El blog de X. Pikaza

M. de Santiago, El camino del alma (Bibliotheca Salmanticensis 339)

10.03.14 | 12:09. Archivado en libros, Amigos, la voz de los, Filosofía, pensamiento

Miguel de Santiago, un hombre clave de la información religiosa en España, ha publicado en la Biblioteca Magna de la Universidad Pontificia de Salamanca su obra poética fundamental, con un comentario de tipo crítico, filológico y teológico. Es,por ahora, la obra magna de su vida.

Todos conocemos a Miguel de Santiago como periodista. Algunos, más cercanos a su creación, conocíamos ya alguna de sus obras poéticas. Ahora podemos saborearlas todas, reunidas en un gran volumen (¡muchas páginas, a gran formato), en una de las editoriales y colecciones más significativas del panorama intelectual de España: La Bibliotheca Salmanticensis. Un lujo de editorial, un honor para M. de Santiago, un placer para todos los amigos de la poesía, que es la vida hecha camino de amor.

Todos aquellos que le hemos conocido y admirado, a lo largo de su intensa trayectoria poética y humana agradecemos esta obra, un hito señero en el panorama literario y religioso de España.

M. de Santiago. El camino del alma hacia el amor. Obra poética y comentarios, Bibliotheca Salmanticensis, Estudios 339, Universidad Pontificia, Salamanca 2012, 580 págs.

Recensión publicada en "Vida Nueva" nº 2.885, de 8-14 marzo 2014, pág. 48
(Imagen: Presentación oficial de la obra en el Aula de Grados de la Universidad Pontificia de Salamanca; Miguel es el segundo por la derecha).

Miguel de Santiago (Fuentes de Nava, Palencia, 1948), sacerdote y periodista, ha trabajado en Informaciones y en la COPE y en TVE (Últimas preguntas) y en Ecclesia, donde ha sido redactor-jefe, hasta su reciente jubilación. Como periodista, ha sido de aquellos que han marcado la nueva presencia de la Iglesia en los medios de comunicación, desde la transición posfranquista, con Martín Descalzo y Unciti, Lamet y Ortega, por citar unos ejemplos. Pero él ha sido y es, sobre todo, poeta y pensador, abierto a la comunicación personal que se centra en la Palabra, repetida siempre y siempre nueva, que recoge y formula la experiencia del misterio, que no puede demostrarse, pero puede y debe decirse y comentarse, como fuente de conocimiento.
Así fueron los grandes poetas de la Biblia (profetas) que forjaron sus poemas con el dardo de Dios, y que después, ellos mismos o sus continuadores comentaron en libros de denuncia social y reflexión orante. Así fue Jesús, creador de poemas (parábolas) que él mismo explicó con su doctrina y su vida. Así san Pablo, que retomó los más hondos poemas y cantos de la Iglesia (cf. Flp 2, 6-11), para comentarlos y explicarlos en fuerte prosa. Así Juan de la Cruz, poeta y teólogo supremo, que compuso cantos salidos del alma y de su vida, para comentarlos luego en otro registro conceptual y discursivo; él no tuvo tiempo para recoger en un libro unificado sus poemas y comentarios (¡murió con 49 años!), pero quiso la fortuna y providencia que ellos se publicaran unidos más tarde formando un enorme testamento de vida.
Este libro no es un testamento de M. de Santiago (muchos años de creación le deseamos), pero marca una etapa significativa de su vida. Ciertamente, como historiador y periodista, él ha escrito centenares de trabajos. Algunos están citados en la web de su pueblo (www.fuentesdenava.es, dentro del apartado de “Personas destacadas”). Pero sus obras fundamentales son estos libros de poemas, publicados en diversos momentos de su vida, recogidos y comentados ahora en este volumen, que consta de tres partes:
1. Poemas (pags. 30-234). Son la semilla y contenido principal del libro, como el alma escondida y revelada del autor. 1) Catálogo de insomnios (1967-1975): recuerdo de infancia, explosión de experiencias y esperanzas. 2) Parábolas del sueño (1996): tras casi veinte años de silencio poético, inmerso en la dureza y encanto/desencanto del trabajo, M. de Santiago sintió la necesidad de decirse otra vez, dando palabras a los sueños de Dios que le anegaban. 3) Vigilia, Premio Fernando Rielo de Poesía Mística (1996): en medio de esa noche y batalla, interior y exterior, eclesial y social, publicó estos poemas, como un “pregón de Pascua”. 4) Recordatorio, Premio Antonio Machado de Poesía (1997): recoge diecinueve elegías de memoria de la vida que perdura venciendo a la muerte, como había hecho su compatriota Jorge Manrique. 5) Variaciones sobre una partitura de Vivaldi, Premio de Poesía Provincia de Guadalajara (2001): retoma el motivo de las estaciones de la vida, como tiempo para (y desde) Dios. 6) La siega; libro inédito de veinticinco poemas que evocan la vida de siembra y siega de Dios.
2. Comunicación de la experiencia de lo sagrado (págs. 234-313). Hondo ensayo sobre el carácter teológico de la poesía (especialmente la mística) y, especialmente, sobre la identidad poética de la teología. Sabe el autor que la teología escolástica ha sido más racional (dialogando con la filosofía), y cierta teología moderna más social (dialogando con problemas económicos, políticos y éticos). Sin negar eso, Miguel de Santiago sostiene que la teología es más poética que argumentativa, como supieron muchos Padres de la Iglesia; en el fondo, ella no “razona”, ni demuestra, sino que expone en palabras que siguen siendo poéticas (simbólicas) una experiencia originaria de belleza sanadora. El bien ético (agathos) pierde su base si no tiene un contenido estético (kalos).
3. Comentario de la obra poética (págs. 315-561). Pasados los años, en la madurez de su vida, el mismo M. de Santiago ha querido retomar de manera reflexiva sus poemas, no para descifrar lo que ellos dicen (¡los poemas nunca se descifran, hay que dejar que sean lo que son: ¡mira la rosa!), sino para situarlos en otro espacio simbólico de experiencia y vida. No intenta explicar sus símbolos, sino enmarcarlos dentro de su peripecia vital, intelectual y social, para que puedan leerse como lo que son, pero en otro plano. Sabe bien que los poemas no son unívocos, de forma que, como decía San Juan de la Cruz en la introducción al comentario del Cántico, tienen ellos varios sentidos y cada uno puede interpretarlos en perspectivas distintas. Dicho eso, he de añadir que el comentario del autor es bueno, muy bueno, pero no puede tomarse como normativo; otros podemos descubrir otros matices importantes para comentarlos con el mismo autor.
Ésta es la obra más importante de Miguel de Santiago, un tipo de “almario” que recoge y ordena algunas voces importantes de su vida, con recuerdos campesinos, un intenso deseo de Dios, un humanismo atento a todos. En este mundo y momento en que casi todo pasa rápido y se olvida en unos días o semanas, M. de Santiago, gran periodista de noticias pasajeras, ha querido dejarnos la noticia duradera de sí mismo, hecha poema y comentario en prosa, para que así podamos verle, y seguir caminando con él, en una vida que le deseamos jubilosa, jubilado ya de otros afanes, con la madura juventud que le permite iniciar nuevas travesías.

Xabier Pikaza


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 21 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031