Mi vocación

El regalo de una tarde

02.05.18 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

AbrazoHoy ha sido un día largo, de muchas cosas, sin parar, y de repente el tiempo se detiene para algo más importante, eso no quiere decir que lo anterior no tuviera su valor que claro está es el trabajo del día a día, pero en ese tiempo vivido tantas veces con prisas, el reloj marca una hora para un encuentro con alguien.

Sé que esa persona con la que voy a compartir una tarde, está viviendo un momento difícil y es ahí cuando hay que estar, cerca, apoyando, escuchando, acogiendo lo que el otro me comparte pero voy descubriendo en el transcurso de ese tiempo compartido que es un regalo. En ese caminar por la calle, hay huellas de dolor, de lágrimas, también de fortaleza y esperanza en un mañana mejor, en que la herida abierta irá cicatrizando.

Hemos compartido mucho y lo más bonito e importante es hacerlo desde ese clima de confianza, que te da paz, te ayuda, te acompaña, te hace pasar mejor una tarde que iba a ser más difícil de vivir en soledad.

El regalo de una tarde en muy buena compañía, esa que voy descubriendo, que debido a una situación concreta nos lleva a encontrarnos, a compartir con sencillez, a dejar la puerta abierta a otros encuentros, a llevar más en el corazón y en la oración esta etapa de su vida. Me duelen sus lágrimas, lo que vive ahora pero también sé que saldrá adelante, que su pozo interior le ayudará a ser fuerte.

Al despedirme sentí en ese abrazo una alegría profunda por esas horas que valieron mucho la pena, donde recibí mucho y aún más el compromiso de no olvidarme de tenerla presente ante el Señor y saber estar cuando me siga necesitando. En este hoy que vive, aunque no te reconozca, Señor sé su refugio y dale fortaleza.

“Tú mi refugio…
En ti, Señor, me cobijo,, Señor, me cobijo,
no quede nunca defraudado.
Líbrame, conforme a tu justicia,
atiéndeme, date prisa.
Sé tú la roca de mi refugio,
fortaleza donde me salve
porque tú eres mi roca y mi fortaleza
por tu nombre me guías y me diriges.
Enséñame a caminar por tus sendas
en tus manos pongo mi vida
y me libras, Señor, Dios fiel.

Tú me libras en las tormentas,
me defiendes en la lucha,
me orientas en las sombras,
me conduces en la vida.
Cuando estoy en apuros
y la pena debilita mis ojos,
mi garganta y mis entrañas…
cuando pierdo las fuerzas
en ti confío, Señor:
me digo: “tú eres mi Dios”.
(Salmo 31)”

Hna. Ana Isabel Pérez.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 27 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031