El blog de X. Pikaza

(Exor 5). Una manada bíblica: La violación de los sanfermines

16.05.18 | 00:53. Archivado en Amor, Ángeles y demonios, Sociedad, política, Violencia

La sentencia de algunos jueces de la “manada” que no han visto violación, sino abuso (casi un simple pecado venial), en el hecho de “poseer con jolgorio grupal repetido” (y casi festivo) a una muchacha indefensa en los sanfermines del 2016 ha conmovido la conciencia de millones de ciudadanos, que sospechan, con razón, que se ha tratado y se trata de un delito criminal, que es, con el asesinado, a sangre fría o caliente el mayor de los crímenes de este mundo.

Así lo ha sentido y juzgado la Biblia en Gen 6, un texto al que muchos ciudadanos y jueces deberían volver para aprender lo que significa una violación en manada, con el riesgo de “diluvio” y destrucción que conlleva.

Entre el delito de la manada de Pamplona y el de la primera “manada delictiva” de la Biblia que se cuenta en Gen 6 y se repite de forma más simbólica en el libro de 1 Henoc hay una serie de paralelismos sorprendentes, que nos muestra de inmediato el peligro que un gesto como ese tiene para la vida humana.

1.Quizá el mayor agravante del delito de Pamplona es que lo cometa una “manada”, en la que unos animan y excitan a otros, haciéndolo en común, sobre una muchacha indefensa. Pues bien, tanto Gen 6 como 1 Henoc 6 afirman de modo sorprendente que la primera “manada humana” se formó y se constituyó para violar mujeres. Así encontramos de nuevo en Pamplona una horda machos originarios que se creen ángeles y son sólo un rebalo violador. (Desde una perspectiva antropológica, tanto S. Freud como R. Girard han puesto de relieve el sentido y sentido y riesgo de esta primera horada/manada).

2. Los miembros de la manada son machos que se creen “buenos”, con derecho a hacer lo que hacen. Gen 6 les llama hijos de Dios, es decir, gente ejemplar, que van por ahí dándose importancia Por su parte 1 Henoc 6 dice que eran “vigilantes”, una especie de ángeles guardianes a los que Dios mismo encargó que cuidaran a los débiles… El relato de Pamplona añade que uno era (¿es?) Guardia Civil, otro Soldado, hombres comprometidos con juramento a cuidar y defender a los demás.

3. Un caso como éste es principio y causa de destrucción del mundo… Gen 6 dice que por este “pecado” vino el diluvio, mostrando así, con toda claridad, que un tipo de conducta como ésa desemboca en la destrucción del mundo. Por su parte 1 Henoc advierte que éste es el pecado “satánico” por excelencia (al lado del matar…). Donde se viola de esa forma a las mujeres, en manada, nacen los demonios.

4. He dicho que los violadores son sevillanos, de la patria de Don Juan Burlador, héroe nacional hispano, según han escrito Tirso de Molina y Zorrilla. Pero Don Juan era un “burlador”, no un grupo de violadores, que es cosa muy distinta. Tirso lo manda al infierno… El romántico Zorrilla afirma en cambio que le reeduca y regenera una de las mujeres burladas…

4. Pero vuelvo a la manada. Dentro de la Biblia (Gen 6) su “pecado” es el principio de todos los pecados, causante del Diluvio Universal, que contamina a la humanidad entera. En esa línea, somos culpables todos, incluidos los jueces de Pamplona, responsables directos o indirectos de “manadas” como esa. No se trata pues de condenar sólo a los cinco de la manada (en especial al Guardia Civil y al Militar), sino de convertirnos todos, creando una sociedad que rechace toda violación, pues, de lo contrario, estaremos en riesgo de diluvio…

El pecado de la manada del Génesis

En aquel tiempo, cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, les nacieron hijas; y los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran bellas y tomaron de entre ellas (y violaron) a todas las mujeres que desearon...
En aquellos días había gigantes en la tierra, y aun después, cuando se unieron los hijos de Dios con las hijas de los hombres y les nacieron hijos. Ellos eran los héroes que desde la antigüedad fueron hombres de renombre. Yahvé vio que la maldad del hombre era mucha en la tierra, y que toda tendencia de los pensamientos de su corazón tendía siempre hacia el mal.
Entonces Yahvé se arrepintió de haber creado al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Yahvé: «Arrasaré de la faz de la tierra los seres que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo; porque lamento haberlos hecho». Pero Noé halló gracia ante los ojos de Yahvé (Gen 6, 1-8).

El texto no cuenta el número de esta manada de “hijos de Dios” violadores, pero supone que son muchos. También estos se excitan por las mujeres, las violan y someten… de manera que el mundo se vuelve un lugar de muerte y diluvio.

Breve comentario

Como he dicho, he dedicado a este motivo común del Génesis y 1 Henoc (que ofrecen dos versiones de este primer pecado) un largo capítulo de Antropología Bíblica. No puede ni quiero recoger aquí el todo argumento que desarrollo en el libro, con sus diversos elementos… Me limito a recordar algunos breves rasgos:

Estos hijos de Dios violadora no son ángeles bajados del cielo, para poseer a las bellas mujeres de los hombres, sino que pueden ser (son) descendientes de Set-Enós, es decir, los hombres que deberían ser «buenos», a diferencia de los «malos», que son hijos e hijas de los hombres, es decir, descendientes de Caín .

En este contexto, la violación de los “hijos de Dios”, que debían ser los buenos, parece expresar una «perversión universal», que se impone sobre todos los hombres… de manera que al final todos somos cainitas, descendientes de un asesino, violadores de mujeres, pues lo «hijos de Dios» se pervierten y se vuelven causantes de un pecado que empieza siendo violación sexual y que desemboca en una en forma de violencia militar (nacen los gigantes/guerreros), para culminar en forma de ruptura total de comunicación, de manera que se impone sobre el mundo un tipo de potente des¬mesura (hamas: crimen o violencia, Gen 6, 13).

En este contexto ha ofrecido su mensaje antropológico el relato del diluvio que la Biblia ha recogido y recreado desde el fondo de antiguas tradiciones. Lo que el texto (Gen 6-8) quiere destacar no es la existencia de un diluvio, tema que formaba parte de muchos mitos culturales del entorno, sino el riesgo de «pérdida de gracia», que deja a los hombres en manos de su pura violencia, a no ser que Dios les salve.

1. El diluvio estalla por pecado de los hombres, no por violencia incontrolada de Dios o por invasión de ángeles perversos (como en 1 Henoc). El pecado anterior (de Adán-Eva y de Caín-Lamek: Gen 3-4) ha crecido de tal forma que pone en peligro el conjunto de la vida del planeta, a través de una inmensa inundación de aguas, que parece llevarnos más allá del orden de la creación, al caos primero de Gen 1, 2. Los violadores caen de esa forma en manos de su propio talión an¬tropológico (y cósmico), de manera que la vida no aparece ya ni se despliega ya como palabra de gracia, sino como violencia de muerte, suscitando así un diluvio universal, por el que parece cumplirse aquello que el mismo Dios había anunciado en Gen 2, 17: «El día en que comas del árbol... ciertamente morirás».

2. En la raíz del pecado-diluvio hay una ruptura sexual, vinculado con una violación que el texto toma como resultado normal del deseo de los «hijos de Dios», que «ven» a las hijas de los hombres y que «toman-poseen» a todas las que quieren, sin poner coto ninguno a su poder y a su apetito. De esa forma, la vida de los hombres (y aquí de un modo especial de las mujeres) que era signo de Dios se ha vuelto simple objeto de deseo para los más fuertes.

3. Esa violación sexual desemboca en una violencia militar que convierte la tierra entera en un campo de batalla Esta historia no habla el influjo de los ángeles perversos, de los que tratará el libro de Henoc (que estudiaré mañana), sino de unos hombres violentos, que vinculan el pecado sexual y el social, poniendo así en riesgo la vida del mundo. Ya no se trata de un pecado de los «seres humanos» en general, sino delos varones violadores y guerreros. Ellos, los hijos violadores de Dios y las gigantes nacidos de la violencia son portadores de muerte, diluvio encarnado.

4. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Yahvé... El portador de la nueva salvación es un hombre, no unos arcángeles excelsos o un Henoc a quien veremos como revelador celeste en el próximo capítulo. Gen 6-8 ha evocado una historia de hombres y mujeres donde culmina, de algún modo, todo lo que el texto ha venido diciendo hasta aquí: Eva que come con Adám del árbol del bien/mal, Caín que mata a su hermano, Lamek que violenta a sus mujeres y amenaza a quienes puedan desearlas... Todos esos pecados culminan ahora en el «pecado total», con sus dos vertientes de eros y thanatos (deseo sexual y violencia guerrera), como sabe gran parte de la tradición bíblica (y como ha destacado en clave antropológica S. Freud, al gran pensador judío del siglo XX).

Temas abiertos.

‒ Dejo así el caso de la “manadas” de violadores (no burladores) sevillanos de los sanfermines… No entro en el tipo de “condena” que deben recibir; no sé si la cárcel por 21 años es la manera mejor de rehabilitarlos. Lo que sí sé es que un crimen como el de la manada, si no se corrige, puede llevarnos a un contagio general y la destrucción de la misma vida de los hombres en el mundo.

‒ Ante esta manada no cabe decir: “son ellos los culpables…”. El Dios de Gen 6-8 se compadeció de Noé,
ofreciendo una oportunidad de vida para todos… Tendremos que ver nosotros que oportunidad tenemos para que no se universalicen y nos destruyan a todos unos crímenes como los de la manda.

-- Pero si el tema y pecado de la manada no se corrige con presteza puede venir el diluvio o destrucción para todos los hombres y mujeres de la tierra.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por true 24.05.18 | 20:47

    Tienes toda la razón, anuncia.

    Lucas, ni me molesto en ir al link. Aunque hubiera habido una acusacion de falsa violación en una ocasión, no veo por qué tendría eso q afectar al resto de verdaderas violaciones que los machistas no quieren considerar que lo son.
    Lo del juez que solo veía "sexo en un ambiente de jolgorio", merecería que le dieran a él "sexo en un ambiente de jolgorio" y sea él el violado a ver como se "jolgoriza."

  • Comentario por lucas 22.05.18 | 20:37

    hola anuncia,

    Siguiendo su razonamiento esta sentencia no se podría haber dictado nunca.

    https://www.pressdigital.es/texto-diario/mostrar/1087095/15-meses-prision-denuncia-falsa-violacion

  • Comentario por anuncia 19.05.18 | 19:59

    Yo sí creo a la víctima de la manada y creo a todas las víctimas,niñas/niños y mujeres, de una sociedad machista que se rige por normas y leyes machistas; una sociedad que durante años ha sido rehén del miedo y la hipocresía y que ahora se "siente amenazada" porque algunos sectores de la población han decidido no seguir siendo cómplices necesarios para que los violadores,en manada o individualmente,hayan podido hacer lo único que saben:acosar al débil. Su cobardía les obliga a actuar en grupo o en la privacidad del hogar. La debilidad de las víctimas se ve agravada por los comportamientos de una acción judicial más exigente con ella que con el violador y de una numerosa parcela social que prefiere culpabilizarla para no verse obligada a admitir que "la manada"también existe gracias a su falta de sensibilidad (por decirlo de manera suave).Pero no sé si se habrán dado cuenta de que a las alimañas las han condenado a nueve años de cárcel y a las mujeres a muerte (o no será violación).

  • Comentario por lucas 17.05.18 | 10:51

    En un tema tan abierto a la controversia solo puedo aportar mi experiencia de unos 12 meses de atención a reclusos en un centro penitenciario. Esta sentencia podría ser buena excusa para que desde un rincón mercedario como este blog se reflexione en qué casos se puede arruinar la vida de alguien por la mera declaracion de una persona en un procedimiento penal. Pero, abstrayéndonos de este caso concreto, pasemos de lo opinable a las verdades desagradables: si tienen cuajo, si su sensibilidad se lo permite, usen google. Podrán ver decenas de webs donde a diario (sí: a diario) adolescentes de todo el mundo suben sus videos caseros con sus sesiones de sexo en grupo (en la confianza que las imágenes grabadas con móvil no salen del circuito porno y sus familiares ignorarán su existencia). Abstrayéndonos de caso concreto. Y de la sentencia que nadie ha comentado.

Domingo, 21 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031