Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El periodismo se nos está yendo (II)

Permalink 25.09.17 @ 10:00:39. Archivado en 1. Periodismo, 2. Medios, 3. Chile

Estudiantes de periodismo chilenos consideraron el debilitamiento de la ética, la censura y autocensura, y la lógica mercantil imperante en los medios como las mayores amenazas para el ejercicio de esta profesión. Así respondieron mayoritariamente al ser consultados en una investigación interuniversitaria realizada en 2015. Casi una década atrás, otro estudio había advertido que la “devastadora” experiencia laboral de jóvenes periodistas titulados estimula la desilusión “y hasta cierto cinismo” para sobrevivir.

Aunque prima un sentido cívico, educativo y vigilante, el interés estudiantil por el periodismo decae a medida que avanzan en la carrera -agrega el último informe- en favor de las relaciones públicas y la comunicación estratégica.

(Inicio)

La dictadura amplió el acceso a la enseñanza superior durante la década de 1980 impulsando la creación de más planteles privados, lo que aumentó significativamente la oferta educacional. Desde entonces y entrando luego a una transición política, el nuevo sistema ha sumado cuerpos académicos, acogido a gran cantidad de estudiantes, aplicado las correspondientes mallas curriculares, concedido grados académicos y títulos profesionales… y saturado el campo de trabajo. Más aún, no todos sus integrantes han logrado consolidarse institucionalmente y salvar el antiguo prestigio universitario, y al indagar sus investigadores sobre la primera experiencia profesional de sus alumnos, los resultados, especialmente en periodismo, han sido con frecuencia deprimentes.

No es raro. La educación superior moderna en Chile ha operado, pese a los indispensables aportes estatales, dentro del régimen de mercado liberal y lucrativo implantado por los asesores de Pinochet (sólo en 2016 se inició un proceso de gratuidad gradual para los estudios), asumiendo así una lógica ajena a su espíritu original e inmersa en un curioso enclaustramiento, abierto a la demanda estudiantil pero distanciado de la laboral.

Desilusión y “cierto cinismo”

Hace doce años, en 2007, un informe de académicos de la universidad privada Adolfo Ibáñez -Manuel Délano, Karin Niklander y Paula Susacasa- para el Consejo Superior de Educación expuso desalentadores datos y conclusiones sobre “La enseñanza del periodismo y el mercado laboral”. Advertía, por ejemplo, el “devastador” choque de jóvenes titulados contra la realidad en los medios y las empresas de comunicaciones, caracterizada por baja consideración de parte de los empleadores, remuneraciones acordes con eso, subempleo y alta cesantía. Y agregaba:

La situación estimula en estas generaciones de periodistas conductas de desilusión y hasta cierto cinismo, en las dosis necesarias para sobrevivir y enfrentar la cotidianeidad.

Al comentar sus entrevistas cualitativas a ejecutivos y directores de medios y empresas de comunicación, dicho trabajo abordaba el “menor reconocimiento” profesional hacia el periodismo, atribuido por algunos a una “confusión” entre noticia y entrenimiento, reflejado en la intromisión de la farándula y la decadencia de contenidos de la televisión y ciertos medios escritos. Otro afirmó simplemente que el periodismo era un “oficio”, no una profesión liberal.

Como posibles vías de salida, uno de los entrevistados planteó entonces la necesidad de lograr “mayor sintonía” de las carreras de periodismo con el mercado laboral, “para que éstas sepan qué perfil de periodista se requiere y dónde”. Varios apuntaron a otros sectores como alternativas para el ejercicio de esta profesión, mencionando las comunicaciones en general, “emprendimientos personales” –como talleres de periodismo en colegios- y, directamente, el empleo en agencias de publicidad, “algo que las universidades todavía no han advertido”, señala el informe.

Asumiendo dicho diagnóstico, los autores de la investigación recomendaron que la carrera de Periodismo se transformara en un posgrado (magíster), con el fin de lograr en sus alumnos mayor especialización “y comprensión de la realidad” para interpretarla mejor e informar sobre ella, proceso en el cual, añadieron, los periodistas tenían un papel protagónico y “debieran ser los principales interesados en que mejore la empleabilidad propia y de sus colegas”.

Percepción de los estudiantes

>> Sigue...

Enmudecidos (aún) ante el chileno más poderoso

Permalink 26.04.17 @ 10:00:19. Archivado en 5. Política, Sociedad, 3. Chile, El Mercurio

Murió el magnate que, sin recibir votos ni empuñar personalmente armas, consiguió que la sociedad chilena fuera encauzada según sus particulares intereses y lo aceptara sin chistar: Agustín Edwards Eastman.

Una mudez intranquila reinaba en este alargado territorio austral, atravesando políticos de diverso estatus, empresarios concentrados o independientes, medios de comunicación convencionales y, por consecuencia, al transeúnte anónimo. Agustín Edwards Eastman, el magnate de las comunicaciones más influyente en el curso de la política y la sociedad chilenas del último medio siglo, ya no podía estar en pie a sus 89 años de edad y se encontraba en estado de coma inducido. Contrariamente a lo que ocurre con los grandes personajes, esta vez la noticia no se “viralizó” hacia a los medios tradicionales, donde no hubo siquiera alusiones, y cuando falleció –el pasado lunes 24-, sólo las insustituibles redes sociales subieron el tono. Emol.com, el hijo cibernético de El Mercurio, publicó la noticia sólo al día siguiente y deshabilitó los (habitualmente ácidos y agresivos) comentarios para los visitantes.

No se trata de un chileno cualquiera. Cuando Pinochet y sus fuerzas golpistas bombardeaban la sede de gobierno el 11 de septiembre de 1973 y anticipaban una dictadura de ferocidad desconocida en Chile, tres años antes Edwards Eastman había ido a Estados Unidos a alertar sobre el peligro de un régimen marxista en el cono sur americano. Mientras el periodismo “de trinchera”, agresivo y confrontacional, desaparecía arrasado por las balas, El Mercurio, su gran empresa periodística, era liberado de una amenaza y comenzaba a saborear el negocio aparentemente fácil de un monopolio impuesto y seguro. Y cuando, en los años finales de la dictadura, se creía que el decano de la prensa nacional, fruto de una inminente quiebra, caería en manos del Estado justamente cuando éste iba a ser administrado por los vencedores de Pinochet en el plebiscito, el propio dictador le tendió una mano no sólo para salvarlo, sino también para asegurar su prosperidad futura.

Siempre un paso delante de los demás; siempre con una carta favorable lista para ser jugada oportunistamente.

Sus políticos

>> Sigue...

Conflictos de intereses presidenciales y periodísticos

Permalink 28.11.16 @ 10:00:24. Archivado en 1. Periodismo, 5. Política, Publicidad, 2. Medios, 3. Chile

¿Es lícito que un Presidente-empresario compre para sí una firma pesquera de un país con que mantiene un diferendo limítrofe marítimo e interesada potencialmente en la zona en litigio? Y a los encargados de perseguirlo informativamente, ¿es permisible hacer de voceros de quienes auspician sus programas periodísticos? La respuesta de los involucrados (y de sus adherentes y auditores) parece ser: Sí, se puede.

La Fiscalía de Alta Complejidad Oriente del Ministerio Público se hizo cargo de una querella sobre negociación incompatible y uso de información privilegiada en contra del ex Presidente y millonario empresario Sebastián Piñera. El libelo fue presentado por el diputado comunista Hugo Gutiérrez luego que investigaciones periodísticas revelaran que durante la pasada administración de Piñera (2010-2014), y en plena tramitación de un litigio sobre límites marítimos con Perú en la Corte Internacional de La Haya, la empresa matriz de éste adquiriera acciones de una firma pesquera peruana con potenciales, pero directos intereses en la zona en conflicto. La ley sobre fideicomiso ciego a la que el mandatario se sometió previamente no incluía sus inversiones en el extranjero.

El proceso jurídico significó finalmente una pérdida de territorio marítimo para Chile.

Invoca el querellante los artículos 240 del Código Penal, que sanciona al empleado público que se involucrare en operaciones personales relacionadas con el desempeño de su cargo, así como el artículo 247 bis de dicha norma y la Ley de Mercado de Valores, que castigan el uso de información secreta y privilegiada, respectivamente, en beneficio propio o de un tercero. Aunque el ex gobernante y posible postulante a un segundo período aseguró que desconocía dicho negocio, se quejó de “campaña sucia” y actitudes “miserables”, y reafirmó su dedicación y compromiso en defensa de “los superiores intereses de Chile y los chilenos”, lo concreto es que la compra y la oportunidad de la misma fueron confirmadas por diversas fuentes, los administradores del adquirente son su propia familia y una reciente encuesta señaló que el 59 por ciento de los consultados no le creía que desconociera el asunto y sólo el 48 por ciento coincidió con él en cuanto a la calidad de su defensa.

Si un Presidente está plenamente imbuido de las responsabilidades de su alto cargo y defiende cabalmente los intereses de su patria, como ha reiterado, y que, paralelamente, es ya multimillonario, ¿qué necesidad tenía de obtener acciones de una empresa peruana en medio de una controversia limítrofe con un país con el que, además, existe una rivalidad histórica y una guerra en el siglo XIX?

>> Sigue...

Saludo presidencial a la ética periodística

Permalink 03.06.16 @ 10:00:30. Archivado en 1. Periodismo, 5. Política, 2. Medios, 3. Chile

No fue la expulsión del propietario del principal diario nacional por parte del Colegio de Periodistas; tampoco la proliferación de periodistas que, paralelamente, informan y actúan como voceros comerciales; y menos, el permanente desfile de desconocidos en los noticiarios de televisión por el solo hecho de ser detenidos por la policía. Lo que ha reflotado el tema de la ética periodística en este personalista y metalizado país son las quejas de políticos por la divulgación de imputaciones contra ellos en investigaciones judiciales. Ahora, la Presidenta de la República se ha querellado contra un medio difusor y no contra los autores de lo difundido.

La revista Qué Pasa publicó en su sitio web una transcripción de escuchas telefónicas grabadas por la policía al operador político del partido Unión Demócrata Independiente (UDI), Juan Díaz, investigado por presunto soborno en el escandaloso caso financiero-inmobiliario de la empresa Caval. Según ese material, Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta de la República, habría dicho que al menos 1.000 millones de pesos (1,4 millón de dólares, 1,2 millón de euros) deberían ser destinados a esta última.

Los editores eliminaron el fragmento cuestionado –al igual que el diario La Tercera online, perteneciente también al consorcio periodístico Copesa-, explicando que lo sucedido no se ajustaba a sus estándares periodísticos y pidieron disculpas a sus lectores.

La Presidenta habló de “infamia”, “canallada” y “montaje”. Horas después, la oficialista “Nueva Mayoría” (ex Concertación más el Partido Comunista) le declaraba su respaldo corporativo, mientras la oposición se mantenía cautelosa y diversos entrevistados recordaban en los medios de comunicación la dignidad de las personas, la presunción de inocencia y la ética periodística.

El martes 31 de mayo, la Presidenta se querelló contra la revista, pero con un “detalle”, según explicó su abogado: el libelo era contra la edición impresa, no la digital, por haber suprimido las alusiones a otras personas (de la oposición) y haber dejado solamente la de Bachelet.

El Colegio de Periodistas, presidido por Javiera Olivares (PC), optó por recordar la regla profesional de verificación de las informaciones, pero un académico y comentarista político, Carlos Peña, apuntó a que los medios no están obligados a comprobar la veracidad de las declaraciones que publican.

La interrogante de fondo sería: ¿Está o no obligado el periodista a retener siempre una información que desea publicar mientras no compruebe personalmente su veracidad?

>> Sigue...

Despidos y renuncias de periodistas tras reportaje a empresa del fútbol

Permalink 08.08.14 @ 10:00:12. Archivado en 2. Medios, NOTICIAS, 3. Chile, Periodismo

El editor general del Canal del Fútbol (CDF), Cristián Urbina, y el editor periodístico del programa CDF Noticias, Patricio Torres, fueron despedidos por dicha empresa luego de la emisión de un reportaje sobre las tratativas para construir un estadio de parte de la concesionaria Azul Azul S.A., uno de los propietarios del canal a través de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP).

La información, entregada por el Sindicato de Trabajadores del CDF, agrega que ese programa “generó la molestia de los altos dirigentes de Universidad de Chile, quienes solicitaron la censura inmediata de la nota por considerar que atentaba contra el proyecto”.

El autor del reportaje, Roberto Gálvez, fue marginado de cualquier relación con la concesionaria, agrega el comunicado. El presidente de ésta, Carlos Heller, aseguró que desconocía el hecho, en tanto la presidenta electa del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivares, repudió lo ocurrido.

Asimismo, renunciaron al día siguiente los editores del CDF José Manuel García y Pablo Sepúlveda, y el periodista Claudio Lara.

Azul Azul, propiedad de grandes empresarios privados, obtuvo la concesión del fútbol de la Universidad de Chile luego de la quiebra de la Corfuch en 2007 y desde entonces usa el nombre de la Universidad a cambio del pago de un pequeño porcentaje de sus ingresos o utilidades.

El periodismo sigue con malas noticias

Permalink 20.05.14 @ 10:00:12. Archivado en 1. Periodismo, 2. Medios, 3. Chile

“El mejor oficio del mundo”, como lo definió García Márquez, continúa precarizado y tergiversado por intereses que promueven una sospechosa realidad “mediatizada” que ataca la principal potestad humana: el discernimiento.

Los transeúntes y automovilistas que avanzaban por la avenida Vicuña Mackenna de Santiago el jueves 24 de abril se enteraron personalmente de la protesta laboral callejera realizada por decenas de periodistas y otros trabajadores de la comunicación del Consorcio Periodístico S.A. (Copesa), uno de los conglomerados empresariales dominantes en la prensa escrita chilena desde la dictadura.

La manifestación no consiguió despertar demasiada empatía en quienes la observaban, quizá porque lo que estaban viendo no era más que la punta del iceberg de la penosa situación que arrastra el periodismo nacional desde que los políticos civiles reasumieran el poder en 1990 y decidieran que la libertad de expresión debía seguir bajo control, aunque en un sistema distinto.

Realidad “mediática”

Dos consorcios han dispuesto del mercado periodístico impreso chileno y de la agenda informativa nacional sin contrapeso, constituyendo un poder comunicacional privado que partió con Pinochet, cuyo régimen intervino para evitar la respectiva quiebra, y continuó con la generosa publicidad no sólo de las grandes empresas multinacionales y nacionales sino también del supuestamente nuevo y democrático Estado de Chile. Hoy ni siquiera está el diario estatal La Nación, cerrado por el pasado gobierno de Sebastián Piñera, y hay sólo cuatro periódicos diarios de circulación nacional: El Mercurio, La Tercera (Copesa) y sus correspondientes brazos faranduleros aliados con la programación de la televisión abierta, como son Las Ultimas Noticias y La Cuarta. A eso suman cadenas regionales, ademá de revistas, radioemisoras y medios digitales.

>> Sigue...

Telediarios buscan más mercado

Permalink 27.06.11 @ 10:28:00. Archivado en 2. Medios, Televisión, 3. Chile, El Mercurio

Fuera de minimizar la realidad social exaltando hechos de violencia, los informativos de la televisión chilena “dramatizan” las notas y cubren ofertas comerciales como si fuesen noticia.

Aunque es habitual ya que no reflejen adecuadamente la realidad noticiosa local, pues sus grandes compromisos comerciales e ideológicos se lo impiden, los programas informativos de la televisión abierta chilena -a través de los cuales se informan tres de cada cuatro personas- están yendo incluso más lejos. Hasta el diario El Mercurio, conspicuo representante de la institucionalidad autoritario-neoliberal a la que los canales rinden tributo, así lo ha constatado.

En su reportaje “El liviano ritmo de las noticias en TV” (12-6-2011, Jimena Villegas), el periódico analizó la edición central de los cuatro telediarios de mayor audiencia correspondiente al martes 7 de junio y su balance fue elocuente. Partió recordando que tales espacios reciben casi el 20 por ciento de las quejas al Consejo Nacional de Televisión (CNTV), especialmente debido a su sensacionalismo y falta de pluralismo, y concluyó que “el 80 por ciento de sus noticias fueron las mismas”.

A Teletrece le asemejó con un programa misceláneo de horario matinal; de Chilevisión Noticias subrayó su opción por los hechos violentos; a 24 Horas (TVN) lo calificó apenas como “el mejorcito” y a Meganoticias simplemente lo consideró el peor.

El trabajo periodístico no hizo sino comprobar, como todos los telespectadores, las recargadas -y habitualmente sin contexto- informaciones sobre delitos comunes, accidentes y otros sucesos de violencia, junto con la amplia y eufórica exposición de los deportes más masivos, la escasez de noticias políticas e internacionales, la autopromoción de programas y la aparición de dos “novedades”: la “dramatización” de notas añadiéndoles música y efectos comunes en la ficción y la cobertura diaria de productos comerciales. Faltó mencionar los sobreexplotados dramas individuales.

Ya en 2002, el periodista y ex asesor comunicacional de la Concertación Pablo Halpern advertía en su libro “Los nuevos chilenos y la batalla por sus preferencias”:

Llama la atención el desproporcionado espacio que ocupan (en los noticiarios de televisión) las tragedias carreteras, los incendios en verano, los tacos en los peajes durante los fines de semana largos y los niños con afecciones respiratorias durante los meses de invierno. El rango de noticia que tienen las conferencias de prensa en este país es otro factor empobrecedor. Con la excepción de anuncios muy relevantes, lo que dicen o dejan de decir las autoridades gubernamentales desde sus despachos y las reacciones de personeros de la oposición o del oficialismo no son siempre eventos dignos de destacar.

Caos dirigido

Lo que no aborda el reportaje es el contexto de esta aparente anarquía periodística mostrada por los programas informativos de la televisión local, fenómeno realista e ideológico a la vez. Realista, porque, efectivamente, la sociedad chilena ha transitado desde la violencia política hasta la fiebre económica, en la cual el dinero plástico proporciona, como mínimo, la sensación de prosperidad. E ideológico, porque dicho tránsito no obedeció a un transformación espontánea, a una evolución propiamente tal, sino a un proceso deforme, marcado por un liberalismo económico que contrasta con la mantención del autoritarismo político fundacional creado por la dictadura.

De este modo, si en los departamentos de prensa de los canales -como de otros medios- los conceptos y objetivos periodísticos y culturales apenas consiguen respirar ante la invasión comercial y financiera, en materia política y social les están prohibidas la profundización y la pluralidad. Si cualquier producto o servicio comercial puede aparecer en pantalla mientras pague lo que se le cobra –con raras excepciones- o se le considere unilateralmente novedoso, un partido político de izquierda o un grupo o sector social disidente no tienen cabida, salvo para ser criminalizados.

En cuanto a las “dramatizaciones” -música incidental, efectos de edición especiales-, éstas agregan un elemento confuso, distractivo y ajeno al hecho informado. La noticia es o puede ser dramática en sí misma; cualquier aditivo de post producción no relacionado con su contenido es propio de la ficción y para el periodismo ésta es, aunque los estrategas comerciales se empecinen en mostrar lo contrario, un contaminante.

El último obstáculo

Pero todo este aparente caos informativo no es tal, pues tiene su norte. Tanto los dramas y comedias del género de ficción como los anuncios del comercio y la publicidad dominan sin contrapeso el resto de la programación televisiva abierta, la que cuenta incluso con el apoyo diario de la duopólica prensa escrita. El último obstáculo de esta arremetida mercantil son los noticiarios, precisamente por su deber de difundir noticias, es decir, hechos reales.

El poder político-económico, de facto o legislado, busca legitimarse. Y los medios más fuertes son su brazo visible.

“Lo que se mueve cautiva nuestros ojos”, explicaban hace casi 30 años (1982) Benesch y Schmandt en su “Manual de Autodefensa Comunicativa: La manipulación y cómo burlarla”. Y agregaban:

El hombre es así por naturaleza: amontonando impresiones ópticas –anuncios, cine, televisión- se puede desconcertar a la persona, con lo que deja ya de asimilar la información y de pensar. ¡Otra posibilidad manipulativa!

No puede decirse que se hayan equivocado.

Por qué sancionaron a la TV chilena

Permalink 30.03.11 @ 10:36:28. Archivado en 2. Medios, Televisión, NOTICIAS, 3. Chile

“La intromisión y sobreexposición de un estado de extrema vulnerabilidad emocional de familiares; la reiteración de imágenes de los gritos y el dolor de éstos; el seguimiento intrusivo con cámaras; la insistencia de los periodistas para que respondieran; la truculencia y sensacionalismo al presentar cadáveres y los gritos desgarradores de los reclusos”, entre otros, son los fundamentos invocados por el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) para multar a las principales cadenas televisivas chilenas por su pasada cobertura del incendio de la cárcel de San Miguel, en el cual perecieron 81 reclusos.

El ente rector aplicó 200 Unidades Tributarias Mensuales -unos siete millones de pesos, 10.000 euros- a Televisión Nacional de Chile, Mega, Canal 13 y Chilevisión.

Cita entre las disposiciones infringidas el artículo primero de las Normas Generales sobre Contenidos de las Emisiones de Televisión, de 1993, que prohíbe a estos servicios “las transmisiones de cualquier naturaleza que contengan violencia excesiva, truculencia, pornografía, etc.”.

Menciona también el artículo tercero, que prohíbe, en los programas de carácter noticioso o informativo, “el sensacionalismo en la presentación de hechos o situaciones reales que envuelvan, entre otros, violencia excesiva y truculencia”, así como el artículo primero de la Ley 18.838, que define el correcto funcionamiento de los servicios televisivos como “el permanente respeto, a través de su programación, a los valores morales y culturales propios de la Nación, a la dignidad de las personas, a la protección de la familia; al pluralismo; a la democracia; a la paz; a la protección del medio ambiente; y a la formación espiritual e intelectual de la niñez y la juventud dentro de dicho marco valórico”.

Reclamos y denuncias por cobertura informativa de TV chilena

Permalink 17.01.11 @ 15:31:05. Archivado en 2. Medios, Televisión, NOTICIAS, 3. Chile

El Consejo Nacional de Televisión (CNTV) determinó presentar cargos contra las cuatro mayores cadenas de televisión abierta chilena por la cobertura que realizaran del incendio en el que perecieron 81 reclusos de la cárcel de San Miguel, en Santiago, el 8 de diciembre pasado.

El ente regulador, tras analizar la serie de denuncias presentadas, considera que los canales cuestionados apelaron al sensacionalismo y la truculencia, atropellando la dignidad de las personas exhibidas en las imágenes.

Acta oficial (puntos 19 a 22)

Chile sin diarios de oposición

Permalink 18.11.10 @ 10:41:11. Archivado en 2. Medios, NOTICIAS, 3. Chile, Periodismo

La prensa chilena ha sellado un inédito sesgo informativo, peor incluso que en dictadura, luego que el gobierno de Sebastián Piñera ordenara el próximo cierre del diario estatal La Nación y el Diario Uno (semanario) “suspendiera” su circulación por falta de financiamiento.

La información periodística nacional, a partir de manejos postreros realizados por el régimen de Pinochet, es controlada por dos grandes consorcios (El Mercurio y Copesa), cuatro canales de televisión abierta y varias cadenas de radioemisoras, incluyendo extranjeras, que fueron críticas de las pasadas administraciones de la Concertación y comparten la ideología neoliberal de la actual.

Desde 1994 han cerrado numerosos diarios y revistas que se opusieron a la dictadura y otros, que intentaron infructuosamente vencer la discriminación publicitaria de las grandes empresas privadas y los servicios del Estado en los últimos 20 años.

Los medios se aprovechan del rescate de los mineros, revela encuesta

Permalink 09.10.10 @ 16:59:20. Archivado en 2. Medios, NOTICIAS, 3. Chile

El 79,7 por ciento de los chilenos opina que ha habido aprovechamiento mediático del caso de los 33 mineros atrapados durante más de dos meses, según reveló una encuesta realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Universidad Central.

Ante la pregunta de cuánto debieran abrir sus vidas a los medios de comunicación estos trabajadores una vez rescatados, el sondeo indica que el 73,4 por ciento considera que sólo “un poco” o nada.

Los medios informativos, particularmente los canales de televisión, han acentuado su habitual enfoque emocional y sensibilero para cubrir esta noticia.

Treinta y dos mineros chilenos y un boliviano permanecen bajo tierra, a 700 metros de profundidad, desde agosto pasado, debido a un derrumbe en un yacimiento de una desértica zona del norte del país y se espera que sean rescatados dentro de los próximos días. El Presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió estar presente en esas faenas junto a las autoridades chilenas.

¿Periodistas o actores?

Permalink 13.05.10 @ 10:00:26. Archivado en 1. Periodismo, 2. Medios, 3. Chile, 4. Terremoto

Chile, comienzos del otoño, zona devastada por el terremoto. Un conductor de noticiarios de televisión –“rostro”, antiguo
“hombre-ancla”- enviado al lugar de la noticia reposa en un cómodo van. Una productora se acerca al vehículo y le señala con su mano que faltan cinco minutos para salir al aire. Se incorpora rápidamente, se desordena un poco el cabello y el cuello de la camisa y se prepara a enfrentar la cámara. Con expresión compungida, presenta la catástrofe a sus colegas del estudio central y a millones de televidentes que le observan con credulidad.

Más allá, rodeado por la misma destrucción, desolación y angustia, se alista otro “rostro” periodístico. Urgido, pregunta a los productores qué tiene que decir. “¡Está la cagada!”, le responden. Ya instruido, envía su despacho informativo. Un reportero ha observado ambas escenas y propone a su periódico publicarlas. Se lo niegan.

(Tomado del relato ante una cincuentena de estudiantes de periodismo de la Universidad de Chile del periodista y editor del diario La Segunda Cristián Bustos, uno de los panelistas del coloquio “Comunicar crisis en tiempos de crisis. Los periodistas y el terremoto: una mirada crítica”. Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI), 5 de mayo de 2010).

:: siguientes >>

Blogs
Sor Consuelo te ayuda

Sor Consuelo te ayuda

Flores

Manuel del Pino

Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman

Jerusalén entre Israel y Palestina

Raad Salam Naaman

Entre dos luces

Entre dos luces

Las malicias del señor fiscal -A modo de Carta abierta-

Santiago Panizo

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Serán estos tipos rotundos los agresores ..?

Chris Gonzalez -Mora

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Felicio Pontes: “el Sínodo puede ayudar a que la sociedad dominante tenga una visión real de los pueblos de la floresta”

Luis Miguel Modino

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Jesús Lezáun Petrina

Josemari Lorenzo Amelibia

Punto de vista

Punto de vista

Los votantes ocultos de Albiol

Vicente Torres

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

09 Adviento. El cedro

Angel Moreno

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Manuel Valls, con C's

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Ramses se une a El Sueño de Vicky contra el cáncer infantil

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Eliminar al venal / sin finar con el rival

Ángel Sáez García

Teología sin censura

Teología sin censura

La rehabilitación de Teilhard de Chardin

José Mª Castillo

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Stranger Things: como los pantalones de campana

Juan Carrasco de las Heras

Jesús Arameo

Jesús Arameo

La transfiguración

Vicente Haya

Asomado a la ventana

Asomado a la ventana

Francisco y los Patriarcas de Jerusalén, voces que claman en el desierto…

José Luis Ferrando

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

La oración de la nieve

Pedro Miguel Lamet

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Cuenta atrás para la traición a España (-12)

Vicente A. C. M.

Discretísimos circunstantes

Discretísimos circunstantes

La autocombustión de big big Velnabé

Miguel A. Rodriguez Torres

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Domingo

Francisco Margallo

Blog de Jairo del Agua

Blog de Jairo del Agua

Oración "litúrgica" a la Virgen de Adviento

Jairo del Agua

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital