Editado por

Julio Frank SalgadoJulio Frank Salgado

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Portada

La otra arenga de la “Roja”

Permalink 16.10.17 @ 16:30:00. Archivado en Sociedad, 3. Chile, Desarrollo, Deportes

“Ganar como sea” (y aferrarse al reglamento) terminó siendo el lema del proceso futbolístico más exitoso del deporte chileno.

La selección chilena de fútbol –la “Roja”, como se le llama popularmente-, bicampeona de América vigente y finalista de la última Copa Confederaciones, no podrá participar en el campeonato mundial de Rusia de 2018 por no haber alcanzado el puntaje ni el rendimiento necesarios. Un desenlace inesperado, pero acorde con otras realidades.

Aunque ese triunfador conjunto, conformado mayoritariamente, como sus pares, por estrellas de ligas americanas y europeas, así como su clásico, atildado, elogiado y sobre todo asociado juego táctico constituyen un estimulante legado de superación para el deporte en general, costará verlo materializado en su país bajo dirigencias abocadas en las últimas décadas a torneos de escasa competitividad y duración, campeones casi por descarte y de pobre actuación internacional, financiamiento dependiente de la transmisión televisiva y afectadas también por los escándalos judiciales de nivel mundial ya conocidos.

Esa motivación, además, se ve empañada en materia de profesionalismo y comportamiento extradeportivo. Algunos integrantes del plantel, especialmente líderes indiscutidos, vulneraron normas básicas de disciplina, responsabilidad y concentración exigidas por su virtuosa y muy bien remunerada tarea, dañando su imagen personal y la colectiva, pese a lo cual no recibieron sanciones sino apoyo de parte de sus superiores y desde la propia hinchada. Sólo la victoria merecía importancia. Una vez eliminados, hubo recriminaciones públicas y descontroladas.

El aguerrido carácter de la “Roja” tampoco refleja con propiedad la actitud que predomina en este país cuando se trata de expresiones populares más allá del deporte masivo. El interés y el fervor de carácter nacional se circunscriben hace mucho tiempo a la apasionante entretención que brinda ese tipo de competencias. La política, alicaída pero siempre trascendente, ya no requiere grandes principios y propuestas para convencer al electorado necesario y alcanzar así los puestos gubernamentales. Las opiniones y debates sobre temas ideológicos o doctrinales, historia nacional, actuación de sus principales protagonistas o el estado de la cultura patrimonial involucran más bien a expertos y sectores específicos, como ocurrió en el pasado Bicentenario de la República (2010).

Nuevo lema

Los días previos al partido final de las clasificatorias, frente a Brasil, fueron particularmente tensos por una impensada precariedad estadística y futbolística del representativo chileno, no obstante los dos puntos extra obtenidos por secretaría. El deseo unánime en el ambiente era simplemente “clasificar como sea”. La prensa deportiva difundía incluso campañas destinadas a que el combinado brasileño -clasificado hacía rato- diera “una mano” a Chile tratando de no ganarle con el fin de perjudicar indirectamente a su acérrimo rival, Argentina.

El martes 10 amaneció expectante, pero sin mayores gritos, cornetas ni banderas al viento. Una vez sentenciado el fracaso, comenzaron a alzarse voces periodísticas sobre un supuesto “arreglo” del resultado entre jugadores del encuentro Perú-Colombia, cuyo empate contribuía a dejar fuera a Chile (pero no favorecía a Perú si Paraguay hubiera logrado revertir el marcador adverso ante Venezuela). Al día siguiente, esas voces sugerían la esperanza que la FIFA suspendiera a las federaciones involucradas y permitiera a la chilena arribar a suelo ruso aun, como las unidades y goles asignados ante Bolivia, desde fuera de la cancha. Invocaban el estricto reglamento oficial y recordaban pasadas sanciones contra el fútbol nacional para insistir en un eventual castigo a los autores de una “trampa” que, en definitiva, había incidido en la eliminación.

Ganar o clasificar “como sea” terminó siendo la arenga del proceso más exitoso de la historia del balompié chileno. Un legado que, sin embargo, sí calza con el modelo existista, pragmático e individualista de la sociedad que lo incubó, donde lo colectivo es absorbido por una masividad consumista y un ideario económico.

No haber conseguido representación en la cita máxima del deporte más popular del mundo implica sólo un traspié más para el mercado, pero constituye una irreparable frustración para el hincha que todavía valora no tanto la frase olímpica “Lo importante no es ganar sino participar” como el triunfo o la derrota con decoro.

El periodismo se nos está yendo (II)

Permalink 25.09.17 @ 10:00:39. Archivado en 1. Periodismo, 2. Medios, 3. Chile

Estudiantes de periodismo chilenos consideraron el debilitamiento de la ética, la censura y autocensura, y la lógica mercantil imperante en los medios como las mayores amenazas para el ejercicio de esta profesión. Así respondieron mayoritariamente al ser consultados en una investigación interuniversitaria realizada en 2015. Casi una década atrás, otro estudio había advertido que la “devastadora” experiencia laboral de jóvenes periodistas titulados estimula la desilusión “y hasta cierto cinismo” para sobrevivir.

Aunque prima un sentido cívico, educativo y vigilante, el interés estudiantil por el periodismo decae a medida que avanzan en la carrera -agrega el último informe- en favor de las relaciones públicas y la comunicación estratégica.

(Inicio)

La dictadura amplió el acceso a la enseñanza superior durante la década de 1980 impulsando la creación de más planteles privados, lo que aumentó significativamente la oferta educacional. Desde entonces y entrando luego a una transición política, el nuevo sistema ha sumado cuerpos académicos, acogido a gran cantidad de estudiantes, aplicado las correspondientes mallas curriculares, concedido grados académicos y títulos profesionales… y saturado el campo de trabajo. Más aún, no todos sus integrantes han logrado consolidarse institucionalmente y salvar el antiguo prestigio universitario, y al indagar sus investigadores sobre la primera experiencia profesional de sus alumnos, los resultados, especialmente en periodismo, han sido con frecuencia deprimentes.

No es raro. La educación superior moderna en Chile ha operado, pese a los indispensables aportes estatales, dentro del régimen de mercado liberal y lucrativo implantado por los asesores de Pinochet (sólo en 2016 se inició un proceso de gratuidad gradual para los estudios), asumiendo así una lógica ajena a su espíritu original e inmersa en un curioso enclaustramiento, abierto a la demanda estudiantil pero distanciado de la laboral.

Desilusión y “cierto cinismo”

Hace doce años, en 2007, un informe de académicos de la universidad privada Adolfo Ibáñez -Manuel Délano, Karin Niklander y Paula Susacasa- para el Consejo Superior de Educación expuso desalentadores datos y conclusiones sobre “La enseñanza del periodismo y el mercado laboral”. Advertía, por ejemplo, el “devastador” choque de jóvenes titulados contra la realidad en los medios y las empresas de comunicaciones, caracterizada por baja consideración de parte de los empleadores, remuneraciones acordes con eso, subempleo y alta cesantía. Y agregaba:

La situación estimula en estas generaciones de periodistas conductas de desilusión y hasta cierto cinismo, en las dosis necesarias para sobrevivir y enfrentar la cotidianeidad.

Al comentar sus entrevistas cualitativas a ejecutivos y directores de medios y empresas de comunicación, dicho trabajo abordaba el “menor reconocimiento” profesional hacia el periodismo, atribuido por algunos a una “confusión” entre noticia y entrenimiento, reflejado en la intromisión de la farándula y la decadencia de contenidos de la televisión y ciertos medios escritos. Otro afirmó simplemente que el periodismo era un “oficio”, no una profesión liberal.

Como posibles vías de salida, uno de los entrevistados planteó entonces la necesidad de lograr “mayor sintonía” de las carreras de periodismo con el mercado laboral, “para que éstas sepan qué perfil de periodista se requiere y dónde”. Varios apuntaron a otros sectores como alternativas para el ejercicio de esta profesión, mencionando las comunicaciones en general, “emprendimientos personales” –como talleres de periodismo en colegios- y, directamente, el empleo en agencias de publicidad, “algo que las universidades todavía no han advertido”, señala el informe.

Asumiendo dicho diagnóstico, los autores de la investigación recomendaron que la carrera de Periodismo se transformara en un posgrado (magíster), con el fin de lograr en sus alumnos mayor especialización “y comprensión de la realidad” para interpretarla mejor e informar sobre ella, proceso en el cual, añadieron, los periodistas tenían un papel protagónico y “debieran ser los principales interesados en que mejore la empleabilidad propia y de sus colegas”.

Percepción de los estudiantes

>> Sigue...

Doce años en PD

Permalink 20.09.17 @ 10:00:34. Archivado en 1. Periodismo, 3. Chile, Blogueo y periodismo ciudadano

En 2005, Periodista Digital, a través de su director, invitaba a crear y alojar un blog personal en sus páginas, “una opción que quizá consideres conveniente”, me decía. Apenas un mes antes, en agosto, yo había subido mi primer intento, “Notas al margen”, muy voluntarioso, aunque de presentación y alcance bastante limitados, de modo que lo estimé conveniente.

Doce años después, sigo aquí, con “Voz del Sur”. La motivación inicial fue la decadencia del ejercicio del periodismo, particularmente en Chile, pero luego derivó en el problema global: el deterioro de la política, la corrupción creciente en sus cultores y la hábil coerción de éstos sobre quienes acuden a las urnas.

¿Por qué escribir, sin embargo, sobre un país considerado desde el exterior como una tranquila y monótona taza de leche comparado con las tormentosas crisis nacionales e internacionales? ¿Por qué hacerlo sobre un país ya familiarizado con los negocios transnacionales que rigen el orbe, dirigido por políticos subordinados sagazmente a ellos y poblado por una mayoría silenciosa que ha terminado eligiéndoles una y otra vez?

Porque el periodismo tampoco se conforma con apariencias de democracia y obliga a todo evento. Ante ambiciones menos deliberantes, intransigentes, idealistas, incómodas y riesgosas, esta profesión ofrece alternativas.

Julio Frank S.

Bachelet tiene prisa… por irse

Permalink 05.09.17 @ 10:00:00. Archivado en 5. Política, 3. Chile, Bachelet

The New York Times se hace eco de un laudatorio artículo sobre la Presidenta de Chile -quien ha anunciado su alejamiento de la política interna- escrito por una corresponsal brasileña en Argentina.

El influyente diario norteamericano The New York Times publicó un artículo titulado “La prisa de Michelle Bachelet”, firmado por Sylvia Colombo, corresponsal para Latinoamérica del periódico brasileño Folha de Sao Paulo, que alaba sin inhibiciones a la gobernante chilena, su proceso “reformista” –que se atreve a asociar con el de Salvador Allende- y su control de la macroeconomía. Destaca sus avances puntuales, especialmente en materia de aborto y gratuidad universitaria, analiza con indulgencia sus dificultades y termina inmortalizándole ante la historia.

Sin embargo, pese a afirmar desde Buenos Aires que “Chile va bien”, la periodista brasileña se pregunta por qué los chilenos no apoyan a su Presidenta como deberían y, en cambio, se manifiestan pesimistas. No se responde.

Como señala, Chile no resiste comparación con vecinos latinoamericanos convulsionados políticamente o en permanente conflicto como Venezuela, Brasil, Colombia, México, Argentina e incluso Perú, a los que ella menciona. Sus niveles de corrupción, terrorismo, narcotráfico y autoritarismo son sustancialmente menores, aunque la violencia aumente en la Araucanía y sus fiscales y jueces asomen como único bastión eficaz ante el desenfadado comportamiento ético-legal de su “clase” política.

Bachelet, efectivamente, no es “populista”… aunque tampoco propiamente socialista, pese a militar en el partido con ese nombre. Ha gobernado con no más que incomodidad dentro del marco constitucional pinochetista que, si bien ha sido mitigado desde 1990, continúa protegiendo la economía neoliberal y la política elitista por sobre los derechos colectivos, particularmente con sus quórum insólitamente altos para las reformas fundamentales. De este modo, sus avances, salvo la gratuidad parcializada en la educación superior, se han referido más bien a derechos de efecto individual o de sectores específicos, como los de la mujer en determinados casos y de los pensionados con ingresos miserables, mientras los trabajadores en general siguen dependiendo de leyes abusivas y los grandes grupos económicos multiplican sin parar sus desorbitadas ganancias.

La actual gobernante puso como reforma prioritaria para su segundo mandato una nueva Constitución, generada en democracia, pero creó un “proceso constituyente” que no fue sino una consulta popular abierta, organizada, coordinada, supervisada y controlada por su gobierno, que revisó las propuestas con el fin de transformarlas discrecionalmente en un proyecto de ley remisible al Parlamento en funciones y en la que sólo participaron… 204 mil personas.

El resultado, después de todo, correspondió a la aprensión que ella misma sentía respecto de la pobre educación cívica que aqueja a sus compatriotas, aunque omitió que ésta se engarzaba con la política desarticuladora del movimiento político-social llevada a cabo por las propias administraciones concertacionistas para reducir la oposición.

Si los gobernantes latinoamericanos en desgracia en Washington hubiesen practicado ese tipo de “socialismo”, otra sería su suerte internacional.

Apuro

Colombo no ahonda en el porqué de la prisa de Bachelet. Quizás ésta se deba a que en marzo próximo podrá cumplir su anuncio de abandonar la política chilena y dejar atrás grandes reformas finalmente a medias o truncas, así como sucesivas crisis de gobierno, el descrédito ético que azota a sus pares, el reinado económico inalterable de las grandes compañías, una desigualdad social mínimamente encarada, violencia regional sin afrontar y una valoración pública que se desplomó de un año a otro.

Una vez de vuelta en el extranjero, y en Estados Unidos en particular, le recibirán nuevamente como –así le define la corresponsal- “la estadista progresista que nunca cayó en el populismo” y “el símbolo de un país que ya cambió”, y como líder de una nación bajo control político y económico, abierta a la inmigración, participante en operaciones humanitarias internacionales y con habitantes pacíficos y emprendedores… aunque con poca memoria ante la corrupción, como sugiere el artículo, y que hoy están dispuestos a cambiar nuevamente hacia un gobierno de derecha.

¿Felicidades?

El periodismo se nos está yendo

Permalink 22.08.17 @ 10:00:46. Archivado en 1. Periodismo, Publicidad, 3. Chile

Periodistas de alta exposición pública, como los conductores de noticias y debates en radio y televisión, han encabezado durante más de diez años la estrategia comercial de informar y publicitar en forma conjunta, incluidos quienes son hoy candidatos presidenciales -uno de ellos, ex presidente del gremio-, no obstante normas éticas históricas e internacionales que velan por los bienes más preciados de esta profesión: independencia y credibilidad.

La audiencia, poco reactiva ante el manejo mediático, pareciera no sentirse perjudicada, como si no constatara todavía la trascendencia de encasillar al periodismo en las exigencias del mercado y debilitar su identidad con la noticia “dura”, de las restricciones legales a la fiscalización del ejercicio profesional y del silencio aprobatorio de los políticos, muchos de ellos cuestionados precisamente por conflictos de interés.

En 2004, dos periodistas y conductoras de noticiarios de la televisión chilena iniciaron un trabajo “extra” como modelos publicitarias contratadas por un banco y una multitienda, respectivamente: Macarena Pizarro (Chilevisión y radio Futuro) y Soledad Onetto (Canal 13). En un reportaje del diario estatal La Nación (15 de enero de 2005), titulado “Se vende. Rostros de noticieros son fichados por casas comerciales”, Pizarro explicó que “cuando Banco (…) quiso asociarse con mi credibilidad, pensé que era el momento de aceptar”, agregando que éste era “el mejor producto para hacer una sociedad” y que no le complicaba porque el contrato dejaba claro que “no se compromete mi trabajo periodístico”. Lo directamente comprometido, sin embargo, era su altamente expuesta y comunicativa imagen pública como informadora de noticias, adquirida estratégicamente por la empresa contratante, como reveló la propia asesora comunicacional de ésta, Gloria Stanley, también periodista y ex conductora de televisión.

Años después, Pizarro publicitaba a una firma internacional de cosméticos en forma paralela e identificándose como periodista, y Onetto coanimaba el popular Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

Hoy, conocidos y no tan conocidos periodistas de la plaza, varios de ellos profesores universitarios, han asumido el nuevo “campo laboral” trazado y a diario informan y comentan noticias así como publicitan a los auspiciadores de sus programas en radioemisoras de frecuencia modulada de Santiago. Destacan quienes son o han sido también conductores de noticiarios y debates políticos en televisión, inquisidores de candidatos presidenciales en foros televisivos transmitidos en cadena de canales, directores y editores de prensa, un premio nacional de periodismo –ocasionalmente- y, en particular, dos candidatos a la Presidencia de la República para 2018-2022: Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez.

En sus voces se puede o pudo escuchar, indistintamente, informaciones, denuncias y comentarios acerca de la contingencia política, económica, educacional, empresarial, sanitaria, burocrática y delictual, frecuentemente enfocada desde los llamados “estándares éticos”, seguidos por tentadoras ofertas del mercado financiero, previsional, aéreo, inmobiliario, informático, sanitario, automotor, alimentario, gastronómico, hotelero, editorial, farmacéutico, textil, además del universitario, bursátil, turístico, del retail e incluso motivacional. Uno de los periodistas-locutores comerciales advierte que “las actuales exigencias del mercado nos presentan desafíos diariamente”.

Al menos cuatro de esas voces aseguraron hace diez años o más que no harían o no volverían a hacer algo así. “No quiero ser obligado a que, por un auspicio, me metan en algo comercial. No estoy dispuesto a ceder en eso”, declaró entonces Mauricio Hoffmann en el reportaje aludido (microformateado de terceros), de Carla Alonso. Fernando Paulsen explicó a su vez que “no puedo decir: créeme que lo que te estoy diciendo es cierto y, por otra parte, decir créeme que este producto es bueno” e Iván Valenzuela –quien promovió a un auspiciador que después cayó en quiebra- sentenció en Las Ultimas Noticias (18 de noviembre de 2006): “Las personas que estamos en las noticias no deberíamos hacer publicidad”.

>> Sigue...

50% de chilenos gana menos de €455

Permalink 01.08.17 @ 10:00:20. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Sociedad

El 50 por ciento de las personas ocupadas en Chile percibe ingresos menores o iguales a 350.000 pesos, unos 454 euros (538 dólares).

Así lo indica la Encuesta Suplementaria de Ingresos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) correspondiente a 2016, dada a conocer hace algunos días.

El ingreso medio mensual estimado para la población ocupada alcanzó los 517.540 pesos (671 euros), monto máximo para el 71,4 por ciento de los trabajadores.

El 20,5 por ciento, grupo laboral mayoritario en este aspecto, registró entre 200.000 y 300.000 pesos (259 y 389 euros), en contraste con el 9,7 por ciento que obtuvo más de $1.000.000 (1.298 euros) y sólo el 1,2 por ciento con más de $3.000.000.

Para los especialmente interesados, he aquí la encuesta.

Dos días y dos noches sin luz

Permalink 18.07.17 @ 10:00:30. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Política, Sociedad

Durante la madrugada del sábado 15 cayeron hasta 30 centímetros de nieve sobre las comunas aledañas a la cordillera en el Area Metropolitana de Santiago. La inusual, aunque predicha nevada, la primera desde hacía diez años, produjo la caída de árboles y ramas sobre el tendido eléctrico, y miles de habitantes de esa zona -entre las más populosas y pudientes del país- quedaron sin energía.

Durante más de 48 horas, esos millares de santiaguinos experimentaron el calvario de tener que acompañar con velas y linternas su quehacer doméstico, sufrir con mayor intensidad la cruda temperatura invernal (el termómetro bajo cero grado es pésima noticia aquí), evitar que los alimentos se descompusieran dentro del refrigerador y comunicar su aflicción con los no siempre disponibles aparatos portátiles debidamente energizados ante una emergencia. Lo más dramático fueron los casos de pacientes cuyo tratamiento requiere dispositivos eléctricos diariamente.

Los responsables del suministro –las empresas Enel y CGE- tampoco la pasaron bien. Doce horas después del corte, Enel comunicó a sus clientes y a la ciudadanía que sólo le era posible reponer el servicio en forma parcial y paulatina, aduciendo la complejidad del problema y las arduas condiciones de trabajo, incluyendo la oscuridad nocturna. El domingo, había reducido significativamente el número de afectados, pero todavía no podía anticipar una hora posible para la reposición total.

Ante la crisis, similar a la ocurrida en mayo pasado tras anegamientos por lluvia, las autoridades de gobierno se limitaron a asegurar que iniciarían una investigación y estudiarían eventuales sanciones. Los municipios de Las Condes, Providencia, Vitacura, La Reina, Ñuñoa y Lo Barnechea, en tanto, fueron más prácticos y directos: asumiendo las crecientes protestas públicas de los vecinos, se apuraron en anunciar la presentación de una demanda colectiva.

Privatizada

Enel Distribución es el nuevo nombre de Chilectra (Compañía Chilena de Electricidad), una de las empresas del Estado privatizadas por la dictadura en sus últimos años y actualmente propiedad de un grupo económico transnacional italiano. El principal objetivo supuestamente deseado era dejar a la eficiencia privada la provisión de este servicio esencial -a cambio de condiciones excepcionalmente ventajosas para el adquirente-, aunque el propio ministro de Energía, Andrés Rebolledo, admitió el fin de semana la necesidad de reformar la actual ley de distribución, que data los años ’80. Es decir, proviene también de la dictadura privatizadora.

CGE (Compañía General de Electricidad) es propiedad de un consorcio transnacional español.

La “clase” política suele permanecer callada antes estos escándalos. Fuera de sufrir los propios –otros dos senadores serán formalizados en el caso por presunto financiamiento ilegal de campañas electorales-, está consciente de que la concesión monopólica de los servicios básicos a privados, ojalá transnacionales, sigue siendo uno de los pilares de la institucionalidad vigente. Incluso el ex Presidente y actual candidato a un nuevo mandato, Sebastián Piñera, ha propuesto levantar un museo nacional al período de la postdictadura, una autorreferente idea que ha contagiado a sus históricos socios de la ex Concertación…

Una pesadilla en el Metro (de Santiago)

Permalink 14.06.17 @ 10:00:15. Archivado en Sociedad, 3. Chile

Fue originalmente un sueño. No era muy aerodinámico, pero rápido, amplio y seguro.

Pasaron los años y, entrado 2007, una muchedumbre que huía del debutante e infausto transporte de superficie capitalino se abalanzó hacia sus escalinatas y vagones para no dejarlos jamás, llevando incrustado un riesgo nuevo.

Y se convirtió en una pesadilla, como la de este pasajero que, añorante de esos primeros viajes, protagoniza el siguiente relato docudramático:

Hasta donde él estaba, un sujeto se acercaba rápidamente por el pasillo, voceando algo con sonsonete monótono, pero áspero y portando una pequeña bandeja con golosinas. Decidió alejarse algunos asientos más allá para evitar el molesto vozarrón, pero el individuo seguía caminando hacia donde se había ubicado. Alcanzó a esquivarle, aunque sólo para que continuara anunciando la mercadería, sin miramientos y a viva voz, estacionado a sólo un par de metros.

