El blog de X. Pikaza

Un año después: Francisco, Alegría del Evangelio (EG)

Hoy hace un año (13.3.13) los cardenales de Roma eligieron como Papa al Cardenal Jorge María Bergoglio, que tomó el nombre de Francisco.

Es tiempo para recordar y alegrarnos por su nombramiento, por su primer año de Papa, por su gran alegría, por su decisión de cambiar tradiciones muertas, y así quiero hacerlo en este blog.

Y lo haré de un modo especial esta tarde, conversando con miembros de las comunidades cristianas del Barrio de Buenos Aires de Salamanca, y de los pueblos de la margen izquierda del Tormes (Florida de Liébana y Pino de Tormes), por invitación de su párroco y amigo Emiliano Tapia, a quien todos conocen en la iglesia y sociedad de Salamanca, por su compromiso social y cristiano.

Hablaré, hablaremos, precisamente de (con) La alegría del Evangelio, evocando y recreando la exhortación apostólica de Francisco, Evangelii Gaudium, con sus temas principales.

Estaremos junto, bajo la iglesia antigua, cerca del cauce del Tormes tranquilo, catequistas, agentes de pastoral, cristianos, amigos, hombres y mujeres de pueblo, entre los que estará Maximino Cerezo (Mino), el mayor de los pintores de la teología de la liberación, de la teología popular de América Latina.

No invito en general a todos los lectores de mi blog porque Pino de Tormes (imagen siguiente)queda algo a trasmano y porque no cabrían todos en el salón parroquial. Se trata además de una jornada de estudio y convivencia de las tres parroquias citadas, como reza el cartel de invitación.

Algunos motivos de la exhortación

Hablaré (hablaremos) de la exhortación a La alegría del evangelio, gente de pueblo, de un barrio marginal-marginal de Salamanca, de unos pueblos otrora abundantes de mieses, ahora a “trasmano” de la gran corriente de la globalización, para escuchar la voz del Papa, para sintonizar con el evangelio.

Quizá otra vez presente el contenido general de mi charla, con los retos que plantea el Papa Francisco, recreando y “elevando” las conclusiones del Sínodo del 2012 sobre la Nueva Evangelización. Hoy sólo ofrezco un esquema de tipo general:

1. La EG (Evangelii Gaudium) es una Exhortación Postsinodal, pero el Papa Francisco le ha dado un giro nuevo, quitando gran parte de las referencias “sinodales”… y retomando algunos elementos básicos de la exhortación postsinodal de Pablo VI, titulada Evangelii Nuntiandi, EN, hace 38 años (1976). La EN empezó teniendo un eco inmenso en el conjunto de las iglesias, especialmente en América Latina, con la Teología de la Liberación, pero su voz quedó luego en gran parte acallada con el desarrollo posterior de la Iglesia, a partir de Juan Pablo II. Esperamos que la EG, que retoma el hilo de le EN, tenga mejor andadura, un influjo mayor y más duradero.

2. El mismo Papa Francisco reconoce y presenta con toda honradez las tres “fuentes” de su documento, en num 16:

(a) Acepté con gusto el pedido de los Padres sinodales de redactar esta Exhortación. Al hacerlo, recojo la riqueza de los trabajos del Sínodo. ((El texto de la EG recoge algunos elementos del sínodo, pero no se centra en ellos, y a veces les da un sentido distinto)).

(b) También he consultado a diversas personas (no estoy capacitado para indicar las personas a las que ha consultado, como él mismo dice; pero es claro que su visión eclesial y su teología dependen de un tipo de Iglesia... en la línea del documento de la Conferencia del CELAM de Aparecida, 2007).

(c) y procuro además expresar las preocupaciones que me mueven en este momento concreto de la obra evangelizadora de la Iglesia (Es clara la aportación personal del Papa Francisco, su visión social, su teología… Claro es su estilo directo, más influido por la literatura que por la teología. Benedicto XVI quiso ser y fue un papa teólogo. Francisco viene más de la literatura, y se nota bien, por la forma en que escribe, por las imágenes que utiliza).

(3) Hay un desfase creador entre las cuestiones que Francisco quiere desarrollar que son siete, como indicaré a continuación, y los capítulos concretos del texto, que son cinco.

Las cuestiones son siete, como dice en num. 16:

1. La reforma de la Iglesia en salida misionera

((Francisco quiere que la iglesia salga de su recinto amurallado, de tentación de fortaleza defensiva… Quiere que salgamos de la seguridad de un culto cerrado en sí mismo, de una moral absoluta, de un orden inmutable. Nos quiere hacer “callejeros” de la fe, como él mismo dice de los jóvenes)).

2. Las tentaciones de los agentes pastorales

((Más que los “sacerdotes” (obispos y presbíteros) le importan todos los agentes pastorales, que son el fondo todos los bautizados. En esa línea dice, quizá en el número más hermoso de la exhortación que “yo (tú) soy, somos, una misión, cada uno de nosotros (num 273). En esa línea se sitúan los números dedicados a las mujeres (103-104) donde afirman que los ministerios ordenados son un simple medio, que la dignidad y grandeza de la vida cristiana pertenece a los bautizados. Retomar esos números y recrearlos desde la dinámica de la exhortación nos ofrecería un rostro totalmente distinto de Iglesia… una iglesia que hemos convertido en museo (num 95), una iglesia donde muchos obispos-presbíteros parecen “generales derrotados” (num 96)… que se gozan de serlo, en vez de volverse agentes de creación evangélica.

3. La Iglesia entendida como la totalidad del Pueblo de Dios que evangeliza

((A Francisco le gusta sobre todo la visión de la iglesia entendida como “pueblo”, retomando la mejor inspiración de la Lumen Gentium del Vaticano II. Francisco quiere una iglesia-pueblo, iglesia del pueblo, creadora de una cultura de cercanía humana, de libertad generosa… Quiere una iglesia callejera, pero de calle donde pasan las ovejas, donde se juntan los vecinos… no de calle de casas cerradas, protegidas. Francisco quiere que dejemos de guardar tumbas, que dejemos de ser momias, que seamos capaces de crear nuevos relatos para la nueva ciudad del pueblo de los hombres que ha querido fundar Jesucristo).

4. La homilía y su preparación.

((Resulta muy significativo el interés que Francisco tiene por la homilía, es decir, por la palabra cercana de los ministros y del pueblo en la celebración. Le interesa menos la “gran teología”, que tanto preocupaba a Benedicto XVI, cosa de eruditos… Ciertamente, le importa en buen hacer de los teólogos, con sus diversas visiones del evangelio… Pero lo que más le interesa es la “homilía”, la palabra directa para el pueblo y con el pueblo. A su juicio, la homilía no es un espectáculo, ni una lección teórica, sino una conversación, un diálogo cercano desde el evangelio. De esa forma se eleva en contra de una iglesia esquizofrénica que ha prohibido teologías… pero ha abandonado la homilía que es la que crea iglesia, la que une a los cristianos)).

5. La inclusión social de los pobres.

((Francisco tiene una clara y fuerte conciencia social, que es capaz de dialogar con la economía y la política, pero que brota de la raíz del evangelio y de la vida concreta de los hombres y mujeres que viven marginados, aplastados, sin medios de vida suficientes, en medio de una sociedad opulenta. En ese contexto ha ofrecido algunos de sus símbolos y análisis más impresionantes. Recojo simplemente algunas de sus palabras:

‒ no a la cultura del descarte
‒ no a una teoría del derrame
‒ no al fetichismo del dinero
‒ no a la inequidad… que engendra violencia y después condena a los violentos que nacen de ella
‒ no a los que culpan a los pobres de ser pobres….
‒ no a la falsa teoría de la buena-mano del mercado)).

6. La paz y el diálogo social.

((Francisco interpreta la paz como don… y como resultado de un diálogo en el que todos intervienen… y en el que tienen primacía los más pobres:

‒ En ese contexto de diálogo pone de relieve la sabiduría del pueblo, más que las elaboraciones de la gran filosofía (que tanto gustaban a Benedicto XVI
‒ El diálogo exige la conversión de las parroquias (comunidad de comunidades), de los obispados (cuya función parece no ver clara, pues tienen a convertirse en aduanas u oficinas de buenos administradores, de muchos papeles, pero de poco cristianismo).
‒Francisco está convencido de la necesidad de buenos empresarios, al servicio del bien común, y de buenos políticos… No demoniza la empresa ni la política, para bien de todos. Pero condena un tipo de política y empresa que destruye a los pobres)

7 Las motivaciones espirituales para la tarea misionera.

(Quizá lo que más me ha impactado en este ampo es el deseo de volver al nivel “artesanal”, es decir, al nivel concreto de la vida hecha mano a mano, cuerpo a cuerpo:

“Tenemos que recordar siempre que somos peregrinos, y peregrinamos juntos. Para eso, hay que confiar el corazón al compañero de camino sin recelos, sin desconfianzas, y mirar ante todo lo que buscamos: la paz en el rostro del único Dios. Confiarse al otro es algo artesanal, la paz es artesanal. Jesús nos dijo: «¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9). En este empeño, también entre nosotros, se cumple la antigua profecía: «De sus espadas forjarán arados» (Is 2,4)” (EG 244).

Para otro momento dejo el tema de las motivaciones espirituales concretas… y el desarrollo posterior del texto, que consta de cinco capítulos (misión, crisis, anuncio, dimensión social, espiritualidad). No sé si Francisco se ha “despistado” o su despiste es un buen modo de decirnos que los siete propósitos se centran en cinco temas.

Cinco elementos de la misión (num 24)

Debería terminar aquí mi exposición, pero no puede acabar sin poner de relieve las cinco palabras clave del programa de Francisco. Gran parte de nosotros, que venimos de la EN, hemos puesto siempre de relieve tres palabras: Anuncio, compromiso social y celebración. Francisco añade dos y pone cinco, que están marcando la vida de la iglesia:

1. Primerear, tomar la iniciativa. Jesús ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, la Iglesia sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos.

2. Involucrarse. Jesús lavó los pies a sus discípulos. El Señor se involucra e involucra a los suyos, poniéndose de rodillas ante los demás para lavarlos La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, así tiene que «oler a oveja».

3. Acompañar. La Iglesia debe acompañar a la humanidad en todos sus procesos, por más duros y prolongados que sean. Sabe de esperas largas y de aguante apostólico.

4. Fructificar. La comunidad evangelizadora siempre está atenta a los frutos, porque el Señor la quiere fecunda. Cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña.

5. Festejar. Por último, la comunidad evangelizadora gozosa siempre sabe «festejar». Celebra y festeja cada pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización. La evangelización gozosa se vuelve belleza en la liturgia en medio de la exigencia diaria de extender el bien.

Conclusión. Buen día a todos por hoy

‒ Yo voy a celebrar y disfrutar esta tarde, en el aniversario del Papa, con Emiliano Tapia (párroco), con Maximino Cerezo (artista y amigo)… y con otros muchos compañeros de las parroquias de Buenos Aires, de Florida y Pino de Tormes, recordando al Papa Francisco.

‒ A todos os deseo buen fin de día, con Francisco y su programa.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por isa 15.03.14 | 14:10


    Bien hablado sota de Bastos, JUSTICIA, se habla bien tambien de lo que es - justicia- en la Biblia, pero los --------
    sagaces- han empleado la justicia en su beneficio, luego eso no es justicia, y lo que debe de ser progreso para TODOS, en progreso para ellos, y eso , no es justicia. Los ladrones ricos mas ricos, y los demás pagando impuestos de estos sagaces ladrones, no hay derecho, no es esto justicia.

    - Por eso dice la Biblia , en palabras de JESUS, ser sencillos, honrados, pero- sagaces tambien como los rastreros, para poner a los rastreros en su sitio.

    - La Honradez y los rastreros , no estan en comunión. Y el que debe de dirigir, gobernar , son las personas HONRADAS, no los corruptos.

  • Comentario por Sota de Bastos 14.03.14 | 21:17

    El Papa Francisco, como jesuita, es uno de los cerebros de la Iglesia, pero no tengo claro que vea lo que se nos viene encima. En Occidente (al parecer lo único que preocupa), la nueva generación ya no entiende: 1. Que “Cristianismo” sea que los ricos no se preocupen más que de sí mismos 2. La filosofía platónico-estoico-esenia de que el sexo sea impuro y la virtud sea reprimirlo. Como consecuencia, pasa de tan extraño “Cristianismo” y ha perdido toda autoridad en materia de sexo y matrimonio. Lo malo es que la norma sea el sexo sajón-darwinista como cosa moderna, cuando es tan antigua, que resulta que era el sexo y la familia neandertales. En su conjunto, la Iglesia se está convirtiendo en una institución folklórica o decorativa, carente de autoridad moral. Repito, ese deterioro no se para con gestos, frases como “estamos al lado de los pobres” y “obras de caridad”, porque lo que hace falta no es caridad, sino justicia.

  • Comentario por Atman 14.03.14 | 14:57

    El Evangelio no es un problema de jerarquías, fue el representante del emperador Romano el que mandó ejecutar al Nazoreo Jesús por sedición, a raíz de la expulsión de los mercaderes del templo y fue también otro emperador, Constantíno, el que dictaminó el decreto de tolerancia para la religión cristiana, cuyos miembros, asumieron paulatinamente, la estructura pagana del sacerdocio, teniendo el emperador, el rango de Sumo Pontifice, aunque no se bautizó sino en el lecho de muerte.
    Jesús, siempre se habia opuesto a las jefaturas y a los escalafones y le dijo que el que quiera ser el priemero, fuese el servidor de todos, pero bastó que transcurrieran un par de generaciones para que instauraran un sistema igual al del imperio, incluso la palabra diócesis, era como los romanos llamaban a las provincias.

  • Comentario por Sota se Bastos 13.03.14 | 23:21

    Estamos ante un nuevo Papa que se prodiga en gestos “populistas” y arranca comentarios de admiración, como síntomas de la renovación de la Iglesia. Quizá quiera renovar la Iglesia, pero esto no se consigue simplemente con gestos simpáticos, que no pueden llegar muy lejos, porque quien quiere reformar seriamente algo es un “profeta desarmado” y todos han acabado igual, quitados de en medio, si hace falta, asesinándolos. Hay una larga lista que empezaría en los hermanos Graco, Jan Hus, Pio XI o los Kennedy (o Nixon, a quien no necesitaron matarlo). La siguiente pregunta es: ¿Por qué no han matado todavía a Obama? Respuesta: Porque si lo hacen, puede que no consiguiesen nada, porque ya no es Obama solo, pues tiene detrás una organización que elegiría a alguien como él, que, además se vería impulsada por su asesinato. Conclusión: un hombre no puede reformar la Iglesia, sino que tiene que establecerse un mecanismo que impulse su reforma.

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:18

    Ahora hago un rodeo para preguntar: What went wrong with the Church? ¿Dónde, cuándo y por qué comenzó la Iglesia a desviarse? Empezó con S. Pablo, que al darse cuenta de que no podía imponer la Ley de Moisés a griegos y romanos, dijo eso de “¿Qué ley?” y proclamó que “Nadie se justifica por las obras, todos se justifican por la fe” (y menuda bomba de relojería dejó al Concilio de Trento). Como la naturaleza aborrece el vacío y tiene que haber alguna ley, la de Moisés fue sustituida por la greco-romana y como el Imperio Romano era clasista y mandaban las clases bien (ya sabes mi tesis, por no existir la poligamia, que hace que los esclavos se integren en las familias dominantes), estas pasaron a controlar la Iglesia, por lo que, hacia el siglo V, dejó de elegirse a los obispos por el pueblo, con la excusa de “evitar tumultos” y la Iglesia comenzó una deriva autoritaria, que pasó del conciliarismo a una monarquía absoluta.

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:15

    Aún peor que el control de la Iglesia por las clases dominantes ha sido que expulsase a todas las culturas distintas de la greco-romana, lo que ha hecho imposible la cristianización sin conquistar y destruir a las demás culturas. La cosa ha llegado a limpiezas étnicas (en España, la llamada “Reconquista”, que culminó con la pura y simple expulsión de los judíos en 1492 y moriscos en 1609, que aunque ya estaban convertidos eran sospechosos porque conservaban su cultura) o genocidios como el de los indios de Argentina y Uruguay, porque la pregunta es por qué miró la Iglesia hacia otro lado: ¿Es que no pensaban poder convertirlos a las costumbres greco-romanas?

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:12

    Pero en una dictadura o monarquía absoluta, el que manda no es el dictador, porque el dictador no es sino el títere de las clases dominantes, y cuando intenta hacer algo por sí mismo, se le mata y asunto acabado. Luego los poderes fácticos vuelven a elegir a otro de su cuerda. No hay más que recordar cómo, cada vez que un Papa dice algo que no gusta a los que mandan, estos devotísimos fieles, que normalmente no hacen sino recordarnos que hay que obedecer a la jerarquía máxima, como por ensalmo, nos vuelven a contar la historia del Papa monofisista y lo bien que hizo una santa en desobedecerle. O sea, que el Papa manda solo cuando nos obedece a los que mandamos de verdad.

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:10

    Volvamos a Obama: para que el Papa pudiese hacer una reforma de la Iglesia más allá de unos bonitos gestos, haría falta que lo que él representa fuese más que una persona mortal (y nunca mejor dicho), revirtiendo el cambio del siglo V y volviendo a la Iglesia verdaderamente colegial, porque si el Espíritu Santo la asiste, es que asiste a todos sus miembros en conjunto, que somos todos los bautizados. También hay que preguntarse cuáles son las causas de la desafección de la mayor parte de los bautizados hacia la Iglesia (¿Qué porcentaje de ellos asiste regularmente a las ceremonias religiosas?) y no es difícil identificarlas como dos: la alianza de la Iglesia con los ricos y su insensata animadversión contra el sexo. Tampoco es difícil explicar su origen: de la primera porque los cargos eclesiásticos se nombran desde arriba, por lo que sirven a los intereses de quienes los nombran (“nadie puede defender intereses ajenos”)

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:08

    y de la segunda, el celibato eclesiástico (lo que puede verse empíricamente: la Iglesia fue apretando el dogal al sexo a lo largo de a Historia, conforme se lo iba prohibiendo a los clérigos). No hay más que ver cómo en el Islam las revoluciones nunca van contra la religión ni queman mezquitas y resulta que los cargos religiosos los nombra el pueblo ni la tiene tomada con el sexo o prohíbe el matrimonio a los imanes. Por eso, si este Papa quiere reformar de verdad la Iglesia, solo puede hacer una cosa, de forma simultánea, aunque comprenda varias fases (si lo intenta hacer poco a poco, acabaría como Pío XI, porque los que la controlan no iban a estar dispuestos a que se les escapase tan inmenso poder).

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:06

    1. Abolir el celibato eclesiástico
    2. Declarar eméritos a todos los cardenales, suprimiendo su función de elegir al próximo Papa
    3. Jubilar a todos los obispos mayores de 65 años (nombrados por los ultraconservadores dos Papas anteriores)
    4. Hacer elegir a los obispos por los sacerdotes de la parroquia (desgraciadamente, dado el alejamiento de la iglesia de, quizá, el 85% de los bautizados, no sería viable que fuesen estos los electores – lo que no se da en el Islam) y, hasta tanto fuesen elegidos y consagrados, declarar esas sedes vacantes)
    5. Declarar que, al morir el Papa, los obispos de todo el mundo elegirían, un cuerpo de electores de unos 50 obispos para solo esa vez, que, a su vez, elegiría al Papa (proceso a repetir para el Papa siguiente)

  • Comentario por Sota de Bastos 13.03.14 | 23:04

    De esa forma, primero, el Papa representaría el sentir de toda la Iglesia, y no el de los poderes fácticos que nombran a los obispos y terminan nombrando al Papa y, segundo, carecería de utilidad quitar de en medio a un Papa “molesto”, porque el siguiente seguiría reflejando lo mismo. Créeme que el Papa puede seguir haciendo gestos simpáticos, pero con solo eso no va a cambiar nada ni convencer, más que a los que ya están convencidos y seguirían estándolo aunque no hiciese nada.


  • Comentario por Justi 13.03.14 | 22:50

    Si el Papa Francisco, parece bueno para La Iglesia, le deseo en su cumpleaños, mucha paz, fuerza, valor y coherencia
    A Pikaza, que sus charlas sirvan para unir a todos y a ver si los problemas del barrio "Buenos Aires" en Salamanca, solucione problemas que se llevan arrastrando muchos años.

  • Comentario por Atman 13.03.14 | 22:34

    Los que vamos cumpliendo años y que hemos vivido desde la Iglesia Tridentina al Comienzo y el final del Concilio Vat, II que abrió las ventanas de la Iglesia de par en para, pero se volvieron a cerrar con los tiempos recios... Francisco, ha iniciado un nuevo aire de sencillez y cercanía a las personas que esperamos se vaya concretando en la renovación de la curia, en ir dejando todo lo que suene a Banca IOR y demás operaciones mercantiles en manos de personas que tengan bien claro el lugar secundario y te como servicio a los pobres que tiene la Banca Vaticana, El IOR. La Iglesia tiene que ser coherente con lo que predica, en un mundo de corruptos como este.

  • Comentario por isa 13.03.14 | 21:23


    Proverbios 4,6- Camino de VIDA es la INSTRUCCION que corrige.

    Baruc 4,1- Los Mandamientos de DIOS, la Ley que subsiste ETERNAMENTE.- Todos los que la cumplen tendran vida.

    3,9- Escucha - Los Mandamientos que dan VIDA, y reflexiona para aprender a discernir.

Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031