El blog de X. Pikaza

Fundamento musulmán y fundamentalismo (Durán Velasco)

17.09.14 | 14:08. Archivado en Islam, Sociedad, política

Por la importancia actual del tema, en el contexto de ISIS, muchos tienden a confundir el Islam con el fundamentalismo. El caso es mucho más complejo, como he mostrado ya en la última postal, ofreciendo una visión amplia del valor del fundamento religioso y del riesgo de fundamentalismo, en la línea del adagio latino “corruptio optimi pessima” (la corrupción de lo mejor es lo peor que puede darse).

El mejor resumen del tema que conozco es el ofrece el Prof. J. F. Durán Velasco, Doctor en Filología Árabe por la Universidad de Sevilla, en nuestro Diccionario de las tres religiones (Verbo Divino, Estella 2009). Quiero señalar que Durán Velasco no es confesionalmente musulmán, sino estudioso del hecho musulmán, experto en arabismo y especialista en el pensamiento y política del Islam, como muestra su abundante y valiosa participación en numerosas entradas del Diccionario de las Tres Religiones.

Durán Velasco ha podido situarnos así, de un modo profesional, respetuoso y científico ante el tema apasionante y con frecuencia distorsionado del fundamentalismo musulmán. Son muchos, por no decir mayoría, los occidentales (de origen cristiano) que se sienten amenazados por un posible fundamentalismo musulmán, que, sin duda, existe, pero que es minoritario, y distinto de lo que suele suponerse.

Más que fundamentalismo, el auténtico Islam es una búsqueda del "fundamento", una experiencia radical de lo divino, como ayer quise mostrar. Tal es la grandeza del Dios del Islam que, tomado en un sentido radical, hace imposible todo fundamentalismo estrecho, como he venido diciendo y defendiendo en algunas de las últimas postales de este blog.

No quiero seguir presentando el tema, porque mis lectores lo conocen básicamente. Por eso he querido servirme de trabajo apasionante y riguroso del Profesor Durán Velasco. Con él dejo a mis lectores, resituando así un tema que nos ha venido ocupando en muchas de las pasadas postales. Gracias de nuevo, prof. Durán.

>> Sigue...


Un buen fundamento, el mejor antídoto contra el fundamentalismo

Lo que llamamos normalmente “fundamentalismo”, tanto en el plano de la cultura como de la política y de la religión, nace de la ausencia de un buen fundamento. Quien tiene un buen fundamento, quien cree de verdad en lo que cree no es nunca fundamentalista, sino un hombre de principios, que sabe respetar la fe de otras personas.

En esa línea añado (para ir a lo concreto) que un judío de fundamento nunca ha sido ni será fundamentalista en el sentido estrecho del término, sino todo lo contrario. Por eso quiero que el judío vaya a la raíz y fundamento de su experiencia social y religiosa, en el sentido fuerte del término: Cuanto más “crea” en su misión mesiánica (ser fermento de comunión para todos los pueblos), cuanto más fundamentado esté menos fundamentalista será en sentido negativo. Un judío que rechaza a los demás , que niega el valor de los otros pueblos (a los que debe ofrecer su testimonio) deja de ser judío.

Un cristiano de fundamento deja de ser cristiano en el momento en que se hace fundamentalista, en el sentido estrecho del término. Un cristiano que deja de amar a los enemigos (a los distintos en cuanto distintos), queriendo imponer su verdad a los otros, deja de ser cristiano. Por eso, no quiero que el cristiano renuncie a su verdad “absoluta” y crea que en el fondo todo da lo mismo, pues su verdad “absoluta” (si se quiere utilizar, a pesar de todo, ese término) es lque el debe dar su vida por los demás (para que los otros tengan vida), como muestra el símbolo-dogma de Cristo.

