El blog de X. Pikaza

18. 3.18. Si el grano de trigo no muere. Una teología de la Cruz

Dom 5 cuaresma Jn 12, 20-33. Si el grano de trigo no muere, es decir, si el hombre no regala su vida, no la convierte en don para los otros, termina perdiéndose a sí mismo. Este es el mensaje radical de este quinto domingo de Cuaresma: Morir de vida, no de muerte, morir haciendo que otros vivan, es decir, en efusión de amor.

Si el grano de trigo no muere… Se trata de saber morir, morir dando vida, en un plano individual, familiar, eclesial y social. Esa es la Cruz Cristiana.

Teresa de Jesús y Juan de la Cruz han dicho las cosas más hondas sobre el tema: Sólo quien muere dando vida (como el gusanito de seda, como el grano de trigo…) podrá vivir dando vida a los demás. Esa es la verdadera Cruz, que judíos como el pintor Chagall nos han enseñado a descubrir, una cruz que indica la dureza de la vida, el odio y la persecución... y el inmenso amor de Dios que se revela a través de ella.

El grano de trigo muere por muerte natural, dentro del ciclo de la vida... Los hombres, en cambio, muriendo por ley de vida como el trigo y como los vivientes (dejando con su muerte un espacio de vida para los que siguen), pueden morir también por amor (por entrega de vida), en medio de un mundo de maldad que les persigue (precisamente a favor de aquellos mismos que les persiguen).

Pero éste no es un tema puramente individual, sino de Iglesia, que no es un edificio que se alza, se extiende, se impone por su grandeza sobre el mundo,sino un espacio de cruz (incluso arquitectónicamente, con sus dos variantes: Cruz griega y cruz latina).

Un amigo me decía, con algo de humor, que hay dos evangelios:

-- Un evangelio para los “santos” a los que se aplica esto del “grano de trigo…”, es decir, la doctrina que enseñó Jesús a Pedro: Quien quiera seguirme, tome su (mi) cruz...
-- Y otro Evangelio para la Institución Eclesial que, a pesar de lo que dije Jesús a Pedro, sigue empeñándose en triunfar...

Pero, en contra de eso, no se trata de enseñar a morir bien a otros, sino de morir nosotros demos vida, regalando lo que somos, de un modo generoso... pues aquello que no se da se pierde, aquello que no se regala se pudre...

Esto sucede incluso con el dinero. No se trata de guardar con avaricia mil euros o millones... Se trata de aprender a dar, a compartir... En otras palabras, si no sabemos vivir dando vida nos destruimos. Sólo el que pierde la vida la gana.
La reflexión que sigue está tomada de un trabajo que escribí hace el año 1980 para la revista Communio, que por entonces era de Comunión y Liberación. Buen día a todos.
Imágenes. Una cruz hispana... Dos cruces "judías" de Chagall.

Si el grano de trigo no muere, el signo de la Cruz

Texto Jn 12, 20 ss

Si el grano de trigo no cae en tierra y muere,
queda infecundo;
pero si muere, da mucho fruto.
El que se ama a sí mismo se pierde,
y el que se aborrece a sí mismo en este mundo
se guardará para la vida eterna.

Y cuando yo sea elevado sobre la tierra
atraeré a todos hacia mí."
Esto lo decía dando a entender
la muerte de que iba a morir.

La Esfera y la Cruz

En las reflexiones que siguen inteno fijar los elementos fundamentales del signo cristiano de la cruz. Frente a la esfera de la razón que se absolutiza clausurándose en sí misma, la cruz remite al hombre dislocadamente y creadoramente abierto, al hombre que es capaz de dar la vida por los demás.

Recordemos las palabras que Chesterton ha puesto en boca de Satán:

«La esfera es razonable, la cruz irrazonable;
la esfera es necesaria, la cruz arbitraria.
Sobre todo, la esfera constituye unidad en sí misma;
la cruz está primordialmente y sobre todas las cosas en discordia consigo misma» (La esfera y la cruz, cap. I).

Frente a la lógica cerrrada, la necesidad interna y la plenitud autoclausurada de la esfera, perpetuamente idéntica, nosotros, los cristianos, elevamos la señal abierta y aparentemente contradictoria (creadora) de la cruz. Su irrazonable arbitrariedad se nos transforma en lugar de razón superior, su discordia es principio de reconciliación redentora.

La cruz se ha convertido dentro de la historia de los hombres en el signo de la confrontación e interrogación universal (cfr. 1 Cor. 1, 18 ss.). Frente a ella chocan y en relación con ella cobran su sentido los grandes símbolos religiosos de la humanidad, estrella y luna, fuego y agua, lo mismo que los nuevos emblemas de la ciencia, la revolución o el progreso: esfera y llana, hoz y martillo.

En las reflexiones que siguen, al lado de ese nivel de confrontación más universal y más lejano de las religiones y culturas, queremos desarrollar nuestro pensamiento en relación directa con la «theologia crucis» de la tradición protestante, reflejada en la actualidad por hombres como J. Moltmann (El Dios crucificado) y E. Jüngel (Gott als Geheimnis der Welt, Dios como misterio del mundo).

Debido al tono y finalidad del trabajo, este segundo nivel de confrontación se moverá en el plano de los planteamientos generales. Por eso, no entraré en polémica, no ofreceré comparaciones concretas, no analizaré proposiciones de otros pensadores. Baste con indicar que el hilo de mi reflexión está inspirado en las obras referidas y que, por encima de ellas, pretendo fijar con radicalidad el carácter divino (es decir, humano) del signo de la cruz.

Este último objetivo me sitúa en línea de confrontación interna dentro de la misma tradición católica.

¿Puede hablarse de cruz en términos intradivinos?
¿Quién se atreverá a afirmar que el amor del Padre al Hijo y viceversa puede hallarse enmarcado por los signos de la sangre y de la cruz? Intentaremos responder afirmativamente.

De esta forma, este pequeño trabajo acabará siendo lugar de confrontación intra-católica. Todo eso lo hacemos de manera muy velada, sin imponer criterios, sin marcar soluciones. Simplemente quisiéramos ofrecer una posibilidad de comprensión y de vivencia ampliada de) signo de la cruz, allá donde se juntan los caminos del Dios que se autorrealiza y del hombre que se hace.

1. Cruz e historia de Jesús.

La cruz de los cristianos pertenece al campo de los símbolos primordiales que enmarcan el misterio de la vida, ofreciendo incentivos para amar y sufrir, pensar y esperar. Por eso, su sentido no se muestra con razones, se descubre con la vida; su verdad no se estructura en pensamientos, se traduce en un proceso experiencial que transfigura desde dentro la existencia.

Debemos encuadrar la cruz sobre el campo de los grandes signos religiosos de la humanidad, como la estrella de Israel o la media luna del Islam. Para Israel, la estrella de Jacob-David (cfr. Núm. 24,17) enciende la esperanza de la nueva tierra, simboliza la utopía del hombre que concibe su verdad como camino, anuncia la llegada del culmen de la historia. La media luna de los musulmanes significa de manera inmejorable la vivencia de la condición humana como ritmo fatal de vida y muerte, expresión de un destino necesario.

En estos dos últimos casos, el signo religioso –tomado en sí mismo– se sitúa por encima de los hombres, en nivel de inmensidad cósmica: la estrella anuncia el sol (reino) que viene, la media luna alude al misterio de la insondable voluntad de Dios. Mientras tanto, el hombre permanece como fuera de ese misterio, al margen del Dios que le dirige y encamina. Puede darnos la impresión de que esos signos de carácter cósmico han pasado. Nuestra humanidad es más antropocéntrica. Por eso busca imágenes que sean más humanas, que evoquen mejor el esfuerzo de la cultura, el orden nuevo de la ciencia, el proceso de la maduración psicológica ola utopía de la nueva sociedad ya no clasista. Lógicamente, nuestros contemporáneos se sienten más interpelados por los mitos del surgimiento (Prometen, Edipo) o por los signos del trabajo y de la ciencia (esfera, hoz y martillo). Veamos algo más extensamente estos dos últimos.

1. La esfera ofrece un primer sentido cósmico: alude a la plenitud del sol, como perfección cerrada en si misma, absolutamente idéntica, inmutable. Pero, al mismo tiempo, se refiere, puede referirse, a todo lo que el hombre ha suscitado por la ciencia, ligada internamente a las figuras circulares. Constituyendo una especie de expresión cósmica, como supone la física de Aristóteles, el signo de la esfera alude al mismo tiempo al esfuerzo y ala ciencia creadora.

2. Por su parte, la hoz y el martillo simbolizan el sentido del trabajo en su vertiente de cultivo agrícola y de técnica industrial. Lógicamente, son muchos los que piensan que nuestro mundo, superando la «ingenuidad» de los antiguos símbolos religiosos de carácter cósmico, encuentra su sentido en aquel lugar donde se combinan la hoz-martillo del trabajo revolucionario y la esfera de la ciencia que logra clausurarse sobre si misma en expresión de plenitud definitiva.

3. La cruz. Pues bien, frente al doble simbolismo de la ciencia y del trabajo, superando al mismo tiempo los antiguos signos de la luna y de la estrella, los cristianos confesamos que el misterio definitivo de la realidad se ha expresado por la cruz de Jesucristo. En ella distinguimos tres estratos.

a) Para la ciencia, la cruz ( + ) no es más que un signo de adición, señal de suma.
b) Para el hombre religioso, la cruz simboliza desde la antigüedad el poder del sol que se autoexpande (cruz aspada), o la grandeza de un cosmos que se abre hacia los cuatro puntos cardinales.
c) Para los cristianos, sin perder esos aspectos y especialmente el segundo, la cruz alude directamente a la historia y a la muerte de Jesús como expresión de Dios y campo del misterio. De eso hablaremos a continuación.

La cruz siempre es bifronte. Pensamos habernos centrado en su capacidad de referencia histórica y descubrimos con sorpresa su vertiente cósmica. Fijamos su sentido humano y se nos abre su valor divino. Veamos. La cruz expresa desde antiguo una vivencia cósmica: la experiencia de la totalidad del mundo, significada en el equilibrio de los cuatro puntos cardinales, ilimitadamente abiertos hacia el espacio, la experiencia de los cuatro elementos... Lógicamente, Jung ha destacado la cuaternidad como signo de la perfección absoluta.

Pues bien, sin negar esa experiencia, los cristianos confesamos que la cruz es ante todo el signo de la vida y de la muerte de Jesús, el Cristo, como resumen de una historia que se encuentra recogida por el credo: «Fue crucificado, murió ... ». La cruz es el signo de Jesús, es decir, de una vida entregada a favor de los demás, hasta la muerte. La cruz es el amor creador... No es signo del que quiere morir (masoquismo), sino del que quiere dar y da la vida por los demás... naciendo de su propia entrega, en amor (porque Dios es amor pleno)

En un sentido, la cruz es signo de muerte… Pero antes que ser signo de muerte es signo de una vida que se regale y se entrega, a favor de los demás, como trigo que se siembra en la tierra y da mucho fruto.

La cruz es el regalo supremo de la vida… en un contexto de violencia. Allí donde otros le matan, Jesús regala su vida, de forma generosa, siendo capaz de morir por el Reino, es decir, por el bien de los demás.

a. Las religiones de la naturaleza sitúan la muerte dentro del ritmo de la sacralidad cósmica, en el proceso ininterrumpido de nacimiento y corrupción que determina toda la realidad de los vivientes; estrictamente hablando, la muerte carece por sí misma de sentido, por ser parte de un todo más extenso en que se inscribe: la vida divina se realiza de un modo ininterrumpido a través del proceso del eterno retorno en que todo acaba y todo vuelve a ser lo mismo. Evidentemente, en esa concepción, un signo de muerte como es la cruz no puede convertirse en punto de convergencia donde se anuden todas las dimensiones de la experiencia y de la esperanza de los hombres.

b. De un modo distinto, pero estructuralmente semejante han interpretado la muerte en el Oriente (budismo e hinduismo): liberada del proceso de las reencarnaciones (ciclo del eterno retorno), la verdad del hombre puede abrirse hacia lo eterno. La muerte no es más que el intermedio, el momento en que se realiza la ruptura liberadora. Tampoco aquí el signo violento de la muerte en cruz puede volverse centro de sentido salvador para los hombres.

c. Cuando llegamos a Jesús es diferente. Desde su enraizamiento israelita, Jesús ha superado tanto la solución del eterno retorno, como la búsqueda de una liberación interna en el espacio superior de la inmortalidad. A su entender, la muerte constituye el signo abierto de la vida que, acabándose, se ofrece en manos de alguien que quiera (o pueda) recibirla.

La muerte de Jesús no es ninguna teoría… Es signo y consecuencia de su entrega a favor de los demás. Es una protesta contra los poderes de violencia que dominan el mundo, es un gran “desafío” frente a las instituciones de muerte que rigen la tierra.

La muerte no es no es ninguna teoría, ningún sistema… La muerte en cruz es signo de un amor arriesgado, que protesta contra las condiciones de vida que se imponen en el mundo… La muerte en cruz es la expresión de la violencia de aquellos que matan a los inocentes, que crucifican a los que se oponen a su dominio.

Sólo en ese contexto la cruz de un ajusticiado que muere puede convertirse en signo del misterio. Lógicamente, en la visión del reino que Jesús ha proclamado, dentro de la línea de esperanza israelita y a partir de la conflictividad del mundo, la muerte ofrece dos aspectos correlativos:

a) Por un lado, la muerte en cruz es la expresión del máximo pecado de los hombres, que expulsan a los inocentes, que matan a los justos como Jesús. La Cruz es el pecado supremo de la historia de violencia del mundo, el pecado de los sacerdotes de aquel templo de Jerusalén y de los políticos de Roma… Jesús no muere en la cruz por su pecado, sino por el pecado de lo que rigen este mundo con violencia

b) Por otro lado, la Cruz es la expresión de la victoria de Dios (y de los justos) sobre la violencia de los homicidas y asesinos. En la muerte de Jesús en la cruz se expresa el poder del amor de Dios (de Jesús) que es más fuerte que todos los asesinatos de la historia humana. ,
Teniendo esto en cuenta, y a partir de los datos que nos ofrece el evangelio, pensamos que la muerte en cruz de Jesucristo está condicionada por estos cuatro motivos:

a) Su realidad humana. Ley de vida es para todos los humanos el morir y sólo por la muerte pueden acceder al gran misterio del Dios que les transciende.
b) La oposición político-religiosa de Israel y Roma. Por haberse convertido en pregonero y signo de un mensaje que se opone a los intereses de los poderosos del mundo, Jesús ha sido condenado en juicio público; no ha muerto, le han matado.
c) Su propia opción. La cruz no advino al Cristo desde fuera, como en gesto de' sorpresa. En medio de su propia pequeñez y su impotencia, arrastrado por la tragedia de una vida dolorida, Jesús ha mantenido su opción hasta el final; voluntariamente se ha arriesgado, por su misma conducta le han matado.
d) Finalmente, la cruz es signo de fe y señal de la presencia de Dios. Jesús ha sido el representante radical de la fe, interpretada como entrega de la vida en manos del misterio de Dios Padre. El mismo ha declarado que sólo quien mantiene su confianza en la dureza del fracaso, la persecución y el abandono puede ser en realidad creyente. Pues bien, como el primero de los creyentes, porque se ha puesto en las manos de Dios hasta el final, Jesús ha muerto en el Calvario.

Estos elementos determinan el sentido de la cruz de los cristianos. Signo es la cruz de la flaqueza de una existencia que se quiebra y que sólo en el fracaso de si misma puede abrirse hacia el misterio. La propia muerte es cruz y es insensato quien pretenda salirse de sí mismo por hallarla. Pero siendo cruz la misma vida y muerte de los hombres, lo será de una manera más expresa cuando existen personas que esclavizan, oprimen o destruyen. En momentos de conflictividad especial, la cruz está escondida en la exigencia de respuesta fiel de quien ha optado por la verdad a pesar de las dificultades y persecución que ello supone. Finalmente, lugar de cruz será la misma búsqueda extendida hacia el misterio: Dios pide fidelidad y suele responder con el silencio; exige entrega plena y no se manifiesta. Este es en la cruz el nivel definitivo.

Tales son los planos de la cruz de Jesucristo como centro de la historia de su vida. Ha muerto fiel a la tarea de su vocación mesiánica, ajusticiado sobre dos maderos contrapuestos, en gesto de llamada abierta hacia la altura de un Dios a quien invoca entrañablemente como Padre sin haber escuchado sobre el mundo su respuesta. Si todo hubiera terminado ahí, la historia de Jesús no ofrecería más que un viejo modelo de fidelidad humana, ciertamente interesante pero condenado al olvido inexorable de la historia de los hombres.

Esa historia de la cruz recupera su valor de simbolismo religioso universal (centro donde toda realidad se arraiga, foco del misterio), porque el mismo Dios es quien se ofrece y se realiza en ella. Con esto abrimos un nuevo plano de «dualidad en la cruz»: es revelación plena de Dios, es el sentido de la vida para el hombre.

La cruz es signo de un Dios que en Jesucristo asume la pequeñez del hombre, sufriendo en su carne el dolor, la impotencia, la injusticia y muerte de la historia. Si Dios se mantuviera lejos, sin haber sido alcanzado por la tragedia y conflictividad del mundo, todo permanecería eternamente idéntico. Existirían como dos estratos, regulados por dos grandes señales: la esfera, como autocontemplación inmutable, indicaría el ser de Dios; la cruz, como expresión de búsqueda y de lucha, la existencia de los hombres. En una dualidad de ese tipo, resultaría más emocionante y más valioso ser hombre de cruz que llevar con Dios el orden de la esfera. Pues bien, la novedad del cristianismo consiste en haber descubierto y confesado que la cruz, misterio de un amor que se autoentrega, pertenece en primer lugar a Dios y sólo después puede aplicarse a nuestra historia.

Sólo por ser verdad en Dios la cruz será expresión del hombre, en su múltiple sentido de entrega en el amor, poder en la impotencia y vida abierta. Como en algún momento han señalado los viejos textos cristianos, la cruz del Señor Jesús se extiende desde el cielo hasta la tierra, uniendo en dialéctica de mutua implicación la trinidad de Dios y el hacerse de los hombres.

A partir de lo anterior ofrezco unos momentos básicos de la cruz de Jesús para la Iglesia.

1. El Dios de la Esfera, un Dios sin cruz,

es un Dios incapaz de amar, de entregar la vida). Como elementos distintivos del señor de la esfera citaremos la inmutabilidad, la contemplación de sí mismo y la capacidad de imponerse a los otros. Por inmutabilidad se entiende aquella autoidentificación interna por la que Dios supera todo el plano de los cambios, los afectos, las pasiones; lo es todo y por lo tanto nada necesita. Por ser internamente perfecto, Dios se goza en contemplarse: por eso le llamamos autocontemplador absoluto: mirándose descubre su propia perfección y descubriéndola se goza y se complace en ella. Frente a los restantes seres que ha creado, Dios se mostrará como Señor; por eso todos han de venerarle.

En resumen, Dios sería como una esfera que se cierra inexorablemente sobre sí misma, en círculo de perfección, de tal manera que termina apareciendo ante los hombres como un poder que les subyuga y esclaviza. Para un número considerable de nuestros contemporáneos, la cruz, como opresión debe combatirse, se identifica con la misma existencia de un Dios impositivo que nos somete, infantiliza y esclaviza. Pero este Dios de la esfera no es el Dios de Jesús no es el Dios cristiano.

2. El Dios de la Cruz, un Dios que ama (pues crear es aprender a sufrir).

Frente al señor de la esfera presentan los cristianos el signo de la cruz como expresión de una vida en la que Dios se define, en antítesis respecto a lo anterior, como proceso originante de la creación, amor que se expande y gratuidad que se regala, entrando en la misma creación, comprometiéndose con ella.

a) Como proceso creador Dios es origen y sentido de la vida que se gesta de un modo efusivo, es el misterio de emergencia primigenia y tiene, al mismo tiempo, un nombre bien concreto: Es Padre, es decir, Aquel que se compromete en la vida del Hijo que brota de su misma entraña.
b) En segundo lugar, siendo amor que se expande, Dios se introduce en el mismo mundo que él ha creado, viviendo la vida de los hombres. No es un poder que les obliga a responder por la fuerza, sino amor que Vive en la vida de los hombres, encarnándose en Jesús, a quien llamamos Hijo de Dios.
c) Dios aparece finalmente como la misma unión (Comunión) que vincula al Padre con el Hijo: es el regalo del Padre que se ofrece, es la confianza del Hijo que responde; Dios es el Espíritu Santo.

Pues bien, en perspectiva humana, es decir, en este mundo concreto, si Dios es amor (si quiere seguir siendo Dios) tiene que entrar en la cruz de la historia de los hombres, dejándose crucificar por la violencia de los poderosos, para así mostrarse divino: Dios no es divino imponiéndose por encima de la Cruz, sino entrando como amor poderoso en la misma Cruz de la Historia humana.

3. La Cruz pertenece al misterio concreto del Dios de Jesús

¿Por qué hablamos de dolor al hablar de Dios? Por algo muy sencillo: los cristianos confesamos que el misterio de Dios se está expresado (se realiza humanamente) en la historia salvadora… Nosotros afirmamos que Dios se revela en la cruz, es decir, en el amor generoso, que se entrega y regala hasta la muerte.

Porque Dios es amor, y amar es estar dispuesto a sufrir
Porque Dios es Vida y la vida sólo se expresa y despliega por la muerte (es decir, dando la vida)

En esta línea, descubrimos que la cruz pertenece al misterio de Dios, como entrega plena, como amor generoso, como muerte por los demás. No es la Cruz que se impone sobre los demás, no es la cruz masoquista del que quiere sufrir sin más… Es la Cruz del que Camina a Paso de Hombre (como Dice San Juan de la Cruz), la Cruz para liberar a los crucificados (para desclavarlos, como dice J. Sobrino):

4. La cruz es símbolo del Padre que regala su vida,

sale de sí mismo y se autoexpresa en Jesucristo, dándose plenamente en amor (dando así todo lo que es, su “naturaleza” entera, como dice el Credo). El Padre es el principio de vida que se ofrece. No clausura para sí riqueza alguna, no conserva egoístamente nada. Por eso se autoentrega en Jesucristo, revelándose en su amor hasta la muerte… Allí donde Jesús entrega su vida, se deja matar y muriendo expresa su amor pleno, allí se está manifestando Dios Padre.

Por eso, al confesar en frase bíblica que Dios ha ofrecido a su Hijo (Rom. 8,32), estamos afirmando que Dios se da a sí mismo, es el don pleno, originario y total. Más aún, si Dios entrega al Hijo es por el Hijo: le entrega con el fin de que madure plenamente en el amor (para que sea Amor Total) en estas condiciones históricas (precisamente allí donde los hombres le matan).

Los hombres quieren dominar el mundo por la fuerza; Dios crea vida por Jesús, pero no dominando, sino ofreciéndose en amor hasta la muerte. Esto significa que la plenitud de Jesús como Hijo y la redención de los hombres se unen en un mismo gesto de amor y realización, de entrega y de respuesta (cfr. Hebr. 5, 7-10).

5. No existe primero trinidad de Dios

No hay relación de Padre-Hijo, cerrados en sí, sino que el amor primigenio del Padre (el amor trinitario), se realiza en la cruz de Jesucristo: en el gesto de amor absoluto del Padre que da su vida al Hijo y del Hijo que le responde en amor, desde la misma historia humana. No es que la Cruz sea buena, la cruz es mala, es el gran pecado de los hombres… Pero en esa misma cruz (allí donde los hombre cometen el pecado “original” matando a los inocentes), sufriendo con las víctimas, Jesús expresa todo el amor de Dios

Ciertamente, Dios es un misterio que nos desborda… Pero nosotros sólo comprendemos su grandeza descubriendo el amor del Padre que se entrega en manos del Hijo, y el amor del Hijo Jesucristo que responde en amor al Padre amando a los hombres, es decir, entregándose por ellos hasta la cruz… no porque quiere morir, sino porque quiere amar hasta la muerte, dejándose matar por fidelidad al Reino.

Evidentemente, surge la pregunta: ¿pero no sería preferible que las cosas fueran de otra forma? ¿No sería más divino un tipo de amor sencillamente luminoso, sin rupturas y sin luchas, sin salida de sí mismo y sin entrega? En otros términos, ¿no sería preferible un Dios de gracia abierta y no crucificada? ¡De ninguna forma! Es cierto que de Dios sabemos pocas cosas. Si queremos descubrirle no tenemos más remedio que pararnos y contar la vieja historia de Jesús, el Cristo. Pero eso es suficiente.

En la historia de Jesús se expresa y se realiza el mismo ser divino. Pues bien, como centro determinante de Jesús, la cruz constituye el punto de referencia fundamental en la visión de Dios, el lugar donde se expresa, se realiza y se define el misterio del amor de Dios y de los hombres. Por eso, debemos afirmar que el amor, por su misma naturaleza, incluye dentro de sí mismo un rasgo de cruz.

6. No hay amor sin que uno salga de sí mismo,

con el Padre que se entrega absolutamente al Hijo. No hay amor sin el esfuerzo de un respeto y sin la entrega del amado que responde con un signo de gratitud y de confianza (Jesús se ofrece al Padre poniéndose en sus manos). Esto nos remite a la cruz. En ella, corno apertura definitiva del Padre al Hijo y como respuesta total del Hijo al Padre, se realiza el amor como misterio. Sólo de esta forma la cruz puede mostrarnos la verdad de Dios como lugar de entrega y pascua, muerte, gratitud y vida (es el lugar del Espíritu).

Por eso, lo mismo que afirmamos que no hay amor sin cruz y sin ofrenda de si mismo, añadiremos que no hay amor divino, esto es, amor originario sin la pascua, sin transformación de la vieja realidad, sin surgimiento del hombre nuevo. Lo que se entrega en el amor de la cruz no se pierde sino que se realiza en plenitud transfigurada. Por eso, la verdad de la historia de Dios como proceso creador no consiste en la fatalidad de un aniquilamiento sino en la creatividad de una realización original, como historia de amor en la que pueden incluirse todos los humanos (proceso del Espíritu).

7. Dios no ha creado a los hombres con el fin de abandonarlos,

para dejarlos fuera de sí mismo, sino para incluirlos dentro del proceso creador de su propia realización, centrada en el Calvario. Por eso, la cruz no se pierde en la fatalidad de la historia. Desde las contingencias de su forma de realización concreta, la cruz de Jesucristo, como lugar de máxima entrega en el amor, constituye un momento integrante de la realización trinitaria de Dios. Lo que en la historia de Cristo aparece como tiempo del mundo constituye, mirado en su profundidad, un elemento del tiempo primigenio de la propia realización de Dios como donación y encuentro de amor.

Es evidente que en el fondo de estas afirmaciones, ofrecidas aquí de un modo esquemático y quizá desordenado, subyace una visión particular de Dios y de los hombres, de la eternidad y de la historia. Es una visión que, aunque deberíamos exponerla con más detalle, se puede resumir de esta manera: la realización trinitaria (inmanente) de Dios y su expresión histórica (económica) en la cruz de Jesucristo no constituyen dos planos de entidad independiente, unidos sólo a través de una especie de imitación-participación platonicista.

El misterio de Dios como trinidad (verdad original y fundamentante, principio, centro y fin de todas las verdades) se realiza en la misma historia de la vida y de la muerte de Jesús. Por eso, la cruz no es algo que Dios imponga a la fuerza sobre las espaldas de los hombres, reservándose egoístamente una esfera de autoconocimiento beatificante. La cruz constituye el centro de un misterio de amor y realización, de entrega transformadora y muerte resucitante, que pertenece ala entraña misma de Dios. Sólo porque Dios vive la cruz («es» la hondura de la cruz) la ofrece a los hombres como lugar de realización y de misterio, de búsqueda y de encuentro. Lo contrario seria masoquismo.

8. Cruz y experiencia de hombre

Solo porque la cruz es lugar de encuentro, en donación absoluta y absoluta entrega, del Padre con el Hijo en el Espíritu, se puede hablar de su importancia antropológica. Por gracia absoluta de Dios, el hombre se realiza, esto es, adquiere posibilidad de ser y madurar en ámbito de Espíritu. Pues bien, teniendo en cuenta que el Espíritu se define como realidad y hondura del encuentro trinitario y partiendo de las líneas centrales de la pneumatología, podemos hablar de la experiencia cristiana de la cruz en estos tres momentos: creatividad, salvación en la pequeñez, apertura a la utopía.

El signo de la cruz nos abre hacia el misterio de la creatividad, interpretada como posibilidad de realización del hombre en la entrega de su propia vida. Hay un modelo de humanismo egoísta, donde la plenitud personal se determina en función de la capacidad de dominio sobre los hombres y las cosas. En contra de eso, conforme al símbolo cristiano, el hombre sólo es dueño de sí mismo y creador en la medida en que se entrega, convirtiendo su vida en una especie de semilla que se esparce: «si el grano de trigo no muere ... ». Sólo quien pierde su vida ofreciéndola a los otros, la realiza y recupera. Tal es el primer rasgo de la cruz.

1. Ese misterio de creatividad nos sitúa en el centro de la experiencia cristiana. Contra todos los que afirman que ser hombre es poca cosa, contra todos los que opinan que es inútil todo esfuerzo y toda entrega, contra todos los que piensan que no im¬porta más que el conformarse, dejando que las cosas sigan siendo, el signo de la cruz valora y acentúa el sentido de la propia vida como don, es decir, como entrega a favor de los demás. No ha existido en toda la historia de los hombres un gesto más cargado de creatividad, un signo más revolucionariamente poderoso y transformante, que la entrega generosa de Jesús sobre el Calvario, que regala su vida (se regala a sí mismo) por el Reino.

2. Pasamos con esto al segundo sentido de la cruz para los hombres: la salvación en la pequeñez. Los sistemas de este mundo intentan ofrecer la plenitud por los caminos de la fuerza, a través de la grandiosidad de una transformación económica que se impone al dictado de las leyes, por el cálculo de una revolución proletaria o por la nueva dialéctica de las ideas. Pues bien, ante la cruz eso termina en impotencia. Son incapaces de ofrecer verdadera liberación los ideales más excelsos de la tierra, los poderes de los hombres. Desde Cristo sabemos que la plenitud verdadera se alcanza por la gratuidad: si Dios ha redimido a través de la impotencia del Calvario, los hombres solamente redimirán en la impotencia de una entrega no impositiva, gratificante.

3. Al final de todos los discursos… tenemos que volver al principio. La Cruz no es una necesidad teórica, sino aquella forma práctica, concreta, que Jesús ha tenido de amar a Dios amando a los hombres hasta el final… La Cruz no es un “sacrificio” en sentido opresor… (Dios que “hace morir” a su Hijo para así quedar contento, satisfecho…), sino todo lo contrario. La cruz es la afirmación del amor en medio de la violencia de la historia humana, es el signo del perdón y de la esperanza en medio de la lucha por el poder.

9. Jesús “salva” a los hombres en la “pequeñez” de la Cruz.

Evidentemente, no es salvadora la pequeñez en cuanto tal, sino la pequeñez que se entrega, la impotencia que ama, la ignorancia que se ofrece. No es el dictado de los grandes lo que cambia al mundo sino la capacidad de amor de los pequeños. En la cruz cobra sentido el sufrimiento de los pobres marginados de la tierra: la impotencia de los hambrientos y sedientos, la incapacidad de los derrotados y aplastados, humillados y perdidos.

En ellos, si es que aman y se entregan unos a los otros, se revela el principio de transformación de la realidad… En ellos (aunque no amen) se expresa el amor más grande de Dios, que es entrega generosa de vida. La salvación que intentan imponer los poderosos se encuentra podrida en su interior porque transmite el germen de la fuerza. Solo en el gesto radical de amor de un impotente, de alguien que nada quiere defender y todo lo ha ofrecido, se desvela transformante la esperanza de la tierra: La cruz como signo de resurrección.

10. De esa forma la cruz es signo de esperanza.

Todos los ideales de transformación de los poderosos terminan siendo «antiutopías»: destruyen al hombre al encerrarle en las fronteras de una mutación impositiva que impide el riesgo de la libertad, el gozo de la gratuidad, la alegría del juego y de la entrega de la vida. Sólo en el amor se enciende la utopía abierta, aquélla que aparece vinculada a la absoluta apertura de la vida, interpretada como entrega que se plenifica en el misterio trinitaria. Sólo en la cruz de un amor ofrecido a los demás e internamente sacrificado, puede vislumbrarse el camino de la realización plena del hombre.

La utopía a que se alude en la cruz lleva el nombre de resurrección, como posibilidad de vida creadoramente abierta sobre el mundo y de esperanza de transformación escatológica. El ideal de comunión a que se aspira no será resultado de ninguna fuerza impositiva, sino la realidad de aquel misterio que se vislumbra en la cruz, como amor de Dios que se ofrece, se devuelve, se celebra y se disfruta.

11. Un Dios y hombre sin cruz, de hecho, no son Dios ni son hombre

Un Dios sin cruz (como expresión de plenitud ontológica) termina encerrándose en sí mismo, en soledad autosuficiente, o se confunde con la totalidad difusa en la que todos nos perdernos, en un tipo de nuevo panteísmo. Sólo un Dios de la cruz, que sale de sí mismo, penetra en el centro de la finitud, experimenta el abandono de la historia y la transfigura internamente con su amor, puede ofrecer para los hombres campo de realización y de sentido.

Existe un hombre sin cruz en nuestra tierra. Es el hombre de la autosuficiencia moderna, del racionalismo ilustrado, de la creatividad burguesa. Evidentemente, ese hombre ofrece rasgos creadores: ha transformado el aspecto externo de la tierra con la conquista de su ciencia y las posibilidades de su técnica. Pero al final de su camino ha terminado en la opresión de su impotencia. Ha podido cambiarlo todo, pero no ha podido transformarse a sí mismo. Y, además, su triunfo externo ha sido conseguido a costa de una nueva esclavitud de los pequeños; en las cunetas del mundo burgués sigue tirado el aplastado por la enfermedad y la injusticia, el incapaz de triunfar sobre los otros, el solitario o hacinado, el empobrecido y angustiado.

Pues bien, desde la cruz de Jesucristo, es este segundo tipo de hombre el que dispone en realidad de las llaves de la historia. A partir de la cruz, en el sufrimiento de quien aguanta y busca, existe un germen de transformación, como un vislumbre de hombre nuevo, un hombre creador, pero no impositivo, hombre que espera, ama y se entrega por los otros.

11. De la cruz al hombre nuevo

Frente al legalismo de antigua o nueva escuela, la cruz remite al misterio creador de Dios como expresión de amor que se entrega a través de la impotencia de la historia. Legalista es quien pretende transformar las cosas por la fuerza, por medio de un esquema de ordenación sacral de la existencia (Israel) o utilizando estrategias de carácter económico-politico. Evidentemente, el signo de la cruz no significa un anarquismo, entendido como superación de toda norma de convivencia. Pero, más allá de todas las leyes, la cruz evoca el orden de un amor que se autoentrega.

Lo que importa no es destruir un tipo de poder sino transformarlo radicalmente en capacidad creadora de vida, libertad, futuro abierto. Donde se afirma que la cruz es plena libertad puede añadirse que es, al mismo tiempo, máximo poder. Pero se trata del poder de la impotencia, de la donación gratificante, de la muerte convertida en expresión de confianza respecto de Dios y de apertura hacia los otros.

Frente al escapismo de todos los que, del modo que fuere, convierten la experiencia religiosa en opio que les permite olvidar la injusticia y la miseria de la tierra, diremos que la cruz de Jesucristo constituye precisamente la protesta más violenta y poderosa contra toda esa injusticia. No se muere en la cruz por cobardía respecto de otros tipos de transformación (medios económicos, políticos... ).

La cruz como sacrificio no violento del que muere porque busca la transformación de nuestra tierra, de una forma que no sea impositivo, constituye el germen más violento de renovación que pueda darse sobre el mundo. Sólo quien afirme la posibilidad y sentido de una nueva tierra podrá entregar la vida por aquello en lo que sueña.

Frente a todas las restantes mediaciones, que pueden acabar en nueva dictadura, la entrega absolutamente gratuita y radicalmente no impositiva de la cruz nos abre hacia el futuro de la humanidad transfigurada; se trata de Dios mismo, convertido en mediación para los hombres.

Finalmente, frente al masoquismo que interpreta la cruz como deseo de autodestrucción tendremos que recordar la gloria del crucificado. Bastará con aludir a las representaciones protorrománicas en las que, en la línea del evangelio de san Juan, el crucificado aparece como Señor de la gloria. El cristiano nunca busca la cruz como final, sino como camino de transformación en el amor.

12 Cruz divina, creatividad humana.

Según eso, la Cruz que nace de la donación absoluta (Padre) y la absoluta entrega (Hijo) se expresa en el Espíritu como experiencia radical de comunión o vida compartida. Por medio de Jesús, la comunión del amor divino se encarna de manera dolorosa y pascual en nuestra historia, haciendo que hombres y mujeres puedan desplegar su vida en gratuidad y entrega mutua, superando el miedo de la muerte. Jesús viene a mostrarse así como presencia humana de la cruz de Dios y trasformación divina de la cruz humana. Estos son sus rasgos principales:

– La Cruz es misterio de la creatividad. Según el modelo de humanismo egoísta, uno se cree dueño de sí mismo en la medida en que domina a los demás. En contra de eso, por la Cruz, sabemos que el humano sólo es dueño de sí mismo y creador de vida en la medida en que se entrega, como semilla de vida, en favor de los otros: “si el grano de trigo no muere...” (Jn 12, 24). Sólo quien pierde su vida para bien de los demás la encuentra y recupera. Este misterio de creatividad nos sitúa en el centro de la experiencia cristiana. Contra los que afirman que ser hombre o mujer es poca cosa, contra todos los que opinan que es inútil el esfuerzo y la esperanza, el signo de la Cruz destaca el sentido de la vida y de su entrega por los otros. No ha existido en la historia un gesto más cargado de creatividad, más revolucionario y poderoso que la muerte del Calvario.

– La Cruz es salvación en gratuidad. Los sistemas de este mundo prometen plenitud por la violencia, utilizando leyes económicas, sociales, ideológicas o militares. Pues bien, llegando hasta su meta, ellas se muestran impotentes: son incapaces de ofrecer verdadera libertad y comunión humana. Sabemos desde Cristo que la auténtica grandeza no puede conquistarse por la fuerza: si Dios ha redimido a los humanos por la gracia del Calvario, ellos solamente alcanzarán la redención en gratuidad y entrega mutua. Dios ha elegido lo pequeño de este mundo como base y principio de su acción transformadora (Lc 1, 46-55); pero lo que salva no es la pequeñez en cuanto a tal, sino en cuanto expresión de entrega de la vida. En la Cruz cobra sentido el sufrimiento de los pobres marginados de la tierra: la impotencia de los oprimidos, el desprecio de los humillados y ofendidos. Los que intentan imponerse por la fuerza no consiguen alcanzar su salvación; sólo la alcanzan los que aman, transformando así la Cruz en pascua.

– La Cruz es signo de utopía. Los ideales de construcción por el poder destruyen: encierran al humano en las fronteras de una lucha sin fin, impidiéndole asumir el gozo y alegría de la entrega de la vida. Sólo en el amor se enciende la utopía limpia, vinculada a la apertura de la vida, convertida en don de sí, gozo de entrega y esperanza. Sólo en la Cruz de un amor ofrecido a los demás (dado por ellos, para ellos) puede alcanzarse la verdad del ser humano. La utopía que está al fondo de la Cruz lleva el nombre de pascua: posibilidad de vida que triunfa de la muerte, suscitando comunión de entrega mutua. Un Dios sin Cruz (plenitud ontológica) se acaba enclaustrando en sí mismo, en soledad autosuficiente, o se presenta como totalidad difusa en la que todos nos perdemos, en un tipo de nuevo panteísmo. Sólo un Dios de Cruz, que sale de sí mismo, asume el riesgo de la finitud y experimenta el abandono de la historia, puede triunfar de la muerte, ofreciendo a los humanos plenitud y sentido.

– La Cruz es gozo en el dolor. Ciertamente, mirada desde el mundo, ella es dolor, angustia de muerte y rechazo, como hemos visto previamente. Pero, a través de ese dolor, puede expresarse y se expresa un gozo más profundo, que no es masoquismo (sufrir por sufrir) sino deseo de placer, vida compartida, encuentro enamorado. Jesús no ha querido sufrir sino vivir: compartir pan y palabra, casa y amor, con sus amigos, con todos los humanos. No ha deseado padecer sino gozar con fuerza. Precisamente por amor al gozo más alto, por no quedar cerrado en los pequeños placeres de un mundo donde cada uno tiende a ser a costa de los otros, para abrir a los humanos la utopía de un gozo pleno, se ha entregado Jesús al servicio del reino. Le han matado por eso, pero su deseo de gozo universal, ha triunfado de la muerte, se ha expresado como pascua que empieza en este mundo (Iglesia) y culmina en el futuro de resurrección final, como sabe Mc 10, 28-30.

13. Conclusión

Existe un humano sin Cruz en nuestra tierra, alguien que brota de la autosuficiencia y mentira de aquellos que son (quieren ser) a costa de los otros, de tal forma que puede conquistar todas las cosas, pero al fin acaba siendo un siervo de su propia impotencia y de su muerte, en violencia infinita. Puede cambiar mucho, pero resulta incapaz de cambiarse a sí mismo, de vivir en gratuidad esperanzada, en donación gozosa y encuentro enamorado.

El triunfo externo de esta humanidad sin Cruz se edifica sobre la esclavitud de los pequeños: en las márgenes del mundo siguen expulsados aquellos a quienes ofreció su vida y esperanza el Cristo. Teniendo esto en cuenta concluimos nuestra reflexión con unas breves contraposiciones:

– Frente al legalismo de antigua o nueva escuela, la Cruz abre a la gracia de Dios que se entrega a sí mismo en amor por los humanos. Legalista es quien pretende transformar las cosas por la fuerza, con esquemas de ordenación sacral (Israel) o estrategias de carácter económico y militar (Roma). Evidentemente, el signo de la Cruz no niega los valores de este mundo, sino que los redime: por eso eleva, por encima de todas las leyes, un cielo más alto de amor que se expande por la entrega mutua de la vida. La Cruz es libertad para el amor, que así se vuelve autoridad suprema: poder de la impotencia, donación enriquecedora, muerte que da vida.

– Frente al escapismo de quienes convierten la experiencia religiosa en "opio del pueblo", la Cruz de Jesucristo eleva su protesta poderosa contra toda injusticia de la tierra. No muere Jesús en la Cruz por cobardía ante la historia y sus diversas exigencias (económica, política...), sino porque ha querido encender de un modo intenso el fuego de la vida (del amor que es plena gracia) en esta tierra. Sólo quien afirme la posibilidad y sentido de la nueva tierra podrá entregar su vida por ella. Frente a todas las restantes formas de actuar, que pueden volverse dictadura, la entrega de la cruz nos abre hacia el futuro de la humanidad pascual de un Dios que se hace amor para los humanos.

– Frente al masoquismo que entiende la Cruz como deseo de autodestrucción debemos resaltar la gloria del crucificado: gloria y gracia del amor que triunfa sobre el odio, de la esperanza que vence al miedo. Esta es la gloria de un Dios que funda nuestra vida en su entrega de amor, haciéndose él mismo donación de vida en Cristo. Así lo muestran, por ejemplo, las representaciones proto-románicas donde el crucificado aparece como Señor de gloria. El cristianismo nunca busca la Cruz como final sino como lugar de transformación en el amor.

((Dejo para otra ocasión el estudio más concreto de la Cruz de las víctimas, en la historia actual de los hombres))

Y con esto podemos concluir. Como católicos, hombres universales, valoramos todos los grandes signos religiosos. Valoramos la estrella de Israel y su misterio de esperanza. Saludamos a la media luna del Islam como signo de la ley inexorable e inefable de la vida. Nos fascina el misterio de la esfera, rostro de la eternidad de un Dios de mudo silencio majestuoso y signo de un mundo perfectamente clausurado por la ciencia. También sentimos cerca la hoz y el martillo, como expresión del esfuerzo creador del hombre sobre el mundo. Pero, más allá de todos esos signos, ubicándonos en el corazón de la experiencia de Jesús, hemos descubierto la cruz como señal suprema del misterio en nuestra vida.

Es la cruz un signo donde todas las líneas se entrecruzan. Signo de Dios como amor que se realiza en el encuentro, la entrega y la respuesta; y signo de la historia de los hombres que progresan a través de la creatividad sacrificada de la propia vida y de la entrega de los pobres. Es signo de la plenitud del cosmos, como totalidad abierta hacia los cuatro puntos cardinales; pero sobre todo, es signo de la historia que avanza, lentamente, a través del misterio del fracaso y de la muerte, hacia la irrupción inesperadamente esperada y sorprendentemente nueva de la gloria de Jesús crucificado.

En el centro de todos los caminos que se encuentran, la cruz es signo radical de los cristianos: en ella se refleja el sentido de la vida, de la entrega, del amor y de la gloria de Jesús el Cristo; en ella se refleja el don del Padre que, haciendo que el Hijo sea, le sostiene y le recibe de una forma transformante en el Calvario. Como expresión de amor trinitaria, lugar donde culmina el encuentro Padre-Hijo, la cruz acaba siendo el signo privilegiado del Espíritu. Dentro de la historia de los hombres, la cruz empieza a ser aquel lugar primigenio del amor y de la realización del Dios trinitario que ha querido hacer de su proceso de realización interna lugar donde se centran, se fundamentan y culminan los caminos de la búsqueda, el fracaso y la esperanza de los hombres


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:57

    - Las tentaciones de JESÚS, representa, que cada ser, tiene sus tentaciones.....hay tentaciones de muchos tipos.-
    Unas son insignificantes, son tonterias, otras son más importantes , y cada ser tiene sus pruebas, según DIOS disponga por causa que nosotros desconocemos, - DIOS NO ES INJUSTO - injustos son los seres humanos y sus injusticias.-






  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:53


    - y LOS DEMÁS son engaños.- Y engaños grandes, porque estas personas ( los homosexuales ) estan engañadas en espiritu que no es cualquier cosa.-
    - Ellos dicen que nacieron con cuerpo de hombre, pero que se sienten mujeres, o mujeres que se sienten hombres.....
    ¿......? Por qué ? Esto es por algo, - y no mejoran , si ellos se siguen engañando.-

    Hay enfermedades físicas que se ven , y hay enfermedades espirituales, que tambien se ven, pero no se aceptan, porque les es dificil para estas personas admitir esto, ya que no lo comprenden .-

    Creo que ellos tienen sus sentimientos de amor verdaderos..? Por supuesto, - pero si se cambian el cuerpo para ser lo que no son, sus genes no los pueden cambiar, - porque aunque les sea duro, es su prueba, su reto.Vencer el reto, no es perjudicarse más.-

    - Las tentaciones de JESÚS, representa, que cada ser, tiene sus tentaciones.....hay tentaciones de muchos tipos.-
    Unas son insignificantes...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:44


    En el antiguo testamento se habla de moralidad, y en el nuevo testamento, se habla de moralidad.- Porque es muy importante la moralidad.- la MORAL, educar en buena MORAL.- Y esto no de ser antiguo, es de vivir en verdad y sin engaños.-

    - Con HYAHVEH, se dan unos MANDAMIENTOS principales, muy importantes, que hay que aprender a DISTINGUIR, del machismo del hombre, o del egoismo del hombre.- Porque hay muchos tipos de situaciones tanto para el hombre como para la mujer.- Y tanto el hombre como la mujer, deben colaborar en llevar la vida dignamente.-

    - Para HYAHVEH, las relaciones homosexuales son impuras e inmorales.- Y la pareja es hombre y mujer.- lo demás es degradante.-

    - Para Jesús- las relaciones matrimoniales son hombre y mujer, y asi fueron desde el principio, y asi deben ser.- Porque un PADRE ES UN PADRE, Y UNA MADRE UNA MADRE.- y LOS PADRES Y LAS MADRES DEBEN EDUCAR CON BUENA MORAL a sus hijos y a sus hijas.-

    - y LO...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:34


    porque hay ricos sinverguenzas, normales de dineros sinverguenzas y pobres sinverguenzas.- Delincuentes los hay de todo tipo.-

    - Normales de voluntad, no tienen nada que ver con normales de dineros, cuando digo normales.-

    - Jesús era AMIGO de los pobres, que no tiene nada que ver con ser pecador, o muy pecador, o gran pecador.- Y tambien tenia amigos ricos.-


  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:29

    Con este Jesús, me he llevado bien siempre eh ! - Con la PALABRA que se considera JUSTA, jamás le he llevado la contraria, porque el BIEN pues es BIEN.- El BIEN no es injusto.-

    - Hablando con Jesús, siempre antes me lleve bien, solo cuando me hinche de comulgar y coincidio el rito de los arcangeles.......vi y escuche todo lo que os puse.- Y los arcangeles parecen más demonios que ángeles.- Asi que ya no me fio , por decir algo, de los - arcangeles-,- y de las comuniones pues tampoco.- solo se pueden fiar las personas de de los angeles buenos, justos, honrados, y esas son las personas de buena voluntad.-

    Jesús no es santo, pero puede ser HONRADO, y la verdad, JESUS, interesa más HONRADO, porque es siendo HONRADO, como aplica JUSTICIA JUSTA, y manda a los delincuentes de todo tipo, ricos , normales, pobres a donde se merezcan.- y ESTO LO DICE LA ESCRITURA.-

    - Nota a ricos , normales y pobre, me refiero de - dineros, porque hay ricos sinvergue...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:11

    , salen dañinos de manada, como los animales, y eso no es progresar. Esto porque ha sido causado.....? Por mala educación, malos hábitos, y una libertad, que no era libertad.- Porque libertad de violadores......es libertad de delincuentes.......y eso no es libertad, ya que estos - dañinos- causan daño a la sociedad.

    - El Jesús de la cruz, representa, LA INJUSTICIA- El inocente abandonado, - Y Jesús , en fraternidad, dijo, que el estaba en - todos- Y QUE cuando después JUZGARA, a cada uno le diria de qué pecó- Y es cuando dice en los evangelios, porque estube enfermo.......porque os necesite.......porque me dejasteis en el paro.....esto del paro no lo dicen los evangelios, pero vale tambien porque todo ser que desee trabajar tiene el derecho de tener un trabajo DIGNO, y trabajo digno, es sueldo lo bastante bueno como para vivir , mantenerse, y mantener a la familia.- Y Jesús en todas estas INJUSTICIAS , CONDENA, no es buenista con los injustos.


  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 20:01


    Por supuesto, no deseo que a ningunos niños - niñas , les pase nada, ni de ricos, ni de pobres, pero hay que mejorar la JUSTICIA, porque cuando se causa gran daño, ninguna Ley, puede quitar el daño, que el delincuente ha hecho, y los que hacen justicia tampoco, pero por lo menos, castigar, condenar, a los grandes dañinos.-

    Los ricos, y gobernantes, tienen escoltas, para salvaguardar su integridad.- Ellos son muy importantes.- Pues más importantes son los niños y las niñas, y los inocentes.- Asi que más guarda espaldas tendrian que tener ellos, y como no hay - dineros- para tanto, pues hay que mejorar LA JUSTICIA, y más puestos de policias , guardias civiles, funcionarios, y demás puestos de todo tipo de trabajo HONRADO.-

    Y EDUCAR con más HONRADEZ, que se ha educado tanto en una - libertad engañosa libertina- que no era libertad, porque SIN RESPETOS, Y BUENA MORAL, NO HAY LIBERTAD, SINO LIBERTINAJE.- Y LUEGO en vez de jovenes honrados, salen dañinos de m...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 19:50


    - Revisable es normal, si se hubiese cometido injusticia- que entonces, ni tendria que estar en prisión, pero demostrado que el delincuente es el causante del gran daño, ¿ revisable ? - Y eso que es los que piensan asi, que se creen buenas personas.....este buenismo no es de buenas personas, es engaño por los intereses que sean.-

    - hace unas semanas , salio en el periódico, un violador, que habia violado a más de cuarenta mujeres, salio de la carcel y violo a otra.......parece cachondeo eh! pero de cachondeo no tiene nada, ni de bueno tampoco.-

    - A los hombres que no son homosexuales, les gustaria que se la metieran por el culo , uno de estos.....? Pues a las mujeres, tampoco les gusta que las violen.- Y los que sean como los cromañones, pues hay que tratarlo como a animales dañinos.- Porque - estos hombres- no dignifican para nada al hombre- y los hombres que se consideran- DECENTES-PUES DEBEN DE LUCHAR CONTRA TODO TIPO DE INJUSTICIAS.


  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 19:41


    Decis que seguis las enseñanzas de JESUS, ¿ es verdad ? o solo las enseñanzas que interesan ( por supuesto mirando la escritura de honradez, no de engaño )-

    Jesús por ejemplo, CONDENA, a quien hace daño a los niños,y niñas y hasta dice que más le valian a quienes les han hecho daño no haber existido.- Esto esta en la escritura.-

    - Vosotros decis que seguis sus enseñanzas, pero......decis - que los que cometen crimen y grandes daños, - decis - y teneis en la justicia, y con muchos apoyando- prisión permanente -rebisable, ¿ revisable para qué ? para que sigan haciendo daño ? y si cuando se suelta a uno de estos que hacen daño, las consecuencias calleran sobre todos los que estan inplicados en esa libertad de delincuentes, seria entonces tan revisable . Creo que no.- Y si ese daño a niños o niñas se cometiera contra los hijos de los gobernantes, o muy ricos......seria tan revisable ? creo que la cosa variaría, porque entonces seria diferente.-

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:55


    ¡¿ a DIOS LE IMPORTAN LOS SERES HUMANOS ? Y los seres humanos, hacen ALGO, para ayudar a DIOS, a que todos tengan VIDA DIGNA ?

    - Hay ricos y pobres.......porque cuando los gobernantes ricos.......no se ponen toda la población a UNO, para defender sus derechos, ?.......son muchos más que todos los ricos, y que todos los politicos, y si de verdad lo intentaran y DEFENDIERAN........los paises prosperarían, porque el pueblo pone en el gobierno, y el pueblo quita, y puede quitar cuando quiera, pero esto, mirandolo en HONRADEZ, porque dividir sociedades no esta bien, y no esta en el camino del bien, con lo cual, con esos NO ESTOY DE ACUERDO.- no estoy de acuerdo en nada con los independentistas.-

    Y cuando se tienen REYES HONRADOS, o presidentes, honrados, unos u otros, hay que DEFENDER a a los REYES HONRADOS, o a los presidentes honrados, no perjudicarlos, por otras conveniencias engañosas.

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:50

    porque desde que la historia , es historia, los que mejor han vivido son los ricos ladrones, pederastas, rastreros, rastreros, fraudulentos, etc.........Y eso no dignifica mucho a - UN DIOS- que protege a las personas.-

    ¿ De que le sirve a un pobre, adorar a un - dios- que ayuda más a los ricos, fraudulentos , embusteros, violadores, etc, que a los pobres, honrados, etc ........? DE NADA.

    - Asi que el - dios- que desee ser adorado, que PROTEJA DE VERDAD A LOS POBRES Y NORMALES, Y LOS LLEVE POR EL CAMINO DEL BIEN, QUE SI NO , NO INTERESA NADA.- Aunque haga portentos.- Porque en este planeta hasta ahora , los que han vivido la vida bien, son casi todos , (y digo casi, porque hay personas decentes tambien), Pues como decia, hasta ahora han vivido bien los- sinverguenzas.- por eso esta el mundo como esta.

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:46

    Crey que seria unas semanilllas, y jamás pensé que serian años, pero muchas veces, aunque me enfado , y le digo, no me hables que estoy enfada eh ! - Después me digo, sigo pensando, que a un DIOS SANTO, JUSTO Y HONRADO, SIEMPRE LE QUERRIA AYUDAR.- Porque yo sirvo a este DIOS.-

    Antiguamente, creyeron en HYAHVEH, porque hacia - portentos- y AYUDABA A LOS POBRES Y NECESITADOS - ¿ VERDAD ?- Pues ultimamente, si ese HYAHVEH, es de verdad tan maravilloso, que se haga notar, DEFENDIENDO, A LOS INOCENTES, A LOS POBRES, A LOS HONRADOS, DEFENDIENDO LA HONRADEZ DE LAS PERSONAS, LOS MANDAMIENTOS EN LAS SOCIEDADES, Y TODO LO BUENO, Y ENTONCES, SERA - DIGNO - DE SER - ADMIRADO, que dejando a los normales, y pobres, más pobres, ningún - ESPIRITU- es digno de ser adorado, ni tomado por DIOS, porque desde que la historia , es historia, los que mejor han vivido son los ricos ladrones, pederastas, rastreros, rastreros, fraudulentos, etc.........Y eso no dignifica mucho a - UN DIOS- que pro...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:40


    El otro dia, me dijo mi hijo y mi hija, mama por favor, llega a los noventa como mínimo, - porque estaba algo pachucha, y yo me dije, - DIOS SANTO DEL AMOR HERMOSO- a los noventa dicen.- Y les dije para hacerlos felices, y además si hace falta se lo pido a DIOS SANTO, JUSTO Y HONRADO.- No os preocupeis que voy a llegar a los noventa.

    - No es cualquier cosa esto eh? porque vosotros no os habeis visto en esta experiencia, desde el mas alto de alcurnia, hasta el más pobre.-

    Y la verdad, es que en muchas cosas, NO ENTIENDO ESTO.- Solo sé que un dia yo estaba muy tranquila en mi casa, y escuche una voz que me dijo- SOY DIOS, QUIERES AYUDARME ? Y YO DIJE EN QUÉ ? - QUISIERA QUE DIJERAS TODO LO QUE TE DIGO.- Y YO CONTESTE, POR SUPUESTO, SI YO QUIERO A DIOS, COMO LE VOY A DECIR, QUE NO AYUDO.-
    Crey que seria unas semanilllas, y jamás pensé que serian años, pero muchas veces, aunque me enfado , y le digo, no me hables que estoy enfada eh ! - Después me ...

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:34


    Ningún ser , tiene la verdad completa,.......además depende de que situación o experiencia, podemos decir, en esto estoy de acuerdo, y en esto no, ya se sea de izquierdas, de derechas, del centro.......y de los nuevos inventos.

    -PERO EN HONRADEZ, si todos miran este camino, que es el MEJOR, todo mejoraria, y habria progreso, para ricos, para pobres, y para muchos.- en HONRADEZ.-

    - DIJO satanas, que todo el que se inclinara ante el , seria - rico-, tendria muchisimo- pero , de que le sirve al hombre ser tan rico, si se destruye su alma, o su alma se queda esclavo del pecado ? no le sirve de nada.

    - Y sinceramente, tambien se puede ser rico, y muy rico, siendo HONRADO.- Y hasta más que con satanas, además se tendria la GRAN SATISFACCION DE HABER HECHO - FELICES- A MUCHAS PERSONAS-, porque no es lo mismo hacer el bien , que hacer el mal.-

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:29


    A quien quereis adorar, a un espiritu, que se parezca a los politicos, que prometen mucho, y solo miran por ellos, o a un - DIOS- que quiere que haya verdadera justicia, verdaderavida digna, y vida en HONRADEZ ?.-

    - El nombre del HYAHVEH- es para mí precioso, pero si este era como los politicos, que ponen normas, pero el es lo contrario, - DE NADA SIRVE-. Porque un espiritu que lo más importante para el, es que lo - adoren- NO MIRA MUCHO POR LOS DEMAS, y eso no sirve a los pueblos.-

    - A los pueblos les sirve, les AYUDA, un ESPIRITU, EN VERDAD, que AYUDE a TODOS a TODAS las personas de buena voluntad, aunque tengan sus picadillos, que es normal, en esta vida, pues se esta aprendiendo, se van teniendo tentaciones, - todos - todas, tenemos tentaciones que tenemos que SUPERAR.- La vida de Jesús, es la vida del cada uno, del cada una, - se tienen aciertos, y se tienen errores, pero es el cada dia.

  • Comentario por INVAESJH 17.03.18 | 14:23


    Esa expresión del grano de trigo no vale para las personas, es otra mentira de - satanas- y asi sigue engañando a los bobos de muchos tipos, aunque sean catedraticos, y tengan muchos estudios y carreras.- Tristemente, esto lo han creido muchos, espero, que lo MEDITEN, y comprendan , que es otra frase de engaña bobos.-

Viernes, 20 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30