El blog de X. Pikaza

20.5.18. Pentecostés 2018. Una Teología del Espíritu Santo

20.05.18 | 02:00. Archivado en Jesús, Espiritualidad, Amigos, la voz de los, Amor, Pascua

Aprendí de niño la Secuencia del Espíritu Santo y desde entonces me ha venido acompañando en este día: Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.

Después he tenido ocasión de estudiar, enseñar y escribir sobre temas del Espíritu Santo, tanto en la Biblia como en la teología de la Iglesia, y eso es lo que puedo ofrecer a mis lectores un día como hoy: Una breve reflexión sobre Teología del Espíritu Santo, en línea de profundización pentecostal.

Retomo y elaboro de esa forma el tema de ayer, preparado para la Vigilia de Pentecostés. Hoy es la fiesta, el Día de Dios en Nosotros y así elaboro una teología bíblica del Espíritu Santo (tomada también en gran parte de mi Diccionario de la Biblia).

Buen día a todos. Feliz, gozoso y fuerte Pentecostés 2018.

>> Sigue...


29.5.17. Vigilia de Pentecostés. Meditación bíblica sobre el Espíritu Santo

El próximo 20 celebra la Iglesia la fiesta del espíritu Santo, con la que culmina el ciclo pascual, día en que se cumplen las Siete Semanas del centro del tiempo judío, es decir, es decir, Pentecostés.
Es día bueno para la reflexión y la acción de gracias, la Fiesta de la Alianza y la Ley Verdadera del Amor, del Espíritu de Dios que es el alma del Alma de la Iglesia. En esa línea, a modo de guión para una Vigilia de de Reflexión y espera, quiero ofrecer unas reflexiones bíblicas sobre el Espíritu Santo, con motivos que tomo del Diccionario de la Biblia, en el que expongo los varios aspectos del ema.

En sentido extenso, el Espíritu Santo es la hondura divina del hombre, siendo, al mismo tiempo, la hondura humana de Dios o, si se prefiere, el amor más hondo de Dios hacia los hombres.

En ese contexto debo recordar que el Espíritu no es una cosa más, un tipo de sustancia que podamos colocar entre otras, sino una especie de principio vital de la realidad, que la teología bíblica cristiana ha vinculado de un modo especial a la vida y obra de Jesús con el surgimiento de la Iglesia, entendida en forma de comunidad universal.

Buena preparación, buena Vigilia del Espíritu Santo para todos.

>> Sigue...


(Exor 5). Una manada bíblica: La violación de los sanfermines

16.05.18 | 00:53. Archivado en Amor, Ángeles y demonios, Sociedad, política, Violencia

La sentencia de algunos jueces de la “manada” que no han visto violación, sino abuso (casi un simple pecado venial), en el hecho de “poseer con jolgorio grupal repetido” (y casi festivo) a una muchacha indefensa en los sanfermines del 2016 ha conmovido la conciencia de millones de ciudadanos, que sospechan, con razón, que se ha tratado y se trata de un delito criminal, que es, con el asesinado, a sangre fría o caliente el mayor de los crímenes de este mundo.

Así lo ha sentido y juzgado la Biblia en Gen 6, un texto al que muchos ciudadanos y jueces deberían volver para aprender lo que significa una violación en manada, con el riesgo de “diluvio” y destrucción que conlleva.

Entre el delito de la manada de Pamplona y el de la primera “manada delictiva” de la Biblia que se cuenta en Gen 6 y se repite de forma más simbólica en el libro de 1 Henoc hay una serie de paralelismos sorprendentes, que nos muestra de inmediato el peligro que un gesto como ese tiene para la vida humana.

1.Quizá el mayor agravante del delito de Pamplona es que lo cometa una “manada”, en la que unos animan y excitan a otros, haciéndolo en común, sobre una muchacha indefensa. Pues bien, tanto Gen 6 como 1 Henoc 6 afirman de modo sorprendente que la primera “manada humana” se formó y se constituyó para violar mujeres. Así encontramos de nuevo en Pamplona una horda machos originarios que se creen ángeles y son sólo un rebalo violador. (Desde una perspectiva antropológica, tanto S. Freud como R. Girard han puesto de relieve el sentido y sentido y riesgo de esta primera horada/manada).

2. Los miembros de la manada son machos que se creen “buenos”, con derecho a hacer lo que hacen. Gen 6 les llama hijos de Dios, es decir, gente ejemplar, que van por ahí dándose importancia Por su parte 1 Henoc 6 dice que eran “vigilantes”, una especie de ángeles guardianes a los que Dios mismo encargó que cuidaran a los débiles… El relato de Pamplona añade que uno era (¿es?) Guardia Civil, otro Soldado, hombres comprometidos con juramento a cuidar y defender a los demás.

3. Un caso como éste es principio y causa de destrucción del mundo… Gen 6 dice que por este “pecado” vino el diluvio, mostrando así, con toda claridad, que un tipo de conducta como ésa desemboca en la destrucción del mundo. Por su parte 1 Henoc advierte que éste es el pecado “satánico” por excelencia (al lado del matar…). Donde se viola de esa forma a las mujeres, en manada, nacen los demonios.

4. He dicho que los violadores son sevillanos, de la patria de Don Juan Burlador, héroe nacional hispano, según han escrito Tirso de Molina y Zorrilla. Pero Don Juan era un “burlador”, no un grupo de violadores, que es cosa muy distinta. Tirso lo manda al infierno… El romántico Zorrilla afirma en cambio que le reeduca y regenera una de las mujeres burladas…

4. Pero vuelvo a la manada. Dentro de la Biblia (Gen 6) su “pecado” es el principio de todos los pecados, causante del Diluvio Universal, que contamina a la humanidad entera. En esa línea, somos culpables todos, incluidos los jueces de Pamplona, responsables directos o indirectos de “manadas” como esa. No se trata pues de condenar sólo a los cinco de la manada (en especial al Guardia Civil y al Militar), sino de convertirnos todos, creando una sociedad que rechace toda violación, pues, de lo contrario, estaremos en riesgo de diluvio…

>> Sigue...


(Exorc. 4) Número de la Bestia (666), la opresión económico

Presenté hace tiempo (30.05.10) una primera versión de este tema, al filo de mi comentario del Apocalipsis. Desde entonces han pasado muchas cosas, pero el motivo de fondo sigue siendo el mismo. Por eso quiero retomar este motivo, que es el más famoso de la Biblia, y quizá de la historia cristiana, en el contexto de esta mini-serie sobre los exorcismos.

Después de haber tratado de la Primera y de la Segunda Bestia (cf. Ap 13, 1-10 y 13, 11-17), el Apocalipsis quiere orientar a sus lectores y ofrecerles un conocimiento inicial del número y sentido de la Bestia:

Ésta es la sabiduría
Quien tenga entendimiento
Calcule el número de la Bestia,
Pues se trata de un número humano: 666 (Ap 13, 18).

Para situar el tema tendré que repetir algunos conceptos fundamentales sobre el Apocalipsis, pues sin ellos no se entiende el sentido del Número:

‒ El Apocalipsis no trata de algo que sucederá simplemente en el futuro, sino del sentido y condición del presente,
en tiempo del autor (hacia el 90 d. C.), que puede aplicarse bien a la actualidad (año 2018). Por eso el número de la Bestia (esto es, de lo demoníaco) puede aplicarse a una persona (realidad) de entonces o de ahora.

‒ El cálculo del número de la Bestia no sirve para conocer cuándo acabará el mundo (ni el nombre de un posible demonio particular), sino para interpretar y conocer mejor la realidad actual(2018). Es normal que se hayan dado diversas interpretaciones.

‒ Es número (666) pudo aplicarse en otro tiempo al imperio/economía de Roma; hoy puede aplicarse a un tipo de poder económico/político/militar que quiere y no puede divinizarse, pero que destruye a los hombres, especialmente a los pobres

‒ Conocer el 666 significa conocer que por encima de todos los poderes pervertidos de tipo demoníaco (¡humano!) está Dios, que es divino... y principio de verdadera humanidad. Éste no es número de brujería, sino de consuelo. No es número de magia y adivinación, sino de fe en el Dios de la vida, por encima de todos los posibles poderes de muerte.

-- De manera sorprendente, el número de la Bestia, es decir, del Diablo, es un número económico... La más honda posesión diabólica tiene para el Apocalipsis un elemento de opresión económica

Buen día a todos los que quieran seguir adivinando este número, calculando, orando, gozando, porque saben que sólo Dios es Siete (Dios)... y que todos los poderes del mundo acaban, como el seis-seis-seis.

>> Sigue...


(Exor 3): Ascensión de Jesús, la misión de los exorcistas (Mc 16,15-20)

12.05.18 | 11:29. Archivado en Jesús, Espiritualidad, Judaísmo, Pascua, Evangelios

Presenté ayer el tema teológico de la Ascensión de Jesús, que la liturgia cristiana del día, y lo hice desde una perspectiva extensa de estudio de las religiones y del judaísmo tardío, situando ese misterio en el contexto de las ascensiones de Henoc, Elías y Moisés (con Mahoma) y de la Ascensión/Asunción de María, su Madre.

Al lado de esa visión hay en el NT al menos otras tres, que enmarcan y definen el misterio cristiano:

-- El Evangelio de Juan identifica la Ascensión con la Crucifixión: Jesús elevado en la Cruz "sube" (se introduce) en el misterio pleno de Dios y lo atrae todo hacia su Vida.

-- Mt 28, 16-20 interpreta la Ascensión como presencia misionera de Jesús en sus discípulos: Él se aparece en la Montaña de Pascua en Galilea y les envía al mundo entero, para así extender su "discipulado" (su experiencia de Dios y su tarea) a todas las naciones, diciendo: "y yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos". Jesús no "sube" al cielo, sino que está en todos sus enviados y en los pobres del mundo (Mt 25,31-46).

-- La carta a los Hebreos... interpreta la Ascensión como ascenso del Cristo Crucificado en el Santuario del Cielo, en la fiesta universal del Yomm Kippur cristiano, para abrir así el camino de la nueva Humanidad reconciliada.

Pues bien, el evangelio de este domingo de la Ascensión está tomado del apéndice “canónico” (no del texto original) de Marcos, y es uno de los textos más significativos de la historia de la iglesia, "manual" de exorcistas y carismáticos.

-- Un texto extraño, abrupto, que rompe el "discurso" anterior de Marcos (que acaba en Mc 16, 8) y ofrece un compendio de la misión cristiana, desde una perspectiva carismática y milagrosa de decisión, valentía (osadía) y esperanza, pero con el riesgo de insistir en aspectos "milagrosos" que no responder al texto anterior del evangelio.

-- Un texto añadido por un "redactor" eclesial. A mediados del s. II, algunos manuscritos comenzaron a incluir tras Mc 16, 8 un apéndice, que antes circulaba quizá de forma independiente, con un compendio de experiencias pascuales, y un mandato misionero con la Ascensión del Señor (que ahora presentamos: Mt 16, 15-20). Este pasaje recoge, en forma de resumen o compendio, algunos testimonios fundamentales de la experiencia pascual y del comienzo de la Iglesia.

La inclusión hizo fortuna y desplazó, y luego eliminó del texto actual de Mc, otro final no canónico más pequeño. Desde entonces, este pasaje se añadw en los manuscritos más utilizados y en el texto "canónico" del Nuevo Testamento (A C D W)

-- Es un pasaje espléndido, que expresa la fe de una iglesia antigua, quizá la de Roma, un compendio del cristianismo de milagros, formulado de manera rompedora, radical. Éstos son los signos de la Ascensión y de la Fe en Cristo, conforme a este pasaje:

- expulsar demonios, liberar así a un mundo endemoniado,
- hablar todas las lenguas, abriendo un espacio universal de palabra,
- inmunizarte a todos los venenos, no dejar que el mal te invada,
- curar a los enfermos, hacer un mundo sano.

Este evangelio del domingo de la Ascensión ofrece el mejor "manual" de exorcistas y carismáticos de la Iglesia. Ninguno de los textos posteriores de la iglesia (ni los antiguos, como en de la imagen 2), ni los nuevos (como los que están surgiendo por doquier y ahora mismo se enseñan en el Congreso de Exorcistas de Roma) es superior a éste del final canónico de Marcos.

Esta experiencia está en el fondo de la Iglesia: Expulsar "demonios", curar enfermos, vivir en salud... hablar todas las lenguas... (como he puesto de relieve en mi Comentario de Marcos,VD, Estella 2013, imagen 3)

Esta postal reelabora un texto antiguo, insistiendo en la necesidad de recuperar desde el fondo del Evangelio de Marcos los "exorcismos" y "sanaciones", con la experiencia de salvación (que es la fe), pero sin condena expresa de los no creyentes, como se ha venido diciendo (la palabra aquí empleada, katakrinô, no significa sin más condenar, sino dejar en manos del juicio de Dios en Cristo). Buen domingo a todos.

>> Sigue...


13.5.18. Ascensión: Símbolo chamánico, experiencia mística y mensaje pascual

10.05.18 | 16:52. Archivado en Jesús, Judaísmo, Pascua

Celebramos el próximo 13 de mayo la fiesta de la Ascensión del Señor, que forma (con Pentecostés) la etapa conclusiva del ciclo pascual. Es una fiesta importante del ciclo litúrgico cristiano, y así quiero presentarla hoy, para evocar mañana el texto litúrgico de Mc 16.

-- Empezaré hablando de la Ascensión del alma (o del hombre entero) como símbolo iniciático y místico, que puede encontrarse en los chamanes

-- Presentaré después las grandes ascensiones del Antiguo Testamento y de la tradición judía: de Henoc y Elías, con Moisés (a las que se puede vincular la Ascensión de Mahoma en el Corán).

-- Trazaré el sentido de la Ascensión de Jesús, a la que uno la Asunción de María, su Madre. Como he dicho, éste es un símbolo importante de la tradición cristiana, una experiencia de fe. Pasado mañana comentaré el texto del evangelio de Marcos. Buen día a todos.

Imagen 1: Ascensión místico-apocalíptica de Henoc, la más famosa de las iniciaciones apócrifas judías.
Imagen 2: Ascensión pascual de Jesús, en fondo grande
Imagen 3: Ascensión/asunción del "alma" de María, según la tradición oriental

(tema desarrollado en Diccionario de las tres religiones, VD, Estella 2009, pag.139-141. Imagen final)
.

>> Sigue...


Exorcismos 2. Guerra original, la madre de todas las guerras

Presenté ayer el tema general de los exorcismos de Jesús, y entre las respuestas recibidas quiero destacar la de la colega y profesora argentina Graciela Moranchel, a quien agradezco mucho su intervención, que empieza así:

Muy completa la explicación de Xabier Pikaza. Sin embargo, "la" pregunta que se hacen algunos cristianos es si existe el demonio o el diablo como un "ente personal" capaz de poseer, habitar y manipular a su antojo la vida de una persona, situación que sólo podría ser remediada por medio de "exorcismos" realizados por "sacerdotes" especialmente entrenados.

Mi respuesta, como cristiana y teóloga, es que no existen tales seres personales, esencialmente malos, con esa capacidad de ingresar al interior de la gente para destruirla. Lo que en la Biblia se llama "demonios" estaba referido a ciertas enfermedades, físicas, psíquicas o espirituales difíciles de curar, que llevaban a la locura, como muy bien describe Xabier Pikaza (sigue enhttps://www.facebook.com/xabier.pikaza?fref= )

Concuerdo básicamente con G. Moranchel:

-- No creo que los demonios (con el diablo) sean personas, sino que son más bien poderes cósmicos y sociales, como dice con enorme precisión san Pablo. No son personas, con nombre y apellido,sino lo contrario a las personas... Ciertamente, se expresan y actúan en los más débiles de la "cadena humana". Son signos del "poder de destrucción" que "habita" en nuestra historia y tiende a destruirla.


-- Esos poderes provienen de la "estructura de una creación finita y libre..." y de la misma mala voluntad de los hombres y de sociedades...
, como un agujero negro que tiende a succionarnos, y como sigue diciendo san Pablo el responsable de que existan es en último término el hombre, el Adán de Rom 5, no un Diablo mitológico... Hemos sido y somos nosotros, los hombres concretos, que nos alzamos contra la verdad y la gracia de la vida, y nos sometidos a un tipo de esclavitud cósmico-social..., vinculada también a nuestra forma de ser en el mundo).

-- La lucha contra los "demonios" sólo puede establecerse y vencerse con mucha humanidad, es decir, con un tipo de presencia y acción sanadora , con medios técnicos (medicina, psicología... ) y sobre todo con medios "humanos" (cercanía personal, gratuidad, cuidado...). Esos sacerdotes-exorcistas a los que alude G. Moranchel pueden estar bien, si nos ayudan a entender el tema, pero me parecen en gran parte folclóricos e ingenuos (una especie residual, a la que me gusta ver con ternura), pero creo que en el fondo no ayudan a resolver el tema.

-- Los demonios más duros son de tipo "social", como sabe y ha descrito con enorme exactitud el libro del Apocalípsis.. Demoníaco es el poder perverso de un tipo de imperio militar enloquecido (el loco de Gerasa); demoníaco es un "dinero/capital" divinizado (Belzebú y Mammona son palabras emparentadas de Jesús...). Los pequeños exorcismos particulares pueden tener un valor psicológico, sin están bien hechos, por gente seria y sensata, no enfermiza ni mitológica..., pero los causantes de la gran "posesión demoníaca" son lo que llama San Pablo "poderes de las tinieblas" (la violencia y el dinero enloquecido...).

Jesús identificó el demonio con la enfermedad mortal del hombre, la que mata de verdad al ser humano, empezando por los más débiles de la cadena, como he dicho. Lo demoníaco, pues, no es persona, sino lo contrario a la persona. En ese sentido "no existe en sí", pero destruye lo que existe, como parásito militar, económico, social...

-- Ese demonio-parásito lo creamos nosotros, no tiene realidad en sí, pero puede "des-crearnos". Contra ese parásito buscó la Verdad, el Amor cercano, la ternura poderosa...Así apareció y actuó como exorcista personal y social, y fue asesinado por ello.

Seguiré hablando del tema, evocando en especial el gran "exorcismo" del Apocalipsis. Hoy me limito a seguir desarrollando el tema iniciado ayer. Buen día a todos, desde Jesús, el exorcista.

>> Sigue...


Curso de exorcismos. 1 Jesús exorcista

07.05.18 | 09:17. Archivado en Iglesia Instituciones, Jesús, Amor, Evangelios

De los exorcismos siguen trabando hoy películas y novelas que exploran en miedo y la disociación personal y social de personas que habitan en el borde de locuras violentas y auto-destructoras (imagen 1).

De los exorcismos tratan también ciertos cursos de Iglesia Católica, organizados por instituciones como los Legionarios de C. (imagen 2), que quieren retomar así (con éxito a mi juicio poco claro) algunas claves del compromiso de Jesús a favor de la persona.

No voy en contra de una cosa ni la otra, pero pienso que el tema de fondo de los exorcismos "cristianos" es más serio en plano de "salud integral" y ha de plantearse desde cuatro perspectiva complementarias:

-- Desde un estudio más hondo del proyecto humanizador de Jesús al servicio de la verdad, del amor libertad de los hombres. Jesús fue exorcista porque amaba de un modo radical, porque liberaba la más honda verdad de los hombres, con fuerte compromiso de presencia sanadora (por su propia vida).

-- el único exorcismo real es una terapia de amor integral a las personas, en linea individual y social, con métodos y análisis clínicos (resulta esencial la medicina y la psicología al servicio de los hombres reales), con presencia afectiva, iluminación interior.

-- Quizá en un tercer momento se puedan proponer desde la Iglesia Católica (y desde otras iglesias cristianas y confesiones religiosas) métodos y caminos de presencia sanadora en el mundo de las más grandes enfermedades psico-sociales y psico-somáticas, sabiendo que exorcistas hemos de ser todos, en la línea de Jesús, no algunos privilegiados porque han hecho cursos en Roma.

-- Finalmente, los exorcismos están vinculados a una terapia integral, vinculada al cambio económico, político y religioso... como muestra el relato de las Tentaciones de Jesús, que es su gran lección sobre los exorcismos, contra el Diablo que quiere dominar el mundo con un tipo de pan sin libertad, de dominio político sin humanidad y de religión sin libertad personal.

Aquí no puedo ocuparte de esos cuatro niveles, de manera que me centro en el primero, en la vida y proyecto de Jesús exorcista. Buena semana a todos. El tema ha sido básicamente expuesto en mi Historia de Jesús.

>> Sigue...


M. Navarro y P. Trigo: Dos guías de un mismo Camino

05.05.18 | 08:15. Archivado en Teólogos, Teología, Jesús, Amigos, la voz de los, Evangelios

El Camino es Jesús, es decir, su evangelio de libertad personal, social y religiosa. Ellos son guías expertos:

--Navarro (MC, Mercedaria de la Caridad), es psicóloga y terapeuta, activista en derechos humanos, teóloga experta en la maduración integral, que empieza por dentro, en Jesús, y se expresa en la liberación de los "cautivos", empezando por los hombres, esclavos de su prepotencia engañosa, y siguiendo por las mujeres, marginadas, utilizadas, en una iglesia que ella quiere que sea ejemplo y maestra de libertad.

-- Trigo SJ (jesuita), es literato, teólogo y director de "ejercicios espirituales" para la liberación también integral de otros jesuitas, de hombres y mujeres de Iglesia, en medio de un pueblo, al que quiere llevar por Jesús a la reconciliación integral. Pues bien, entre los “apoyos” en los que él se ha inspirado, en la obra que el otro día he comentado, se encuentra el Jesús de Marcos, tal como ha sido leído e interpretado por M. Navarro en un comentario fundamental a su evangelio.

M. Navarro ha entendido y explicado a Marcos desde una psicología de la profundidad, leyendo y exponiendo su evangelio como narración del impacto de su mensaje y vida (de su muerte y esperanza pascual) en la vida de los hombres y mujeres, en línea de transformación personal, iluminación compartida y comunicación liberadora. Eso le permite llegar hasta el principio y manadero del Evangelio, en el que Jesús aparece como hermano de hermanos, amigo de amigos, persona y pueblo en el sentido radical de la palabra.

P. Trigo, que escritor de vida (narrador y crítico literario) más que teólogo profesional), haconectado bien con la obra de M. Navarro sobre Marcos. De esa forma ha podido volver al evangelio, de un modo directo, por encima de un entramado de ontologías conceptuales e institucionales que de otra forma podían haberleapresado. A fin de abrir un camino libertad para el pueblo ha tenido que empezar dejando y escuchando en libertad al Cristo de Marcoc.

Tienen muchas diferencias,

pero son guías de un mismo camino, que lleva a Jesús, que es el Cristo de la Nueva Humanidad reconciliada.

M. Navarro es Mercedaria, empeñada en un compromiso de liberación por la palabra que ilumina y transforma por dentro; es más psicóloga y teóloga de la libertad personal, y así entiende el evangelio como un psico-drama de desvelamiento y transformación radical, en libertad para el amor, en diálogo de igualdad, superando el riesgo de un tipo de Iglesia que ha tendido a imponer su ontología sagrada sobre la humanidad del evangelio.

P. Trigo es Jesuita, acompañante espiritual (en la línea de los ejercicios de Ignacio de Loyola), hombre de discernimiento, que anima e impulsa a un pueblo perplejo y manipulado (el de Venezuela y América Latina), que busca y encuentra en Jesús, el camino y tarea de su libertad, por encima de las grandes palabras de teóricos superficiales de la libertad, que acaban utilizando a los pobres.

Pero ambos han podido leer y aplicar el evangelio del Camino de la Libertad, de formas convergentes, en línea de fraternidad- sororidad, recuperando a Jesús como hermano-hermana, amiga-amigo, desde la realidad y tarea concreta de un pueblo, por encima de un tipo de instituciones de poder que terminan ahogando el evangelio.

Esta convergencia me ha llevado a escanear con paciencia unas breves páginas y notas de la obra de P. Trigo, en las que se refleja su sintonía agradecida con el Comentario de Marcos de M. Navarro. Agradecido a los dos, ofrezco a mis lectores un primer resultado parcial de mi "trabajo"

>> Sigue...


6.5.18. No os llamo siervos, sois amigos

Dom 6 pascua, Juan 15,9-17. Éste es el manifiesto supremo del amor cristiano. No somos siervos de Dios, pues él no se impone por encima para que le obedezcamos, sino que nos llama y nos hace sus amigos.

No somos tampoco empleados de Dios, para triunfo y gloria de su empresa, pues tenemos en la vida más tarea ni más finalidad que ser amigos.

Somos simplemente amigos de Dios en Jesús..., como dice este evangelio de Juan (¡el testamento del amado!), y como Juan de la Cruz ha interpretado añadiendo que ya "sólo en amor es mi ejercicio".

Esta lectura de pascua, es un texto paradójico, nervioso, escrito en zig-zag, como el amor que se dice no diciendo o , mejor dicho, diciendo de otro modo.

Amar es simplemente "dejarse amar", como las mujeres de la pascua, como el discípulo amado, como todos los que han amado a Jesús y se dejan amar por él y con él, sin más ejercicio que el seguir amando..., no para no hacer, sino para hacer de otra manera.

En este manifiesto de amistad culmina el evangelio, entendido, al fin, como escuela de amor... donde no se cumple menos, sino mucho más, porque sólo quien es amado y ama puede asumir en presteza la tarea de la vida, cumpliendo así el "mandamiento del amor", comos seguirá diciendo Jesús.

Buen domingo a todos, para que podamos expresar de esa manera la alegría suprema que Jesús muestra y nos ofrece en este evangelio.

>> Sigue...


Pedro Trigo, Jesús nuestro hermano: un libro “fuera de serie”.

01.05.18 | 23:40. Archivado en Teólogos, Teología, Jesús, Nuevo Testamento

Pocos libros me emocionan ya en teología: Ojeo en librerías, consulto elencos bibliográficos, escribo recensiones de revistas, pero casi nunca digo “esto es nuevo”, aquí merece la pena detenerse. Pero éste lo ha logrado, es un "fuera de serie".

No conozco personalmente a Pedro Trigo, aunque nos une el origen y la edad, él de Haro (Rioja alta), yo de Orozco (Bizkaia interior), él del 42, yo del 41… Ambos dedicados a temas de Iglesia y Teología.

Había seguido con interés su trayectoria (cf. //es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Trigo), pero nunca había tenido ocasión de detenerme en ninguno de sus libros. Ahora sí, éste me ha impactado desde su primera línea: “No queremos hacer una cristología. No aspiramos a meter a Jesús en un sistema. No cabe en ninguno” (pag. 9).

P. Trigo ingresó de joven en la Compañía de Jesús, y a los 17 años fue enviado a cursar humanidades, filosofía y teología en América Latina (Ecuador), formando parte de una gran generación de “enviados” (entre ellos J. Sobrino, I. Ellacuría y J. L. Caravias) que se encarnaron en su nueva tierra y realizaron/realizan allí su labor de investigación y docencia, que ha contribuido de un modo eficaz al cambio de paradigma eclesial y teológico de los últimos decenios.

P. Trigo ha dirigido y dirige muchos y ha publicado muchas obras de gran valor (sobre todo, en editoriales hispanas como Mensajero y Sal Terrae), mereciendo el respeto y admiración de colegas y especialistas, siendo premiadas, incluso, con el Doctorado Honoris Causa en el Univ. Iberoamericana de México.

Pero ésta es, a mi juicio, la más significativa y valiosa de todas, no sólo por su forma de enfocar e interpretar el tema de Jesús, sino por hacerlo en diálogo con la mejor teología del momento actual, reinterpretando los orígenes cristianos, desde la perspectiva teológica y social de América Latina y desde la búsqueda más honda de las iglesias cristianas, que se identifican, cada vez más, con el retorno a la historia de Jesús (al Jesús de la historia).

Pedro Trigo pertenece a eso que pudiéramos llamar la “escuela del Papa Francisco”, con su amigo y compañero venezolano, el P. Sosa, General de la Compañía de Jesús; y es, en el momento actual, uno de los mejores analistas de la situación política y social de su país de adopción (Venezuela), uno de los pensadores más significativos de América Latina. Cf. como ejemplo: http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/05/27/venezuela-del-totalitarismo-a-la-dictadura-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo.shtml .

>> Sigue...


Lunes, 21 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031