El blog de X. Pikaza

Sor Juana Inés: Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón

27.06.12 | 08:09. Archivado en Teólogos, mujer, Amigos, la voz de los, América Hispana
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

En torno a la fiesta de San Juan Bautista he desarrollado el tema de los hombres que pervierten a las mujeres y viceversa. Se trata de un tema antiguo, que aparece en la historia y la filosofía, en la religión y en la literatura desde la antigüedad. Generalmente, los hombres (gestores del pensamiento oficial) han acusado a las mujeres de todos los males, como sabe el viejo mito de Pandora (o el de Eva, la pecadora).

Son pocos los casos en que la mujer ha tomado activamente la palabra y ha podido acusar a los hombres de sus males. Pues bien, entre ellos está, en la literatura hispana, el de Sor Juana Inés de la Cruz, pensadora y poetisa mexicana, de la que quiero ofrecer hoy una semblanza y un texto.

La semblanza está tomada de mi Diccionario de Pensadores Cristianos (VD, Estella 2001), donde quise que ella apareciera en la portada (fila 2, dcha), como representante privilegiado de un pensamiento barroco de mujer, en el crisol de culturas que era en su tiempo (y ahora) México.

El poema (uno de los más famosos de la literatura castellana) “arguye de inconsecuentes a los hombres que en las mujeres acusan lo que causan”.

Buen día a todos, recordando en especial a mi antiguo amigo Cristóbal Acevedo, profesor del Claustro de Sor Juana Inés en México DF.

Que en vez de combatirnos, echándonos la culpa (como el hombre del principio, que empezó acusando a su mujer, en Gen 2-3: "la mujer que tú me has dado me ha engañado..."), nos sepamos acompañar,potenciar y elevar unos a otros.

JUANA INÉS DE LA CRUZ (1651-1695). (Pikaza, Diccionario Pensadores Critianos)

Poetisa católica mexicana. Hija ilegítima de una criolla y de un militar vasco de Vergara, que le enseñó algunos cantos y tradiciones en su idioma vasco. También aprendió el náhuatl con los vecinos, además del castellano y del latín, que dominó muy pronto. Fue una mujer superdotada, una poetisa precoz, una experta en todos los saberes de su época. Vivió algún tiempo entre los familiares de los virreyes, pero después, quizá para mantener su independencia y desarrollar sus dotes culturales entró en el convento de las Madres Jerónimas, donde se dedicó a estudiar escribir e incluso a desarrollar problemas de ciencia y teología.

Murió aún joven, víctima de una epidemia de peste. Entre sus escritos destacan los poemas galantes, los villancicos, los autos sacramentales. Pero en el fondo de su producción literaria late un ansia cultural, que se expresa en la búsqueda de lo divino, a través de la imaginación y de los sueños. Ella fue, además, una fina teóloga, como muestra la “Carta Atenágorica” (es decir, digna del apologista → Atenágoras) con la que ellas responde a los problemas planteados por un sermón de un famoso Padre Antonio (el año 1690).

Nos hallamos ante el caso inédito de una mujer (religiosa) que refuta con gran elegancia el sermón de un notable predicador/teólogo, con argumentos tomados de la Biblia y de la tradición. No hay, que sepamos, en aquel tiempo, ningún otro documento público de estas características. Aquí nos limitamos a citar unos párrafos de esa carta, que deberá ser leída por entero, para entender los argumentos de una mujer, que aparece como mejor teóloga que los teólogos más eruditos de su tiempo en México y en todo el mundo de lengua castellana:

«Para responder a esta réplica es menester acordarnos que Dios dio al hombre libre albedrío con que puede querer y no querer obrar bien o mal, sin que para esto pueda padecer violencia, porque es homenaje que Dios le hizo y carta de libertad auténtica que le otorgó. Pues ahora, de la raíz de esta libertad nace que no basta que Dios quiera ser del hombre, si el hombre no quiere que Dios sea suyo. Y como el ser Dios del hombre es el sumo bien del hombre y esto no puede ser sin que el hombre quiera, por eso quiere Dios, solicita y manda al hombre que le ame, porque el amar a Dios es el bien del hombre. Dice el Real Profeta David que Dios es Dios y Señor porque no necesita de nuestros bienes: Dixi Domino: Deus meus es tu, quoniam bonorum meorum non eges. Aquí se conoce claro que Dios no necesita de nuestros bienes.

Después, hablando en persona del mismo Señor dice, haciendo ostentación de su poder: "Yo no he menester vuestros sacrificios, ni vuestros holocaustos. Yo no recibo vuestros becerros ni vuestros hircos. Mías son todas las aves que vuelan y las fieras que pacen; mía toda la abundancia que produce en sus frutos la tierra; mía, en fin, toda la máquina del orbe. ¿Por ventura pensáis que me sustentan las carnes de los toros o que bebo la sangre vertida de los cabritos?". Pues, Señor Altísimo --le pudiéramos responder--, si de nada necesitáis porque todo es vuestro; si desdeñáis todas las víctimas y no aceptáis los sacrificios; si sois todopoderoso e infinitamente rico, ¿qué podremos hacer en vuestro servicio, vuestras pobres criaturas? Ved que es desconsuelo nuestro el no poderos ofrecer nada, porque lo tenéis todo, cuando nos tenéis tan obligados con vuestros infinitos beneficios. Sí podéis --parece que nos responde al verso 14 del mismo salmo--: Immola Deo sacrificium laudis; et redde Altissimo vota tua. Et invoca me in die tribulationis; eruam te, et honorificabis me. Como si dijera: Hombre, ¿quieres corresponder a lo mucho que te he dado? Pues pídeme más, y eso recibo yo por paga. Llámame en tus trabajos para que te libre de ellos; que esa confianza tuya tengo yo por honra mía. ¡Oh primor del Divino Amor: decir que es honor suyo lo que es provecho nuestro! ¡Oh sabiduría de Dios! ¡Oh liberalidad de Dios! Y ¡oh finezas sólo de Dios y sólo dignas de Dios! Para esto quiere Dios nuestro amor: para nuestro bien, no para el suyo. Y esto fue el primor de su fineza: no el no querer nuestra correspondencia-- como quiere el autor (del sermón que Sor Juana está comentando)--, sino el quererla para bien nuestro».

Las obras de Sor Juana se siguen editando, tanto en México como en España. Como ejemplo: Antología poética (Madrid 2004); Carta Atenagórica (Barcelona 2005); Ensayos (Barcelona 2005); El divino Narciso (Pamplona 2005); Obras completas de sor Juana Inés de La Cruz (Madrid 1993).

REDONDILLAS

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por jazz 08.05.13 | 23:57

    bueno la verdad esta muy largo el poema pero esta hermosoo bayyy

  • Comentario por Dafne Vielma 13.12.12 | 20:55

    a veces con el machismo y las agresiones que recibimos de parte de hombres se van creando ribalismos entre ambos sexos..... si bien ambos somos complementarios pero ante un atentado o una agresion de cualquier tipo es necesario que exista una defensiva de parte del agredido
    es avergonzante pensar que dependemos de ....... x persona
    por qe no mejor nos respetamos unos a otros y asi evitar estos inconvenientes o molestias

  • Comentario por Marianne Martinez 17.07.12 | 20:53

    Gracias Xabier por acercarnos a los escritos de esta extraordinaria mujer. Y aqui mi pregunta?. Cuanto tardará la Alta Jerarquia de la IGLESIA Católica en dar el paso para que las mujeres puedan ejercer plenamente el sacerdoció. Es decir que impide a una mujer ejercer el sacerdocio de IGUAL a Igual dentro de una comunidad de IGUALES? Pienso que la Alta Jerarquia de la IGLESIA permanece sumida en un atraso prrofundo ante los tiempos que vivimos en muchos temas que agitan nuestra sociedad. La Discriminación de la Mujer es clara y patente.

  • Comentario por sofía 27.06.12 | 18:41

    Tienen razón los que prueban a cambiar "hombres" por "mujeres" o incluso por partidos políticos. Empezó matizando Burbu y otros habéis seguido en esa dirección, pero la verdad es que lo que refleja Sor Juana Inés de la Cruz era exactamente así hasta hace bien poco, y no ha desaparecido del todo esa mentalidad contradictoria de muchos hombres respecto a la mujer.
    Claro que han cambiado mucho las cosas, y en ese sentido lo deseable sería que todos tuviéramos la actitud que indica Galetel, considerarnos complementarios y corresponsables en lo bueno y en lo malo.
    Sólo añado que además de que la mujer sea la ocasión del varón para ser persona y viceversa, todas las personas son ocasion de que todas las personas que se relacionan con ellas sean personas, y todos nos complementamos, aunque reconozco lo fundamental de la unidad familiar y las relaciones entre esposos y paternofiliales en el proceso de personalización del ser humano. Pero no se agota ahí, pienso yo.

  • Comentario por galetel 27.06.12 | 18:13

    Pienso que las mujeres y los hombres somos personas complementarias. Debemos ser corresponsables pues en todo vamos juntos, en lo bueno y en lo malo. Acusarnos unos a otros, o menospreciarnos unos a otros, es acusarnos y menospreciarnos a nosotros mismos. La mujer es la ocasión que tiene el hombre de ser persona, y viceversa. Realicémoslo.

  • Comentario por Manuel_RH 27.06.12 | 17:07

    “Hombres necios que acusáis
    a la mujer, sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis...”

    Incluso, si cambiamos la palabra hombre y mujer por las siglas de los principales partidos casi se podría aplicar tambien a la política actual, ya que cada uno se reprochan mutuamente sus propias faltas, deficiencias e incapacidades....
    Y es que el problema de fondo es la petulancia y el engreimiento humano que necesita sentirse superior a costa de despreciar al contrario.
    Algo tan antíguo como el mundo; pero estaría bien que alguna Sor Juana Ines actual los pusiera en su sitio para consuelo de los sufridos ciudadanos...; aunque fuera con la misma delicadeza, que si fuera en plan borde muchísimo mejor....

  • Comentario por Graciela Moranchel 27.06.12 | 16:09

    Gracias Xabìer por traernos al blog la semblanza de esta mujer tan singular. Quiero resaltar que, como vos decís, "para mantener su independencia y desarrollar sus dotes culturales" tuvo que entrar en un convento, donde pudo liberarse de presiones familiares y mandatos varios, y dedicarse a estudiar y a escribir sobre ciencia y teología, que era lo que ella quería.

    Evidentemente era una "avanzada" de su tiempo. Su talante me parece mucho más audaz que muchas mujeres de hoy, que aún siguen esperando que los hombres ( o los sacerdotes!) les indiquen qué lugar debemos ocupar en el mundo.

  • Comentario por jegranpo 27.06.12 | 15:51

    La ley 23/09/39 anulaba los matrimonios legalmente celebrados. Como el de mis padres. Sesenta años después, siguen igual.
    Sentencia del 27 de junio de 2002 de la Sala Civil del Supremo. Niega
    efectos civiles a la anulación canónica de un matrimonio dictada en
    1989 por el Tribunal Eclesiástico de Madrid-Alcalá. Julio Larrú Cantos
    se había casado en 1974 con María Gómez de Velasco a la que quería
    privar de todo derecho a indemnización o pensión compensatoria
    derivada del matrimonio. Invocaba el convenio entre el Estado español
    y la Santa Sede de 1979. Contra la familia, claro. Por el repudio. La iglesia. Ajena a la moral sexual de Jesús. Y los tribunales eclesiásticos no saben, no contestan. Y Adán? En Atapuerca

  • Comentario por Burbu 27.06.12 | 14:56

    ◦Comentario por JMS.- 27.06.12 | 14:20
    Qué bonita coincidencia de Sor Inés, Burbu y Emilita!
    Mujeres tenían que ser!

    JMS !Hola guapo ! ¿puedes explircate un poquito mejor ,porque igual interpreto mal tu comentario y lo fastidio todo ..me sale la vena desagradable y no puedo contenerla
    Un abrazo



  • Comentario por hombre necio que... 27.06.12 | 14:29

    En cambio JMS: NO

  • Comentario por SMJ 27.06.12 | 14:24

    Qué bonita coincidencia de Sor Inés, Burbu, Emilita y Sofía!
    Mujeres tenían que ser.

  • Comentario por JMS.- 27.06.12 | 14:20

    Qué bonita coincidencia de Sor Inés, Burbu y Emilita!
    Mujeres tenían que ser!

  • Comentario por sofía 27.06.12 | 14:05

    Genial Sor Juana Inés de la Cruz y muy exacto el comentario de Emilita.

  • Comentario por Burbu 27.06.12 | 13:59

    Pensamos que "amar " es comprar de por vida un objeto de nuestra total propiedad haciendonos perder lo mas preciado del ser humano " La Libertad "
    Emilita ¿creés que nos han educado bien en el manejo de los afectos o estamos como en muchos otros temas ,sobre todo "religiosos " (quizá sean consecuencia de estos mismos ) hechos un puta pena ?

  • Comentario por Burbu 27.06.12 | 13:46

    Estoy de acuerdo "para la época de Santa Inés de la Cruz " sabemos como funcionaban las cosas
    Ahora ,sin generalizar , hemos evolucionado ...no siempre para mejor ...en mucho órdenes de la vida pero al menos "mujer -hombre ..hombre-mujer " creo que sí ¿ o nó tánto ?
    No hay responsables únicos de ningún acto que realizan dos personas "supuestamente adultas "
    Quizá tu sabes mejor ¿verdad que hay personas que no maduramos nunca ?
    Lo peor de todo ,NO SABEMOS ENCONTRAR EL TERMINO MEDIO EN NADA Y PASAMOS DE REPRIMIDAS A REPRESORAS Y LOS FEMINISMOS MAL ENTENDIDOS ,LLEGANDO A COMETER CASI LOS MISMOS ERRORES QUE QUIERE REIVINDICAR
    ..."), nos sepamos acompañar,potenciar y elevar unos a otros.

    y yo digo :já...já...já.. ¿tendría que ser así ? por descontado ..la realidad en muchos ..muchos casos ,,,es que pueden mas dos tetas que dos carretas y el hombre suele ser un poco imbecil (no todos )
    Pensamos que "amar " es comprar de por vida a ...

  • Comentario por Burbu 27.06.12 | 13:23

    Emilta ¿recuerdas cuando en Salamanca hubo una exposición en la calle con versos de póemas de Santa Inés de La Cruz ?
    Confieso que conocía poco de Santa Inés de la Cruz
    Paseaba con un amigo muy sabio por la Plaza del Liceo y como veo poco de lejos (y de cerca ) ..pido a mi amigo que lo lea ..los versos eran

    Hombres necios que acusáis
    a la mujer, sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis;

    !joder ! expresé instintivamente ¿quién ha escrito esto ? será una mujer ..y muy lista
    Me explicó a rasgos generales la vida de esta Santa
    Recuero ,como soy un poco cabezona .....comenté :Igualmente se puede decir al revés

    Mujeres necias que acusáis
    al hombre sin razón ,
    sin saber que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis


    Dices Emilita "..quedando al descubierto el proceder masculino "
    Estoy de acuerdo "...

  • Comentario por Emilita 27.06.12 | 09:30

    No necesita mucho comentario lo que está tan bien comentado y mejor argumentado.
    Solo me cabe decir que, Juana Inés de la Cruz aporta a su defensa feminista un toque de gracia e ingenio, de buen decir y poesía que hacen del producto final una defensa irrefutable del género femenino y deja al descubierto con gracia y con donaire, el proceder masculino.
    Gracias Xabier por este oportuno mensaje, que llena de gracia tu blog y hace respirable el aire.....



Viernes, 31 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación