Mi vocación

Enséñame a buscarte

12.12.18 | 08:00. Archivado en Oración

OraciónLa oración es un tiempo de gracia, de encuentro con el Señor y aunque sabemos que nos da mucho, nos hace bien, por otro lado, también sabemos que cuesta. Es en ese tiempo donde podemos conocer a Jesús y desde la constancia y fidelidad, puede transformar la propia vida. Esta cita bíblica: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.” (Jn 15,16), hace tiempo que me acompaña y en la cual creo desde la confianza de que verdaderamente el Señor nos eligió y espera que cada día confirmemos esa elección, como el barco que echa el ancla, así nuestra vida, desde el seguimiento al Dios en el que creemos, tiene que estar fuertemente anclada. Por ello, nuevamente hoy, te pido Señor, que nos “Enseñes a buscarte”, hoy más que ayer, desde la realidad que se vive, y ahí encontrarte.

>> Sigue...


En el silencio…

23.11.18 | 08:00. Archivado en Oración

SilencioEn el silencio puede brotar el encuentro. Se hace necesario el silencio para escuchar la palabra de Dios. Es en el silencio de la noche donde Dios habla a Samuel (1Sam 3,1-21). ¿Cuándo nos habla a nosotros? o más bien, ¿cuándo estamos disponibles para escuchar su voz?.... Estamos acostumbrados en el día a día, bien sea por cuestiones de trabajo, ocio u otras, a estar fácilmente conectados, a estar “online”, y si perdemos la conexión o la cobertura, incluso nos llegamos a poner nerviosos.

Sin embargo, la conexión con Dios puede ir en ocasiones más lenta, quedarse incluso fuera de cobertura, nos cuesta más. Hay que entrar en el silencio, poner el corazón a la escucha y entonces nos sorprenderá la presencia de Aquél que nos ama y nos lleva de su mano. Busquémosle, compartamos nuestro tiempo con Él, apacigüemos el alma en el silencio que lo alimenta “Orando no seáis habladores. Vuestro Padre conoce vuestras necesidades» (Mt 6,78).

>> Sigue...


Un cartel

14.11.18 | 08:00. Archivado en Oración

RezarEncontré un cartel que decía: “Meditando. Vuelvo en 30 minutos”. Teniendo presente la imagen y lo curioso de la misma, me hizo pensar si a lo largo de la jornada, con todo lo que se hace y se vive, hay tiempo para un cartel así o parecido. ¿Hay tiempo para parar? Quizás la respuesta sea un no, pero sí que hay necesidad de respirar “por dentro” y en ese sentido cada uno sabrá dar su respuesta, desde lo que sabe que necesita realmente.

En todo lo que vivimos, en esos momentos en los que alcanzo a decir no puedo más, o qué cansancio o tengo tal preocupación, etc.… necesitamos tomar aire, oxigenarnos para seguir. Cada uno tendrá sus “válvulas de escape”, aquello que le ayude, pero qué bueno que hubiera un tiempo en el que pusiéramos el cartel: “Ahora estoy rezando….ahora es tiempo para Dios”… "Ahora busco el silencio también conmigo mismo"….; pongamos el título que queramos, ya sea visible para otros o no.

>> Sigue...


¿Cuándo me escuchas?

07.09.18 | 08:00. Archivado en Oración

Escuchar-a-DiosEscuchaba a un sacerdote decir que en este mundo nuestro de la aceleración, donde incluso a veces nos decimos: “ya nos veremos, ahora no tengo tiempo…”; también de la acumulación por la cantidad de información que recibimos, no tenemos tiempo para Dios.

¿Cuándo me escuchas? ¡Para y Escucha! Eso es lo que nos pide. Esta es la pregunta que Dios me hace hoy y que nos puede a hacer a cada uno en cualquier momento. Es cierto que en el día a día hay tiempo para muchas cosas pero a veces el tiempo para Dios pasa rápidamente o bien no tiene el sosiego necesario para Él, para escucharle, para vivir el encuentro.

>> Sigue...


Al otro lado

17.08.18 | 08:00. Archivado en Oración

tiempo-de-oracion

“Hablamos a Dios desde donde estamos. Desde la alegría de unos momentos y con el corazón encogido en otros. Desde la gratitud por las cosas que van bien o la frustración cuando no conseguimos lo que soñamos. Desde la certeza o la duda. Pero la verdad que a veces intuimos es que, estemos como estemos nosotros, Dios siempre está al otro lado de la oración” (Bailar con la soledad. Jose Maria Rodriguez Olaizola, SJ).

Estas palabras extraídas de un capítulo de este libro, la verdad que dan luz, esperanza y me llevan a decir sí, es cierto, o así intento hacerlo realidad en la vida, teniendo la confianza en que esté como esté, Dios siempre está al otro lado de la oración ¡Nos espera siempre! Es una llamada a ponerse ante Dios desde lo que somos, sin caretas, sin medias tintas, sino sencillamente lo que ve es lo que hay en mí.

La oración no es solamente para los momentos en que estoy bien, donde todo va más fluido, donde incluso es más fácil conectar con Él sino que lo tiene que ser siempre, también sabiendo estar cuando la luz está apagada, cuando hay sequedad e incluso la duda acecha el encuentro. Al otro lado nos espera, está y es ahí donde siempre va a estar, esperando que sus hijos vengan a descansar en su regazo, a alimentarse, a darles un abrazo, a presentarles sencillamente lo que viven.

>> Sigue...


Clamor de un pobre desgraciado

27.04.18 | 08:00. Archivado en Oración

salmo-129El salmo 129 es uno de los siete que la Iglesia propone como salmos de penitencia. El salmista se siente abrumado ante el peso de sus pecados. Su única salvación es el Señor que es clemente y misericordioso. Sabe que si Dios no tiene piedad de él está completamente perdido. Por su propia fuerza no es capaz de salir del atolladero en que se encuentra, “si llevas cuenta de los delitos, ¿quien podrá resistir?” (v 3). Pero Dios viene en su ayuda para sacarle del abismo del pecado porque “del Señor procede el perdón (Cfr. v 7).

Es bien gráfica la comparación que hace de su situación con la del centinela nocturno que espera la llegada del alba para que le releven de su servicio (Cfr. v 6). Pero la parte que llama más la atención es la plena confianza de este autor: “Porque del Señor viene la misericordia…” Y por este último versículo, este salmo se reza en la fiesta de Navidad, pues ciertamente es por la encarnación y nacimiento de Jesús que nos ha llegado la redención.

>> Sigue...


Me has mirado a los ojos

12.03.18 | 08:00. Archivado en Oración

El tiempo"Me has mirado a los ojos y has dicho mi nombre, me has cogido la mano, y ahora me siento a salvo. Me has mirado a la cara, has liberado mi alma, me has cogido en tus brazos y tu fuerza me salva..." (Fray Nacho)

Escucho esta canción arropada por el silencio y me hablas. Aquí estoy Señor ante ti, necesitándote, esperándote. Hoy puedo detener el tiempo, porque hoy quiero vivir este día hacia adentro, tomar aliento. Son tantas las cosas que nos depara el día a día que también las prisas se apoderan del tiempo. Hoy quiero respirar, lo necesito y anhelo, porque no es posible o más bien, no es saludable que el tiempo de hacer cosas se apodere del tiempo de ser.

En primer lugar para este día es gustar del silencio exterior para entrar en el silencio interior del alma que late, que tiene sed del Señor. Ahora no sólo voy a poner el móvil en “modo off”, ahora no voy a estar disponible, sino que quiero activar el “on” del encuentro contigo. Te presento todo lo vivido en esta semana, con las inquietudes, preocupaciones, momentos de alegría y vida, todo ello aquí lo tienes. Ahora no sé lo que acabaré viviendo la próxima semana, hay cosas en la agenda pero sólo el transcurrir de los días irá dando cabida a lo que viviremos, eso ya llegará. Es ahora que necesito parar, respirar, no tomar un café u otra bebida que crea me va a ayudar, sino ese tiempo de alimentarse por dentro, llenar el pozo de lo más íntimo de mi ser y eso sólo lo puedo lograr contigo. Gracias Señor por este hoy, por este encuentro en el que sigues latiendo y guiando mi vida.

Ayúdanos Señor a reconocerte en el día a día de nuestras vidas y a vivir el encuentro cotidiano contigo que alienta y da sentido a lo que vivimos. Texto: Hna. Ana Isabel Pérez


Rafael, el que sana

03.11.17 | 08:00. Archivado en Oración

San RafaelHay circunstancias ante las cuales no encuentro palabras justas para consolar ante el sufrimiento de una persona que le han anunciado una enfermedad incurable, que tiene la muerte encima como una espada de Damocles. ¿Qué decirle cuando uno se encuentra en plena forma?

La única solución es estar a su lado en silencio, orar interiormente para que este enfermo encuentre la paz interior que ha perdido. Se encuentra como Job que llega a maldecir el día que vio la luz: “¡Maldita sea la noche en que fui concebido! ¡Ojalá aquel día se hubiera convertido en noche, y Dios lo hubiera pasado por alto y no hubiera amanecido!” (Jb 3,3-5).

Rogar al Señor, al arcángel San Rafael, cuya traducción del hebreo es medicina de Dios, que alivie el dolor moral y físico de este enfermo postrado en una rebelión interior que le impide volverse hacia Dios para que encuentre un rayo de luz y de paz para continuar su vía dolorosa en la serenidad y la confianza. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


En tus manos

04.09.17 | 08:00. Archivado en Oración

Futuro“Lo que no estaba en mis planes, estaba en los planes de Dios” (E. Stein). Estas palabras hace tiempo que me acompañan de alguna manera. Me hablan e invitan a poner la confianza en Dios, a tratar de buscarle en todo aquello que vivo en el día a día, aunque a veces no sea fácil, pero sin duda, que la propia vida está en sus planes.

Le pido a menudo al Señor que me ilumine y guíe a descubrir verdaderamente cuáles son sus planes conmigo, por donde seguir caminando en fidelidad. Me invita a ser capaz de mirar más allá, y ello conlleva el salir de aquello que puedo controlar o me da más seguridad, de lo que está a mi alcance e incluso pueda depender de mí. Hoy y ahora, como en cada latido de nuestra existencia Dios está presente aunque no lo palpe, aunque no lo reconozca. Quizás estamos demasiado ocupados en lo nuestro como para dejarle espacio, como para llevarlo como compañero de viaje, como para dejarle trastocar quizás nuestros planes.

Ayúdanos Señor, a ponernos de verdad y desde el corazón en tus manos, a ser testigos agradecidos de tu Amor, a seguir entrando en tus planes y vivir el hoy contigo. En tus manos me pongo y confío, para seguir el sendero de la vida.

>> Sigue...


Me volveré a ti, mi Señor

09.08.17 | 08:00. Archivado en Oración

CruzYa llegó el día de irse de retiro, una semana esperada y necesaria. Para mí, este tiempo de retiro primero es un regalo, es sin duda un tiempo de gracia, y muy necesario para el cuerpo y el alma. Hay que alimentarse también espiritualmente y no sólo en un período corto, pero sí que estos días que ahora tengo ante mí, de hacer un alto en el camino, de intentar detener las prisas que cotidianamente nos van conduciendo se hace necesario, tiempo que se me regala para cargar las pilas, para acercarme a Dios.

Es un tiempo fuerte de hacer una mirada interior de la propia vida, de lo que se va viviendo. Acabo de preparar la maleta, lo exterior, lo más material creo que ya está listo, todo controlado y ahora me siento antes de emprender el viaje y me digo: “Lo más fácil ya está, pero ahora tengo que preparar mi mente y corazón para conectar en estos días más contigo, para escucharte y acogerte en el silencio, en aquello que contigo voy a vivir y que aún está por escudriñar….estoy disponible”. Ayúdame a no huir de tu presencia, a dejarte entrar, a no desconectar de ti.

>> Sigue...


El Señor libera

28.07.17 | 08:00. Archivado en Oración

Grandeza de DiosLo que canta el salmo 145, Jesús lo proclamó en la sinagoga de Nazaret cuando le entregaron el texto del profeta Isaías (61,1) que dice: “El Espíritu del señor está sobre mí, porque él me ha ungido, me ha enviado para dar la buena nueva a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad y a los ciegos la vista, para dar libertad a los oprimidos” (Lc 4, 18 -19).

Esta oración judía se inspiraba en el profeta Isaías, los salmistas eran buenos conocedores de las Escrituras. Es un canto al Dios poderoso y misericordioso que socorre al pobre y desvalido. Donde el hombre es negado en su dignidad ahí se hace presente Dios: “El Señor liberta a los cautivos, el Señor abre los ojos al ciego, el Señor endereza a los que ya se doblan” (V 8). La justicia, la gracia y la santidad son alabados por el autor (V 7, 8, 21).

Al terminar la lectura o mejor la meditación de este salmo podemos decir: Señor, tu grandeza no podemos ni tan sólo imaginar, es conmovedora tu humanidad. Por ello te alabamos y pedimos que nos concedas que nos asemejemos un poco a ti. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


A solas con Dios

21.07.17 | 08:00. Archivado en Oración

OrarLa experiencia de disfrutar y saborear la Palabra es lo que llamamos oración. Muchas veces no creemos que somos capaces de hacer oración y resulta que el mero hecho de buscarla, ya se convierte en oración sincera. Si se le busca una utilidad… no sé si podríamos hablar de algo concreto de para qué sirve la oración, pero sí que podemos decir que la oración más que para qué sirve hay que pensar en que la oración hace y construye la persona.

Un corazón que está tocado por la Palabra termina siendo un corazón orante, decía Mazariegos en uno de sus libros, es decir, llega a ser un corazón en comunicación amorosa con Dios.

Los momentos de silencio, de búsqueda de Dios, son los que acaban siendo los más importantes en la vida de la persona, aunque no haya sentido nada “celestial”, sí que ha realizado el esfuerzo, e incluso el silencio ha sido capaz de hablar. Por eso, la oración es un camino de búsqueda, de encuentro y de peregrinación hacia el Absoluto, hacia algo que sale fuera de nosotros pero que sabemos y sentimos que está cerca.

>> Sigue...


Martes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31