Mi vocación

Gente que suma

14.12.18 | 08:00. Archivado en Adviento

Navidad mesaEn estos días vemos anuncios de navidad que intentan recordarnos lo realmente importante y valioso, eso sí, cada uno a su estilo. De alguna manera podríamos decir que es obvio o está claro el mensaje, aunque la realidad sea compleja y más en dichas fechas donde también a veces da la impresión que todo vaya en una única dirección ¿será la comercial?...

La respuesta la tenemos que dar cada uno y es ahí donde nos toca encontrar el verdadero sentido y no sólo se trata de unas fechas concretas. Ojalá que no nos quedemos tan solo en abrir la botella de champán, en el ruido de descorcharla y la alegría del brindis, en lo efímero, sino que también tengamos la capacidad de saberlo saborear junto a gente que suma en nuestra vida. Son esas personas con las que el tiempo parece que vuele, disfrutamos de verdad, compartimos desde lo que somos, nos entendemos, etc.… esas que sabemos que no restarán en nuestra vida y que siempre estarán. Ante las que si nos preguntan cómo estás, ya saben la respuesta porque nos lo ven en la mirada o sencillamente nos sale más fácilmente compartir realmente lo que se vive. Puede ser que no sean muchas, pero seguro que lo suficiente para que reconozcamos el regalo de poder contar con ellas, de ser luz en el camino de la vida, porque están en los bonitos amaneceres y en las noches de tormentas, y en todo ello, esos abrazos que recibimos y damos, no tienen precio ni los visualizaremos en campañas publicitarias porque estarán los 365 días de este año y del siguiente a nuestro lado, en nuestro corazón.

>> Sigue...


Preparemos el camino

10.12.18 | 08:00. Archivado en Adviento

CaminosYa adentrados en el Adviento se aprecia que poco a poco se van dando pasos de acercamiento a la persona en sí, a sus debilidades, a las capacidades que tiene para cambiar, a la fuerza de reconocer las limitaciones…

Juan comienza a “gritar” a la sociedad que es necesario realizar un giro en la vida, que lo que hasta el momento no se había ni cuestionado, en ese momento sí era necesario realizar despojos. El precursor anuncia un amor inmenso por parte de Dios hacia al hombre, proclama un bautismo de conversión con la finalidad de alcanzar el perdón, es decir, el amor.

Preparar el camino al Señor como dice el libro de Isaías, requiere un esfuerzo, una lucha, un tiempo… una preparación conlleva a la dedicación. “Enderezar sus sendas” nos habla de procurar hacer recto lo que ha estado torcido, nos pide cambio, y como se ha dicho anteriormente, no está exento de esfuerzo.

>> Sigue...


Miradas limpias

07.12.18 | 08:00. Archivado en Adviento

MariaCuando vamos a realizar un viaje, de alguna manera nos preparamos, ello requiere de una organización e incluso nos puede alegrar y desear que llegue el día fijado. Acabamos de iniciar “el viaje del adviento”, ¡preparemos el corazón al Señor! Ahora tenemos en nuestras manos un tiempo de gracia. Es ahora que podemos cuidar y hacer el camino que nos llevará a la noche en que nos alegraremos todos en el Señor. Ante el nacimiento de un niño todo desprende ternura y la mirada es limpia, transparente, tanto que nos deja palpar el amor. En estos días he disfrutado con un grupo de niños haciendo unas fotos para navidad y de verdad que esas miradas limpias, los rostros felices, van calando dentro ¡regalo de adviento!. Llegan días también de preparativos de cara a vivir las fiestas navideñas, quizás nos llenemos de muchas cosas pero ojalá que no nos olvidemos de llenarnos espiritualmente para recibir el mejor regalo. Buen camino de adviento y ojalá nazca en nuestro corazón ese Niño que nos haga tener una mirada limpia, empapada de su ternura y Amor.

>> Sigue...


La fuerza del amor

05.12.18 | 08:00. Archivado en Adviento

NavidadHablaba con mis alumnos sobre la Navidad, ese tiempo en el que muchas personas quieren vivir de otra manera, cambiar y hacer propósitos. Tiempo en el que lo parecido a la realidad está aún más lejos… tristemente. Tiempo de hacer muchos regalos y competir por quién compra el más original…

Después de un rato diciendo cosas y pensando otra cosa más sobre la Navidad, profundizamos un poquito más. ¿Pero qué es la Navidad en realidad? Sería interesante que no nos quedáramos tan contentos y conformásemos con cualquier cosa, hemos de decir en voz alta que este día existe por el nacimiento de Jesús, que quien crea en nosotros ese sentimiento de bondad, de escucha, de amar… es Dios encarnado. Lástima que no sea cada día del año que sepamos escuchar y nos sintamos llamados a querer a los otros, a preocuparnos por la suerte de los que tenemos cerca, a querer ayudar sin esperar recompensa…; porque no seremos más felices buscando algo a cambio, al contrario, se regala lo que se tiene y sale del corazón, y no podemos decir que ofrecemos y escuchamos si esperamos un pago por ello. La verdadera felicidad nace sin nada, con un corazón limpio y eso es lo que nosotros tendríamos que alcanzar, la paz y alegría interior… dar gratuitamente, sin rencores, olvidando malos momentos y procurando que los buenos sean muchos y desde el corazón.

Que Dios nazca en nosotros, que tengamos el corazón repleto, pero de amor, de generosidad y de preocupación por los otros. Esto es lo único que podrá hacer cambiar de verdad nuestras vidas, porque sólo el amor tiene esa fuerza. Texto: Hna. Conchi García.


Tiempo de espera y vigilancia

03.12.18 | 08:00. Archivado en Adviento

AdvientoAcabamos de empezar el tiempo de Adviento, tiempo que llamamos de esperanza y vigilancia, pero en realidad: ¿Qué esperamos, qué espero?

Cuando me pregunto qué esperas en este Adviento, mi respuesta sincera elude situaciones concretas, porque “esperas” más allá del día a día,... espero que el mundo cambie y mejore, que mi modo de ser y actuar sea mejor, espero saber abrir los ojos del corazón para ver más allá de todo aquello que ya veo, para reconocer a Dios presente.

Adviento es una llamada a vivir despiertos, vigilantes, para no sucumbir a la indiferencia, para no limitarme a mi pequeño mundo, para no hacer crecer las críticas, para despertar la esperanza. Si intento vivir cada día como un regalo de Dios que me pide dejar de centrarme sólo en mis pequeños proyectos, que quizás no son tan rectos como Dios me señala, en mis limitadas metas quizás demasiado egocéntricas.

Dios quiere que en este Adviento intente yo también como la Virgen responder: “Hágase en mi…” para ser plenamente feliz con lo que Dios me da. Texto: Hna. Carmen Solé.


Adviento es una llamada a no perder la alegría

30.11.18 | 08:00. Archivado en Adviento

VeladUn año más nos acercamos al tiempo de Adviento, un tiempo que habla de esperanza, de tener los ojos abiertos, de estar preparados para no perder la oportunidad de ser lo que somos, de poder ser lo que Dios espera de nosotros. Adviento es una llamada a no perder la alegría, a vivir siempre como quien recibe la visita más esperada, aquella que llena la vida y el corazón humano.

Nos dice el evangelio de Lucas en esta semana que reconocer la venida de Dios en nuestra vida viene anticipada de unas señales. Recuerdo una película que mostraba cómo Dios quería mostrarse al hombre y sus señales eran aquellas que vemos, tocamos e incluso creamos nosotros mismos. Se hacía presente a través de las otras personas, pero la falta de fe hacía que no fuese una lectura apropiada; pues de igual forma, nosotros estamos llenos de señales de Dios que quieren hacernos ver que Dios aún sigue buscándonos y quiere llegar al encuentro con el ser humano.

>> Sigue...


¿Quiénes corren a adorar a Jesús?

22.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

belenLos que nos creemos gente bien, en Noche Buena somos los que tenemos que situarnos los últimos de la cola para ir a adorar al Recién Nacido. En la noche de Navidad son los pastores, marginados de la sociedad de Israel, los primeros que corren al oír la invitación de los ángeles, a adorar al Niño Dios. Ahí se cumple lo que Jesús dijo que los últimos serían los primeros en su Reino.

En el portal de Belén no encontramos ni a sabios ni a poderosos, ni a los teólogos de la época; claro está, que allí están bien presentes José y María, que llenos de admiración contemplan al recién nacido. Tampoco ellos se creían ser los mejores, sólo eran dos personas que humildemente aceptaron lo que Dios les pedía y que cambió por completo sus planes.

>> Sigue...


Cuando nos visite el astro de lo alto

20.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

PequeñezCuando nos visite el Astro que viene de lo alto, si dejamos penetrar su luz, todo cambiará en nuestra vida. Esto es lo que le ocurrió a Zacarías, padre de Juan el Bautista, al nacimiento de su hijo comprendió lo que le había parecido imposible cuando el ángel le anunció que iba a tener un hijo. Le parecía insólito que en su avanzada edad y la de su esposa iban a concebir un hijo. Y sin embargo el querer de Dios no es como el de los hombres, para Dios nada es imposible.

Cuantas veces no nos hemos dicho no puedo, es imposible, no soy capaz. Pero en estas circunstancias hemos contado con nuestras fuerzas humanas muy limitadas. Pero lo que es imposible para el hombre no lo es para Dios. Y fue así que a pesar de su edad Zacarías e Isabel fueron padres de un hijo que iba a preparar el camino del Mesías. Adviento, tiempo propicio para abrir las puertas de nuestro corazón al querer de Dios.

Actualmente él quiere que nosotros colaboremos a su obra de evangelización. Nuestras fuerzas pueden ser pequeñas pero con nuestra pequeñez hará grandes cosas.
Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Un rey nacido en la humildad

18.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

NavidadJesús viene al mundo en la más profunda humildad. ¡Sin más calefacción que la del buey y la mula! En un portal abierto en el que es fácil entrar y salir, no hay que llamar a la puerta para entrar. Allí no había puertas que se cerraban al pedir alojamiento.

Seguro que San José adecentó lo mejor posible la estancia para dar acogida al hijo de María. Y en medio del silencio de la noche vino Dios al mundo hecho un niño que llora, que tiene frío. María como mujer previsora y hacendosa tenía preparado todo lo necesario para el recién nacido. Los pastores acuden a ver lo que les ha contado el ángel: “Encontrareis al niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre” (Lu 2,12).

¿Y este niño es un rey? Los reyes nacen en palacios no en un establo. Los sencillos y los humildes saben reconocer lo que han oído y visto. Ante la cercanía de Navidad, ¿Cómo preparo yo mi estancia interior para recibir al Dios encarnado? Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Jesús, luz del mundo

13.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

Jesús“En él estaba la vida y la vida era la luz del mundo. Esta luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no han podido apagarla” (Jn 1, 4-5). Estas son palabras que encierra el prólogo del evangelio de San Juan.

El tiempo de Adviento nos invita a preparar la venida del Niño Dios como luz de las naciones, de todas las naciones. Luz que ilumina nuestros momentos oscuros. Cuando estamos en la penumbra, una pequeña lucecita por diminuta que sea nos alienta para continuar nuestra andadura hacia Navidad, en la que celebraremos su venida entre los hombres en medio de un ambiente pobre materialmente pero, en el que el amor era la gran riqueza. Ante todo el amor del Padre que nos ha entregado su Hijo único, el amor de sus padres y de los pastores que acuden emocionados para adorar al salvador que es el Mesías, el Señor, que los ángeles les han anunciado.

Un salvador no sólo para los presentes en el portal de Belén sino para todos los hombres. Misterio de amor, el Dios encarnado. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Juan Bautista, el vidente

11.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

Juan BautistaJuan Bautista, primo de Jesús, es citado por los cuatro evangelios. Nos lo narran como un hombre austero, que predica a orillas del río Jordán. Algunos de los que acudían a oírle se preguntaban si él no sería el Mesías esperado, pero el amante de la verdad y muy humilde dijo: “Él es más poderoso que yo, que ni siquiera merezco desatarle la correa de sus sandalias”.

Cuando Jesús acude a hacerse bautizar por Juan, éste exclama: “Mirad, este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. También declaró Juan, “A él me refería yo cuando dije: Después de mi viene uno que es más importante que yo, porque existía antes que yo”. He aquí que Jesús acude a orillas del Jordán, y se pone en la hilera de los que van a bautizarse. Al llegar su turno Juan no quiere bautizarle: “Yo tendría que ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?”.

>> Sigue...


Caminar vigilantes

01.12.17 | 08:00. Archivado en Adviento

caminoJesús recorrió los caminos de Palestina. Ahora a nosotros nos toca recorrer el nuestro. Unos tienen un largo camino antes de llegar al termino del mismo, otros lo tienen corto. Lo importante no es que sea largo o corto, lo importante es cómo lo recorremos y al final del mismo se nos preguntará: ¿Qué has hecho durante su recorrido, cómo lo has hecho con brío y despierto o medio somnoliento?

Durante el camino hay que estar en vela, muy vigilantes, porque el enemigo puede aparecer de un momento a otro. En el camino hay con seguridad baches que tenemos que sortear; si no vamos con los ojos bien abiertos podemos tropezar. Tenemos que pedir al Señor que no nos apartemos de su camino porque él nos lo tiene señalado y querer salir de su camino es ir a la ruina. La pregunta que hacía este gran profeta que fue Isaías, al Señor era: “¿Por qué, Señor, haces que nos desviemos de tus caminos y endureces nuestros corazones para que no te respetemos? Cambia ya, por amor a tus siervos y a las tribus que te pertenecen” (63,17). Forma un tanto atrevida de presentarse al Señor como si él fuera el culpable de los errores del pueblo. En realidad, era la gran confianza del profeta hacia Dios que le hacía expresarse de esta forma.

>> Sigue...


Domingo, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31