El blog de X. Pikaza

EDUCACIÓN SEXUAL 1. PRINCIPIOS

12.04.10 | 09:52. Archivado en Dios, mujer, hombre, Espiritualidad, Amor
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Ayer introduje el tema de la educación sexual, partiendo de un pretendido documento preparado por la Cruz Roja por encargo del Ministerio de Educación de España. . Se trata de un tema importante, pues de la educación afectiva (personal) y social de los niños y adolescentes depende en gran parte su (nuestro) futuro.

Ese documento ha posido ser (es) importante, pero más nos importa la educación sexual en sí misma, el tema de la maduración humana en el campo del afecto y sexo, del erotismo y del amor. Varios habéis ofrecido en el blog aportaciones muy interesantes, que nos ayudano a plantear el tema.Gracias a todos, aunque no quiero dar nombres pues tendria que seleccionar algunos, y es difícil, pues en general el tono de las aportac
iones es alto, aunque a veces se desliza de de la "res" a las personas.
Como algunos sabéis, he escrito un libro titulado Palabras de Amor (Desclée de Brouwer, Bilbao 2006) donde introduzco, entre otros,los temas que siguen, con un tratamiento bastante largo (¡falta, por desgracia, el tema de la pederastia, aunque está incluido en “pecado”).

Ágape,
Celibato
Comunión,
Cuerpo,
Deseo,
Enamoramiento,
Eros,
Familia,
Fraternidad,
Hierogamia,
Homosexualidad,
Iglesia (amor ministerial)
Kama-Sutra,
Madre,
Matrimonio,
Mirada,
Misericordia,
Muerte
Niños (amar a los niños)
Padre
Pasión,
Pecado
Pornografía,
Presencia,
Prostitución,
Rapto de mujeres,
Serpiente (iniciación en el amor)
Soledad,
Tantrismo,
Tú (persona y amor,
Vida religiosa
Violación,
Violencia

Se trata de un diccionario (o, quizá mejor, de una enciclopedia) del amor y es uno de los textos más completos que hoy existen sobre el tema,entre nosotros, por el abanico de cuestiones que aborda y por la forma en que lo hace (vinculando experiencia humana, pedagogía y cristianismo). He presentado ya en este blog algunos de sus temas, y presentaré algunos más en el futuro, no para enseñaros, pues cada uno sabéis tanto como yo en el tema y todos junto mucho más, sino para tener ocasión de compartir cuestionnes que son esenciales para la vida humana.

Más que el tema y problema de la pederastia de algunos miembros del clero me importa la maduración de todos en el amor. En esa línea, quiero hoy ofrecer, con algunas novedades, la primera parte de mi entrada sobre el sexo en el libro ya citado. He colgado otra vez parte de esta página en el blog… Pero creo que es buen momento para volver a presentarla, pues pienso que ayuda a situar mejor el tema. Buen día a todos. Xabier

1. EL SEXO, REALIDAD HUMANA

El sexo está vinculado a la división de las plantas y animales superiores, que se han dualizado para unirse después y propagarse, distinguiéndose así en masculinas y femeninas. La división sexual tiene, por tanto, dos finalidades: la de afirmar la unidad de las especies, a través del apareamiento de lo masculino/femenino, y la de propagar la misma especie, a través de un proceso de generación.

De la división (y de la consiguiente distinción de los géneros) se ocuparon ya los viejos mitos, cuando interpretaban cielo y tierra como pareja originaria, masculino/femenina. Aquella dualidad (Dios/Diosa) se entendía en un plano mitológico, pero servía para evocar algo muy valioso, que ha sido menos valorado después por el pensamiento más filosófico, desarrollado de manera neutra (ni masculina ni femenina), aunque de hecho se hay dado prioridad (al menos inconsciente) al sexo masculino.

En esa línea, Aristóteles y los escolásticos cristianos de la Edad Media dejaron a un lado la dualidad sexual y se fijaron más en otra, de tipo ontológico, afirmando que todo lo que existe es materia-forma, potencia y acto. Tampoco Hegel valoró la realidad sexual y así entendió la realidad como lucha de tesis y antítesis, como un juego de ideas contrapuestas y en esa línea ha seguido el mismo Marx, aunque se ha fijado más en la oposición y lucha entre clases sociales…

En general, la filosofía moderna ha reprimido y olvidado de hecho la dualidad sexual y ha dejado en segundo plano a la mujer, como si sólo existiera o importara el mundo masculino. Pues bien, en contra de eso, en contra de aquellos que dan primacía a la división materia-forma, a la lucha entre ideas o al enfrentamiento de clases sociales, podemos afirmar que en el principio de la historia humana está la división, el enriquecimiento (y la posible lucha) entre los sexos. Ciertamente, ese principio no se puede tomar de una manera cronológica, ni puede interpretarse con categorías ontológicas, como si fuera algo que existe de un modo inmutable, pero determina de forma poderosa la manera de ser del hombre en la historia de la vida (plano biológica), en la dualidad de género (plano psicológico), en la identidad personal y en su apertura a la trascendencia.

2. NIVEL BIOLÓGICO: SEXO.

Al llegar a un determinado plano, con el fin de especializarse y producir seres más complejos, la naturaleza se ha dualizado. Surgen macho y hembra, como expresiones complementarias de una misma riqueza específica. En este nivel, la “perfección” de la especie no se expresa ya por separado, en cada uno de sus individuos, sino que han de tomarse al menos dos (uno masculino, otro femenino) para que se exprese toda su riqueza y para que su vida se despliegue. Sólo unidos, macho y hembra, constituyen el todo de la especie, gozan de realidad y pueden engen¬drar la vida.

Este primer momento de complementariedad dual resulta básico para entender la misma vida humana. La verdad de tu ser no consiste en que habites sola y suficiente, pues Dios (la vida) nos ha creado varón y mujer (cf. Gen 1, 27). Eso significa que una parcela de tu ser (tu realidad y plenitud) se encuentre fuera de ti misma: para hallarte has de perderte, salir fuera y encontrar en otra persona aquello que buscas y te falta.

3. Nivel psicológico: género.

En el plano humano, el dualismo sexual, de tipo más biológico, genera (o deja ver) formas distintas de individuación psicológica, que suelen llamarse “género”. Hay, sin duda, rasgos que son más propios del varón y rasgos más propios de la mujer, aunque no es fácil distinguir perfecta¬mente lo que proviene de la herencia natural y lo que ha nacido de la cultura. Muchos afirman, con buenas razones, que el género femenino ha sido oprimido en los últimos milenios (a partir de un pretendido matriarcado antiguo). El tema es complejo, porque en este caso resulta muy arriesgado disociar naturaleza de cultura.

No somos ya naturaleza pura, pues todo nuestro ser humano se ha venido a conformar en un proceso cultural, en una historia. Eso significa que la misma distinción del varón y la mujer dependerá en gran medida de lo que nosotros vengamos a ser. Los hombres y mujeres del futuro serán lo que ellos quieran. Dispondrán de los mismos derechos y tendrán las mismas posibilidades creadoras, pero es muy posible que quieran volverse todavía más distintos que ahora: más polar¬mente diferentes, con aspectos y riquezas propias de cada género, de tal forma que se atraigan y completen de una forma aún más intensa. Personalmente, quisiera que, teniendo unos mismos derechos laborales y sociales, hombres y mujeres pudieran distinguirse más que ahora, sin dominio de unos sobre otros.

4. Diversidad personal.

El sexo está muy vinculado a la manera de hacerme y ser persona: me descubro y realizo en la medida en que otra persona, reflejada sobre todo en individuos de otro sexo, me llame y complemente. Más que la dualidad biológica (sexual) importa aquí la dualidad y diferencia personal: normalmente, el varón se define en relación a las mujeres y la mujer en relación a los varones. Por eso es bueno que las comunidades humanas sean espacios mixtos, abiertos a personas de diverso género.

Por eso, a fin de que un niño madure, es conveniente que pueda contar con las “figuras” de un padre y de una madre, de un varón y una mujer. Por eso me sigue pareciendo bueno que para que un grupo humano sea maduro esté formado por varones y mujeres, es decir, por personas de sexo diferente. Pero, dicho eso, debemos reconocer que han existido y siguen existiendo comunidades de personas de un solo sexo, sólo de mujeres, sólo de varones (especialmente en los conventos católicos, budistas etc.), sin que se pueda decir que son patológicas o anormales.

Eso se debe, a mi entender, al hecho de que esos monjes o monjas han tenido (han debido tener) una formación anterior completa: han debido vivir en hogares donde ha existido un buena complementariedad personal (de lo masculino y femenino), han alcanzado una madurez afectiva y pueden ya convivir básicamente en grupos de personas de un mismo sexo, sin perder por ello la riqueza de la dualidad humana. De todas formas, ese es un tema muy complejo, vinculado a las diversas formas de homosexualidad natural y/o elegida.

5. Hay un nivel de trascendencia.

Finalmente, siendo un elemento biológico y psicológico del ser humano, el sexo forma parte de su misma vida y de su apertura trascendente. Ciertamente, está unido a la dualidad cósmica y a la vinculación personal (que se expresa en forma de diálogo, especialmente entre varones y mujeres). Pero, al mismo tiempo, varones y/o mujeres, diferenciados y unidos por el sexo en comunión personal, siguen encontrándose abiertos. ¿De qué modo? ¿Hacia dónde? Quizá podamos y debamos responde que “hacia la vida”: el amor se desvela como campo donde el hombre/mujer, forman una dualidad que nunca acaba de cerrar¬se, va buscando y presintiendo su verdad, en un nivel de trascendencia.

Eso nos abre hacia un espacio que, en palabra muy ambigua, pudiera llamar «espiritual». Muchos pueden sentir recelo. Una educación bastante represora nos ha dicho que el sexo es la materia y pertenece al plano de la carne, mientras que espíritu sería algo inmaterial, totalmente separado del sexo. Pues bien, en contra de eso, debemos recordar que el Espíritu de Dios no es material ni inmaterial, sino el Principio o Fuerza de la Vida, que se expresa en el mismo ser humano en su plenitud, como varón y/o mujer, y que lo hace, de un modo especial y muy concreto a través del proceso de la relación interhumana y de la generación total (personal), íntimamente vinculadas con el sexo.

Entendido así, el sexo constituye un elemento esencial de la realidad (al menos de la realidad humana). Todo lo que existe en la vida es dual y la diversidad de sexos (de géneros) constituye un elemento privilegiado de esa dualidad, en relación con el mundo, con los otros hombres o mujeres y con Dios.

(1) El sexo está vinculado con la dualidad natural, que separa y vincula al hombre/mujer con el mundo. El hombre es un viviente especial que se ha separado del mundo para relacionarse con él de una manera más profunda. De esa forma, el hombre (varón y/o mujer) descubre su autonomía frente al mundo en el que existe, pero poseyendo su propia interioridad o independencia, para así vincularse de manera más intensa con el mismo mundo.

(2) El sexo es un elemento esencial de la relación interhumana, en plano psicológico y personal. Hombre y mujer sólo pueden distanciarse del mundo en la medida en que ellos se distancian y vinculan entre sí (no sólo como varón y mujer, sino también en las diversas formas de relación homosexual). De esa manera, su misma separación se convierte en una vinculación más profunda.

(3) Amor trascendente. Hombres y mujeres, vinculados entre sí y distintos, enfrentándose con el mundo del que forman parte, que forman parte, pueden descubrirse y se descubren separados y unidos a su posible origen y sentido , en un nivel de trascendencia (no son Dios, estando unidos a Dios). Así podemos decir que Dios no es sexo en sí (es El que És: Ex 3, 14), pero se revela por el sexo que es unión cósmica y personal, que es amor.

En ese sentido, los diversos planos de la vida se encuentran vinculados con el sexo. Sin la dualidad varón/mujer, proyectada de algún modo a las relaciones del hombre con el mundo, con los otros hombres y con Dios resulta imposible la existencia humana. Lógicamente, el libro del Apocalipsis (Ap 21-22) interpreta la salvación final del hombre en clave de → bodas.

3. BIBLIOGRAFÍA

Estos son algunos de los libros que he manejado sobre el tema:

G. BATAILLE, El erotismo, Tusquets, Barcelona 1979;
J. J. BUYTENDIJK, La mujer. Naturale¬za, apariencia, existencia, Rev. de Occidente, Madrid 1970;
S. DE BEAUVOIR, El segundo sexo I-II, Cátedra, Madrid 1999;
P. CABA, Hambre o amor. Un aspecto del amor humano, Madrid 1955;
H. DOMS, “Bisexualidad y matrimonio”, en Myste¬rium salutis II-2, Madrid 1969, 795-839;
P. EUDOKIMOV, La mujer y la salvación del mundo, Barcelona 1970;
E. FUCHS, Deseo y ternura, Desclée de Brouwer, Bilbao 1995;
J. A. MARINA, El rompecabezas de la sexualidad, Anagrama, Barcelona 2005;
M. MEAD, Sexo .y temperamento, Buenos Aires 1961;
V. SOLOVIEV, Le sens de l'amour, Aubier, Paris 1946;
J. B. NELSON, La conexión íntima: sexualidad del varón, espiritualidad masculina, Desclée de Brouwer, Bilbao 2001;
J. B. NELSON y S. P. LONGFELLOW, La sexualidad y lo sagrado. Fuentes para la reflexión teológica, Desclée de Brouwer, Bilbao 1996;
R. PIÑERO, Encuentro personal y Trinidad, Secretariado Trinitario, Salamanca 1982;
D. D. WILLIAMS, The spirit and forms of love, Harper and Row, New York 1968.

Pero hay muchos más, como el de M. Foucault, La historia de la sexualidad y como los libros de texto o tratados de la moral de la persona (empezando por el de K. Wojtyla).


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por noentiendo 14.04.10 | 15:58

    Blogger, no es de hombres permitir hembras satélite alrededor de uno. UN BLOG NO ES UN HARÉN. En el suyo hay demasiadas féminas que se sienten interesantes escribiendo desatinos - a cual peor - sin que Ud. caritativamente les corrija. Con su silencio, retroalimenta Ud la ignorancia y desdicha de estas señoras y peca igual que esa jerarquía eclesiástica a la que tanto critica. Rectifique.

    Empieza a darme cargo de conciencia participar en este blog. Repruebo con toda el alma la poligamia intelectual y espiritual de los malos sacerdotes y pseudoteólogos. El blogger la practica. Deplorable.

  • Comentario por noentiendo 14.04.10 | 15:45

    Sra. Roser: En el Nuevo Testamento, "Señor" es el que sirve, el que lava los pies, el que lo da todo. Ese es el "señor marido" del que habla Pablo. Estudie.

    Es Ud. un ama de casa insatisfecha e interpreta de acuerdo a sus frustraciones. Su ignorancia es inmensa. Pablo no se refería al marido que Ud. dejó que la sojuzgara y maltratara. Es Ud. y no su "señor marido" LA VERDADERA CULPABLE DE ESE MALTRATO. Ud. no es musulmana ni su marido un jeque. Quien calla, otorga. Asúmalo.

    ¿Qué le da su marido para que Ud. siga esclavizada a él VOLUNTARIAMENTE ? ¿De repente el sexo anal? Analice. Un psicoanalista puede ayudarla. Pruebe.


  • Comentario por noentiendo 14.04.10 | 15:21

    Sra. Carmen, esto fue lo que escribi. Lea:

    "como medida de prevención, los "analistas" -hombres y mujeres- deben practicarse un papanicolau anal todos los años"

    Hombres y mujeres,es decir heterosexuales, homosexuales, bisexuales, trasnsexuales, travestis... El "género" no altera la naturaleza del hombre o la mujer. ¿No le enseñó eso su madre? Obvio.

    La Sra. Roser tiene la costumbre de invocar a la Sra. Renee. Le tiene verdadero espanto. Cómico. Y expone a diario lo que dijo o dejó de decir esa señora. Me picó la curiosidad y consulté a mi médico: Quedé en shock. Fue él quien me dio explicaciones detalladas sobre el tema, lo que luego confirmé en webs médicos. Ponga en google "sexo anal y cancer" y encontrará la información. Desásnese.

    Cada uno es libre de expresar su sexualidad = Cada uno es libre de dañarse y dañar al otro, en especial al cónyuge. Fascinante.


  • Comentario por Roser Puig F 14.04.10 | 10:27

    Allí donde hay quienes se erigen en superiores (amos), el Evangelio está ausente. Una Iglesia donde unos están “arriba” y otros están “abajo”, no puede ser la Iglesia de Cristo con la que muchos/as soñamos. Tampoco puede serlo cuando se pone una casta social (clerical)por encima de otra (laica). O cuando se discrimina por razón de sexo Tampoco puede ser evangélico el modelo de familia “cristiana” donde la esposa debe supeditarse al esposo”como al Señor”. El Evangelio es Fraternidad de Hijos e Hijas de Dios y, por lo tanto, nadie puede utilizar a nadie para uso de los propios intereses. Cuando ese uso(abuso) se hace sobre personas indefensas, como es el caso de la pederastia, es abominable a los ojos de Dios.

  • Comentario por Roser Puig F 14.04.10 | 10:13

    El tema de este `post me ha parecido que es el de los estereotipos sexuales con los que la nueva teología feminista no está de acuerdo. La antropología clásica divide la humanidad en femenino y masculino (Dualidad que ha desarrollado perfectamente Xabier) pero que pienso que debe revisarse porque la realidad nos enseña que ese dualismo es, en gran parte, “aprendido”, o impuesto por la cultura. Existen otras entidades sexuales que, nos guste o no, están emergiendo y son parte de la persona. El ser PERSONA es lo realmente importante, independientemente de la inclinación sexual. El eros o atracción sexual hacia el otro/a nos hace seres relacionados o sociales. La presencia del AMOR en esas relaciones, es lo único que nos puede hacer personas. Las relaciones de domino nunca podrían ser relaciones de amor. Solo producen frutos de dependencia, temor, sumisión, angustia…..en la persona dominada. Eso no es el contenido de la Noticia Liberadora del Evangelio de Jesús. Allí donde hay quienes

  • Comentario por Roser Puig F 14.04.10 | 09:33

    Renée, según decía, era virgen y estaba consagrada a Dios. Sentía verdadero horror a las relaciones sexuales. Pero su obsesión eran las consecuencias de las relaciones anales (?) noentiendo también se parece a ella en esto.

  • Comentario por Carmen Berton 14.04.10 | 02:09

    Para el multinic aclaro que las relaciones "anales" no son solo de homosexuales existen tambien en los heterosexuales e incluso en el matrimonio.Cada uno es libre de expresar su sexualidad como quiera,supongo en el caso de una mujer y su marido algo debera saber del tema,mas si media el amor descalificar es facil dar razones validas es lo dificil.

  • Comentario por noentiendo 14.04.10 | 01:32

    Sra. Roser, ¿tanto le gusta el sexo anal que lo defiende a capa y espada? Sólo así se entiende su renuencia a aceptar la evidencia científica.

    Me tomé el trabajo de consultar a mi médico de cabecera y avaló todo lo que afirman los webs especializados, en especial el del National Cancer. Me contó casos espeluznantes. Creí morirme de la impresión. Palabra.

    Sra. Roser,como medida de prevención, los "analistas" -hombres y mujeres- deben practicarse un papanicolau anal todos los años. Será mejor que vaya a su médico y pida que le hagan uno. Esa negación suya tan sospechosa puede ser una forma inconsciente de negar los síntomas de una enfermedad que Ud no quiere ver. Apúrese.

    PD: ¡Sra. Renee! ¿Dónde éstá? Me han hablado tanto de Ud. que se está convirtiendo en mi ídolo. ¡Aparezca!








  • Comentario por jalon 13.04.10 | 11:31

    Amigo Masiá, lamento que te obligaran a dejar este blog. Pero nos hemos beneficiado de tu palabra y de un auténtico evangelio.
    Dice la Cigú: Se ha envainado su chuleria. Dice Perezbús : la doctrina católica de España es el franquismo. De Inmacú, tu tercera acusadora, no sé nada.
    Orgulloso de tu amistad
    Sale perdiendo RD. Sugiero la publicacion de escritos de un amigo del papa, Raimon Panikkar, sobre conversión al hinduísmo y budismo sin dejar de ser católico

  • Comentario por justi.arcoiris 13.04.10 | 00:52

    No he tenido mucho tiempo hoy de leer bién el post .
    Dentro de la ripidez ,me gustaria mas debatirlo ,con preguntas y contestaciones ,por ambas partes ,pero como esto es imposible ,quizá no escriba mas ,porque si con temas menos "complejos ...nos entendemos mal¿ qué puede ser con este ?
    En lineas generales "no comprendo muchas cosas que dice Pikaza ,es como si estuviera hlando "de otra cosa (por descontado según mi opinión )

  • Comentario por hisopo 13.04.10 | 00:08

    Si alguien tiene algún interés de conocer algo respecto de la famosa carta de la AP (Chuiquitina, a ver si la lees y enteras) puede consultar esta dirección: http://www.zenit.org/article-34952?l=spanish
    Venga, que si sois capaces de tragaros los peñazos que nos suelta el pseudoteólogo Pikaza seguro que este texto os resultará fácil.
    Abstenerse la chusma de plantilla. Para ella no hay nada que sea capaz de aplacar su odio y resentimiento.

  • Comentario por hisopo 12.04.10 | 23:27

    Sr. Pikaza:
    si el nivel con el que va a abordar este tema es tan flojo y falto de interés como el de esta primera entrega (dejo al margen la publicidad de su libro, que ya que el blog es suyo me parece que está en su derecho) mejor sería que nos ahorrara el esfuerzo de leerlas.
    De todas maneras, como en este blog el corral tira para su alpiste, o sea, no hace ni puñetero caso a sus infumables ladrillos (¡menudo "teólogo" está usted hecho!) seguiremos divirtiéndonos con los habituales especímenes que, ya estoy convencido de ello, necesitarían (la mayoría de ellos) la consulta de un buen psiquiatra o psicólogo. ¡Que zoológico!

  • Comentario por sofía 12.04.10 | 21:22

    Estoy bastante de acuerdo con lo que dice alredol. Los matices de Roser en cuanto al género van en la línea de mi pregunta, pero sigo sin tener las cosas claras. Además no sé qué roles tienen los homosexuales, si se consideran en rol de mujer o varón aunque no lo sean o si se consideran dos varones muy masculinos que se relacionan entre sí (o dos mujeres muy femeninas, en el caso de lesbianas) Después están los que se llaman a sí mismos bisexuales, que pueden ser varones o mujeres. Y como dice alredol pueden existir personas practicamente sin relaciones sexuales, lo cual no quiere decir que no se identifiquen como mujeres o varones, en cada caso. Y los hermafroditas que no saben lo que son o lo tienen que decidir con el tiempo.
    Total, que vengo a decir que la sexualidad es importante integrarla en la personalidad, pero que no determina lo que eres como persona sino otro montón de cosas, aunque sí es cierto que la persona es relación (en sentido amplio).

  • Comentario por Roser Puig F 12.04.10 | 17:57

    Remée Carretero, peruana, tiempo atrás ya quiso hacer el mismo trabajo que ahora intenta hacer noentiendo: cargarse el blog, al estilo Hisopo. Ella estaba muy puesta en cuanto a enfermedades del ano. Decía que trabajaba en seguros médicos. ¿Vamos tomar en serio sus disparates?


  • Comentario por Roser Puig F 12.04.10 | 17:42

    De nuevo repito: lo importante es ser PERSONA y que las personas SE AMEN. Una educación afectivo-sexual debe priorizar el respeto a la dignidad, libertad y derechos del otro/a, al propio tiempo que a la de uno/a mismo/a. La información biológica COMPLETA debe formar parte de ella, pero nunca ser lo único que se imparta. .
    ¡Ultima noticia! El Vaticano ha colgado en su Web instrucciones para detectar pederastas y la forma de denunciarlos.

  • Comentario por Roser Puig F 12.04.10 | 17:35

    Creo que debemos tener mucho cuidado en absolutizar eso de la DUALIDAD o dualismo: género masculino y género femenino. Somos hijos de una larga tradición judeo- cristiana en contra de la homosexualidad, pero ésta existe, nos guste o no. Es una realidad. Lo importante es ser PERSOINA. Y cada persona tenemos rasgos que se consideran “femenino” o “masculinos” por la tradición cultural. Reprimirlos, si no coincidían con el sexo fisiológico, ha sido parte de la “educación” que se nos impartía. Los llamdos “roles sociales” de uno y otro, nos han sido impuestos por la cultura tradicional. Siglos y siglos diciéndonos a las mujeres que éramos “inferiores” a los varones, han creado unos roles determinados para cada sexo. Sin embargo, en cuanto existe realmente igualdad de oportunidades para uno y otro, la mujer demuestra que puede asumir roles masculinos y viceversa. De nuevo repito: lo importante es ser PERSONA y que las personas SE AMEN. Una educación afectivo-sexual debe priorizar el

  • Comentario por alredol 12.04.10 | 16:43

    Resumen:

    1-El sexo vincula y enriquece. pero no siempre, a veces mejor empezar dando un paseo o seguir jugando a la baraja.
    2- Tanto la"industria" del pecado como la del "sexo chocolatina" están fracasando estrepitosamente con las pobalciones más afectadas, pero en lugr de reconocerlo. se atrincheran.
    3-La educación sexual, como el sexo mismo, se hace mejor desde la relación y no desde tarimas.
    4- Hay que encontrar un vocabulario común, prescindir de ideas de "obligatoriedad", "sacralidad" pero sin banalizar el sexo, fragmetarlo y cosificarlo.

    Está chupao!!

  • Comentario por noentiendo 12.04.10 | 16:41

    Blogger, una pregunta ya que Ud.sabe tanto sobre el tema: En el apareamiento homosexual, ¿el varón pasivo no erecta?

    Erecta, por tanto su necesidad fisiológica no es ser penetrado, menos para que le destrocen el esfinter anal. Evidente.

    Sr. Picaza: A Ud. lo hago responsable de la enfermedad y la muerte de los homosexuales declarados o en vía de serlo que ingresen a este blog. El Día del Juicio muchos se levantarán para acusarlo a Ud. No quiero estar en sus zapatos cuando eso suceda. Horrendo.


  • Comentario por alredol 12.04.10 | 16:23

    y 4-La educación sexual como conocimientos será inutil a menos que sea consensuada, que tenga a la sociedad detrás,y que prescinda en general de las ideas de "obligatoriedad" o de "pecado" lo más posible. Hablar de "intercomunicación" es disfrazar torpemente esos conceptos, además de sonar como "logaritmo" o peor. Hay que buscar palabras que los adolescentes (que es de los que mayormente deberíamos estar hablando) sientan familiares. Quitar ansiedad al sexo sin banalizarlo. Hay que afirmar que se puede ser hiposexual o asexual, por naturaleza, sublimación, enfermedad o edad y al menos dos grandes hombres Jesus y Gandhi, parece que lo fueron. Y que la sexualidad, cuando va acompañada de afecto, de ilusión y de respeto puede sllegar a ser magia. Que el deseo se sacia mal con el placer a palo seco. Y que el acto sexual mismo cuando es deporte no es tan ventajoso ni divertido como un paseo en bicicleta o un partido de futbol.

    Esa y otras serían en mi opinion principios utiles.

  • Comentario por sofía 12.04.10 | 16:22

    No me cuadra la defensa de la normalidad de la homosexualidad con toda esa mítica de la dualidad complementaria de los sexos.
    Me parece que las personas no pueden madurar si no es en relación con las demás, pero en un sentido amplio, no en el exclusivamente sexual. Y creo que las personas deberían ser ellas mismas profundizando en sus peculiaridades, que pueden complementar las de otro (u otros, en sentido amplio, también) pero esa diferenciación no tendría que ser desde la dualidad de lo masculino y lo femenino, sino desde la individualidad de lo que esa persona es sin apriorismos que pretendan encasillarla en lo que le corresponde por su sexo o por lo que sea. Naturalmente en lo que la persona es está incluido su ser varón o ser mujer, pero eso no es un molde en el que encajar a la persona sino una circunstancia con su peso específico en cada caso. También son personas los hermafroditas y los homosexuales, que no sé como encajarlos en la división sexual dual.

  • Comentario por alredol 12.04.10 | 16:01

    3- No se reconoce que del sexo sabemos mucho y que la educación sexual la hace mejor una persona amable y respetada que un experto. ¿Que hay de tecnico en la sexualidad que no se pueda enseñar en un par de horas? Nada, excepto los sentimientos, ansiedades e implicaciones que se manejan mejor no con conocimientos especiales, si no con esa accesibilidad de una persona respetada y amable. Los curas han sabido de siempre esto, excepto que impregnados por la idea de pecado o en algunas ocasionas por los sus propios, han aumentado esas ansiedades y retorcido esos sentimientos, sin efecto notable por ejemplo en el numero de embarazos indeseables en sus jovenes fieles. En cuanto a los politicos de la educación, ¿como no van a fracasar si tratan al sexo como las chocolatinas? Después de muchas variantes y años, los efectos de la "educación sexual" han acabado haciendo del embarazo una "enfermedad" y del aborto "planificación familiar". Si las feministas de hace 100 años se enteraran!

  • Comentario por JMS.- 12.04.10 | 15:50

    Adelante con la bipedestación!

  • Comentario por alredol 12.04.10 | 15:46

    2- En terminos sin embargo practicos es crucial establecer pricipios sobre bses biologicas y eticas compatidas y esto es dificil porque los prejuicios, ansiedades, posturas políticas etc lo impiden. Las polemicas que leemos estos días sobre el tema sexual reflejan en buena parte un gran fracaso el de la Jerarquía dela Iglesia y el de la politica sexual, particularmente las feministas, lo dos lados refungiándose en un "legionarimo" integrista que olvida lo fundamtal, biologico, psicologico, etico etc. El Gran triunfador es Mammon, el dios del dinero y del mercado, que usala sexualidad para vender productos o cosifica y mercantiliza todo lo que puede.
    El sexo se se educa como una custion de botones y manivelas, quimica e imágenes, potencia y cantidad. O esto hay que arrancarlo como pecado e impropiedad, el "ser humano" siendo su unico objetivo pero como algo ya completo, acabado y sagrado, como si el 40% de esos seres humanos no abortaran de forma natural.

  • Comentario por alredol 12.04.10 | 15:30

    Añadiré algo desde la biología:

    1- La "dualidad" obtiene material genético de dos fuentes diferentes y lo recombina pues los autosomas pueden intercambiar fragmentos de ADN. Estamos hablando de un segundo principio, no solo el de la "vida" empujando si no "lo emergente" tirando, pues el resultado no es solo único si no que puede, particularmente en tiempo geologico, dar lugar a nuevas formas y propiedades, como la conciencia, la lengua y quien sabe que más. La Creación no es un producto acabado.
    La bipedestación tiene como consecuencia que la vinculación humana, tanto la que se establece entre el bebé y su madre como la sexual tiene lugar cara a cara, con la mirada como eje. El desarrollo del cerebro y su organización inicial están condicionados por este hecho y a su vez condicionan futuras relaciones. El desarrollo mismo del "yo" se acelera de esta manera. El aspecto vinculador del acto sexual y sus resonancias particularmente en la mujer pueden ser muy importamtes.

  • Comentario por Hipatia 12.04.10 | 15:25

    Cómo la institución eclesial, sus dirigentes y funcionarios, pueden pedir respeto de los derechos humanos a la sociedad civil, cuando dentro de esa instititución se vulneran éstos?. Qué es si no el silenciamiento forzoso de Masiá y otros muchos? Es obvio: un veto a la libertad de expresión. Pero hay otros derechos inclumplidos. Simplemente dejo mi repulsa por la mordaza a Masiá aquí y ahora por no estar habilitada la entrada de comentarios en el mencionado y recién clausurado blog.
    Menos mal que hay gente como usted, que al estar fuera, no están al alcance de la caza de brujas y nos alumbran con sus opiniones libres. No decaigan.

  • Comentario por justi-arcoiris 12.04.10 | 11:51

    No lo he visto ,escuché en la radio "QUE CRUZ ROJA LO HABIA RETIRADO "

  • Comentario por Dionisio 12.04.10 | 10:30

    En las relaciones sexuales no hay lugar para el “no me viene bien” ni para el egoísmo, que la atracción sexual acompaña al amor, no lo suple, que lo esencial del sexo es la entrega, que el importante en la cama no eres tú, sino tu cónyuge, que “la mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer”

Martes, 2 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Sindicación