Mi vocación

Una conversión admirable

12.02.18 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Romper las cadenasPablo y Silas están en la cárcel junto a otros presos. Pablo y Silas se ponen a orar himnos a Dios y de repente con gran estruendo las puertas de la cárcel se abren y a todos los presos se les sueltan las cadenas. El carcelero al ver lo ocurrido desenfunda su espada para suicidarse pensando que los presos han huido. Pablo con fuerte voz grita: “No te hagas daño, todos estamos aquí”. El carcelero pide una luz y se echa a los pies de Pablo y Silas y pregunta: “¿Señores que tengo que hacer para ser salvo?” Ellos le contestan: “Cree en el Señor Jesús y serás salvo tú y tu familia”.

Hablaron del mensaje del Señor a él y a todos los de su casa. El carcelero les lavó las heridas y él y toda su familia fueron bautizados. Los llevó a su casa y les dio de comer. El carcelero y su familia estaban muy contentos por haber creído en Dios. La celebración de un sacramento es motivo de fiesta y la comida símbolo de la fraternidad. Y lavar heridas por parte del carcelero, símbolo de caridad hacia los evangelizadores. Cosa que tenemos que tener en cuenta y ser agradecidos con los guías de nuestra fe.

>> Sigue...


Jueves, 24 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728