El blog de X. Pikaza

24.9.18. María de la Merced: De la Catedral al cautiverio

Celebra hoy la Iglesia la fiesta de María de la Merced, Redentora de Cautivos, la memoria de Jesús, que es signo y principio de libertad para todos los hombres.

Según una larga tradición, hace 800 años, el Obispo y los representantes de la ciudad, con rey de la Corona de Aragón-Cataluña, crearon en la Catedral de Barcelona, bajo el patrocinio de la Virgen de la Merced, por compromiso de Pedro Nolasco y María de Cervelló, una orden dedicada a la Redención de Cautivos.

Para recordar y actualizar aquel compromiso y tarea, el día de ayer, 23.9.18, se reunieron en aquella misma catedral (imagen) el obispo-cardenal de la ciudad, con 15 obispos y docenas de religiosos y religiosas de la moderna Merced y otros cristianos y amigos, con el fin de ratificar aquel gesto y compromiso de liberación, que hoy se renueva en la Basílica de la Merced, junto al mar de Barcelona, abierto a todas las cautividades del mundo, en medio de una ciudad en Fiestas de Mercé, que celebra en las calles y en los círculos políticos, pero no sabe ya casi de qué se trata.

Pero la fiesta verdadera de Merced consiste es “salir” de la Gran Catedral y de las mismas calles y plazas de una humanidad cerrada en sí misma, para volver al “mercado” de los cautivos, donde iban Pedro Nolasco y María de Cervelló, a un mundo donde todo se compra y vende, en especial “cuerpos y almas de hombres, mujeres y niños” (como sabe Ap 18, 13 que presenta a la vieja Roma y al mundo entero como mercado opresor, que compra, vende y cautiva o destruye a los hombres).

Pues bien, en el nuevo mercado de (para) la libertad que es la nueva Merced hace falta dinero (como en la imagen), pero sobre todo se requiere humanidad. Hace falta "merced", es decir, gratuidad y entrega de la vida, convirtiendo el dinero de muerte en fuente de liberación (como indiqué en la postal de ayeer).

Desde ese fondo, retomando el motivo básico de 800 años de Merced, con el espíritu del Papa Francisco, que viene proclamando la necesidad de un Evangelio el Salida, para libertad de descartados y excluidos (cf. Francisco, Evangelii Gaudium 24), quiero evocar otra vez (siguiendo la postal de ayer) el espíritu y sentido de esta fiesta y tarea de la Virgen de la Merced.


Se trata pues de “salir” de la Catedral hermosa y de cielo, la misma de la antigua y "cristiana" Barcelona (con 15 obispos y cientos de venerables mercedarios y mercedarias de una larga y santa historia antigua) a las “cárceles” modernas de este primer mundo y del tercero, donde los hombres y mujeres se siguen comprando y vendiendo, un mundo de excluidos de la vida, de los cautivos y encarcelados, de oprimidos y condenados a la muerte (cf. Lc 4, 18-19).

Sigue bailando hoy 24 de septiembre la rica Barcelona, el rico mundo, en fiestas de "merced" que se manifiestan en forma de dinero al servicio del puro gozo de la vida. Mientras tanto, los verdaderos hombres y mujeres de Merced, de Barcelona y de toda tierra cristiana, han de salir una vez más a los lugares de cautiverio del mundo, para primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar... como dirá el Papa Francisco al fin del esta postal.

>> Sigue...


Viernes, 22 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930