El blog de X. Pikaza

Treinta doblones de oro (J. Sánchez Adalid)

Jesús Sánchez Adalid es uno de los autores más significativos de la nueva novela histórica española. Nació el año 1962, en Don Benito, Extremadura, y tiene una biografía fascinante.

Estudió Derecho y fue Juez con plaza a los veintipocos años. Pero dejó pronto la judicatura, para estudiar lo que más le gustaba, que era la teología, para hacerse así cura de pueblo, uno de los “trabajos” más humanos y hondos que uno pueda imaginarse, nos decía.

Al mismo tiempo le gustaba la historia, especialmente la historia hispana, entendida, vivida y recreada.... Y así empezó a escribir un día, porque le desbordaban por dentro, unas impresionantes “narraciones”, novelas de historia, sobre buscadores de religiones antiguas, sobre ciudades y culturas venerables, sobre mozárabes…

Creo que la primera (Luz de Oriente) la editó en torno al año 1997… Así nos lo contó un día, en pequeño grupo de amigos, confiándonos el principio y sentido de su "despertar" literario... Su experiencia nos dejó impresionados a todos, no es para repetirla aquí, sino para que él mismo la cuente a quienes considere sus amigos... Y desde entonces ha venido publicando una novela por año, con premios de diverso tipo, con “condecoraciones” especiales, como podrá quien vaya simplemente a Google o a una librería: cf. (http://es.wikipedia.org/wiki/Jes%C3%BAs_S%C3%A1nchez_Adalid; http://www.planetadelibros.com/jesus-sanchez-adalid-autor-000025091.html ).

Jesús S. A. es ya una gran autoridad literaria

Es quizá el “cura” más conocido de España, el que más se lee… uno de los que mejor sabe orientar a los demás en la trama de la vida, sin lecciones morales, sin sermones, simplemente recreando en forma de novela algunas tramas esenciales de la historia humana… Muchos no saben ni que es “cura”, aunque él nunca lo niega (¡siempre se presenta así!), pero todos salen (salimos) enriquecidos tras leer y recrear sus narraciones.

Siendo ya escritor en camino hacia la fama vino a Salamanca, habiendo sido juez y ejerciendo de cura de pueblo, y aquí se especializó en Derecho Canónico y así le conocimos profesores y amigos, a pesar que de que él muy celoso de su vida privada.

Más tarde ha seguido de cura, es profesor de Universidad, es uno de los escritores hispanos más cultos, más sorprendentes por sus temas, más constantes, más humanos… Mabel y yo hemos tenido ocasión de estar con él dos veces, en estos últimos meses, acompañarle en dos congresos de historia (sobre San Juan de la Cruz) y de acción social (sobre la redención…), en Úbeda y Córdoba, honrándonos con su amistad.

No voy a opinar sobre sus libros, ni citarlos siquiera (a no ser el Mozárabe, un prodigio de recreación histórica, situada en torno al año mil…). Para ver el conjunto de su obra vayan como he dicho a una librería de literatura (sigan sus premios) o tecleen simplemente su nombre en google. Hoy me interesa sólo evocar su último libro: (Por) Treinta doblones de oro.

No diré quién es protagonista a quien compraron por treinta doblones…

Eso tendrá que descubrirlo el lector del libro, o quien vaya hasta el final de esta pequeña postal

No soy un crítico literario, y no era mucho lo que yo conocía de novela histórica española, pues me parecía poco interesante la que había, quizá por falta de conocimiento real de los temas de fondo, quizá por abandono de los motivos centrales de nuestra historia… Para ser autor de novela histórica hace falta ser un gran escritos (fabulador…), pero al mismo tiempo hace falta tener una inmensa cultura, conocer bien los temas, y eso implica además de gran creatividad mucho estudio. Y eso es lo que distingue a Jesús

Algunos de nuestros clásicos (Lope, Tirso …) hicieron teatro histórico, a veces de gran altura, pero en la actualidad resulta poco conocido… Nuestros grandes novelistas han hecho “otra cosa”, pues no han conocido mucho la historia pasada… Pues bien, en ese doble campo, de gran conocimiento y mucha creatividad, se mueve Jesús, uno de los nuevos creadores de la novela histórica española, de los mejores que conozco, y así quiero persentarlo.

Conoce bien los temas, yo diría que muy bien, con la precisión de un buen juez, con la hondura de un buen cura de pueblo, con la nitidez de un buen historiador, con la creatividad de un artista… Y así, sobre un fondo histórico bien planteado, elabora con gran libertad sus tramas… con una prosa que se va enriqueciendo obra tras obra… Me recuerda a veces la prosa del mejor Pio Baroja, que parece sencilla, bien legible, pero que es un prodigio de precisión…

Una historia ubicada en tres momentos-lugares (el año 1680-1681)

Pero dejo las consideraciones generales, paso al contexto de fondo de esta obra (Por treinta doblones de oro), que se puede centrar en tres lugares:

‒ Sevilla. Por un lado la historia de España en un momento de máximo declive del “imperio”, en torno al año 1680, en plena decadencia de los “austrias” (con Carlos II), cuando holandeses, ingleses y francés van copando los mercados del oro de España, cuando los corsarios de un bando y de otro atacan a las naves de la flota de América, en una Sevilla que parece agonizante… Quien quiera introducirse en esa historia, encarnada en unos personajes que luchan por sobrevivir en medio de circunstancias adversas, en Sevilla y Cádiz empiece a leer esta obra…

