El blog de X. Pikaza

Dom 12.5.13. Ascensión y liberación: Así en la Tierra como en el Cielo

Éste es el Domingo (antes Jueves) de la Ascensión, y la Iglesia celebra la culminación del camino pascual de Jesús, según la petición del Padrenuestro: "así en la tierra como en el cielo":

--Culminada en un primer momento su obra pascual (muerte y resurrección), Jesús sube al cielo donde se sienta “a la derecha” del Padre;

-- Pero, el mismo tiempo, Jesús empieza a estar presente de un modo más hondo ("baja" a la tierra para enviar a los hombres el Espíritu Santo y completar así el gran misterio de la redención, liberación de los hombres).

El tema que la Iglesia celebra este domingo pertenece al “misterio” de la fe, entendido en su forma originaria como Símbolo, no como afirmación científica, ni como demostración filosófica. En un primer momento, todos los aspectos de este “dogma” y de su formulación son “simbólicos” y a veces presentan dificultades por los creyentes “modernos”:

Símbolo (mito, dicen algunos) es el Cielo que está arriba, mito el Subir, mito en Sentarse, mito la Derecha del Padre Dios… Ninguno de esos términos o temas puede tomarse al pie de la letra (en sentido físico).

Y, sin embargo, en el fondo de ese mito hay un intenso simbolismo religioso y mesiánico, una verdad más honda, que la Iglesia celebra emocionada, una verdad que se expresa en forma de compromiso de liberación, como exponer en un plano de teología simbólica y liberadora:

-- El cielo de "arriba" es el cielo del camino de la historia de los hombres, un camino iluminado y potenciado por Jesús;

-- el futuro del cielo es el presente de Reino que Jesús ha iniciado con su vida y con su entrega, un camino en el nosotros mismos vamos siendo "cielo" (Reino) por la presencia del Espíritu de Cristo;

-- El trono del cielo donde Jesús está "sentado a la derecha del Padre"... es el trono y mesa donde estamos llamados a sentarnos en comunión de amor, poniendo en el centro del "banquete" (del pan y de la libertad) a los expulsados de la historia, a los pobres, humillados..

Éste es el tema de la Ascensión, que iré exponiendo de forma simbólica, teológica y práctica. Al final, para aquello lectores que quieran ajustarse a las declaraciones del último Magisterio Católico, presento el comentario del Catecismo de la Iglesia Católica (1992).
Buen domingo a todos, buena fiesta de la Ascensión

Textos

Lucas 24, 46-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.
Vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto."
Después los sacó hacia Betania y, levantando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía se separó de ellos, subiendo hacia el cielo. Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

Hechos 1, 1-2. 9-11

1 El primer libro lo escribí, Teófilo, sobre todo lo que Jesús hizo y enseñó desde un principio
2 hasta el día en que, después de haber dado instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había elegido, fue llevado al cielo….
9 Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le ocultó a sus ojos.
10 Estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco 11 que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este
que os ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá así tal como le habéis visto subir al cielo.»

1. SÍMBOLOS BÁSICOS. UNA INTRODUCCIÓN

Este “dogma” de la Ascensión contiene una serie de elementos simbólicos (alguien diría “míticos”) que son muy importantes en la historia cultural y religiosa de la humanidad. Así han de tomarse, como “símbolos”, buscando pues el sentido profundo del lenguaje

1. Primer símbolo: Arriba y abajo, subir (y bajar…). En la mayoría de los pueblos el “cielo” (es decir, la plenitud de la vida) está arriba (y el infierno, la destrucción, está abajo); por eso, subir es purificarse, ascender de la tierra de muerte a la altura de Dios… Así tenemos un universo en tres pisos: Infierno, tierra y cielo…

Pero hoy sabemos que en sentido cósmico no hay arriba ni abajo, que el universo no tiene tres pisos, sino que es una especie de todo en el que todas las cosas están implicadas… Por eso, muchos en vez de subir prefieren hablar de “ahondar”, penetrar en la hondura de misterio. Más que la altura, Dios sería la profundidad de la vida. Téngase esto en cuenta.

2. Segundo símbolo: el Cielo. El cielo aparece ante todo como el horizonte superior del cosmos, lleno de astros y estrellas, como signo divino. Así lo han visto los Chinos en Oriente, y los Aztecas e Incas en Occidente. Así lo han visto griegos, romanos y vascos (que presentan a Dios como Jaun Goikoa, Señor del Alto).

Pero ése es un símbolo antropológico, más que cósmico. Sigue valiendo en un plano (el mismo Kant, el gran racionalista) se emocionaba mirando el cielo en la noche… aunque sabía (y hoy saben mejor los astro-nomos) que el cielo no es la altura sino la inmensidad cósmica hecho de frío y de expansión de fuerzas que no controlamos.

3. Tercer símbolo: el subir… Los héroes tienen que subir a la montaña cósmica, llegar a la altura, encontrar su identidad… Jesús ha logrado “subir”. Nadie había llegado hasta el “cielo de Dios”, Jesús ha llegado, ha culminado su camino, nos ha abierto una senda para llegar a nuestra verdad…

Éste es un símbolo antropológico: Estamos hechos para subir, para ascender, para encontrar nuestra verdad. Jesús nos muestra que la subida se realiza no por escapismo, saliendo de la tierra, sino por fidelidad al camino y exigencia de la historia, dando la vida a los demás, con los demás….

4. Estar sentado a la derecha de Dios…, descansar… Aquí se vinculan muchos simbolismos que sería preciso analizar y distinguir. El Nuevo Testamento (desde el Padre nuestro que estás en los cielos… venga tu Reino) con la Iglesia antigua ha vinculado dos que son fundamentales:

a. Por un lado, el cielo está “arriba”, desde siempre y para siempre. El Cielo es Dios. Así le han visto no sólo algunos grandes Salmos judíos, sino todo el pensamiento griego: El Cielo de Platón es la altura de la vida… Salvarse es subir al cielo.

b. Pero, en otro plano, el cielo está en el futuro y se identifica con el Reino que vendrá… No hay cielo todavía, habrá cielo cuando Jesús culmine su obra, como muestra el Apocalipsis. No se trata pues de subir al cielo (dejando la tierra), sino de llegar al cielo caminando desde la tierra…

2. PLENITUD PASCUAL DE JESÚS, ASCENSIÓN AL CIELO

Básicamente, Jesús no ha venido para tomar a los hombres y llevarles (subirles) al cielo que está arriba, como quería un tipo de platonismo, como a veces se ha pensado. Como si Jesús tuviera una especie de gran OVNI preparado (una nueva Arca de Noé) y metiera allí a los suyos para sacarles de la tierra y llevarles al cielo de arriba. Al contrario, Jesús ha querido anunciar la llegada del Reino de Dios, que es el Cielo en la tierra, el Cielo en el futuro, ya cercano, de la humanidad reconciliadas.

Por eso, culminado el camino de su pascua (muerto y resucitado, según la confesión primera de la fe cristiana), Jesús sigue animando el camino de sus seguidores. Por eso, conforme a muchos testimonios del NT no hay “ascensión” propiamente dicha, sino presencia pascua de Jesús entre su gente, presencia animadora…

– EVANGELIO DE MATEO. Jesús no se va, sino que queda en la montaña desde la que envía a sus seguidores y les acompaña y asiste hasta el día de la consumación del mundo: Yo estoy con vosotros… Éste Jesús aparece así como el “Dios con los hombres” que aparece en la tradición de la alianza israelita. Esta nueva forma de ser y de estar presente define su compromiso mesiánico, ya culminado en un sentido en la Pascua (Mt 28, 20).

– PABLO Y JUAN, APOCALIPSIS. Jesús no se va, sino que está con sus amigos y con todos los hombres, como cabeza que sostiene y vitaliza el cuerpo de la iglesia (tradición paulina), como vida y luz que alumbra a los creyentes (Juan)... No hay según eso Ascensión, sino profundización pascual, una nueva forma de ser y de actuar, en medio de los hombres. Jesús está presente en el camino de sus discípulos, dirigiéndoles al futuro de su reconciliación total, del Reino de Dios. En esa línea se puede y se debe entender el Apocalipsis, como libro de la presencia y acción pascual de Jesús entre sus seguidores, iniciando aquí el Reino (el Cielo), un Reino y un Cielo que culminarán en la plenitud de Dios.

– ASCENSIÓN, LUCAS Y HECHOS DE LOS APÓSTOLES. Pues bien, al lado de esas perspectivas, la dogmática cristiana ha resaltado de manera constante y uniforme una visión que, enraizada en el AT (Sal 110, 1), supone que el Kyrios o Señor está sentado, a la Derecha de Dios Padre, en ámbito de cielo, culminada la historia, enviando su Espíritu. Esa es la tradición que aparece al final del Evangelio de Lucas y al principio del libro de los Hechos, la que se ha vuelto dominante en la tradición del “credo” de la Iglesia que dice:

a. Subió a los cielos
b. Y está sentado a la Derecha de Dios Padre…

De esta formulación de Lucas-Hechos y de la “palabra” del Credo (está sentado a la derecha del Padre) trato aquí. Otros días mostraré, quizá, otros rasgos de este “símbolo”.

3. REPRESENTACIONES

– Está sentado.

Éste es un gesto específicamente humano. Los animales se sostienen en sus patas, nadan, vuelan, caminan, se agazapan o se acuestan. Algunos pueden sentarse físicamente, pero sólo de manera material. No liberan las manos para la comunicación dialogada, no construyen una sede o trono como signo de su autoridad. Por el contrario, los humanos se definen como aquellos que pueden ponerse en pie (liberando las manos para el trabajo) y sentarse (para descanso, autoridad y/o convivencia).

Por eso, cuando el Credo dice que Jesús está sentado le presenta como humano, en la línea de los reyes que toman asiento para imponer su autoridad, de los magistrados que ocupan su sede para juzgar o de los maestros que sientan cátedra para enseñar a los discípulos. También se sientan juntos los amigos, familiares y hermanos para compartir la palabra y alegría de la vida. Pues bien, Jesús resucitado se sienta, apareciendo como humano culminado. El AT presentaba a Dios sentado sobre el trono de su gloria; pues bien, sobre ese trono se sitúa ahora Jesús (cf. Mt 25, 31-45).

– Espacio.

Hech 2, 33-34, reasumiendo una de las tradiciones más antiguas de la iglesia, dice que "habiendo sido elevado a la derecha de Dios.... ". De esa forma evoca la existencia de un espacio superior, de un campo de ser o realidad más alta donde viene a expandirse y reflejarse el poder de lo divino (=su derecha). En esta línea se añade que Jesús ha sido recibido o acogido en el cielo, lugar de plenitud, espacio de Dios (cf. Hech 3, 21; Ef 6, 9; Col 4, 1; Hebr 8, 1).

Podemos preguntar: ¿no habremos separado a Jesús de nuestra tierra, creando de esa forma un tipo de geografía mítica que le acaba desligando de la historia? ¡De ninguna forma! Al sentarse en el cielo, Jesús ha llegado al lugar de la plenitud de Dios que es fuente de vida y gloria para los humanos. En sentido radical, este “arriba” del Cielo aparece en el NT como hondura y camino de esperanza para los hombres. Estar sentado “en el cielo” significa estar en medio de los hombres, caminando con ellos y en ellos.

– Tiempo.

Hebr 1, 3 afirma que después de realizar la purificación de los pecado... se sentó a la Derecha de la Majestad, en las Alturas, vinculando de esa forma espacio superior (cielo geográfico) y tiempo futuro (cielo de culminación histórica). De esa forma se unen, en relación inseparable, el aspecto cósmico e histórico de la salvación, personalizados para siempre en el Jesús pascual, exaltado y ascendido al cielo. El mismo ascenso espacial aparece como plenificación histórica: se ha cumplido el tiempo, Jesús ha perdonado el pecado de los pueblos y ha penetrado por (con) nosotros en la altura de Dios.

Por eso el “Tiempo Futuro” (Cristo está sentado ya) es de un modo radical el “tiempo histórico” del compromiso por los hombres, y en los hombres. El mismo Cristo que, en un sentido, ha culminado su camino es el que sigue caminando con los hombres, sufriendo en ellos, animando en ellos la marcha hacia el Reino de la Pas Completa. En la base este gesto (Ascensión) está por tanto la entrega pascual (Jesús ha cumplido su tareas), el compromiso de sus seguidores (que se unen a Jesús en la entrega por el Reino)… y la esperanza del futuro de la meta la plenitud o salvación para los humanos.

– Compañía. Dios Trinidad

Un humano puede sentarse en solitario para descansar, pensar, mandar, encontrándose aislado o teniendo a los demás delante de él, separados de su sede, en actitud de esucha reverente. Pues bien, existe una manera más perfecta de sentarse que se realiza en amistad y celebración y exige compañía. La riqueza y calidad de esa sesión está en el valor personal de los acompañantes. Por eso, nuestro texto añade que Jesús "se sentó a la derecha de Dios Padre".

De esa forma se personalizan las cuestiones anteriores de espacio y tiempo: la Ascensión y Sesión de Jesús se convierte en signo de comunicación: es momento de diálogo, tiempo de amor compartido. Jesús y el Padre, sentados y dialogando en el Espíritu, aparecen de esa forma como espacio y tiempo de vida para los humanos, como principio de toda comunión, en el doble plano:

a. Comunión divina: Jesús y el Padre con principio de toda comunión, son fuente del Espíritu Santo. Por eso, la Ascensión (sesión de Jesús con el Padre) es el principio del que brota el Espíritu, es la fuente de Pentecostés. En algún sentido, ésta es ya la Fiesta de la Trinidad, del Dios cumplido, completo.

b. Comunión humana: Jesús lleva consigo a los hombres…, a lo largo del camino de la historia, abriendo un espacio de salvación para ellos. Dios asume nuestro espacio y nuestro tiempo en Cristo, de quien podemos y debemos afirmar que se ha sentado junto al Padre, abriendo para los hombres un camino de reconciliación.

Dios es plenamente Dios, el Padre ha realizado su tarea en Cristo

Por eso debemos mantener este lenguaje (este simbolismo) de sesión, aunque pueda resultar extraño.
– El Padre está al principio, fundando todo el camino, pues él engendra y envía a su Hijo.
– El Padre está en el centro, sosteniendo el camino, en dialoga constante con su Hijo
– El Padre está al final, recibiendo a Jesús a su derecha, haciéndole Señor y fuente del Espíritu.

4. FINALIDAD. PARA QUÉ SE SIENTA.

Como supone el esquema anterior, la historia culmina allí donde Jesús se sienta a la derecha del Padre: ha terminado la marcha, parece que sólo queda el silencio cristológico. Pues bien, sobre ese silencio se eleva la más honda palabra y acción de Jesús: no ha subido al cielo para volver a bajar y ascender, conforme al mito del eterno retorno, comenzando de nuevo el ritmo de renacimientos, sino para expandir y mantener su triunfo para siempre, conforme a la visión israelita y cristiana del mesianismo. Cristo ha muerto una sola vez y para siempre, redimiendo a los humanos (Hebr). Por eso, el pasado no vuelve: ¡He aquí que hago nuevas todas las cosas! (cf Ap 21, 5); la sesión es culmen de la historia salvadora:

– Se ha sentado para descansar. La redención se ha cumplido “ya”

Es como el hombre o mujer que, a la caída de la tarde, toma asiento ante la casa o en el centro de ella, recibiendo a familiares, amigos y conocidos. De manera semejante se sentó Jesús en el brocal del pozo antiguo de Siquén, al borde de camino fatigoso (cf. Jn 4, 5-6). Ahora lo hace en su sede final, pues el trayecto ha sido duro y su acción arriesgada: está sentado porque ha terminado su tarea y porque quiere mantener, plenificar lo realizado. Hebr 10, 12 añade que perpetúa ante el Padre su gesto de entregar en favor de los humanos, ofreciendo por ello su sangre (es decir, su vida).

La redención se ha cumplido, se ha desvelado el misterio. Jesús no es un héroe errante, sin meta. Su vida tiene una meta: La plenitud de los hombres en Dios.

– Se ha sentado para gozar, para que gocemos.

Jesús ha ofrecido el mensaje de su felicidad a los humanos y ahora quiere compartir con ellos el reino conseguido, en experiencia de intensa compañía. Desde esa perspectiva es importante señalar que Jesús está sentado y no acostado: vela con los suyos y no duerme; se interesa por los hombres y mujeres de la tierra, no se olvida. No ha pasado por la historia para abandonarla en descampado, sino para gozar con los suyos la alegría de la acción bien hecha, el placer de la existencia compartida.

Por eso, la fiesta de la Ascensión es una fiesta de gozo y alegría por la “victoria de Dios”, realizada y cumplida en Cristo. La vida tiene un sentido, estamos ya salvados… como saben los discípulos de Pablo, cuando dicen en las cartas a los colosenses y efesios que ya estamos, de hecho (en el fondo) sentados con Cristo en el cielo, glorificados, en plenitud…

– Se ha sentado para reinar, ha llegado el Reino de Dios.

No escapa y se refugia a solas, en gesto de olvido. Por el contrario, Cristo coloca el trono de su gloria en el mismo campo de lucha de la historia, para acompañar a los humanos más amenazados. Allí se sienta con autoridad suprema, no para imponerse con violencia sobre los demás, sino para ayudarles en la marcha de la vida. De esa forma actualiza el reinado de Dios sobre el mundo: se sienta en el trono para acompañar mejor a los humanos, en gesto de paz, superando con su entrega de amor la violencia de la historia. Frente a los príncipes y señores que emplean el poder para imponerse, Jesús reina para ofrecer libertad y alegría a los humanos.

Ahora se cumple la verdad del Padre Nuestro: El mismo Dios Padres es el Reino… por eso decimos “venga tu Reino”, que venga Dios… Pues bien, ahora sabemos que el Reino está llegado, el Reino es la presencia y plenitud de Dios, que se manifiesta por Cristo, como futuro de salvación ya presente…. Por eso, creer en la Ascensión significa comprometernos a instaurar el Reino de Dios, la justicia, la fraternidad

– También se ha sentado para juzgar y redimir (Icono Trinitario).

El credo actual, manteniendo una división ilustrativa (propia de la teología de Lc-Hech), distingue entre sesión presente (Jesús está elevado a la derecha del Padre) y juicio futuro (ha de venir...). La tradición más antigua ha vinculado ambos gestos: "veréis al Hijo del humano sentado a la derecha de Poder (=Dios) y viniendo en las nubes del cielo" (cf. Mc 14 62 par); el mismo Jesús que está sentado y comparte la gloria de Dios está viniendo para culminar el juicio mesiánico. La misma cátedra de su descanso y gozo, de su reinado y magisterio, aparece así como promesa de juicio salvador: viene Jesús para ofrecer a los humanos el misterio de su gracia transformante.

En ese sentido el “juicio” es necesario, es necesario el discernimiento entre el bien y el mal, entre la justicia y la injusticia, entre la comunión de vida y la opresión… El Cristo que Reino sigue impulsando a los hombres a vivir en justicia, a liberar y redimir… Así lo mostraba el Icono Trinitario de Santo Tomás in Formis (año 1210), donde el Cristo sentado vincula a blancos y negros, esclavos y libres, para iniciar en la tierra un camino de reconciliación, de liberación.

– Se ha sentado para comer y celebrar (Icono de la Trinidad de Roublev).

Las palabras griegas que la tradición emplea en cada caso son semejantes: kathesthai (sentarse) y anakeisthai, anaklinein (recostarse). Jesús mismo ha destacado la felicidad de aquellos que participarán en el banquete del reino (cf. Lc 14, 15; Mt 8, 11 par): al final de su camino sobre el mundo, él ha querido celebrar con los suyos un banquete, ofreciéndoles su vida en alimento (cf. Lc 22, 14-20 par). Pues bien, esa comida de agradecimiento, esa eucaristía culminadora se vuelve banquete mesiánico (cf. Mt 22, 1-14 par).

Se completa así lo que Jesús ha comenzado a realizar en Galilea, como mesías del pan, de la comida mesiánica de las multiplicaciones y la cena (cf. Cap. 1, 1, 4). Jesús y los suyos, todos los humanos, han sido creados para sentarse y gozar, para comer juntos, compartiendo la existencia. Por eso, la sesión celeste del Señor debe interpretarse como plenitud eucarística, celebración desbordante de la vida.

Así lo muestra el Icono de la Trinidad de Roublev, donde Cristo está sentado con el Padre y el Espíritu, ofreciendo su banquete, el banquete de Dios, a todos los hombres. La sesión del Cristo nos conduce hasta la meta gozosa y misteriosa de la historia, hasta el lugar y tiempo ya cumplido donde el mismo Dios se expresa como banquete de amor para todos. Así se vinculan por siempre los dos signos preferidos de Jesús: banquete y bodas, sentarse en comida nupcial, reclinarse y recostarse, en amor que no se acaba, convirtiendo la vida en transparencia de gracia. Sentarse es ya vivir en plenitud: llegar hasta el lugar donde la fuente de la vida se hace meta de gozo culminado, plaza y avenida gozosa de existencia, en comunión de mesa y lecho, en ciudad de amor transfigurado (cf. Ap 21-22).

7. A LA DERECHA DEL PADRE. DE LA ASCENSIÓN A PENTECOSTÉS

Así recibe Jesús en intimidad y apertura universal el poder de lo divino, compartiendo su reino de gracia, fundando un tiempo de entrega y plenitud para los humanos. En esta perspectiva pueden y deben vincularse dos experiencias:

– En el tiempo de su vida, Jesús se sentó con los pobres del camino, ofreciéndoles palabra y asistencia. Vivió para los otros (pro-existencia), convirtió su vida en alimento y comunión de todos los humanos.

– Culminada su historia, Jesús se sienta con el Padre, ofreciendo a todos la intimidad de su diálogo con Dios, en felicidad compartida. No abandona a los humanos, sino que los eleva a la derecha de su Padre.

Historia final, plenitud de Dios: Una morada para todos

Así pasamos del camino de la historia mesiánica (Jesús sentado con los pobres) a su plenitud de reino (les ofrece el misterio trinitario). Ha culminado la historia pascual, el despliegue intradivino: el Padre ha engendrado a Jesús y Jesús le ha entregado (devuelto) su vida, en comunión ya realizada. Pues bien, en el camino de esa entrega mutua que es la comunión eterna venimos a sentarnos los humanos. No nos abandona Jesús, sino todo al contrario: ha subido al trono para ofrecernos un espacio de vida a su lado.

Al sentarse con el Padre, Jesús, Hijo de Dios, ensancha el trono y lo convierte en ámbito de encuentro y plenitud para todos los humanos. Por eso, el Evangelio de Juan puede decir que Jesús ha subido al cielo para “ofrecer” la morada de Dios a los hombres, para que haya lugar para todos, en el espacio y tiempo de Dios. De esa forma, su historia mesiánica aparece como historia trinitaria: por medio de él llegamos al espacio/tiempo original de Dios, al amor ya realizado donde nosotros, los humanos, alcanzamos plenitud por siempre.

Envío del Espíritu, para que todos tengan una morada, un espacio de vida

En un sentido, la historia humana tiene su propio espacio y tiempo. Pero, penetrando en su más honda dimensión, ella se arraiga en el misterio de la mutua entrega del Padre y de su Hijo Jesucristo en el Espíritu, volviéndose historia trinitaria. Así podemos afirmar que el Cristo sentado realiza una acción y dos acciones (si se permite utilizar un lenguaje tradicional):

– Realiza una sola acción “divina”: Su vida culmina en Dios: ha recibido el “encargo” de Dios, se ha entregado en favor de los humanos. Por eso, culminado su camino, en plenitud de amor, él se sienta a la diestra de Dios Padre, en el Espíritu Santo.
– Realiza una acción “humana”: Sigue ofreciendo a los hombres un camino y tarea de Reino, sigue encarnado en ellos, en los pobres y perdidos de la tierra, ofreciendo a todos su Espíritu de Vida (el Espíritu de Dios), como fuente de liberación.

8. A LA DERECHA DEL PADRE, AL LADO DE LOS HOMBRES

Se ha sentado, ha culminado su camino… pero, al mismo tiempo, está presente en el corazón de la historia de los hombres:

– Fatigado con los que se fatigan
– Llorando con los que lloran
– Es el mismo Jesús de la historia, que se realiza en Dios, a la Derecha del Padre, en amor intenso, en compromiso a favor de los demás

Ir a Dios (sentarse a la Derecha de Dios) no es abandonar la historia, sino vivirla en plenitud, desde el mismo corazón de los hombres, desde la lucha de la historia.

En un sentido se ha ido, pero ir no significa marcharse, sino quedar en el corazón de la historia, como Cristo y Señor, como amigo y hermano, como aquel que fecunda y pone en marcha la historia de los hombres.

EXCURSO. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

ARTÍCULO 6 “JESUCRISTO SUBIÓ A LOS CIELOS,
Y ESTÁ SENTADO A LA DERECHA DE DIOS, PADRE TODOPODEROSO”

659 "Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al Cielo y se sentó a la diestra de Dios" (Mc 16, 19). El Cuerpo de Cristo fue glorificado desde el instante de su Resurrección como lo prueban las propiedades nuevas y sobrenaturales, de las que desde entonces su cuerpo disfruta para siempre (cf. Lc 24, 31; Jn 20, 19. 26). Pero durante los cuarenta días en los que él come y bebe familiarmente con sus discípulos (cf. Hch 10, 41) y les instruye sobre el Reino (cf. Hch 1, 3), su gloria aún queda velada bajo los rasgos de una humanidad ordinaria (cf. Mc 16,12; Lc 24, 15;Jn 20, 14-15; 21, 4). La última aparición de Jesús termina con la entrada irreversible de su humanidad en la gloria divina simbolizada por la nube (cf. Hch 1, 9; cf. también Lc 9, 34-35; Ex13, 22) y por el cielo (cf. Lc 24, 51) donde él se sienta para siempre a la derecha de Dios (cf. Mc16, 19; Hch 2, 33; 7, 56; cf. también Sal 110, 1). Sólo de manera completamente excepcional y única, se muestra a Pablo "como un abortivo" (1 Co 15, 8) en una última aparición que constituye a éste en apóstol (cf. 1 Co 9, 1; Ga 1, 16).

660 El carácter velado de la gloria del Resucitado durante este tiempo se transparenta en sus palabras misteriosas a María Magdalena: "Todavía [...] no he subido al Padre. Vete donde los hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios" (Jn 20, 17). Esto indica una diferencia de manifestación entre la gloria de Cristo resucitado y la de Cristo exaltado a la derecha del Padre. El acontecimiento a la vez histórico y transcendente de la Ascensión marca la transición de una a otra.

661 Esta última etapa permanece estrechamente unida a la primera es decir, a la bajada desde el cielo realizada en la Encarnación. Solo el que "salió del Padre" puede "volver al Padre": Cristo (cf.Jn 16,28). "Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre" (Jn 3, 13; cf, Ef4, 8-10). Dejada a sus fuerzas naturales, la humanidad no tiene acceso a la "Casa del Padre" (Jn14, 2), a la vida y a la felicidad de Dios. Sólo Cristo ha podido abrir este acceso al hombre, "ha querido precedernos como cabeza nuestra para que nosotros, miembros de su Cuerpo, vivamos con la ardiente esperanza de seguirlo en su Reino" (Prefacio de la Ascensión del Señor, I: Misa Romano).

662 "Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí"(Jn 12, 32). La elevación en la Cruz significa y anuncia la elevación en la Ascensión al cielo. Es su comienzo. Jesucristo, el único Sacerdote de la Alianza nueva y eterna, "no [...] penetró en un Santuario hecho por mano de hombre [...], sino en el mismo cielo, para presentarse ahora ante el acatamiento de Dios en favor nuestro" (Hb 9, 24). En el cielo, Cristo ejerce permanentemente su sacerdocio. "De ahí que pueda salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor"(Hb 7, 25). Como "Sumo Sacerdote de los bienes futuros"(Hb 9, 11), es el centro y el oficiante principal de la liturgia que honra al Padre en los cielos (cf. Ap 4, 6-11).

663 Cristo, desde entonces, está sentado a la derecha del Padre: "Por derecha del Padre entendemos la gloria y el honor de la divinidad, donde el que existía como Hijo de Dios antes de todos los siglos como Dios y consubstancial al Padre, está sentado corporalmente después de que se encarnó y de que su carne fue glorificada" (San Juan Damasceno, Expositio fidei, 75 [De fide orthodoxa, 4, 2]: PG 94, 1104).

664 Sentarse a la derecha del Padre significa la inauguración del reino del Mesías, cumpliéndose la visión del profeta Daniel respecto del Hijo del hombre: "A él se le dio imperio, honor y reino, y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron. Su imperio es un imperio eterno, que nunca pasará, y su reino no será destruido jamás" (Dn 7, 14). A partir de este momento, los Apóstoles se convirtieron en los testigos del "Reino que no tendrá fin" (Símbolo de Niceno-Constantinopolitano: DS 150).

Resumen

665 La ascensión de Jesucristo marca la entrada definitiva de la humanidad de Jesús en el dominio celeste de Dios de donde ha de volver (cf. Hch 1, 11), aunque mientras tanto lo esconde a los ojos de los hombres (cf. Col 3, 3).
666 Jesucristo, cabeza de la Iglesia, nos precede en el Reino glorioso del Padre para que nosotros, miembros de su cuerpo, vivamos en la esperanza de estar un día con Él eternamente.
667 Jesucristo, habiendo entrado una vez por todas en el santuario del cielo, intercede sin cesar por nosotros como el mediador que nos asegura permanentemente la efusión del Espíritu Santo.

Bibliografía (Pikaza)

Dupont, J., Assis à la Droite de Dieu, en E. Dahnis (Ed.), Resurrexit, Ed. Vaticana, Roma 1974;

Gourgues, M., A la Droite de Dieu. Résurrecction de Jésus et Actualization du Psaume 110, 1 dans le NT, Gabalda, Paris 1978;

Larrañaga, V., L'Ascension de Notre-Seigneur dans le NT, Inst. Bib. Roma 1938; Lohfink, G., Die Himmelfahrt Jesu, Kösel, München 1971;

Pikaza, X., Evangelio de Marcos, Verbo Divino, Estella 2012 (comentario a Mc 16, 9-20, final canónico).

Swete, H. B., The Ascended Christ. A Study in the Earliest Christian Teaching, Macmillan, London 1910;

Tourón del P., E., Comer con Jesús. Su significación escatológica y eucarística I-II: RET 55 (1995) 285-329; 429-486; Id., El logion escatológico. Mc 14, 25 par, en Hom. E. Vilanova, Fac. Teología, Barcelona 1997;
Wilckens, U., Die Missionsreden der Apostelgeschichte, Neukirchener V., Neukirchen 1963.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Félix o.carm 12.05.13 | 01:06

    gracias Xabier, estos artículos me llenan de alegría y esperanza. Cuanto quisiera especializarme en teología. Dios te bendiga y gracias por este servicio

  • Comentario por Xabier Pikaza Ibarrondo [Blogger] 10.05.13 | 08:59

    Hola, mi e-mail viene en contacto. es aldeko41@gmail. com

    Gracias por decir que ha muerto G. Vermes. No lo sabía. ¿Quieres escribir tú algo de él, Xabi? Lo que yo puedo decir quedaría en el plano bibliográfico... Además no tengo una idea clara de sus cambios de judaísmo a cristianismo y viceversa, ni de su manera de entender a Jesús. Se me mezclan varias cosas. De todas formas, lo tendré en cuenta. Un saludo. Xabier

  • Comentario por Xabi 10.05.13 | 08:39

    Perdón por el off-topic, pero acabo de enterarme que ha muerto Geza Vermes. Quizás se merezca algún post.

    Por cierto Xabier, ¿has cambiado de e-mail? He intentado contactar contigo sin éxito

  • Comentario por JC 09.05.13 | 22:48

    "Estar sentado “en el cielo” significa estar en medio de los hombres, caminando con ellos y en ellos."

    Muy bueno


  • Comentario por JC 09.05.13 | 22:46

    Excelente. No hago siempre hago comentarios, pero leo todos tus post.

  • Comentario por luisr 09.05.13 | 22:27

    Gracias Xabier por el texto. Lo básico más o menos se entiende. Pero los detalles...me da que son para un público especial.

  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 21:47


    - Amaras a DIOS Y SEÑOR - SANTO , JUSTO Y HONRADO,- Y al projimo como a tí mismo-.

    - Quién cumple esto, - Cumple con - LOS MANDAMIENTOS DE DIOS- Y toda la Biblia está resumida en estos Mandamientos, para que las sociedades prosperen, tanto a nivel, espiritual, como en progreso de vida. - Lo demás es historia para saber como han caminado los pueblos en el pasado, y como han ido tropezando, o mejorando.-

  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 21:42

    34- Los extranjeros son tambien projimo.-

    - Todos los habitantes del planeta son PROJIMO.-

    - Diferente es EL COMPORTAMIENTO , MORAL, RESPETO DE UNOS CON OTROS, Costumbres, de cada pueblo, y de cada RELIGIÓN.

    - El dia quinto- Dios creo a los animales- Genesis 1.- Y el dia sexto- creo a los humanos hombre y mujer.- Lo que quiere decir, que aunque el hombre utilice la comparación - Para Dios y Señor, los seres humanos son seres humanos, y los animales son animales.- Y DIOS Y SEÑOR, jamás utilizan a los seres humanos como corderos.- al hombre en su EGOISMO, es logico, que le guste tratar a los seres humanos como corderos, pero jamás DIOS Y SEÑOR.- Dijo Dios Y Señor- Mis caminos no son como vuestros caminos, ni mis sentimientos como vuestros sentimientos.- y menos todavia los que tienen sentimientos de - piedra-.


  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 21:28


    - Levitico 18,12- No juren en falso por mi nombre.- No robaran, 15- No procederás injustamente en los juicios , sino que juzgaras con justicia.-16- No declares en falso.-
    29- No PROFANARAS a las mujeres, perjudicandolas con prostitución, violaciones, porque son actos ABOMINABLES, E INMORALES.- Aquí - YAHVE- está diciendo que no le gusta la INMORALIDAD.- NI LOS ACTOS ABOMINABLES.-

    28- No se haran heridas en la carne- ( esto hace referencia a los que se flagelan, para pulgar sus pecados ) y si se medita, nos dice mucho de la mentalidad de los que hacen esto.-
    - El que quiera pulgar pecados, que haga BUENAS OBRAS DE AMOR AL PROJIMO.- Eso pulga , ayuda mucho.
    32- Respeta a los ancianos HONRADOS.- y a los honrados.- 33- Si extranjeros se instalan en tierra de ustedes, no los molestarán, no los perjudicaran, si estos extranjeros son HONRADOS, y esto tambien quiere decir, no diran falso testimonio contra ellos.-
    34- Los extranjeros, son tambien P...

  • Comentario por Cristiana 09.05.13 | 21:10


    - Mateo 15- 3- Jesús les respondió-
    Y cómo es que ustedes desobedecen el mandato de DIOS para seguir su propia tradición ? 7 -¡ HIPOCRITAS !

    8- Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí, en vano me dan culto, pues las doctrinas que enseñan son PRECEPTOS HUMANOS.-

    YAHVE- El nombre del SEÑOR.-

    - Jesus de Nazaret - profeta.-

    - Del libro de la Biblia, DIOS, vá cambiando cosas, según la mentalidad de las personas, porque , les cuesta a los hombres tanto entender.
    De las cosas antiguas, lo que es bueno y espiritual - perdura- y de esto, nada tiene que ver con sacrificios, sino de los buenos actos de amor al projimo. Y conforme pasa el tiempo, DIOS vá cambiando las cosas que no le gustan, y dice cosas diferentes, en las cosas que cree que se debe de mejorar.-
    - Levitico 18- 13- No oprimas ni explotes a tu projimo, no retengas el sueldo del jornalero, 15- No procederás injustamente en...

  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 20:55


    - Exodo 3,14- Dios dijo- YO SOY EL QUE SOY- ESTE ES MI NOMBRE PARA SIEMPRE.-
    18,17- No ofenderas a la mujer teniendo relaciones sexuales con ella, y con sus hijas o hijos, o nietos, seria una acción INFAME.-
    20- No te acostaras con la mujer del projimo.- te harias IMPURO, con ella, ya que es una acción de engaño.-
    21- No darás a trus hijos o a tus hijas en -sacrificio- ni profanarás el nombre de DIOS.
    22- No te acostarás con un hombre como se hace con una mujer , es un acto DETESTABLE.
    23- No tendras actos sexuales con animales , es una PERVERSIÓN.-
    24- No se manchen ( ensucien) con ninguna de estás prácticas , como se han manchado las naciones . Porque esos actos contaminan .- ( las relaciones sociales, y el espiritu de las personas ).-
    30- Observen los Mandamientos de DIOS Y SEÑOR SANTO, JUSTO Y HONRADO.- y no sigan las detestables costumbres , para que no se CONTAMINEN con esas costumbres.-

  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 20:40


    En Ezequiel 8- dice- Culto idlolátrico en el templo.- Y nos habla del - idolo- rival del SEÑOR.- 17- Dice el Señor, mira como me ofenden con sus - ritos-.
    Ezequiel 18 - NADIE CARGA CON CULPAS AJENAS.- Y desea que los malvados se conviertan, para no mandarlos al infierno.- 11,21- Pero a quienes se dejan arrastrar por sus - idolos - y abominaciones , yo los haré responsables de su conducta. 18 19, - los que observan los MANDAMIENTOS y los pone en practica ( los Mandamientos de DIOS ) -LOS HONRADOS- viviran.- Los honrados seran tratados como HONRADOS, y los malvados recibirán su merecido. 21- Pero si los malvados se convierten , y cumple con los Mandamientos y se convierte en honrado, entonces - vivira- 23- Porque el SEÑOR desea que se conviertan en honrados , ya que no desea la -muerte- ( mandar al infierno) del pecador, sino que se convierta.

  • Comentario por cristiana 09.05.13 | 20:21


    - En el libro de la Biblia , leemos y vemos que la PALABRA de DIOS, dice cosas muy bonitas, interesantes, y es PALABRA de VERDAD.- Tambien leemos al SEÑOR VERDADERO, que está en CONCORDANCIA CON DIOS, DIOS ES SANTO, Y EL SEÑOR VERDADERO ES JUSTO Y HONRADO.-Y dice muchas cosas para mejorar la vida de todos los seres humanos.- Tambien se lee al señor falso, es falso y embustero, y quién lee parece creer que todo al que se le llama SEÑOR en la BIBLIA , es EL SEÑOR VERDADERO, y no es así.

    - El Señor falso, supongo que será , la mentalidad antigua y atrasada de cada ser que interpretó a DIOS Y SEÑOR.-
    - En ezequiel 4- Se lee, que los hombres utilizan magia, o brujeria, para ganar en batallas, y al SEÑOR verdadero, no le hacen falta ni la magia ni las brujerias, para hacer PORTENTOS.-
    - En la Biblia se lee escrituras, donde el hombre a traves de - magia- o brujeria, intenta copiar a DIOS Y SEÑOR , portandose como chapuceros, Y blasfemando contra DIOS y SEÑOR.

  • Comentario por Cristiana 09.05.13 | 13:40

    49- Sus padres comieron, el maná en el desierto, y sin embargo murieron.- ¿ es esto verdad ? NO, NO ES VERDAD. ya que el VERDADERO PAN DEL CIELO, ES EL PAN QUE NO ES SACRIFICIO.- Ni representa a ningun ser humano.

  • Comentario por Cristiana 09.05.13 | 13:39


    - Escritura para - MEDITAR- si es que sois capaces de meditar, Y COMPRENDER, que DIOS SANTO, y SEÑOR JUSTO Y HONRADO, jamás habria dado al ser humano, - eucaristia-.

    DIOS Y YAHVÉ - EN SUS MANDAMIENTOS está - NO MATARAS- es decir tambien significa - NO SACRIFICARAS SERES HUMANOS.-

    Juan 6,32- Les aseguro que no fue Moises quién les dio el pan del cielo, ------Es mi padre---------¿ quién es el padre de Jesús------ San Jose, ( hombre ) o eligió como Padre a - Yahvé- porque Yahvé fue el que les dió el MANA en el desierto- el VERDADERO PAN DEL CIELO- Y este PAN , NO ERA PAN DE SACRIFICIO, era solamente PAN, alimento, del cuerpo no del ALMA, al ALMA se la alimenta, o se mantiene, con buenas obras de amor al projimo.- Lo dice San Rafael, con las buenas obras, se ayuda al alma, y aleja el mal.-
    49- Sus padres comieron, el maná en el desierto, y sin embargo murieron.- ¿ es esto verdad ? NO, NO ES VERDAD. ya que el VERDADERO PAN DEL CIELO, ES EL PAN QUE ...

  • Comentario por galetel 09.05.13 | 13:05

    El evangelista Lucas, queriendo expresar simbólicamente el fin de las experiencias pascuales de Jesús resucitado, relata en términos espaciales (mundo superior celeste) lo que la Resurrección realiza empezando por Jesús, en el fin de los tiempos. Es un anticipo para nosotros, sus seguidores, que vivimos todavía inmersos en el tiempo, en este mundo donde la presencia resucitada de Jesús ha pasado a ser sacramental, en espera de su Parusía (la inversa de la Ascensión).

Lunes, 23 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031