El blog de X. Pikaza

Cuestión de Iglesia. 1. Poder, pederastia, dinero. Un tema de principio

10.09.18 | 15:53. Archivado en Iglesia Instituciones, Nuevo Testamento

Nos siguen (y seguirán) sorprendiendo las campanas de este verano/otoño de Iglesia (10.9.2018), como latidos de pena (incluso de muerte) desde la carta de Mons. Viganó (22.8.18), publicada con gozo por medios “conservadores” (https://infovaticana.com/2018/08/26/testimonio-integro-del-arzobispo-vigano/) pidiendo la renuncia del Papa Francisco, por ocultamiento presunto de datos de pederastia del alto clero. Hoy mismo aparecen en la prensa religiosa tres noticias significativas de Iglesia, al menos en España:

1. La Comisión del G9, formada por los Cardenales nombrados por Francisco, para reforma de la Curia Vaticana, en su forma actual, parece disolverse, no se sabe bien si por fracaso interno, por resistencia de otros miembros de la Curia o por exigencias de renovación de más calado. El tema queda sin duda pendiente.

2. La Comisión Antipederastia del Clero, que sustituye de algún modo a la otrora omnipotente Comisión de la Doctrina de la Fe (Gran Inquisición) lanza “nuevos programas piloto” para denuncia de un tipo de Pederastia clerical y anuncio de ayuda a las víctimas. Queda así planteado el tema de la Reforma y nueva Constitución del Clero, masculino/femenino, celibatario o no celibatario.

3. Se dispara en España el tema de las posesiones (inmatriculaciones) de la Iglesia. Muchos bienes (catedrales y ermitas, iglesias y campos adyacentes) han sido por siglos propiedad “comunal” de Iglesia y pueblo, sin necesidad de “papeles” de posesión. Pero, de pronto, se plantea el tema de “quién es el dueño legal” de esos bienes: La Iglesia en particular” o más bien el pueblo entero (Estado, ciudad, comunidad) que no es ya sin más Iglesia

Éstos temas (poder vaticano, constitución afectiva y civil del clero y posesión de bienes de la iglesia) se plantearon con virulencia hace dos siglos y medio, en la Revolución Francesa, y siguen pendientes (con ciertos arreglos) desde entonces, sin que el Vaticano II y el post-concilio lograran resolverlos.

Son temas de fondo y no se solucionan con parches de organización vaticana, renovación legal del clero o nuevas legislaciones civiles, ni con cartas acusatorias contra el papa como la de Mons. Viganó. Son temas que irán quizás a más en los próximos decenios (¡tiempo al tiempo!), si la Iglesia no los afronta ya, desde ahora mismo, con generosidad y audacia cristiana, sin ir a remolque de los hechos, desde su raíz de evangelio, en un camino que parece haber emprendido el Papa Francisco a quien desde aquí quiero mostrar mi agradecimiento y deseo de que profundice en la senda iniciada.

En esa línea, retomando textos anteriores (Sistema, Libertad, Iglesia, Trotta, Madrid 1999) y proyectos en curso (un Eclesiograma y/o Historia del Futuro de la Iglesia), quiero ofrecer en este blog mi propuesta de evangelio, como apuesta de futuro por la Iglesia, centrada en esos planos (autoridad eclesial, constitución del clero, economía de evangelio). Espero que la conversación que así inicio con los lectores de mi blog pueda servir de ayuda y compañía para algunos.

Hubiera querido dejarla para más adelante, pero el caso Viganó me ha revuelto (con los temas indicados), y así quiero ofrecer una series de análisis y propuestas de fondo de (y sobre) la Iglesia. Buen día a todos.

Ya muy pronto, la iglesia

Desde finales del siglo II y principios del III d.C., el cristianismo se ha vuelto religión establecida: un cuerpo unitario de fieles, expandidos por comunidades (iglesias), a lo ancho del imperio romano y más allá de sus fronteras. Cada iglesia se vincula en torno a un obispo y todas se unen formando la gran comunión de los santos, actualizada primero en concilios (reunión de obispos) y luego, progresivamente, aunque nunca del todo (tras el "cisma" entre oriente y occidente cristiano) a través de una sede central (Roma).

Esta expansión y organización ha resultado providencial, de manera que los cristianos ven en ella el influjo y presencia del Espíritu Santo. Pero, al mismo tiempo, la sacralidad e institución eclesial está condicionada por estructuras mentales y sociales de la cultura romana. En un momento dado (siglo XVI), grandes parcelas de la cristiandad protestaron, rompiendo esa unión y buscando nuevos modelos de experiencia y vinculación evangélica (Reforma). Pero gran unión parte de la iglesia ha mantenido y reforzado esa unión romana hasta el momento actual (siglo XXI).

Parece que el tiempo de esa expansión y unión católica (romana), está llegando a su fin, pues ha surgido un nuevo sistema mundial de tipo económico-administrativo, que vincula a los hombres, sin tener en cuenta rasgos o valores de tipo religioso o cristiana; el signo básico de catolicidad real ya no es la iglesia, sino un tipo de cultura técnico-administrativa y, sobre todo, el mercado mundial de bienes y dinero, organizado a partir del capitalismo.

Por otra parte, se han consolidado y posiblemente lo harán aún más en el futuro otras culturas espirituales y sociales (hinduismo e Islam, budismo, y un tipo de religiosidad light de carácter paganizante…) dentro del único gran sistema económico, de manera que no parece previsible un próximo avance cristiano al tipo tradicional, según la línea de las grandes misiones eclesiales que siguieron a la "conversión" del imperio romano (entre germanos y eslavos, en América y África). Pues bien, esta es una situación que muchos toman como adversa puede resultar beneficiosa en línea de evangelio:

-- Plano administrativo. Los cristianos en cuanto tales no aportamos ya un orden ni unidad mundial, pues eso lo está haciendo de forma rápida el sistema y mercado de un capitalismo mundial, que se ha extendido en siglo y medio a todo el mundo.

-- Plano cultural. Tampoco podemos imponer nuestra cultura occidental, con su fondo cristiano, pues sigue habiendo otras formas culturales resistentes y valiosas (budismo, universalismo chino, islam...) y, sobre todo, un tipo nueve de cultura de masas, hecha de intimismo y gran mercado de espectáculos mundiales, que parece dominar la tierra.

-- Plano eclesial. Muchos dicen que el tipo actual de iglesia (y en especial de la Iglesia católica) ha entrado en crisis, de manera que ella parece herida de muerte, a no ser que ser que descubra un nuevo espacio humano y religioso fundado en la experiencia de la Biblia (de Jesús).

Estos tres planos se encuentran en la base de las reflexiones que voy a proponer en los días siguientes, presentando algunos rasgos de la iglesia, en plano de institución y libertad y, sobre todo, en línea de vuelta al origen del evangelio Jesús, entendido y vivido como proyecto y camino de transformación (recreación humana), a la luz de la experiencia de Dios Padre.
En esa línea me ocupo básicamente de la iglesia; ciertamente, ella está en crisis, como muestran en un plano superficial los problemas que han surgido y seguirán surgiendo en torno al Vaticano (con su comisión de reforma interna: G7) y en torno a la organización del clero y en un plano más profundo el hecho de que una parte considerable del occidente antes cristiano parece abandonar ahora la Iglesia en la que ha crecido.

Pues bien, en este contexto, pienso que no sólo el cristianismo (en su raíz), sino también la Iglesia (con toda su historia) tiene una palabra que ofrecer y un camino que recorrer en estas nuevas circunstancias, y para ello es necesaria una nueva Reforma y Recreación de su proyecto.

Pues bien, en ese fondo digo que puede ser beneficioso el triunfo de un sistema económico-político, que libera a la iglesia de las grandes tareas administrativas y sacrales que ha venido realizando desde antiguo; y añado que es beneficiosa la emergencia de otras formas de cultura, pues permiten liberar el cristianismo de la forma occidental que ha recibido, para que redescubra su experiencia báslica de absoluta gratuidad y comunión.

En tiempo de crisis: Vuelta al principio y mudanza

En esa línea sostengo que la crisis actual de la iglesia (que evidentemente no ha tocado fondo) puede resultar positiva, pues nos obliga a buscar un modelo más hondo de vida cristiana, en clave de libertad y gratuidad, de comunión directa entre personas, más en consonancia con las intuiciones y caminos del Nuevo Testamento. No es que quiera un retorno arqueológico al pasado, ni una ruptura traumática y voluntarista con los últimos XX siglos de iglesia y con el presente de su institución. Admito ese pasado, asumo ese presente, pero pienso que la experiencia matriz del evangelio y la situación actual exigen cambios radicales.

Desde este fondo se comprenden las reflexiones que siguen, que pueden parecer iconoclastas en la forma (son una moción contra cierta estructura actual del cristianismo, especialmente católico), pero que quien ser constructivas en el fondo, presentadas desde la confianza de la fe en el Padre y el misterio de la redención de Cristo. Ellas se ocupan básicamente del orden y mensaje de la iglesia, a la luz de la autoridad de Jesús y del Nuevo Testamento.

La Iglesia ha corrido el riesgo de volverse orden sacral, un tipo de cultura propia de siglos pasados de occidente. En esa línea, muchos clérigos se han vuelto administradores religiosos del sistema de vida y de la cultura social del entorno (es decir, de las naciones poderosas), más que testigos de la pascua de Jesús, es decir, contemplativos en amor de Dios y en comunión interhumana. En esa línea, hemos tendido a convertir la iglesia en una institución de jerarquías y organizaciones sagradas, olvidando que sólo es sacral para Cristo el testimonio y ejercicio del amor gratuito, siempre personal, de hombres y mujeres.

Quisimos convertir el mundo entero a la unidad de nuestra iglesia (que todos asuman nuestra estructura con su organigrama), para descubrir al fin que el organigrama de unidad mundial lo están trazado otros, que son quizá herederos de cierta administración eclesial, pero que la han secularizado de forma racional y consecuente, hasta crear un tipo de sistema de economía y de cultura, de política y violencia (anti-violencia) mundial en el que nos hallamos ahora inmersos.

Quisimos extender el cristianismo al mundo entero, pero hemos expandido más bien (con grandes valores, pero también con escándalos y contradicciones) un tipo de cultura occidental sagralizada pero injusta, que se ha roto por dentro, y que está siendo hoy rechazada por gran parte de los hombres y mujeres, desde dentro y desde fuera de la Iglesia. Por eso es bueno sentarnos a escuchar la voz de Dios y contemplar al Señor resucitado, descubriendo en oración nuestra riqueza y tarea de evangelio en este tiempo nuevo.

No es hora de poner remiendos sobre un paño viejo y de encerrar el vino nuevo en odres cuarteados, sino de tejer nuevamente el tejido y preparar el odre nuevo para el vino de evangelio (cf. Mc 2, 21-22) en esta época bellísima de crisis y contrastes Han cambiado muchas cosas, aunque algunos no lo han advertido (el templo ya no está donde se hallaba, ni la sacralidad donde parecía), pero será hermoso descubrir cómo fructifica en este nuevo tiempo la semilla de evangelio.

La crisis actual no es de sistema sino de humanidad: lo que importa no es sólo la organización exterior, sino especialmente la vida de aquellos que la integran. Los cristianos han sabido siempre que la vida verdadera está tejida de amor y gratuidad (de unión con Dios en Cristo) y han tenido la certeza de que el valor primordial de su existencia es la fe contemplativa.

Pero, de hecho, para asegurar esa fe y organizar esa comunión, muchos han creado un sistema sacral de tipo jerárquico, como signo de presencia de Dios. De manera lógica, en virtud de su propio automatismo, para conservar su orden, ellos han tendido a envasar el evangelio en un sistema, de forma iglesia y jerarquía han terminado por identificarse, como si solo los obispos, presbíteros y demás ministros fueran iglesia. Desde ese fondo quiero evocar de un modo general el surgimiento de la jerarquía y el sentido de la autoridad cristiana, para destacar mejor la novedad del evangelio.

Punto de partida histórico: del carisma a la jerarquía.

La parte anterior de este libro acababa evocando a Ireneo de Lyon que (hacia el 180 dC) defendía la función del episcopado en el establecimiento y consolidación del cristianismo, como religión unitaria del imperio. En todo el siglo siguiente se fue extendiendo ese modelo, que acabó de imponerse hacia el 260 dC, suscitando una cristiandad unitaria, concretada en iglesias autónomas, pero unificada en forma de cristiandad, dividiendo a los creyentes en dos grupos:

– Surge el clero, es decir, los obispos, presbíteros (con funciones casi episcopales como presidentes de iglesias menores) y diáconos.
Ellos forman con el resto de los fieles la única iglesia; pero, al mismo tiempo, aparecen como representantes especiales de Jesús: su autoridad se vuelve signo de Dios sobre la tierra.
– Queda el pueblo, formado por laicos, que escuchan la palabra y reciben los sacramentos del clero, al que sostienen con sus aportaciones económicas. Ciertamente, participan en la elección de los obispos y en algunas cuestiones especiales, pero, en general, se someten a la autoridad del clero.

Esta división ha resultado de algún modo necesaria, pues sólo por ella se pudo estabilizar entonces la iglesia, como organización coherente y eficaz (subsistema sacral) dentro de un imperio que, en principio, los cristianos desacralizaron, apareciendo como religiosa y socialmente ateos: por un lado quedaba el "sistema religioso y político" (Roma); por otro lado ellos, como los grandes disidentes. Pero, a lo largo de un proceso fascinante (y peligroso) de creatividad social, los cristianos asumieron muchos valores del imperio, hasta llegar a sustituirlo, de un modo eclesial. Grandes protagonistas de ese proceso fueron los obispos: sin duda, ellos asumieron funciones que provienen de Jesús, como portadores de la tradición apostólica, pero su forma de entender el orden social y su tarea unificadora empezó a incluir elementos de la simbología israelita más antigua (templo) y del entorno greco-romano, que ofrecía las mejores formas y modelos de organización social que había y hubo hasta la actualidad. Estos son algunos de sus rasgos más significativos:

1. Sacralización sacerdotal en clave israelita. Desde el siglo II (en un proceso cuyo inicio vimos en la Didajè y en Ignacio de Antioquía), los cristianos se fueron separando del judaísmo nacional (configurado como Federación de sinagogas), pero retomaron elementos del judaísmo anterior de la Comunidad del templo: la iglesia elabora una visión israelita de los ministerios, de manera que sus obispos, presbíteros y diáconos pueden aparecer (en contra de la carta a los Hebreos) como sucesores del sumo sacerdote, sacerdotes y levitas de Jerusalén.

Lógicamente, la iglesia se siente sucesora sacral (universal) de la liturgia y santidad israelita de la Comunidad del templo. Este ha sido quizá un proceso conveniente para que se explicitara el sentido social del cristianismo, pero se opone a la dinámica y novedad del evangelio: el movimiento mesiánico del Cristo judía, centrado en la apertura a los excluidos y la comunión en igualdad entre todos los humanos, ha tendido a mostrarse como sistema religioso bien organizado, dirigido por especialistas, capaz de responder a la demanda religiosa de una sociedad en crisis .

2. Patriarcalización de los ministerios.
Muchos cristianos de la tercera generación, a partir del 80 EC, para adaptarse mejor al entorno, dejando en un segundo plano la libertad (=creatividad) social del mesianismo de Jesús y de la tradición igualitaria de Pablo, han patriarcalizado las funciones de la iglesia, como muestran los códigos domésticos en Colosenses, Efesios, 1 Pedro y, sobre todo, en Cartas Pastorales de una tradición paulina: sólo un buen varón, padre de familia, podía ser ministro de la iglesia. Esta visión ha pervivido y se ha expandido desde entonces, tomando (sobre todo en occidente) una forma ascética, vinculada al celibato.

Según las Cartas Pastorales, sólo podían ser ministros de la Iglesia los buenos padres de familia, con el tema afectivo ya resuelto. Pasado un tiempo, sólo podrán ser ministros de una nueva iglesia los "patriarcas célibes", capaces de cultivar una espiritualidad alejada del amor matrimonial, para así volverse "padres" y guías espirituales de sus fieles. En esta opción ha influido un ritualismo de origen sacerdotal judío (las relaciones sexuales crean un estado de impureza, que impide el acceso a las cosas sagradas) y un espiritualismo de tipo helenista (que considera las relaciones sexuales como propias de un estadio intelectual y emocional más imperfecto).

De esa forma, los nuevos sacerdotes célibes han podido acentuar su santidad litúrgica y alzarse sobre el pueblo, como una "clase" jerárquica, sin conexiones genealógicas o familiares que impidan su tarea al servicio de la iglesia. Es evidente que esta patriarcalización (matrimonial o celibataria) de los ministerios es derivada: no proviene de Jesús, ni del principio-principio de la iglesia, de manera que puede y debe adaptarse en cada tiempo, superando toda imposición patriarcalista del tipo que fuere .

3. Socialización política de la jerarquía. El tema aparecía ya en 1Clem, cuando comparaba a los ministros cristiana con los funcionarios (soldados) del sistema romano, que ha sido y sigue siendo paradigma de todos los sistemas sociales posteriores. Dijimos también que el Apocalipsis entendía el sistema imperial como signo de la acción destructora del Diablo. Eso suponía que todo poder puede volverse satánico: vincula a los humanos de un modo sacral para mejor esclavizarlos. Por eso, la iglesia debería ser muy cuidadosa a la hora de asumir las estructuras y modelos de unificación social del imperio antiguo o del nuevo sistema (pues hay que dar al César lo del César, pero no todos los césares son iguales, ni se les puede dar todo lo que piden).

Pues bien, la iglesia ha crecido en aquel contexto imperial, perseguida primero, victoriosa luego, aceptando y desarrollado, a través de su derecho, unas formas de organización y unidad mundial que, en principio, son más romanas que cristianas. Ese proceso de romanización ha tardado casi XX siglos en culminar y se halla unido al despliegue y triunfo de la cultura de occidente; ha sido bueno, quizá necesario, pero ha concluido: la iglesia ha realizado su función sacral y cultural como sistema, ofreciendo modelos de socialización administrativa y unificación legal, pero, al final, en cuanto sistema religioso unificado, ella parece encontrarse y se encuentra vacía .

4. Comprensión mística de la obediencia. Los argumentos de 1Clem e Ignacio de Antioquía, concebían al obispo (o presbítero) como signo de Dios y entendían la verdad cristiana como obediencia y así han podido sostener y fortalecer la iglesia en momentos de crisis, de manera que ella ha podido actuar como principio de unificación sacral, educadora de occidente. Pero hoy, acabado ese ciclo cultural romano, aquellos argumentos no resultan convincentes: hemos descubierto además que no derivan del evangelio, sino de otros abrevaderos filosófico-religiosas distintos del mensaje de Jesús. La vinculación "legal" de la humanidad se realiza hoy siguiendo el modelo del sistema y en ese plano ha de seguir.

Pero la fidelidad a Jesús y la recuperación de la fuente israelita del evangelio nos obligan a superar el sistema sacral con su obediencia, destacando la libertad y contemplación pascual, la apertura a los excluidos y la comunicación fraterna (como indican, desde su propia perspectiva, los mejores investigadores judíos, de Rosenzweig a Levinas, de Buber a Heschel). Esto nos obliga a superar la filosofía de Platón y un helenismo que interpreta el orden social como jerarquía y la fidelidad humana como sometimiento al todo .

Una iglesia sacerdotal más que evangélica

Ese proceso de unificación sacral del cristianismo, básicamente definido por la "conversión" del imperio (sistema) romano y la romanización de la iglesia, ha estado influido por una mística filosófica de tipo jerárquico y trasfondo pagano, que sacraliza el Todo y lo presenta como signo de un Dios que aparece centro y culmen del orden religioso Así lo han visto (y rechazado) algunos pensadores judíos, que acabamos de citar, resaltando la diferencia (infinitud) del Dios bíblico frente al Todo filosófico.

En su línea queremos avanzar, identificando al Dios infinito con el Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Por eso, debemos superar una visión sagrada de la Totalidad jerárquica, propia de Dionisio Areopagita y de aquellos que, en los siglos IV-VI EC, han expresado (¿traducido, traicionado?) el evangelio en claves de imperio y neoplatonismo: ellos pensaban que la realidad se estructura un orden gradual, que proviene de Dios y a través de las Ideas o mundos intermedios (Logos, Alma), desciende hasta el mundo inferior de la materia, para ascender de nuevo a lo divino. La iglesia está incluida en un sistema estructurado según méritos y honras:

– El obispo posee la ciencia de las Escrituras, en clave de perfección: por eso puede revelar su conocimiento y santidad desde lo alto, siendo signo de tearquía o poder divino, porque está directamente iluminado por Dios.

– Los sacerdotes (presbíteros) reciben la iluminación del obispo y la transmiten a los órdenes inferiores. De esa forman ofrecen los símbolos divinos a los fieles y purifican a los "profanos", haciéndoles nacer a la gracia a través de los sacramentos.

– Los ministros (diáconos) van dirigiendo a los profanos hacia la purificación de los sacerdotes,
participando así de la obra divina, dentro de un todo armónico donde el orden y estructura admirable del conjunto constituye una especie de gran canto de misterio (EclHier V, 1).

Los tres grados de la jerarquía eclesiástica son signo del poder de Dios para los fieles (que han de purificarse): los ministerios eclesiales se integran así en una visión sacral y jerárquica de la realidad, presidida por la veneración al todo divino y la obediencia religiosa. De esa forma, el sometimiento (más sacral que social, aunque ambos rasgos son inseparables) se convierte en signo máximo de Dios: toda la realidad se entiende y expresa como jerarquía, sistema de música y belleza en el que Dios domina y dirige desde arriba los movimientos y melodías, a través de los clérigos, portadores de autoridad sacral. La iglesia se integró así en una cultura y espiritualidad cósmico-divina de tipo neoplatónico y pudo presentarse como realización concreta de la sacralidad universal, divina y cósmica; en ese contexto y desde el fondo imperial de Roma se interpretó en gran parte la Jerarquía Eclesiástica, conforme al título clave de Dionisio.

Pero ese modelo de sacralidad unitaria ha sido superado por la ciencia (física, sociología) y, sobre todo por el mejor conocimiento de la base judía y de la identidad mesiánica de la iglesia, de manera que (gracias a Dios) ella puede y debe expresar en otra clave su experiencia de gratuidad evangélica; la sacralidad clerical de sus ministros queda así bajo interrogante, de manera que recuperar (con los autores judíos citados), el sentido bíblico de un Dios que no es sistema sacral, ni todo jerárquico de la realidad, sino amor infinito que se expresa en la cruz de Jesús y se expande de manera gratuita hacia los pobres .


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Carlos Borrrachero Sanchez 11.09.18 | 10:46

    Tras estos XX siglos de "Romanización" y jerarquización clásica de la iglesia, creo que la vuelta al Evangelio, iniciada por el Papa Francisco, es hoy más que urgente y necesario. El inmenso poder del dinero y la corrupción han hecho mucho daño en todas las estructuras humanas y la iglesia católica no es una excepción, precisamente por eso, por haber dado la "espalda" al evangelio y las enseñanzas de Jesús. Esta nueva reforma que intuimos ¿Cómo se articularía desde dentro de la iglesia actual? ¿Qué tendría que hacerse?¿Como abrir el diálogo?

  • Comentario por doc 11.09.18 | 01:24

    Llega el tiempo de humanizar la Iglesia

Martes, 25 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930