Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Esto no es un proceso constituyente

Permalink 02.11.15 @ 10:10:25. Archivado en 5. Política, 3. Chile, Bachelet, Constitución

Bachelet ha propuesto un remedo: difusión, consultas y cabildos vecinales sobre nueva Constitución organizados, coordinados y definidos por el gobierno, sometidos a la supuestamente ilegítima Constitución de Pinochet y, por lo mismo, lanzados hacia un inminente fracaso, lo que confirma la pobre imagen que la Presidenta tiene de su propio pueblo. Su ministro de la Presidencia lo dejó claro: “De los cabildos no va a salir una Constitución, sino una lista de deseos”.

Nadie podría dudar, viéndola hablar por televisión, escuchándola personalmente o revisando su historia política, que Michelle Bachelet, la Presidenta de Chile, muestra buenas intenciones. Es así que su reciente anuncio de cómo se desarrollará su prometido proceso hacia una nueva Constitución “nacida en democracia”, que deje atrás la promulgada por Pinochet en 1980, que convoque a la ciudadanía a participar activamente y que evite, como ha dicho, que las elites se adueñen del proceso, ha sido recibido con críticas comedidas por la oposición pinochetista y con adhesión sin entusiasmo por sus partidarios, incluyendo los “díscolos”. Sólo los adherentes fundamentalistas de la Asamblea Constituyente han objetado el contenido del anuncio presidencial.

La causa es obvia: no se trata de un auténtico proceso constituyente, sino sólo de un plan gubernamental.

El invento propuesto es irrisorio para un político con afanes estadistas y que dice buscar una democracia plena y genuina. La Presidenta ha anunciado una campaña de educación cívica elaborada por el gobierno, un proceso de reuniones y consultas vecinales no vinculantes, un proyecto de reforma constitucional para ser aprobado por los dos tercios de un Congreso binominal y cuestionado, y un proyecto de nueva Constitución redactado también por el gobierno y dejado a discreción de parlamentarios designados previamente por los partidos políticos.

El “realismo sin renuncia” acuñado por ella después de su desplome en las encuestas ha actuado aquí con gran congruencia: al tiempo que no se sale un centímetro del marco institucional proveniente de la dictadura y acata incluso sus reglas más duras, habla de la necesidad de incorporar derechos sociales fundamentales y de facilitar una participación ciudadana efectiva; mientras asegura un proceso lejano a las experiencias venezolana, boliviana o ecuatoriana –consistentes, por paradoja, en una asamblea constituyente- y evita aparecer como un caudillo populista, delega finalmente su compromiso político en el pinochetistamente institucional Parlamento.

Las etapas

El plan partirá por una campaña de educación cívica de la que se desconoce aún su formato, medios de difusión y, sobre todo, el lineamiento de su contenido. Particularmente importante es cómo se identificará y tratará preceptos democráticos esenciales, como la soberanía popular y su máxima expresión, la Asamblea Constituyente, ambos minimizados y hasta denostados incluso por ex Presidentes de la República de la alianza gubernamental.

Acto seguido, a partir de marzo próximo, el Ministerio Secretaría General de Gobierno organizará y coordinará una serie de consultas, diálogos, debates y cabildos a nivel comunal, regional y finalmente nacional, de la que sólo se conoce hasta ahora que no será vinculante; es decir, el gobierno, probablemente a través de una comisión de expertos, se reservará el “derecho” de incorporar, modificar o rechazar discrecionalmente los aportes ciudadanos. ¿Qué ocurriría si la mayoría de los convocados coincide, vulnerando dogmas económicos imperantes, en que los recursos básicos del país, llámense cobre, agua, mar territorial u otros, deben volver a manos del Estado para que beneficien a todos los chilenos? ¿Y si exige lo mismo respecto de los fondos previsionales de los trabajadores?

A continuación, Bachelet, acudiendo a un Congreso elegido mediante un mecanismo binominal creado en dictadura y con varios integrantes comprometidos por investigaciones judiciales sobre financiamiento ilegal de la política, enviará un proyecto de reforma constitucional para que sea aprobado por los dos tercios de los parlamentaros en ejercicio, proponiendo motu proprio el quórum más alto de los ya prohibitivos establecidos por la Constitución de Pinochet para las reformas de fondo.

Sería este Parlamento el llamado a decidir sobre el procedimiento por el cual su sucesor –elegido esta vez mediante un sistema semiproporcional- tramitaría a partir de 2018 el proyecto bacheletista de nueva Constitución: si una comisión bicameral de senadores y diputados, una convención de parlamentarios y ciudadanos, una Asamblea Constituyente o un plebiscito que delegue tal pronunciamiento en la ciudadanía. En una “clase” política donde lo republicano se centra en ella misma y la ciudadanía sólo tiene un papel de elector, no hace falta analizar mucho para suponer cuál mecanismo constituyente le conviene más.

El desafío

Lo verdaderamente trascendente y novedoso, así como se prevé, será la reacción y actitud que en definitiva adoptará la población ante esta propuesta gubernamental, la más importante, sin duda, desde el término de la dictadura en 1990.

Las proyecciones, sin embargo, no son promisorias. Desmotivada y desmovilizada sistemáticamente por los gobiernos concertacionistas para reducir y controlar la posibilidad de protestas sociales, la población asumió desde entonces una actitud aprensiva o indiferente no sólo hacia el acontecer político, sino también respecto de las actividades de sus propias organizaciones comunitarias. El individualismo y el consumismo, estimulados por gobierno y oposición de turno, se apoderaron de las grandes aspiraciones populares, quedando las reivindicaciones de carácter social, político y ciudadano limitadas a la misión profesional de entidades especializadas privadas. Una encuesta de la neoliberal Universidad del Desarrollo detectó en septiembre, reafirmando la percepción en tal sentido comentada por Bachelet, que el 73 por ciento de los consultados no sabía de qué trata una Constitución.

De la magnitud de la respuesta ciudadana, positiva o negativa, dependerá que la convocatoria presidencial a un proceso destinado a promulgar una nueva Constitución Política del Estado se transforme en un verdadero proceso constituyente, impulsado pero no dirigido por el gobierno, con delegados electos libre y especialmente, representativos de toda la sociedad y deliberantes en forma autónoma; o bien, como ha sucedido últimamente con los comicios generales, que los convocados se resten mayoritariamente, dejen la propuesta constitucional a su suerte y permitan que sus conductores políticos sigan interpretando en forma unilateral cuáles son los intereses y aspiraciones de los chilenos y actuando en consecuencia.

¿Sólo preferencias y deseos?

Así y todo, en la decisión de Bachelet de llevar adelante un proceso de nueva Constitución se observa mucho de autoimposición y desafío personal. ¿Estaríamos en esta instancia si ella se hubiera limitado a prometer sólo reformas puntuales? Lamentablemente, su buena intención se diluye en medio del sistema político que ella misma ha contribuido –y poderosamente- a consolidar: una democracia elitista e indiferente a la soberanía popular, que logra el contraproducente efecto de hacer inmutable e irreversible la herencia dictatorial.

El ministro secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, emitió un esclarecedor concepto sobre el anunciado “proceso constituyente” en una reciente entrevista:

De los cabildos no va a salir una Constitución; se va a tener una especie de lista de preferencias y deseos.

¿Qué queda? Un proyecto de reforma constitucional que faculta al Presidente para llamar a plebiscito, en trámite en la Cámara de Diputados, y una propuesta de Asamblea Constituyente presentada por los presidentes de las comisiones de Constitución de ambas cámaras, que han quedado paralizados después que la propia Presidenta se inclinara, una vez más, ante los cerrojos constitucionales de la dictadura.

Ojalá no sea éste un nuevo “ejemplo” de Chile para el mundo.

Julio Frank Salgado


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES-2018

Francisco Baena Calvo

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

ESCUELA DE ELEA: ZENÓN / 4

Asoc. Humanismo sin Credos

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Cuestión de seguridad y de agenda.

Vicente A. C. M.

Cristianismo en construcción

Cristianismo en construcción

Suicidio eclesial

Jorge Costadoat

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Jesús en la Eucaristía se reviste de sencillez, muy distinto de los que mandan

Josemari Lorenzo Amelibia

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

La invención de Jesús de Nazaret. Historia, ficción, historiografía (16-11-2018) (1025)

Antonio Piñero

Atrévete a orar

Atrévete a orar

El silencio de los obispos sobre el celibato (19)

Rufo González Pérez

Un minuto para el encuentro

Un minuto para el encuentro

Ana Bou

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

VOTAR: ¿Por qué, para qué y para quién?

Antonio García Fuentes

Mi vocación

Mi vocación

El “yo” por el tú

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

El soterramiento: Puente ha mareado la perdiz

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

La práctica de la siesta

Enrique Arias Vega

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Música para una procesión

Jose Gallardo Alberni

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Cardenal Baldisseri: “el proceso sinodal ha sido una oportunidad para conocer más el bioma Amazonía y sus pueblos”

Luis Miguel Modino

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

La carta de algunos sacerdotes y diáconos catalanes

Padre Fortea

Poemas

Poemas

Dos gotas cuasi idénticas en todo.

José Pómez

Religión Digital

Religión Digital

La Iglesia dialoga con el mundo, sirve a la humanidad y a los más pobres

Religión Digital

Entre dos luces

Entre dos luces

Un "tío" de pueblo -Apunte para una democracia real 14-XI-2018

Santiago Panizo

Protestantes

Protestantes

El soldado que Dios salvó en la IGM: una bala en Isaías 49

Pedro Tarquis

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital