Mi vocación

Tobías, el deportado

08.11.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

Tobías, un israelita según el corazón de Dios, fue deportado a Nínive. En tierra extranjera guardó las costumbres de sus padres, no se contaminó con comidas prohibidas por la ley como hacían muchos de los judíos deportados como él. Como era un hombre tan honrado se hizo bien ver del rey Salmanasar que le hizo encargado de las compras reales. Él, buen israelita, siempre pensó que Dios premiaba su fidelidad a la ley para recibir este encargo importante (Cfr. Tobías 3-4).

Consideraba Asiria como su nueva patria. Una cosa era respetar las leyes del país que le tocaba vivir y otra guardar sus creencias con fidelidad. Muerto Salmanasar los caminos para ir a Media se hicieron muy inseguros y ya no pudo ir más a este país. Tobías enterraba a escondidas a los israelitas asesinados.

Un día que habían preparado una buena comida, Tobías mandó a su hijo que saliera a buscar algún judío pobre para que comiera con ellos, éste regresó diciendo: “Hay un israelita muerto y está tirado en la plaza”. Tobías sin probar bocado se levantó de la mesa y llevó hasta su casa el cadáver. Por la noche hizo una zanja y lo enterró. Los vecinos comentaban que no escarmentaba y que su vida ya había corrido peligro en otras ocasiones. El peligro no puede detenernos a hacer aquello que creemos justo a los ojos de Dios, pero una cosa es tenerlo claro y otra ponerlo por obra. Obras son amores y no buenas razones.

>> Sigue...


Sábado, 25 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930