Mi vocación

Clamor de un pobre desgraciado

27.04.18 | 08:00. Archivado en Oración

salmo-129El salmo 129 es uno de los siete que la Iglesia propone como salmos de penitencia. El salmista se siente abrumado ante el peso de sus pecados. Su única salvación es el Señor que es clemente y misericordioso. Sabe que si Dios no tiene piedad de él está completamente perdido. Por su propia fuerza no es capaz de salir del atolladero en que se encuentra, “si llevas cuenta de los delitos, ¿quien podrá resistir?” (v 3). Pero Dios viene en su ayuda para sacarle del abismo del pecado porque “del Señor procede el perdón (Cfr. v 7).

Es bien gráfica la comparación que hace de su situación con la del centinela nocturno que espera la llegada del alba para que le releven de su servicio (Cfr. v 6). Pero la parte que llama más la atención es la plena confianza de este autor: “Porque del Señor viene la misericordia…” Y por este último versículo, este salmo se reza en la fiesta de Navidad, pues ciertamente es por la encarnación y nacimiento de Jesús que nos ha llegado la redención.

>> Sigue...


Jueves, 21 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30