Voto en Blanco

Fabricar ciudadanos

02.01.06 | 10:22. Archivado en Medios de Comunicación, Política

La paradoja más escandalosa de la democracia es que, siendo un sistema basado en el protagonismo y la actuación del ciudadano, que es quien, en teoría, tiene el poder y la soberanía, de hecho margina y exilia a ese ciudadano.

Las democracias actuales han evolucionado velozmente hacia una "oligocracia" en la que el poder es ejercido por las "elites" y no por los ciudadanos, que han sido alejados de la política por unos partidos políticos que ejercen, de hecho, un monopolio político ilegítimo.

Una sociedad que no es capaz de fabricar ciudadanos no sólo es una sociedad mal diseñada, sino que, además, nunca puede ser una democracia auténtica. Basados en este principio, muchos pensadores y sociólogos se preguntan ¿cómo producir ciudadanos?

Hay respuestas para todo y la mayoría de ellas reconocen que el sistema democrático, en la actualidad, tiene un profundo déficit de ciudadanos responsables y participativos, según unos porque el propio sistema político los acosa y los expulsa y según otros porque la sociedad no es capaz de formarlos y de prepararlos para la vida activa.

Nuestra tesis es que el sistema educativo, primero, y la posterior incorporación al sistema laboral son dos escalones importantes, pero insuficientes para la creación de auténticos ciudadanos, que necesitan, además, practicar y formarse activamente mediante la asunción de responsabilidades democráticas concretas.

Para lograrlo, es necesario, primero, eliminar el monopolio que los partidos ejercen sobre la política y permitir que los ciudadanos, por sorteo, asuman responsabilidades que hoy son exclusivas de los partidos, que las utilizan para fortalecer su poder y dominio sobre la sociedad a través de redes de clientelismo e intercambio de favores.

Los adversarios del sorteo, casi siempre miembros de partidos, sostienen que hay que estar preparados para ejercer los cargos públicos, pero es fácil responderles que la única preparación que los partidos exigen es el sometimiento al lider o ser amigos del alcalde, del consejero, del ministro o del secretario general. De hecho, en países como España hay presidentes de gobierno que no saben idiomas, ministros que no poseen títulos superiores, alcaldes que no han cursado ni los estudios básicos y concejales prácticamente analfabetos. ¿Esas son las exigencias?

Los ciudadanos se crean permitiéndoles ejercer su derecho al autogobierno y alentándolos a participar en los procesos de toma de decisiones, recibiendo a cambio la remuneración adecuada. Esa participación debe hacerse al margen de los partidos, como ciudadanos.

La democracia griega tenía uno de sus pilares en el sistema de sorteo. Todas las responsabilidades se sorteaban, excepto aquellas que requerían una altísima especialización, como eran los cargos de estratega o altos magistrados. El resto, se distribuia por sorteo entre los ciudadanos, cuyos cargos debían durar poco tiempo y, además, ser rotativos, medidas estas también ideadas para evitar que la democracia se convirtiera en oligocracia y el gobierno en oligarquía.

Los movimientos que pugnan por regenerar la democracia actual, cada día más numerosos y nutridos, deben crear "cafés ciudadanos" y foros cívicos en los que se practique el debate libre, sin censura ni tabues, pero dominados por la urbanidad. Los debates en libertad forman a los ciudadanos y los capacitan para convivir con sus semejantes, conversar, pensar y, en definitiva, ser libres frente a gobiernos democráticos que prefieren gobernar a ciudadanos aislados, recelosos, asustados y encerrados en sus casas por miedo al exterior.


www.votoenblanco.com


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 21 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Febrero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728