Mi vocación

Permanecer en la casa de mi Padre

12.01.18 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Perdido en el temploComo piadosos judíos, José y María, bajaron a Jerusalén por la fiesta de la Pascua. Cuando Jesús cumplió doce años, fue también con ellos a la Ciudad Santa.
Pero he aquí que de regreso el jovencito Jesús se quedó en Jerusalén. Al darse cuenta sus padres de que su hijo no estaba entre los conocidos volvieron a Jerusalén. ¿Su hijo se había perdido, se había escapado? ¡Cuál no debía ser su angustia! Al cabo de tres días lo encuentran en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escuchándoles y haciéndoles preguntas (Cfr. Lu 2,41- 52).

Es relevante que Lucas diga que Jesús estaba sentado entre los maestros; lo equipara a los doctores de la ley. Él es en realidad el mejor doctor de la ley. Al reclamo de su madre, ¿hijo por qué nos has hecho esto? Jesús responde: ¿Por qué me buscabais, no sabéis que debo preocuparme por las cosas de mi Padre?

>> Sigue...


Jueves, 26 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031