Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Un pueblo, 100 años y José Antolín Silva Ormeño

Permalink 01.01.17 @ 04:00:00. Archivado en Sociedad, 3. Chile, Historia

Balmaceda, el primer poblado de Aysén,
ha cumplido su primer centenario. Su peculiar y adelantado fundador encaró a las autoridades y concesionarios de tierras estatales de la época para advertirles que no sería obra de éstos sino de los pobladores.

Con políticos tan concentrados en ellos mismos
y ciudadanos impelidos a hacer lo propio, no es difícil que un poblado pequeño sea pasado por alto aunque haya sido el primero que quiso ser ciudad en una de las zonas geográficas más extensas, ricas, aisladas y postergadas de Chile. Enclavado en el flanco fronterizo de la región de Aysén, Balmaceda cumple 100 años este 1 de enero de 2017.

Denominado así en memoria de un Presidente tan visionario como malogrado, en esa localidad, hoy con medio millar de habitantes e identificada habitualmente por su aeropuerto internacional y su aduana, un día de Año Nuevo surgieron los primeros intentos urbanizadores en una hermosa comarca continental cuyos bosques herméticos, profundos lagos, cerros de curiosa morfología, ríos de original curso y lluvia, mucha lluvia, y nevazones se oponían al ajetreo humano.

A esa altura de la historia nacional, la Trapananda, como se le conocía desde la Colonia, era un territorio que no podía aspirar a más que a ser leyenda –como la llamada “Ciudad de los Césares”-, pues incluso prohombres del siglo XIX, como Vicuña Mackenna, Lastarria y Barros Arana, le habían bajado el pulgar con sentencias a primera vista sobre su importancia económica y geopolítica, las que tuvieron su correspondencia en la pérdida chilena de la inmensa Patagonia Oriental ante Argentina e impusieron una actitud oficial pesimista frente a ese país en materia limítrofe.

En ese ambiente inhóspito, tanto geográfico como político, surgió impensadamente un hombre que, enarbolando la enseña de la chilenidad y los derechos sociales, decidió encabezar un grupo de compatriotas que regresaban a su país y construir una ciudad con las condiciones urbanísticas de rigor y muy cercana a la nueva frontera.

Conquistador y líder

¿Quién fue José Antolín Silva Ormeño? Aysén no exhibe todavía una historia finamente consensuada. Su poblamiento dista mucho del patrón nacional, poco generoso con las regiones extremas, y su historiografía tampoco escapa a un arraigado centralismo, que ha subvalorado el esfuerzo difusor de exploradores, periodistas, escritores y otros investigadores particularmente relacionados con la colonización.

Se puede contar, no obstante, que el fundador de Balmaceda nació en Mulchén, provincia de Biobío, en 1885, un año después que Argentina se anexara oficialmente la Patagonia Oriental, de acuerdo con el Tratado de 1881, y una década después de la contradictoria “Pacificación de la Araucanía”, que obligó a muchos chilenos del centro-sur a emigrar a la nación vecina cruzando la Cordillera de los Andes.

Fue comerciante establecido y ambulante, agricultor, ganadero, carpintero, minero, industrial, jefe de guerrillas y poeta, pero ganó su lugar en la historia aysenina como caudillo popular y creador del primer asentamiento humano regional pensado como ciudad.

“Este campo no será desalojado”

Después de cumplir su servicio militar en Temuco, Silva Ormeño viajó a Argentina y recorrió Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Comodoro Rivadavia, hasta que se estableció en Lago Blanco con un local de provisiones y con sucursal en el cercano sector chileno de Valle Huemules.

Asumió entonces el liderazgo de sus compatriotas hostilizados por las autoridades argentinas y los condujo en su regreso a Chile. Lanzando arengas patrióticas y esgrimiendo principios legales, defendió ardorosamente la calidad de colonos chilenos ante quienes aparecían como el nuevo antagonista: los concesionarios de tierras favorecidos por el Estado. A la Sociedad Industrial del Aisen (SIA) –con capitales magallánicos- escribió en 1915 sobre el poblamiento del área:

Señor Administrador, este campo no se desaloja ni será desalojado por nosotros los pobladores, todos inmigrantes chilenos, que lo hemos ocupado previo aviso i cuatro solicitudes enviadas a S.E. Sr. Ministro de Colonización.

Había solicitado al gobierno los campos de Río Huemules y Lago Buenos Aires (General Carrera), situados en territorio chileno, con el propósito de fundar en ellos un pueblo y una colonia. Impulsando un modelo privado con apoyo estatal, formó el comité colonizador de Valle Huemules; elevó ante el Presidente, Juan Luis Sanfuentes, una solicitud de creación por decreto supremo de la nueva localidad y presionó comunicacionalmente a las autoridades a través de la prensa de Santiago, Puerto Montt y Buenos Aires.

Paralelamente, trazó las arterias del nuevo poblado y organizó la Comisión de Sitios, Educación y Fomento de Balmaceda, impulsora de una escuela mixta rural, el primer plantel educacional de Aysén, entre otras obras.

Una vez con su proyecto urbanizador en marcha, se digirió más al sur, donde fue jefe de guerrillas populares -“Generalísimo de las fuerzas colonizadoras del sur de Chile”- en la “Guerra de Chile Chico” (1918), una confrontación con similares intereses que llegó a las armas, y contribuyó luego a la fundación de la que es hoy la tercera ciudad de la región.

Triste final

La creación de Baquedano –actual Coyhaique y capital regional- a sólo 55 kilómetros, en 1929, quitó protagonismo, actividad, habitantes y gloria a Balmaceda, pero Silva Ormeño no se amilanó. Fue cateador en la zona del lago General Carrera, donde descubrió yacimientos de estaño, plata y plomo, y ejerció como concesionario y administrador minero. Terminó su faena fundando Bahía Erasmo, en el litoral sur de la región, y dedicado a la agricultura.

Fue, además, poeta popular y autor de “Territorio de Aisén” (1925).

Murió, sin embargo, pobre y olvidado en el hospital de Puerto Aysén, en 1954. Sólo sesenta años después, en 2014, fue inaugurado un memorial en Balmaceda y sus restos, trasladados hasta el pueblo que fundó hace ya un siglo.

Escuelas, calles y puentes en Balmaceda, Coyhaique y Mallín Grande permiten perpetuar su nombre, el que, no obstante, espera aparecer algún día en los compendios mayores de la historia de Chile.

Julio Frank S.

Extractado de monografía inédita del autor


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

¿Qué fiestas?

Manuel Mandianes

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Hasta el infinito de Rajoy

Chris Gonzalez -Mora

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Con san Agustín en el Augustinianum

Pedro Langa

Parresía

Parresía

¿La parábola de los “cristianos anónimos”?

Juan Manuel González

Punto de vista

Punto de vista

La número dos de Colau

Vicente Torres

Libros

Libros

'Septiembre puede esperar', de Susana Fortes

Vicente Torres

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 20

Miguel Ángel Mesa Bouzas

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Dos atractivas propuestas asturianas para brindar con motivo de Acción de Gracias

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

La Generación del 18 opuesta a la del 98

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿El de la insensatez? ¡Menudo virus!

Ángel Sáez García

Opinión

Opinión

El caso Maza, otro enigma para nuestra historia.

Opinión

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

SOBRE EL FANATISMO / 4

Asoc. Humanismo sin Credos

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

2ª Semana de la Biblia en Cataluña

Javier Velasco y Quique Fernández

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Obispos que se fueron

Josemari Lorenzo Amelibia

No más mentiras

No más mentiras

Las grandes ciudades y sus infiernos I

Antonio García Fuentes

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

El beso fugaz de Dios

Pedro Miguel Lamet

Voz del Sur

Voz del Sur

Oportunidad para Beatriz Sánchez y la AC

Julio Frank Salgado

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (27)

Vicente A. C. M.

In itinere

In itinere

OTROS MONASTERIOS

Antonio Aradillas

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital