Voto en Blanco

Una gran batalla se avecina: el papa Francisco frente a los malos políticos

03.04.13 | 19:59. Archivado en Política, Religión, Democracia, Corrupción

Tarde o temprano, el papa Francisco tendrá que afrontar el gran reto de su pontificado, que no será otro que la condena de una forma de liderazgo político y financiero mundial abusivo y alejado de los grandes valores, que está convirtiendo el planeta en un vertedero dominado por el egoísmo, la injusticia, la desigualdad y el sufrimiento de los humildes.

Su inevitable enfrentamiento con la casta política mundial que está apostando por la injusticia y la maldad es la consecuencia directa de su manera de entender la fe. El papa Francisco predica la recuperación de la esperanza y la dignidad suprema de los seres humanos, que son hijos de Dios, pero esas tesis son incompatibles con el sometimiento a la dictadura de la ignominia y de lo injusto, patrocinada por la mayoría de los líderes políticos mundiales, que están construyendo un mundo sin valores y sin respeto a un ser humano al que aplastan, humillan y hasta asesinan, sin tener en cuenta su altísima dignidad como hijos del Creador.

En el fondo, lo que el papa Francisco afronta es la esencia de la Teología de la Liberación, una forma de entender la fe que predica no el viejo sometimiento en espera de ser premiados en el cielo, sino la rebelión de los cristianos contra lo injusto y la necesidad de luchar por un mundo mejor.

El primer ensayo de esa relación entre el papa y los políticos indecentes, que será, con toda seguridad, una de las grandes líneas de su pontificado, tuvo lugar en El Vaticano, lunes 18 de marzo, cuando recibió a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, mandataria con la que ya mantuvo discrepancias en el pasado, cuando él era arzobispo de Buenos Aires.

El papa Francisco dijo a la presidenta "Para que vaya pescando lo que piensan los obispos…", mientras le entregaba un documento de la Iglesia que advierte sobre la corrupción, el clientelismo y la “nueva pobreza”. Francisco puso en manos de la presidenta un ejemplar del Documento Conclusivo de la V Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM), reunido en mayo de 2007 en Aparecida, Brasil, un texto que refleja algo más que “lo que piensan los obispos” del CELAM porque resume perfectamente el pensamiento del nuevo papa y las que serán las bases teológicas, humanas y sociales de su papado.

El documento de Aparecida pone especial acento en la opción preferencial por los pobres de la Iglesia, que el flamante Papa ha enarbolado como bandera; cuestiona el uso clientelar de esa pobreza por parte de los poderes terrenales; objeta el autoritarismo, contrario “a la visión cristiana del hombre y de la sociedad” y pone a la corrupción, a la que califica como un mal endémico, como origen de la violencia, y de la injusticia ”, entre otros muchos males del continente.

Las 270 páginas del documento son una guía para los “discípulos y misioneros de Jesucristo”. “La Iglesia –advierte el documento– es abogada de la justicia y de los pobres precisamente al no identificarse con los políticos ni con los intereses de partido”. Pero más adelante señala: “Pensemos cuán necesaria es la integridad moral en los políticos. Muchos de los países latinoamericanos y caribeños, pero también en otros continentes, viven en la miseria por problemas endémicos de corrupción. Se necesita mucha fuerza y mucha perseverancia para conservar la honestidad que debe surgir de una nueva educación que rompa el círculo vicioso de la corrupción imperante”.

También alerta sobre la falta de participación política de los jóvenes, “debido a la desconfianza que generan las situaciones de corrupción, el desprestigio de los políticos y la búsqueda de intereses personales frente al bien común” y sobre el “recrudecimiento de la corrupción en la sociedad y en el Estado, que involucra a los poderes legislativos y ejecutivos en todos sus niveles, y alcanza también al sistema judicial que, a menudo, inclina su juicio a favor de los poderosos y genera impunidad, lo que pone en serio riesgo la credibilidad de las instituciones públicas y aumenta la desconfianza del pueblo” El documento que el Papa Francisco puso en manos de la Presidente, celebra los progresos democráticos en América latina sin dejar de hacer notar lo que considera una inquietante tendencia: “Constatamos un cierto progreso democrático que se demuestra en diversos procesos electorales. Sin embargo, vemos con preocupación el acelerado avance de diversas formas de regresión autoritaria por vía democrática que, en ciertas ocasiones, derivan en regímenes de corte neopopulista. Esto indica que no basta una democracia puramente formal, fundada en la limpieza de los procedimientos electorales, sino que es necesaria una democracia participativa y basada en la promoción y respeto de los derechos humanos. Una democracia sin valores, como los mencionados, se vuelve fácilmente una dictadura y termina traicionando al pueblo”. Y agrega: “Especialmente entre los jóvenes, crece el desencanto por la política y por la democracia”.

El Documento del CELAM pone especial énfasis en los pobres: casi no hay página en la que no se haga mención a los desamparados, a los que la Iglesia ve iguales al “Cristo que se hizo pobre para andar entre nosotros”. Con algunas evocaciones al liminar documento de la II Conferencia del CELAM de 1968, que abrió en Medellín el entonces papa Paulo VI, el testimonio de los obispos de 2007 señala: “Conducida por una tendencia que privilegia el lucro y estimula la competencia, la globalización sigue una dinámica de concentración de poder y de riquezas en manos de pocos, no sólo de los recursos físicos y monetarios, sino sobre todo de la información y de los recursos humanos, lo que produce la exclusión de todos aquellos no suficientemente capacitados e informados, aumentando las desigualdades que marcan tristemente nuestro continente”. Y recomienda: “Por eso, es necesario que los empresarios asuman su responsabilidad de crear más fuentes de trabajo y de invertir en la superación de esta nueva pobreza”.

El gesto de la entrega del papa del documento del CELAM a la presidenta argentina ha pasado casi inadvertido para los observadores y comentaristas políticos y religiosos del mundo desarrollado, demasiado dependientes del poder políticos y abducidos por esas entidades malignas y depredadoras que son los partidos políticos. Por fortuna, el nuevo papa lo tiene claro y, según el texto del documento, piensa igual que la mayoría de los ciudadanos del mundo, víctimas de una clase política deplorable y cargada de miseria, culpable en primer grado de la maldad y la injusticia que arrasa el planeta. Al igual que los ciudadanos, el nuevo papa cree que los políticos son los grandes artífices del fracaso de la convivencia, del naufragio de la decencia y del asesinato de la justicia en nuestro mundo. Y cree también que contra eso hay que rebelarse, con toda la fuerza de la fe y la dignidad de los hijos de Dios.

Voto en Blanco


La elección del papa Francisco atenta contra el dominio de los sátrapas sin ética, en el poder

25.03.13 | 09:33. Archivado en Política, Internacional, Religión, Democracia, Corrupción, España

El papa Francisco ha lanzado en sus primeros días de pontificado dos mensajes cargados de fuerza y espíritu de lucha. Ha pedido a los católicos que no se dejen arrebatar la esperanza y, al mismo tiempo, les ha recordado que poseen la dignidad de ser "hijos de Dios". Son dos mensajes que empujan hacia un cristianismo que no se limita a soportar los abusos con sumisión y paciencia, esperando el premio del cielo, sino que exigen una acción en la Tierra contra los dueños del poder que emplean el abuso, la arrogancia la arbitrariedad y la violencia para dominar, aplastar y convertir la Tierra en un infierno.

Tal vez la supervivencia y fuerza de la Iglesia Católica durante mas de dos milenios se deba tanto a la protección divina como a su sabiduría y capacidad para anticiparse a los tiempos. La elección del nuevo papa Francisco, un hombre bueno y normal, sin arrogancia, exhibición de autoridad, ni carisma, tal vez signifique el principio del fin de la triste y larga etapa histórica en la que los sinvergüenzas, arrogantes y sátrapa carismáticos se hicieron con el poder y condujeron el mundo hacia el fracaso, la desigualdad, la injusticia y el dolor.

Los ciudadanos ya no sea fían de los políticos parlanchines con exhibición de carisma porque han demostrado hasta la saciedad que suelen ser mentirosos, ególatras, crueles, injustos y muchas veces tambien corruptos y saqueadores. Mas que servir al pueblo y adoptar decisiones en defensa del bien común, siempre tienden a rodearse de aduladores, a fortalecer su poder con la ayuda de partidos políticos malsanos y plagados de forajidos y a legislar y gobernar en provecho de él mismo y de los suyos, sumiendo a los ciudadanos en el abandono y la humillación.

España es uno de los países del mundo mas azotados por una clase dirigente arrogante, mentirosa, injusta y cruel. Después de soportar el mandato del trilero Felipe González, del arrogante y fatuo José María Aznar, del taimado y mentiroso Zapatero y del falso e insensible Rajoy, los españoles, cansados de ser robados y de padecer injusticias y abusos, ya no creen en los políticos tradicionales y esperan con los brazos abiertos la llegada de alguien distinto, de una persona fiable, aunque sea un dictador.

En Italia ocurre lo mismo. Cansados de los Andreotti, Bettino Craxi, Berlusconi y de partidos políticos que, tarde o temprano, se convierten en asociaciones de maleantes, los ciudadanos mas conscientes y demócratas frustrados o asqueados, se han refugiado en la abstención o en la opción "antipolítica" contestataria encabezada por Beppe Grillo y su iconoclasta "Movimiento 5 Estrellas", desde el que se califica abiertamente como "criminales" a los políticos de siempre.

El robo de los ahorros de los ciudadanos en Chipre, ordenado por Bruselas e impuesto por una Alemania que vuelve a ser hitleriana en lo económico, así como la estafa a los españoles perpetrada con las participaciones preferentes, y los abusos y canalladas cometidas por el sistema bancario contra los desamparados ciudadanos con unos desahucios protegidos desde el poder político, demuestran hasta que punto son miserables y canallas las clases dirigentes europeas, dueñas de los destinos del antaño continente civilizado y de vanguardia, hoy convertido en un enorme basurero político y moral del que conviene huir.

El nuevo papa Francisco, que, en teoría, es nada menos que el representante de Dios en la Tierra, renuncia a los palacios, al dinero, a la ostentación, viaja en bus o en metro y cuida a los ancianos enfermos en las noches. Es, sobre todo, un hombre con valores y cargado de normalidad, sin las ostentaciones y aspavientos del poder, consciente de que su valor se medirá por la capacidad de servicio y por sus virtudes, no por su poder y dominio. Comparado con el perfil del nuevo papa, el de tipejos como la Merkel, Hollande, Rajoy, Rubalcaba y Berlusconi son pura basura ostentosa y vacía, peligrosa para el ciudadano, al que aplastan con frecuencia y sin remordimiento, para la cultura y el futuro de la humanidad.

La humanidad y la civilización se juegan mucho con la opción de Francisco al frente de la Iglesia, Si triunfa, su éxito representará el fin de los políticos depredadores y canallas que hoy dominan buena parte del mundo, incluyendo a países que, sin merecerlo, se autoproclaman "demócratas". Nadie se fía ya de charlatanes que, a pesar de su brillantez como oradores, terminan engañando y robando como cuatreros y envileciendo todo lo que tocan con sus manos corruptas y cargadas de arrogancia y privilegios. El fin de esa raza de malos dirigentes, incapaces de ser justos y ejemplares, es cuestión de vida o muerte para el género humano.

Voto en Blanco


2013: ¡Bienvenidos a la nueva era!

01.01.13 | 11:48. Archivado en Religión, Sobre el autor, Cultura, España

Según mis cálculos, que coinciden con los de los mayas, el año 2013 podría ser el primero de una nueva era, en la que se producirá un gran cambio positivo y el mundo, poco a poco, dejará de ser un territorio franco para sinvergüenzas, ladrones y depredadores. Cuando la nueva era se afiance, el mundo se acercará a los valores y ya no se dejará conducir fácilmente por mequetrefes, rufianes y padrinos de la injusticia. Personajes tan mediocres, injustos y pobres de moral como González, Zapatero, Aznar y Rajoy, artífices de la ruina y la degeneración de España, nunca podrán elevarse hasta un liderazgo que en los nuevos tiempos exigirá solvencia ética, preparación y ejemplaridad.

Al felicitar a los lectores y colaboradores de este blog Voto en Blanco por la llegada del año 2013, quiero invitaros a que contribuyamos con nuestro ejemplo personal y, en segundo lugar, con nuestras ideas y reflexiones, a que la nueva era se abra camino y se afiance pronto entre nosotros. El viejo mundo ha causado demasiado daño y debe ser erradicado con urgencia. Los personajes que conducen nuestro mundo deben ser desplazados y sustituido por gente decente y digna de admiración, como corresponde a líderes de seres humanos que aspiran a convivir en libertad y en un mundo mejor.

Este no es un mensaje de complacencia, ni de optimismo fácil, sino de lucha y de sacrificio. Desterrar a los miserables nos costará sangre, sudor y lágrimas porque los hijos del mal se han hecho fuerte y se han apoderado de casi todos los poderes: fiananzas, leyes, ejércitos, propaganda... y se han hecho dueños de la tierra, el mar, el aire y la opinión. La democracia y la decencia nos obligan a ser implacables con los malos gobernantes que destruyen la prosperidad y la justicia. Ser tolerantes con ellos equivale a ser cobardes y esclavos. Ellos se resistirán a la nueva era, pero su resistencia será inútil porque, al final, las leyes del Universo terminan por imponerse. De lo que se trata es de acelerar el proceso, de lograr que la luz y el bien imperen pronto y que fenómenos tan oscuros y genuinos del mundo viejo como los partidos políticos, los políticos profesionales y su desdeñable y rastrera afición a la opresión y al privilegio sean desplazados y olvidados lo antes posible.

Para eso hemos luchado y luchamos, pero a partir de ahora con la seguridad de que al final, y ojalá sea pronto, la nueva era impondrá sus leyes y el mundo antiguo y oscuro que habitamos descenderá a los infiernos.

Voto en Blanco


Benedicto XVI y las "cuadrillas de bandidos" de la política mundial

25.09.11 | 10:06. Archivado en Política, Religión, Democracia, Corrupción, Justicia

El papa Benedicto XVI ha puesto el dedo en la llaga de la política mundial al afirmar ante el parlamento alemán que, "sin derecho, los gobiernos se transforman en cuadrillas de bandidos". Y, para que todo quede claro, ha explicado que derecho no es todo lo que aprueban los parlamentos sino sólo aquellas leyes que se atienen a las reglas de la naturaleza y la razón.

El papa católico ha lanzado un torpedo sobre la línea de flotación de esos estados modernos que quieren sustituir las antiguas teocracias por "politocracias", en las que los políticos son los nuevos amos y el Estado es la ley y la única fuente de derecho y poder. Aquellos políticos que manejan las leyes a su antojo, aunque hayan sido elegidos democráticamente y estén amparados por las mayorías, merecen ser estigmatizados como "cuadrillas de bandidos".

Para cualquier demócrata sensato del planeta, escandalizado ante la deriva de muchos gobiernos corruptos y la suciedad creciente de la clase política, el papa tiene razón porque la peor dictadura no es la de la naturaleza y la razón, sino la del Estado, que tiende a ser totalitario e insaciable de poder y dominio.

Benedicto XVI se ha atrevido a reflexionar sobre las fuentes de la Justicia y ha desafiado en el Bundestag a los políticos de Occidente a reconocer lo que es justo o injusto, tocando sin miedo la esencia del poder político mundial.

La tesis del papa, compartida por los auténticos demócratas de todo el mundo, es que los gobiernos no pueden legislar a su antojo, ni siquiera cuando están amparados por mayorías parlamentarias muy sólidas, ya que las leyes, para que sean justas, deben atenerse, inevitablemente, a la naturaleza y a la razón.

El pontífice puso a Hitler como ejemplo de un pagano que quiso sustituir a Dios, amparado por una inmensa mayoría parlamentaria, pero es obvio que su discurso iba dirigido también a los que se aprovechan de las falsas democracias modernas y a mequetrefes como el español Zapatero, que se ha creido autorizado a cambiar la sociedad, sólo porque cuenta con mayorías parlamentarias que, a veces, tuvo que comprar con dinero público.

Leyes como los impuestos injustos o las que autorizan al desahucio son injustas e inválidas, por muchas mayorías parlamentarias que las avalen, ya que violan derechos sustanciales como el de la propiedad y el derecho a una vivienda digna. Cualquier ley contra natura y manifiestamente injusta es ilegal por haber sido el fruto de una "cuadrilla de bandidos".

El derecho hace posible la justicia pero el derecho no es sólo lo que dicta la mayoría. Esa era la preocupación de los constituyentes de Estados Unidos y de Montesquieu, entre otros muchos pensadores, aterrorizados porque las democracias, en manos de mayorías incultas y fanatizadas, pueden dar a luz monstruos como Hítler y otros de menos calado pero casi igual de dañinos para sus pueblos.

El Papa ha señalado cuál es el camino para superar una concepción del derecho que no considera necesario ningún fundamento sino únicamente la voluntad del poder. Eso es dictadura camuflada, ilegítima y digna de oprobio y de rebeldía ciudadana.

Nota: En Voto en Blanco nos sentimos especialmente contentos porque el papa ha defendido públicamente, desde la fe y la teología, los mismos criterios que este blog ha defendido desde su fundación, en 2004, desde el pensamiento y la filosofía política. Coincidimos en que, sin el respeto al derecho natural y a la razón, la justicia es injusta y los políticos que legislan y gobiernan de manera injusta, aunque se sientan respaldados por inmensas mayorías, son únicamente bandidos.

Voto en Blanco


"Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios"

06.04.11 | 09:44. Archivado en Religión, Sobre el autor, Corrupción, Cultura

Ayer, el libro más vendido en Bubok fue "Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios", mi último libro.

El último libro publicado por Francisco Rubiales Moreno, “Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios”, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas Sometidos, los perros del poder), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que dominará la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.

El libro, cuyo texto está inspirado en un insólito y sorprendente manuscrito italiano que describe, con profundo acento de verdad, acontecimientos de la historia primitiva hasta ahora desconocidos o sumidos en la penumbra de las leyendas, narra acontecimientos nunca antes descritos, como la batalla entre los dos ejércitos angelicales, el fiel a Dios y el de los seguidores del diablo, la irrupción de Adan y Eva en la Historia, el nacimiento de Noe, el diluvio universal y el primer juicio ante el Supremo de los pecados de la Era Primitiva.

El libro permite a los lectores penetrar en un océano fascinante donde se encuentran respuestas claves para entender la Historia: la trascendental decisión de los ángeles vigilantes de mezclarse con otras especies y reproducirse, el origen de la inteligencia humana, la alianza fraguada entre el hombre y el Creador y la construcción de los pozos del Averno, creados para el castigo del mal, entre otras muchas.

La narración de la batalla entre los ángeles es fascinante, al igual que la descripción de los primeros contactos entre ángeles y hembras homínidas. Pero quizás lo mejor del libro sea el anticipo de las señales que preceden al fin de los tiempos, ya próximo, según Onakra, un personaje misterioso, atractivo y de elevada autoridad como humano, que ejerció como escriba y fue autor de libros bíblicos perdidos como el de Enoc, el de Matusalen y el de Noé.

No existe en el mercado mundial un libro más profundo y documentado que éste sobre los ángeles, si sobre el origen de la inteligencia humana.

Es probable que tampoco exista un testimonio que impulse con mayor fuerza el combate eterno entre el bien y el mal, ni que analice el sentido de la creación con más pasión y acento épico. El secreto de la Historia humana es la lucha contra el mal y el hombre no es otra cosa que un aliado de Dios en esa crucial batalla.

Aunque el libro no es un ensayo político, encierra un convincente y sugerente impulso a la lucha contra lo injusto, una condena estremecedora de la opresión y un canto épico a la libertad, que, junto con la vida, es el gran regalo de Dios al hombre, la única especie creada que posee la libertad con plenitud.

Puede comprar en:

Fundación Tercer Milenio
Bubok

Voto en Blanco


El regreso de Dios

21.03.11 | 19:45. Archivado en Religión, Cultura, Ideología

Cuando hace un par de años John Micklethwait, director del semanario The Economist", publicó el libro "God is back" (Vuelve Dios), abrió las puertas al que será uno de los grandes debates del siglo XXI. Pero él no anticipa nada porque se limita a analizar un fenómeno cada día más evidente en la cultura occidental: el regreso a la cultura, a la política y a la sociedad de ese Dios que había sido expulsado.

Dios, expulsado de la cultura occidental dominante desde mediados del siglo XIX, cuando se creía que Dios y modernidad eran incompatibles, y vuelto a expulsar por la cultura relativista "progre", que ha tomado el poder en numerosas sociedades occidentales, entre ellas España, está regresando en el siglo XXI, un siglo que algunos pensadores ya definen como "el siglo de Dios" o "El siglo de la espiritualidad".

Dios fue claramente expulsado de la cultura en la etapa final de la Ilustración, más bien a partir de la segunda mitad del siglo XIX, cuando la revolución de la ciencia y de la técnica, los grandes descubrimientos geográficos y lacolonización de nuevos paises y espacios hicieron que el hombre se sintiera dueño del Universo y sin necesidad alguna de tener un Dios.

Pero, curiosamente, ha sido la modernidad, al permitir una libre competencia entre las ideas laicas, el ateísmo y las religiones, la que ha traido de nuevo a Dios, triunfante en esa dialéctica. Las demanda de enfoques y soluciones religiosas no para de crecer entre unos ciudadanos que desean, cada día con más fuerza, un rearme ético y religioso de la sociedad, de la cultura y de la política.

Micklethwait afirma que aquellos, como Fukuyama, que al descubrir la gran ausencia de Dios de los grandes acontecimientos del siglo XX, anticiparon un mundo futuro sin sitio para Dios, se han equivocado.

Ciertamente, Dios está regresando a nuestro mundo cargado de salud y de fuerza, con una presencia creciente en la política, en la cultura y en la vida de unos seres humanos que, sin la idea de Dios se sienten no sólo huérfanos y desamparados, sino también desorientados y en un peligroso mundo sin valores..Algunos pensadores creemos que dentro de una década, los "sin Dios" serán expulsados del liderazgo y resultará inconcebible que un ateo o un agnóstico pueda ser elegido en las urnas líder de una comunidad de creyentes. Sería como "poner al lobo al cuidado de las ovejas".

Micklethwait, que es católico, pero que ha escrito "God is back" al alimón con el ateo Adrian Wooldridge, opina que Dios nunca se fue de Estados Unidos, aunque sí de otros muchos espacios y culturas del mundo, especialmente de Europa. Ambos autores han estudiado el auge de los movimientos religiosos en todo el mundo, incluyendo el mundo islámico, y se sienten capaces de afirmar que el regreso de Dios es una corriente poderosa, prácticamente indetenible.

Exponen el fenómeno de la "competencia" entre las distintas religiones como causa y efecto de ese retorno de Dios y señala a Latinoamérica, un territorio tradicionalmente católico en el que hoy se han intruducido con gran éxito numerosas iglesias evangélicas y sectas.

Cree que la elección de Obama, que es tan religioso como Bush, potenciará a escala mundial el regreso de Dios a la vida política, especialmente en Europa, donde muchos políticos han luchado por expulsar a Dios de la cultura y de la sociedad. Obama, como portador de una cultura religiosa, es más aceptable para los europeos que Bush.

Pero el acontecimiento que más influencia tuvo en el retorno de Dios fue, con toda seguridad, la caída del Muro de Berlín. El hundimiento del comunismo, que, junto con el socialismo, fue el mayor asesino de Dios en toda la Historia, representó también el hundimiento de las certezas que proporcionaban el Estado y la filosofía política y el inicio de una etapa marcada por las incertidumbres, las dudas y la conciencia de que el mundo construido por el hombre está mal diseñado, es injusto y sólo beneficia a unos cuantos poderosos cargados de privilegios y de arrogancia. Los "progres", herederos culturales y, en algunos aspectos, también políticos de los derrotados comunistas, también están siendo derrotados en todo el planeta, una vez descubiertas sus falsedades, engaños, tendencias totalitarias y la gran verdad oculta de sus ansias irrefrenables de dominio.

Los autores piensan que la ausencia de Dios causó estragos en la política y en la cultura, al menos durante el siglo XX, en el que fueron asesinados decenas de millones de personas por estados gobernados por ateos militantes, como China (Mao), la URSS (Stalin), Alemania (Hitler) y otros muchos. Además, analiza el fenómeno de que las grandes guerras mundiales del siglo XX no fueron guerras de religión, como las que asolaron Europa en el pasado, sobre todo en el siglo XVI y XVII, sino guerras marcadas por la más completa ausencia de Dios.

Francisco Rubiales

Voto en Blanco


Si España es un campo de batalla, como afirma el Papa, entonces hay que combatir

07.11.10 | 19:49. Archivado en Gobierno Zapatero, Religión, España

El Papa ha querido poner un dique al laicismo agresivo de Zapatero y ha llamado a los católicos españoles para que despierten y hagan frente a agresiones en la vida española que destruyen la armadura moral de la sociedad y degradan al hombre, como el desempleo masivo, la corrupción, el avance de la pobreza, la injusticia, el desprestigio de la política, la promoción del aborto y otras muchas. El pontífice ha definido a España como un campo de batalla entre la fe y el laicismo más agresivo y ha pedido a los católicos que marchen a las trincheras.

Benedicto XVI ha dejado estupefacto al gobierno socialista y a la misma jerarquía católica española al expresar su preocupación por el "laicismo agresivo" que existe en España, vinculando el laicismo de la España de Zapatero con el anticlericalismo de la II República.

El Papa Ratzinger, camino de Santiago de Compostela, en pleno vuelo y en respuesta preparada a preguntas de la prensa, consideró a España como el campo de batalla donde se libra una lucha decisiva entre el laicismo y la fe, lo que, en términos religiosos, equivale a una lucha entre el bien y el mal. En el avión, el pontífice marcó el objetivo y la finalidad primordial de su viaje a España: poner un dique al laicismo agresivo de Zapatero.

Sin papeles ni corsés diplomáticos, hablando muy rápido, en italiano y de forma espontánea, el Papa explicó que el "problema del secularismo y la laicidad del mundo occidental" tiene en España uno de sus epicentros.

"España siempre fue un país generador de fe; el renacimiento del catolicismo en la época moderna se produce sobre todo gracias a España, donde figuras como San Ignacio, Santa Teresa o San Juan de la Cruz dan forma a la fisionomía del catolicismo moderno. Pero es también verdad que en España nació una laicidad, un secularismo fuerte y agresivo, como vimos en los años treinta", afirmó Benedicto XVI, quien agrego: "Esa disputa, o mejor este choque entre fe y modernidad, ambas muy vivaces, tiene lugar de nuevo hoy en España. Por eso, el futuro de la fe y el encuentro -¡y no el desencuentro!- entre fe y laicismo tienen su punto central en la cultura española".

Hemos conversado con algunos vaticanistas cercanos al Papa y podemos afirmar que los especialistas en asuntos vaticanos han interpretado las inesperadamente duras palabras del Papa como un grito de ¡Basta ya! a un Zapatero que es considerado mundialmente como la punta de lanza del laicismo más radical y agresivo.

Pero el verdadero significado de las palabras del pontífice es todavía más decisivo y rotundo. El papa está cansado de la pasividad de los católicos españoles, en especial de la jurarquía, ante la injusticia, los abusos, la corrupción y la agresividad laicista contra los valores y los principios. Según los expertos, no dirigía tanto su análisis a los enemigos de la fe, ni al mismo Zapatero, como a la jerarquía eclesiástica española y a los católicos en general, a los que anima explicitamente para que abandonen la pasividad y participen con todas sus fuerzas en ese combate, que es decisivo no sólo para España, sino también para la persistencia de los valores en el mundo, el futuro de la fe, la cultura europea y la misma religiosidad.

Benedicto XVI quiso decir que el combate que se libra en España no es únicamente entre los intereses del gobierno y los de la Iglesia, ni entre el laicismo radical y la fe, sino entre dos conceptos antagónicos: la prevalencia del Estado sobre el individuo, por un lado, y la opresión contra la dignidad del ser humano, por otro. Y, ante el combate, el papa Ratzinger dijo algo así como "Si España es un campo de batalla, entonces tienen ustedes que combatir".

Y combatir, para un cristiano, no consiste en emplear la violencia, ni siquiera en luchar abiertamente contra las ideas contrarias, sino en utilizar una mezcla de amor tolerante y de razón consistente para aplicar la doctrina de Cristo y hacer frente a los que propagan el mal.

Combatir, para los católicos, no consiste solo en no votar jamás a los partidos políticos que defienden un laicismo agresivo, sino en hacer proselitismo cada día en favor de los grandes valores, en proclamar la verdad cada vez que el poder miente, en alzar la voz cada vez que el hombre es humillado por los poderosos, en defender al débil frente al fuerte y en intentar impedir los muchos abusos, injusticias e irregularidades que se están dando en la vida diaria española.

Los que conocen al papa saben que está muy enfadado con el comportamiento de cierta jerarquía católica española, demasiado cerca de los asuntos políticos y alejada del mensaje de Cristo, especialmente con los que conviven con el nacionalismo violento, los que amparan la violencia y los que conviven fácilmente con la corrupción y las mentiras del poder.

El papa no cree que el gobierno español actual sea "laicista", sino "hostil" al crstianismo, lo que es muy diferente. Solo desde ese sentimiento pueden entenderse las durísimas palabras del Papa en el avión.

El cierre a cal y canto del Valle de los Caídos, coincidente, curiosamente, con la visita del Papa, es una prueba fehaciente de que el gobierno de Zapatero, más que laicista es claramente anticatólico.

Voto en Blanco


Bienvenido Benedicto

06.11.10 | 07:24. Archivado en Religión

En este blog sí recibimos al Papa Benedicto XVI en la víspera de su llegada a España y lo hacemos no tanto como personas religiosas, sino como luchadores por la libertad y la decencia. Lo recibimos con la ilusión y la esperanza de acoger a un símbolo de la libertad individual y de la dignidad humana en un mundo dominado por miserables y canallas que anteponen el Estado al individuo y sus propios intereses al bien común.

El Papa Benedicto es el líder de la única gran institución que todavía no ha sido dominada y sometida por el poder político. La Iglesia Católica tiene el mérito de hacer frente a un gobierno español que lo ha engullido todo y que ha ocupado y dominado espacios que en democracia les están vedados, como son las universidades, los sindicatos, los medios de comunicación, las cajas de ahorros, muchas religiones y sectas, instituciones, fundaciones y hasta empresas, ya sea ocupando su dirección con políticos impuestos o controlando su vida por medio de subvenciones, presiones políticas o favores inconfesables.

A pesar de sus muchas carencias y miserias, entre las que destaca el terrible pecado de la pederastia, practicado por muchos de sus sacerdotes, la Iglesia que comanda el papa Benedicto sigue siendo una ferviente defensora de la dignidad del hombre y la mejor referencia mundial de los valores y principios.

Si la Iglesia Católica no existiera o hubiera sido ya aplastada por un Estado que no admite en su entorno la independencia y la libertad, la soledad de los demócratas y de la gente de bien en España y en otros países sometidos al mal gobierno, a la corrupción, al abuso y al pillaje, sería insoportable.

Por todas esas razones y porque esperamos que la Iglesia apoye y acompañe en su lucha a los millones de españoles que están siendo aplastados por el poder político y contemplan, impotentes, cómo sus derechos son violados, damos la bienvenida al pontífice.

Estamos seguros de que estos sentimientos no son compartidos por los políticos que se aferran a su arrogancia y a sus inmerecidos privilegios, ni por los esclavos sometidos que apoyan con fanatismo a sus partidos, hagan lo que hagan, ni por los delincuentes que prefieren un mundo sin moral ni frenos éticos, pero sí son compartidos con entusiasmo por los millones de desempleados y nuevos pobres que pueblan las calles de esta España mal gobernada, por los que sufren a diario el desaucio y son despojados de sus viviendas y otros derechos fundamentales, por los que hacen cola en los comedores de caridad para poder comer, por los que duermen en las calles, bajo plásticos y cartones, por los que tenemos ansia de dignidad y justicia y por los millones de españoles que han perdido la confianza en el liderazgo, la esperanza en el futuro y la fe en una democracia que los políticos han asesinado y transformado en una sucia oligocracia de partidos.

Voto en Blanco


Las mujeres siguen siendo asesinadas por sus maridos porque España es un país sin justicia ni valores

El pasado domingo se cometió el último crimen hogareño, con el que las víctimas por violencia doméstica en España son ya 58, más que en todo el año 2009. Ante la avalancha de asesinatos de mujeres (y también de algunos hombres), víctimas todos de la violencia familiar, muchos políticos y ciudadanos se preguntan qué es lo que está fallando y por qué no funcionan las leyes y medidas aprobadas para la protección de esas víctimas de la llamada "violencia de género". Las explicaciones y argumentos son muchos, pero ningún político se atreve a reconocer la verdad: España es ya un país sin valores y sin armadura moral, cuya sociedad, modulada por un gobierno nada ejemplar, que convive con la corrupción y practica el despilfarro y el abuso de poder, carece ya de esos frenos morales que impiden la delincuencia.

Pero, además del hundimiento de los valores y de la construcción, desde el poder, de una sociedad moralmente desarmada y bastante envilecida, hay otras razones que explican (aunque no justifican) esa carnicería en los hogares. Una de ellas es el claro desequilibrio de la justicia, que muchas veces, al beneficiar claramente a la mujer, coloca al hombre que ha visto su matrimonio roto en situación tan desesperada que la depresión y el crimen pueden llegar a ser la salida. Conozco en Sevilla el caso de un hombre que se ha quedado sin hogar y que hoy vive en la calle, a pesar de que el piso en el que vivía, hoy ocupado por su ex esposa y su amante, lo compró él con el esfuerzo y el fruto de su trabajo. Estaba tan desesperado ante la injusticia que deberían ponerle vigilancia policial a su es esposa.

Casos como ese, en los que la Justicia beneficia descaradamente a la mujer y condena al hombre al desamparo, hay a millares en esta España desquiciada, cuya escala de valores ha sido demolida por una casta política que ha constituido un deplorable ejemplo para la ciudadanía con sus robos, corrupciones, privilegios injustificados, abusos de poder, despilfarros y otras muchas iniquidades.

Es cierto que España lidera en Europa la legislación contra la violencia, pero lo paradójico es que su cifra de feminicidios está creciendo de manera alarmante este año. La única explicación convincente a ese fenómeno es que España es un país al que el mal gobierno y la baja calidad de la democracia han desquiciado y desarmado de valores y principios.

¿Alguien ha visto al gobierno de Zapatero apelar a la bondad de los ciudadanos, estimulando el respeto, el esfuerzo, la honradez y el amor? ¿Acaso no se dedican, con toda la intensidad posible, a pelearse en público con sus adversarios políticos, a utilizar el dinero público en beneficio propio, a hacer pública ostentación de sus privilegios, riquezas y ventajas y a escandalizar a la sociedad con sus corrupciones y abusos de poder?

Cuando una sociedad carece de ética y cuando la clase política ha dejado de servir de ejemplo, cuando desde el poder se estimula, en las escuelas e institutos, una educación sin esfuerzo y sin respeto, plagada de fracaso escolar y de violencia en las aulas, de nada sirven las órdenes de alejamiento, el teléfono único o el castigo a los asesinos. Desesperados y sin moral, los que matan a sus parejas terminan su asquerosa "faena" suicidándose.

Voto en Blanco


¡Heil Zapatero!

08.03.10 | 18:31. Archivado en Religión, Democracia, Corrupción, Ideología, España, Zapatero

Comparar a Zapatero con Hítler sería injusto, entre otras razones porque el alemán fue un monstruo asesino y Zapatero, aunque con trucos y engaños, respeta formalmente las reglas del juego pseudodemocrático, todavía vigentes en España, pero hay dos capítulos de gran importancia política en los que sí existen sorprendentes similitudes: el primero es el desprecio de Zapatero a la voluntad de la mayoría de los españoles, a los que impone sus deseos y criterios; el segundo es la utilización de la propaganda política y el engaño para confundir, cultivar fanáticos, doblegar y someter al pueblo. En esos capítulos, Zapatero se parece más a Hítler, Stalin, Castro y demás sátrapas totalitarios del planeta que a un verdadero demócrata.

A juzgar por los hechos, parece que hemos avanzado poco en la Historia. El líder nazi Adolf Hítler impuso de manera reiterada sus ideas y deseos al pueblo alemán, incluso contra la opinión mayoritaria, y también utilizó la mentira y la manipulación para hipnotizar y someter a su pueblo, mientras que 80 años después, el español Zapatero, a pesar de ser un dirigente alineado con la democracia, un sistema que se autositúa en las antípodas del nazismo, impone su voluntad a la mayoría y recurre a esos mismos métodos para dividir, enfrentar, controlar a la población, alimentar el fanatismo y mantenerse en el poder, a pesar de sus errores, fracasos y demostrada ineptitud como gobernante.

La arrogancia de Zapatero y su interés por imponer su voluntad a la mayoría fue visible el pasado domingo, día 7 de marzo, cuando cientos de miles de españoles se manifestaron en las calles para rechazar la ampliación de la ley del aborto. A pesar de que las encuestas y las calles demuestran hasta la saciedad que una gran mayoría de los españoles está en contra de esa ley, Zapatero, comportándose como un vulgar dictador, ha decidido imponer su voluntad y aplastar el criterio de la mayoría. Sin embargo, cuando recientemente se manifiestaron cuatro sindicalistas en Madrid, Zapatero se mostró sensible al mensaje y los convocó para dialogar con ellos. Ignorar y humillar a los que piensan diferente, sin importarle que sean cientos de miles y que representen a una mayoría indiscutible de la sociedad, no es precisamente un comportaiento democrático.

Los hombres de Hítler, inventores de la propaganda política moderna, sabían que una mentira mil veces repetida termina convirtiéndose en verdad. Zapatero y sus muchachos también lo saben y hasta podrían pasar a la Historia como expertos de gran talla en manipulación y confusión de la ciudadanía a través del engaño, las medias verdades y la mentira.

Hítler afirmaba en 1939: "Un judío, independientemente de su edad, es claro que es un ser vivo; ahora bien no puede afirmarse que sea un ser humano, no hay base científica para ello". En 2009, la ministra de Igualdad española, Bibiana Aído, discípula de Zapatero, ha plagiado al dictador alemán con estas palabras: "Un feto es un ser vivo, pero no puede afirmarse que sea un ser humano porque eso no tiene ninguna base científica". La negación de la condición de "ser humano" al pueblo judío hizo posible el holocausto nazi, mientras que la negación de la condición humana al feto está facilitando el holocausto abortista español.

Adolf Hítler llevó a su pueblo, adormecido, hasta la destrucción y la derrota. Zapatero lo está llevando hacia el fracaso económico y el enfrentamiento y es probable que culmine el desastre muy pronto, si nadie le para los pies. Uno y otro lograron cultivar enormes masas de fanáticos, capaces de apoyarle a pesar de sus errores, fracasos y daños terribles que ocasionaban a sus respectivos países. España, que era un país próspero y envidiado hasta 2007, bajo el mandato de Zapatero se ha convertido en ejemplo mundial de mal gobierno, en meca de la pobreza y del desempleo y en el país del mundo donde el desprestigio de la democracia y de la clase política avanzan con más intensidad y rapidez.

Pulsa aquí para ver un vídeo que aclara en manos de quienes está España.

Voto en Blanco


Concejal socialista abandona su partido por haber aprobado la ley del aborto

03.03.10 | 19:18. Archivado en PSOE, Religión, Democracia, España

Todavía quedan en España socialistas con principios. Muchos ciudadanos se habrán quedado estupefactos al conocer la noticia de que Joaquín Manuel Montero, concejal socialista de Paradas (Sevilla), ha presentado su dimisión como militante del PSOE por su rechazo frontal a la nueva ley del aborto. Renuncia también a los cargos que ocupa en el Ayuntamiento como segundo teniente de alcalde y edil de Educación.

Al dimitir, Montero se proclamó "de izquierdas" y advirtió que "otros" afiliados al partido son "contrarios" a una ley que, a su juicio, causa una "fractura social" incluso en el propio PSOE.

Montero aseguró que abandona el partido y el acta de concejal porque "siempre" ha tenido entre sus principios "la defensa de la vida" y la "conciencia no se negocia con nada o con nadie". En ese sentido, consideró que "puede ser complicado" defender la vida y militar en un partido que promueve una reforma de la ley del aborto como la que le ha llevado a abandonar el PSOE. "Para mí es incompatible", reiteró.

El concejal de Paradas transmitió su decisión al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y la secretaria de Organización, Leire Pajín, a través de una carta que envió el pasado miércoles.

En la carta, Montero alegó que "jamás" permitirá que su "nombre aparezca junto al de una organización que legitima la muerte de inocentes mediante la aprobación de leyes injustas". El concejal señaló que la nueva norma ha sido aprobada "con una ajustada mayoría de voluntades compradas a golpe de concesiones" y agregó que el PSOE ha "obviado el diálogo interno dentro del partido sobre un tema que, no sólo es contrario al humanismo universal que históricamente caracterizó al socialismo, sino que además divide a la sociedad dramáticamente". "Éste es un hecho antidemocrático sumamente grave", aseveró. Montero destacó asimismo que "la falta de libertad dentro del partido es un signo característico e inconfundible para percibir hasta dónde se han traicionado los valores democráticos que siempre caracterizaron a la izquierda".

El concejal recordó que el PSOE no incluyó esta reforma en el programa electoral de las elecciones de 2008 y añadió que "en la ponencia marco del XXXVI Congreso Federal tampoco se hizo mención expresa a promover una nueva ley del aborto donde se considerase éste como un derecho".

Voto en Blanco


Hipocresía y mentiras en Washington: "la Moncloa bien vale una oración"

05.02.10 | 19:01. Archivado en EEUU, Política, Religión, Democracia, Corrupción, España, Zapatero

El rezo del agnóstico, siempre hipócrita, ha sido el último gran esperpento en la carrera de ZP, toda una negación a sus creencias y principios personales, realizada con luz y taquígrafos en la capital del Imperio. La foto con Obama, a su juicio de gran valor para conservar el poder, "bien vale una oración".

Los agnósticos no rezan porque no creen en Dios, pero Zapatero sí lo hace. Incluso ha leído un pasaje bíblico. La mayor parte de la gente decente y con principios del mundo sería incapaz de exhibir en público sus contradicciones o de renegar de sus principios ante una audiencia masiva. Sólo un político es capaz de tanta hipocresía y cinismo, sólo un miembro profesional de "la casta" es capaz de un esperpento de tan gran tamaño, con las cámaras como testigos.

El mismo que en España acosa al cristianismo, reconoció ante los poderosos de Washington que "España es cristiana". ¿Cinismo, cobardía o frivolidad? Las tres cosas a la vez.

Leyó los versículos 14 y 15 del capítulo 24 del Deuteronomio para hablar de proletarios y de la explotación del jornalero por parte del patrono. Demagogia barata y trasnochada, cinismo por parte de quien tiene a cinco millones de españoles en el paro. Con rostro compungido, adaptó su discurso a la audiencia conservadora y religiosa, demostrando sus dotes de actor. Allí no conocen con detalle todos sus fracasos y desastres: que en España, acosa a la Iglesia Católica, que está dejando a España sin resuello y arruinada, que ha destrozado la igualdad constitucional situando a Cataluña, su granero de votos, por encima de las demás regiones de España, que su liderazgo es una fábrica de paro y de pobreza que ya ha logrado records sobrecogedores, nada menos que cinco millones de parados y ocho millones de pobres en una España que hasta hace pocos años era próspera y envidiada por su crecimiento.

Para colmo de cinismo y de mentira, el mismo que está arruinando a España con su política demencial y estúpida, afirmó en Washington, ante los empresarios convocados por la Cámara de Comercio, que su gobierno es "el impulsor de una economía eficiente".

Es tan evidente que Zapatero acudió al desayuno de la oración para hacerse una foto y no para pedir a Dios la ayuda que él y su arruinado pueblo necesitan que el esperpento estaba garantizado. Hasta la bolsa española, que mientras Zapatero leía el Deuteronomio se hundía perdiendo un 6 por ciento, parecía interesada en desmentir sus alardes y falsedades.

Para colmo de males, el emperador Obama, al que Zapatero venera ridículamente como una especie de "salvoconducto político", ni siquiera se reunió con él.

Lo que nadie entiende es cómo sus compañeros de partido, de gobierno y la legión de asesores que cuidan su imagen le permitieron esa exhibición mundial del nivel de hipocresía que puede desplegar alguien sin más principios e ideología que mantenerse en el poder.

La única explicación de la "oración" de Zapatero es la rastrera doctrina de que un profesional del poder debe hacer cualquier cosa a cambio de controlarlo, incluso cerrar los ojos del alma y rezumar hipocresía, como hizo el rey Enrique IV de Francia y III de Navarra, que, para ganar poder, renunció al calvinismo y pronunció aquel histórico "París bien vale una misa" (Paris vaut bien une messe).

Lo que ha dicho Zapatero en Washington es que "La Moncloa bien vale una oración".

Voto en Blanco


Jueves, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930