Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Enmudecidos (aún) ante el chileno más poderoso

Permalink 26.04.17 @ 10:00:19. Archivado en 5. Política, Sociedad, 3. Chile, El Mercurio

Murió el magnate que, sin recibir votos ni empuñar personalmente armas, consiguió que la sociedad chilena fuera encauzada según sus particulares intereses y lo aceptara sin chistar: Agustín Edwards Eastman.

Una mudez intranquila reinaba en este alargado territorio austral, atravesando políticos de diverso estatus, empresarios concentrados o independientes, medios de comunicación convencionales y, por consecuencia, al transeúnte anónimo. Agustín Edwards Eastman, el magnate de las comunicaciones más influyente en el curso de la política y la sociedad chilenas del último medio siglo, ya no podía estar en pie a sus 89 años de edad y se encontraba en estado de coma inducido. Contrariamente a lo que ocurre con los grandes personajes, esta vez la noticia no se “viralizó” hacia a los medios tradicionales, donde no hubo siquiera alusiones, y cuando falleció –el pasado lunes 24-, sólo las insustituibles redes sociales subieron el tono. Emol.com, el hijo cibernético de El Mercurio, publicó la noticia sólo al día siguiente y deshabilitó los (habitualmente ácidos y agresivos) comentarios para los visitantes.

No se trata de un chileno cualquiera. Cuando Pinochet y sus fuerzas golpistas bombardeaban la sede de gobierno el 11 de septiembre de 1973 y anticipaban una dictadura de ferocidad desconocida en Chile, tres años antes Edwards Eastman había ido a Estados Unidos a alertar sobre el peligro de un régimen marxista en el cono sur americano. Mientras el periodismo “de trinchera”, agresivo y confrontacional, desaparecía arrasado por las balas, El Mercurio, su gran empresa periodística, era liberado de una amenaza y comenzaba a saborear el negocio aparentemente fácil de un monopolio impuesto y seguro. Y cuando, en los años finales de la dictadura, se creía que el decano de la prensa nacional, fruto de una inminente quiebra, caería en manos del Estado justamente cuando éste iba a ser administrado por los vencedores de Pinochet en el plebiscito, el propio dictador le tendió una mano no sólo para salvarlo, sino también para asegurar su prosperidad futura.

Siempre un paso delante de los demás; siempre con una carta favorable lista para ser jugada oportunistamente.

Sus políticos

>> Sigue...

Telediarios buscan más mercado

Permalink 27.06.11 @ 10:28:00. Archivado en 2. Medios, Televisión, 3. Chile, El Mercurio

Fuera de minimizar la realidad social exaltando hechos de violencia, los informativos de la televisión chilena “dramatizan” las notas y cubren ofertas comerciales como si fuesen noticia.

Aunque es habitual ya que no reflejen adecuadamente la realidad noticiosa local, pues sus grandes compromisos comerciales e ideológicos se lo impiden, los programas informativos de la televisión abierta chilena -a través de los cuales se informan tres de cada cuatro personas- están yendo incluso más lejos. Hasta el diario El Mercurio, conspicuo representante de la institucionalidad autoritario-neoliberal a la que los canales rinden tributo, así lo ha constatado.

En su reportaje “El liviano ritmo de las noticias en TV” (12-6-2011, Jimena Villegas), el periódico analizó la edición central de los cuatro telediarios de mayor audiencia correspondiente al martes 7 de junio y su balance fue elocuente. Partió recordando que tales espacios reciben casi el 20 por ciento de las quejas al Consejo Nacional de Televisión (CNTV), especialmente debido a su sensacionalismo y falta de pluralismo, y concluyó que “el 80 por ciento de sus noticias fueron las mismas”.

A Teletrece le asemejó con un programa misceláneo de horario matinal; de Chilevisión Noticias subrayó su opción por los hechos violentos; a 24 Horas (TVN) lo calificó apenas como “el mejorcito” y a Meganoticias simplemente lo consideró el peor.

El trabajo periodístico no hizo sino comprobar, como todos los telespectadores, las recargadas -y habitualmente sin contexto- informaciones sobre delitos comunes, accidentes y otros sucesos de violencia, junto con la amplia y eufórica exposición de los deportes más masivos, la escasez de noticias políticas e internacionales, la autopromoción de programas y la aparición de dos “novedades”: la “dramatización” de notas añadiéndoles música y efectos comunes en la ficción y la cobertura diaria de productos comerciales. Faltó mencionar los sobreexplotados dramas individuales.

Ya en 2002, el periodista y ex asesor comunicacional de la Concertación Pablo Halpern advertía en su libro “Los nuevos chilenos y la batalla por sus preferencias”:

Llama la atención el desproporcionado espacio que ocupan (en los noticiarios de televisión) las tragedias carreteras, los incendios en verano, los tacos en los peajes durante los fines de semana largos y los niños con afecciones respiratorias durante los meses de invierno. El rango de noticia que tienen las conferencias de prensa en este país es otro factor empobrecedor. Con la excepción de anuncios muy relevantes, lo que dicen o dejan de decir las autoridades gubernamentales desde sus despachos y las reacciones de personeros de la oposición o del oficialismo no son siempre eventos dignos de destacar.

Caos dirigido

Lo que no aborda el reportaje es el contexto de esta aparente anarquía periodística mostrada por los programas informativos de la televisión local, fenómeno realista e ideológico a la vez. Realista, porque, efectivamente, la sociedad chilena ha transitado desde la violencia política hasta la fiebre económica, en la cual el dinero plástico proporciona, como mínimo, la sensación de prosperidad. E ideológico, porque dicho tránsito no obedeció a un transformación espontánea, a una evolución propiamente tal, sino a un proceso deforme, marcado por un liberalismo económico que contrasta con la mantención del autoritarismo político fundacional creado por la dictadura.

De este modo, si en los departamentos de prensa de los canales -como de otros medios- los conceptos y objetivos periodísticos y culturales apenas consiguen respirar ante la invasión comercial y financiera, en materia política y social les están prohibidas la profundización y la pluralidad. Si cualquier producto o servicio comercial puede aparecer en pantalla mientras pague lo que se le cobra –con raras excepciones- o se le considere unilateralmente novedoso, un partido político de izquierda o un grupo o sector social disidente no tienen cabida, salvo para ser criminalizados.

En cuanto a las “dramatizaciones” -música incidental, efectos de edición especiales-, éstas agregan un elemento confuso, distractivo y ajeno al hecho informado. La noticia es o puede ser dramática en sí misma; cualquier aditivo de post producción no relacionado con su contenido es propio de la ficción y para el periodismo ésta es, aunque los estrategas comerciales se empecinen en mostrar lo contrario, un contaminante.

El último obstáculo

Pero todo este aparente caos informativo no es tal, pues tiene su norte. Tanto los dramas y comedias del género de ficción como los anuncios del comercio y la publicidad dominan sin contrapeso el resto de la programación televisiva abierta, la que cuenta incluso con el apoyo diario de la duopólica prensa escrita. El último obstáculo de esta arremetida mercantil son los noticiarios, precisamente por su deber de difundir noticias, es decir, hechos reales.

El poder político-económico, de facto o legislado, busca legitimarse. Y los medios más fuertes son su brazo visible.

“Lo que se mueve cautiva nuestros ojos”, explicaban hace casi 30 años (1982) Benesch y Schmandt en su “Manual de Autodefensa Comunicativa: La manipulación y cómo burlarla”. Y agregaban:

El hombre es así por naturaleza: amontonando impresiones ópticas –anuncios, cine, televisión- se puede desconcertar a la persona, con lo que deja ya de asimilar la información y de pensar. ¡Otra posibilidad manipulativa!

No puede decirse que se hayan equivocado.

Ningún político en presentación de libro que investiga a El Mercurio

Permalink 20.05.09 @ 21:39:06. Archivado en 5. Política, 2. Medios, 3. Chile, El Mercurio

Las paredes del atrio de la Casa Central de la Universidad de Chile, en la Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins, en la capital del país, lucen enormes planchas grabadas que perpetúan los nombres de ilustres ciudadanos que han contribuido a dar prestigio y celebridad a la institución de estudios superiores más antigua de la nación. Una de ellas muestra una nómina de ex alumnos que alcanzaron el máximo honor nacional: ser Presidente de la República. Michelle Bachelet, Ricardo Lagos, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Patricio Aylwin –todos de la Concertación-, Salvador Allende y Jorge Alessandri aparecen allí, entre otros.

El lunes 18, en el recinto contiguo, el Salón de Honor, el prorrector, Jorge Las Heras, presidió la ceremonia de presentación de un libro al que identificó en su discurso como parte del espíritu de la universidad, un arduo trabajo de investigación realizado por periodistas del Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI). Asistieron estudiantes y profesores, incluyendo Premios Nacionales de Periodismo y Literatura.

El acto fue cerrado por el himno oficial de la universidad (“Egresado, maestro, estudiante... Vibre entera la Universidad...”) y los presentes, de pie, lo siguieron con solemnidad.

No había, sin embargo, un solo político -exceptuando al ex diputado Andrés Aylwin, retirado de la contingencia-. Muchos de ellos, aunque no hayan llegado tan alto como los ya mencionados, son también ex alumnos del plantel.

Se presentaba “El Diario de Agustín: Cinco estudios de casos sobre El Mercurio y los derechos humanos, 1973-1990”, el libro que, como el documental basado en la obra, se atreve a investigar al periódico más influyente y controversial del país.

El periodista y productor del documental, Fernando Villagrán, lo explicaba hace algunos días en La Nación (10-5-2009):

Yo no conozco ningún político, de ningún sector, que esté dispuesto a enemistarse con Agustín Edwards (propietario del periódico) para desaparecer de la geografía política.

Y en plena campaña electoral, como ahora, menos aún.

Aunque signifique negar no sólo el alma máter, sino también parte de su propia historia, la llamada “clase política” chilena quizá no luche por una placa en las oficinas del decano de la prensa, pero sí por un pequeño espacio en sus grandes pliegos entintados.

Abierto desafío al gran tabú chileno

Permalink 05.11.08 @ 17:28:15. Archivado en 1. Periodismo, 2. Medios, Sociedad, 3. Chile, Periódicos, El Mercurio

Casi un millar de espectadores repletó el salón Fresno de la Universidad Católica para ver un documental sobre la participación en dictadura del periódico más grande e influyente del país: El Mercurio.

Se estrenaba un documental sobre cómo el diario más antiguo e influyente de Chile había ejercido el periodismo en dictadura, pero en el amplio salón Fresno de la Universidad Católica, que acogía a casi mil personas -cineastas, actores, académicos, embajadores, estudiantes, la ministra de Cultura y otros asistentes- no abundaban las grabadoras, las cámaras ni los focos. Se profundizaba en un pilar poco difundido de la historia política del país, pero escaseaban los políticos (se vio a uno solo).

El estreno de “El diario de Agustín”, de Ignacio Agüero y Fernando Villagrán, resultó, en cambio, una suerte de catarsis colectiva más bien anónima contra el tabú que ha condicionado a la prensa, la política y la sociedad chilenas particularmente durante los últimos 40 años: el poderío y la inmunidad del “árbitro que define qué y quién existen en Chile”, como cita el boletín oficial; el diario El Mercurio.

La noche del lunes 3 ofreció una gran coincidencia y varias paradojas. En el mismo edificio en cuyo frontis fue extendido, hace 41 años, un enorme lienzo (imagen) que decía “Chileno: El Mercurio miente” –la Casa Central de la UC, en la Alameda-, se realizó la inauguración del 12° Festival Internacional de Documentales de Santiago,
Fidocs 2008.

>> Sigue...

Periodistas chilenos piden perdón

Permalink 23.06.08 @ 18:17:24. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Periodismo, El Mercurio, TVN

El Colegio de Periodistas de Chile pidió perdón a los familiares de las víctimas de la pasada dictadura, por faltas a la ética profesional cometidas por miembros de la orden en el caso de montajes informativos publicados por medios de comunicación impresos y televisivos en 1975.

El siguiente es el texto publicado en el sitio web oficial del Colegio, escrito por Jorge Escalante:

“Periodistas pedimos perdón por quienes callaron en dictadura

Santiago, 21 de junio de 2008.- El Colegio de Periodistas pidió perdón a familiares de las víctimas de la dictadura por aquellos medios y colegiados que mintieron para servir al régimen opresor, disfrazando asesinatos con falsos enfrentamientos con fuerzas de seguridad y, especialmente y por mandato de sus tribunales de ética, porque el propio Colegio como institución no estuvo a la altura de las circunstancias.

Su presidente nacional, Luis Conejeros, lo hizo en la persona de Roberto D’Orival e Isabel Gallardo, el primero representando a los familiares de los 119 desaparecidos en la Operación Colombo, y la segunda a nombre de las familias de seis asesinados por la DINA, ambos sucesos ocurridos en 1975 y disfrazados como falsos enfrentamientos en Argentina y Chile.

>> Sigue...

Sancionan a cuatro ex directores de diarios chilenos

Permalink 01.04.06 @ 05:36:43. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Periodismo, El Mercurio

Cuatro destacados ex directores y una reportera de los principales periódicos chilenos fueron acusados de infringir el Código de Etica Profesional durante la pasada dictadura y sancionados por el Tribunal Metropolitano de Etica y Disciplina del Colegio de Periodistas de Chile A.G.

El Tribunal, confirmando el fallo del fiscal, resolvió que los entonces directores de El Mercurio, René Silva Espejo; Las Ultimas Noticias, Fernando Díaz Palma; La Segunda, Mario Carneyro, y La Tercera, Alberto Guerrero, y la reportera Beatriz Undurraga faltaron a la ética al no “entregar la verdad a la ciudadanía” al publicar informaciones sobre el secuestro y desaparición de 119 presos políticos en la llamada Operación Colombo (1974-1975).

Silva Espejo y Carneyro fueron declarados “inimputables” por estar fallecidos, en tanto los restantes recibieron una sanción de censura pública y suspensión de sus derechos gremiales, y dispondrán de cinco días para apelar, una vez notificados.

Blogs
Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Los principios de la ciencia aplicados a la religión.

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Mis impaciencias. Recuerdos de un secularizado

Josemari Lorenzo Amelibia

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 35

Miguel Ángel Mesa Bouzas

Miradas cristianas

Miradas cristianas

Autocrítica y fundamentalismo

José Ignacio González Faus

No más mentiras

No más mentiras

Cambio de la constitución o entretener a los tontos e idiotas

Antonio García Fuentes

El barón rampante

El barón rampante

La ultraderecha episcopal busca la reconquista de Añastro... desde Covadonga

Jesús Bastante

In itinere

In itinere

HEREJES “POR LA GRACIA DE DIOS” (1)

Antonio Aradillas

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

Francisco Margallo

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Desde el Real, a todo pedal por la Fura dels Baus.

Chris Gonzalez -Mora

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

23.9.12. Y abrazando al niño, les dijo... Un programa de anti-pederastia

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

450 aniversario del convento de Santa Teresa

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

LOS MILAGROS EXISTEN

Francisco Baena Calvo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Variando la danza

Jose Gallardo Alberni

Entre dos luces

Entre dos luces

La receta del revolucionario -19 .- IX --2018

Santiago Panizo

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Sanidad universal gratuita

Manuel Molares do Val

El Marojal

El Marojal

Yo soy un purgado, ¡a mucha honra!

Graciano Palomo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Y ahora un golpe de Estado.

Vicente A. C. M.

Religión Digital

Religión Digital

TE DEUM – Fiestas Patrias 2018

Religión Digital

El blog de Juan Molina

El blog de Juan Molina

Fe y ciencia no son enemigas

Juan Molina

Columna de humo

Columna de humo

La derecha de Aznar golpea dos veces

Pedro de Hoyos

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital