Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Una Constitución de Bachelet para Piñera

Permalink 12.03.18 @ 10:00:59. Archivado en 5. Política, 3. Chile, Bachelet, Constitución

Bachelet no sólo entregó por segunda vez consecutiva el gobierno a su opositor de derecha, sino que esta vez le adjuntó un proyecto de nueva Constitución con reformas negociables y manteniendo intacto el dogma fundamental: la ciudadanía debe seguir al margen de las decisiones políticas y volcada hacia sus asuntos personales (empleo, familia, sexualidad).

Los poderes del nuevo Presidente de esta república, Sebastián Piñera, recibidos por segunda vez consecutiva de la que, se suponía, era una contendora insuperable, Michelle Bachelet, llegaron con una “marraqueta” bajo el brazo: un proyecto de ley de reforma que establece una nueva Constitución Politica para el país. Y aunque a él nunca le ha simpatizado este tema y ha llegado dos veces a la Presidencia tratándolo en forma despectiva, ahora tiene una posibilidad de deshacerse del mismo no ignorándolo precisamente, sino más bien buscándole un acomodo en su favor mediante el ya manido “consenso (político) nacional”.

Después de todo, el llamado “proceso constituyente” de Bachelet, que dio inicio a la propuesta, no le resulta descabellado: una consulta popular perfectamente organizada y controlada por el gobierno, con opiniones no vinculantes y revisadas por éste, y una ínfima participación ciudadana, poco más de 200 mil personas, según la cifra oficial. La redacción del texto final, además, fue ajena a los partidos oficialistas y su destinatario directo siempre estuvo meridianamente claro: el Congreso Nacional y su valiosa experiencia en acuerdos político-legislativos estrictamente apegados a la institucionalidad neoliberal en vigor. Nada que se parezca a una Asamblea Constituyente. Nada que concuerde con las campañas en ese sentido realizadas por organizaciones sociales ni con los acuerdos partidarios adoptados en la propia coalición entonces en el gobierno.

Correspondiente con eso, la mayoría ciudadana, largamente desafectada de la política -excepto cuando siente dañados intereses particulares-, recibió con esperable indiferencia una materia como la presentada, densa, multiforme y asociada interesadamente a salones políticos y jurídicos. La propia autora del nuevo proyecto admitió (en privado) el gran desconocimiento reinante en la población chilena acerca de lo que significa la Constitución de su país; no podía hacerlo públicamente, porque fue la extinta Concertación la principal promotora de tal ignorancia.

Con tales antecedentes, la ahora ex gobernante procedió en consecuencia.

Pobre soberanía

“La soberanía reside en la nación”, comienza advirtiendo el artículo 4 del proyecto de Bachelet. Aunque agrega enigmáticamente: “y en sus diversos pueblos indígenas”.

Asimismo, y pese al antiguo discurso concertacionista y nuevomayorista contrario a los cerrojos, la propuesta mantiene, en su Capítulo XV, el quórum mínimo de tres quintos de los parlamentarios en ejercicio para aprobar una reforma constitucional. En el caso que el Congreso prefiriera un mecanismo distinto para elaborar una nueva Carta Fundamental, le otorga la posibilidad de convocar a una “Convención Constitucional”, cuya elección, integración, organización, atribuciones y funcionamiento deberán ser determinados por una ley orgánica constitucional, es decir, por los mismos congresistas… y siempre que alcancen un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio.

La soberanía popular, la autodeterminación de los pueblos, preceptos tradicionales de la democracia, siguen siendo malentendidos y proclamados por nuestros conductores como sinónimo de atraso y violencia, o bien, en el mejor de los casos, como una meta inalcanzable para un pueblo limitado como el chileno.

Restricciones a la familia y la religión

El artículo más controversial podría ser el número 1, que si bien reitera que la familia “es el núcleo fundamental de la sociedad”, añade que aquélla tiene “diversas modalidades”. Bachelet, que ya consiguió el aborto –acotado, por el momento- y considera a la familia heterosexual un “estereotipo”, ha puesto urgencia a los proyectos de la llamada “identidad de género” y del matrimonio entre personas del mismo sexo, presión que ya ha conseguido, ayudada por una película, la moderación del rechazo original de parte de la derecha conservadora.

En consonancia con lo anterior, el N° 14 del artículo 19 de la propuesta bacheletista mantiene en los padres “el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos”, pero lo concede también “a quienes tengan el cuidado personal (de éstos) de acuerdo a la ley”. Un padre o una madre que hubieran perdido la tuición de un hijo por una demanda estatal sobre derechos sexuales, por ejemplo, entenderán fácilmente esa disposición.

Otro artículo polémico podría ser el 19 N° 9, que garantiza la libertad y el ejercicio de la objeción de conciencia y de todas las creencias y cultos “que no se opongan a lo dispuesto en la ley”. Serán entonces las prácticas leyes, no la deliberante conciencia individual o grupal, las que, según esto, deberán definir el límite de dicha libertad y su ejercicio, junto con someter a control los preceptos éticos y las doctrinas teológicas. Se podrá seguir creyendo en la Humanidad y alabando a Dios… solamente hasta que infrinja lo que ordena una ley.

Monopolio político

Nada hay hasta ahora que signifique a los políticos compartir aquella parte de su potestad que les corresponde compartir o que les implique competencia o fiscalización externas. Nada de democracia participativa, de reflexión colectiva ni de prensa capaces de reorientar la política y la economía ultraliberales vigentes, que tienen a la población chilena enfrascada –no toda a disgusto- en los negocios sin control, el consumo sin límites, la ambición individualista y la entretención farandulesca, como si no tuviera pasado ni futuro. Nada que la remeza del prolongado letargo cívico con que ha facilitado el actuar discrecional de los políticos y que muchos de éstos quisieran que fuera eterno.

Inspiración transnacional

Bachelet y Piñera representan nítidamente esa errática y cínica política, impuesta precursoramente por la dictadura y desarrollada exitosamente por sus sucesores. Los acuerdos políticos cupulares, la reducción del Estado, el fomento de los negocios multinacionales y el absoluto cumplimiento de una institucionalidad básicamente inalterable han sido reglas comunes a ambos. Coinciden en particular en su agrado por el modelo estadounidense. En 2009, al agradecer (en privado también) el premio de la Americas Society, la Presidenta Bachelet destacó más de una vez la estrategia de Obama. Y el Presidente Piñera, pese a no haberlo recibido (aún), contribuyó en 2011 con una sentencia para el bronce: “Chile está totalmente comprometido con la economía de libre mercado”, dijo a los ejecutivos de las empresas transnacionales que componen la organización.

Pero ninguno de ellos es un advenedizo. Bachelet arrasó en tres elecciones en 2013 y Piñera obtuvo una amplia mayoría en 2017, autoridad formalmente suficiente para seguir cosechando lo que contribuyen a sembrar.

La ex Presidenta asumirá un nuevo puesto internacional en la ONU, aunque aseguró que esta vez seguirá opinando sobre política interna, con miras quizá a un tercer mandato y a un reimpulso de sus nuevas ideas. La recibirán fuera, una vez más, con reconocimiento y admiración, escuchándole referir sus avances en educación, derechos femeninos, inmigración, diversidad sexual y ahora nueva Constitución no importando la coherencia ni el resultado de sus proyectos, la apática recepción de éstos por ciudadanos concentrados en sí mismos ni el hecho que el tan elogiado avance económico chileno no hubiera sido posible sin un régimen condenado universalmente: la dictadura de Pinochet.

Oportunidad para Beatriz Sánchez y la AC

Permalink 23.11.17 @ 10:00:58. Archivado en 5. Política, 3. Chile, Asamblea Constituyente

Si hay algo concreto y definitivo con que Beatriz Sánchez puede socorrer a la candidatura oficialista es, además de votos, su principal propuesta y el camino trazado para realizarla: Asamblea Constituyente.

Después de haber superado imprevistamente el 20 por ciento de los votos en la carrera presidencial y perder por menos de tres puntos el derecho a pasar a la segunda vuelta, Beatriz Sánchez y el Frente Amplio tienen hoy una posición favorable si accedieran a negociar un eventual apoyo al candidato bacheletista, Alejandro Guillier. El tema central en este caso no serían reformas, por drásticas que fueren, como aumentar los impuestos a los más ricos, cambiar el sistema previsional, eliminar una injusta deuda estudiantil, recuperar los recursos naturales básicos, mejorar la atención de salud y otras propuestas programáticas, sobre lo cual se ha discutido durante más de 25 años con pobres resultados y chocando lo más trascendente contra el muro constitucional pinochetista.

Como establece el primer capítulo del programa de gobierno frenteamplista 2018-2022, se trata de la convocatoria a una Asamblea Constituyente propiamente tal, para lo que el nuevo Presidente de la República recurriría a facultades previstas en la propia Constitución vigente, esto es, enviar un proyecto de ley para la realización de un plebiscito nacional validante de la iniciativa y, ante un posible rechazo, insistir con dicho mecanismo para dirimir la discrepancia con el Congreso Nacional.

Alejandro Guillier también es partidario de una nueva Constitución, pero se ciñe a la restringida y no vinculante consulta popular efectuada por Bachelet para ser dejada a la decisión final del Parlamento.

Los fundamentos para una AC ya han sido latamente descritos en los últimos diez años, pese a una escasa y prejuiciosa difusión en los medios informativos, la errática adhesión de algunos políticos y la limitada promoción de algunas organizaciones sociales. Se ha recordado el origen autoritario, la ideología impuesta y la estructura inamovible de la Carta en vigor, su parcializada consagración de los derechos ciudadanos y del fomento de la calidad de vida moderna, así como la insuficiencia de las reformas introducidas, más bien protectoras de sus pilares.

A eso se ha opuesto el carácter eminentemente democrático de una Asamblea Constituyente, cuya generación se basa en el sufragio universal, como cualquier elección; su apertura a la participación de todos los sectores sociales, además de los políticos; su necesidad de un debate amplio, plural y sin censura en los medios de comunicación; su facultad única y exclusiva de discutir y redactar una nueva Constitución Política del Estado para someterla a un nuevo veredicto ciudadano en las urnas. Pocos son los países que no necesitan una institución así; muchos gobernantes, sin embargo, la han eludido discrecionalmente.

Desafío

Aunque la carga popular pedida y recibida por Beatriz Sánchez y el Frente Amplio es pesada, inhóspita y cuesta arriba, no hay alternativa si en lugar de ser un destello más desean hacer historia. Tendrán que enfrentar y al menos resistir los embates de una formidable economía neoliberal, inter y transnacional, cuyos intereses se han apropiado de la política, la educación, la salud, el trabajo, la previsión, la cultura y los hábitos domésticos, entre otros sectores de la actividad nacional, en los cuales las mejoras son posibles solamente dentro de su marco.

Tendrán, especialmente, que convencer a sus compatriotas no sólo de que pueden vivir y progresar en una sociedad menos materialista e individualista y más humanizada, sino también de su derecho a decidir por sí mismos sobre los grandes temas de los que dependen los demás, como el tipo de economía que regirá, el sentido de la educación, las condiciones generales del trabajo y la previsión, el acceso a la salud, el usufructo de los recursos naturales y otras materias fundamentales.

En concreto, tendrán que convencerles, con ideas y acciones, en salones y oficinas y en la calle, de que el verdadero cambio parte sólo de una Asamblea Constituyente, un proceso que ofrece herramientas útiles para sustituir la vieja, cupular y ya corrompida política de acuerdos de la transición por una auténtica, informada y masiva participación ciudadana en el destino de algo que nos identifica a todos: el país.

Primeras grietas en el “proceso constituyente” de Bachelet

Permalink 06.04.16 @ 10:00:56. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Política, Constitución

Así como está, se trata sólo de un programa de participación política ciudadana y consultiva sobre contenidos constitucionales, advirtieron ONGs promotoras de los derechos humanos y civiles. Mientras, la alianza de oposición amenaza con restarse de un proceso “manipulado” y el Consejo de Observadores designado suma dos renuncias.

La Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales “Acción”, que reúne a 55 entidades de promoción ciudadana y de derechos humanos, describió algo que pareciera evidente, pero que en este país
–supuestamente ejemplo de democracia- no lo es. A través de una declaración pública, advirtió que el llamado “proceso constituyente” puesto en marcha por el gobierno de Michelle Bachelet no es tal, sino sólo un programa de participación y consulta política ciudadana acerca de contenidos constitucionales, por lo que corre el riesgo de transformarse en “un ensayo sin destino claro”.

Poco antes, el integrante del Consejo de Observadores, el empresario José Miguel García –designado por la propia Presidenta-, renunció a su función explicando que se sentía “decorativo” y también se alejó, por motivos de salud, la periodista Cecilia Rovaretti. En tanto, la vocera de la alianza opositora, Alejandra Bravo, se manifestó partidaria de restarse de un proceso “viciado y manipulado ideológicamente”.

Bachelet, en cumplimiento de su programa de gobierno, impulsa la elaboración de una nueva Constitución Política, que derogue la promulgada por Pinochet en 1980, pero ha desechado (hasta ahora) una Asamblea Constituyente en favor de un sistema de cabildos comunales, controlado por el gobierno a través de supervisores designados y redactores oficialistas, y cuya propuesta resultante será remitida al Parlamento.

“No es un proceso constituyente”

>> Sigue...

Nueva y audaz promoción de la Asamblea Constituyente

Permalink 24.11.15 @ 10:00:47. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Sociedad, Asamblea Constituyente

La Iniciativa Ciudadana por una Asamblea Constituyente “Marca AC”, que en las pasadas elecciones presidenciales llamó a escribir dichas iniciales en la papeleta de votación consiguiendo poco más del 10 por ciento de los sufragios, según sus registros, lanzará en los próximos días una campaña de promoción consistente en el llamado “Himno Libre”, composición musical basada en la Canción Nacional chilena y con letra original relativa a la actualidad del país.

La producción corresponde a la agencia publicitaria La Firma y participaron en ella los directores creativos Francisco Guarello y Roberto Fuentes Angellotti, con musicalización de Tomás Vidal. Cumplió una destacada participación en el festival de la Asociación Chilena de Agencias de Publicidad (Achap) en 2015, según informan sus responsables.

El trabajo, que contó con la asesoría legal del caso por basarse en el Himno Nacional, precisaron sus autores, ya se encuentra en las redes sociales y se espera que abarque otros medios de comunicación.

“Queremos una verdadera democracia, una verdadera Constitución”, sentencia el movimiento “Marca AC”, que promueve para ello la realización de una Asamblea Constituyente. La Presidenta Michelle Bachelet ha convocado a un “proceso constituyente” para el año entrante, pero se trata más bien de un programa gubernamental de consultas vecinales coordinado, dirigido y finalmente redactado y definido por las autoridades políticas de turno.

Esto no es un proceso constituyente

Permalink 02.11.15 @ 10:10:25. Archivado en 5. Política, 3. Chile, Bachelet, Constitución

Bachelet ha propuesto un remedo: difusión, consultas y cabildos vecinales sobre nueva Constitución organizados, coordinados y definidos por el gobierno, sometidos a la supuestamente ilegítima Constitución de Pinochet y, por lo mismo, lanzados hacia un inminente fracaso, lo que confirma la pobre imagen que la Presidenta tiene de su propio pueblo. Su ministro de la Presidencia lo dejó claro: “De los cabildos no va a salir una Constitución, sino una lista de deseos”.

Nadie podría dudar, viéndola hablar por televisión, escuchándola personalmente o revisando su historia política, que Michelle Bachelet, la Presidenta de Chile, muestra buenas intenciones. Es así que su reciente anuncio de cómo se desarrollará su prometido proceso hacia una nueva Constitución “nacida en democracia”, que deje atrás la promulgada por Pinochet en 1980, que convoque a la ciudadanía a participar activamente y que evite, como ha dicho, que las elites se adueñen del proceso, ha sido recibido con críticas comedidas por la oposición pinochetista y con adhesión sin entusiasmo por sus partidarios, incluyendo los “díscolos”. Sólo los adherentes fundamentalistas de la Asamblea Constituyente han objetado el contenido del anuncio presidencial.

La causa es obvia: no se trata de un auténtico proceso constituyente, sino sólo de un plan gubernamental.

El invento propuesto es irrisorio para un político con afanes estadistas y que dice buscar una democracia plena y genuina. La Presidenta ha anunciado una campaña de educación cívica elaborada por el gobierno, un proceso de reuniones y consultas vecinales no vinculantes, un proyecto de reforma constitucional para ser aprobado por los dos tercios de un Congreso binominal y cuestionado, y un proyecto de nueva Constitución redactado también por el gobierno y dejado a discreción de parlamentarios designados previamente por los partidos políticos.

El “realismo sin renuncia” acuñado por ella después de su desplome en las encuestas ha actuado aquí con gran congruencia: al tiempo que no se sale un centímetro del marco institucional proveniente de la dictadura y acata incluso sus reglas más duras, habla de la necesidad de incorporar derechos sociales fundamentales y de facilitar una participación ciudadana efectiva; mientras asegura un proceso lejano a las experiencias venezolana, boliviana o ecuatoriana –consistentes, por paradoja, en una asamblea constituyente- y evita aparecer como un caudillo populista, delega finalmente su compromiso político en el pinochetistamente institucional Parlamento.

Las etapas

>> Sigue...

Encuesta UDD: 73% de chilenos no sabe qué es una Constitución

Permalink 15.10.15 @ 10:00:44. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Sociedad, Constitución

“La inmensa mayoría ciudadana no tiene la más mínima idea de lo que representa la Carta Política, ni los derechos fundamentales, ni la estructura de los poderes del Estado”, concluyen autores de la encuesta anual de opinión pública de la Universidad del Desarrollo (UDD), que reveló que el 65 por ciento de los chilenos no sabe qué es una ley y el 73 por ciento, de qué trata una Constitución.

“En esta encuesta queda de manifiesto que el ‘Estado de Derecho’, en una sociedad con tal grado de ignorancia cívica, no pasa de ser un slogan o fetiche”, advierten los analistas. Y envían un mensaje a los políticos: “La conducción ciudadana se practica ‘a ciegas’”.

El 60 por ciento de los chilenos estima indispensable una reforma constitucional (integral) y el 88 por ciento sabe que la función de una Asamblea Constituyente es, precisamente, cambiar la Constitución.

Lo “sorprendente” es que, paralelamente, el 65 por ciento de los encuestados admitió que no sabe qué es una ley; el 73 por ciento, de qué trata una Constitución, y el 82 por ciento, qué es una Asamblea Constituyente.

Esos fueron parte de los resultados de la última encuesta anual de opinión pública realizada por la Facultad de Derecho de la Universidad del Desarrollo (UDD) en agosto pasado y publicada en septiembre, que midió el conocimiento de las normas e instituciones fundamentales del país y los principales valores ciudadanos, es decir, la cultura cívica de los chilenos.

Además, entre el 35 por ciento que afirma saber qué es una ley, el 66 por ciento mencionó como su principal característica el acatamiento de la misma y el 13 por ciento nada aportó al respecto.

Entre el 25 por ciento que dijo conocer el contenido de una Constitución, sólo el 11 por ciento mencionó materias concretas, como “derecho a la vida”, “igualdad ante la ley” y “transitar en libertad”.

Se consultó también, entre otros temas, sobre la separación de los poderes del Estado, el trámite de una ley e instituciones como el Tribunal Constitucional y la Contraloría, con no mejores consecuencias.

>> Sigue...

Educación cívica para niños y políticos

Permalink 14.09.15 @ 10:00:38. Archivado en 3. Chile, Sociedad, Desarrollo, Asamblea Constituyente

Un libro de formación ciudadana infantil pretendió llegar a las bibliotecas escolares con
un mensaje que el poder dirigente de hoy no quiere aceptar: toda dictadura es enteramente ilegítima, los políticos y juristas no
deben ser los únicos redactores de una Constitución democrática
y la Asamblea Constituyente es el mecanismo idóneo.

“La ciudadanía también es mía” es un texto de educación cívica para alumnos desde Cuarto Año Básico, que fue postulado al pasado programa de compras para bibliotecas escolares del Centro de Recursos para el Aprendizaje (CRA) del Ministerio de Educación, un servicio de apoyo a docentes y comunidades educativas destinado a mejorar la calidad de la enseñanza primaria.

Para aspirar a ser seleccionado, adquirido y poder llegar así a estudiantes de distintos lugares del país, el postulante debe cumplir determinados criterios explicitados por el CRA, tales como contener un lenguaje cercano a los usos y costumbres nacionales, información adecuada al nivel del lector y organizada con esquemas, tablas e índices que faciliten su comprensión; una relación clara e inequívoca entre texto e imagen, adecuado diseño y estética en la presentación y encuadernación, y durabilidad física del material, entre otros parámetros.

También debe estimular el aprendizaje activo, la búsqueda de información y aplicación de conocimientos, la habilidad lectora y capacidad de análisis, así como destacar por su estilo de narración, contenido y/o actividades propuestas, además del valor del respeto por la diversidad cultural y social en cuanto a género, nivel socioeconómico, origen étnico y pertenencia a culturas originarias u otras subculturas locales.

La obra postulada explica en qué consiste la vida en comunidad, qué son democracia y participación social, y cuáles son los principales derechos ciudadanos. Se presenta con la sencillez, amenidad y colorido de muchas publicaciones de su tipo y detrás de ella están una abogada constitucionalista de la Universidad Diego Portales y especialista en argumentación jurídica de la Universidad de Alicante (Paloma Valenzuela); una diseñadora gráfica argentina, especializada en ilustraciones infantiles y profesora de la Universidad de Buenos Aires (Ana Sanfelippo), y una editorial orientada a la literatura infantil y juvenil, el patrimonio cultural y los pueblos originarios (Pehuén).

Lleva, además, el patrocinio de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (Achnu), destinada a promover el trabajo de la ONU para la niñez y la juventud, y la recomienda el decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central, Osvaldo Torres: “Este texto es indispensable como forma didáctica de introducir a los niños y niñas en un ámbito abandonado por décadas en la educación chilena: la formación cívica”.

Plan gubernamental

>> Sigue...

Proponen “modelo chileno” de Asamblea Constituyente y plebiscito para 2016

Permalink 22.07.15 @ 10:00:44. Archivado en 5. Política, NOTICIAS, 3. Chile, Asamblea Constituyente

Los presidentes de las comisiones de Constitución del Senado, Alfonso de Urresti, y de la Cámara de Diputados, Leonardo Soto, entregaron el lunes al ministro del Interior de la Presidenta Michelle Bachelet, Jorge Burgos, una propuesta de proceso constituyente conformada por un itinerario definido y el llamado “Modelo chileno de Asamblea Constituyente”.

El documento, explicaron los parlamentarios –militantes del partido de Bachelet, el Socialista-, contribuye al reciente anuncio de la mandataria en el sentido que en septiembre próximo se iniciará un “proceso constituyente” con amplia participación popular, en cumplimiento de la principal promesa de campaña: una Constitución democrática.

Contempla una primera etapa de difusión del proceso y de las alternativas por dirimir por la ciudadanía, y culmina con la realización de un plebiscito nacional fijado para el 23 de octubre de 2016, paralelo a las elecciones municipales, en el que se formularía dos preguntas:

1. Si se desea o no una nueva Constitución y
2. De ganar la respuesta afirmativa, quiénes deberían redactarla: si una comisión de expertos, una comisión parlamentaria bicameral o una Asamblea Constituyente.

>> Sigue...

Las mejores frases de Sampaoli

Permalink 02.07.15 @ 10:00:04. Archivado en Sociedad, 3. Chile, Asamblea Constituyente

El entrenador de la Selección Nacional, el argentino Jorge Sampaoli, aun concentrado ciento por ciento en tratar de ganar la Copa América para Chile, no sólo piensa en su trabajo, el fútbol; también reflexiona sobre lo que ocurre más allá de las canchas, en la calle, en los ciudadanos, en el país que le ha acogido.

"La Asamblea Constituyente puede ser una alternativa", dijo hace poco más de dos meses, entrevistado en radio Universo de Santiago. Habló principalmente, claro, sobre el balompié, pero no eludió preguntas acerca de la contingencia político-social.

Estos son algunos extractos:

Hay un medio donde el ciudadano es muy individualista. (...) Acá la gente se junta mucho en las crisis, cuando pasa algo como lo del (temporal en el) norte; se juntan, ayudan y colaboran, pero se terminó lo del norte y se terminó eso. En los momentos límites siempre están, pero hay que prevenir los momentos límites.

Me gustaría que la gente se expresara mucho más en situaciones que tienen que ver con el de al lado. No hay tanta solidaridad con el de al lado.

El ciudadano medio tiene que saber cómo está el país, cómo se siente y manifestarse. (...) Es muy importante que la gente haga saber su posición.

El pueblo tiene que hacerse escuchar de acuerdo a sus necesidades y no de lo que consume.

Puede ser una alternativa la Asamblea Constituyente.

Entrevista (desde los 30')

Bachelet y su “Consejo Nacional de Participación Ciudadana”

Permalink 22.05.15 @ 09:00:22. Archivado en 5. Política, NOTICIAS, Bachelet, Constitución

La Presidenta no anunció Asamblea Constituyente ni plebiscito, sino un Consejo de Participación Ciudadana y un “Acuerdo Político Amplio”. Su instructivo a todos los ministerios de 2014 lo había anticipado: los “diálogos, debates, consultas y cabildos” deben ser conducidos y dirimidos por el gobierno.

Quiero anunciar que en septiembre, mes de Chile, daremos inicio al Proceso Constituyente abierto a la ciudadanía, a través de diálogos, debates, consultas y cabildos, que deberá desembocar en la Nueva Carta Fundamental, plenamente democrática y ciudadana, que todos nos merecemos.

Así concluyó la Presidenta Michelle Bachelet el discurso en que anunció la agenda legislativa sobre probidad y transparencia el 28 de abril pasado, sin explicar a qué exactamente se refería.

Después de tres semanas en que el escueto anuncio causó tanto entusiasmo como estupor y dudas, Bachelet, durante un pasaje de su mensaje a la nación ante el Congreso Nacional, este 21 de mayo, abundó en reflexiones y principios democráticos sobre el tema, pero volvió a omitir información concreta. Se limitó a asegurar que el proceso constituyente anunciado garantizaría “un equilibrio adecuado entre una participación ciudadana realmente incidente y un momento institucional legítimo y confiable”. Añadió que “todos deben participar en el diseño y aprobación” de la futura Carta Magna y, citando incluso al patriota de la Independencia Camilo Henríquez, que “el pueblo siempre tiene derecho a rever y reformar su Constitución”.

Sin embargo, no mencionó, una vez más, la Asamblea Constituyente, sino un “Acuerdo Político Amplio”, así, destacado en el texto con letras mayúsculas y en negritas. Y cuando ya había pasado a otras materias, agregó un fugaz y aparentemente inadvertido anuncio: “Para garantizar que las diversas expresiones de la sociedad civil aumenten su capacidad de representación, pondremos en funcionamiento el Consejo de Participación Ciudadana y Fortalecimiento de la Sociedad Civil en el transcurso del presente año”.

¿Está Bachelet preparando otro golpe efectista? ¿Cree realmente en la soberanía popular y, por lo tanto, en la auténtica democracia?

Instructivo presidencial

>> Sigue...

Más de 50 diputados apoyan proyecto de plebiscito sobre Asamblea Constituyente

Permalink 23.04.15 @ 10:00:21. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Política, Asamblea Constituyente

“El Presidente podrá convocar en todo caso a plebiscito si cuenta para ello con el acuerdo de ambas cámaras del Congreso Nacional”, dice la reforma constitucional presentada el martes.

El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade; los ex dirigentes estudiantiles Camila Vallejo (PC), Giorgio Jackson y Gabriel Boric (independientes); el presidente de la comisión de Constitución de la Cámara Baja, Leonardo Soto (PS), y el ex presidente de esa instancia legislativa, Ricardo Rincón (DC); el ex líder de la movilización social de Aysén, Iván Fuentes (DC); los ex alcaldes de Viña del Mar, Rodrigo González, y Cerro Navia, Cristina Girardi (PPD), y el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, figuran, entre otros, en la nómina de diputados patrocinantes del proyecto de ley de reforma constitucional que permite al Presidente(a) de la República llamar a plebiscito nacional, para que la ciudadanía se pronuncie y defina el procedimiento de redacción de una nueva Constitución Política.

La iniciativa legal fue presentada este martes 21 por la diputada socialista Maya Fernández y la respaldan más de 50 legisladores, cerca de la mitad de la Cámara.

Se trata del tercer proyecto en tal sentido. En julio de 2011, en plena movilización estudiantil, la propuesta de diez legisladores de la entonces Concertación no fue tramitada por la comisión especializada, presidida y con mayoría de derecha. En septiembre de 2012, cinco senadores concertacionistas propusieron que en las elecciones presidenciales de 2013 se instalara una cuarta urna con el objetivo indicado, pero tampoco fue tramitada aduciéndose finalmente que dichos comicios “ya habían pasado”.

La presentación del actual proyecto coincide con la carta enviada a la Presidenta Michelle Bachelet por los presidentes en ejercicio de las comisiones de Constitución del Senado y la Cámara de Diputados, los socialistas Alfonso de Urresti y Leonardo Soto, quienes manifestaron a la mandataria su plena disposición a estudiar una iniciativa de este tipo.

El texto

>> Sigue...

La carta de parlamentarios a Bachelet pidiéndole una Asamblea Constituyente

Permalink 17.04.15 @ 10:00:14. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Política, Asamblea Constituyente

Texto de los presidentes de las comisiones de Constitución del Senado y la Cámara de Diputados enviado a la Presidenta de la República.


Los abajo firmantes ponemos a su disposición estas importantes instancias legislativas para estudiar, tramitar y generar los actos legislativos que sean necesarios a efectos de que se pueda contar con las herramientas constitucionales necesarias para convocar al pueblo a asumir, organizado en Asamblea, su rol constituyente.

Así lo declara la carta enviada a la Presidenta Michelle Bachelet por los presidentes de las comisiones de Constitución del Senado, Alfonso
De Urresti, y de la Cámara de Diputados, Leonardo Soto, ambos, al igual que la mandataria, militantes del Partido Socialista.

Los parlamentaros hacen un diagnóstico autocrítico sobre lo ocurrido en el país durante los últimos 25 años, después de la dictadura de Pinochet. Admiten “una crisis de legitimidad y de malestar ciudadano” por una institucionalidad aún con rasgos autoritarios; que la ciudadanía “ya no se conforma con enmiendas al modelo que venimos ‘parchando’ y humanizando desde 1990” y exige “más y mejor democracia”, y que los políticos gobernantes, pese a los avances macroeconómicos y en algunos derechos, “no hemos sido capaces de estar a la altura de estas demandas y exigencias”.

Reconocen también que el sistema político “se encuentra hoy bajo numerosos cuestionamientos” y que los mecanismos de control disponibles no son capaces de prevenir ni sancionar hechos “como los que han conmocionado a la opinión publica” y “antes de que su implosión parezca poner en jaque las instituciones democráticas”.

Junto con recordar el programa de gobierno de la coalición oficialista, llaman a Bachelet a hacer efectiva su vocación democrática: “Presidenta: Usted ha sido consistente, tanto en el programa que construyó la Nueva Mayoría en torno a su candidatura como en el primer año de su gestión, en sostener y defender la idea de que será esta administración la última que nazca al amparo de la ilegitima Constitución de 1980”, señalan. Finalmente, ponen a su disposición el trabajo de las comisiones especializadas que presiden con el objeto que “pueda contar con las herramientas constitucionales necesarias para convocar al pueblo a asumir, organizado en Asamblea, su rol constituyente”.

El texto de la misiva es el siguiente:

“VALPARAISO, Abril de 2015

‘Debemos tener claro que estas transformaciones no llegarán a buen puerto si no mejoramos sustancialmente nuestra política. Ya que el desarrollo y el futuro del país lo construimos entre todos, necesitamos una Nueva Constitución que nos represente. Necesitamos prestigiar nuestra política y debemos contar con un sistema electoral que permita representar la amplia diversidad de visiones que tienen los chilenos y chilenas. Un nuevo marco constitucional y político que garantice derechos, defina obligaciones y que responda a las demandas de los ciudadanos por mayor participación y representatividad’.

Programa de Gobierno Nueva Mayoría 2014-2018

Señora
Presidenta de la República
MICHELLE BACHELET JERIA
Palacio de La Moneda
Presente.-

Respetada Presidenta:

>> Sigue...

:: siguientes >>

Blogs
Humor gráfico religioso

Humor gráfico religioso

@elJartista_53

Agustín De La Torre

Entre dos luces

Entre dos luces

El niño y el Papa... La fe del ateo... Travesuras y bromas de Dios -24-IV-2019-

Santiago Panizo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

29.4.18. Soy la Vid, somos el Vino de Dios... Nombres de Cristo

Xabier Pikaza Ibarrondo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Las estrujantes horas de México

Guillermo Gazanini Espinoza

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

El miedo es falta de fe

Javier Velasco y Quique Fernández

Audiovisual Legal

Audiovisual Legal

Las sanciones a Drones, situación actual

Jaime Rodriguez

Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“Yo soy la vid y ustedes son las ramas”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

El último grito

El último grito

Una tribu sin ética

Toni García Arias

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

UNa

Luis Espina

Punto de vista

Punto de vista

El FC Barcelona pide explicaciones

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El cacao natural, incluido en la primera pirámide de la dieta mediterránea para niños y jóvenes

Juan Luis Recio

Cree en la Universidad

Cree en la Universidad

Coffee break y oración: Por un trabajo decente

José Moreno Losada

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Montoro en la mentira se da entero

Ángel Sáez García

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Dueño de tu destino

Alejandro Córdoba

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Valls, la Europa que viene

Manuel Molares do Val

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

"Yo le diré que no te mate, mami"

Chris Gonzalez -Mora

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Una tesis provocativa: La “Epístola de Judas” es paulina. “Compartir” (248) de 24 de abril de 2018. Preguntas y respuestas.

Antonio Piñero

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

SI TIEMBLA TU FE

Josemari Lorenzo Amelibia

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El fuego del dragón independentista.

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

Dos cartas "al viento"

Antonio García Fuentes

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital