El blog de X. Pikaza

Murcia 2014. Creo en Dios Padre, la alternativa cristiana

01.03.14 | 11:56. Archivado en Teología, Amor, América Hispana

La próxima semana se celebran en Murcia (España) las Jornadas de la Facultad de Teología de los P. Franciscanos, dedicadas al estudio y desarrollo de los artículos fundamentales del Credo, como muestra el programa que adjunto.

Me han pedido que desarrolle el primer tema, Creo en Dios Padre, y así lo haré con todo gusto, por la relación que tengo desde hace mucho tiempo con aquella Facultad, con algunos de sus profesores (como el F. M. Fresneda y B. P. Andreo) y con su revista Carthaginensia.

Para los que no puedan asistir ofrezco en esta postal, después del programa extenso, el sumario de mi intervención (de tipo necesariamente general) y el desarrollo concreto de uno de sus puntos: Dios se revela como Padre en la Resurrección de Jesús.

Ese desarrollo es algo técnico (a pesar de que prescindo de las notas). Por eso su lectura puede resultar menos fácil para aquellos que no tengan tiempo ni oportunidad para introducirse en la raíz de toda teología y experiencia cristiano, tal como indiqué hace ya tiempo en un libro de iniciación titulado El Camino del Padre (cf. imagen), que ahora estoy re-escribiendo de una forma mucho más comprometida y exigente (y que Dios mediante publicaré dentro de unos meses); de ese nuevo libro son los páginas finales de esta postal.

SUMARIO: CREO EN DIOS PADRE
Xabier Pikaza, Instituto Teológico de Murcia,3.3.2014

1. DIOS EN ISRAEL. PENTATEUCO Y PROFETAS

1. Principio. Más allá del padre y de la madre
1. Dios sin imagen (Ex 20, 2)
2. Dios con pueblo: Amarás al Señor tu Dios. El shema (Dt 6, 45)
3. Dios con nombre, Soy el que Soy (Ex 3, 14)
2. Padre poderoso, padre de “buena familia”

1. Padre divino. Salmos reales (Sal 110, 1-3; 2, 1-9)
2. Yo seré para él un Padre. Teología davídica (2 Sam 7)
3. Emmanuel, el Dios Niño (Is 7-12).

3. Padre/Madre. La novedad profética
1. Oseas. Cuando Israel era niño yo le amé
2. Jeremías. Volved, hijos perdidos
3. ¿Puede una madre…? Segundo Isaías
4. Jerusalén, madre divina. Tercer Isaías

2. JESÚS. MENSAJERO DEL PADRE

1. Un tiempo, un lugar social
1. Trasfondo israelita, experiencia básica. Niños sin padre
2. Novedad. Padre de expulsados y excluidos. Inversión social
3. Abba, palabra de niños, palabra de mayores

2. Abba, el Dios del Reino
1. No os preocupéis. Vuestro Padre celestial lo sabe (Mt 6, 25-33)
2. Padre de todos. Hace llover sobre buenos malos (Mt 5, 43-48)
3. Oración cristiana, Padrenuestro (Lc 11, 2-4)
4. Oración y perdón (Mc 11, 24-25)

3. Tarea de Padre. Compromiso por el Reino
1. ¡Que los muertos entierren a sus muertos! Romper con un tipo de padre
2. No llaméis a nadie padre en el mundo. Más allá de una paternidad de poder
3. Ser Hijo, dialogar con el Padre (Mt 11, 25-27)

4. Jesús y el Padre, una historia dramática
1. Dios es Padre porque engendra a Jesús.(Mt 1-2; Lc 1-2)
2. Es Padre porque confía su misión a Jesús(Mc 1, 9-11)
3. Le quedaba un Hijo Querido... Getsemaní y juicio (Mc 14, 61-64)
5. Morir como Hijo. ¿Por qué me has abandonado? (Mt 27, 40-43. 46 par)

3. RESURRECCIÓN. PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

1. Resurrección, paternidad de Dios
1. Resurrección de Jesús y filiación divina
2. Dios Padre del Kyrios. Un Padre, un Señor Jesucristo
3. Gal 4 y Rom 8: Dios ha enviado a su Hijo. Experiencia de filiación
4. Discípulo Amado, la experiencia de Dios Padre.

2. Dios padre, un tema abierto.
1. El símbolo: Abba-Imma, padre y madre
2. Padre/Madre de los excluidos. Un compromiso social (Mt 25, 31-46)
3. Una experiencia. Colaboradores de Dios Padre.

RESURRECCIÓN DE JESÚS, PATERNIDAD DE DIOS
(extracto de la conferencia de Murcia)

El hombre es un ser biográfico y el proceso de su vida culmina y se abre de otra forma cuando muere. En esa línea podemos afirmar que Jesús ha terminado de encarnarse al entregar su vida como Hijo, en manos del Padre, a favor de los pobres y de los expulsados, en el Calvario. Pues bien, acogiendo a Jesús en la Cruz y superando (invirtiendo) el destino de su muerte (ratificada por sacerdotes y soldados), Dios se muestra plenamente como Padre al acogerle en su amor.

Al afirmar que Dios ha resucitado a Jesús, estamos diciendo que él no es Padre en general (por una propiedad de su naturaleza), sino en concreto, tal como se expresa y revela en la historia de Jesús y en su mensaje de Reino.

Dios Yahvé pudo mostrarse y se mostró divino (Soy el que Soy) en la zarza ardiente del Sinaí, revelando su presencia a Moisés (Ex 3, 14) y luego al pueblo entero (Ex 19-0); pues bien, ahora se muestra ya en su plenitud como Yahvé, aquel está presente, por medio de Jesús al que resucita de entre los muertos, de manera que, de un modo asombroso (pero lógico), los cristianos han identificado al menos funcionalmente a Yahvé con Jesús resucitado.

‒ Resurrección, plenitud de Jesús. Jesús ha respondido con su vida y entrega al amor de Dios Padre, de manera que ha podido presentarse al final como su Hijo (invocándole en Getsemaní como su Abba), pero sólo por la resurrección, cuando Dios le acoge en la Vida de su Gracia, en amor hacia los pobres y excluidos, Jesús ha podido aparecer ya en plenitud como el Hijo de Dios, no para sí mismo, sino para todos.

Ciertamente, él es tras la pascua el mismo que había vivido y muerto, la misma persona, de manera que los creyentes siguen contando su historia y esperando su Reino; pero ya no es lo mismo, pues en él se despliega y revela plenamente la gloria de Dios Padre.

‒Resurrección, paternidad de Dios. Por la resurrección, Jesús queda instituido como Señor, con el mismo título y autoridad de Yahvé (Soy el Soy). Así podemos decir con Rom 1, 3-4, que Jesús ha nacido del todo en la pascua, mostrándose Señor (divino), como Aquel que Es, al servicio del ser (de la vida) de los pobres y excluidos. De esa forma se vinculan paternidad de Dios y encarnación plena de Jesús, que es Señor, Hijo divino, siendo un hombre concreto que ha recorrido plenamente su camino, no “ganando” un “capital” para sí, sino al darse del todo por los demás. Así aparece en Dios una dualidad que marca toda la experiencia cristiana: Siendo radicalmente Uno (cf. Dt 6, 4), Dios se manifiesta como Padre de Jesús, y Jesús viene a mostrarse como Yahvé, Dios en la historia, en regalo de vida y amor .

Este tema nos sitúa ante una novedad fuerte, que la Iglesia posterior ha interpretado en perspectiva “trinitaria”, enriqueciendo así la Unidad de Dios (tema clave de la confesión judía: cf. Dt 6, 4-5) en clave de regalo de vida y comunión inmanente/intradivina (Dios es Uno siendo Padre-Hijo) y económica/liberadora (Jesús es Hijo de Dios al darse todo y del todo a los hermanos).

De esa forma, situados ante la revelación plena de la pascua de Jesús, los cristianos (en la línea de Pablo) han descubierto que Jesús resucitado pertenece a la intimidad de Dios (o a su naturaleza, como dirán más tarde los concilios de Nicea y Calcedonia: 325 y 451 d.C.). Ciertamente, los judíos de línea rabínica estaban ya dispuestos a decir que Dios se vinculaba con su Ley (y los musulmanes dirán con su Corán), pero ningún grupo judío (ni musulmán) había puesto (ni pone) de relieve, al menos de esta forma, la Unidad de Dios en forma de donación (regalo) y comunión: Dios es Uno (shema: Dt 6, 4-5) y puede decir “Yo soy” (Yahvé: Ex 3, 14), abriendo su Unidad y regalando todo lo que él es.

Un Dios que fuera sólo “Dios para sí mismo” no sería, pues él sólo puede ser al ex-sistir, es decir, al salir de sí mismo, pues sólo se tiene de verdad aquello que se da o que se regala. El mismo dios es por tanto “regalo”, pura generosidad, es Padre-Madre. Así lo ha descubierto Jesús, así lo revelado al darse hasta la muerte. De esa forma él aparece y se revela plenamente en dos niveles.

(a) Por una parte, los cristianos le relacionan con Dios, en el fondo de la creación y de la historia, como si él formara parte de la misma intimidad divina.

(b) Pero, al mismo tiempo, ellos saben que él era (había sido y seguía siendo) un hombre histórico, más aún, un Hijo de David (mesías) israelita fracasado, muerto en Cruz por haber anunciado y preparado la llegada del Reino de Dios.

Darse y entregarse incluso hasta el fracaso, “perdiendo” de esa forma el propio “ser” para dárselo a los otros, es decir, para que ellos sean… éste es el sentido de Dios, ésta es su grandeza.

En este contexto, antes de toda reflexión teórica (ontológica) como la de siglos posteriores, los cristianos dirán que Dios es Padre de Nuestro Señor Jesucristo y presentarán a Jesús no sólo como Señor (al que se debe un tipo de honor divino), sino como Hijo de Dios, (cf. Rom 15, 6; 2 Cor 1, 3; 11, 31; Ef 1, 3; Col 1, 3; 1 Ped 1, 3; 1 Jn 1, 3; 2 Jn 3. 9) .

Estos dos elementos (Dios Padre, Jesús Señor) pueden entenderse en la línea de muchos esquemas religiosos del oriente precristiano. Hombres/mujeres y Dioses se encuentran incluidos en la vida universal, pues entre cielo y tierra no existían límites precisos. Por eso es normal que los reyes fueran (parecieran) hijos del gran Dios de la ciudad, y que los personajes religiosamente relevantes (hombres divinos, theioi andres) se llamaran hijos divino.

Pero esos reyes y héroes eran “divinos” siendo poderosos, se llamaban “hijos de Dios” porque tenían un poder especial, sobresaliendo por encima de los demás. En esa línea, no existiendo distancia insalvable entre lo divino y lo mundano, era normal que algunos hombres especiales (políticos, poetas, extáticos o sabios) fueran calificados de divinos, hijos de Dios sobre la tierra, en un plano más mítico o histórico, pero siempre en línea de poder, sobresaliendo por encima de los otros. Pero lo extraño, lo inaudito, es que Jesús aparezca como Señor divino no sólo en un contexto israelita (donde Dios aparece como trascendente, separado), sino desde su propio fracaso, como expresión de un amor que se entrega a favor de los demás, para que sean .

‒ La tradición israelita (AT) conserva textos de carácter mítico que hablan de ángeles o humanos que son hijos de Dios (cf. Gén 6, 2; Job 1, 6; 38, 7; Sal 29, 1; 89, 7, etc.). Pero, en conjunto, la Biblia ha destacado la transcendencia de Dios y no le llama padre de otros seres en un plano biológico (como hacen muchos mitos); por eso, en sentido radical el Dios del Antiguo Testamento no se llama Padre, sino que el Yahvé, el que es, el Señor y Rey del universo .

‒ El judaísmo precristiano es también parco en este plano. Ciertamente, algunos textos llaman a Dios Padre o aluden a Hijos de Dios (1 Hen 105, 2; 4 Esd 7, 28; 13, 32. 37. 52; 14, 9), pero ellos tienen un carácter simbólico, tanto en la tradición mesiánica de tipo davídico (2 Sam 7, 14) como en un tipo de experiencia más “legal”, representada por ejemplo en los esenios de Qumrán (4 Q Flor 10-12; 1 Q Sa II, 11). Podía llamarse a Dios Padre, pero eso era siempre una metáfora que no podía tomarse de una forma radical, ni llevarse hasta el extremo .

Israel y el judaísmo conocen, pues, la visión paterna de Dios y la experiencia filial de los hombres, pero no la han acentuado, y además no se atreven a presentar a un hombre (en este caso Jesús) como Kyrios (=Yahvé), el Hijo de Dios, y mucho menos lo hacen hablando de su muerte.

No conciben a Dios como aquel que se entrega o se da (de sí mismo), en riesgo radical de amor (corriendo así la posibilidad de fracasar, que sus “hijos” no le acepten, como sabe Jn 1, 10-13). Pues bien, en contra de eso (llevando hasta el límite una posibilidad del judaísmo), el evangelio sabe que Dios es Padre porque da su vida a unos hijos que pueden negarle.

Éste es el don y el riesgo (el milagro y tarea) de la paternidad de Dios, que se “da” a sus hijos, de manera que en ellos vive y sufre, y se arriesga… Desde ese fondo se entiende la novedad radical del evangelio de Jesús que, siendo plenamente judío, desborda las fronteras de un judaísmo cerrado en sí m ismo. Dios mismo se entrega totalmente en Jesús, le da su propia “esencia” (como dirá en otro lenguaje el concilio de Nicea: 325 d.C.), de tal forma que Jesús lleva en su vida la Vida de Dios.

Dios ha podido “fracasar” (al menos teóricamente…) en los hombres, porque ha puesto en sus manos la “vida divina”.

Pues bien, los cristianos afirman que Dios no ha fracasado, porque saben que Jesús no ha negado el amor, no se ha negado, sino que ha dado su vida hasta el fin (hasta la muerte), como Hijo de Dios, a favor de los pobres y excluidos, siendo crucificado por hacerlo. Sólo de esa forma, al amar hasta la muerte, Jesús viene a mostrarse como Hijo de Dios Padre, en plenitud. Éste es el sentido más hondo de la experiencia pascual; ésta es la experiencia nueva de la comunidad cristiana, que relaciona la paternidad de Dios con la resurrección de Jesús, a quien llama Kyrios, apoyándose en algunos salmos mesiánicos o en textos de elección davídica: Sal 2, 7; 89, 27; cf. 2 Sam 7, 14:

‒ Jesús ha llamado a Dios “Padre”, y le he presentado como aquel que avala su misión. En esa línea podemos añadir que sólo perdonado, acogiendo a los expulsando y curando a los enfermos, él ha podido acercarse de verdad a Dios y comprenderle, llmándole¡Abba, Padre! (cf. Mc 14, 36 par; Mt 6, 26.32; 11, 26-26). Jesús no es Hijo por sometimiento servil, o espiritualismo extramundano, sino por unión de amor y entrega al servicio de Dios Padre, es decir, por realizar humanamente la misma “obra” del Padre, como ha puesto de relieve, de un modo especial, todo el evangelio de Juan.

‒ Desde ese fondo es normal que los cristianos hayan interpretado la experiencia pascual en términos paterno-filiales, proyectándola incluso sobre la vida de Jesús, a quien ven y veneran ya sobre este mundo, en su vida pública y misión de Reino, como el Hijo de Dios Padre (cf. Mc 1, 9-11 par; 9, 7 par; Mt 11, 26-29 par; y todo el evangelio de Juan). El símbolo (Padre-Hijo) estaba preparado, como he venido señalando, La novedad está en la forma en que los cristianos lo han interpretado, aplicándolo al mesianismo de Jesús, desde su muerte y su resurrección .

(Quedan sin desarrollar temas esenciales como la visión que Jesús ha tenido de Dios Padre en su mensaje y en su vida , en relación con los excluidos ("no hijo")... y de un modo especial la identidad de ese Dios que es Abba/Padre siendo Imma/Madre, y su relación con los Ahim, es decir, con todos los hombres como hermanos. De eso también tratará la conferencia de Murcia).


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por GIORDANO BRUNO 04.03.14 | 23:45

    ¡¡¡Por favor, yo no quisiera dar lecciones a nadie!!! Lo que si quiero decir es que ese cristianismo , ese, el de las guerras, el de las cruzadas, esa Europa con dos guerras mundiales, y todos eran nominalmente cristianos,; y quien tiró dos bombas atómicas a dos ciudades fue un país muy, pero que muy cristiano. Las guerras de los 100 años, de los treinta años.¿Para qué?. Reyes y papas, dividiendose el mundo para
    saquearlo. ¿o cristianizarlo?.¿Todavía no nos hemos dado cuenta que la historia ha sido un contínuo robo
    disfrazado de religiones, cualquiera que estas fueran-----Si no hemos aprendido tadavía que eso no ha servido para mucho, es que estamos ciegos.Aquel gran hombre de Galilea no caminó para dar ejemplo de como había que vivir, y apenas se fue, lo vendieron y se inventaron ceremonias y liturgias que él no había enseñado, porque detrás estaba EL PODER, y el dios Mamon.¡¡Se armó, la de Dios es Cristo!!!
    ¡¡Nunca mejor dicho!!!Ungidos reyes, ungidos Sumos Sacerdo...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 03.03.14 | 18:32

    .....posteriormente conquistados militarmente por los musulmanes y en el ámbito musulmán integrados.En ellos queda del cristianismo,de Cristo,una presencia residual,marginal,o en todo caso,la presencia de un Jesús entendido a lo islámico y que poco se corresponde con el los cristianos entendemos.

    Situándonos más cerca,pienso en España.Sin caer en ridículas e interesadas mitificaciones nacional-católicas de la llamada Reconquista,lo cierto sin embargo es que si no se hubieran constituído focos de resistencia en el norte,posteriormente transformados en reinos en alternada pero progresiva expansión militar hacia el sur,hoy,en nuestro concreto hoy,estaríamos hablando en un blog religioso como éste del Profeta Muhammad,de los hadices,de la sharía...Desde luego,no de Jesús de Nazareth,del cual,en todo caso,hablaríamos a modo y efectos muy secundarios.En fin....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 03.03.14 | 18:13

    Giordano Bruno,le aseguro que entiendo,y aun comparto,sus inquietudes y dolor respecto a lo que usted dice respecto de los desheredados del entonces del siglo I y del XXI,pero a la vez no puedo dejar de plantearme las cosas en su realidad y factibilidad concreta.

    Habla usted de que los cristianos de las catacumbas se negaban a servir en el ejército imperial,cierto,y es una de las razones que se alegaban para considerarles disolventes y subversivos.Con todo,y sin que precisamente me parezca muy santo el compromiso con Constantino,tampoco deja de resultarme claro el que sin compromisos de este tipo el cristianismo,y Cristo con él,hubieran sido barridos por los vientos de la historia.

    Dice usted que el recuerdo de Cristo hubiera pervivido sin necesidad de ninguna iglesia,institucionalización estatal,etc.Pienso .por ejemplo,en Antioquía,Damasco,el Asia Menor,lugares matrices del surgimiento del cristianismo abierto a los gentiles,posteriormente conquistados...

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 02.03.14 | 16:41

    Yo pienso exactamente lo contrario respecto a que es la iglesia la que ha propiciado el conocimiento del Gran Galileo de Nazaret. Ni mil iglesias juntas podían haber evitado que la figura de Yeshúa llegara a nuestros tiempos. ¡¡Y cuidado que lo haN desfigurado a conciencia, pero ni por esas.¡¡¡Lo ha hecho tan a conciencia que, ahora, tienen que acudir a autores paganos como son ´Flavio Josefo o a Públio Cornelio Tácido, con toda claridad interpolados,PARA PROBAR SU EXISTENCIA!!!! Es el colmo.Necesitaron un dios de acuerdo con el Imperio del que tomaban parte, y con el que siguieron en sus contínuas guerras propalando una doctrina impuesta por las espadas de las legiones romanas, primero, luego, con los bárbaros cristianizados, más tarde con Carlo Magno y sus interminables guerras en Europa.Lo curioso es que, cuando estaban en las catacumbas se negaban a empuñar armas. Una vez unidos trono y altar, eso desapareció.AMDG.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 02.03.14 | 15:09

    coagulación de la vida. Por eso estaba destinado a ser destruido como símbolo de un poder ajeno a su proyecto de
    vida.¿Por qué hay seres humanos tan obtusos que se empeñan en ese error, una y otra vez.Los templos paganos se
    transformaron en otros templos de ídolos de piedra, de plata y oro. ¡¡Que inmenso error!!!Decía Sánchez Ferlosio, que nada ha cambiado, mientras no cambien los dioses. Y Aquel gran hombre, el galileo de Nazaret lo puso en evidencia continuamente. Pero no bastó.Porque él sigue en la calle, donde están los desalojados, los sin techo, los sin derechos, los hambrientos de mundos que saltan por encima de las murallas de otros mundos insatisfechos, pero que ellos darían, dan la vida por tenerlo así de mutilado.¡¡Tan poco tienen, que con unas migajas se conformarían!!! Y no son viejos, son jóvenes que sólo quieren comer, HOY.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 02.03.14 | 14:56

    ¡¡¡Que bien encontrar, seres humanos abiertos a la vida y al razonar sin escandalizarse!!!.Da gusto. Hace podo oí a Eduardo Galeano referir como a un compañero suyo de mesa, en una presidencia ante universitarios, uno le preguntó que era la utopía. Y, dice Eduardo: ¡¡Difícil pregunta te ha caído!!!.Pero la respuesta se le quedó. La utopía es EL HORIZONTE. Si tú andas diez pasos, la utopia, el horizonte se aleja diez pasos más. La utopía es caminar aunque sepas que siempre se alejará." Lo mismo que Eduardo Galeano a mi me llegó. Y la puse en el plano en el que Antonio Machado también dice: "Se hace camino al andar..."Y de Salvador Santos otra forma de decir: "La fe está en los pies". Y así somos o debemos ser caminantes. Y Cuando el Gran Galileo de Nazaret se puso en camino, se fue encontrando la vida, él iba a la vida, y la vida venía a él. y también daba vida al compartirla con los que se encontraba.No fijó un sitio donde la vida era encerrada. Así el Templo, representaba la

  • Comentario por galetel 02.03.14 | 05:53

    En Santiago de Chile no hay muchos grafiti, pero allá vi uno que me impactó:
    “EL VIEJO PASCUERO NO EXISTE”.
    (En Chile se llama así a Papá Noel, el que -creen los niños- es quien trae los regalos.)
    Decía la verdad, desde luego, pero no toda; debería haber continuado: “SON LOS PADRES”.

    Si se aplica a Dios, resulta cierto.
    El Dios-Viejo-Pascuero no existe, pero el Dios-Padre-Madre, sí.
    Lo reveló Jesucristo; sin él no sería cierto, al menos para mí.

    Hay algunos que todavía creen que el Dios-Viejo-Pascuero existe.
    Otros se dedican a escribir que el Dios-Viejo-Pascuero no existe.
    Otros se dedican a escribir que el Dios-Viejo-Pascuero son los padres.
    Y otros nos dedicamos a escribir que el Dios-Padre-Madre existe.
    Todos estos grafiteros tenemos razón.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.03.14 | 05:16

    ....que la vida,y no ya el sistema de Poder que crea excluídos,humillados y ofendidos,había cometido pecados mucho más graves contra mí que yo contra ella(y es la pura verdad,sin que ello signifique el que me considere impecable,por supuesto,y ni siquiera víctima,simplemente alguien que vive en la realidad con sus a veces muy duras condiciones y condicionantes.

    No por ello me desligaré de Dios, estoy "condenado" a Él,a dónde ir fuera de la casa del amor y la plenitud del Padre,a dónde ir fuera de las palabras y hechos de vida eterna de Jesús,con todo considero que las duras de la realidad implican unas consecuencias que atañen inevitablemente a mi vivir a Dios....y me atreveré a decir,igualmente a Dios Mismo.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.03.14 | 04:53

    ....de cumplimiento,no quedándome únicamente en las hermosas,sublimes,y ojalá factibles,reflexiones que,por ejemplo,tan bien formulan estas postales.

    Tratan sobre las propuestas radicales que se recogen en la sección del Sermón de la Montaña del Ev de Mt,lecturas dominicalesde estos días.Ante ellas,y justamente porque me las tomo muy en serio,también me planteo ,radicalmente a mi vez,,determinadas cuestiones,determinados escollos,que no creo obedezcan sólo a mi falta de voluntad de asumirlas.Así el tema del amor al enemigo,del que ya he hablado en comentarios anteriores,así el tema del providencialsmo de los últimos versículos,lo de los lirios del campo y las aves,o cuervos,del cielo, del Ev. de este domingo.

    Muy hermoso y gratificante pero..Pero es que la experiencia puede ser otra.Recuerdo,y personalizando lo que al cabo tampoco sería experiencia única personal mía,haber dicho en un coloquio del Aula de Teología de LA Univ .de Cantabria que la vida, y,no ya....

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.03.14 | 04:30

    ....supone también el pasar por las horcas caudinas de tales contradicciones y paradojas de lo real.

    Yo personalmente lo resuelvo,equivocado o no,introduciendo ,a más del de diálogo,el concepto de dialéctica,en última instancia irresoluble en nuestro aquí y ahora terrenal,entre el ideal religioso,el programa del Reino(reitero,no cumplido tal cual)y una realidad a su vez insoslayable pues que en ella somos,nos movemos y existimos.De ahí el que pueda aceptar el término "utopía"para obras literarias como la de Tomás Moro,que lo creó,o la de Campanella,al igual que para unas u otras propuestas políticas,pero no para el Reino,no para mi vivir lo religioso que ni puede ni debe estar alienado de la realidad concreta y no fijado en una realidad útópica(utopía significa no-lugar)válida per se,independientemente de su cumplimiento o no.

    De ahí mi necesidad de contrastar el programa del Reino,que me conmueve y al que me adhiero,con su posibilidad efectiva de cumplimiento...

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 02.03.14 | 04:03

    Lo he repetido en varias ocasiones,si Cristo predicó el Reino y llegó la Iglesia,entendida en el sentido corriente jerárquico-institucional,es sencillamente porque el Reino,que los primeros cristianos esperaban inminente o al menos cercano,no llegó.Si la Iglesia no hubiera pactado con Constantino(y estoy de acuerdo en que ello aparejó consecuencias como las que señala G.Bruno)hoy casi con seguridad no estaríamos hablando en este blog de Jesucristo,como tampoco estaríamos hablando de Él si el Imperio Romano no hubiera posibilitado la cultura común y la red de comercio y comunicaciones que su imperialismo posibilitó.

    Que es contradictorio en gran medida con los valores del Reino que Cristo proclamó y encarnó,pues sí,lo es,pero la vida ofrece numerosas contradicciones y paradojas,y no podemos sino asumirlas,no podemos estar a las maduras del ideal y cerrar los ojos ante las duras de condiciones que la realidad a veces nos impone.Quizá la Encarnación supone...

  • Comentario por isa 01.03.14 | 17:05


    - Por cierto ese posición en la mano del - Jesús del dibujo- es lo que se llama fisca, o fica o algo así, y la utilizan los brujos, y magos brujos ? ¿ A quien está representando el dibujo de ese Jesús con esa forma de posición de la mano ?

    Que triste que en nombre de DIOS, Santo Justo y honrado, haya tanto engaño.

  • Comentario por isa 01.03.14 | 15:15


    ¿ A quien colgaria de los huevos ? A esos que inventarón el rito de - protección de los arcangeles.-

    - Te ponen este rito entre el padre nuestro, y otras oraciones cristianas, y resulta que es un rito de engaño.
    Asi que hay que tener cuidado hasta con las oraciones que muchos en nombre de DIOS, te ponen para rezar . Porque hay mucho falso embustero. Y mucho brujo adorador de satanas.

    - Creo en el ESPIRITU SANTO, JUSTO Y HONRADO, y en nada más, que lo demás es ENGAÑO.

    - El ESPIRITU SANTO, JAMAS HARIA DAÑO , EL ESPIRITU HONRADO, SERIA SIEMPRE HONRADO, Y EL JUSTO JUSTO, ESTOS SON ESPIRITUS SINCEROS, pero lo demás , mentira y engaño, aunque sepan hacer portentos.

    - Dice una escritura, maestro no hicimos portentos en tu nombre, no hicimos milagros......APARTAROS DE MÍ FALSOS RASTREROS.

    - Por supuesto las personas honradas no se deben de sentir ofendidas.

  • Comentario por isa 01.03.14 | 15:00

    - Pondre en una familia unos en contra de otros - ¿ QUE TIPO DE ESPIRITU ES ESTE ? Bueno por supuesto que NO.
    - Asi que le dije a este espiritu, seas quien seas, o mejoras o te extingues - PALABRA DE DIOS Y DEL SEÑOR.-

    - Y tengo permiso de DIOS Y DEL SEÑOR, para decir esto.

    - Porque si en una familia no puedes confiar en tu familia, no tiene sentido el existir de la familia.

    - Son mejores los animales que protegen a sus crias hasta dando la vida por ellos, que el ser humano, que no respeta ni a su Familia, y si no respeta ni a su familia, no respeta a nadie, En este tipo de persona jamás se puede confiar, aunque lo llamen - señor-.

  • Comentario por isa 01.03.14 | 14:50


    - Si el hombre - representa al mundo, es decir al pecado, estoy harta, de ese mundo, que solo causa tristeza, mentira, engaño, el hombre debe mejorar, y respetar a la mujer, a los niños, a las niñas, a los adolescentes .

    - Es decir , le cortaria los huevos a todos los pederastas, aunque algunos al hombre lo llamen señor.

    - Asquito me dá ese tipo de hombre.

  • Comentario por isa 01.03.14 | 14:39


    - Creo en DIOS PADRE, yo creo en el espiritu de mi PADRE, no me lo imagino SANTO, porque colgaria de los huevos, a quien me hiciera daño, siempre mi padre ha sido HONRADO, así que SANTO, solo es DIOS, pero siempre diré que HONRADO, si ha sido y es mi PADRE.

    - El otro dia, que estaba disgustada, le pedí a DIOS una cosa, que no voy a decir, de decepcionada que estaba, y por la noche, tuve la imagen de mi padre en mi mente, diciendome medita eso, piensa eso, si me quieres piensa eso, y cuando me levante le dije a DIOS, Dios eso que te dije, detenlo, para ver si mejora todo.

    - Os voy a decir lo que pedí a DIOS, me mostro tanto daño causado por los - hombres - que le dije a DIOS, si eso son los hombres, harnos a todas las mujeres hermafroditas, y que el hombre se extinga, porque solo sirve para hacer daño.

    - Si el hombre - representa al mundo, es decir al pecado, estoy harta, de ese mundo, que solo causa tristeza, mentira, engaño, el hombre deb...

  • Comentario por isa 01.03.14 | 14:26


    - Se puede llamar SANTO, a quien no es SANTO, lo que quiere decir, que quien toma por SANTO, lo que no es SANTO, se EQUIVOCA. Y si algo no es cierto, aunque esten de acuerdo o lo sigan millones y milone de personas, pues sigue sin ser cierto. Porque haya muchas personas de acuerdo, aunque sean millones, las equivocaciones son equivocaciones.

    - Jesús dijo: Porque me llamais SANTO, si santo solo es DIOS.- Yo no me he inventado esto, lo teneis en las escrituras, y ustedes habeis cambiado la SANTIDAD DE DIOS, por el pecado. Estais muy agusto , pero es pecado.

    - El gran Galileo de Nazaret, tiene su monton de pecados. Aunque lo que dice que es VERDAD, pues lo que es verdad, es verdad, pero lo que no es verdad, aunque lo diga el de Nazaret NO ES VERDAD.

    - Y eso que la iglesia cristiana, dice DIOS, que en buenas obras es la mejor religión de todas las religiones, y la mejor iglesia.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 01.03.14 | 13:12

    ......ahí sigue estando,Con los de siempre.El Gran Galileo de Nazaret, sigue, en la calle, a la intemperie.
    Como cuando le echó el Gran Inquisidor de Dostoieski: ¡¡¡Vete, y no vuelvas más!!!. Qué más quisieran los traidores, siglos y siglos, acumulando poder y riquezas, vestidos como vestían los sumos sacerdotes del Templo de Jerusalen, y los sacerdotes paganos, y sus tiaras pontificales.¿No era Constantino el Sumo Pontífice, el Gran Constructor de Puente, entre la divinidad y el Emperador?. Igual, igual que hoy.Ellos, están ahí en aquellos palacios y basílicas (los grandes balileus del imperio).Entonces quemando sinagogas (Ambrosio,San, Calliculun) y negándose a reconstruirla por orden del Emperador.¡¡Que Dios tan poderoso, ínfulas ante el Emperador que los había sacado de las cloacas!!! La iglesia ortodoxa le ha nombrado SANTO, a Constantino, que asesinó su mujer en el baño, a su hijo Crispo,a su sobrino Liciniano......¡¡¡Que horror!!!



  • Comentario por GIORDANO BRUNO 01.03.14 | 12:55

    Lo he leído en Hans Küng. "Yo sólo creo en Dios y en Jesús". A mi me pasa lo mismo. No creo en la Iglesia y no creeré jamás. Y me explico. El año 313, cuando se publicó el Edicto de Tolerancia, por el que se permitía el libre culto al cristianismo, por el Emperador Constantino-Licinio, subieron de las catacumbas
    los que en ellas se protegían, y fueron directamente a los palacios del Imperio.Con sus honores y riquezas. Ese año, yo siempre me he imaginado que también salió Yeshúa, pero no a los palacios, sino a la calle, donde estaban los que él siempre había preferido.Fue un abandono ominoso y sangrante. Pero, ¿cómo iba a extrañarle eso a él, cuando la lucha de sus discípulos era por eso, el poder?. ¿No le dijo a Pedro: Aparta de ahí Satán pues tu hablas por boca de los hombres y no por la de Dios".Así pues todo lo que sucedió fue UNA TRAICION EN TODA REGLA. Por eso, borraron a fondo, todo lo que no convenía a ese poder.Hicieron de Yeshúa un dios mitológico.Pero EL HOMBRE YESHUA, ...

Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031