Un musulmán de fundamento deja de ser musulmán si quiere imponer su fe a los otros: Deja de creer en el Dios de la Paz (Shalam, Islam) para creer en sí mismo, en una palabra petrificada. Por eso, no quiero que el musulmán abandone su fe más profunda (en el sentido de radical), sino que profundice en ella, descubriendo en la radicalidad de Dios (¡Dios clemente y misericordioso!) el principio de toda apertura a los demás. En ese sentido, lo “absoluto” (en cuanto fundante) deja de ser absoluto-separado y se convierte en principio de comunicación.

A partir de aquí he retejido unas reflexiones sobre el fundamentalismo, que pueden ayudarnos a entender algunas actitudes de judíos y de musulmanes (en el cercano oriente) y también de cristianos, con materiales que pueden ayudarnos a entender el movimiento (pseudo-)fundamentalista de la IS.

>> Sigue...


J. Sarrión Andaluz: Una expulsión injusta, estúpida, ignorante

Con tristeza y rabia recibo la noticia:el Prof. Dr. José Sarrión Andaluz ha sido expulsado de la Universidad Pontificia de Salamanca por pertenecer al Partido Comunista de España. Se trata de un gesto clamoroso, que no sucedía ni en los últimos años de Franco (¡soy testigo de ello!), cuando en la Pontificia enseñaban (enseñábamos) profesores de todas las tendencias y partidos, incluido, por supuesto el comunista. Nadie, ni siquiera el entonces Vice-Rector, hoy obispo de Madrid, Cardenal A. Rouco, pretendió entonces una cosa como ésta. La Universidad era un lugar de libertad y diálogo de pensamiento.

Se trata de un gesto que parecía impensable en un momento de cambios fuertes como son los nuestros, nos sólo en la sociedad, sino en la misma Iglesia, con el atrio de gentiles, con el Papa Francisco, con la búsqueda de un nuevo diálogo social. Me parece un gesto no sólo injusto (lo que bastaría para condenarlo), sino también estúpido e ignorante, lo que resulta aún peor en una Universidad (de la Iglesia de todos y de J. Sarrión A.).

>> Sigue...


Dom 14 9 14 Exaltación de la Santa Cruz

12.09.14 | 18:50. Archivado en Nuevo Testamento, Espiritualidad, Amor, historia

Dom 14.9 14. Fiesta de la Santa Cruz. El signo de la cruz constituye quizá la mayor aportación del cristianismo a la simbología y a la experiencias de las religiones Ciertamente, un tipo de cruz se ha utilizado desde hace mucho tiempo, como símbolo solar (cruces aspadas, laburus) o como signo de todo el cosmos, especialmente en clave espacial (cuatro líneas abiertas a los cuatro puntos cardinales que se cruzan en un centro).

Sin embargo, ninguno de esos elementos constituye el rasgo específico de la cruz cristiana, que ha empezado siendo un signo de tortura y un patíbulo donde Jesús ha muerto, en contra de las expectativas y esperanzas de sus seguidores. La cruz es el signo supremo de la injusticia de la historia, de la prepotencia asesina de los poderosos, del sufrimiento y muerte de los vencidos.

Pero esa cruz, con un hombre muerto en ella, siendo en principio el escándalo supremo de la fe, se ha interpretado después, partiendo de la pascua, como símbolo mesiánico y como principio de seguimiento cristiano.

Es normal que los cristianos celebren su fiesta. Por si a alguno le sirven presento unas reflexiones de tipo más litúrgico tomado de mi Diccionario Bíblico, con el famoso signo de la Cruz de la Cartuja de Miraflores (Burgos) que comento al final del post (donde presento esa famosa cruz al detalle). Buen día a todos.

>> Sigue...


W. Pannenberg. Pensar a Dios, vivir la Trinidad

11.09.14 | 16:58. Archivado en Dios, Teólogos, Teología, Filosofía, pensamiento

W. Pannenberg ha sido quizá el autor cristiano que más hondamente ha pensado de Dios, en perspectiva filosófica y teológica en los últimos cincuenta años. Presenté ayer una visión de conjunto de su pensamiento. Los comentaristas han ofrecido buenas reflexiones y me han pedido mayores precisiones.

La mejor que les puedo ofrecer es una referencia al XXX Simposio de Teología Trinitaria, que organizamos en Salamanca, el año 1996, el Prof. Nereo Silanes (q.e.p.d.) y un servidor, y al que asistió como invitado y ponente principal W. Pannenberg.

Allí pudimos seguir filigrana precisa de su pensamiento, como filósofo, como teólogo, como creyente (y yo añadiría como místico, portador de aquella luz que un día le salió al camino, haciéndole descubrir al Dios de Jesús tras una infancia y juventud aplastada por el nazismo y por la dictadura comunista de la Alemania Oriental, antes de emigrar a la R. F. Alemana).

Con su habitual generosidad, N. Silanes publicó Los textos de aquel congreso introducidos por mi nombre (como anfitrión y primer ponente), el de Pannenberg y en el B. Forte (estrella emergente de la teología católica). Ésta es la ficha del libro y su contenido.

X. Pikaza, W. Pannenberg y B. Forte (eds.), Pensar Dios, XXX Semana de Estudios Trinitarios, Salamanca 1996n

Trabajos básicos:

- Dios de Moisés, Dios de Jesús (X. Pikaza)
- La doctrina de la Trinidad en Hegel, y su recepción en la teología alemana (W. Pannenberg)
- Creer y pensar la Trinidad. A partir de la estructura trinitaria de la «Revelatio» (B. Forte)

Otros trabajos:

- De la confesión de fe primitiva a la fórmula del dogma trinitario (B. Sesboüé)
- La fe se hace teología refleja (S. Agustín) (J. M. Rovira Belloso)
- «Cognitio divinarum Personarum...». La reflexión sistemática de Santo Tomás sobre el Dios cristiano (G. M. Salvati)
- La Trinidad, paradigma de vida comunitaria en S. Buenaventura (A. Merino)
- El Dios de la «nueva evangelización» (N. Silanes)
- Trasfondo categorial de la doctrina de los Concilios (S. Del Cura)
- Obrar, pensar y hablar como estructura intradiferencial. El «sapientiae trigonus» de Juan Amós Comenio como modelo pansófico de la autorealización insistencial (W. G. Schadel)

Como último homenaje a un autor que ha escandalizado a heterodoxos (por su arraigo en la luz de la pascua de Jesús) y a “ortodoxos” por su visión poco convencional de Nicea y Calcedonia (como decía con gracia un comentarista del post de ayer), quiero publicar hoy de nuevo mi recensión a su gran obra sobre el Dios de filósofos y teólogos (Sal-Terrae)… y un resumen de su visión trinitaria, retomando algunos elementos ayer vistos (de mi Enchiridion Trinitatis).

(Como verá el lector atento, retomo básicamente algunos materiales del post de ayer. Por eso, quien leyó lo de ayer puede pasar por alto lo de hoy, aunque añado ciertas precisiones bibliográficas. Gracias a todos los que se interesan por el tema)).

>> Sigue...


Wolfhart Pannenberg (1928-2014). El último maestro

Ha muerto el pasado día 5, a los 85 años. . Había nacido en Stettin, hoy Polonia, el 2 del X de 1928. Era un "trasterrado" de la última Guerra Mundial, hombre de frontera. Uno de los grandes-grandes de la teología cristiana del siglo XX, quizá con E. Jüngel el último de los teólogos dogmáticos protestantes, el mayor de los sistemáticos de los últimos decenios.

Conocí bien su pensamiento, le conocí en persona, le escuché y traté en Madrid, y le invitamos (Nereo Silanes y un servidor) a una Semana de Estudios Trinitarios, en Salamanca, donde pudimos conversar ampliamente con él. Era un pensador de fondo, alguien que quiso entender el cristianismo,a partir de la búsqueda del hombre y, sobre todo, a partir del "hecho radical" (de la radical novedad) de la resurrección de Jesús.

Él nos enseñó a profundizar en la cristología de un modo audaz, fiel a la historia, en una línea donde se vinculaban K. Barth y los grandes pensadores de la tradición antigua. Él nos enseñó a entender y superar la violencia falsamente cristiana (puso de relieve la importancia de la guerras de religión). Él llevó a entender teológicamente las religiones, él nos enseñó a razonar desde el interior de la fe, y a mantener el carácter específico de la fe dentro del pensamiento.

Panenberg ha criticado con mucha fuerza la cristología del Logos, que estaría marcada por la visión filosófica del platonismo, con su pretensión de eternidad (de intemporalidad), y ha destacado el carácter histórico del cristianismo, que se funda en el hecho de la resurrección. Desde su visión integradora de la historia de la revelación de Dios y del despliegue racional humano, él ha podido desarrollar una visión de Dios que está vinculada al amor, vinculando de un modo creador unos principios que parecen hegelianos con la tradición con la tradición más radical del amor cristiano (tal como aparece en Ricardo de San Víctor y en los padres del protestantismo). De esa manera introduce en la iglesia evangélica un concepto y experiencia solía ser más frecuente en el campo católico.

Entre sus obras, traducidas al castellano, cf. Fundamentos de Cristología, Sígueme, Salamanca 1974; Teología y reino de Dios, Sígueme, Salamanca 1974; La fe de los apóstoles, Sígueme, Salamanca 1975; Cuestiones fundamentales de teología sistemática, Sígueme, Salamanca 1976; Teoría de la ciencia y teología, Sígueme, Salamanca 1981; Teología Sistemática I-II, Comillas, Madrid 1992 y 1996; Metafísica de la idea de Dios, Sígueme, Salamanca 1999; Una filosofía de la historia desde la idea de Dios, Sígueme, Salamanca 2002.

Descanse en paz W. Pannenberg, gracias por lo que nos enseñaste, y gracias a tu esposa por haberte acompañado de un modo admirable.

Quien quiera conocer mejor la experiencia de fondo de su vida, vea http://estebanlopezgonzalez.wordpress.com/2011/06/25/wolfhart-pannenberg-pasion-por-la-argumentacion/

(Mi presentación es más teórica. Lo que sigue está tomado de mi Diccionario de Pensadores Cristianos, Estella 2010, donde él ocupa un lugar importante). Buen día a todos.

>> Sigue...


No son homicidas, sino malicidas

08.09.14 | 14:49. Archivado en Iglesia Instituciones, Islam, Sociedad, política

Significativamente, el tema de la paz de Cristo desarrollado en la última postal importa menos a los comentaristas del blog, que lo dan quizá por sabido, contentándose con algunas matizaciones marginales, como la referencia final (casual) al capitalismo, que podía haber quedado fuera del texto.

Da la impresión de que más que el tema de la paz evangélica (que algunos comentaristas parecen ver con recelo) importa el de la guerra, porque somos sin duda hombres de guerra, más dados al enfrentamiento y al insulto (cf. Papa Francisco: 7.9.14) que al entendimiento de los otros.

Pienso que algunos comentarios han sido correctos en línea de catolicismo de poder, pero no cristianos, según el evangelio, sino anti-musulmanes (cayendo así en la dialéctica de aquello que quieren atacar, conforme a un mecanismo lógico bien estudiado desde antiguo).

Sea como fuere, volveré a la guerra llamada “cruzada”, pero con cruz convertida en espada (invirtiendo el motivo de Is 2, 2-4), un tema que no ha sido aún superado de verdad en la Iglesia Católica, al menos en algunos de sus sectores. Será bueno que recordemos algunas cosas, volviendo al siglo XII, cuando se gestó lo que ahora en gran parte seguimos siendo, en línea de cristiandad europea.

Retomaré el tema en un plano más teológico, pero quiero indicar (desde ahora) que este teología de la Cruzada ha estado vigente en la Iglesia de España cuando yo era joven. He crecido en ella (o contra ella), la conozco bien por dentro. Buen día a todos.

>> Sigue...


Jesús, el evangelio de la paz cristiana

Jesús, judío fiel las tradiciones de su pueblo, que vivió entre el 6 a. C y el 30 d. C., asumió y radicalizó la profecía mesiánica de la paz, en la línea del Siervo de Isaías; así interpretó las señales de los tiempos, recreando desde Dios (a quien concibe como Padre) la utopía israelita, como indicaremos destacando su mensaje, vida y movimiento.

En esa línea podemos afirmar que Jesús es nuestra paz, como dice la imagen que preside esta postal. Pero esa paz de Jesús tiene rasgos muy especiales que deben precisarse con cierto cuidado, como iré mostrando en lo que sigue.

Esta postal se sitúa en la línea de las que he venido dedicando al tema de la violencia y la paz en el judaísmo del Antiguo Testamento y en el pensamiento básico del Islam. La escribo agradeciendo las intervenciones de muchos comentaristas que ha enriquecido mis aportaciones a lo largo de estos días, desde diversas perspectivas, quizá más viscerales que racionales.

Pero las vísceras también intervienen en este proyecto y camino de paz, pues sólo desde la "entraña", desde eso que Ex 34 llama el "rehem" de Dios puede proyectarse y recorrerse un camino de paz, fundado en la visión de un Dios Shalom/Shalam, expresado a lo largo de una vida de perdón.

Jesús fue ante todo el más hondo "inventor" del perdón en la historia de los hombres, como decía H. Arendt, quizá la mayor pensadora judía/judía del siglo XX, testigo nada sospechoso de parcialidad. Con ese convencimiento presento esta postal. Es larga, no la lean toda los que no tienen tiempo o deseo de hacerlo, queden con las primeras páginas, les bastarán, para seguir pensando...

No quiero ni puedo resolver los temas. Soy un buscador, un caminante que ha creído en Jesús. Desde esa fe quiero presentar estas reflexiones, con un deseo de paz abierto a todos los hombres y pueblos, a todas las religiones.

Este evangelio de la paz cristiana (¡Jesús, nuestra paz!) ha de entenderse de una forma paradójica, como despliegue de un tipo de espada más alta, la espada del diálogo en la boca, sin violencia militar, en la línea del Apocalipsis, reinterpretado por los códices de los Beatos (2ª Imagen). Que este Jesús, caballero de la paz, nos acompañe, a favor de todos, incluso de aquellos que quieran la guerra. Buen día y buena reflexión a todos.

>> Sigue...


Dom 7 9 12. Reunidos en mi Nombre... Quién y qué es Iglesia (Mt 18)

Domingo 23, tiempo ordinario, ciclo A: Mt 18, 15-20. Ha saltado a la prensa ” estos días (en España) el cese de Rouco y el ascenso o “traspaso” de Osoro y Cañizares, en las listas de la jerarquía católica... como si fueran fichajes y bajas de un fútbol millonario.

Pero, bien mirados, esos cambios deberían pasar inadvertidos, pues lo que importa en la Iglesia no es el nombramiento o "despido" de monseñores y cardenales/obispos, sino la vida las comunidades reunidas y organizadas en nombre de Jesús.

Así lo ratifica este evangelio sorprendente, por encima de todo Derecho legal y Jerarquía extacomunitaria. Éstos son sus rasgos principales, que quiero desarrollar en lo que sigue:

a. Cada comunidad cristiana es Iglesia uniéndose en nombre de Cristo, orando a Dios Padre y resolviendo sus propios problemas, en diálogo en el que todos participan (sin duda, en comunión con otras iglesias). Hay posiblemente presbíteros y obispos (es decir, representantes y supervisores, con un tipo de función), pero los asuntos de la comunidad los resuelve todos, cara a cara, hermano a hermano, en pequeños grupos o, al final, en asamblea de todos los miembros.

b. Las comunidades se vinculan entre sí, porque las une el mismo Cristo y porque en ellas se invoca al mismo Dios; pero cada una tiene su propia vida, su “marcha y sello” de evangelio, apareciendo así como espacio mesiánico de amor mutuo y de esperanza mesiánica. El único pecado que importa en este plano es la destrucción de la comunidad (pecar contra los hermanos). Se trata (por lo que sabemos) de comunidades pequeñas (con unos cincuenta miembros cada una), y todos se comunican en ellas entre sí de un modo directo.

c. La autoridad reside en la asamblea comunitaria, pues cada iglesia es responsable de su propio camino de oración, comunión y decisión; ni el amor, ni la conciencia de "estar en Cristo", ni la solución de los posibles problemas pueden delegarse en personas aisladas o en otra comunidad más alta, aunque todas son solidarias y se unen entre sí por el mismo Cristo. El amor de Jesús y la comunión de los creyentes no pueden delegarse, pues si hiciere dejaría de ser amor cristiano, comunión evangélica.

d. Esta forma de entender las iglesias en concretas y la comunión de todas ellas ha sido formulada por Mateo, pero responde igualmente a la teología y experiencia del conjunto de las comunidades del NT ( de Pablo y Marcos, de Juan y Lucas, de Santiago y Hebreos…). Las variantes entre las comunidades son muchas, pero todas concuerdan en lo esencial: la relación directa entre los creyentes y la solución asamblearia de los los problemas.

Buen día a todos, buen domingo... recordando en especial a las comunidades cristianas del Poblado del Puerto de Santa María, donde al lado de unas tumbas fenicias (¡que pasado!) he vivido con Mabel unos unos días de fraternidad, en la línea de este evangelio.

>> Sigue...


Hombres o alimañanas (Nostra Aetate, Pedro Zabala)

03.09.14 | 11:20. Archivado en Amigos, la voz de los, Islam, Sociedad, política

Algunos comentaristas de mi blog llaman alimañas a los musulmanes del IS, y tienden a criminalizar a todo el Islam, en gesto que me parece injusto, y poco coherente con el evangelio.

Por mi parte, sigo manteniendo lo que dice la Iglesia Católica desde hace cincuenta años (N.Ae), cuando pide que cristianos y musulmanes trabajemos unidos por la justicia y la paz, olvidando pasados agravios e injustos malentendidos.

En esa línea añado y asumo con agradecimiento unas palabras claras de mi amigo y colaborador P. Zabala, jurista y abogado al servicio de la paz, que pone de relieve algunos aspectos antropológicos y sociales del tema planteado por IS, grupo especial de hombres en parte acorralados (no de alimañas que atacan a los caminantes, como los lobos de la imagen).

-- Nunca los musulmanes han criticado o denigrado a Jesús y a su Madre, aunque no les hayan interpretado como nosotros, los cristianos. Quien maldice a Jesús maldice al Islam.

-- Los cristianos, en cambio, hemos llamado a Mahoma "profeta falso", impostor y mujeriego, hemos criticado su vida moral, le hemos juzgado y condenado, con frecuencia, sin hacer el esfuerzo de entenderle.

Algunos comentarios de ese blog no me parecen modelo de diálogo cristiano. Por eso es bueno que venga Pedro Z. y ponga algo de racionalidad humana y cristiana en el asunto.

>> Sigue...


La paradoja musulmana. El tema sigue siendo la violencia

En la postal anterior he presentado algunos textos importantes sobre la yihad, que puede entenderse como guerra santa (en el sentido que tenía para el Israel antiguo) o como esfuerzo creyente (no militar) a favor de la pacificación de todos los hombres. No he querido entrar en la discusión de los comentaristas (cuyo interés y sabiduría agradezco, a pesar de su posible acritud), porque he estado fuera de Salamanca, sin acceso a una wifi… y porque quiero seguir opinando sobre el tema.

Interpretación del Islam

Algunos musulmanes han interpretado esos textos y otros de la yihad o “lucha santa” en línea de fundamentalismo guerrero (que sería propio de los grupos más integristas), como algunos que operan en Levante (Siria-Irak) y en algunos países africanos.

Otros los entienden desde la perspectiva de un pacifismo místico, abierto a todos los pueblos y religiones; ellos reconocen que Mahoma luchó en otro tiempo con armas (lo mismo que otros santos guerreros cristianos), pero había entonces otras circunstancias que ahora no pueden aplicarse.

Principio

La raíz del Islam no es la violencia guerrera, sino la revelación de Dios y la experiencia de entrega creyente, por la pacificación de todos los hombres, es decir, la yihad como esfuerzo personal y social al servicio de la pacificación, pero hay musulmanes que entiende la violencia en forma de guerra militar, al servicio del triunfo del un tipo de Islam (de un tipo de comunidad)… y no al servicio de la humanidad en cuanto tal.

(Imagen: Europa espera a los que llegan por Gibraltar con un faro y una mezquita).

El tema resulta complejo, porque el Islam es religión y estructura social, ideal místico y vida política; por eso, algunos piensan que puede y debe fundar (al menos apoyar) su defensa en las armas para conquistar de esa manera el mundo para “Dios” (es decir, para su Dios).

Desde ese fondo evocaremos el sentido del Islam y la sensación de violencia y amenaza que suscita en muchos que observan su expansión en nuestro tiempo.

(He debido pasar a Gibraltar. Lo que más me ha impresionado no ha sido el peñón, ni la vieja bandera británica, ni los barcos de guerra, ni siquiera los monos, sino la Mezquita:

En el extremo sur, abriendo el camino de Europa (desde el Islam africano), en gesto de nueva penetración, más fuerte que la del viejo Tarik, que da su nombre al Peñón (Gebel-al-Tarik), en la "punta de Europa" (Europa Point), se alza la Mezquita, como una tarea, una promesa (¿un imperativo?): España, luego Europa, debe inclinarse ante el nuevo Islam ¿Es cierto?.

En el principio de la nueva Europa que empieza en Gibraltar se alza la Mezquita. ¿Qué implica eso? Mi opinión va en lo que sigue).

Dentro del arco de los comentarios... en torno a la violencia he añadido una nota final sobre el profetismo y su novedad antropológica.

>> Sigue...


Islam, pacificación y guerra santa

30.08.14 | 09:29. Archivado en Tierra, ecología, Islam, Utopía, esperanza

Mahoma fue un “hombre de Dios”: un inspirado o profeta que escuchó y anunció la Palabra; un enviado a quien Dios confió la tarea de convertir a su ciudad. La mayor parte de los habitantes de La Meca veneraban a dioses y diosas vinculados al culto de la piedra sagrada, Kaaba, donde peregrinaban las tribus del entorno. Había allí ricos mercaderes que habían instaurado una oligarquía comercial, oprimiendo a los pobres. A todos ellos ofreció Mahoma, entre 613 y 622, su primer mensaje que podemos resumir en estos puntos.

(1) Monoteísmo. Frente a los dioses que justificaban la división y violencia, afirmó Mahoma la soberanía absoluta de Allah, base y centro de todo su mensaje.

(2) Justicia social. La preocupación por los pobres hizo que Mahoma proclamara la inminente destrucción los ricos, unida a la exigencia de un nuevo orden social.

(3) Vinculación con los judíos y cristianos (y con otros monoteístas). Mahoma no quiso crear una nueva religión, sino recuperar la religión eterna del Islam como sometimiento al verdadero Dios (que habrían practicado Abrahán, Moisés y Jesús).

Pero Mahoma no triunfó en la Meca... tuvo que exilarse y se organizó como una religión combativa al servicio de "Dios". Pues bien, en ese contexto, Mahoma apeló también, como los israelitas antiguos a la guerra santa, como seguiré indicando.

>> Sigue...


Jueves, 18 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Sindicación