El incómodo pasajero se dirigíó entonces hacia el otro vagón, justo en el momento en que ingresaban dos sujetos delgados, cargando micrófonos junto a un equipo electrónico, y montaban rápidamente un sonoro y amplificado espectáculo ambulante.

Ofuscado por el mal rato, se encaminó hacia el siguiente carro, donde otros dos vociferantes vendedores informales, uno de linternas y otro de calcetines, se cruzaban en el trayecto y hacían un breve alto para saludarse y preguntarse mutuamente cómo les estaba yendo.

Parecía el único indignado. El resto de los viajeros permanecía más bien indiferente. Varios mantenían la vista clavada en su aparato celular y estaban conectados a sus audífonos –como ausentes de su entorno- y algunos, en cambio, se decidían a aceptar las pequeñas, pero tentadoras ofertas domésticas o a recompensar e incluso aplaudir a los invasivos artistas.

De pronto, un individuo con expresión urgida, vestido con una chaqueta oscura y sosteniendo algo que sobresalía como un bulto bajo ésta y su brazo izquierdo, se subió aceleradamente en una estación, no sin empellones, y apoyó su espalda en las puertas contrarias. Segundos después de reanudada la marcha, gritó:

-¡Va a explotar!

Nuestro protagonista creyó que se le detenía el corazón. Presintió peligro y trató de controlar su alarma. Observó por las ventanas, deseando encontrarse con la próxima parada, y enseguida buscó con la mirada la palanca de emergencia. No pudo ver nada. Sus compañeros de viaje continuaban sin alterarse.

Una mujer a su lado miró (por fin) al sujeto amenazante, buscó en su cartera y extrajo disimuladamente algo que sonó a metálico…

Entonces despertó… Era un monedero.

J.F.S.

Gritando goles y triunfos para otros

Permalink 25.05.17 @ 10:00:16. Archivado en Sociedad, 3. Chile, Desarrollo

Dicen que el fútbol es la viva imagen de la sociedad que lo alienta. Pues bien, se celebra en Chile un nuevo título de la empresa comercial que arrienda el nombre de la mayor universidad estatal del país y una de las más prestigiadas de América Latina.

El club deportivo de la Universidad de Chile se constituyó hace nueve décadas precisamente como eso: una agrupación de deportes conformada por miembros acogidos por ese plantel de educación superior, el más antiguo del país (1842). Durante la década de 1960, mientras su equipo de fútbol alcanzaba el esplendor convirtiéndose en el llamado “Ballet Azul” y atraía a todos los estratos, su alma mater había extendido su conocimiento y docencia por el territorio nacional y era, más que nunca, la institución intelectual y social mejor estimada del país.

Sobrevino el golpe de estado, y tanto lucimiento y popularidad inquietaron a la dictadura. La Universidad fue intervenida, despojada de sus sedes regionales y exonerados por motivos políticos muchos de sus académicos. El club deportivo entró en una etapa de inestabilidad, no volvió a ser campeón sino después de 25 años e incluso descendió de categoría en 1988. Pareció renacer después de Pinochet, pero la Universidad -a la que las entrantes autoridades civiles no restituyeron su antigua jurisdicción- ya había disuelto su principal expresión deportiva y ésta funcionaba como una corporación autónoma.

La pérdida de su patrocinador histórico no significó, sin embargo, el fin para la Corporación de Fútbol Profesional de la Universidad de Chile (Corfuch). Este se fraguó en los salones políticos, donde los nuevos contertulios, viejos y jóvenes, coincidieron en mirar de preferencia hacia las oficinas de negocios y la economía internacional como fundamento de la “estabilidad” interna y no los deseos de participación de sus electores en las actividades que debía ofrecer la democracia recuperada. Terminaron aprobando, años más tarde, una ley que permitía transformar a los clubes o corporaciones deportivas en las teóricamente eficientes y productivas sociedades anónimas.

Derechización de lo popular

>> Sigue...

Enmudecidos (aún) ante el chileno más poderoso

Permalink 26.04.17 @ 10:00:19. Archivado en 5. Política, Sociedad, 3. Chile, El Mercurio

Murió el magnate que, sin recibir votos ni empuñar personalmente armas, consiguió que la sociedad chilena fuera encauzada según sus particulares intereses y lo aceptara sin chistar: Agustín Edwards Eastman.

Una mudez intranquila reinaba en este alargado territorio austral, atravesando políticos de diverso estatus, empresarios concentrados o independientes, medios de comunicación convencionales y, por consecuencia, al transeúnte anónimo. Agustín Edwards Eastman, el magnate de las comunicaciones más influyente en el curso de la política y la sociedad chilenas del último medio siglo, ya no podía estar en pie a sus 89 años de edad y se encontraba en estado de coma inducido. Contrariamente a lo que ocurre con los grandes personajes, esta vez la noticia no se “viralizó” hacia a los medios tradicionales, donde no hubo siquiera alusiones, y cuando falleció –el pasado lunes 24-, sólo las insustituibles redes sociales subieron el tono. Emol.com, el hijo cibernético de El Mercurio, publicó la noticia sólo al día siguiente y deshabilitó los (habitualmente ácidos y agresivos) comentarios para los visitantes.

No se trata de un chileno cualquiera. Cuando Pinochet y sus fuerzas golpistas bombardeaban la sede de gobierno el 11 de septiembre de 1973 y anticipaban una dictadura de ferocidad desconocida en Chile, tres años antes Edwards Eastman había ido a Estados Unidos a alertar sobre el peligro de un régimen marxista en el cono sur americano. Mientras el periodismo “de trinchera”, agresivo y confrontacional, desaparecía arrasado por las balas, El Mercurio, su gran empresa periodística, era liberado de una amenaza y comenzaba a saborear el negocio aparentemente fácil de un monopolio impuesto y seguro. Y cuando, en los años finales de la dictadura, se creía que el decano de la prensa nacional, fruto de una inminente quiebra, caería en manos del Estado justamente cuando éste iba a ser administrado por los vencedores de Pinochet en el plebiscito, el propio dictador le tendió una mano no sólo para salvarlo, sino también para asegurar su prosperidad futura.

Siempre un paso delante de los demás; siempre con una carta favorable lista para ser jugada oportunistamente.

Sus políticos

>> Sigue...

Cansados de Chile

Permalink 04.04.17 @ 10:00:45. Archivado en 5. Política, Sociedad, 3. Chile

“Mi país cansa, especialmente
a personas como yo, acostumbradas a decir lo que piensan. Es un país frustrado y peleador”, escribió una periodista que regresa a Chile después de dos años. No sólo políticos inescrupulosos y empresarios rapaces son responsables; el chileno de a pie también aporta.

Para mostrar lo “autocrítico” que puede ser también su discurso, los políticos dirigentes, sobre todo cuando están en campaña, recurren majaderamente a lugares comunes tales como “abusos” del empresariado, “desencanto” popular de la política, “confianzas” perdidas y necesidad de “reencantamiento” de la ciudadanía. Evitan así reflejar lo que realmente perciben, pues eso les basta ante electores tan evasivos como ellos. En la otra cara, sin embargo, hay mensajes que, aparentemente apocalípticos, apuntan a los verdaderos obstáculos y tropiezos que se oponen a una mejor calidad de vida para los chilenos y dan un paso imprescindible hacia un correcto diagnóstico.

“Cansada” de los actuales vicios, malas prácticas y limitaciones arraigadas en este largo territorio, desde gobernantes y magnates hasta el anónimo transeúnte, una periodista chilena, Pepa Valenzuela, publicó un extenso artículo en el diario electrónico El Mostrador, titulado “Me cansé de Chile”. En él vierte ácidas críticas sobre el comportamiento social en el Chile del siglo XXI y reconoce que retorna al país con inevitable inquietud, después de dos años de estudios en una nación desarrollada.

Se queja particularmente del frecuente trato vejatorio contra la mujer
–del cual refiere algunas vivencias personales-, pero también de la displicencia y amoralidad reinante en los políticos, la banalidad liderada por la televisión, los prejuicios socioeconómicos y artimañas laborales extendidos sin distinción de estrato, la depredación empresarial legalizada, la violencia tanto callejera como cibernética, la permisividad de los padres en la educación de sus hijos y el clima confrontacional entre sus compatriotas.

En otras palabras, demasiada avidez y no precisamente intelectual.

“Lo que asusta de Chile es la pérdida de sentido común, la poca capacidad argumentativa. Mucha gente no sabe pensar o sostener un argumento. O pedir algo sin gritar”, advierte.

>> Sigue...

Apuntando hacia los menores de edad

Permalink 28.02.17 @ 10:00:19. Archivado en NOTICIAS, 3. Chile, Política, Sociedad

En 2013, un grupo de parlamentarios de la entonces naciente coalición “Nueva Mayoría” –hoy en el gobierno- comenzó a presentar diversos proyectos tendientes a incorporar a la legislación chilena el concepto “identidad de género”, lo que permitiría a un individuo cambiar civilmente su sexo biológico por decisión autónoma. Entre los destinatarios de esa iniciativa figuran los menores de 18 años de edad, incluyendo párvulos.

Las gestiones acogen documentos de organismos internacionales y la presión de organizaciones de la minoría homosexual, especialmente por el matrimonio entre personas del mismo sexo, en tanto descartan preceptos básicos de la familia tradicional –reducida a “estereotipo” por la Presidenta Bachelet- y sus principales defensores, creyentes católicos y evangélicos.

Los roles de género se “aprenden” y existirían más de quince identidades distintas, según Wikipedia.

Proyectos de ley

El 7 de mayo de 2013, los senadores Ricardo Lagos Weber (del Partido por la Democracia y más tarde presidente de la Cámara Alta), Juan Pablo Letelier (Partido Socialista), Camilo Escalona (Partido Socialista), Ximena Rincón (Partido Demócrata Cristiano) y Lily Pérez (Renovación Nacional, no perteneciente a la “Nueva Mayoría” y hoy en el nuevo partido Amplitud) presentaron un proyecto que “reconoce y da protección al derecho a la identidad de género”:

“Toda persona podrá obtener, por una sola vez, la rectificación de su partida de nacimiento y el cambio de sexo y nombre, cuando no coincidan con su Identidad de Género”. (Artículo 3°).

“Para los efectos de esta ley se entenderá por identidad de género la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) (sic) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales”. (Artículo 2°).

En su artículo 4°, puntualiza que “se deja especialmente establecido que para acreditar la identidad de género y solicitar el cambio de nombre y sexo no será exigible por el Tribunal el uso de medios farmacológicos, psicológicos, psiquiátricos o de tratamientos quirúrgicos”.

El 3 de julio de 2014, ya con Bachelet y la “Nueva Mayoría” a cargo del país, la diputada Marcela Hernando (Partido Radical Social Demócrata) presentó un proyecto “para exigir a los prestadores de salud el respeto y protección de la orientación sexual o identidad de género de las personas”.

Párvulos, infantes y adolescentes

En su proyecto que modifica la Ley General de Educación “para promover el respeto por la orientación sexual y la identidad de género de los niños, niñas y adolescentes en su comunidad educativa”, presentado el 8 de julio de 2015, la diputada Denise Pascal Allende (Partido Socialista) arguye:

“De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, (…) la orientación sexual ‘es independiente del sexo biológico o de la identidad de género, y se refiere a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, de su mismo género o de más de un género, así como a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con personas’” (Considerando número 1).

Indica en general que “lo expuesto claramente pasa por que Chile derogue normas discriminatorias, apruebe las uniones civiles, el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género e implemente medidas que refuercen el cambio cultural de respeto a la diversidad social, como es la creación de una institucionalidad antidiscriminatoria” (Considerando número 4).

El 19 de julio de 2016, aun en medio de un proceso de consulta popular constituyente iniciado por el gobierno, los senadores Carlos Bianchi (independiente), Alejandro Guillier (independiente pro radical y actual precandidato presidencial), Isabel Allende (Partido Socialista), Manuel Antonio Matta y Andrés Zaldívar (Partido Demócrata Cristiano) presentaron un proyecto modificatorio del artículo 28 de la Ley General de Educación:

Mediante este proyecto de ley proponemos incorporar dentro de los objetivos de la educación parvularia el estimular el desarrollo de la identidad sexual de género de cada niño y niña, de manera que cada uno pueda encontrar y desarrollar la identidad de género que le es propia.

El 18 de enero pasado, en primer trámite constitucional, la comisión de Derechos Humanos del Senado, en votación dividida, rechazó la inclusión de los menores de edad en dichas propuestas.

J.F.S.

:: siguientes >>

Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La adicción a las Redes Sociales aumenta un 48% al viajar

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Escrache: preparación para linchar

Manuel Molares do Val

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

"MI AMADO, LAS MONTAÑAS"

Josemari Lorenzo Amelibia

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Dónde se hallan de primera?

Ángel Sáez García

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

En Sudáfrica un niño de cada cinco sufre abusos sexuales

Alejandro Córdoba

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Consejo de Ministros, presto para corregir los 155 grados de deriva.

Chris Gonzalez -Mora

Punto de encuentro

Punto de encuentro

Ética amistosa

Gabriel María Otalora

El Acento

El Acento

La ilusión

Antonio Florido Lozano

No más mentiras

No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 167

Antonio García Fuentes

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XXIX Domingo TO "A"

Angel Moreno

Opinión

Opinión

Antonio Casado - El rescate de Cataluña

Opinión

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El hundimiento de España (20)

Vicente A. C. M.

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El enfado de Europa con Rajoy

Enrique Arias Vega

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Tirando de diccionario

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Magníficat

Jose Gallardo Alberni

Parresía

Parresía

Deuda Eterna

Juan Manuel González

Terra Boa

Terra Boa

29º DTC: DEUS ou CÉSAR?... (cf. Pe. A. Palaoro SJ)

José Ramón F. de la Cigoña

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Mauricio López: “el Sínodo puede ayudar a surgir rostros concretos, propios de la Amazonia, que marquen los rumbos de esta Iglesia”

Luis Miguel Modino

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

Esto fue lo peor en Venezuela esta semana Caiga Quién Caiga por @angelmonagas

Angel Monagas

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

X. Pikaza, un ministerio cristiano (K. Aldai)

Xabier Pikaza Ibarrondo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital