Mi vocación

Sin prisas

28.12.18 | 08:00. Archivado en Fe

CreerMe encontré con una persona que hacía días que no veía y aunque parecía que iba con prisas, diría que tuvo el reflejo de saber parar y hablar un poco. Es cierto, que en el día a día hay momentos en que no se puede y que tantas veces vamos con muchas cosas pero también es bueno saber “saludar”, “tomar un poco de aire”…. Por unos minutos fue capaz de cambiar de dirección. Aunque parezca algo sencillo, esos pequeños gestos nos pueden ayudar, quizás la conversación pueda ser superflua o bien abrir la puerta a algo más, a acercarnos al otro tocando un poquito más de su vida, de lo que lleva e importa. A veces, ello nos puede facilitar dar un abrazo a alguien que lo está necesitando pero no va con una campanilla anunciándolo. Es ahí donde creo aún más en las palabras de Jesús, presente en nuestras vidas “porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20).

También se dan situaciones en la propia vida que hacen reconocer un día su presencia, entrando a formar parte de un nuevo caminar desde Él. Estaba en una librería y escuché una conversación, en la que una señora mayor preguntaba a un joven si creía en Dios. En primer lugar, pensé: a ver que le responderá ahora… y gratamente la respuesta fue desde la fe de quién un día un acontecimiento importante de su vida le hizo creer y desde entonces su vida cambió, tomó otra dirección y ésta desde entonces la vive como cristiano. ¡Sí, creo en Jesús!, le contestó. Y no fue una respuesta rápida y ya si no que le dijo el por qué y en sus palabras había testimonio de vida en la que Jesús está presente.

“Creo en ti, amigo (oración)…

Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos,
creo en ti, amigo.
Si compartes mis lágrimas y
sabes llorar con los que lloran,
creo en ti, amigo.
Si tu mano está abierta para dar y
tu voluntad es generosa para ayudar,
creo en ti, amigo.
Si tus palabras son sinceras y
expresan lo que siente tu corazón,
creo en ti, amigo.
Si sabes comprender mis debilidades y
me defiendes cuando me atacan,
creo en ti, amigo.
Si tienes valor para corregirme con amabilidad,
creo en ti, amigo.
Si tienes paciencia para perdonarme
cuando me equivoco,
creo en ti, amigo.
Si sabes orar por mí,
y brindarme buen ejemplo,
creo en ti, amigo” (rezandovoy)

Texto: Hna. Ana Isabel Pérez.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 21 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031