Mi vocación

A solas con Dios

21.07.17 | 08:00. Archivado en Oración

OrarLa experiencia de disfrutar y saborear la Palabra es lo que llamamos oración. Muchas veces no creemos que somos capaces de hacer oración y resulta que el mero hecho de buscarla, ya se convierte en oración sincera. Si se le busca una utilidad… no sé si podríamos hablar de algo concreto de para qué sirve la oración, pero sí que podemos decir que la oración más que para qué sirve hay que pensar en que la oración hace y construye la persona.

Un corazón que está tocado por la Palabra termina siendo un corazón orante, decía Mazariegos en uno de sus libros, es decir, llega a ser un corazón en comunicación amorosa con Dios.

Los momentos de silencio, de búsqueda de Dios, son los que acaban siendo los más importantes en la vida de la persona, aunque no haya sentido nada “celestial”, sí que ha realizado el esfuerzo, e incluso el silencio ha sido capaz de hablar. Por eso, la oración es un camino de búsqueda, de encuentro y de peregrinación hacia el Absoluto, hacia algo que sale fuera de nosotros pero que sabemos y sentimos que está cerca.

>> Sigue...


El perfume del incienso

23.06.17 | 08:00. Archivado en Oración

OraciónLos datos arqueológicos que poseemos sobre el incienso se remontan al Valle del Nilo: en los templos de Deir el-Bahari se pueden observar inscripciones con dibujos de rituales donde son más que evidentes las nubecillas del humo del incienso. En muchas religiones se emplea el incienso para honorar las divinidades. Así que también se empleaba en la religión judía; para honorar los dioses romanos e incluso al emperador tenido como dios, y también se emplea en la tradición cristiana.

Tradicionalmente el salmo 140 es el salmo por antonomasia de la oración vespertina de vísperas a causa de la expresión “suba mi oración en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde” (v 2). Este salmo es la lamentación de alguien que se encuentra en peligro, abatido y como comenta Hilari Raguer, si no hay fuego el incienso no quema; por consiguiente este salmo es la oración de un creyente que con ardor pide al Señor no lo deje en los peligros que sus enemigos le tienden.

>> Sigue...


Las lágrimas convertidas en sonrisas

22.02.17 | 08:00. Archivado en Oración

PaisajeLa vida del hombre está compuesta generalmente por momentos de gozo y otros de penas. Es bueno que en los momentos de dolor nos acordemos de que el Señor nos ha regalado muchos de alegría. Esto es lo que canta el autor del salmo 125. El regreso del exilio no fue fácil para los repatriados. Pero con todo, volver a su patria era una gran alegría. “Cuando el Señor cambió la suerte de Sión nos parecía soñar; la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares” (v 1-2).

El pueblo de Israel en tiempos del salmista era un pueblo agrícola y pastoril. Su situación dependía de la meteorología: Si llovía cosecha asegurada, ganado bien nutrido. Los esfuerzos y fatigas estaban recompensados: “Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares, al ir iban llorando llevando la semilla; al volver vuelven cantando, trayendo sus gavillas” (5-6).

>> Sigue...


La Palabra de Dios

23.11.16 | 08:00. Archivado en Oración

Biblia“Durante varios siglos, desde el campo católico se ha anatematizado a Martín Lutero como si fuera poco menos que la encarnación del diablo” (Hilari Raguer), sin embargo es mucho lo que le debemos por su amor a la Sagrada Escritura.

Gracias a Dios, el Concilio Vaticano II en la Constitución Dogmática “Dei Verbum”, promulgada hace cincuenta años, reconoció la riqueza de la Palabra de Dios y la puso al alcance del pueblo en lengua vernácula, especialmente en la celebración de la Eucaristía, por otra parte también se ha intensificado su uso en la liturgia de las Horas, la catequesis ha situado un puesto de honor a la Biblia; en las celebraciones la predicación se ha orientado a comentar los textos bíblicos, comenta Armand Puig, rector del Ateneu Universitari Sant Pacià.

>> Sigue...


Oración de un creyente ante el peligro

07.11.16 | 08:00. Archivado en Oración

OraciónEn toda época ha habido peligros. El salmo 82 es un vivo ejemplo de ello. El autor del salmo ve como su pueblo está amenazado por los enemigos. Su corazón se eleva hacia el Señor, el único que puede librar su nación de caer en sus garras. Es que los enemigos del pueblo judío son los enemigos de Dios, porque ellos son los infieles: “Señor, no te estés callado, en silencio e inmóvil, Dios mío, mira que tus enemigos se agitan y los que te odian levantan la cabeza; traman planes contra tu pueblo” (v 2- 4).

El salmo continua: “Dicen: Vamos a aniquilarlos como nación, que el nombre de Israel no se pronuncie más” (v 5). ¿No es esto lo que pretendía el Estado Islámico frente a los cristianos y los yazidies de Iraq? Borrar el nombre de Jesús y la exterminación de los infieles al islam que ellos tienen en su mente. "Algunas fuimos violadas, otras fuimos simplemente un regalo que los activistas del EI se hacían mutuamente, a veces a cambio de un paquete de cigarrillos, llevadas a los mercados de esclavas de Mosul”, cuenta una joven que había sido secuestrada por ellos a los 14 años.

>> Sigue...


Necesidad de la oración

12.09.16 | 08:00. Archivado en Oración

OrarUna vez preguntaron a San Vicente de Paúl sobre el tiempo que se debía consagrar a la oración, a lo cual respondió: “Es bueno de dedicarle una hora, excepto cuando estamos muy ocupados y que uno no tiene tiempo, en este caso dos horas son necesarias”. Esta respuesta es contraria a lo que nosotros acostumbramos a hacer. Si tenemos muchas cosas para hacer en la jornada estamos tentados de recortar el tiempo dedicado a estar con el Señor: “Señor, tengo tantas cosas para hacer hoy, mañana ya estaré más tiempo contigo”, esto es lo que suelo hacer en estos casos. Con todo el recuerdo de la frase de este gran santo es para mí de una buena ayuda. Y me lleva a lo que dijo Jesús: “Sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5). Porque si tengo muchas cosas para hacer, necesito tener la cabeza clara y el que me puede guiar no es otro que el Espíritu Santo. Hay que saber distinguir lo urgente de lo esencial.

Tampoco puedo escudarme en que el Señor ya me sacará de apuros y yo me tome las tareas a realizar con ligereza, no, es aquello del refrán “a Dios rogando y con el mazo dando”. Cuando pienso que yo soy todopoderoso mal ando y no recogeré de mi trabajo el fruto deseado, ni seré la salvación del mundo. El mundo ya lo ha salvado Jesús con su muerte y resurrección. “Nosotros somos unos pobres siervos que no hemos hecho más que lo que teníamos que hacer” (Lu 17, 10). Texto: Hna. María Nuria Gaza.


Abrahán, el intercesor

29.07.16 | 08:00. Archivado en Oración

OrarLa figura de Abrahán es para todos los creyentes un modelo de fe, esperanza y de una confianza en el Señor poco común. Él confía que Yahvé puede resucitar un muerto, por esta razón se dispone a sacrificar a su único hijo único, el hijo de la promesa.

En una época en que se temía más que amaba a Dios, Abrahán se atreve a litigar con él cuando sabe que va a destruir la ciudad de Sodoma por el mal comportamiento de sus habitantes. El patriarca va rebajando el número de justos que puede haber en la citada ciudad para salvarla de la destrucción: Cincuenta, cuarenta y cinco, cuarenta hasta llegar a diez. Ahí se termina el regateo de este santo varón, su medida era una medida humana. ¿El Señor hubiera perdonado la ciudad si el número de justos hubiera sido menor? (Ge 18, 22-33).

>> Sigue...


Por la mañana aclamaré tu misericordia

01.07.16 | 08:00. Archivado en Oración

OraciónComo tantas veces en los salmos, y en la vida cotidiana, nos encontramos con serias dificultades que nos hacen gritar como el autor del salmo 58: “Líbrame del enemigo, Dios mío, protégeme de los malhechores, sálvame de los hombres sanguinarios” (v 2,3). En estas circunstancias difícilmente conciliamos el sueño y nuestras súplicas se alzan a Dios para que nos auxilie en estos momentos trágicos. Pero nosotros, pecadores, no podemos repetir como el salmista: “Mira que me están acechando y me acosan los poderosos. Sin que yo haya pecado ni faltado, Señor, sin culpa mía, avanzan para acometerme” (v 4,5). Si nos presentamos ante Dios con estas pretensiones podríamos oír lo que dijo Jesús a los fariseos que acusaban a la mujer adultera: “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” (Jn 8,7).

>> Sigue...


Caminamos

09.03.16 | 08:00. Archivado en Oración

CaminandoCaminamos ya no como en el antiguo pueblo de Israel hacia la tierra prometida o más tarde hacia la ciudad santa de Jerusalén sino hacia la patria celestial. En esta tierra somos peregrinos; en nuestro caminar encontramos valles oscuros, apoyados en el cayado, que es Cristo, no tememos, ni tropezamos fatalmente, él se hace compañero en nuestro caminar. También en el camino encontramos verdes praderas con riachuelos donde apagar nuestra sed y poder restaurar nuestras fuerzas. Él prepara ante nosotros una mesa con manjares suculentos, la Eucaristía, que es manjar de peregrinos, como el maná lo fue para los israelitas, durante su travesía en el desierto.

Comenta el cardenal Gianfranco Ravasi, en los ejercicios espirituales predicados a Benedicto XVI en el año 2013, del filósofo Henri Bergson, que los centenares de libros que había leído no le aportaron tanta luz y le reconfortaron tanto como los versos del salmo 22. Orar con este salmo nos llena de confianza. Y como reza el citado cardenal: Él está cerca de mí (el Señor); es una presencia que vela junto a nosotros. Dios no deja caer nunca de sus manos su criatura que ha plasmado a su imagen y semejanza. Texto: Hna. María Nuria Gaza.


El grito de David

05.02.16 | 08:00. Archivado en Oración

salmo_33_1Salmo 33

David conoció momentos muy difíciles en su vida. Perseguido por el rey Saúl por la envidia que le provocaba que David fuera agasajado por las mujeres cuando entraban en la ciudad después de una batalla y éstas cantaban: “Saúl a matado mil y David diez mil”. Esto enfurecía al rey de tal modo que quiso matarlo en varias ocasiones (Cfr. 1 Samuel 18 - 28).

David al ver que Dios lo libraba de la muerte entonaba cánticos de acción de gracias entre ellos tenemos el salmo 33 en su versículo 7 dice: “Cuando el pobre invoca al Señor él lo escucha”. Este salmo rezuma por todas partes gran belleza, es como el mar en calma después de una fuerte tempestad.

>> Sigue...


No tengo tiempo

22.01.16 | 08:00. Archivado en Oración

Rezar"No tengo tiempo" es una expresión muy corriente con la que nos escudamos con frecuencia cuando no nos interesa atender a alguien. Sin embargo es un acto de generosidad atender a quien necesita ser escuchado.

También a menudo decimos que no tenemos tiempo para dedicar un rato gratuito para orar. Y por tanto en la oración el Señor nos escucha. Él tiene todo el tiempo para atender nuestras peticiones, para que le contemos nuestras alegrías, nuestras tristezas, nuestros temores, nuestras preocupaciones, nuestros éxitos o nuestros fracasos. Le puedo contar todo lo que encierra mi corazón sin temor a ser juzgado con dureza. Cuando oro estoy bajo la mirada de Dios que es un padre misericordioso que tiene compasión porque “él sabe de que barro hemos sido hechos”, comenta el autor del salmo 102. Ante nuestras angustias nos dice: “No tengas miedo”, esta frase tan repetida en el Antiguo y en el Nuevo Testamento.

>> Sigue...


Súplica ante el peligro

25.11.15 | 08:00. Archivado en Oración

SúplicaCon frecuencia los salmos son oraciones de personas que se ven acorralados por enemigos y ponen su confianza en Dios que los va a sacar de los peligros que les acechan. El salmo 53 es un modelo de este tipo de oraciones. Las primeras frases son un buen ejemplo de ellas: “Oh Dios sálvame por tu nombre, sal por mí con tu poder. Oh Dios escucha mí súplica atiende a mis palabras; porque unos insolentes se alzan contra mi” (v 3-5).

En el instante que escribo estas líneas, me pregunto: ¿cuántas personas no se estarán dirigiendo al Señor una súplica semejante? Me siento cercana a ellas, pido a Dios Padre de misericordia que se apiade. No puedo hacer otra cosa porque no sé ni quienes son pero sé que en nuestro mundo hay mucho dolor y esto basta.

El salmista que es un fiel creyente dice: “Pero Dios es mi auxilio, el Señor sostiene mi vida” (v 6). ¡Qué confianza la de este israelita! En momentos de dificultad tener una gran confianza en el Señor nos es de gran ayuda.

>> Sigue...


Viernes, 21 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31