Problemas futuros para el tabaco en Rusia

El tabaquismo es una de las principales causas de muerte en la población mundial. Muchos son los países que, durante los últimos años, han luchado para que este hábito vaya disminuyendo entre los ciudadanos. Una de las naciones que cuenta con un mayor número de fumadores es Rusia.

Algunos estudios revelaron que de los 143 millones de rusos, un 33% consumía cigarrillos diariamente, lo que supone un tercio del total de la población. Eso ha llevado a que represente una importante potencia económica en el país, aunque se avecinan cambios que los inversores tendrán que tener en cuenta.

tabaco en rusia

Ante estos datos alarmantes, el gobierno de Putin, quien se ha declarado no fumador ha llevado a cabo numerosas medidas para acabar con el tabaquismo en Rusia. Desde hace unos años, gracias a las iniciativas que los mandatarios rusos incluyeron contra esta sustancia, el consumo de tabaco en el país ha disminuido notablemente.

Tanto es así, que en el primer año en el que se implantaron las nuevas leyes, el número de fumadores cayó en un 5%.

A pesar de ello, el problema persiste y el Ministerio de Salud ruso, encabezado por Veronika Skvortsova ha propuesto una serie de medidas para endurecer la venta y el consumo de tabaco. Aunque el proyecto es aún un borrador, algunas propuestas no dejan de ser cuanto menos curiosas.

Sin duda, una de las que más ha llamado la atención es prohibir a todos los ciudadanos rusos que nazcan después de 2014, comprar cigarrillos, aunque éstos alcancen la mayoría de edad. Si finalmente este proyecto fuera aprobado, podría suponer la eliminación completa de tabaco en Rusia en los próximos años, llegándose al objetivo en el 2032, puesto que en esa fecha gran parte de la población rusa tendría prohibido fumar siendo un acto ilegal.

Un ambicioso proyecto

El Ministerio de Salud de Rusia ha propuesto estas nuevas medidas basándose en los datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los estudios publicados por esta institución revelaron que casi 400 mil rusos mueren anualmente por culpa de enfermedades que se han desarrollado debido al consumo excesivo de tabaco. Ante este hecho, el gobierno ha decidido poner en marcha una nueva ley para así aminorar estas cifras.

rusia

Prohibir comprar cigarrillos a los nacidos después de 2014 ha sido una de las medidas más sorprendentes, sin embargo, las otras que forman parte del proyecto tampoco se quedan atrás. Así, se propone que los ciudadanos no puedan fumar en los coches cuando viajen con niños.

También se reducirán notablemente los puntos de venta de tabaco, además de eliminar casi por completo los lugares públicos en los que se pueda llevar a cabo esta práctica. De hecho, en la actualidad, es muy extraño ver a algún ruso con un cigarrillo en bares o restaurantes de ciudades como Moscú o San Petesburgo.

También se pretende endurecer las campañas publicitarias en contra de este producto. Añadiendo más información sobre las consecuencias negativas que provoca el tabaco en nuestra salud y los daños que puede ocasionar. Éstas pueden ser medidas más o menos habituales pero otras no lo son tanto. Dentro del proyecto se incluye un punto que ha causado revuelo en el país.

Así, la posible nueva ley obligará a los trabajadores que son fumadores, a recuperar el tiempo perdido por consumir un cigarrillo durante la jornada laboral. Aunque aún este proyecto no ha sido aprobado, podría no tardar mucho en serlo y el gobierno pretende que esté listo para el 2022, según comunicó el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La “guerra” de Putin

Si estas nuevas medidas finalmente fueran aprobadas, se llevarían a cabo durante un posible quinto mandato del hasta ahora presidente de Rusia, Vladimir Putin. Lo cierto es que durante los años de su candidatura, el mandatario ha impuesto medidas severas en relación al tabaco. Putin, ya se declaró un no fumador, por ello sus leyes en contra de este producto no se hicieron esperar.

vladimir putin - rusia

Desde 2013, en Rusia se ha eliminado la publicidad de los cigarrillos, se redujeron los lugares públicos para poder fumar, al igual que los puntos de venta de tabaco. Ahora, el presidente quiere llevar a cabo un nuevo proyecto aún más drástico que el anterior, para eliminar definitivamente este producto en un futuro.

De igual modo, el alcohol también ha sido una “guerra” de Putin. Pues el presidente ha aprobado, en varias ocasiones, leyes en contra del consumo exagerado de bebidas alcohólicas en Rusia. Hace unos años, la venta de alcohol se prohibió pasadas las 22:00 horas y se subió el precio mínimo de productos como el vodka.

Parece que el máximo mandatario ruso tiene como objetivo hacer que los ciudadanos de su país adopten hábitos de vida saludables eliminando así las sustancias perjudiciales para la población y disminuir las cifras de fallecimientos por culpa de su excesivo consumo.

Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*