 años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

>> Sigue...


(10.12.18) 70 años de la Declaración de los Derechos Humanos

09.12.18 | 22:40. Archivado en Justicia, América Hispana, Sociedad, política, Política

Hoy hace setenta años (10.12.1948), los vencedores de la la Guerra Mundial (1939‒1945), hicieron que se firmara en Paris una Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la línea del Acta de Independencia del Estados Unidos (1876) y de la Revolución Francesa (1789).

Esa fue y sigue siendo una Declaración básica en la historia de la humanidad, y así queremos saludarla, pero, en sí misma, ella no ha resuelto todos los problemas, pues los mismos poderes que dicen defender esos "derechos" los conculcan muchas veces, poniéndolos al servicio de sus intereses económicos, estatales y militares.

Esos Derechos son buenos, y están en general bien formulados, pero pueden acabar siendo limitados y opresores, no porque vayan en contra de los Derechos de Dios, como pensaba cierta Iglesia Católica, desde la Revolución Francesa hasta el Vaticano II, sino porque se han puesto y se siguen poniendo al servicio de los nuevos triunfadores económico-estatales del sistema, oprimiendo de hecho "con ellos" a una parte considerable de la humanidad.

No se trata de negar esos derechos, sino de articularlos y aplicarlos de un modo real y universal, de manera que la Libertad de economía y comercio de algunos y la Autarquía del Estado de otros no se utilice para impedir el derecho a la vida y salud, con la libertad y propiedad de muchos (de las mayoría oprimidas a veces en nombre de los mismos Derechos Humanos).

En ese contexto, celebrando con gozo este día, quiero evocar de un modo conjunto la cara y la cruz de esos Derechos Humanos de la Declaración del 1948, en línea de Adviento, es decir, de Esperanza de la nueva Humanidad, y lo haré en dos "entregas":

-Hoy presentaré la cara, comentando la historia y contenido positivo de las grandes declaraciones de los derechos humanos: De la independencia de Estados Unidos (1776), de la Revolución Francesa de 1978 y de la Asamblea General dela Naciones Unidas, Paris (1948).

- Mañana presentaré la cruz, con la violación de los Derechos Humanos en la actualidad, no sólo por grupos terroristas o anti-democráticos, son por los grandes poderes de la economía y la política, que dicen defender esos derechos. Buen día a todos.

>> Sigue...


9 XII 18. Levántate Jerusalén, en marcha Iglesia. Pregón de Adviento

Dom 2º de Adviento, ciclo c, Baruc 5, 1-9. . El pecado mayor de la Iglesia es que no espera.

- Se ha parado hace tiempo, no camina. Se paró en el siglo IV d.C., pactando con un tipo de jerarquía imperial.
- Se paró en el siglo XI, al imponer un tipo de poder clerical y de nuevo en el XVI-XVII, con su absolutismo.
- Y ahora nos parece a muchos que ha decidido sentarse en su pasado, como si no fuera Adviento, un camino abierto a la utopía real de la Nueva Humanidad.

Contra todos los mensajes de fracaso, contra todos los intentos de quedar en lo que fuimos (en el siglo IV, en el XI, en el XVI-XVII), nuestra Iglesia de Adviento debe levantarse ya y ponerse en marcha, ligera de equipaje, arrojando por la borda el lastre del siglo IV, XI y XVII, para ser de esa manera lo que siempre ha sido sido, sin un tipo de jerarquías clericales, de poderes feudales, de absolutismos... como dijo el mismo Papa Benedicto XVI en Spe Salvi (2009): hemos sido salvados en esperanza, siendo caminantes que nos dirigimos a la Nueva Jerusalén, la montaña de la Fraternidad Universal, sin armas, ni violencia.

Muchos afirman que no hay camino, que la esperanza ha terminado, pues somos lo que somos, sin más (¡ha llegado el fin de la historia!) en un mundo de poderes superiores y de miedos que nos paralizan... Muchos afirman que la Iglesia ha sido colonizada por un tipo de parálisis sagrado, sin más salida ni tarea que vivir de recuerdos que, al no renovarse, se mueren.

En este momento debemos superar nuestro complejo de museo, para ser de nuevo lo que somos: Una aventura "salvaje" de vida (perdónese la palabra), una tarea admirada de Jesús, que hizo camino en la línea de la lectura de Baruc, de este domingo, Así quiero y debo debe decir levántate Jerusalén, añadiendo en marcha iglesia.

Desde ese fondo, con la primera lectura de la misa, tomada del viejo Baruc, un escriba recuperado para la esperanza, quiero ofrecer yo también mi sencillo manifiesto de adviento, retomando algunos pasajes fundamentales de la esperanza y tarea de la Nueva Jerusalén, que llevamos dentro y que esperamos.

Imagen 1: Luz de ocaso/amanecer en Jerusalén
2. Cenáculo cristiano en Jerusalén. Signo de la venida del Espíritu
3. Sueño de la nueva Jerusalén

>> Sigue...


8.12.18. El reto de la Inmaculada (descolonizar a las mujeres en la Iglesia)

07.12.18 | 15:46. Archivado en Biblia, mujer, María, América Hispana, Adviento - Navidad

La advocación y fiesta de la Inmaculada ha cumplido funciones distintas a lo largo de la historia cristiana y posiblemente debe ser replanteada, para así ofrecer un mensaje de vida y esperanza a las nuevas generación.

- (1) La figura "semi-divina" de María Inmaculada ha servido para romper el círculo asfixiante de un tipo de pecado original que muchos eclesiásticos habían impuesto sobre los creyentes: Hay una,María, que no tiene pecado, de forma que no tiene que someterse a los varones de la Iglesia.

(2) Siguiendo en esa línea, esta figura ha servido también para contrapesar el "dominio" patriarcal y masculino de un tipo de catolicismo, situándose en el centro de la vida de la iglesia, dominada por hombres, al lado de Jesús, como signo de la verdadera humanidad, querida por Dios en sí misma.

(3) Pero esta mujer Inmaculada que es María ha sido en gran medida una mujer colonizada por (al servicio de) los varones, un tipo de mujer ideal (des-humanizada, des-sexualizada), mientras las mujeres concretas han seguido estando dominadas por varones.


En esa línea, este dogma se ha podido utilizar para elevar a una mujer distinta, pero manteniendo sometidas a las otras, como primera posesión y colonia de los hombres, y en especial de los sacerdotes.

Pues bien, reinterpretando el dogma de la Inmaculada, ha llegado el momento de "descolonizar" a las mujeres no sólo en la sociedad en general, sino, de un modo especial, en la iglesia, . En esa línea puede y debe actualizarse la fiesta de la Inmaculada:

1. Conforme al evangelio de esta fiesta (Lc 1, 26-38), María actúa como mujer libre, que decide por sí misma. No depende de un padre, ni tampoco de un marido, ni de una "tribu" de pretendidos hermanos o protectores, sino que dialoga con Dios y responde por sí misma. Ella aparece así como "tipo" y signo de mujeres autónomas, que no dependen de varones, sino que dialogan y deciden "con su espíritu" (el Espíritu de Dios), en libertad, ante sí mismas y ante sus posibles hijos). No pide permiso a nadie, quiere tener un hijo porque quiere.

2.María no es sólo una mujer "descolonizada" (no actúa como servidora de nadie), sino también descolonizadora, conforme al relato de la visitación (va a compartir su experiencia con otra mujer, sin someterse a padre o marido o hermanos), que culmina en el canto de la libertad suprema del evangelio, que es el Magnificat (Lc 2,46-55), en el que proclama, por sí misma que "Dios" derriba del trono a los poderosos y eleva a los oprimidos, que llena de bienes a los pobres y despide vacíos a los ricos...

Según eso, María es "Inmaculada" porque es libre ante Dios (por sí misma) y porque inicia un camino de liberación para todos los pobres y hambrientos, un himno de liberación de la mujeres, a servicio no sólo de ellas, sino de todos los seres humanos.

Desde este fondo quiero presentar unas reflexiones sobre María Inmaculada, desde la perspectiva de "descolonizar" a mujeres y a varones, para que todos podamos vivir en libertad el proyecto de vida que (según el cristianismo) nos ha ofrecido el mismo Dios.

Imagen 1 y 3: La mujer de la paloma-pandero es Miriam, la del éxodo, cantando la victoria de los pobres y oprimidos, con otras mujeres. Ella es el signo bíblico más hondo de María de Nazaret, dialogando en libertad y gozo con el Dios de la libertad, al servicio de la vida. Buen día a todas las inmaculadas.

>> Sigue...


6. 12. 18 Una Constitución para la Humanidad

06.12.18 | 08:28. Archivado en Tierra, ecología, hombre, Sociedad, política, Violencia

Con todos sus valores, la Constitución de España que hoy (6. 12. 2018) celebra sus cuarenta años, sigue siendo imperfecta, pues defiende de hecho una imposición político‒militar, con injusticia económico‒social, al servicio de algunos privilegiados, en contra de los ideales más hondos de una modernidad ilustrada que quiso abrir caminos de libertad, igualdad y fraternidad entre todos los pueblos y personas de la tierra.

Un día como hoy es necesaria otra Constitución de tipo Humano, universal, que garantice e impulse los derechos y tareas de todos, empezando por los excluidos y las minorías, en línea de humanidad, sin imposición militar de unos y exclusión socio-económica y cultural de otros, en línea de “institución educadora y sanadora”, al servicio de todos.

Éste es el reto: Todos los niños nacen iguales y forman una única humanidad llamada a vivir en igualdad y comunión, en gozo y esperanza (Imagen 1). Pero después la educación nacional, económica y social separa a hombres y mujeres, a ricos y pobres, a nacionales y extranjeros... haciendo a unos buenos y a otros malos (Gal 3, 28).

El tema es complejo y no se puede simplificar, pero hay un tipo de educación nacional y clasista, utilitaria y egoísta, que en vez de madurar a los niños para la diversidad en la unidad humana compartida les educa para la división y lucha. Por eso es necesaria una maduración distinta, una educación sanadora, para la comunión y el gozo del amor sobre el mundo redondo donde por cualquier camino que tomemos encontramos otros hombres como nosotros.

Ciertamente, la Constitución Hispana de los Cuarenta Años (del 1978) tiene sus valores, pero sigue estando al servicio de un estado‒nación‒sistema que impide que todos los hombres y mujeres del mundo puedan ser y sean por un lado iguales ante la ley y el dinero (la vida), siendo por otro distintos, cada persona y cada grupo como quiera, defendiendo los dos principios básicos de la humanidad que son: (a) La universalidad, es decir, la igualdad de todos los seres humanos (varones y mujeres, etnias, culturas, personas…). (b) La protección y promoción de hecho de las minorías culturales-sociales-económica, con los excluidos actuales (extranjeros, “viudas”, huérfanos de diverso tipo…).

Sin duda, la Constitución de los Cuarenta Años quiso dejar abierto el camino para el surgimiento de un tipo de igualdad social, pero, por su misma dinámica interna y por su inserción en un mundo neo‒capitalista no ha podido lograr lo que quería, de manera que con ha crecido injusticia y se ha ratificado la desigualdad interna y externa, entre gentes, pueblos y estados, dentro y fuera de España.

Sin duda, el problema no es la Constitución, sino el tipo de personas que somos los que vivimos dentro de ella. Algún tipo de Constitución nos hace falta, pero con ella sólo no arreglamos nada, a no ser que cambiemos la forma de vida.

Tenemos que cambiar el lobo que llevamos dentro, como muestra la imagen 2, el lobo de Francisco, el lobo de Is 11. Cambiar nuestro lobo para el encuentro con otros seres humanos, pues, en contra del adagio latino (homo homini lupus), el hombre no es lobo para el hombre, sino amigo, compañero de camino.

En esa línea se sitúan los ocho principios que siguen y que trazan una especie de pre-constitución universal de la humanidad.

>> Sigue...


Ante el día de la Constitución. El ejemplo judío

05.12.18 | 08:04. Archivado en Biblia, Israel, Política

Muchos celebran con fiesta, otros con opiniones encontradas e incluso con rechazo, el próximo 6.XII, el 40 aniversario de la Constitución del Reino de España, aprobada el año 1978. Fue por entonces un acontecimiento para caminar de un modo algo nuevo en la senda de un tipo de identidad estatal. Lo que antes era estado auto-crático fundado en la victoria militar de algunos quiso convertirse en estado demo-crático por la voluntad de todos (o al menos de una mayoría).

Puede ser ahora, a los 40 años, un momento bueno para recordar lo que entonces se hizo y quizá para transformarlo, pues sólo se conserva aquello que se cambia, como en la misma vida, pues cuando acaban los cambios el viviente muere, de muerte natural o por violencia externa. Pues bien, en un día como ése, puede servir de orientación el ejemplo judía de sus tres constituciones antiguas.

En nuestro contexto occidental (con las de Grecia o Roma), las constituciones más antiguas y estables que conocemos son las de los judíos, en el Antiguo Testamento, recogidas en un libro más amplio por impulso de la potencia colonial (que era Persia), con el nombre de Pentateuco o libro de los “cinco rollos” (o estantes donde se colocaban esos rollos).

Significativamente, ese “gran compendio de las leyes judías”, su Constitución plural o Pentateuco, recoge y sigue manteniendo en vigor, al menos, tres constituciones previas, que tuvieron en su tiempo un valor de ley, y que lo siguieron teniendo pasados los siglos, pues el pueblo judío se fue estructurando en el tiempo a través de diversas “normas” político sociales, que no se sustituyen unas a las otras, sino que se integran unas en otros, en un proceso constante de cambios. (cf. Pikaza, Diccionario Biblia)

>> Sigue...


Un paso atrás, un camino por adelante. Homosexualidad y ministerios cristianos

Sigue ardiendo la polémica, encendida por unas declaraciones del nuevo Secretario de la CEE sobre los "varones completos" (los únicos que pueden ser seminaristas y curas) y por un libro de entrevistas del Papa Francisco en el que, según la prensa, dice que “el ministerio o la vida consagrada no es el lugar (de los homosexuales)". En otras palabras, ni curas ni monjas pueden ser homosexuales.

Ha sido sin duda un paso atrás, pero tiene que ser para pensarlo mejor y abrir un camino hacia adelante, según los signos de los tiempos (que son de igualdad en la diversidad), desde la raíz del evangelio, como seguiré indicando en trece proposiciones.

No voy a entrar en los matices de las declaraciones del Secretario de la CEE ni del Papa, pero pienso que ambas (tomadas así, en general) van en contra de la verdad del evangelio sobre el hombre y la mujer y en contra del mensaje y misión de la iglesia. Parecen declaraciones que surgen del miedo no sólo ante el “estallido” de la bomba de pederastia en un tipo de clero, sino ante el gran cambio en línea de verdad, de aceptación de los distintos y de esperanza del evangelio.

Por eso, retomando reflexiones que he venido exponiendo desde hace más de quince años, quiero exponer una vez más mi visión del tema, superando estereotipos de ideología de género (de un lado o del otro), para entrar en el camino del evangelio, sin miedo de retomar el proyecto de Jesús.

El problema es mayor de lo que externamente parece (¿qué importan unos pocos pederastas…?), y es hora de que no estemos ya a remolque de revelaciones maliciosas, de falsas verdades y de acusaciones de algunos. Es hora de volver de un modo radical al evangelio, a la verdad múltiple del ser humano como proyecto de amor y a la tarea de la iglesia como signo y anticipo de un “reino” de muchas moradas, en el que ser hombre y/o mujer sea descubrimiento y expresión de un despliegue de gracia que es el mismo para todos, siendo múltiple en sus caminos.

Imagen 1. Gracias a Crishom por estar ahí, con Cortés, amigo
Imágenes siguientes: Libros sobre el tema.

>> Sigue...


Domingo, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31