El blog de X. Pikaza

El Corpus Christi en la Pintura de la Liberación (M. Cerezo Barredo)

  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Maximino Cerezo Barredo (Villaviciosa, Asturias,1932) es quizá el mayor representante de la pintura de la liberación, si es que así puede llamarse:

-- Una pintura al servicio del pueblo de Dios y desde el mismo pueblo; una pintura que introduce a Jesús con su Cena (Eucaristía) en la vida real de la comunidad . Una pintura que no es para adorar en un sentido cúltico separado de la vida, sino para vivir, descubriendo a Jesús en el pan y el vino, en la comunidad, en el servicio mutuo.

-- Ésta es una nueva teología y experiencia personal y comunitaria del Cuerpo de Cristo, quizá el mayor servicio que se ha hecho a la Eucaristía y al Cuerpo de Cristo desde la vida de las comunidades, que sienten y entienden que viven con Jesús, en el camino de la comunión de los Cristianos, comunión con Cristo, como verá quien siga leyendo, admirando, celebrando.

Maximino Cerezo Barredo:

Comenzó a pintar murales en Residencias Universitarias de Oviedo, Valladolid y Madrid (con Lisboa, París etc).Fue nombrado miembro de la Comisión Nacional de Arte Sacro.

En 1968-1969, CB trabajó en Filipinas, en la catedral de Basilan, y, en 1970, se fue a la selva del Perú, y desde entonces ha vivido vinculado a la Teología de la liberación, a la opción por los pobres, en medio de conflictos y persecuciones, con dos preocupaciones máximas: rescatar la imagen religiosa latinoamericana y devolver a la pintura mural la función que ha tenido siempre en el lugar de reunión de la comunidad cristiana .

Ha recorrido todo América, ha pintado murales y cuadros para cientos de iglesias y capillas, colegios y residencias. Pone siempre las imágenes al servicio del texto, de la vivencia de la fe, de la comprensión comunitaria del misterio. Sus murales, sus dibujos, sus cuadros... andan por todas partes, copiados, recopiados, propagados por Koinonia y por otros grandes portales de teología y de vida eclesial.

El lector amigo encontrará muchos de ellos buscando simplemente en Google, poniendo Cerezo Barredo. Actualmente reside en la Comunidad Claretiana de Salamanca. Algunas veces, menos de las que yo quisiera, nos vemos. Colabora en RD, como saben los lectores de ese blog.

Una teología de fondo:

He publicado en días pasados una imagen suya... al lado de otros cuadros sobre la Eucaristía, empezando por la "Disputa" (Exaltación) de la Eucaristía, de Rafael, en las Estancias Vaticanas, pasando por el Corpus de San Ignacio, de J. Castillo (Sevilla). Sin necesidad de explicación verá el lector la novedad del ambiente, de los temas y del menaje de M. Cerezo. Con mi homenaje de gratitud me limito hoy a poner algunas de sus imágenes de la Última Cena, hoy que es Dios del Cuerpo de Cristo. Dios mediante, si alguien encuentra interesante el tema de la iconografía eucarística podemos seguir con el tema.

Con tu permiso, Maximo, con mi agradecimiento. Las imágenes son tuyas, todo lo bueno es tuyo:


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Fabián 09.06.13 | 02:13

    Hola!!! Aquí les dejo un link de más obras de Cerezo. Un artista que une Evangelio con los pobres de América.
    http://www.servicioskoinonia.org/cerezo/

  • Comentario por Atman 03.06.13 | 23:08

    Las comunidades de Base expresan su fe con los símbolos de de su tierra: las ayacas, los platanos, La Biblia abierta. Jesús se adapta a las costumbres de cada país y se hace presente compartiendo la comida como uno más.

  • Comentario por Fernando 03.06.13 | 12:22

    Bueno, yo creo que hay que entender estas pinturas a la luz de la tradición del fresco americanista y ese cierto indigenismo de las comunidades de base.

    Pero lo que me resulta inquietante es que no da un paso adelante (ni atrás tampoco) ante los modelos religiosos asumidos de antemano. Reunión en torno a una mesa, grupo apostólico, Jesús barbudo y central en túnica alba, aureola... Es tan válido como cualquier otro. Con independencia del pintor y de la calidad artística última, no hay distancia simbólica perceptible entre estos cuadros y el famoso "Cristo amarillo" de Gauguin. Puestos a comparar, me parece superior la obra de Guayasamín.

    Es decir, no veo controversia alguna en estas imágenes, salvo que nos pongamos ceremoniales en recordatorio de la vieja imaginería religiosa, eso sí puesta al día con escasa entidad, como se ve, por ejemplo, en la argentina Lucía Torres. Por tanto, son pinturas válidas, no lo dudo, pero con demasiado olor a naftalina.

  • Comentario por Luis Enrique Antolín 03.06.13 | 04:10

    Buena reflexión,Galetel.La comparto plenamente.Respecto a las pinturas aquí reproducidas,pueden parecerme aceptables las cuatro primeras,pero las dos últimas,similarmente compuestas(la no coloreada no sé si quizá sea un dibujo más exactamente que una pintura)me parecen ya un tanto excesivas en su ingenuismo.Acaso estarían bien para un colegio y acaso efectivamente para un colegio estén realizadas,no lo sé;si lo pretendido es la fidelidad a lo que se supone ingenuismo del arte popular latinoamericano,pues bueno...pero creo que se le ha ido la mano.

    Ese Jesús colega,muchachote guay y sanote en merendola campestre no me convence demasiado.Claro que ,sin demérito de la profundidad de pensamiento teológico de Pikaza,y también de la poesía y belleza tantas veces presentes en su exposición,he de confesar que en algunas ocasiones su descripción de la comensalía en gozo compartido y demás me ha traído a la mente la imagen de una merendola,de un picnic dominguero.

  • Comentario por Torquemada 03.06.13 | 00:17

    Dos cuestiones:

    1. El pintor no refleja a todas las sangres que hay en América Latina, sino a la cobriza. Si por ahí hay alguien de raza blanca, lo pinta con cara de velorio o más bajo de estatura.


    2. QUIEN TIENE LOS PIES SUCIOS , NO SE SIENTA A LA MESA. Y es Jesús quien tiene que lavárselos APARTE.

    Parece que caló en el pintor el Evangelio de San Juan y la catequesis sobre la Confesión sacramental. Las pinturas 2 y 3 son muy representativas sobre este particular.

  • Comentario por galetel 02.06.13 | 22:16

    A mi parecer, estas pinturas de Cerezo Barredo son tan ideológicas, culturales y anacrónicas como fueron las de Rafael y J. Castillo, aunque en sentido opuesto. En realidad, éstas sólo se entienden bien como reacción ante aquéllas. Una reacción necesaria y saludable, sin duda. Pero igualmente saludable puede ser la reacción contra la reacción, y así sucesivamente… hasta encontrar quizá el punto en que se complementen todas, tanto artística como teológicamente.

Jueves, 30 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación