Mi vocación

Lazos que nunca se rompen

28.04.17 | 08:00. Archivado en Cosas de Dios y de la vida

AgendaEstamos acostumbrados a mostramos fuertes, a creer que podemos con todo, a anotar en la agenda tantas cosas para hacer que de repente, la agenda de la vida nos marca hacia dónde dirigirnos. Una amiga tenía un día lleno de trabajo pero una llamada detuvo el tiempo. Un familiar muy cercano había fallecido. Viajó para estar junto a sus familiares y despedirse de la persona querida, demasiado pronto se fue… era la hora en la agenda de Dios para vivir su pascua.

Al encontrarme nuevamente con ella, me dijo: “estoy muy sensible, lloro, pensaba que era más fuerte….”. Ante la pérdida de una persona que queremos, que forma parte de nuestra vida, lo más normal es que nos duela, nos afecte. Es ahí donde se manifiesta nuestra humanidad, en la debilidad, como nos dice San Pablo es donde nos hacemos fuertes. Cuando vivimos una situación de dolor, necesitamos darnos tiempo, porque no es una herida superflua, toca las entrañas de nuestro ser, de quienes amamos y caminan con nosotros.

Los lazos que tenemos y vamos construyendo con las personas que amamos de verdad, nunca se rompen, aquello que perdura es lo que sabemos que llevamos en lo más profundo de nuestro ser y que de verdad vale la pena, es nuestro motor y ese es el Amor. Las olas del mar van y vienen, las personas que se nos van de esta tierra permanecen en el océano de nuestro corazón.

Los momentos de sufrimiento, de dolor, sin duda que no son momentos agradables, nadie desea llorar pero hacerlo también nos ayuda, nos hace “respirar” tomando aire. Quizás esa sensibilidad de la herida nos haga valorar más nuestra vida, reconocer lo que los otros significan en mi existencia y palpar cómo siguen latiendo dentro de nosotros.

María Magdalena lloró junto al sepulcro porque se habían llevado a quien llevaba en su corazón, a quien amaba, a su Señor y es desde ese dolor y las lágrimas que tuvo la experiencia de ver a su Señor Resucitado. Acerquémonos al sepulcro en los momentos de dolor y que Él enjugue nuestras lágrimas y aumente nuestra fe y esperanza a la luz de la Resurrección. Texto: Hna. Ana Pérez.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 22 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031