Mi vocación

Compañero de camino

16.04.18 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

EmaúsEl texto de los discípulos de Emaús (Lc 24,13-35) es de una gran riqueza que podemos incluso escudriñar un poco más en este tiempo pascual. Es uno de mis favoritos, de los que me apasionan y lo es más desde que tuve la gracia de caminar físicamente en esa ruta que nos marca dicho evangelio. “Mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar a su lado. Pero, aunque le veían, algo les impedía reconocerle”. Jesús siempre sale al encuentro del hombre y camina a su lado, aunque su presencia no sea reconocida y acogida. El encuentro con el Señor cambia totalmente la vida de los discípulos de Emaús.

El estilo de Jesús es el de acercarse, encontrarse con el otro, caminar a su lado…, va al encuentro y camina junto a ellos, al ritmo de sus decepciones antes de descubrirles su presencia de resucitado al término del viaje

A Jesús lo reconocen por el gesto de partir el pan… con todo lo que ello significa, ¿a través de qué nos reconocen a nosotros? ¿Somos discípulos de Jesús? ¿Tenemos la capacidad de partir ese pan y de repartirlo? En nuestras manos, en nosotros mismos, está el intentar acercar a Jesús resucitado al necesitado. Acoger las pequeñas cosas de cada día, lo importante de la vida, esa presencia de Jesús, la visita del Resucitado que se hace presente en cada momento de nuestra vida.

>> Sigue...


Domingo, 9 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30