El blog de X. Pikaza

Prohibido comulgar en Compostela

Pensé que era fácil y quise comulgar en Compostela, hace cinco días, tras acabar un cursillo protestante en A Coruña.

Llegamos a la ciudad del Apóstol una radiante mañana de sol y sentimos el bullir de cien naciones peregrinas en la Rúa de los Francos; pensé que el centro y meta de su camino era la Catedral, y en la Catedral Jesús, el Señor del Apóstol Santiago (mensajero de paz en los confines de la tierra), el Cristo de la comunión universal o Eucaristía.

Llegamos a la Puerta de las Platerías y allí empezó la triste aventura de comulgar como católico cristiano en Compostela, en la Misa del Peregrino, a las doce de la mañana.

Ésta es la historia de los tres obstáculos y del gran escándalo de la Comunión en Compostela. Buen día a todos, buen deseo de que corrijan algunas cosas en la Catedral de Santiago.

>> Sigue...


Dom 26 X 2014. Dos en uno: Amar Dios “y” amar el prójimo

Dom 30. Tiempo ordinario. Ciclo a, Mt 22,34-40. Tanto el escriba fariseo como Jesús a quien pregunta saben que mandamiento es aquello que se cree y hace, pues no hay división entre fe y praxis, ni “ortodoxia” separada de la vida, pues sólo se cree de verdad aquello que cumple.

Cuando el escriba pregunta por el mayor mandamiento, suponiendo que es uno, Jesús responde diciendo que hay dos (amar a Dios y amar al prójimo), que son distintos, pero inseparables.


Éstos son los dos primeros (y únicos) artículos del credo, las señales del cristiano:
Uno es sobre Dios, otro sobre el prójimo, inseparables ambos, pero distintos en su unidad. Buen domingo a todos, desde la "familia" que forman (formamos) Dios y el prójimo.

>> Sigue...


Familia: Elementos básicos, Revolución pendiente

Conforme al Sínodo recién celebrado (6-19 10 14), ha llegado la hora de la "nueva familia", entendida como principio esencial y como fuente de revolución de la vida humana, conforme a la experiencia y tarea de la Biblia del Antiguo y Nuevo Testamento. Desde ese fondo quiero estudiar los dos temas que siguen, desde la perspectiva de conjunto del libro: La Familia en la Biblia.

1. Lo primero es conocer los elementos fundantes de la familia, la base de su identidad personal y social. Así lo mostraré fijando un decálogo fundacional de la familia, en la línea de conjunto de la Biblia y del mensaje y vida de Jesús.

2.Lo segundo en poner en marcha una revolución de la familia, pues las revoluciones anteriores (burguesa y socialista, económica y política) no han llegado al corazón de la vida humana, ni han resuelto sus grandes problemas. La familia, éste es el lugar de la revolución pendiente de la vida humana.

>> Sigue...


Del judaísmo al cristianismo. Aportaciones bíblicas a la familia

21.10.14 | 20:16. Archivado en Biblia, mujer, hombre, Espiritualidad

Recojo aquí algunas conclusiones de mi libro sobre la familia, para precisar después las aportaciones de la Biblia en este campo

‒ Partiendo del Antiguo Testamento, el judaísmo constituye una federación familias, vinculadas entre sí por generación e historia. En esa línea, en cierto sentido, cada familia es todo el judaísmo, con el padre como transmisor y celebrante de la memoria sagrada de Dios, pues circuncida a sus hijos, para introducirles en la alianza de Israel, y garantiza con la madre su educación judía. El judaísmo tiene instituciones más amplias, como las sinagogas en las que mantiene la tradición del pueblo y actualizan los mandamientos de la Ley; pero los responsables de la práctica judía son los padres, y cada familia es verdadero templo de Dios.

‒ Partiendo del mismo Antiguo Testamento, recreado por Jesús, el cristianismo se ha vuelto una religión suprafamiliar, centrada en cada Iglesia, entendida en forma de comunidad creyente y solidaria. Eso implica, por un lado, una ampliación y robustecimiento eclesial de las familias, pues ellas han de rebasar las fronteras de su comunidad religiosa y abrirse hacia los marginados y expulsados del entorno.
Pero, al mismo tiempo, implica un debilitamiento, pues las familias concretas ya no aparecen como transmisoras de la fe, y el padre de familia pierde el carácter ministerial/sagrado (casi sacerdotal) que tenía. En esa línea (en contra de lo que sucede en Israel), la iniciación de los hijos en la fe ya no es tarea principal de los padres, sino de la Iglesia, y de un modo más concreto, de los “pastores ordenados” (obispos, presbíteros, catequistas…).

A pesar de ello, el cristianismo sigue siendo religión de familia, no sólo por herencia del Antiguo Testamento, sino por el mensaje de Jesús y por la vida de sus primeros seguidores. Por otro lado, como he destacado en la introducción (y como indicaré de nuevo al final de este capítulo de la Familia en la Biblia), en estos últimos años la Iglesia Católica plantea el tema de la familia como prioritario, y así lo muestra motivo del doble Sínodo (2014 y 2015) al que responde de algún modo este libro, cuyas conclusiones he comenzado a condensar en esta postal.

El tema sigue abierto, el camino es largo. La Biblia no resuelve todos los problemas, ni siquiera los plantea, pero abre un camino para la reflexión y el compromiso. Buen día a todos

>> Sigue...


La Biblia de la Familia, la Familia en la Biblia

19.10.14 | 13:39. Archivado en Iglesia Instituciones, Teología, Biblia, Espiritualidad

Se ha celebrado estos días (6-19. 10.14) el Sínodo sobre la Familia, y es mucho lo que vamos aprendiendo por lo que sabemos de las intervenciones conciliares. Pero, al lado de eso, son indispensables dos miradas conjuntas sobre el tema:

‒ Una es la mirada de la Biblia, cómo ha se ha ido desarrollando en ella el tema de la familia, desde el Génesis al Apocalipsis, desde Adán y Eva hasta las Bodas del Cordero, recreando todo desde la perspectiva de Jesús.

‒ Otra es la mirada de nuestro tiempo, desde nuestro contexto de Iglesia : Aprender a entender la humanidad actual, en su dolor y su esperanza, escuchar lo que nos dice, caminando con ella; no tener las respuestas ya dadas, abrirnos a la Palabra.

Desde mi perspectiva yo sólo puedo ofrecer una pequeña aportación partiendo de la Biblia, tema al que he dedicado mi libro sobre La Familia en la Biblia, que ofrezco a mis lectores a manera de complemente de una buena edición de la Biblia que insiste en el tema de la familia, como es la Biblia Católica de la Familia.

Ésta es una Biblia “católica” en el sentido más amplio del término, una Biblia que quiere ser universal, abierta a todos los que quieran realizar su propia lectura de los textos, no sólo de un modo individual, sino en la comunidad familiar, desde los padres para los hijos, desde los hijos para los padres, complementándose unos con los otros, en diálogo con la comunidad cristiana más amplia (la parroquia, la comunidad de vida cristiana, la comunidad de base…).

Éste tipo de biblias de familia proviene de la tradición protestante, donde ha sido más común que las familiar lean unidas las Biblia. Pero está introduciéndose también entre los católicos, como el Sínodo sobre la Familia lo está poniendo de relieve. Así he querido escribir mi libro, a modo de complemente de una Biblia de la Familia.

Aprovecho esta ocasión para desear que el "Sínodo sobre la Familia" se continúe realizando en las mismas familias, con una lectura más honda, personal y familiar, eclesial y social, de la Palabra de Dios.

>> Sigue...


Casados por el Reino. De Mc 10 al Sínodo 2014

17.10.14 | 17:18. Archivado en Iglesia Instituciones, Jesús, Nuevo Testamento, Judaísmo

Mc 10, 2-11 par es un texto de Jesús, que cambia una norma legal que venía del AT y abre un camino nuevo de fidelidad personal.

Tema de Fondo. Unos fariseos quieren tentarle, afirmando que su proyecto de familia va en contra de la “ley” que concede a los varones el poder de “expulsar” a sus mujeres, con tal de darles un documento o “libelo” de repudio.

Jesús rechaza esa concesión, apelando al principio del Génesis, donde se afirma que ambos, marido y mujer, forman una sola carne, de manera que uno no tiene poder sobre el otro, ni el marido sobre la mujer, ni viceversa, pues lo que ha surgido de su unión es una realidad que sobrepasa a cada uno tomado por aislado.

Esta sentencia de Jesús fue discutida ya al principio de la Iglesia (con interpretaciones distintas de Mateo y de Pablo, por poner dos ejemplos). Ella sigue siendo discutida en el Sínodo, donde hay Padres Sinodales y altos Cardenales que se enfrentan con la línea de la mayoría. La discusión es buena, siempre que se haga con respeto, abriendo caminos.

En esa línea, siguiendo en la línea de la postal anterior (monoteísmo y monogamia) quiero ofrecer mi visión del tema, retomando en parte lo escrito en mi libro: La Familia en la Biblia.

Es un texto algo largo, de fuerte exégesis y teología. Siga leyendo quien quiera llegar al trasfondo de algunas discusiones del aula sinodal, donde el Card. Müller parece que quiere imponer su visión (a mi juicio) sesgada del texto evangélico.

>> Sigue...


Dom 19 X 14 Devolver al César su denario, vivir "como Dios"

29º domingo de tiempo ordinario. Mateo 22, 15-21. Le preguntan si se puede pagar el denario al César, y Jesús responde de manera paradójica, poniendo otra vez la "patata caliente" en las manos de los preguntan. Su respuesta ha de entenderse en varios planos:

a) Por una parte, Jesús no responde... dice que se pague, ni que no se pague, de manera que aquellos que quieren acusarle ante el César o ante el pueblo que se opone al César no puede hacerlo. Eso significa que, en un plano de Reino, la pregunta está mal planteada o no es fundamental.

b) Por otra parte, él eleva el nivel de la pregunta, pues no dice "dad al César", sino "devolved"... Quiere que sus seguidores "devuelvan" al César lo que es suyo (un tipo de dinero), para situar su mesianismo (camino del Reino) en otro plano.

c) Él no necesita dinero para para ser Mesías (sólo la vida, solo el amor). Los que quieran ser suyos (instaurar su Reino) han de renunciar al denario del César, es decir, han de "devolverlo".

d) La Iglesia posterior ha debido replantearse y recrear la respuesta de Jesús, suponiendo, en general, que se debe dar (¡no ya devolver) al César lo que sería suyo y a Dios lo que es Dios (¿no es todo de Dios?), convirtiéndose así en una institución "honorable", que paga los tributos y acepta el orden del César, corriendo el riesgo de situarse en un plano espiritualista.

e) La interpretación del gesto y respuesta de Jesús, desde la nuevas circunstancias, ha definido y sigue definiendo la historia de la Iglesia y su forma de estar en el mundo.

>> Sigue...


Santa Teresa, una santa, un centenario

15.10.14 | 16:48. Archivado en Santos, mujer, Nuevo Testamento, Oración, espiritualidad

Hoy, 15 de octubre, fiesta de Santa Teresa, comienzo la celebración del quinto centenario de su nacimiento. Hoy es la fecha de su muerte; nació 28.3.1515; murió en 4/15.10.1582 (con "cambio" de fecha por paso del calendario juliano al gregoriano)... Pero empezamos a celebrar el quinto centenario de su nacimiento.

Con esta ocasión, sigo felicitando a sus amigos, y en especial a las hermanas y hermanos del Carmelo. A todos los que siguen este blog un saludo y recuerdo cordial, este día de Teresa, Amiga de Dios, mujer que sigue ofreciendo un intenso testimonio de fidelidad a la vida y de verdad personal (santidad intensa) en un mundo que empezaba a ser ya parecido al nuestro.

En este contexto del Sínodo de la Familia he querido poner de relieve los signos familiares del Dios de Teresa, que aparece:

-- como familia de la somos parte
-- como Padre del que Venimos
-- como enamorado con quien caminamos

He tratado varias veces de Santa Teresa en este blog. Hoy lo hago otra vez, retomando lo escrito en el Diccionario de Pensadores Cristianos, donde destaca su figura, la primera a la Izquierda.

>> Sigue...


Monoteísmo y monogamia. Sínodo de Roma y matrimonio

14.10.14 | 09:23. Archivado en Iglesia Instituciones, mujer, hombre, Nuevo Testamento

Presenté el otro día una postal sobre el matrimonio como “profecía” (revelación de Dios) y no como algún tipo de imposición legal. El argumento central era que hay una profunda relación entre el monoteísmo y la monogamia:

‒ El monoteísmo implica una relación personal con Dios, con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas (Dt 6). Dios ocupa de tal modo el corazón del hombre que no queda en él lugar para otros dioses (como en el politeísmo).

‒ La monogamia despliega , de un modo correspondiente, una relación también personal entre los esposos, de tal forma que cada uno ama al otro con el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas, de tal forma que no puede haber lugar para otro amor semejante en ese plano.


El matrimonio es un amor de alianza y reciprocidad, en el que los esposos, teniendo unos mismos gozos, derechos y deberes, abren un espacio compartido de descubrimiento y tarea compartida, sin que uno pueda ser en modo alguno superior al otro. Según la Biblia, ése es un camino de Dios, revelación de su presencia.

Éste es el amor monogámico que la Biblia ha previsto de algún modo en Gen 2-3 (Adán y Eva) y que Jesús ha ratificado en Mc 10.

-- Es un amor gozoso y creador, de revelación de Dios, es decir, de la vida humana, como experiencia de ser compartido. Entendido, así, el matrimonio personal, en libertad creadora, es una "disclosure", un salto de nivel, la revelación y experiencia de la vida como encuentro en dualidad (salir de sí para ser en sí mismo, entregarse en plenitud para tenerse y ser en totalidad, en y con el otro).

-- Lógicamente, es un amor arriesgado y fuerte, un "arte" compartido, una apuesta por la vida en compañía de ser (para vivir en plenitud) y de engendrar en comunión (para que otros sean). Es el espacio sorprendente donde la fecundidad se hace posible, donde tiene sentido el engendramiento y educación/maduración de nuevos seres humanos. Sin esta apertura al "engendramiento compartido" el matrimonio de dos en sí termina siendo un egoísmo a dos, el peor y más duro de todos los egoísmos.

-- En esa línea, es un amor difícil, en sentido radical, pues sólo lo "difícil" merece la pena, con amor. En esa línea se sitúa la "dificultad" inmensa de Dios, que se arriesga a "crear/engendrar" un mundo, una humanidad, como Padre/Madre. Según eso, la "dificultad" del matrimonio monogámico abierto al engendramiento personal y vital (nuevos seres humanos, nueva vida) es la garantía de su grandeza y de su "éxito" en el sentido profundo de la palabra, como he puesto de relieve en mi libro sobre La Familia en la Biblia, que el otro día retomé desde Oseas, y que ahora vuelvo a plantear en algunos temas esenciales, retomando algunas cuestiones que me plantearon los comentarios al blog.

-- Entendido así, el matrimonio es una asignatura pendiente en la Iglesia, como está descubriendo el Sínodo de roma 2014. Éste es el matrimonio por el Reino de los Cielos, que se vincula al eunucato/celibato por el Reino de los cielos del que habla Jesús. Este Matrimonio en Cristo, es decir, en línea mesiánica (por el Reino), es ya Reino y Presencia de Dios en un mundo donde muchos dicen que los signos de Dios se están apagando.

-- No se trata de un "matrimonio para clase de tropa", como dice con poca gracia una nota de un Camino cristiano que anda por ahí..., porque en la iglesia no hay clase de tropa (todos somos élite de Cristo), y porque un matrimonio cristiano es tan radical y exigente como un "celibato cristiano". No es, pues, un "estado inferior", como cierta teología platónica ha dicho, sino un estado y camino de plenitud compartida de Reino, como sabe Ef 5, aunque lo ha dicho con términos que hoy pueden sonarnos extraños.

Desde ese fondo he querido ofrecer las reflexiones que siguen, situándome en la línea del Sínodo 10/14 y de mi trabajo sobre La Familia en la Biblia:

"Los grandes valores del matrimonio y de la familia cristiana corresponden a la búsqueda que atraviesa la existencia humana también en un tiempo marcado por el individualismo y el hedonismo",Relatio Sinodal post disceptationem, 11,Roma 13, X, 14).

(Imágenes de M. Chagall, buen judío. No conozco ningún pintor cristiano que haya representado de esa forma el Matrimonio. La ciudad de fondo de la primera imagen parece Avíla, de Teresa de Jesús... Marido y mujer un signo de Teresa Enamorado, cuya fiesta es mañana, ante su Ciudad, Ciudad de Dios, con siete puertas, siete círculos, siete moradas... con el asno/cordero sagrado)

>> Sigue...


Fin de semana en A Coruña, con "teoloxía" de X. Pikaza

13.10.14 | 10:41. Archivado en Biblia, mujer, Filosofía, pensamiento

Hay cientos de razones para pasar un fin de semana en A Coruña, con el mar de otoño, que es como un "Dios de la tierra", siempre aliado con las nubes y el viento, que son también signo de Dios. Un fin de semana para sentir y pensar, para gozar y encontrar a los amigos.

Además, está la teología, en el Centro Cultural A Fundación, el Cantón Grande, corazón del corazón de la ciudad, un lugar abierto a todos los latidos de la cultura gallega, hispana, universal, para sentir la vida, pensar en Dios.

Invitan los Hermanos de la Iglesia Evangélica, Asamblea de Dios. Se les ha llamado "protestantes", pero además de protestar contra cien deformaciones de cierto cristianismo, ellos quieren proponer tres aspectos o momentos de la Biblia, en línea de Evangelio, partiendo de Jesús, a través de Marcos, para recuperar la presencia y testimonio de las mujeres, como verá quien lea el "cartel".

>> Sigue...


Malala y Satyarthi: Un Nobel que le habría gustado (Jesús y los niños en la Iglesia)

Presenté hace dos días una postal sobre Los niños y las niñas en la vida/mensaje de Jesús, con el video (you-tube) de mi conferencia sobre el tema en el Congreso de Córdoba, Ar. (https://www.youtube.com/watch?v=dGPmf7Ql9A4 ) y la primera parte del texto escrito.

Ha sido una sorpresa gozosa y una gran alegría que, que en el intermedio, se haya anunciado el Premio Nobel de la Paz 2015 para Malala (una niña/adolescente de Paquistán que ha arriesgado su vida para que las niñas de su tierra y del mundo puedan estudiar, aprender, ser personas con autonomía) y Satyarthi, un luchador pacífico de la India, que ha puesto su vida al servicio de la libertad humana y laboral de los niños.

Le habría gustado a Jesús este Nobel, hablar con esta adolescente de tradición musulmana, compartir sus ideal con ese hindú, de una tierra de gran tradición religiosa. No tengo autoridad ni conocimiento para hablar de esa adolescente y de ese luchador maduro a favor de los niños. Pero puedo situar su camino en el contexto del camino de Jesús, que fue también un luchador arriesgado y fuerte a favor de la autoridad (cariño, educación, autonomía de los niños).

En este contexto tengo el gozo de retomar el argumento de mi “discurso” de Córdoba. Pueden seguir escuchándolo en vídeo los que quieran. Pueden leer el texto aquellos que lo deseen.

Sigo pensando que el Sínodo de Roma tendrá pleno sentido si deja un poco a un lado otros temas (divorciados, matrimonio homosexual…) y se centra (como Jesús, como Malala y como Satyarthi) en la exigencia y llegada del Reino de Dios para los niños. A ellos dedico esta postal, y también a mis amigos Tomás y Simón (con M. J. Caram), que han hecho una opción evangélica y mercedaria a favor de los niños.

>> Sigue...


Dom 12. 10. 14. Un Sínodo al servicio de las "bodas"

Dom 28 tiempo ordinario, ciclo A. Mt 22, 1-11. Esta es la finalidad esencial del Sínodo 2014: Unos cientos de Padres Sinodales (en principio todos hombres y solteros, con buen solideo ¿sólo para Dios?) están reunidos en Roma para cumplir el evangelio del domingo: Mt 22, 1-11: ¡Deben preparar las bodas de los hijos de Dios, es decir, de los hombres y mujeres: que se casen si quieren, que sean felices, que celebren unidos el don de la vida.

Ésta es la tarea que el evangelio del domingo (¡no sólo del Papa Francisco!) ofrece y pide a los sinodales de Roma. Ellos, como expertos en humanidad (¡así se presentan!) y como legados de un Dios que quiere las "bodas" de sus hijos,en el sentido extenso (no como puro sacramento canónico):

‒ que todos los hombres y mujeres del mundo puedan alimentarse bien, y tener salud física y mental, pues de lo contrario no hay bodas…

‒ que todos puedan tener libertad para hacer lo que quieran (y con quien quieran), para hacerlo en amor (y hacer el amor, que eso es también bodas…)

‒ que puedan vivir en gozo y fecundidad de vida y amor, solteros y casados, con soli-deo y sin solideo, que todos somos hijos del mismo Dios.

Para eso están reunidos, aunque su misión es dura, pues hombres y mujeres estamos bien liados en otros asuntos, y muchos no pueden pensar en matrimonios (y otros no quieren, pues sólo les importa el poder el dinero, como dirá la parábola).

Además, por lo que dice la prensa, entre los sinodales hay opiniones distintas, y deben discutirlas. Pidamos por ellos. De todas formas, ellos se han reunido como buenos “casamenteros” (decía Don Quijote que el oficio más importante del mundo, más que el de Rey o Sultán es el de casamentero: que todos los hombres y mujeres puedan bien casarse).

Este “oficio” de casamenteros y sinodales es difícil, como sabe este pasaje atormentado de Mt 22, 1-11, lleno de gozosas evocaciones y duros añadidos posteriores que he comentado al menos tres veces en este blog (al año 2008 y el 2011, al comentar la liturgia del domingo 28, ciclo ordinario, ciclo A.), poniendo de relieve los diversos rasgos mensajes del texto. Aquí me limito a ofrecer una breve paráfrasis de la primera parte del texto (dejando a un lado un fondo de violencia que aparece claro en la versión de Mateo…). Comento el pasaje y lo hago desde el fondo del Sínodo de la Familia.

((PD. Nuestro colaborador y amigo Galetel ha introducido unos sabrosos y "ciertos" comentarios sobre la parábola de Jesús y sus interpretaciones posteriores. En ese contexto he añadido algo que puede interesar a los lectores:

Tienes razón, Galetel... En otras postales, desde hace seis años, he comentado lo que dices... Todo es cierto. Pero aquí quiero centrarme sólo en el tema de fondo: Para que la boda escatológica del fin de los tiempos sea posible (real) tiene que potenciarse un equivalente histórico de "bodas humanas". Sólo así se entiende el "padrenuestro" del evangelio: "así en la tierra como en el cielo". El cielo escatológico empieza a realizarse aquí, de manera que no podemos hablar de bodas finales si no abrimos el camino de las "buenas bodas" (para todos) en la historia de los hombres. Por eso, los "sinodales", reunidos en Roma, han de estar al servicio de esas bodas, es decir, de la auténtica familia de Dios)).

Así quiero decirlo con amor y con humor. Miren la foto: ¿Le parece que esos sinodales son buenos casamenteros? No le parece quizá que debían trotar algo más por el mundo, meterse en la masa, sufrir y gozar con la gente (¡oler a oveja, y a novia y demás…!). De todas formas, bendito sea Dios, que él nos ayude.

Todo este tema sigue inspirado en el espíritu y letra de mi libro sobre LA FAMILIA EN LA BIBLIA. Buen fin de semana

>> Sigue...


Domingo, 26 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación