El blog de X. Pikaza

La Biblia de Reina-Valera

15.10.08 | 08:04. Archivado en Iglesia Instituciones, Biblia, libros
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Con ocasión del Sínodo de la Palabra es importante recordar las traducciones de la Biblia al Castellano. Entre ellas, la más significativa sigue siendo la de Reina-Valera, que constituye uno de los acontecimientos culturales y religiosos más importantes de la época moderna, en el ámbito de la cultura hispana. Es importante recordarla con cariño y agradecimiento cristiano. Es una traducción en la que se recibe el legado de los grandes biblistas cristianos anteriores (de los siglos XV y XVI) y el influjo de los estudios judíos. Fue una lástima que esa traducción de la Biblia sólo pudiera realizarse y desarrollarse en el ámbito protestante. En la actualidad forma parte del legado cultura y religioso de los hombres y mujeres de lengua castellana, aunque la utilicen sobre todo los cristianos protestantes, a quienes dedico este post y a quienes pido que comenten, amplíen y rectifiquen lo que digo

1. Precedentes. Pueden citarse algunos autores de la primera mitad del siglo XVI, que se sitúan ya en la línea protestantes y que publican sus traducciones fuera de España.
(1) Juan de Valdes (¿1501?-1541), famoso filólogo, refugiado en Nápoles, traduce varios libros del Nuevo Testamento al castellano y los distribuye en forma manuscrita, evitando así que le persigan.
(2) Francisco de Enzinas, natural de Burgos, publicó en Amberes, bajo dominio español, una traducción del Nuevo Testamento al castellano (1543), siendo encarcelado por ello. Pero logró escapar de la cárcel y quiso traducir toda la Biblia, pero murió en 1552, antes de lograrlo.
(3) Juan Pérez de (la) Pineda publica en Ginebra donde residía una buena traducción del Nuevo Testamento y de los Salmos (1556, 1557), de la que se sirve Casiodoro de Reina.

2. Casiodoro de la Reina: Biblia del Oso (Basilea 1569). Se llama así porque en su portada figura un oso a pie, queriendo alcanzar un panal de miel, con un texto en hebreo y castellano que dice: "la Palabra del Dios nuestro permanece para siempre": Is 40, 8). Su autor había nacido en Montemolín (entonces Reino de Sevilla, actualmente Extremadura) hacia el 1520 y murió en Frankfurt en 1594. Había sido monje jerónimo en Santiponce, cerca de Sevilla, pero tuvo que escapar en 1557, cuando se descubrió su tendencia protestante. Empezó residiendo en Ginebra, pero las necesidades económicas y las persecuciones le obligaron a cambiar varias veces de domicilio (Londres, Amberes, Basilea, Estrasburgo, Frankfurt).

Escribió diversas obras en castellano y francés, pero la más famosa en su traducción de la Biblia, hecha del hebreo, del griego y del latín. Ciertamente, él conocía otras versiones anteriores, que en parte hemos citado, de manera que puede considerarse un heredero de la tradición bíblica "católica" de España.

Pero es significativo el hecho de que esa tradición sólo pudiera culminar en una obra "protestante", escrita y publicada fuera de España. Fue C. de la Reina el primero que tradujo la Biblia entera (Antiguo y Nuevo Testamento) al castellano, desde una perspectiva protestante, en contra de la prohibición de Trento. Su texto constituye un monumento literario (es una de las obras clave de la literatura castellana) y exegético (su traducción resulta en general exacta).

Significativamente, no la pudo imprimir en Ginebra como era su deseo, pues algunos calvinistas del lugar no lo permitieron. Por eso tuvo que hacerlo en Basilea donde también encontró algunos problemas, teniendo que introducir incluso algunos cambios. Su canon de la Biblia se asemeja al católico, pues incluye en el lugar tradicional los deuterocanónicos (Judit, Tobías, Sabiduría, Eclesiástico, Epístola de Jeremías...), suprimidos en general por los protestantes.

3. Cipriano de Valera (Biblia de Reina-Valera, Ámsterdam 1602). Había nacido en Valera, Fregenal de la Sierra (Extremadura), en torno al 1531. Fue condiscípulo de Arias Montano en Sevilla e ingresó, como C. de la Reina, en el Monasterio de los Jerónimos, de donde tuvo que huir en 1557, refugiándose en Ginebra. De allí pasó a Londres, donde vivió bajo la protección de Isabel I, enseñando en las universidades de Cambridge y Oxford. Publicó varios libros teológicos, pero su obra más importante es la revisión y segunda edición de la traducción bíblica que había hecho su compatriota y compañero Reina, con algunas anotaciones y cambios que la convirtieron en la "vulgata" de los protestantes de lengua castellana. Para ello, por las dificultades que le ofrecieron en Inglaterra, se traslada a Ámsterdam, Holanda, donde la administración calvinista, que se había separado de España, le ofreció su ayuda.

Valera conserva en general el texto de Reina, de manera que no se puede hablar de una nueva traducción. Su novedad más importante fue el cambio de orden de los libros bíblicos: separó los llamados "deuterocanónicos", que a su juicio no pertenecían ni Antiguo ni al Nuevo Testamento, situándolos entre los dos testamentos, como «libros Apochryphos». Esta alteración y otros cambios, en línea más "protestantes" permitieron que cristianos evangélicos asumieran como propia la versión bíblica de Reina-Valera, hasta el día de hoy.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 16 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930    

    Sindicación