‒ San Miguel de Ultramar, la Mamora… Un fuerte español, en la costa atlántica de la actual Marruecos… no lejos de la actual Rabat… Unos soldados españoles que sobreviven en medio de un entorno adverso… unos civiles que han “pasado” por allí y han tenido que quedarse porque los “piratas” les han quemado la nave en el puerto… La decadencia anterior de Sevilla se vuelve de algún modo sensación agobiante de soledad amenazada, casi sórdida…, entre soldados y oficiales de la parte alta y pueblo llano de la parte baja, unos trescientos hombres y mujeres que defienden algo que no se sabe para qué sirve…

‒ El tercer lugar es Mequínez, la nueva capital del nuevo “imperio” del Magreb que está elevando por esos años Ismail (1672-1727), el primer “sultan de la dinastía alauita (que sigue reinando en Marruecos). Las tropas de Ismail toman la ciudadela de Mamora, que se rinde, convirtiendo a sus trescientos habitantes en “cautivos”, a los que llevan a la capital (Mequínez) donde esperan se les reparte para diversas “faenas”, entre ellas la de ser vendidos como “esclavos” en tierra marroquí… o ser también vendidos a los “redentores” cristianos.

Esta ha sido para mí la parte histórica y humanamente más sensible de la obra, la más verosímil y, al mismo tiempo, la mejor “novelada”. Algo conozco del tema, por mi pasión de mercedarios… Algo he leído. Ayer mismo presenté en este blog una postal sobre “los dineros de la redención”. Pero una cosa es saber los datos en general, y haber leído algunas crónicas de redención de esos años (en los libros de la Trinidad o de la Merced…), y otra cosa más fuerte es dejar que un novelistas como Jesús S.A. te lo cuente….

Pocas cosas tan tristes, tan reales cómo ésta: Un "imperio" político construido sobre la compra y venta de cautivos... Un reino inmenso edificado sobre la "venta" de personas... Así fue, así lo novela Jesús, poniendo los mejores "datos" en boca de un ceutí, a caballo entre moros y cristianos.

(Una historia pasada, una realidad muy actual).

Conclusión

No sería capaz de resumir en unas líneas el impacto de la obra… Ni aunque pudiera quiero hacerlo, con su fondo histórico y con sus personajes concretos, de gran humanidad, decadentes y tiernos, humanos… en medio de una trama que en el fondo les sobrepasa. Quien quiera saberlo y sentido, que lea este libro… Es la mejor introducción literaria que conozco al tema de las redenciones de trinitarios y mercedarios…

Y aquí debería indicar ya el sentido de los “treinta doblones” de oro… Es el precio que pagaron “históricamente” los redentores trinitarios, el año 1981 por uno de los “cautivos” de Mequínez… Doblón a doblón, oro a oro... Eso pagaron por un insigne cautivo, que no fue el gran Cervantes, sino otro, que simbólicamente es tan famoso… En medio de la inmensa decadencia, de la derrota y cautiverio, hay un misterioso personajes, que va subiendo y subiendo en humanidad, “alguien” que cuesta treinta monedas de oro, que los frailes redentores pagan al Sultán de los Cautivos…

Ese dato (lo mismo que la decadencia de Sevilla, la caída de la Mamora… y el cautiverio de docenes de miles de “cristianos” en Mequínez, capital por entonces de Marruecos…) es profundamente histórico.

Dejo aquí la trama de esta “historia”. Quien quiera conocer su argumento y la visión de este personaje de Treinta Monedas que Jesús S. A. ha sabido ir describiendo, que lea esta bellísima novela, que la lea. Quizá daré otro día mi versión del fondo del argumento.

Postdata personal

Jesús, gracias de nuevo. Se la dedicaste el otro día en Córdoba a Mabel… Nos pusiste además del saludo cariñoso un sentido y cordial “que Dios os bendiga”, a ella y a mí. Te lo agradezco, Jesús. Esa novela ha sido para mí y para Mabel una bendición literaria y humana. Te recordamos con cariño. Que sigas así, recreando nuestra historia, con humanidad, con ternura… con fuerza.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por El administrador de La novela antihistórica 21.03.14 | 14:58

    Si queréis encontrar otro punto de vista sobre esa sentida novela os recomiendo que os deis una vuelta por la reseña publicada sobre ella este 20 de marzo de 2014 en "La novela antihistórica"

  • Comentario por Mati 07.03.14 | 23:37

    Preciosa novela, ciertamente. Es un autor extraordinario al que sigo desde hace años. Su obra tiene, en efecto, unos valores humanos que hoy desgraciadamente no abundan en la literatura.

  • Comentario por Ruso 05.03.14 | 13:17

    Con razón apenas es mencionado, parece que solo conviene hablar de la esclavitud que sufrieron los negros en USA con los únicos malos los europeos, ni siquiera de la esclavitud en el resto de América, o las campañas de los piratas berberiscos capturando europeos, los mismos bereberes y árabes capturando esclavos en sus incursiones al sur de sus tierras, en largas caravanas con una mortalidad mucho mayor que los barcos negreros, para acabar en los mercados de Oriente Medio, Arabia y la misma África, como santa Josefina Bakhita, beatificada junto a Escrivá de Balaguer.

    Hace poco leí sobre una incursión que llegó a Islandia, donde capturaron 400 personas.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Turkish_Abductions

Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031