Mi vocación

Orar por los perseguidos y los perseguidores

17.06.16 | 08:00. Archivado en Paz

PazLas noticias de terrorismo están a la orden del día. Parece que la violencia sea el camino más corto para llegar a donde quieren llegar, y con la masacre dar salida al odio que se encierra en el corazón de los violentos, como un fuego abrasador que no les deja vivir tranquilos hasta cometer sus atroces fechorías.

Es casi diariamente que tenemos noticias de gentes perseguidas por sus creencias religiosas, por sus ideas políticas o incluso por sus tendencias. La voz del Papa Francisco se levanta contra el odio, la violencia pero los actores de estos crímenes no escuchan esta voz, ni la de su conciencia quizás adormecida o ahogada por completo. No les importan los muertos, ni las lágrimas de los seres queridos que lloran su desaparición. No, no hay rasgo de compasión para sus víctimas.

>> Sigue...


La paz de Dios

25.02.15 | 08:00. Archivado en Paz

Paz “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará. Pues ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? O ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida?” Mateo 16, 24-28.

Hoy pensaba sobre evangelio el cual nos resulta familiar, no nos es indiferente. Hemos de ser capaces de hacer renuncias para encontrar a Dios, para encontrar la paz en nuestra vida, pero no cualquier paz, sino la que proviene de Dios que es la que sacia nuestra hambre y nuestra sed.

Salvar la vida es sencillamente encontrarse primero consigo mismo, no dejar que nada pueda dominarla sino que ha de ser uno mismo el que tome las decisiones y lleve a cabo lo que tiene en mente y corazón, crear los propios criterios.

>> Sigue...


¡Paz!

20.02.15 | 08:00. Archivado en Paz

Paz El salmo 84 nos habla de la justicia y paz que se besan (v. 12). Orar con este salmo en nuestros días se hace muy penetrante, diría que doloroso al pensar en las enemistades, guerras y sufrimientos de tantos países; en el dolor de tantas familias que han visto asesinar a sus seres queridos por convicciones o por religiones distintas.

“Voy a escuchar lo que dice el Señor: Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos” (v 9). Ojalá este oráculo llegue a cumplirse pronto. Que no haya más discordias y enemistades entre los pueblos, que haya entendimiento entre las diversas culturas, entre las diversas religiones, que no se levanten muros. Que los hombres que tiemblan de miedo puedan encontrar la serenidad, que haya pan en las mesas de todos los países para no tener que emigrar a otros, que haya techo digno para todas las familias y que en ellas reine la armonía y la paz.

Que la pregunta que hace el salmista al Señor tenga una pronta respuesta. “¿Vas a estar siempre enojado, o a prolongar tu ira de edad en edad?” (v. 6). Después de la venida de Jesús en nuestro mundo y de haber compartido nuestra vida, sabemos que Dios no quiere el mal, que éste es obra del Maligno que sembró la discordia. Pero siempre podemos pedir con insistencia que él cambie los corazones de los hombres con la oración, uno de los pilares de la cuaresma. Oremos pues con insistencia por la paz tan malograda. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Batid palmas

02.09.13 | 08:00. Archivado en Paz

“Pueblos todos batid palmas” (salmo 46, 1) podríamos decir que es el sueño de Dios que todos los pueblos puedan aplaudir de gozo, Dios ha creado al hombre para ser feliz. Sin embargo algunos hombres se empeñan en que exista la infelicidad. Y este sueño del Señor se ve muchas veces truncado por la miseria, las injusticias las guerras.

En este momento pienso en Siria y me pregunto cómo pueden sobrevivir los sirios con las atroces matanzas a las que se ven abocados. ¿Cómo poder encontrar caminos de entendimiento, cómo hacer entrar en razón a los que provocan estas calamidades? Desde luego no será con la violencia que se va a conseguir la paz porque la violencia engendra violencia. Tenemos un ejemplo en el vecino país de Siria, Iraq en que todavía cada día hay explosiones de coches bomba que se cobran sus víctimas, no existe la seguridad. ¿Qué futuro hay para estos pueblos?

PazPidamos con insistencia al Señor que pronto los países de Medio Oriente puedan vivir en paz y puedan cantar con tranquilidad: “Pueblos todos batid palmas. Aclamad a Dios con gritos de júbilo”. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Construir la paz

13.03.13 | 08:00. Archivado en Paz

PazSeguramente hemos tenido a veces la experiencia de casi palpar el ambiente que los demás aportan con su presencia, pero nos resulta a veces más difícil darnos cuenta de cuál es el ambiente que nosotros mismos desarrollamos a nuestro alrededor, cual es la estela que nuestro paso deja al caminar junto a nuestras personas más cercanas.

Cada persona desarrollamos a nuestro alrededor una atmósfera de acuerdo con nuestro modo de ser, pero sobre todo con nuestro modo de situarnos ante la vida misma. Esta atmósfera varía según cada persona, de acuerdo con su propio modo de ser y especialmente con su modo de entender la vida, de acuerdo con su propia escala de valores y sus compromisos.

Hay personas que siembran a su alrededor una atmósfera de paz y de cordialidad, saben crear a su lado un ambiente de respeto y de honestidad que se traduce en una vida feliz, lograda, plena. Construir una convivencia basada en la verdad, la libertad, el amor y la justicia es una tarea de toda la vida que no se improvisa, y su punto de partida así como su meta es construir un “nosotros” que reconozca los derechos y los deberes de cada uno y es el fruto de una vida que busca centrarse en Dios, autor de todo bien.

>> Sigue...


¿Pablo, hombre de paz o de espada?

06.06.12 | 08:00. Archivado en Paz

San PabloCon frecuencia nos imaginamos a Pablo como un hombre violento, impetuoso, cuando en realidad clasificarlo así es no conocer a Saulo de Tarso. Cierto que este apóstol fue un perseguidor acérrimo de los cristianos pero era su amor a la Ley de Moisés que le hacía actuar de este modo. Él amaba la Ley por encima de todo porque creía que la forma de servir al Dios de sus padres era hacer desaparecer esta nueva religión que atacaba Yahvé en su ley dada a Moisés en el Sinaí.

Si analizamos sus trece cartas vemos en el apóstol de las gentes el hombre que en el camino de Damasco oye la voz de Cristo y queda transformado. Desde entonces “su vivir es Cristo”, y se lanza con pasión a darlo a conocer porque es alma de fuego. Sus cartas nos ayudan a conocer sus dones, sus debilidades y sus luchas.

En ciertos momentos es el hombre de espada que reprende con energía los errores de las comunidades: ¡Gálatas insensatos!, ¿quién os embrujó? En nuestra predicación hemos mostrado ante vuestros propios ojos a Jesucristo crucificado. Sólo quiero que me contestéis a esta pregunta: ¿Recibisteis el Espíritu de Dios por cumplir la ley de Moisés o por haber aceptado el mensaje de la fe?

>> Sigue...


Justicia

13.07.11 | 08:00. Archivado en Paz

JusticiaHe leído estos días un librito de Bruno Forte, un gran teólogo de la misma tierra que Santo Tomás de Aquino que no tiene desperdicio.

Hoy día estamos muy inclinados a esgrimir la espada en favor de la justicia y muchas veces cuando nos creemos que somos justos estamos muy lejos de practicar esta gran virtud. Transcribo unos párrafos de cómo enfoca la justicia este obispo napolitano:

"La justicia nace del respeto que es debido a cada ser humano, a cada grupo social, a cada pueblo y a cada país. Quien no sabe respetar a otro, aunque sea la persona más humilde y débil de este mundo, no sabrá nunca qué es la justicia. La grandeza de un espíritu se mide por su capacidad de respetar a todo hombre en cada hombre. Este respeto no se improvisa: Nace de lo profundo del corazón y vive de un continuo ejercicio de un estilo de vida que mira a los otros con solicitud, que no quiere servirse de ellos sino servirlos para crecer junto a en relaciones más verdaderas y más humanas, más dignas para todos. La justicia es, por tanto, un hábito espiritual una impronta que se lleva dentro y que se irradia en todo lo que hacemos, una virtud de rectitud interior, de honestidad en la elección de los fines y de los medios de las acciones, alimentada constantemente por la voluntad firme de no hacer a nadie mal alguno, respetando y promoviendo los derechos de todos, especialmente de los más débiles y los más pobres.

>> Sigue...


La violencia arrasa todo cuanto hay de bueno

19.10.09 | 14:00. Archivado en Paz

El cardenal Pironio decía:

“En los tiempos difíciles abunda el miedo, la tristeza, el desaliento. Entonces se multiplica la violencia. La violencia es signo del oscurecimiento de la verdad, del olvido de la justicia, de la pérdida del amor. Los periodos en que se multiplica la violencia son los más miserables y estériles. Revelan claramente que falta la fuerza del espíritu; por eso se la intenta sustituir con la imposición absurda de la fuerza”.

¡Cuánta razón tenía este santo varón! La violencia arrasa todo cuanto hay de bueno en la sociedad, y lo primero el don más sagrado: La vida.

La violencia además de la muerte, engendra tristeza, dolor, pobreza, hambre y todo cuan todo hay de negativo en este mundo. Malogra la tierra que el Señor creador entregó al hombre para que señoreara y cuidara.

>> Sigue...


El gozo y la paz

24.04.09 | 08:00. Archivado en Paz

El tiempo pascual es por excelencia un tiempo de gozo, un tiempo de vida nueva, que como la misma naturaleza renace por todas partes después del invierno, y eso no ocurre solamente a en la naturaleza, sino también en la vida del alma. El tiempo pascual es tiempo de primavera, rico en expresiones de vida, sólo al mirar la luz de cada día para darnos cuenta de que ahora el invierno quedó atrás y el sol nos alumbra con su fuerza. Así parece que la naturaleza nos invite a la alegría, a ver cada cosa con un color nuevo, más brillante, con un color que le es propio sin las oscuridades del frío.

El tiempo de Pascua es un momento del año especial para experimentar profundamente la paz que Jesús resucitado nos da. En cada aparición sus primeras palabras son “Paz a vosotros” y esta paz va siempre acompañada por la alegría, una alegría que debería contagiarse y extenderse entre todos aquellos que celebramos la Resurrección de Jesús.

>> Sigue...


Buscar la paz

09.02.09 | 08:00. Archivado en Paz

Vivimos tan deprisa que ni nos damos cuenta de aquello que nos rodea. Todo es hacer, correr y dejarnos llevar por la corriente que toca cada día. En parte no es malo que vivamos inmersos en el mundo de hoy, pero siempre y cuando sepamos darnos espacios de tiempo, momentos en los que los únicos importantes seamos nosotros.

Encontrarse con uno mismo es hallar un rincón de vida, es respirar aire puro y por supuesto, es tomar fuerzas para enfrentarse a cualquier batalla. Si no somos capaces de darnos estos espacios todo parecerá y se irá convirtiendo en dificultad, es decir, nuestra vida echará en falta tener el “silencio” necesario para seguir con fuerza.

>> Sigue...


Luz o tinieblas

02.01.09 | 08:00. Archivado en Paz

Las fiestas navideñas nos hablan con frecuencia en su liturgia de la luz contrapuesta a las tinieblas. “La luz brilla en la tiniebla y la tiniebla no la recibió”. Este es un hecho frecuente en nuestra sociedad, en nosotros mismos. A menudo nos emperramos en no querer ver. Preferimos la oscuridad de nuestro pequeño rincón en el que nadie nos molesta a salir a plena luz en la que todos pueden opinar sobre nuestras actitudes.

Pero justamente la Palabra que era la luz verdadera, la que alumbra a todo hombre, la que vino al mundo y quiere que seamos iluminados por su claridad, que seamos hijos de la luz donde vivamos en una comunidad fraterna, capaz de ayudar a enderezar lo torcido, a reconocer el valor del perdón y de la misericordia, de la humildad, el de reconocer nuestra pequeñez, el de aprender a valorar al otro. Es aquello de Juan Bautista: “Es preciso que el crezca y yo disminuya”. Y esto no lo logramos solos, necesitamos de los que Dios ha colocado a nuestro lado para conseguirlo ya que este es el modo habitual de cómo nos habla el Señor. Sólo en casos excepcionales se revela de otro modo.

>> Sigue...


La paz, una conquista

31.12.07 | 08:00. Archivado en Paz

En estos días se entrecruzan muchos deseos de paz. Para el primero de enero, Pablo VI, estableció en la Iglesia el día mundial por la paz. Esta paz que cada día vemos amenazada por doquier. Esta paz que deseamos tan ardientemente y que nunca logramos ver establecida, que siempre vemos truncada, que en tantos puntos de nuestro planeta está amenazada, destruida, pisoteada tanto en el campo político con en el social, porque la paz es un don que el mundo no puede dar.

>> Sigue...


Lunes, 22 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031