El blog de X. Pikaza

Destruir hombres y dioses, perder la cabeza. Ante el desafío de ISIS

28.02.15 | 20:15. Archivado en Tierra, ecología, Antiguo Testamento, Judaísmo, Islam, Violencia

No les llamo bárbaros, pues los bárbaros en general no hacían eso; ni les llamo primitivos, los primitivos no actuaban tampoco de esa forma. Les llamo simplemente insensatos y locos perversos, religiosos corrompidos, conforme al adagio latino “corruptio optimi pessima est”: la corrupción de lo bueno es lo peor que hay en el mundo.

Esos llamados islamistas de ISIS y Mosul, los que raptan y matan cristianos por serlo, y destruyen estatuas de dioses y símbolos religiosos, que están en las raíces de nuestra cultura (¡no la suya solamente, sino la nuestra, la de toda la humanidad!), no son simplemente malos son pésimos, locos pervertidos de una religión que estoy convencido de que, en principio, es buena.

Ésos no son musulmanes de verdad, son otra cosa. No son peligrosos para el cristianismo, son nefastos para el Islam, que puede perder toda su credibilidad humana y religiosa si no responde con firmeza y prontitud.

No soy capaz de escribir sobre el rapto y muerte de cristianos, y de otros grupos religiosos y sociales distintos, incluso musulmanes (¡por no ser del Islam que ellos piensan que es el bueno!); no soy capaz, no encontraría palabras para expresar lo que siento. Simplemente sufro en silencio.

Pero cuando llegan al extremo de dinamitar, barrenar y destruir algunos de los signos sagrados más hermosos y profundos de la historia (¡los dioses de Nínive y entorno!) siento algo que me impulsa a decir unas palabras: ¡Son locos malos, unos perversos religiosos!

No sé si hay que hacer la guerra para combatirles. En principio, como pacifista confesante que soy, me resistiría a “proclamar” una cruzada militar en contra de ellos. Pero quiero que todos protesten de un modo comprometido:

-- Quiero que empiecen protestando los cientos de miles (de millones) de musulmanes amigos de la paz, respetuosos, tolerantes. Si no lo hacen, si no protestan con una sola voz, si no condenan desde su Corán y su experiencia sagrado a los locos malvados de Mosul, terminaré pensando que el Islam entero está enfermo de muerte, cosa que sería para mí una grandísima tristeza.

-- Quiero que protestemos los cristianos, no sólo de palabra, sino con el ejemplo, mostrando nuestra solidaridad absoluta con las víctimas de Mosul y de los diversos ISIS de la tierra, insistiendo en el compromiso de solidaridad evangélica (económica, social, religiosa)... con los asesinados.

-- Quiero que proteste la cultura de occidente, que cambie si puede, que se ponga al servicio de la libertad, de la igualdad, de la fraternidad... no del dinero. Sólo si somos capaces de superar la idolatría de un capital que destruye cada día a miles de personas podremos protestar en verdad...

Quiero... Podría decir mucho más, pero desde aquello que yo sé, me limito a presentar aquí el fondo del tema. No es de hoy, es de ayer, de toda nuestra historia. Si no somos capaces de reinterpretar y recrear nuestros textos sagrados (Biblia y Corán), si no retomamos las auténticas raíces humanistas (solidarias, sagradas) del misterio humano y religioso no seremos capaces de invertir el EFECTO ISIS , como indicaré en lo que sigue.

>> Sigue...


Tabor 2: Bajar del Monte, curar al padre del niño lunático del Llano

Expuse ayer el tema de la transfiguración partiendo de la confesión de un oficial judío que veía muchas veces a Moisés y Elías, en el monte de Dios, lo mismo que Jesús, y que esa visión ratificaba su compromiso a favor de la victoria de Israel.

El tema no era pues la visión aislada (¡muchos han visto cosas santas en montes sagrados!), sino la buena visión, para bajar del monte, como hizo Jesús, decidido a invertir la historia del padre violento del niño lunático del llano, a quien sus nueve discípulos de abajo no lograban entender ni sanar.

Mi “compañero” soldado quería bajar para defenderse de enemigos malos, imponiendo su buena “ley” en el llano. Jesús bajó con sus tres elegidos para expulsar al demonio mudo del padre y del niño enfrentados en fuerte batalla, en medio de un grupo de inútiles escribas y de impotentes discípulos.

Éste es el mensaje de este evangelio de la transfiguración, que no se cierra ni nos cierra en el monte de las visiones, sino que nos enseña a bajar y acoger/curar al niño enfermo, pues transfigurar significa lograr que los niños curen y vivan en salud y libertad, como ha puesto de relieve esta escena (Mc 9,2-29). Su argumento no es que Cristo haya visto a Dios en la altura, con Moisés y Elías y toda la corte celestial, sino que haya bajado y curado al niño a quien la misma sociedad (su padre) estaba enloqueciendo.

Este niño lunático (seleniakos, dice el evangelio de Mateo), dominado por la “mala luna” de su padre violento, forma parte de esa impresionante procesión de pobres que recorren la trama del texto de Marcos: locos y leprosos, publicanos y ciegos, cojos, mancos, paralíticos, mujeres impedidas y sobre todo hambrientos, hombres que buscan un poco de pan en el desierto o descampado. Con todos ellos va encontrándose Jesús, en ellos descubre la hondura de Dios; por ellos, y en especial por lo niños, ofrece su vida, como seguirá viendo quien lea (recreado, como es mi costumbre en estos casos, a partir del Comentario a Marcos, Verbo Divino, Estella 2012).

Imágenes:
1: El Tabor, al fondo la depresión del Jordán, al sur del mar de Galilea, con Trans-Jordania
2. Detalle del niño "lunático" y su padre, de la Transfiguración de Rafael (Vaticano)
3. Una escena clásica de endemoniado, niño o mayor.
4. Escena entera de la transfiguración de Rafael, con sus tres niveles, para situar mejor la imagen 2.

>> Sigue...


Dom 1.3.15. Tabor: Guerra israelita, transfiguración cristiana

Domingo 2º de Cuaresma, Mc 9, 2-9. Un judío argentino, oficial de Guerra del Estado de Israel, me dijo un día: Yo veo a Jesús con frecuencia o, más bien, me siento Jesús, en la Cima más alta, que llamáis de la Transfiguración, que es la Montaña de la Guerra de Israel, cuando subo a reparar mi espíritu cansado o a preparar el futuro de la gurra final de Israel:

Allí se me muestran, sobre la altura hoy ocupada por signos cristianos, los dos personajes centrales de mi historia, Moisés, hombre de Ley, Elías, el profeta. Se me aparecen con toda claridad, les veo con ojos cerrados, les siento con ojos abiertos, se apoderaban de mi espíritu y escucho la gran voz de la Altura Infinita, lo mismo que Jesús: ¡Tú eres mi Hijo, redime tú esta tierra, libérala de los poderes enemigos!

Y sobre el monte me elevo con él, con vuestro Jesús, que es el nuestro, el judío, y me siento enviado por Dios para cumplir la gran tarea de la liberación total del pueblo, con la ley de Israel en la mano (Moisés), con la experiencias más alta de oración (Elías….), con razones y con armas… Jesús retomó allí en su tiempo el buen camino, pero que no lo supo culminar... o no lo culminaron sus seguidores, los cristianos. Por eso, nosotros, los buenos judíos, herederos de Jesús, pero en la línea de Moisés y Elías, debemos culminarlo, con leyes, razones y oraciones, pero también con armas, con la entrega de la vida, si fuera necesario. ¿Saben Ustedes eso? Se lo tendremos que enseñar, nosotros, los judíos, como el Jesús verdadero, al que Ustedes han olvidado, haciéndole puro espíritu sin carne, precisamente en este monte... que conquistaron con armas sus cruzados...

Imágenes:
1. El monte
2 y 3: La Batalla del Tabor, momento central de la conquista israelita de Palestina
4. Icono de la Transfiguración cristiana.

>> Sigue...


Mezquita y catedral. Un espacio de oración compartida (Córdoba)

Pongo catedral primero, porque catedral fue antes que mezquita, aunque muchos la conozcan casi sólo como mezquita. Es oficialmente la "casa" común de los cristianos católicos de Córdoba, aunque muchos musulmanes la consideran propia, y otros quieren convertirla sólo en lugar de memoria histórica y arte (de manera que no sea ni de cristianos ni de musulmanes).

La noticia de la disputa vuelve todos años, de manera monótona, cansina. La semana pasada decían que periódicos del lugar que los cuatro últimos alcaldes de Córdoba pedían que la Catedral-Mezquita fuera propiedad “secular” o laica del Estado, un museo público de cultura e historia, donde en el fondo se pudiera hacer de todo, menos “orar” (en la línea de la Catedral-Mezquita de Santa Sofía de Constantinopla).

No voy frontalmente en contra de esa petición, pues hay mucho bueno en ella (¡la catedral/mezquita se ha convertido de hecho en un espacio turístico secular!), pero hay muchas cosas que no veo claras en su fondo. Ciertamente, de esa manera, se resolvería algunos problemas de disputa religiosa: La mezquita/catedral no sería ni de unos ni de otros, ni de musulmanes ni de cristianos, sino de la sociedad laica, que la convertiría en lugar de historia y de cultura post-religiosa. Pero la catedral/mezquita perdería su más hondo sentido religioso, como casa de oración.

>> Sigue...


Las tentaciones de Jesús y de la Iglesia (F. Dostoievski)

He tratado varias veces de las tentaciones de Jesús según Mateo y Lucas. Los eruditos saben, desde antiguo, que ellas no exponen un dato externo, que deba tomarse al pie de la letra, como algo que pasó a Jesús un día, pero que definen el sentido de identidad mesiánica, y marcan desde la historia concreta de los hombres.

Esas tentaciones no pasaron externamente así, aunque es muy probable que, iniciando su mensaje, Jesús haya debido superar alguna prueba, como expresión del conflicto permanente de su vida y de su obra. Más aún, gran parte de los hombres y mujeres de su tiempo (y en especial del nuestro) habrían aceptado la oferta Diablo, que tenía muchas más “razones” que Jesús, como vio certeramente Dostoievsky:

Si hubo alguna vez en la tierra un milagro verdaderamente grande fue aquel día, el día de esas tres tentaciones. Precisamente, en el planteamiento de esas tres cuestiones se cifra el milagro. Si fuese posible idear, sólo para ensayo y ejemplo, que esas tres preguntas del Espíritu terrible se suprimiesen sin dejar rastro en los libros y fuese menester plantearlas de nuevo, idearlas y escribirlas otra vez, para anotarlas en los libros, y a este fin se congregase a todos los sabios de la tierra... ¿piensas tú que toda la sabiduría de la tierra reunida podría discurrir algo semejante en fuerza y hondura a esas tres preguntas que, efectivamente, formuló entonces el poderoso e inteligente Espíritu en el desierto?... Porque en esas tres preguntas aparece compendiada en un todo y pronosticada toda la ulterior historia humana y manifestadas las tres imágenes en que se funden todas las insolubles antítesis históricas de la humana naturaleza en toda la tierra (Los hermanos Karamásovi, en Obras completas, III, Aguilar, Madrid, 1964, 208)

.

>> Sigue...


Dom 22.2.15. Pregón de Cuaresma: Dios Viene (El Ser de Dios es su Venida).

19.02.15 | 22:19. Archivado en hombre, Nuevo Testamento, Domingo, dia de la Palabra

Ciclo b. Dom 1 Cuaresma. Mc 1, 12-15. He presentado ayer el tema de cuaresma, evocando el motivo central de Miércoles de Ceniza, cuyo lema estaba tomado en otro tiempo de Gen 3:

Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris (recuerda hombre que eres polvo, y que al polvo has de volver).

Pero actualmente suele preferirse un tema tomado del evangelio de este domingo (Mc 1, 12-15)

Conviértete y cree en el Evangelio (viene Dios, el tiempo se ha cumplido; puedes y debes ya cambiar de vida)

Se ha cumplido el tiempo viejo, porque “viene Dios” (es decir, su Reino).

>> Sigue...


18.2.15 Miércoles de Ceniza. Jesús y el Diablo

18.02.15 | 11:12. Archivado en América Hispana

En el comienzo de cuaresma se suelen comentar las tentaciones de Jesús tal como han sido narradas, con pequeñas variantes por Mt 4 y Lc 4. Pues bien, yo hoy tomo como base el evangelio de Marcos (que se lee en la liturgia de este año 2015),un relato esencial y muy profundo, poniendo de relieve la oposición que establece entre Jesús y el Diablo:

El texto es simple, dos sencillas referencias. Y, sin embargo, evoca con hondura escalofriante los temas esenciales de la historia de la humanidad, entendida como lucha entre el hombre y el diablo:

12 Y de pronto, el Espíritu lo expulsó al desierto; 13 y estaba en el desierto durante cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Y estaba con las fieras y los ángeles le servían (Mc 1, 12-13).

Éste es el tema. El evangelio nos sitúa con Jesús ante Satán. ¿Cómo debemos entender esa oposición, esa "lucha" de cuaresma?

>> Sigue...


Reforma y "cristianización" de la Curia: Congregaciones y Consejos pontificios

Se ha seguido hablando estos días en Roma de la reforma de la Curia Vaticana, tema al que dedicado ya dos postales en días anteriores:

‒ Una postal era de tipo más bien histórico (10.02.15) y evocaba la creación de la Curia Vaticano, con una bula del Papa Sixto V (año 1588). Aquel primer Gobierno Vaticano tenía, como expliqué en su lugar, quince “ministerios”, dedicado a todo lo humano y lo divino, desde la construcción de puentes hasta la fijación de los libros prohibidos.

‒ La otra era de fondo doctrinal (12.02.15), y ella intentaba fijar los “Tria munera”, es decir, los tres grandes servicios de la iglesia (sacerdotal, real y profético), ofreciendo así un esquema básico de aquello que deberían ser las “congregaciones” romanas.

Deberían, pues,organizarse en la Curia Romana tres servicios básicos cristianos, según el evangelio:

(a) El Servicio profético de evangelización o anuncio del Reino, incluiría la «Congregación para la doctrina de la fe» y todos los "ministerio" o tareas dedicadas a la Palabra.

(b) Servicio litúrgico de celebración del Reino. Estaría centrado en la fiesta de Jesús como liturgia de fraternidad y de esperanza, especialmente en la eucaristía, englobando todos los ministerios sacramentales en el sentido extenso (lo referencia a la experiencia de Dios, a la oración, a la alabanza).

(c) Servicio social de implantación del Reino, en clave mesiánica de liberación de los pobres y comunicación de bienes, conforme al ejemplo de Jesús. Éste debería ser el “tercer ministerio” de la Iglesia, entendida como organización diaconal (de compromiso a favor de los hombres).

En esa línea avanzan las reflexiones que siguen:

>> Sigue...


Dom 15.2.15. La iglesia del leproso: Acoger y liberar

15.02.15 | 08:26. Archivado en Jesús, Nuevo Testamento, Domingo, dia de la Palabra

Dom 6 cilo B. Mc 1, 40-45. Tiene el evangelio de hoy dos partes bien diferenciadas:

a. En la primera aparece Jesús curando a endemoniados, y especialmente a un leproso que se presenta y le dice “si quieres puedes curarme”.. De esa forme "enseña" a Jesús, diciéndole el poder que tiene

b. En la segunda él ordena al leproso curado que se: “integre en el orden legal de los sacerdotes…”. Pero el leproso no le obedece (en sentido externo), sino que inicia, a favor de Jesús y de sus curaciones un camino distinto de vida.

Ambos tienen razón, cada uno a su manera. Jesús curando al leproso. El leproso desobedeciendo a Jesús, para buscar un camino nuevo desde su curación.

Éste es un texto clave de Iglesia y ofrece también dos momentos:

a. Los leprosos (expulsados, impuros, distintos, marginados) pueden y deben venir a la Iglesia y decirle: Tú puedes curarnos. Sin ese primer movimiento no puede hablarse de Iglesia: Si ella no atrae y acoge no tiene sentido en el mundo.

b. La iglesia tiende a dejar a los curados dentro del orden de los sacerdotes..., como quiso Jesús al principio, pero ellos, los "leprosos curados" pueden y deben abrir nuevos caminos. No están para quedarse sin más en la Iglesia que ahora existe, sino caminar impulsados por su "espíritu", para crear una nueva iglesia caminante, en gesto y espacio esencial de libertad, de comunión, entre los antes expulsados.

(Primera imagen de Cereza Barredo: Los curados por Jesús avanzan, movidos por su Espíritu, en clamor de libertad.
Segunda imagen: Sacerdotes observando la lepra... como queriendo detener entre ellos al leproso; pero curado por Jesús no va donde ellos, no acepta su sistema social y sacral...).

Desde ese fondo he querido interpretar el texto, abriendo un camino de Iglesia con Jesús, capaz de acoger a los leprosos actuales, dejando que ellos sean así los creadores de la nueva comunidad mesiánica. Buen domingo a todos.

>> Sigue...


Amor en cuatro estaciones con Valentín, obispo de los enamorados

14.02.15 | 08:08. Archivado en Iglesia Instituciones, Santos, mujer, dioses-diosas, Amor

Hace mucho tiempo, un día como hoy, 14 de Febrero del 1968, mi amigo Peña y yo,salimos casi de madrugada para visitar la tierra de San Valentín, fértil de amores de diverso tipo, en una vespa ANTIGUA.

Fue un día hermoso de historia y geografía, un día de fiesta (robada al duro hebreo del curso, cuando iba a estallar la crisis estudiantil y política del 68). Dedico este recuerdo al chango Peña, que alguna vez me lee, desde Argentina.

Éstas fueron las cuatro estaciones de aquel itinerario (que pueden verse claras en el primer mapa, las cuatro junto al mar, bajando de Roma hacia Gaeta-Nápoles):

Anzio (guerra de todos, sin amor de nadie),

Nettuno (violación asesina, el chico/real mata a la chica),

Circeo (cruel seducción, chica/mítica destruye al chico) …

Terracina (obispo promueve y bendice el amor de chicos y chicas)

Son cuatro "amores", aunque el primero no es amor sino odio de guerra (pura lucha sin alma) y los dos siguientes eran y son "violaciones" de hombre o de mujer. Sólo es amor de verdad el de Valentín, obispo amigo de amores.

En este tiempo en que la Iglesia Católica quiere profundizar en el misterio y tarea de la familia es bueno recordar el signo de Valentín... Así lo hago, retomando en otro contexto una postal del año 11. Gran día a todos.

>> Sigue...


Tria munera. Tres ministerios para una Curia cristiana

12.02.15 | 12:01. Archivado en Iglesia Instituciones, Biblia, Nuevo Testamento

Ofrecí ayer una visión retrospectiva (histórica) sobre el surgimiento de la “Curia Vaticano”, en el siglo XVI, tras el Concilio de Trento, recordando que el Papa Francisco ha nombrado una comisión de ocho grandes expertos/cardenales para su reforma.

Esos ocho cardenales están trabajando en la “máquina” y no sabemos bien por donde van sus “tiros”, aunque es evidente que han recibido el encargo de lograr que "esta" Curia Vaticana se haga el “hakariri”, de manera que desaparezca y muera en su forma actual (para que surja algo distinto, en línea de evangelio).

También es evidente que otros muchos en la Curia están en contra de hacerse el “harakiri”, y así muestran su “poder”, como diciendo que ellos permanecen:

-- Ellos serían el “cantus firmus”, la música que viene de siempre y permanece, mientas que los papas en concreto (como este Franciscus I) pueden cantar por un momento su melosa cancioncilla, pero desaparecen pronto. Mueren los papas, piensan muchos; pero permanecen en ellos, la Curia de la Roma eterna.

-- Los papas pueden ser un poco “carismáticos” y cantar a su aire (como hizo con su gran voz Juan Pablo II), como hace Francisco… Pero lo que dicen ellos es sólo algo pasajero. Lo que queda y vale es lo de siempre, es decir, ellos: La Máquina de la Curia

-- Algunos esgrimen la famosa razón de Lampedusa: “Cambie todo para que todo permanezca”, y sigamos nosotros en la plaza, aunque con otros collares (si hace falta). Es decir: “Hagamos pensar que todo cambia, para que no cambie nada”.

De todo eso se habla en los comederos y las comidillas de la zona, mientras los ocho magníficos del cambio están buscando la forma de que la Curia Vaticana se ajuste al evangelio (y al tiempo actual), a través de un tipo de ruptura o desaparición, para aparecer quizá de una manera muy distinta.

Pues bien, en esa línea, puedo ofrecer unas reflexiones introductorias, partiendo de los tres ministerios clásicos de la Iglesia, que se llamaban y se siguen llamando Tria Munera, que vienen del AT y del mismo NT, y de los principios de la Iglesia.

>> Sigue...


Un tema pendiente, la reforma de la Curia Vaticana

10.02.15 | 21:11. Archivado en Iglesia Instituciones, Papa, obispos

Todos los días nos habla la prensa de los gestos del Papa Francisco, tanto en un plano personal como social. Ellos son muy significativos pero, cerrados en sí mismos, no implican cambio alguno en el despliegue y estructura de la Iglesia.

Mucha más importancia tiene el tema de la reforma de la Curia, es decir, de la administración del Gobierno Eclesial Vaticano. Muchos piensan que ese “gobierno” es antiguo, y pertenece a las raíces de la iglesia, pero sólo tiene poco más de cuatro siglos, es cosa de ayer, es decir, de los años que siguieron al Concilio de Trento.

Varias veces he tratado en mi blog de la reforma de la Curia, un tema que sigue en el primer plano de la Iglesia Católica y que, al parecer, motivó la renuncia del Papa Benedicto XVI.

El Papa Francisco nombró una comisión de cardenales, con el encargo de estudiar el tema y preparar un cambio que podría (debería) ser el mayor de la Iglesia Católica después del Concilio de Trento (y quizá desde al reforma gregoriana del siglo XI). Se nos dice que la comisión sigue trabajando, y nosotros esperando.

Éste es un tema que muchos mantienen en silencio, dedicándose a contar simples anécdotas sobre las "salidas" del Papa, pero yo pienso que es preciso plantearlo en serio, de un modo radical, y así quiero hacerlo en los días que siguen.

A modo de introducción presentaré algo “de lo que hay”, a partir de las reformas que vinieron tras el concilio de Trento, cuando se instituyó el organigrama “racional” de la Curia Vaticana. Si algo ha de quedar (y creo que quedará) del Papa Francisco es la reforma radical de la Curia. Que Dios le (nos) ayude.

(Imagen: Los cardenales que han de presentar el proyecto de reforma de la Curia)

>> Sigue...


Lunes, 2 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728 

Sindicación